Actividad Especial del 1 de enero de 2022

Ver dónde nos hallamos en el Programa Divino hoy

Rev. José Benjamín Pérez
01/01/2022
Cayey, Puerto Rico

¡Amén y amén! Muchas gracias, misionero Miguel Bermúdez Marín, por esa bendición tan hermosa que en el día de ayer en la noche me expresaste y expresaste hacia todo el pueblo de Dios.

A toda esa Palabra de Dios le decimos “Amén”. Y que Dios en este año, 2022, sea glorificado en medio de Su pueblo, y veamos pronto esa Visita que nos ha sido mostrada por las Sagradas Escrituras y también por los mensajes del hermano Branham, que es la visita de todos esos seres angelicales que están allí en el Paraíso, en la sexta dimensión, cada mensajero con su grupo, los cuales estarán con nosotros en esa gran visita, en esa resurrección. Y este año pues pedimos a nuestro Padre celestial que Él cumpla esa promesa.

Siempre en el año donde entramos es el año donde clamamos a Dios y pedimos por que Dios cumpla la promesa de la resurrección y nuestra transformación.

Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín, a su esposa Ruth, a todos los hermanos allá reunidos en “Fe Viva”, y a todos los hermanos ministros que nos han estado hablando en el día de hoy en esos saludos, esas palabras tan hermosas, las atesoramos en nuestro corazón; y también a todos los hermanos que nos están viendo a través de internet en esta ocasión de hoy sábado, 1.º de enero de este año 2022.

Nosotros acá como… creo que Joel fue el que citó, de que nosotros no traemos palabras profundas ni cosas profundas, ya eso lo trae un profeta. Nosotros más bien somos (vamos a decir), más bien repetidores de lo que Dios a través de Sus profetas trae en medio de Su pueblo en cada edad y en cada dispensación.

Y quiero, quizás, hacer un pequeño resumen. Y quiero también, para que esto sea algo como el sábado pasado, algo así, entre familia platicando (todos somos una gran Familia), y pues como para (vamos a decir) romper el hielo: De ese tiempo para acá, del tiempo cuando el hermano William pues estuvo en esos días bien delicado, allí por ahí por el 2 de junio del 2017…; ese día pues él estaba muy pero que muy acongojado, muy triste (ya esto yo lo he hablado en otras ocasiones), y él me decía que era muy duro, era muy fuerte; y yo le decía: “¿Lo que tienes?”. Y yo pensaba que eran los pulmones o su problema de salud. Me dice: “No Benjie. No no, eso no…”. Para él eso era… Y yo no entendía en ese momento bien qué era lo que le estaba pasando.

Luego, después, él me explicó, y era que había pasado por esas siete etapas; y en la octava…, ahí cuando ya venció la primera, la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta, la sexta, la séptima (ya luego entenderemos cómo fueron esas luchas)…, y en la octava le fue dicho: [WSS] “Ya tu tiempo terminó, tienes que regresar” o “tienes que venir, ya tu tiempo hasta ahí llegó”; y él pidió tiempo. Y él me decía: [WSS] “Benjie, pedí tiempo porque el pueblo no está listo”. Y yo le dije: “Gracias a Dios que Dios pues permitió que estuvieras de regreso con nosotros, para que eso entonces se cumpla en nuestras vidas, en nuestro ser: que el Cuerpo Místico de creyentes esté listo”.

Y luego cuando me platicó que…, lo de Ezequías, que le fue añadido más tiempo1, ahí yo le dije: “Hermano William, es bueno que tú seas el que lo digas”. Dios es mi Testigo que es así. Y él pues, ahí en ese mismo mensaje (si ustedes lo buscan), luego volvió a pasar, y ahí lo expresó, lo habló, de sus propios labios, el por qué él había regresado2.

Ya ese tiempo…, luego más adelante entendí que algo en la vida de él había ocurrido ahí ese 14 de junio; ya era un ministerio distinto. No voy a ponerle exactamente lo que es; ya ustedes saben. Ya de ahí en adelante fue un ministerio distinto, en el cual Dios estuvo en una manera que quizás nadie se dio cuenta. O a lo mejor sí se dieron cuenta, pero quizás él nunca lo habló abiertamente; pero en los mensajes y todo pues encontramos esa etapa que él iba… la etapa que iba a entrar; así como Jesús en el Monte de la Transfiguración llegó a un momento en donde fue adoptado.

Y en ese tiempo que él estuvo con nosotros, pues, muchas cosas y muchos cambios de… (vamos a decir) de la forma en que todo nuestro tiempo fuimos cumpliendo, como lo fue los bautismos, como lo fue los llamamientos, y todo eso. Y ahí en el 2018, cuando él me dijo: [WSS] “Benjie, termina los bautismos, termina los llamamientos. En los mensajes corta esa parte, y no coloques esa parte ya, de llamamientos ni de bautismos; y pon solamente del mensaje”. Y yo le dije: “Pues está bien”.

