ImprimirImprimir

También hemos visto el documental del proyecto de la construcción de la gran Carpa-Catedral en Puerto Rico, el cual es un proyecto de La Gran Carpa-Catedral Corp en Puerto Rico, un proyecto basado en las promesas de Dios para este tiempo final, el cual yo también respaldo personalmente y también muchos ministros y sus Iglesias de toda la América Latina y el Caribe.

Vieron lo mucho que está adelantado todo ese proyecto, vieron ya todo lo que se ha obtenido para la construcción y vieron también los terrenos correspondientes donde se va a instalar esa Gran Carpa-Catedral, porque si no hay un terreno, no importa el proyecto, lo grande que sea, si no hay un terreno dónde colocarlo, dónde hacerlo realidad, entonces no podría ser posible.

Por lo tanto, ya se tienen los terrenos, el terreno, el material ya casi está completo, y vimos el material ya, de acero, de acero con las columnas y el arco, ya está hecho, está en Puerto Rico y también vimos el acero de las varillas para el piso, que será en concreto, y así hemos estado viendo todo el material, el cual está siendo almacenado allá en Puerto Rico; viene de Norteamérica y es colocado, almacenado en Puerto Rico para cuando llegue esa etapa en donde ya se habrá construido el piso, que tomará cierta cantidad de tiempo, porque el piso mismo quizás salga en un precio más alto que el resto de la lona y del acero, de los arcos, que ya está en Puerto Rico.

Esos arcos de acero ya están en Puerto Rico (galvanizados) y ya está muy adelantado todo el proyecto, y los permisos ya están, excepto cierto permiso final que falta, eso ya estará listo en este año.

Así que todo va marchando bien, y todos los que están respaldando ese proyecto cuando ya lo vean literalmente hecho una realidad, una Gran Carpa-Catedral establecida, dirán: "Yo fui parte de los que respaldaron ese proyecto, y ahora me gozo, me alegro en verlo hecho una realidad, verlo con mis propios ojos, era realmente un proyecto divino." Así será. Queremos ver con nuestros propios ojos esa visión que fue mostrada por la década del ‘50, y que para nuestro tiempo la tendremos hecha una realidad.

Aprecio y agradezco mucho el respaldo que todos ustedes que están presentes y los que están en otras naciones están dando a ese proyecto, y le continuarán dando en forma, por supuesto esforzada, pues como le dijo Dios a Josué: "Esfuérzate y sé valiente," y le habló, le continuó hablando y le dijo: "Cuida en guardar los mandamientos que yo te doy, para que todo te salga bien."

Todo va a salir bien. Por lo tanto, adelante trabajando en ese proyecto divino, como trabajaron las personas del tiempo de Moisés para la construcción del tabernáculo, y como trabajaron las personas del tiempo de Salomón para la construcción del templo allá en Jerusalén.

Fueron proyectos divinos, físicos, que le fueron mostrados en el Monte a Moisés, y luego al rey David le fue mostrado, y por eso cuando dio los planos a su hijo Salomón, le dijo que esos planos fueron por el dedo de Dios, por lo tanto, eran ambos: el tabernáculo que construyó Moisés mostrado en el monte Sinaí, y el templo que construyó Salomón: proyectos divinos, proyectos físicos divinos, que seres humanos tenían que llevarlos a cabo. Y fueron con aportaciones, ofrendas voluntarias del pueblo, el pueblo tuvo parte en esos proyectos.

Así también es para nuestro tiempo, fue mostrado en el Monte también ese proyecto del tiempo final, en el Monte de Sión, en el Monte de Dios, la Iglesia del Señor Jesucristo, en la séptima etapa o edad; ahí fue mostrado ese proyecto, y tiene que ser llevado a cabo en nuestro tiempo, porque no fue llevado a cabo en la séptima edad, tiene que ser llevado en la etapa o edad de oro de la Iglesia, la Edad de Piedra Angular, la edad de y para la adopción de todos los hijos e hijas de Dios.

Por lo tanto, adelante todos respaldando ese proyecto tan importante de la construcción de una Gran Carpa-Catedral allá en Puerto Rico, la cual será de bendición para todo el Cristianismo, para la Iglesia del Señor Jesucristo, y para toda la humanidad. Será el nuevo templo de la Gran Carpa-Catedral en Puerto Rico, y será de bendición para todas las Iglesias, para todo el Cristianismo, para todos los seres humanos, para todas las naciones.

También los que están en Guatemala, sepan que las actividades programadas para Guatemala van a ser cumplidas en la fecha que se les hizo saber.

Y ahora, recuerden, el día 10 también en todas las naciones llevar a cabo las actividades de esas manifestaciones pacíficas a la misma vez en todos los países, el mismo día en todos los países. Hemos sido enterados de todo lo que se está haciendo, por lo cual le damos gracias a Dios porque no estamos con los brazos cruzados, estamos trabajando en todo proyecto divino que corresponde a este tiempo final.

Trabajar por la paz del Medio Oriente es un proyecto divino, y por consiguiente hay un Programa Divino que hay que seguir para que se logre la paz del Medio Oriente, y eso va a ser una señal grande para todas las naciones.

Ahora pasamos a la lectura para la conferencia de esta ocasión, y se encuentra en San Lucas, capítulo 21, verso 25 al 36, y dice de la siguiente manera (son palabras proféticas de nuestro amado Señor Jesucristo allá en el Monte de los Olivos), dice:

"Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.

Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles.

Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca.

Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra.

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre."

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Nuestro tema para esta ocasión es: "TIEMPO DE ANGUSTIA."

Tiempo de angustia en la familia humana, tiempo de angustia en el mundo entero, la Tierra, en el planeta Tierra, en las naciones y en las personas.

Esta es la causa por la cual vendrán estos problemas al planeta Tierra, y no solamente al planeta Tierra, sino al Universo, las estrellas, y también por consiguiente en el sistema solar al cual pertenece el planeta Tierra; habrá problemas en el sol, los cuales serán señales para los cristianos y para toda la humanidad, y habrá señales en la luna, en el sol están las explosiones solares que causan muchos problemas para el sistema solar, habrá también señales en la luna, tenemos el envío de cohetes con tripulantes, los cuales han llegado a la luna, han bajado allí, y han hecho ciertos trabajos, son señales en la luna también; y también los eclipses solares donde están incluidos el sol, la luna, y otros planetas, son señales también en el Cielo, en el sol, la luna y demás países; estrellas también, en las estrellas que son los soles que tienen diferentes planetas alrededor de su órbita, también habrá señales, las cuales también han sido vistas por los científicos.

Y en la Tierra angustia de los hombres, de los seres humanos, a causa del bramido del mar y de las olas, esto es los tsunamis, los maremotos, tsunamis y todos estos problemas que ocurren y causan estos maremotos, estos tsunamis; por ejemplo un volcán que surja en el mar y que sea grande, va a causar un tsunami.

Y aunque la América Latina puede tener muy pocos países que tengan el poder nuclear, la América Latina no contribuye mucho en cuanto al poder atómico, excepto que tiene también materia prima, la cual la pueden vender a los países que están adelantados en estos descubrimientos de la radioactividad, estos descubrimientos que tienen que ver con la energía atómica; estos países contribuyen mucho con estos descubrimientos de energía atómica y que a la larga serán usados para una tercera guerra mundial atómica.

¿Y con qué contribuye más la América Latina? Con los volcanes. La América Latina tiene muchos volcanes, la América Latina y el Caribe tiene muchos volcanes, y todo eso va a contribuir para el tiempo de la gran tribulación, y aun para el tiempo de esta etapa que son dolores de parto, y si los dolores de parto son así, ¿cómo será en la gran tribulación?

