Actividad del 10 de junio de 2022

Reproducir vídeo

Estudio Bíblico del 10 de junio de 2022

Rev. José Benjamín Pérez
Viernes, 10 de junio de 2022
Cayey, Puerto Rico

ESTUDIO BÍBLICO #210
VIERNES, 10 DE JUNIO DE 2022

[Rev. José B. Pérez] Muchas gracias, misionero Miguel Bermúdez Marín. Que Dios te siga bendiciendo grande y poderosamente; también te use en el día de mañana, en la actividad que tienes allí con los ministros en Quito, Ecuador, que también será transmitida a los diferentes países; y también el domingo, que Dios también te use grandemente.

Todos estamos orando por ti, y vemos cómo Dios escucha nuestras oraciones. Lo que él me estuvo platicando ayer: cómo los resultados (y todo) han salido bien.

Así que continuemos orando por nuestro hermano Miguel. Dios escucha las oraciones de Su pueblo.

 

TEMA: EL MISTERIO DE LA TRANSFORMACIÓN
Dr. William Soto Santiago
Miércoles, 27 de agosto de 1997
(Segunda actividad)
Mérida, Yucatán, México

Escritura: 1 Corintios 15:49-54

[Rev. José B. Pérez] Y nos dice en Filipenses, el apóstol Pablo, en Filipenses 3:20:

20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

[JBP] Y él escribe allí: [WSS] «Apocalipsis 11:3-7, 7:2, 10:1-11, 19:11-21, 1:1, 22:6, 22:16, 21:27 y 22:14». Las Escrituras que él colocó allí, debajo de esta que acabamos de leer.

[JBP] Y también escribió la página 484 de la Biblia. Esa no escribió la cita, sino que escribió la página de la Biblia. Y también escribió otra allí; pero vamos a leer esta que escribió de la 484, que se refiere a Segunda de Crónicas, capítulo 32, verso 8, dice:

8 Con él está el brazo de carne, mas con nosotros está Jehová nuestro Dios para ayudarnos y pelear nuestras batallas. Y el pueblo tuvo confianza en las palabras de Ezequías rey de Judá.

[JBP] Esa fue la Escritura que colocó también allí debajo de Filipenses, capítulo 3, verso 20 al 21.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”, dice nuestro precioso hermano William Soto Santiago, por el cual le agradecemos a Dios que lo haya enviado con este Mensaje tan glorioso de Edad de Piedra Angular, que nos ha llamado y nos ha juntado, y el cual contiene la fe de rapto, la fe de transformación, la fe que cada uno de nosotros tanto anhela y tanto desea. Dice [estudio bíblico]:

 

¿QUIÉN DICEN LOS HOMBRES QUE ES EL HIJO DEL HOMBRE?
Dr. William Soto Santiago
Martes, 7 de agosto de 1990
Pasto, Nariño, Colombia

Por eso ninguna persona podrá recibir la resurrección de los muertos, a menos que sea que escuche las palabras de vida eterna del Hijo del Hombre en Su Segunda Venida, conforme al orden de Su Venida.

[JBP] Y él en un escrito dice, él escribió en una libreta:

[WSS] «nadie podrá resucitar o ser transformado o raptado sin oír la Trompeta».

[JBP] Sigue diciendo:

Y ninguno de los que están vivos podrá recibir la transformación de su cuerpo, a menos que escuche primero las palabras de vida eterna del Hijo del Hombre con Sus Ángeles en Su Venida, que es el Mensaje del Evangelio del Reino, el Mensaje de la Trompeta Final, el Mensaje de la Gran Voz de Trompeta.

Ese es el Mensaje de las palabras de vida eterna para la resurrección de los muertos, para entrar a la vida eterna con un cuerpo eterno; y son las palabras de vida eterna para los que estamos vivos, para recibir nuestra transformación y entrar a la vida eterna con un cuerpo eterno, como Él ha prometido.

 

LA META DE DIOS Y DE SUS HIJOS: LA TRANSFORMACIÓN
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 15 de enero de 2010
Santiago de Chile, Chile

Y ahora, la Iglesia está en el tiempo final, donde podrá decir: “Señor, glorifica Tu Iglesia, Tu Iglesia-Novia”. Y todos podemos orar por la glorificación, que será nuestra transformación para los que estamos vivos y permanezcamos vivos hasta la resurrección de los muertos en Cristo.