Luego después toqué el tema de nuevo, porque había unos que no, como que no querían, como que “¡no era posible…!”. Y él hizo ese cambio; porque al ser un mensajero dispensacional, y al estar en esa encrucijada del tiempo, pues le corresponde a él hacer ese cambio de dispensación.

Los cambios de dispensaciones son cambios muy duros para el pueblo, porque se acostumbran o se ponen cómodos bajo la dispensación en que están; y cuando hay un cambio de dispensación, pues, no todos, pero a algunos se les hace difícil hacer ese cambio, ese “doblar de esquina”.

Y ahí, cuando él me dice que quitara los bautismos y todito eso, luego me di cuenta que él dejó también de usar el Nombre del Señor Jesucristo en la oración. Y… “Hermano William…”. —[WSS] “No, ponme ahí solamente: ‘Que las bendiciones del Ángel del Pacto, y el Dios de Abraham’, y todo… No me pongas…”. Y yo: “Bueno, ya estaremos entrando entonces en algo que no estamos viendo”.

Y él siempre me comentaba y me decía: [WSS] “Eso lo vas a ver en los libros”. ¿Cómo pasó? Yo les hablaba el viernes – el sábado pasado, que encontré en los mensajes pues ciertas cosas que me hacían falta conseguirlas escrituralmente; porque siempre me decía: [WSS] “Todo lo que hagas (y eso también es para todos, porque él lo ha dicho en los mensajes) tiene que ser escritural; porque el Ángel siempre es escritural”. ¿No dice la Escritura (¿ve?): “Escrito está”? Y siempre me decía: [WSS] “Básate, todo tu trabajo, la labor…”, hablándome personalmente así, de los trabajos: que sea basado en la Palabra. Así es con cada uno de todos nosotros: todo lo que hacemos, lo hacemos en base a las promesas y a la Palabra que Dios nos ha traído por medio de Su mensajero.

Y ahí cuando él me estuvo diciendo eso, de que lo buscara en los libros…; y yo no entendía, y decía: “Pero ¿en los libros?, ¿cómo? ¿Cómo que lo busque en los libros?”. En los libros de los mensajes, claro, y todo eso. Pero él había dejado los libros de él, y allí… O cuando él me decía: [WSS] “En los libros, búscate ahí donde el hermano Branham habla que en la Carpa o en la Tercera Etapa se va a hablar o se va a dar a conocer lo que está entre líneas”.

Y por lo menos una de las partes que (vamos a decir) en sencillez se puede estar cumpliendo esa Escritura es en esos escritos que él tiene allí; que, como por ejemplo (me puso un ejemplo), me dice: [WSS] “¿Tú te acuerdas cuando el hermano Branham…?”. Eso fue una de las veces que fui allí, a Jeffersonville; me dice: [WSS] “Cuando puedas, mira a ver si encuentras la libreta donde el hermano Branham escribió en el Séptimo Sello: ‘Si ustedes supieran lo que está en mi libreta escrito: ¡Párate, no prosigas!’. (Dice) Allí está escrito algo que, si el grupo del hermano Branham lo ve, pues algo va a producir eso. Si la buscas… pídela, y si te la dan…”.

Dios siempre va a cumplir Su programa; tengamos la libreta o no tengamos la libreta, mira todo lo que Dios ha hecho; en todo Dios cumple Su Programa con el mensajero de la edad. Pero eso es una evidencia (vamos a decir) que lo que el hermano Branham precursó, fue exactamente lo que escribió allí en la libreta.

Ellos como no tienen quizás el conocimiento… Los amamos a ellos, amamos su familia, amamos los creyentes del hermano Branham y todo eso; amamos al hermano Branham, el Mensaje del hermano Branham; pero al no tener esa Luz, ese conocimiento que tenemos nosotros, pues pueden leer ahí y no les va a producir nada.

Y él me dice: [WSS] “Si puedes tener la libreta, ¡pídesela!”. Y así, pues…, eso me puso… En esos días yo fui (cuando fuimos), y traté de buscarla; pero la tiene una persona que, eso pues, hasta ahora pues está allá… Si está en Sus planes divinos que la tengamos, ya Dios va a obrar. O ellos mismos, quizás Dios le toque el corazón a José con eso que se le llevó, y ahí pues… veremos cómo eso va Dios a obrar.