En la gran tribulación será el cumplimiento de los juicios divinos que se ha dictado sobre la raza humana, en donde Dios por medio de Cristo como Juez de toda la Tierra, porque ha sido colocado como Juez de los vivos y de los muertos, juzgará de acuerdo a las obras de naciones, y las naciones que han pecado contra Dios y no se han arrepentido, tendrán graves problemas ante el Trono del juicio divino que llevará a cabo Dios por medio de Cristo, el cual juzgará a todas las naciones, porque Él es Rey y Juez, como también es Sumo Sacerdote, y fue el Cordero, el Sacrificio de Expiación por los pecados del ser humano, y fue tipificado en el macho cabrío de la expiación del día diez del mes séptimo de cada año conforme al calendario judío, y también fue tipificado en el cordero pascual que el pueblo hebreo sacrificó, cada padre de familia allá en Egipto en la víspera de la pascua.

La sangre fue colocada sobre el dintel y los postes de los hogares hebreos, para la preservación de la vida de los primogénitos que estaban en esos hogares, y el cordero fue asado con fuego y colocado en el hogar de cada familia hebrea para ser la cena con el cordero pascual, como era antes de salir en el éxodo.

Durante la noche de la víspera de la pascua, durante la noche de la pascua, ya en la víspera de la pascua el pueblo hebreo había hecho todos los preparativos para la preservación de la vida de los primogénitos que estaban en esa casa, y aun si el padre de familia era un primogénito, quedaba protegido con la sangre que estaba aplicada en el dintel y los postes de sus hogares.

El faraón no tenía esa revelación divina, por lo tanto no tenía la sangre aplicada en su hogar y el primogénito del faraón, heredero al trono de Egipto, murió en ese día, en esa noche; y el primogénito de cada familia egipcia también murió, y el primogénito de los esclavos en Egipto, que no eran hebreos o que no estaban relacionados con los hebreos, por cuanto por esa causa no colocaron esa señal en la puerta de sus hogares, murieron también; y aun murieron los animales de esas personas, no los animales de los hebreos, sino los animales de esas otras personas que no tenían la revelación de cómo escapar del juicio divino que vendría en la noche de la pascua. Tipo y figura de Cristo, el Cordero pascual, de lo cual San Pablo dice en Primera de Corintios, capítulo 5, verso 7:

"Porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros."

Y por eso se efectúa en memoria de ese Sacrificio de Cristo como el Cordero pascual, la Santa Cena que representa en el pan el cuerpo de Cristo que fue martirizado y crucificado en la Cruz del Calvario, y el vino representa la Sangre de Cristo, la Sangre del nuevo Pacto para la remisión de los pecados de todos los que lo han recibido como único y suficiente Salvador.

Y ahora, viendo que todo eso se llevó a cabo para los creyentes en Cristo, Él ha dado a conocer las señales que habrá en el tiempo final y que cuando veamos estas cosas con nuestros propios ojos suceder, levantemos nuestras cabezas al Cielo, porque nuestra redención está cerca, levantemos nuestras cabezas al Cielo porque el Reino de Dios está cerca, levantemos nuestras cabezas al Cielo porque el verano está cerca.

Y el verano, el tiempo del verano, es el tiempo de cosecha, y es el tiempo también de pasar el Jordán, pasar a la tierra prometida, lo cual fue tipificado allá cuando Josué pasó el Jordán en seco a la tierra prometida, mostrando que la Iglesia del Señor que esté viviendo en la Tierra, los creyentes en Cristo que estén vivos en la Tierra. que forman la Iglesia del Señor Jesucristo, todos los nacidos de nuevo, la mayoría pasará a la tierra prometida del nuevo cuerpo, del cuerpo eterno, siendo transformados y los muertos resucitarán en cuerpos eternos, cuerpos glorificados.

Ahí estamos representados en los que cruzaron al otro lado del Jordán. El Jordán representa muerte, pasar el Jordán en seco para los creyentes en Cristo es pasar estando vivos, pasar a la tierra prometida del nuevo cuerpo, del cuerpo glorificado, y los que resucitarán entonces tendrán sus cuerpos eternos y glorificados también, esto a la final trompeta, al final mensaje de Dios, el mensaje de parte de Dios para el Día postrero, la Lluvia Tardía, el mensaje del Evangelio del Reino que se entrelazará con el mensaje del Evangelio de la Gracia. El mensaje del Evangelio del Reino para la Dispensación del Reino, que preparará al pueblo y preparará todo para la introducción al milenio y al Reino Milenial del Mesías.

Y ahora, la humanidad, la gente estará en angustia en este tiempo final y estarán confundidas por causa del bramido del mar y de las olas, y sobre todo los que viven en las costas, mucho más, y los que viven en los países bajos, mucho más, porque en los países bajos muchos de ellos están al nivel del mar y otros más abajo del nivel del mar, y otros un poquito más arriba pero que las olas o un maremoto o un tsunami los puede arropar, y sobre todo los de la costa Oeste del continente americano; la costa Oeste del continente americano está en grave peligro, solamente la misericordia de Dios puede ser la que libre muchos de esos países de la costa del pacífico.

Con el terremoto que está anunciado por los científicos, terremoto para California, en donde los Ángeles, California, desaparecerá bajo el agua, con ese terremoto muchos países de la América Latina van a ser afectados.

Pero no se preocupen, ese probablemente es el terremoto de la resurrección, así que no habrá problemas, si muere, resucita más rápido, más rápido que ligero, así que no hay porqué preocuparse, lo importante es estar trabajando en el Programa Divino todos los días de nuestra vida.

Si uno muere porque está trabajando en la Obra del Señor, no tiene problema, todo ese trabajo que ha llevado a cabo con él le sigue, y Dios le recompensará conforme a lo que haya hecho en Su Obra. Así que no hay porqué temer de las cosas que han de venir sobre el planeta Tierra, porque lo que ha de venir para los creyentes en Cristo en el Cuerpo Místico de Cristo, son bendiciones de Dios.

Antes que ocurra el terremoto de la resurrección, todas estas profecías que anteceden, deben ser cumplidas; hemos visto la higuera reverdecer, la higuera representa a Israel, está como una nación libre y soberana, con su propia moneda, su propia bandera, y en pie, una nación poderosa, la nación más poderosa del Medio Oriente, aunque parezca ser la más pequeña.

También la única democracia en el Medio Oriente, por lo tanto, es el pilar de la democracia en el Medio Oriente y hay que defenderla, todos los países democráticos deben defenderla. Si es afectada la nación judía, el Estado judío, que es el pilar de la democracia en el Medio Oriente, se afectarán todos los países democráticos del mundo entero.

Miren la bendición tan grande que vino para los países del Oeste, para Europa, para Norteamérica, y para la América Latina, la bendición de la salvación y Vida eterna por medio de lo que ocurrió allá en el Medio Oriente; lo que ocurrió allá con la muerte de Cristo fue una bendición para todos los países, porque en la simiente de Abraham serían benditas todas las naciones.

La bendición de la salvación y Vida eterna, la bendición de la redención, porque la redención, la salvación, vendría, dijo Cristo: "La bendición, la redención viene, la bendición viene, la salvación viene de los judíos," dice Cristo a la mujer samaritana en el capítulo 4 del libro o Evangelio según San Juan.

Así que el pueblo hebreo ha estado aportando con grandes bendiciones para la humanidad, el mismo Evangelio es una herencia judía, una herencia hebrea, compartida con todas las naciones, la Biblia con el libro de Génesis hasta Malaquías, es de los hebreos, aun el Evangelio de Cristo también vino de los hebreos.