[Rev. José B. Pérez] Y hay una partecita que él escribió, y hace referencia a dónde va a ocurrir… o dónde es lo que va a dar esa fe de rapto. Él escribe: [WSS] «Tenemos la promesa de la transformación, y el rapto, y la Cena de las Bodas del Cordero. La Visión de La Gran Carpa Catedral».

[JBP] Mire dónde él coloca esa promesa. Por supuesto, en cada lugar donde hay un escogido de Dios, también esa promesa se va a cumplir: serán también transformados. Sigue diciendo:

Y por consiguiente, al pedir la glorificación de la Iglesia, pues estaremos pidiendo por la resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos glorificados, y la transformación de nosotros los que vivimos. Porque esa es la meta: la transformación, la glorificación, la cual estamos esperando de todo corazón.

La fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, la da a Su Iglesia Cristo como León de la tribu de Judá; no como Cordero; es algo muy importante que debemos comprender.

[Rev. José B. Pérez] Y nos dice en el mensaje “EL ABSOLUTO”1, predicado por el reverendo William Branham, en la página 6, dice:

68 En tiempo de enfermedad nosotros podríamos hacer lo mismo ([JBP] está hablando de Job).

69 Él sabía que había hecho todo lo que Dios requería. ¡Si nosotros hiciéramos lo mismo! Jehová requería una ofrenda encendida por el pecado. Pero Job, no solo lo hacía por él sino por sus hijos también.

Oh, usted dirá: “Si Él requiriera lo mismo hoy”.

70 Él requiere menos que eso: requiere fe en Su Palabra. Y si usted hace de la Palabra su Absoluto, toda promesa de la Biblia estará atada a su alma, estará disponible y accesible para usted.

71 Cuando ellos le decían ([JBP] los conocidos de Job): “Job, has pecado”, él lo negaba, porque él sabía que había cumplido lo que Jehová requería.

73 Vean los argumentos que ellos utilizaban: “Job, el fuego vino del cielo, eso prueba…”.

“¡Eso no prueba nada!” ([JBP] Él les contestaba).

“Él no hubiese herido a tus hijos, Job; si tú fueras justo”.

74 “No, yo he hecho todo lo que Él requería de mí”. Él estaba en lo cierto. Y cuando ese Absoluto se fue haciendo real, entonces la vacilación comenzó a ceder, y fue haciéndose el único lugar de agarre.

75 Entonces cuando se agarró de ese Absoluto, siendo profeta, se paró diciendo: “¡Yo sé que mi Redentor vive y que en mi carne…!”. Cuando se agarró firme de ese Absoluto, entonces le llegó la revelación.

76 Tenemos a Abraham, por ejemplo, la promesa que Dios le dio era irrazonable: tener un hijo a tan avanzada edad. Dios le dijo: “Tendrás el hijo, pero tienes que separarte”.

77 Las promesas de Dios tienen siempre una condición. Usted puede ser tan fundamental como quiera, pero la condición es lo que importa; es la condición bajo la promesa, predestinación, etc.

78 Veamos a Abraham, él creyó a Dios, y le fue contado por justicia. Hoy día hubiese sido horrible enfrentarse a este mundo civilizado, a la edad de ellos, y confesar que tendrían un hijo. A él no le importaba. Él tenía un Absoluto, la promesa de Dios.

[79] Cuanto más tiempo pasaba, tanto más se agarraba de su Absoluto.

[81] Él estaba positivamente seguro y la única condición era que se separara de su parentela. Hasta que obedeció a Dios totalmente, Dios no le bendijo.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «Las promesas están siempre bajo condición».

[Rev. José B. Pérez] Y nos sigue diciendo aquí, en la página 3 del estudio bíblico:

Como Cordero Él ha estado hablando en medio de Su Iglesia durante dos mil años por medio de Sus mensajeros, a través de los cuales Cristo en Espíritu Santo ha estado velado y revelado hablándole a Su Iglesia de edad en edad.

(…) A través de lo que estará hablando este Ángel que viene con el Evangelio Eterno, el Evangelio del Reino, para predicarlo a los moradores de la Tierra, se estará sabiendo lo que Dios va a llevar a cabo en este planeta Tierra.