Pero cuando él me decía: [WSS] “Y ahí vas a encontrar lo que el hermano Branham habló en el libro de Citas (que veremos lo que está entre líneas)”. Y me dice: “Léete el párrafo 96”, del libro de Citas, página 12. Dice:

96 – “Ahora, está escrito ‘entre líneas’ muchas veces (Y hay otras ocasiones en donde él dice que la Biblia hay que leerla “entre líneas”). Cuando tengamos nuestra Carpa grande levantada en alguna parte, tomaremos mucho tiempo para hablar de esas cosas que están ‘entre líneas’. Vigilen la resurrección, cómo se mueve allí, tan hermoso. Sólo enamórese de Él, y Él se lo revelará a usted”.

Y eso me llamó mucho la atención, cuando le hablé; y no entendía muchas cosas cuando él me hablaba de que elimine lo de los bautismos, y todo… Sí, me daba unas citas; yo las anotaba (como el hermano Miguel sabe, y quizás otro pastor)… que decía: [WSS] “Mira, anótate esto aquí, aquí, aquí, aquí, es referente a este tema”; pero quizás uno la leía y no encontraba nada.

Pero cuando ya él, pues, Dios se lo lleva, que busco en la parte donde el hermano William me había citado esas citas; todavía apenas… vamos a decir, una página del libro de Los Sellos es como (vamos a decir), como varios años; o yo no sé cuántos él se ha tardado en hacer un bosquejo como lo ha hecho con tantas citas, referencias y todito eso… Últimamente pues he estado compartiendo con ustedes los comentarios que él escribe, porque yo sé que eso va a ser de ayuda, o está siendo de ayuda para la Iglesia.

Muchas veces dicen: “Oye, mira a Benjie; se pone a leer mensajes del hermano Branham, y eso es otra edad…”. Sí, eso es así; pero como ese es el fundamento, el hermano William me decía siempre: [WSS] “Prepárate los estudios, el tema que yo voy a hablar, y ponme todo lo que el hermano Branham ha hablado de eso; y léeselo a la Iglesia”. Pues yo seguía el consejo de él.

Y allí, en esos mensajes (como es el libro gordo que sacamos)3, eso es la preparación para que el pueblo esté consciente y alerta de lo que es y sería el cumplimiento de Su Segunda Venida. Él fue el precursor, nuestro hermano Branham, de la Segunda Venida del Señor; y ministró en el Lugar Santo. Y (como él me decía): [WSS] “El único que ministra en el Lugar Santísimo es un mensajero dispensacional”. Eso lo escuchamos en el mensaje creo que de ayer4, y también en los extractos que se leyeron, que son muy importantes (los extractos que se leyeron ayer)5 donde la misericordia de Dios estaría ya luego en la Iglesia.

Y en la página 112… Discúlpenme, porque yo no… Como nosotros los ministros nos paramos al frente y leemos extractos…; no somos como un profeta, que un profeta pues tiene todo bien… Dios le va… Pero Dios nos ayuda, porque Él sabe nuestro sentir, Él sabe que lo que deseamos es estar listos, estar preparados; y lo que nos prepara es la Palabra. Por eso, si les leo así brincadito aquí, los puntitos que tengo, pues me van a disculpar, y estamos en familia.

Hay un mensaje que él… – o sea, una parte del libro de Los Sellos; en la página 112 dice… Que era una de las citas que me había dado él cuando me dijo que parara los bautismos; y él me dice: [WSS] “Y eso está en los libros; y eso (vamos a decir) tiene base”. Bueno, yo tengo todo eso anotadito, y cuando me voy a uno de los extractos (y luego voy a seguir leyendo los otros), dice: “Una trompeta…”. Página 112 del libro de Los Sellos dice:

64. Una trompeta siempre anuncia una guerra o una confusión política, y de allí comienza una guerra. Cuando usted se enreda en la política, y todo se halla en tanta confusión como tenemos hoy en día, entonces tenga mucho cuidado porque una guerra está a la mano. El reino todavía pertenece al diablo, todavía tiene esta parte en la mano; pues fíjese bien: El mundo fue redimido por Cristo, y Él está obrando la parte del Redentor Semejante, redimiendo Sus súbditos, hasta que el último que tiene su nombre en el Libro haya recibido su redención y haya sido sellado”.

Y aparte de ahí, en la parte de arriba de “sellado”, el hermano William escribió: [WSS] «bautizado». Y yo dije: “Oye, ¡ahí está!; ahí está lo que él me decía, de que eliminara los bautismos”.

Y quiero que me sigan en la…, vamos a decir, en la idea que les quiero llevar. Y escribe al lado: [WSS] «Hasta que el último escogido entre, Cristo llama Su Novia». Otra parte escribió: [WSS] «Cuando entre el último, luego sale del Trono de Intercesión».