Por lo tanto, la Biblia que usan los cristianos, que tiene el antiguo pacto y el nuevo Pacto, que tiene desde el Génesis hasta Malaquías, y desde San Mateo hasta Apocalipsis, ha venido de los hebreos. La contribución mayor literaria ha venido de los judíos, y la obra más importante que se ha llevado a cabo en el planeta Tierra, ha venido de los judíos: la Obra de Redención en la Cruz del Calvario por medio de Jesucristo nuestro Salvador.

Por lo cual todos los creyentes en Cristo, todos los cristianos, están agradecidos a Dios por el pueblo hebreo, y en la hora más difícil para ellos se ponen al lado para la paz de Israel y de todo el Medio Oriente, se ponen al lado de Israel y de los países que quieren la paz allá en el Medio Oriente, para que en este tiempo se haga lo correcto para que Israel tenga paz y los demás países vecinos se lleven bien con Israel, tengan pactos de paz y diferentes pactos en el campo comercial, académico, científico, cultural, y demás partes de la sociedad. Es importante la paz para el Medio Oriente, pero la promesa es que habrá un mensaje de paz; por eso nuestro mensaje es: "Alcemos Nuestra Voz: Paz en Tierra Santa."

Ahora el problema del medio ambiente es incontrolable, solamente puede ser controlado, digamos un diez por ciento, y si lo logran, será un éxito, pero esos problemas ya están profetizados y se tienen que hacer una realidad.

Los problemas del sol, la luna y las estrellas, son incontrolables, no tienen suficiente capacidad científica en la Tierra para controlar esos problemas del universo, más bien el planeta Tierra está dentro de los problemas del universo porque pertenece al sistema solar, y el sistema solar pertenece a una galaxia.

Y ahora, ¿qué aconseja Cristo ante esta situación de tiempo de angustia con estos dolores de parto que anteceden a la gran tribulación?: "Cuando veáis todas estas cosas con vuestros propios ojos, levantad vuestras cabezas (¿a dónde la vamos a levantar?) al Cielo," a las cosas de Dios, a Cristo, para mirar hacia Cristo que está sentado en el Trono del Padre para que mantenga la tranquilidad, la paz y la felicidad en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, conscientes de que estas cosas tienen que suceder en este tiempo y que son una señal de que el verano está cerca, la cosecha por consiguiente estaría cerca y ya han transcurrido años en que hemos estado viendo estas señales en el sol, la luna y las estrellas, y en la Tierra angustia entre las gentes.

Por lo tanto, la cosecha en la cual Cristo recogerá el trigo y lo colocará en el alfolí de Dios, está a tiempo, este es el tiempo para esa cosecha, este es el tiempo para ese recogimiento de los escogidos de Dios y el tiempo para la cizaña; los árboles que no llevan buen fruto, ser cortados y echados en el fuego que vendrá en el tiempo de la gran tribulación.

Ya tenemos los dolores de parto, tenemos las señales, tenemos la angustia en la Tierra, tenemos el medio ambiente en convulsión, y así como la tierra de Canaán vomitó sus moradores para dar lugar para el pueblo hebreo, vomitará también a los habitantes de la Tierra, a las naciones que han pecado contra Dios; dijo el mismo Cristo que ese tiempo será como en los días de Noé y como en los días de Lot.

En los días de Noé la situación de las naciones era desagradable ante Dios, y dice que las naciones estaban con mucha violencia. Hubo una violencia muy grande en el tiempo de Noé, naciones contra naciones, no sabemos cuántos millones de seres humanos vivían, no sabemos cuántas naciones hubo en aquel tiempo, pero estaban llenas de violencia. Dice la Escritura que Noé, cuando tenía 500 años, recibió un mensaje de parte de Dios.

Noé era un hombre de Dios, un profeta que se mantenía fiel a Dios, efectuaba el sacrificio por el pecado suyo y de su familia, porque cada padre de familia era, venía a ser el sacerdote que ofrecía el sacrificio por su familia y por consiguiente por toda la tribu que formaba su descendencia, todo su pueblo.

Vean lo que dice... Noé fue hijo de Lamec, y Lamec fue hijo de Matusalén, por lo tanto fue el nieto de Matusalén, el cual vivió 969, y el año que murió Matusalén comenzó el juicio divino. Ahora, leamos aquí del verso 21 en adelante del Génesis, capítulo 5, verso 21 en adelante dice:

"Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén.

Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas.

Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años.

Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios (lo arrebató. En Hebreos nos dice que se lo llevó Dios para no ver muerte, eso está por el capítulo 11 de Hebreos).

Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años, y engendró a Lamec.

Y vivió Matusalén, después que engendró a Lamec, setecientos ochenta y dos años, y engendró hijos e hijas.

Fueron, pues, todos los días de Matusalén novecientos sesenta y nueve años; y murió.

Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo;

y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo

Y vivió Lamec, después que engendró a Noé, quinientos noventa y cinco años, y engendró hijos e hijas.

Y fueron todos los días de Lamec setecientos setenta y siete años (tres sietes); y murió.

Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam y a Jafet."

Vean, en aquellos tiempos antes del diluvio vivían cientos de años, y aun después del diluvio Noé vivió cientos de años. Noé, dice la Escritura que vivió una cantidad de años muy, pero que muy grande, o sea, que fueron unos 900 y algo de años.

Noé fue un profeta dispensacional, tercer profeta dispensacional, por eso tenía el mensaje para esa dispensación nueva que estaba comenzando, la del Gobierno Humano, y por eso tenía el mensaje que revelaba el fin de la dispensación anterior, la Dispensación de la Conciencia.

Siempre el mensajero dispensacional tiene el mensaje, la revelación divina del fin de la dispensación que está llegando a su final. Ahora vean cómo estaba, dice que:

"Y vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años.

Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años; y murió."

La ciencia está buscando en la actualidad aumentar los años de vida de las personas, aunque eso le causaría a los gobiernos, a los seguros de los gobiernos, como el Seguro Social y otros seguros, seguros de vida, graves problemas, o sea, una persona que se jubila a los 65 años, digamos, o 66 años, y después tomaría el seguro social por unos 900 años, sería un problema grave para cualquier país, para cualquier gobierno; sería más los tiempos del seguro social que tomaría sin trabajar que el tiempo que trabajó para acumular en el seguro social.

Así que, a los gobiernos no les conviene que los seres humanos todos puedan vivir más de 100 años, ya 100 años es bastante para los gobiernos, así que la ciencia no ha logrado aumentar el tiempo de vida del ser humano como era antes del diluvio, y aun como era en el tiempo de Noé y los hijos de Noé que vivieron unos 200 y algo de años muchos de ellos, y otros vivieron un poquito menos o un poquito más. Tenemos el caso de Abraham que vivió unos 175 años. Tenemos el caso también de los hijos de Noé, que vivieron también muchos años, por ejemplo Sem, Sem vivió bastantes años.

Y ahora, lo importante no es cuántos años va a vivir la persona, lo importante es que la persona entre al pacto divino correspondiente al tiempo en que vive, y correspondiente por consiguiente a la dispensación y edad que le corresponde vivir.

Si le corresponde vivir en la primera dispensación, que entre al pacto que Dios tiene en esa dispensación. Si le corresponde vivir en la segunda dispensación, que entre al pacto que corresponde a esa dispensación. Si le corresponde vivir en la tercera dispensación, que entre al pacto divino que corresponde a esa tercera dispensación. Si le corresponde vivir en la cuarta dispensación, que entre al pacto divino que corresponde a esa dispensación que comenzó con Abraham.