[Rev. José B. Pérez] Y nos dice en el libro de Las Edades, en la página 318 (320 de esta versión del libro que él usaba, pero en la que tenemos creo que es la 318, dice…, o 317, por ahí). Dice [Pág. 317]:

145. El grano de trigo que llegó a ser una planta para la cosecha ([JBP] escribe: [WSS] «el trigo»), es el registro de la Iglesia. Y así como no toda la planta de trigo es grano de trigo, y como no toda la planta es utilizada en la cosecha, así también es con la Iglesia; no toda la iglesia es la Novia, ni tampoco le es dada vida eterna a la iglesia entera. ([JBP] Y la enumera, escribe): [WSS] «1» Pero una parte de ella es juntada al alfolí y «2» otra parte es reservada para que pueda entrar a vida eterna en la segunda resurrección; «3» y otra parte, que es conocida como paja, es quemada en el Lago de Fuego. Esto es exactamente lo que dijo Juan el Bautista y también Jesús. Juan dijo que el trigo sería juntado en el alfolí y la paja sería quemada (Lucas 3:17). Jesús dijo «4»: “Coged primero la cizaña y luego recoged el trigo” (Mateo 13:30). El movimiento ecuménico juntará a las iglesias cizañas, porque la cizaña tiene que ser juntada primero, y aunque su fin es ser quemada, ellas no son quemadas cuando son juntadas sino que son reservadas para un tiempo futuro, el cual es al fin de los mil años, o sea, la segunda resurrección. Pero ya una vez que la cizaña ha sido juntada, el Rapto puede suceder, y en realidad sucede en algún momento, entre cuando la cizaña es juntada y cuando el anti-Cristo es revelado.

[JBP] Vamos a leerlo de nuevo:

Pero ya una vez que la cizaña ha sido juntada, el Rapto puede suceder, y en realidad sucede en algún momento, entre cuando la cizaña es juntada y cuando el anti-Cristo es revelado.

[JBP] Y escribe:

[WSS] «el Rapto luego que la cizaña es juntada».

Entonces vendrá el día cuando TODOS estarán juntos como es visto en Daniel 7:10: El Rey estará allí con Su Esposa y enfrente de ellos estarán las multitudes que han de ser juzgadas. Sí, todos están allí. Todos los libros son abiertos. Una disposición final de todos es hecha. La cosecha ciertamente está cumplida. Los libros para siempre son cerrados.

[JBP] Y escribe arriba:

[WSS] «El Juicio = el espiritual después de la 7ma edad».

[JBP] Y ese lo vamos a usar, ese escrito también, el domingo, donde él dibuja en la Piedra Angular, dentro de la Piedra Angular, siete etapas. Y luego ahí hay otros datos allí, que eso lo podemos ver el domingo, junto con este que él escribió allí. Porque dentro de la Edad de la Piedra Angular se corren también siete etapas; y en la octava ya es una etapa eterna, una etapa de adopción, de transformación, de rapto, de resurrección. Todo eso es en esa etapa.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo aquí donde nos detuvimos en el estudio bíblico, en la página 3 (abajo dice):

¿Cómo se sabía en Egipto lo que Dios iba a hacer?, ¿cómo? Por medio de lo que Moisés hablaba, por medio de lo que Moisés decía que Dios iba a hacer.

[Rev. José B. Pérez] Y hay un escrito muy hermoso que él colocó allí en una ocasión. Dice:

[WSS] «La adopción de los hijos de Dios.

La Edad de la Adopción.

La entrada de Israel a la tierra prometida fue la adopción de Israel (como) del Hijo de Dios como nación. Él tenía la Bendición de la Primogenitura ([JBP] y luego vamos a leer lo que él habla de la Primogenitura), la cual le daba el derecho de heredar esa tierra prometida a Abraham y su simiente.

Ellos tenían que salir hacia la tierra prometida luego de ser libertados por Dios a través de Moisés.

Una labor era llevada a cabo en esa trayectoria, y Dios les iba dando Su Palabra en ese viaje hacia la tierra prometida: Ordenanzas y leyes para todo Israel les dio Moisés de parte de Dios. Moisés fue su Legislador de parte de Dios para establecer las leyes y ordenanzas que regirían al pueblo hebreo; y Dios le puso Su Sello.

Fue formado en el desierto un pueblo, con el cual estaba Dios.