Y la otra cita que él me dijo allí fue la 80 y la 82, dice [Los Sellos, pág. 82]:

110. Ahora ¿qué hizo? Ha estado intercediendo hasta que Su Sangre ha hecho expiación por cada persona, y ahora el Cordero conoce lo que está escrito en el Libro. Él conoció desde antes de la fundación del mundo que sus nombres estaban escritos allí, y Él ha estado allá haciendo la Obra de Intercesor hasta que todos los que están escritos en el Libro hayan sido redimidos (y ahí pone [WSS] «bautizados»), y en eso la Obra esté completa y Él sale. Él ha terminado Su Obra del Redentor Semejante. (Él después puso al lado: [WSS] «Eso está en el futuro».¿Ve? Porque todavía, para ese tiempo, pues faltaban los escogidos de nuestra edad). La obra del pariente fue de dar testimonio ante los ancianos…”.

Y en la 80, que él ahí me decía: [WSS] “Cuando el Séptimo Sello, Benjie, ya esté completado y haga Su Obra… es como los mensajeros de las edades: termina de dar su Mensaje, el mensajero muere, Dios se lo lleva, pero se denominacionalizan. En nuestro tiempo eso no va a ocurrir (y eso lo ha dicho en varios mensajes). Él dice: [WSS] “Cuando el Séptimo Sello termine Su Obra, vigila lo que va a ocurrir después”. Nunca supe, estando él aquí no me lo dijo; pero sí me había…: [WSS] “Anótate tal y tal y tal…”. Y la 80, que eso montones de veces lo hemos leído. Dice página 80 [Los Sellos]:

[102]. Entonces salió el Cordero y Sus días de intercesión habían cesado, los días de mediación; entonces es cuando este Ángel aparecerá. (Y ahí está diciéndonos:) Espere hasta que lleguemos a los sellos mismos y Él dirá: ‘El tiempo no será más’. Entonces entra a la media hora de silencio; y fíjense bien las cosas que sucederán durante esa media hora del Séptimo Sello, Dios mediante”.

Y acá en el mensaje… Todos estas son anotaciones que él hace al lado, y te tira a otro mensaje. Por ejemplo, en el mensaje “¿QUÉ HARÉ CON JESÚS, LLAMADO EL CRISTO?”6 él había hablado de – había puesto allí esa cita. Dice: [WSS] «El último nombre puede que haya estado en el Libro; cuando sea, nada más entra. El mundo continuará moviéndose como antes, pero la Iglesia ya está sellada». O sea, ya la Iglesia estará completada y el mundo seguirá igual.

Hay un extracto del domingo pasado, creo que fue, que leímos donde dice que seguirán llevando aquí y allá, pero la Iglesia ya estará completa, el Cuerpo Místico de creyentes ya estará completo7. Y esto no lo hablo ni quiero traer un…, vamos a decir, una discordia o una… con los ministros o con el hermano Miguel. No. Esto no es para eso, sino que nos sentamos en la mesa del Señor, y hablamos.

Es como en el tiempo de los apóstoles, en el aposento alto muchos decían: “Oye, pero Él había dicho que esperáramos 10 días…”. —“No, no; vámonos. ¡Ya lo tenemos!”. Hay unos extractos que dice así: “Ya los tenemos. ¡Vámonos!”. —“No, pero acuérdate, búscate aquí que Él dijo tal cosa; búscate aquí que Él dijo otra cosa”8.

Antes de eso, cuando…: “Pero Él dijo que iba a resucitar, pero oye, pero ¿qué pasó? Hay unas mujeres por allá…”. ¿Ve? Ellos estaban inquiriendo, estaban buscando la Palabra, poniéndose de acuerdo. Por eso, esto no es que estemos tratando de buscar una diferencia entre unos y otros; no. Es más bien: estamos poniendo la Palabra, hablando la Palabra, es conforme a como lo veamos, lo estamos viendo, en el mensaje del hermano William.

Y acá, otra cita que él pone allí, y el hermano William ahí escribió algo que también quiero compartir con ustedes. Dice el hermano Branham en el mensaje “CRISTO ES EL MISTERIO DE DIOS REVELADO”9, en la página 28 dice… abajito dice:

204 Ahora, la Biblia está escrita en misterios. Y Jesús le dio gracias al Padre por haberla hecho así.

205 Ahora, la Venida del Señor está escrita en misterios. Nosotros no sabemos cuándo Él viene, ni cómo Él viene, pero con toda seguridad sabemos que viene. ¿Ven? Igualmente todos los misterios de Dios esperaban estos últimos días cuando todo será completado, entonces Él se revelaría para mostrar lo que Él ha hecho. ¡Oh, hermanos! Él nunca había revelado Su misterio completamente.