Si le corresponde vivir en la quinta dispensación, que fue introducida por Dios a través del profeta Moisés, la Dispensación de la Ley, que viva conforme al pacto divino correspondiente a la Dispensación de la Ley. Si le corresponde vivir en la Dispensación de la Gracia, que entre al pacto divino que corresponde a la Dispensación de la Gracia que introdujo el Señor Jesucristo como el mensajero de la Dispensación de la Gracia, mensajero dispensacional, la sexta dispensación. Si le corresponde vivir en la séptima dispensación, que entre al pacto divino que corresponde a la séptima dipensación, dispensación que se estará entrelazando con la Dispensación de la Gracia, así como la Dispensación de la Gracia se entrelazó con la Dispensación de la Ley.

Siempre el mensajero de una nueva dispensación nace en la dispensación anterior, a finales de la dispensación anterior. Por eso conocerá todos los detalles de la dispensación anterior, y luego conocerá todos los detalles de la próxima dispensación para introducirla, entrelazarla con la dispensación anterior; por eso tendrá rasgos, la nueva dispensación, de la dispensación anterior, tendrá también, estará basada en los tipos y figuras que fueron establecidos en la dispensación anterior.

Y ahora, solamente Dios por medio de Cristo regresará al ser humano a los tiempos de Adán y Eva, a los tiempos del Huerto del Edén, lo cual será el Reino del Mesías en donde habrá personas inmortales que han sido los miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo que serán resucitados los que murieron y serán herederos de la Vida eterna física como espiritual en cuerpos eternos y glorificados, y los que estarán vivos, que serán transformados, miembros del Cuerpo Místico de Cristo, y que serán herederos de la Vida eterna espiritual y física también y que estarán con Cristo en el Reino mesiánico de mil años, y los creyentes en Dios de las dispensaciones anteriores, como Adán, como... Eva también va a estar allá, porque recibieron perdón, y también Set, Abel también, van a estar también Abraham, Isaac, Jacob, todos esos hombres de Dios y todos esos mensajeros de dispensaciones pasadas con su grupo.

Así que no hay problema si desaparece casi toda la humanidad en los juicios divinos de la gran tribulación, aunque van a escapar algunas naciones, y personas también, conforme a Zacarías, capítulo 14, van a sobrevivir, y los sobrevivientes van a ir a Jerusalén a adorar a Dios, al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, al Dios de todos los seres humanos; van a adorar en Jerusalén, en la fiesta de los tabernáculos, van a ir una vez al año y van a llevar allí sus ofrendas, van a llevar allí sus diezmos, van a llevar allí lo que Dios ha establecido que se haga en el Reino del Mesías.

Y dice la Escritura que eso va a ser en Jerusalén, la Capital de ese Reino, y donde estará el Mesías Príncipe como Rey gobernando sobre el pueblo hebreo y sobre todas las naciones. Será un Reino mundial, Romanos, capítulo 4, verso 12 al 14 nos habla acerca de eso. Romanos, capítulo 4 veamos lo que nos dice para que tengamos un cuadro claro de las bendiciones que habrá para los creyentes en Cristo, para que sepamos acerca de cómo será el Reino Milenial, pero cada cosa tiene su tiempo. Dice verso 13... dice:

"Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe."

Abraham y su descendencia, y por medio de su descendencia sería heredero del mundo, no solamente de la tierra de Israel sino del mundo entero, porque la descendencia de Abraham, el hijo prometido, el cual fue tipificado en Isaac, representa al Mesías, a Cristo, y por medio de Él serían benditas todas las naciones, con la bendición del Evangelio de Cristo para salvación a todo aquel que cree en Él y lo recibe como su Salvador, la bendición de la redención del ser humano por medio de Cristo.

Y ahora, aunque hay angustia en la Tierra a causa de la situación del medio ambiente, en la cual hay maremotos, terremotos, volcanes, y así por el estilo, y la Tierra está en convulsión mundial, y el Cielo está dando sus señales también, y la humanidad está confundida a causa de estos problemas, está en angustia, porque sabe la humanidad que científicamente está probado que estos problemas continuarán aumentando y afectarán a todas las naciones, y encima de eso el problema económico que es como el juego dominó, que surge en un lugar un problema económico, en una nación, que se puede ir a la quiebra por la situación, si no avanzan a ayudarla, y luego eso se repite en efecto dominó en otras naciones.

Y ese efecto dominó comenzó hace muchos años, y es probable que haya comenzado con México muchos años atrás, o algún otro país; cuando hubo el problema en México, la situación para otras naciones se manifestó.

Por lo tanto, la situación económica mundial es difícil, están tratando de que no se vaya a la quiebra Europa, si se va a la quiebra Europa, si cae Europa, cae el mundo entero, si cae Norteamérica, caerá el mundo entero también, así que la situación económica es difícil.

Estamos en un tiempo en que está profetizado que habrá una depresión mundial, será espiritual, y también influirá físicamente, "habrá hambre y sed, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír la Palabra de Dios," eso lo dice Amós, capítulo 8, verso 11, y eso se materializará, además de la forma espiritual, se materializará también luego en la forma física, porque está profetizado por el mismo Cristo y por otros profetas que habrá hambre en la Tierra, y habrá pestes, o sea, enfermedades en la Tierra.

Y están profetizadas en el libro del Apocalipsis en las copas que aparecen en el capítulo 15 del Apocalipsis, que son derramadas sobre la Tierra, las plagas como fueron derramadas allí en Egipto por Dios, y le fueron avisadas a Egipto a través del profeta Moisés lo que vendría sobre la Tierra, y fueron dadas a conocer también al pueblo hebreo.

Moisés fue el instrumento de Dios para dar a conocer esas noticias de lo que vendría sobre el territorio de Egipto, o sea, que Moisés fue el presentador, el televidente o televisor de lo que Dios estaría haciendo, fue el periodista enviado del Cielo para dar a conocer las noticias de lo que vendría sobre la Tierra, noticias buenas y noticias malas, noticias buenas para el pueblo hebreo y noticias malas para el imperio egipcio, el imperio del faraón.

Siempre en las noticias están las cosas buenas y las cosas malas que pasarán o estarán pasando o están pasando en la Tierra. Así que Moisés fue el que veía todo lo que iba a pasar porque ya estaba publicado en el Cielo; Dios lo daba a conocer, y él recibía frescas esas noticias de lo que iba a suceder, y entonces sucedían, de lo que Dios iba a hacer.

Moisés no hizo nada, solamente dejarse usar por Dios para dar a conocer las cosas que iban a suceder. Siempre Dios tiene en la Tierra un instrumento para dar a conocer las cosas que han de suceder: "Porque no hará nada el Señor sin que antes revele sus secretos a sus siervos, sus profetas."

Siempre habrá un profeta al cual viene la Palabra para que la dé a conocer y la humanidad sepa las cosas que han de suceder. Por eso el libro del Apocalipsis fue dado a Juan de parte de Dios, de parte de Cristo por medio del Ángel de Jesucristo, que es un espíritu de profeta, un cuerpo angelical de profeta, que le aparecía a Juan y le daba a conocer las cosas que iban a suceder.

Por eso el libro del Apocalipsis es un libro profético, dado por el mismo Cristo, por medio del Ángel de Jesucristo, de ese cuerpo angelical, de ese profeta en cuerpo angelical, que le aparecía a Juan el apóstol, porque Dios es el Dios de los espíritus de los profetas, de esos cuerpos angelicales de los profetas, de los cuales muchos de ellos han ministrado antes de venir en carne a la Tierra.

El mismo Cristo ministró, antes de venir en cuerpo de carne a la Tierra, ministró en toda la creación, por medio de Él fueron hechas todas las cosas, Dios por medio de Él hablaba a existencia todas las cosas, por medio de Él libertó al pueblo hebreo, por medio de Él dio los mandamientos, los Diez Mandamientos en el monte Sinaí, escritos en dos tablas de piedras. Por eso es que la Escritura dice en Hebreos, capítulo 2 y en el libro de los Hechos, capítulo 7, que la Ley fue dada por Dios por comisión de ángeles.