Así es con la Iglesia del Señor Jesucristo, la cual se ha ido formando a través de las 7 edades de la Iglesia; y hoy se encuentra en la Edad de la Piedra Angular. Está en la cima, en la Edad de la Adopción, como estuvo Jesús en la cima del Monte de la Transfiguración siendo adoptado.

Los discípulos de Jesús, luego de tener 3½ años de seguir a Jesús y trabajar en Su Obra, en ese 2do éxodo, Jesús murió, fue sepultado, resucitó y ascendió al Cielo.

Luego los discípulos subieron al aposento alto en Jerusalén, donde diez días después de la ascensión de Jesús vino el Espíritu Santo…».

[Rev. José B. Pérez] Y en este mensaje de “CONDUCTA, ORDEN Y DOCTRINA”, de “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”2 de ese libro (este es el folleto 11, pero está en el libro gordo; habría que conseguir la página de allí). Dice:

62 Ahora, ¿qué es una primogenitura? Es el derecho. Eso es lo que estoy tratando de decirles a ustedes. Este Espíritu Santo es su primogenitura; esa es su Primogenitura. Ese es su derecho dado a usted por Dios. Hoy día la gente dice: “Voy a ir a la iglesia. Yo soy tan bueno como el que está en seguida de mí. Pero yo, ¿actuar como uno de esos aleluyas? Yo no”. ¡Eres un Esaú! ¿Ve? Es la misma cosa, despreciando la primogenitura. Él la cambió por un plato de lentejas. Y usted la vende… Yo no digo que usted, sino que el mundo la vende por mucho menos que eso.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «la Primogenitura = el Espíritu Santo».

[JBP] Y miren lo que ocurrió allí el Día de Pentecostés (un chispito más antecitos):

[WSS] «… diez días después de la ascensión de Jesús vino el Espíritu Santo, que es el mismo Señor en teofanía, sobre 120 creyentes; y fueron llenos del Espíritu Santo.

Allí nacieron de nuevo los primeros hijos de Dios de la Iglesia del Señor Jesucristo; y comenzó a formarse una nueva raza en la Tierra, de la cual el Señor Jesucristo es la cabeza, es el principio de la Creación de Dios.

En todo Él tiene el principado».

[Rev. José B. Pérez] Y seguimos aquí en el estudio bíblico, página 4:

No era Moisés, era Dios el que hacía todas esas cosas; pero Moisés era el presentador. Como los presentadores de la televisión: que presentan las noticias, pero de las cosas que ya pasaron; y anuncian también otras cosas que van a hacer los gobiernos o que va a suceder en la Tierra, porque ya tienen ciertas noticias basadas en informaciones acerca de eventos que han de suceder.

Así también, un profeta es el presentador de lo que Dios va a hacer en la Tierra. Así lo era Moisés, así lo han sido los profetas de Dios en todos los tiempos, y así lo será en este tiempo final. “Porque no hará nada el Señor Jehová sin que antes revele Sus secretos a Sus siervos Sus profetas”. (Amós, capítulo 3, verso 7).

[Rev. José B. Pérez] Y en el libro de Los Sellos nos dice, en la página 352:

[107]. Y sucederá que al tiempo cuando el anticristo venga en su plenitud, Dios también vendrá [WSS] «con Moisés y Elías» en Su plenitud para redimirnos [WSS] «transformarnos».

[JBP] Y en el otro libro, en esa misma página 352, ahí escribe, en la oración, donde dice:

[WMB] “Dios también vendrá en Su plenitud para redimirnos”, y él escribe: [WSS] «transformar, adoptarnos».

[Rev. José B. Pérez] Así que eso es lo que en este tiempo final estará ocurriendo en medio de Su Iglesia.

Y podemos decir como dijo allí Job: que él se agarró de ese Absoluto, él se agarró de la promesa; y nosotros en este tiempo nos agarramos de la promesa que Él dijo que va a resucitar a los muertos creyentes en Él, y a nosotros nos va a transformar. Agarrémonos de esa Palabra, de esa promesa, con fe y por fe, que la vamos a obtener. ¡Pronto vamos a ser transformados!


1 SPN62-1230M “El Absoluto”, pág. 11 (párrs. 68-81 en inglés)

2 “Conducta, Orden y Doctrina” – Volumen Uno, SPN59-1223 “Preguntas y respuestas”, pág. 431, párr. 62

Ir arriba