206 Es como esto, por ejemplo, comparémoslo con los Siete Sellos. Dios usó a Martín Lutero para encabezar aquella edad de la Iglesia, usó a Juan Wesley para sacar a aquellos otros; y a través de todo esto Él estaba revelando en ellos cada edad de la Iglesia. Vimos todo eso al estudiar la Biblia. Pero ahora, en los últimos días, la razón de ser esto, una cosa tan tremenda de la cual Él habló y mostró estos Siete Truenos.

207 Y hasta por la revista Life salió la fotografía de la Nube, la Luz en la forma de un círculo, lo cual no pudieron explicar aún todavía, no se lo explican. Pero Él me dijo que fuera allá y esperara estos misterios que me serían revelados”.

Y el hermano William ahí arriba, poniendo una flechita arriba (no sé si lo captan aquí, en la parte de arriba de lo que él habló ahí), escribió algo muy importante. Dice: [WSS] «Cada edad fue revelada en su ángel de cada edad. William Branham en el oeste, que es Tucson, es tipo y figura del Ángel del Señor Jesucristo, del quinto Elías, en América, esperando a que se complete la Iglesia y Cristo salga del Trono de Intercesión y le dé el Título de Propiedad, el Libro de los Siete Sellos».

Y ustedes recuerdan que él cuando me habló en una ocasión me dijo: [WSS] “Tengo el Título”10. Y usted lo une con eso, y ya le abre un cuadro un poco más claro. Porque… estábamos hablando algo de sellar los 144.000, y en ese tiempo había algo de guerra, algo así, y me dice: [WSS] “Eso no puede ocurrir, porque hay Ángeles guardando esos vientos, que no soplase viento (eso está en Apocalipsis 7 y en Apocalipsis 14, por ahí); y no puede haber eso, Benjie, todavía, porque están deteniendo que no soplase viento alguno hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios”. Sabemos que eso ocurrirá antes de comenzar la gran tribulación.

—“Pero (yo) ¿y cómo será eso?”.

Y me hacía11… como quien…: [WSS] “Tengo el Título”. ¿Ve?

Cuando Cristo dijo que, por ejemplo: “… se tocará la Trompeta, y los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros los que vivimos seremos transformados”. Fíjense que todo ese tiempo que ha ocurrido, dos mil años… o sea, es un tiempo, un lapso de tiempo que hay dentro de esa media hora de silencio. Es que… “No (yo voy a decir). Es que va a ocurrir esto ahora, y va a ocurrir – en este momento va a ocurrir esto, y va a ocurrir esto…”. No. Todo va a ocurrir… Y él me decía: [WSS] “Todo eso va a ocurrir en entrelace. Así como se entrelazan dispensaciones, edades y dispensaciones, se entrelazan promesas también, y profecías también”; o sea, todo tiene un entrelace.

Y esperamos, como él decía, que la resurrección fuera todo en un día; pero puede ocurrir en ese lapso de tiempo, ¿ve? Y la transformación también, en un lapso de tiempo; porque todo se entrelaza.

Y en el mensaje… Tengo otra cita acá del mensaje “LAS OBRAS DEL SÉPTIMO SELLO”, dice nuestro hermano William… esto fue predicado el 4 de mayo del 98 [pág. 45]:

[WSS] Y desde que comencé a predicar todavía no he tenido un lugar en la Escritura donde pueda hacer un cambio para predicar de otra cosa, porque todo gira alrededor del Séptimo Sello en este Día Postrero, y el Mensaje del Evangelio del Reino gira alrededor del Séptimo Sello; y uno no puede hacer girar un Mensaje de una dispensación alrededor de otra cosa que no sea el eje alrededor del cual tiene que girar ese Mensaje; porque es como una rueda, que tiene que girar en su eje.

Así como el Mensaje del Evangelio de la Gracia usted no lo puede poner a girar sobre el eje de la Ley de Moisés, porque no funciona; tiene que ser sobre el eje de la Primera Venida de Cristo como el Cordero de Dios en Su Obra de Reclamo allá en medio del pueblo hebreo, muriendo en la Cruz del Calvario; y luego derramando Su Espíritu sobre ciento veinte personas, y derramando de Su Espíritu sobre todo creyente en Él, a medida que han ido pasando los tiempos, los años.

Y esta bendición del Espíritu Santo y de salvación es para los días postreros; y todavía está abierta la puerta (allí en ese momento lo dice así) para que puedan entrar los escogidos que faltan de entrar…

Y ahora usted se pregunta: “Pero si Cristo es la Puerta, y ya los escogidos están (vamos a ponerlo en un contexto como que están)… y la Puerta ya es Cristo, y la Puerta de la Dispensación de la Gracia se cerró, entonces ¿por dónde van a entrar?”. No pueden entrar por la ventana, porque entonces se cumple la parábola que habló Jesús ahí de la cena, que uno entró y no tenía el vestido de boda. ¿Ve? Si la Puerta está cerrada, no pueden entrar por la Puerta, que es Cristo. Pero miren lo que dice, dice:

[WSS] … y puedan entrar otras personas también; pero no podrán llegar hasta donde llegarán los escogidos de Dios: hasta obtener el nuevo nacimiento…

¿Cómo se obtiene el nuevo nacimiento? Creyendo en Cristo como nuestro Salvador, lavando nuestros pecados en la Sangre, y siendo (¿qué?) “bautizados”, siendo “sellados” (como dijo allí en el libro de Los Sellos).