Y ahora, viene el Ángel del Pacto, Cristo, libera al pueblo hebreo por medio del profeta Moisés, no tenía un cuerpo de carne todavía, el cual obtuvo más adelante al nacer a través de la virgen María el cuerpo de carne creado por Dios, y allí habitó.

Por eso el mismo que le dio la Ley, el mismo que dio el pacto allá en el monte Sinaí, el mismo que dio los Diez Mandamientos y leyes y ordenanzas para todo Israel, los dio al profeta Moisés para que los transmitiera al pueblo hebreo, es el mismo que luego se viste de un cuerpo de carne humana en la persona o cuerpo llamado Jesús, y abre un nuevo Pacto, trae un nuevo Pacto y dice que Su Sangre es la Sangre del nuevo Pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados (San Mateo, capítulo 26, versos 26 al 29).

Ahora podemos ver quién es Jesucristo, y ministraba antes de estar en cuerpo de carne, y ministraba todas las profecías que tenían que ser dadas a conocer a los seres humanos, y en el Nuevo Testamento y para el Nuevo Testamento Cristo envía Su Ángel para ministrar todas las profecías que deben ser conocidas y que deben ser cumplidas bajo la Dispensación de la Gracia y luego bajo la Dispensación del Reino.

Y ese Ángel es el que apareció a Juan el apóstol para darle la revelación del Apocalipsis, por eso ese Ángel es un espíritu de profeta y por consiguiente trae las profecías que están dentro del libro del Apocalipsis, del cual no debemos hablar mucho para guardar el secreto, ese misterio de ese Ángel, pero algún día conoceremos todo el misterio de ese Ángel que dice Cristo que ha enviado para dar testimonio de todas estas cosas que deben suceder.

Y ahora, tenemos que hay cosas que estarán y están sucediendo en la Tierra, pero que ya fueron profetizadas por los profetas del Antiguo Testamento, por Jesucristo, y por los apóstoles mensajeros y mensajeros de las diferentes edades de la Iglesia hasta el reverendo William Branham, que fue el mensajero profeta de la séptima etapa o edad de la Iglesia del Señor Jesucristo, edad que se cumplió en Norteamérica, porque el Evangelio viene viajando de Este a Oeste, pasando por Asia Menor y por Europa donde se cumplieron cinco etapas de la Iglesia, y pasó luego a Norteamérica, donde ungió al reverendo William Branham como el mensajero de la séptima etapa o edad de la Iglesia entre los gentiles.

¿Y después hacia dónde se fue el Espíritu de Cristo? Pues Él dijo: "Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo." Es importante localizar hacia dónde se ha movido, no se puede mover de Norteamérica y del continente americano hasta que complete Su Iglesia.

¿A dónde se movió de Norteamérica? ¿A dónde se movió del continente americano? El continente americano incluye Norteamérica, el caribe y toda la América Latina; tiene que completar Su Iglesia en la obra correspondiente al continente americano y por consiguiente no se puede mover a otro territorio que no sea perteneciente al continente americano para completar Su Iglesia, no importa que algunas personas que pertenezcan o pertenecerán en el Día postrero a la Iglesia del Señor, vivan en otros países, otros continentes, pero del continente americano tiene que salir el mensaje para alcanzar a esas personas.

Por lo tanto, es importante localizar hacia dónde Cristo en Espíritu Santo se ha movido en el continente americano de Norteamérica, tiene que moverse en el continente americano, y por consiguiente tiene que moverse en todo el continente, tiene que moverse de la parte Norte a la parte Centro y a la parte Sur del continente americano, ese es el territorio en donde Él completará Su Iglesia, donde hará la Obra para completarse Su Iglesia, y Su Iglesia y los que compondrán Su Iglesia en el Día Postrero estarán en esa parte del continente y algunos en otros continentes del planeta. Pero la Obra será en el continente americano en una parte del continente americano que tiene que ver con Centroamérica y Suramérica y todo el Caribe, tan sencillo como eso. "Porque como el relámpago que sale del Oriente (de Israel, del Medio Oriente) y se muestra (¿dónde?) en el Occidente (continente americano), así será la venida del Hijo de Hombre."

Por lo tanto, el continente americano, el Oeste, tiene una promesa muy grande de parte de Dios, de parte de Cristo. Pero no importa que el continente americano, incluyendo Norteamérica, Centroamérica, el Caribe y Suramérica, tenga problemas económicos, tenga problemas sociales, tenga problemas también del medio ambiente, no importa, lo importante es que hay promesas de bendición para los creyentes en Cristo, hay promesas de bendición para la Iglesia del Señor Jesucristo.

Hay promesas grandes que deben ser cumplidas y que van a ser conquistadas por la fe de los creyentes en Cristo del Día Postrero. Tenemos la promesa de la fe, la revelación (porque toda fe es revelación), la revelación, la fe, para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, llamada también la fe de rapto por algunos predicadores, fe de rapto, y por consiguiente fe de transformación y rapto para ir con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

"TIEMPO DE ANGUSTIA," tiempo de angustia en la familia humana, tiempo de angustia en el planeta Tierra, el planeta Tierra está en angustia, con dolores de parto, para dar a luz un nuevo mundo para el Reino del Mesías.

Tiempo de angustia en las naciones y tiempo de angustia en los individuos en este tiempo final, porque el mundo se encuentra que no tiene futuro, pero los creyentes en Cristo sí tienen futuro, un grande futuro con Cristo en Su Reino y una gran fiesta de boda llamada la Cena de las Bodas del Cordero en el Cielo, en la Casa de nuestro Padre celestial, mientras la Tierra estará pasando por los juicios de la gran tribulación, las plagas que están señaladas en el libro del Apocalipsis, capítulo 15, verso 1en adelante, que son inevitables porque ya están profetizadas.

Pero siempre hay una forma de escapar, y dice Cristo. "Orad en todo tiempo que seáis tenidos por dignos de escapar de las cosas que sobrevendrán y estar en pie delante del Hijo de Hombre." Así que hay una forma de escapar como escapó Noé y su familia.

Esperamos estar listos para el momento en que Cristo ha establecido que va a transformar a los creyentes en Él, va a resucitar a los muertos creyentes en Él en cuerpos glorificados, y vamos a estar todos en cuerpos glorificados, cuerpos eternos, inmortales como el cuerpo glorificado de Jesucristo, y jóvenes para toda la eternidad.

No sabemos si sucederá de golpe la transformación, o si algunos serán transformados primero, por supuesto los muertos van a resucitar primero, dice la Escritura, y cuando los veamos, seremos transformados, cuando los veamos. Así que yo quiero ver el primero para ser transformado.

Y ahora, la preocupación es para cada creyente en Cristo, "bueno, y cuándo yo voy a ver a uno, ¿cuándo veré el primero que yo pueda ver para yo ser transformado?" Ya debe estar preparado espiritualmente y por consiguiente eso nos indica que habrá un tiempo de preparación, habrá un tiempo que nos dará la fe para ser transformados, y eso vendrá en una enseñanza, bajo la predicación de la Palabra, del Evangelio de Cristo, y eso está señalado como que será la Tercera Etapa, y está señalado por Cristo a través de la visión que le fue dada al reverendo William Branham que la Tercera Etapa será manifestada en una Gran Carpa-Catedral.

Por eso en el tiempo final la Novia del Señor Jesucristo tendrá una Gran Carpa-Catedral, y desde ahí Dios estará bendiciendo a todos los creyentes y a todas las congregaciones en diferentes países, porque habrá transmisión telefónica, transmisión de televisión, transmisión de satélite, todas esas cosas para que dondequiera que estén, sea como si estuvieran allí presentes.

Habrá una grande bendición en el cumplimiento de esa Visión de la Carpa, no importa que sea pequeño o grande el grupo que esté allí reunido, pero mundialmente estarán miles o millones de personas recibiendo la Palabra que sea allí predicada. Por lo tanto, es importante el Programa Divino, el proyecto de la Gran Carpa-Catedral.

Y el Ángel que acompañó al reverendo William Branham va a estar allí, la Columna de Fuego que libertó al pueblo hebreo y que acompañó al reverendo William Branham, va a estar allí y aun el reverendo William Branham va a estar allí también, va a estar allí presente pero ya con cuerpo eterno.

Aunque no se sabe si al principio esté en cuerpo angelical y después reciba el cuerpo glorificado, no sabemos cómo será, pero la cosa es que allí también voy a estar yo, ¿y quién más? El que esté presente, le toque estar presente, que sea de allá, estará allá, y el que no, estará presente a través de la transmisión de satélite, y es como si estuviera presente, porque el que esté a lo último del lugar, en el lugar sentado, no verá tan claro como usted va a ver a través de la pantalla de televisión allá en el país donde usted se encuentre.

O sea, que no hará diferencia, no tendrán que preocuparse en sacar visas, no tendrán que preocuparse en sacar un boleto aéreo y no se preocupen, cuando esté transformado ya tendrá viaje sin visa, sin pago de boleto, porque en el cuerpo glorificado no habrá limitaciones en cuanto al viajar.

Cristo no tiene ninguna limitación y no tiene ningún avión, y viajó de la Tierra al Cielo, fue levantado y llevado a la Casa de nuestro Padre celestial, y se sentó en el Trono de Dios, esa misma forma de transportación la tendrán todos los creyentes en Cristo cuando sean transformados.

No se preocupe entonces por la transportación, permanezca en su país tranquilo y trabajando en la Obra del Señor, que cuando tengamos el cuerpo glorificado entonces si nos podemos estar juntos en algún lugar; si en la Tierra nos podemos juntar, sería bueno, y si no, pues cuandos seamos arrebatados al Cielo, allá vamos a estar todos juntos en la gran Cena de las Bodas del Cordero.

Así que eso no es motivo de preocupación para los creyentes en Cristo, Él va a cumplir lo que Él ha prometido, una resurrección de los muertos creyentes en Él y una transformación para los vivos; cuando los veamos resucitados en cuerpos glorificados, seremos transformados, esa es la promesa.

Por lo tanto, continuamos trabajando, evangelizando, ayudando para que sean establecidas congregaciones, sean construidos templos, cada cual en su lugar trabajando en esos proyectos y trabajando en el proyecto de la construcción de la Gran Carpa-Catedral, todos unidos en amor divino haciendo esa labor conforme al deseo de vuestro corazón y conforme al amor divino que está en vuestros corazones; porque toda labor tiene que ser hecha por amor divino, con fe, sin sentirse la persona obligada a hacerlo, sino porque ama al Señor y reconoce que es la Obra de Dios para el Día postrero en la cual desea la persona trabajar.

Tiene que ser entonces una obra de fe, porque cree lo que Dios ha prometido, y al trabajar en ella, está trabajando en una obra de fe; es una labor de fe la que está llevando a cabo la persona, porque sin fe, no importa lo que usted haga, es imposible agradar a Dios.

"TIEMPO DE ANGUSTIA."

Tiempo de angustia para la familia humana, tiempo de angustia para la Tierra, que está con angustia con los terremotos, maremotos, tsunamis y todos estos problemas que le han venido. Tiempo de angustia para las naciones en el campo político, tiempo de angustia en las naciones para el campo económico, tiempo de angustia en las naciones por los problemas que tienen, sociales, que son muchos y que cada día se aumentan, tiempo de angustia en los individuos al ver la situación en que está el planeta Tierra con los problemas del medio ambiente, por los problemas que tiene su nación, tienen sus naciones: económicos, sociales y demás problemas, y la preocupación de los terremotos, maremotos, tsunamis, y demás problemas.

Porque no hay forma de escapar de un terremoto, en el momento que azota un lugar, la gente no puede decir: "Me voy a ir a otro país porque está ocurriendo un terremoto," ahí lo pasa usted como pueda, y si no tiene conocimiento qué hacer en tiempo de terremoto, no sabrá cómo defenderse usted y su familia, por eso es bueno que tomen las clases de la defensa civil de cada país para que sepan cómo hacer en un tiempo o en un momento de un terremoto, y lean los folletos que tienen sus gobiernos para estos casos de emergencia.

Y también los folletos informativos que tienen para los problemas de salud cuando una plaga azota su país, sepan lo que deben de hacer. Lo primero es que deben ir a ver al médico, y a lo mejor con un pinchacito de una inyección y luego darle refuerzo a esa inyección que se pusieron, dentro de algunos días o meses resuelve el problema. O sea, previene un problema mayor en usted y que no contagie a su familia o a otras personas; enseguida que ocurre eso lo mejor es prevenir en favor de toda la familia.

Si hay que ponerle inyecciones para inmunizar la familia, pues hay que hacerlo porque después que ya tiene el problema da más trabajo para salir del problema. Por lo tanto, uno tiene que estar a la expectativa a causa de la situación mundial en todas las naciones y en todos los aspectos de la familia humana. Prevenir es lo mejor.

"TIEMPO DE ANGUSTIA."

Pero también es tiempo de gozo, de alegría para los creyentes en Cristo que viven en este planeta Tierra y que están esperando la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos.

En cuanto a la Venida del Señor en este tiempo, es un secreto, y es para la Iglesia del Señor Jesucristo, luego, después de la gran tribulación, después de la Cena de las Bodas del Cordero, entonces la Venida del Señor es para establecer el Reino aquí en la Tierra, y luego hay otra Venida del Señor después del Reino Milenial: viene para juzgar, para llevar a cabo el juicio final.

¿Cómo será? No se preocupe, los creyentes no va a ser juzgados, serán jueces con Cristo en ese juicio final, y lo más seguro en el juicio también que llevará a cabo Cristo para la entrada al Reino Milenial, ahí va a haber un juicio de las naciones también.

Así es, pero no se preocupen, que ya estaremos como reyes y como jueces y como sacerdotes físicamente en y para ese Reino. El Orden sacerdotal de Melquisedec estará establecido en esta Tierra en el Reino del Mesías, y el Orden de la realeza también, el Orden del Reino, y el Orden del poder judicial también, todo pertenece a Cristo y a los creyentes en Él que son reyes, sacerdotes y jueces con Cristo en Su Reino.

Así que, aunque es tiempo de angustia para la humanidad, es tiempo de gozo, de regocijo para los creyentes en Cristo nuestro Salvador que conocen las promesas de Cristo para el Día Postrero, y se gozan en esas promesas y trabajan y hacen lo que está señalado para que se haga una realidad esas promesas, para conquistar esas promesas por la fe en Cristo y de Cristo en cada uno de los creyentes en Él.

"TIEMPO DE ANGUSTIA."

Diríamos: tiempo de angustia y de gozo, algunas personas no pueden concebir que en tiempo de angustia haya gozo, pero hay gozo para los creyentes en Cristo que conocen y esperan el cumplimiento de las promesas de Cristo.

Si hay alguna persona que todavía no ha recibido a Cristo como Salvador, lo puede hacer en estos momentos y estaremos orando por usted para lo cual le pedimos pasen al frente para orar por usted.

Es importante asegurar nuestro futuro eterno con Cristo en Su Reino eterno. Vamos a dar unos minutos mientras llegan a los Pies de Cristo las personas que escucharon y nació la fe de Cristo en su alma, y ahora tienen la oportunidad de dar testimonio público de su fe en Cristo recibiéndole como único y suficiente Salvador.