Pero si ya no hay bautismos, ¿ve?, si ya no hay cómo sellar esos escogidos, entonces ya esa etapa terminó. ¿Ve? Ya entonces entra una etapa para los que van a obtener vida eterna, van a resucitar luego (después del Milenio), y van a obtener vida eterna porque creyeron en el Señor Jesucristo en Su Primera Venida. Dice:

[WSS] … pero no podrán llegar hasta donde llegarán los escogidos de Dios: hasta obtener el nuevo nacimiento, solamente lo obtienen los escogidos de Dios; pero se quedan con una bendición los demás, y entrarán a la vida eterna luego del Milenio y del Juicio del Trono Blanco; porque aparecerán como personas que creyeron en la Primera Venida de Cristo y dieron su vida a Cristo, y después fueron de ayuda en la Iglesia de Jesucristo.

Bueno, vamos a dejar eso ahí quietecito, porque ya eso es… Es que si nos metemos a explicar mucho sobre todas estas cosas, ya necesitaríamos hacer una vigilia, y no vamos por ahora a estar en una vigilia.

¿A cuántos de ustedes les gusta la vigilia? ¿Saben ustedes que nuestra edad está de vigilia?, ¿pero saben ustedes que nos ha tocado la mejor vigilia? La que les gusta a casi todos ustedes: la vigilia que es por el día.

—¡Vamos a vigilar, vamos de vigilia!

—¿A qué hora vas a salir?

—Bueno, vamos a tratar de estar allí en la vigilia a las 6:00 de la mañana, para comenzar la vigilia.

—¿Pero cómo vamos a hacer una vigilia de día?

Es que la cuarta vigilia es de día, y es que la Edad de la Piedra Angular es de día; pertenece al nuevo día de la Dispensación del Reino y al nuevo día del séptimo milenio. Y por lo tanto, con la Luz del Sol, de Cristo, que es el Séptimo Sello, van siendo alumbrados todos estos misterios del Reino de Dios.

Y ahora vamos mirando y viendo, y vamos conociendo como somos conocidos; porque cuando es de día nos podemos ver y nos podemos conocer; como Miguel me puede ver y conocer a mí, yo lo puedo mirar a él y lo puedo conocer a él.

Bueno, vamos a dejar eso quietecito ahí, porque de otra forma nos meteríamos en un tema del cual necesitaríamos bastante tiempo; porque estaríamos mirándonos los unos a los otros, y estaría Cristo mirándonos a nosotros, y nos estaría viendo como los escogidos del Día Postrero; y nosotros estaríamos mirándolo, mirando la Palabra, que es Cristo, y lo estaríamos viendo; y entonces, ¿qué sucedería? Pues Él nos estaría mirando y nos estaría viendo como Él, y nosotros lo estaríamos mirando y lo estaríamos viendo como nosotros; y ahí lo vamos a dejar. Vamos a dejarlo quietecito ahí.

Así que esa etapa ya pronto estará en pleno cumplimiento, porque casi, o la mayoría de la Palabra (por no decir “toda”, porque ya entonces ocurría todo), la mayoría de la Palabra está siendo encarnada en nuestras vidas.

Y es como el niño… Yo no sé contar esa historia porque no la refresqué, pero un niño que estaba en el campo (o algo así), y nunca había visto un espejo12. Y cuando lo llevan a una casa que había un espejo, él pasaba, y vio que allí había un niño allí también. Y alzaba la manita, y el niño allá en el espejo también; y movía la cabecita, y también el niñito movía la cabecita. ¿Ve? Nosotros como escogidos estamos haciendo lo mismo que Cristo.

Y de momento salta y dice: “Pero papá, ¡soy yo! ¡Pero si soy yo!”. ¿Ve? Ahí… es lo que el hermano William está queriendo decir allí: que va a llegar un momento que alrededor de esa Palabra… Lo mismo que pasó con Sara: alrededor de esa Palabra Él nos va a dar el cuerpo igualito al cuerpo que Él tiene; porque nos estaría viendo como Él, y nosotros lo estaríamos viendo a Él como nosotros. Y Palabra con Palabra, ahí se funden.