La fe viene por el oír la Palabra del Señor, el Evangelio de Cristo, ya nació la fe de Cristo en su alma y con el corazón se cree para justicia, ha creído en su corazón en Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario, y con su boca, con la boca se confiesa para salvación, ahora tiene la oportunidad de confesar a Cristo como único y suficiente Salvador ¿para qué? Para salvación y Vida eterna. "Mis ovejas oyen mi voz y me siguen, y Yo las conozco y Yo les doy Vida eterna, y no perecerán jamás. Mi Padre que me las dio es mayor que todos y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre."

¿Ven? Es para Vida eterna que recibimos a Cristo como Salvador, seguimos a Cristo y Él nos da la Vida eterna. Ninguna otra persona nos puede dar la Vida eterna, Dios nos ha dado Vida eterna, y esta vida está en Su Hijo, en Jesucristo; el que tiene al Hijo, tiene la vida, la Vida eterna, el que no tiene al Hijo, el que no tiene a Jesucristo porque no lo ha recibido como Salvador, no tiene la vida, la Vida eterna. Es por medio de Cristo que se obtiene la Vida eterna.

Lo más importante para el ser humano es la vida, sin la vida ustedes no podrían estar aquí presentes si no tuvieran vida, y la vida que tienen es temporal, ¿cómo será si tuvieran la Vida eterna? Pero la Vida eterna solamente la podemos obtener por medio de Jesucristo nuestro Salvador.

La vida temporal que tenemos la obtuvimos por medio de Adán y Eva, y eso fue lo que nos pudieron dejar, porque la Vida eterna la perdieron allá cuando pecaron, y solamente les quedó vida temporal que es la que hemos heredado por medio del primer Adán.

Pero por medio de Cristo, el segundo Adán, heredamos la Vida eterna, Él nos da Vida eterna, Él nos ha reconciliado con Dios por medio de Su Sacrificio en la Cruz del Calvario, y como ministros, como ministros somos embajadores de Dios, de Cristo para la reconciliación del ser humano con Dios al predicarles el Evangelio de Cristo, esas buenas noticias.

Por eso también dice la Escritura que son benditos los pies de los que traen alegres nuevas, de los que anuncian la paz, traen alegres nuevas por medio de la predicación de Cristo que da las buenas noticias que Cristo como Redentor, como Salvador, como el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados, murió en la Cruz del Calvario, y ya Su Sangre, la Sangre del nuevo Pacto, nos ha limpiado de todo pecado.

En los demás países también pueden continuar pasando a los Pies de Cristo, y los niños de diez años en adelante también pueden venir a los Pies de Cristo, pues Cristo dijo: "Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis, porque de los tales es el Reino de los Cielos."

Cristo tiene mucho pueblo en la República Mexicana y los está llamando en este tiempo final y tiene mucho pueblo en toda la América Latina y el Caribe y los está llamando en este tiempo final, también tiene mucho pueblo en Norteamérica, tiene mucho pueblo también en Alaska, en Canadá, en la India, en África, en China, en Rusia, en todos los países, en Europa también, y en todos los países, y los está llamando en este tiempo final para completar Su Iglesia para traer todos los escritos en el Cielo en el Libro de la Vida del Cordero.

Por lo tanto, es un tiempo de salvación y Vida eterna para todos aquellos que escuchan y nace la fe de Cristo en su alma y dan testimonio público de su fe en Cristo recibiéndole como único y suficiente Salvador.

Por cuanto la vida es lo más importante para el ser humano, cuánto más la Vida eterna, tenemos que asegurar nuestro futuro eterno con Cristo en Su Reino eterno, para así vivir eternamente con Cristo en Su Reino eterno.

Si vivir en estos cuerpos mortales, que solamente la mayoría de las personas pueden vivir menos de cien años, es tan bueno, cómo será con un cuerpo eterno, inmortal, incorruptible y glorificado que no morirá nunca, que será para toda la eternidad, eso es lo que Cristo ha prometido para mí, ¿y para quién más? Para cada uno de ustedes también.

Vamos a pedirle los a que están en las cámaras que nos avisen cuando estén listos allá en Venezuela, en Brasil, en Colombia, en Chile, en Ecuador, en Paraguay, en Bolivia, en Uruguay, en Perú, en Argentina, y demás países de la América Latina, Panamá por ejemplo también... Panamá, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y todos los países del Caribe: Puerto Rico, República Dominicana, Haití, y todos los demás países de la América Latina, incluyendo también a Cuba, Dios tiene muchos hijos también en Cuba, y tiene muchos hijos en los demás países de la América Latina y del Caribe, y los está llamando en este tiempo final.

Aun tiene hijos también en Rusia, en China, en África y todos los países, este es el llamado final de Dios, en donde Dios cumplirá lo que Él ha prometido y completará la Iglesia del Señor Jesucristo.

Vamos a estar puestos en pie para orar por las personas que han venido a los Pies de Cristo en estos momentos, los que están en otros países también puestos en pie para la oración por los que han recibido a Cristo como único y suficiente Salvador.

Con nuestras manos levantadas al Cielo, a Cristo, y nuestros ojos cerrados, repitan conmigo esta oración que estaremos haciendo por los que han recibido a Cristo como Salvador en estos momentos. Repitan conmigo los que han venido a los Pies de Cristo en estos momentos:

Señor Jesucristo, escuché la predicación de Tu Evangelio y nació Tu fe en mi corazón. Creo en Ti con toda mi alma, creo en Tu Nombre como el único Nombre bajo el Cielo dado a los hombres en que podemos ser salvos, creo en Tu muerte en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados.

Reconozco que soy pecador y necesito un Salvador, doy testimonio público de mi fe en Ti y Te recibo como mi único y suficiente Salvador. Te ruego perdones mis pecados y con Tu Sangre me limpies de todo pecado y me bautices con Espíritu Santo y Fuego luego que yo sea bautizado en agua en Tu Nombre, y produzcas en mí el nuevo nacimiento.

Quiero nacer de nuevo, quiero nacer en Tu Reino, quiero vivir eternamente contigo en Tu Reino. Señor, he creído en Tu Sacrificio en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de Expiación por nuestros pecados, creo que allí Tú me salvaste, Tú llevaste mis pecados, los quitaste de mí y me has justificado.

Señor, que se haga realidad la Obra de salvación que hiciste en la Cruz del Calvario, se haga una realidad en mí, en mi vida. Sálvame Señor, Te lo ruego oh Señor, Padre celestial, en el Nombre del Señor Jesucristo, para quien sea la gloria y la honra por los siglos de los siglos. Amén y amén.

Y con nuestras manos levantadas a Cristo, al Cielo, todos decimos: ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! ¡La Sangre del Señor Jesucristo me limpió de todo pecado! Amén.

Cristo les ha recibido en Su Reino, ha perdonado vuestros pecados, y con Su Sangre les ha limpiado de todo pecado porque ustedes han creído en Cristo de todo vuestro corazón y lo han confesado como vuestro único y suficiente Salvador, porque no hay otro salvador sino el Señor Jesucristo; Él es nuestro Redentor, el único Redentor, el único Salvador, y el único Sumo Sacerdote en el Cielo que intercede por todos nosotros.

Por lo tanto, bien pueden ser bautizados los que lo han recibido como único y suficiente Salvador, Cristo dijo:

"Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado." (San Marcos, capítulo 16, versos 15 al 16).

Ustedes me dirán: "Quiero ser bautizado en agua lo más pronto posible en el Nombre del Señor, ¿cuándo me pueden bautizar?" Por cuanto ustedes han creído en Cristo de todo corazón, bien pueden ser bautizados.