Y ya para terminar… y discúlpenme estas porciones medio entrecortadas… quizás no tenía… no sé explicarlo así mucho; pero creo que todos me han entendido bastante bien.

Acá este último extracto del hermano Branham dice… quiero leer lo que el hermano William escribió allí. En la página 48 de “YA SALIDO EL SOL”13 dice:

329 Así que este pescador era más bien un aprendiz, ustedes saben; y fue a pescar; y se perdieron esperando que amaneciese, ustedes saben; y ellos están… y ellos no podían oír más la sirena de alarma. Y este pescador se excitó todo, y dijo: ‘¡Oye, nosotros nos estamos perdiendo en el mar! ¡Oye!’. Él se excitó todo.

330 Él dijo: ‘Siéntate, hijo, siéntate’. El viejo pescador, tranquilo; ustedes saben, él sabía de lo que estaba hablando. Decía: ‘Solo espera hasta que el sol salga, entonces veremos dónde nos hallamos’.

Usted dice: ‘¿Debería yo ser metodista? ¿bautista? ¿pentecostal?’.

331 Solo espere. El Hijo sube(y el hermano William pone ahí: [WSS] «Moisés y Elías»)… El Hijo sube; veremos dónde nos hallamos. Él es la Palabra. Espera hasta que veas la Palabra manifiesta, brillando encima de la Simiente, la Gavilla mecida; veremos dónde nos hallamos”.

Y el hermano William escribió ahí: [WSS] «Deja que salga el Sol, el Mensajero del Este, para vernos dónde nos hallamos».

Que eso sea así en cada uno de nosotros: que veamos en este tiempo final dónde nos hallamos en el tiempo en el Programa Divino.

Que Dios te bendiga, hermano Miguel; gracias por esta oportunidad. Quise quizás decir tantas cosas, y todavía tengo un montón…

¡Ah! Y aquí… esta partecita aquí, para que tengan ese “entre líneas”. Al principio lo tenía ahí al lado y se me pasó. Yo no entendía esto de esta manera que lo vi aquí. A lo mejor sí todos lo entienden; pero yo no lo entendía hasta que por el propio hermano William, escrito ahí; si no, siempre hubiese creído, pensado, lo mismo.

Es como… Esto es cuando él dice que clamaban a las piedras y a los montes: “Escondednos de la ira de Aquel que está en el Trono…”. Voy a leerlo, y después les explico. Dice el hermano Branham en la página 370, dice [Los Sellos]:

195. Entonces allí se encontraban. No tenían ni en dónde esconderse. Y la Biblia dice: ‘Y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el Trono, y de la ira del Cordero’. Ellos trataron de arrepentirse, pero el Cordero ya había venido para reclamar a los Suyos. Ellos clamaron a los montes y a las piedras; oraron, pero las oraciones fueron hechas muy tarde”.

Y el hermano William allí encima… – “Ellos clamaron a los montes”, yo pensaba: “Pues si a los montes, pues será que se escon…”. “Y clamaban a las peñas que les cayeran encima (dice Apocalipsis)”. Es como “vamos a escondernos en las cuevas…”. Y el hermano William pone: [WSS] «Montes son reinos, y las piedras son los gobernadores».

Mira, algo tan sencillo, y yo no entendía. Posiblemente el hermano William en algún mensaje lo habló, ya a lo mejor me van a pasar: “Mira, que aquí lo había dicho”, pero yo no lo había visto así; no entendía que los montes y las… Monte sí es un reino, pero… vamos a decir: desmenuzar eso en esta Escritura, no lo había visto así.

Y eso lo que me había dicho él: “Vas a ver las cosas que están en el libro de Los Sellos y en los mensajes del hermano Branham, y en la Biblia, que vas a verlas luego entre líneas, cuando está la Carpa”.

Y fíjense allí, el hermano Branham… ¿Ven? El hermano Branham allí, en la parte que les leí: “Cuando estemos en la Carpa veremos todas esas cosas que fueron habladas (por medio de los profetas, por medio del precursor, por medio de nuestro hermano William Soto Santiago, el precursado), las vamos a ver claramente”14.

Y uno dice: “Oye, pero ¿cuándo será? ¿La Tercera Etapa, cuándo…?”. Hermano, estamos más adentro de lo que nos podemos imaginar; porque cuando él mandó y dice: [WSS] “Benjie, en esta Tercera Etapa (léanlo): Que Dios te bendiga y te use, y a todos los hermanos”. Y en esta Tercera Etapa”. No es: “La Tercera Etapa cuando venga”. No. Léanlo allí, está hablando en presente15.

O sea, desde cuando ya la Tercera Etapa, que es la revelación, que es el traer la Palabra, ha comenzado ya de lleno en ese entrelace que está viendo completamente, donde ya hay que doblar la esquina, y ya hay que seguir en ese edificio de la Dispensación del Reino, que es el Mensaje eterno que fue traído por la Segunda Venida del Señor, el Ángel que era diferente a los demás, el Séptimo Sello, el que contiene el Séptimo Sello en carne humana: en William Soto Santiago, el cual muy pronto lo vamos a ver.

Y a nuestro hermano Miguel: que Dios lo bendiga grandemente, que Dios lo guarde; y estas reuniones… Quiero también otra cosita más…: él me había dicho: [WSS] “Cuando el hermano, cuando Miguel tenga esas reuniones así… (que trate de que vea quiénes están conectados) … porque pueden ponerse entonces a decir: ‘Mira ellos cómo se están (vamos a decir) hablándose, tirándose’, y eso no es bueno”. Yo no le había dicho eso al hermano Miguel. Esto es quizás algo que yo iba a hablar con él personalmente, pero el tiempo va corriendo, y ya es bien avanzado; y no podemos seguir dejando esto (vamos a decir) pasar. Y poco a poco vamos viendo cómo vamos a estar en la misma línea todos.

Aunque una cosita que otra, pero Dios nos va a estar ayudando. Y todas estas cosas que hacemos de reunirnos y todo…; no es que no se vaya a transmitir; estaremos transmitiendo siempre, por internet y los medios que Dios nos ha dado, porque han sido y serán de bendición; sino que: no utilizar eso los hermanos para atacar, sino más bien que usen todos estos medios para bendición de todo el Cuerpo Místico de creyentes, y el cuerpo ministerial.

Así que todo esto no lo tomen para ponerse a tirarme a mí o al hermano Miguel; al contrario. Sino que esto es algo para unirnos en amor divino los unos a los otros; y esto lo que hace es que fortalece más a los ministros y las congregaciones para mantenernos todos en una misma línea; y cualquier cosita las hablamos. Y lo que deseamos recibir todos es la visita angelical, consagrar nuestras vidas, y tener nuestras vidas consagradas al Señor para esa visita angelical. ¿Cómo le fue dicho al hermano Branham? “Conságrate tu vida; porque vas a recibir una visita”. Y eso estamos haciendo: consagrando nuestras vidas, aprovechando el tiempo, porque el tiempo ya está cerca.

Así que Dios me los bendiga, Dios me los guarde; y podemos ponerle: “Ver dónde nos hallamos en el Programa Divino hoy”.

Dios te bendiga, hermano Miguel, espero que me hayas entendido; y que estas palabras, un poco entrecortadas, sean de ayuda, de bendición. Y cualquier cosa que no estén de acuerdo conmigo o con el hermano Miguel, mejor órenle a Dios para que Dios nos siga ayudando; y que sigamos siendo (el hermano Miguel, yo, y todos los ministros) de bendición y de ayuda para la Iglesia del Señor; ese es nuestro deseo. Y que el amor reine en toda la Iglesia del Señor, porque juntos somos más que vencedores. Y este año obtengamos toda la victoria en todo lo que emprendamos.

Que Dios me los bendiga, Dios me los guarde.

Muchas gracias, hermano Miguel, por esta oportunidad.


1 2 Reyes 20:1-6, Isaías 38:1-5

2 Palabras Dr. Soto – 3 de septiembre de 2017 / Libro de compilación “Por amor a los escogidos”, págs. 10 y 11

3 Se refiere al libro “La introducción de la Segunda Venida de Cristo a Su Iglesia” –Ed.

4 1998-12-31 “El Sumo Sacerdote intercediendo por el pueblo”

5 Estudio bíblico #164 (RM 2000-03-21 “El camino al Lugar Santísimo”)

6 SPN63-1124 “¿Qué haré de Jesús, llamado el Cristo?”, pág. 50, párr. 227

7 Estudio bíblico #163 (RM 2002-02-04 “La Única Voz de Dios”)

8 Los Sellos, pág. 228, párrs. 203-207

9 SPN63-0728 “Cristo es el misterio de Dios revelado”, pág. 31, párrs. 204-207

10 El hermano Benjie cierra el puño de su mano derecha en la misma forma como le fue mostrado por el hermano William, como quien sostiene el Título –Ed.

11 El hermano Benjie vuelve a cerrar el puño –Ed.

12 2009-11-08 “El hombre que recibió las llaves del Reino de David” (Tomo 83) / 2012-02-19 “Tiempos paralelos” (Tomo 88)

13 SPN65-0418M “Ya salido el Sol”, pág. 46, párrs. 329-331

14 Citas, pág. 12, parr. 96

15 Líneas escritas de la pluma del Dr. William Soto Santiago. 2017-08-13, 10:00 a.m. / Libro de compilación “Por amor a los escogidos”, pág. 6

Scroll to Top