Cuando la persona recibe a Cristo como Salvador, muere al mundo. Y cuando es sumergida en las aguas bautismales por el ministro, tipológicamente, simbólicamente está siendo sepultado. Y cuando es levantado de las aguas bautismales, está resucitando a una nueva vida, a la Vida eterna con Cristo en Su Reino eterno.

Por lo tanto, el bautismo en agua es tipológico. En el bautismo en agua la persona se identifica con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección, porque el bautismo en agua es a la semejanza de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo, por eso nos identificamos con Cristo en el bautismo en agua en Su Nombre.

Cristo, cuando supo que Juan el Bautista estaba predicando allí en Judea y bautizando, bajó de Nazaret a Judea, donde Juan estaba predicando y bautizando, y juntamente con los que estaban entrando a las aguas bautismales, entró también Jesús, y cuando le tocó el turno para ser bautizado, cuando Juan lo ve y lo reconoce, sabía que era su primo según la carne porque la madre de Juan el Bautista, Elisabet, era parienta de María.

Así que, cuando lo ve, le dice: "Yo tengo necesidad de ser bautizado por ti, ¿y Tú vienes a mi para que yo te bautice?" Jesús le dice: "Nos conviene cumplir toda justicia," y entonces lo bautizó, pero no lo quería bautizar porque Juan conceptuaba a Jesús mayor que él.

Así que en alguna forma lo conocía al ser parientes según la carne, de seguro María así como fue a visitar a su parienta Elisabet cuando estaba embarazada María, y Elisabet estaba embarazada y ya tenía unos cuántos meses, estaba cerca del alumbramiento, digamos que tenía más de seis meses, porque cuando el Ángel le aparece a la virgen María, el Ángel le dice, el Ángel Gabriel le dice: "Ya este es el sexto mes para Elisabet, la que llamaban estéril."

Eso le aumentó la fe a María, le dice el Ángel Gabriel: "Porque no hay ninguna cosa imposible para Dios." Por lo tanto, lo que le estaba diciendo a María, que ella iba a tener un niño por obra y gracia del Espíritu Santo, tampoco sería imposible. María obtuvo una inyección de Palabra divina que le aumentó la fe, a tal grado, que concibió; y ella vino a ser la mujer que tendría... la mujer virgen, la virgen que concebiría, daría a luz un niño y sería llamado Emanuel, que traducido es: "Dios con nosotros," o sea, que daría a luz el cuerpo donde Dios habitaría en toda Su plenitud, donde Dios se haría carne, donde Dios se haría hombre en medio de los seres humanos.

Por eso Jesús decía: "El Padre y yo, una cosa somos" (San Juan, capítulo 10, verso 30), y también decía: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre," dice en San Juan, capítulo 14, verso 6 en adelante, y le dice también: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida; y nadie viene al Padre, sino por mí."

No hay forma de usted llegar a Dios, no hay forma de usted ser reconciliado con Dios a menos que sea a través de Jesucristo, Él es el camino a Dios, Él es la verdad, no hay otra verdad, y Él es la vida: la Vida eterna, tiene la exclusividad de la Vida eterna para impartirla a todos los que lo reciben como único y suficiente Salvador.

Él es el que nos ha dado Vida eterna y Él es el que salvó a la humanidad de morir, de desparecer, en el tiempo en que Él murió en la Cruz del Calvario, porque Él tomó los pecados de la humanidad y murió, tenía que morir porque ese era el día que toda la humanidad tenía que morir por sus pecados.

Él vino a salvar al mundo, esa forma fue la que salvó al mundo en aquel tiempo, y algunos ni saben cómo fue que el mundo se salvó en aquel tiempo, y no saben el significado de esas palabras de Cristo, esas palabras que dicen que Él vino para salvar al mundo de sus pecados, Él vino y salvó al mundo, no vino para condenar al mundo, sino para salvar al mundo, capítulo 3 de San Juan.

Y el que en Él cree no es condenado, mas tiene Vida eterna (San Juan también capítulo 3, ahí lo encuentran).

Ahora, ustedes tienen la oportunidad de dar testimonio público, en el bautismo en agua, de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo, y que usted y yo estábamos con Cristo cuando Él vino a la Tierra, como físicamente Leví estaba en Abraham cuando Abraham recibió a Elohím, cuando recibió a Melquisedec, y Melquisedec le dio pan y vino, y Abraham pagó los diezmos de todo a Melquisedec. Allí dice la Escritura, dice San Pablo en el capítulo 7 de Hebreos, que Abraham cuando pagó los diezmos a Melquisedec, Leví, que estaba en sus lomos, estaba también pagando los diezmos.

Y nosotros, el cuerpo físico nuestro estaba en nuestro padre, de ahí pasa esa vida a nuestra madre en la unión de nuestro padre y nuestra madre, y se fertiliza el óvulo con el espermatozoide y de ahí surge el cuerpo físico que tenemos, pero estaba en los lomos de nuestro padre ese espermatozoide de vida para fecundarse con el óvulo de nuestra madre y así surgir la vida de este cuerpecito que obtuvimos, y que ya creció; eso es sencillo para entender después que se comprenden estas cosas de la vida.

Y ahora, tenemos la promesa de que Cristo nos va a dar un nuevo cuerpo eterno, inmortal, incorruptible y joven como el que Él tiene, que está tan joven como cuando Él subió al Cielo, así es como lo vamos a ver cuando lo veamos en Su Reino. Cuando lo veamos ya en la Cena de las Bodas del Cordero Él va a estar con ese cuerpo glorificado y joven para toda la eternidad.

Bueno, bien pueden ser bautizados, y que Cristo les bautice con Espíritu Santo y Fuego, recordando que el bautismo en agua no quita los pecados, es la Sangre de Cristo lo que nos limpia de todo pecado, el agua no tiene ningún poder para quitar nuestros pecados, es la Sangre de Cristo la que nos limpia de todo pecado.

Vamos a pedirle al reverendo Andrés Cruz Gallego, pase por aquí para que les indique cómo hacer para ser bautizados en agua en el Nombre del Señor, y así cumplir el mandamiento de Cristo:

"El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado."

El que no cree, se pierde la bendición de ser salvo y agarra la condenación, será condenado: el que cree, agarra la bendición de Cristo de ser salvo; San Pablo decía a Timoteo: "Echa mano de la Vida eterna." ¿Cómo echamos mano de la Vida eterna? Haciendo lo que Cristo dice: recibiéndolo como Salvador, porque Él es y en Él está la Vida eterna, y Él es el que nos imparte Vida eterna: "Mis ovejas oyen mi voz y me siguen, y Yo las conozco y Yo les doy Vida eterna." Ninguna otra persona nos puede dar Vida eterna, solamente hay uno, y Su nombre es: Señor Jesucristo, por eso todos necesitamos a Cristo, es la persona más importante que ha pisado este planeta Tierra.

Ya tenemos al reverendo Andrés Cruz Gallego con nosotros, y en cada país el ministro correspondiente hará en la misma forma que hará el reverendo Andrés Cruz Gallego para que también en otros países sean bautizados los que han venido en estos momentos a los Pies de Cristo nuestro Salvador.

Continúen pasando todos una tarde feliz, llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador. Que Dios me los bendiga a todos y les guarde, y nos continuaremos viendo, ya sea a través de las transmisiones vía satélite, o en persona, pero siempre nos estaremos viendo y eso será por toda la eternidad.

Que Dios les bendiga y les guarde, y continúen pasando una tarde llena de las bendiciones de Cristo nuestro Salvador, ustedes que están presentes y los que están en otras naciones. Buenas tardes.

"TIEMPO DE ANGUSTIA."

 

Encuéntrenos

Carretera No.1 Km 54.5
Barrio Monte Llano
Cayey, Puerto Rico
00736

Twitter