Actividad del 24 de junio de 2022

Reproducir vídeo

Estudio Bíblico del 24 de junio de 2022

Rev. José Benjamín Pérez
Viernes, 24 de junio de 2022
Cayey, Puerto Rico

ESTUDIO BÍBLICO #214
VIERNES, 24 DE JUNIO DE 2022

TEMA: EL MISTERIO DEL ALIMENTO ESPIRITUAL A SU DEBIDO TIEMPO
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 29 de agosto de 1997
Champotón, Campeche, México

Escritura: Deuteronomio 8:1-3

[Rev. José B. Pérez] Que Dios nos permita comprender y entender Su Palabra en este estudio bíblico para esta ocasión.

JESUCRISTO, PODER DE DIOS Y SABIDURÍA DE DIOS
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 20 de diciembre de 2009
Villahermosa, Tabasco, México

Y ahora, muchas veces nos preocupamos más por nuestro cuerpo que por nuestra alma; por ejemplo, alimentamos nuestro cuerpo con comida literal; pero nuestro espíritu y nuestra alma no puede ser alimentado con pan, con carne y con otras cosas.

“No solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”. La Palabra de Dios es el alimento para el alma del ser humano. Si no recibe ese Alimento, espiritualmente la persona muere. Va enfermándose espiritualmente, va perdiendo la fe en Dios y las cosas divinas; y cuando viene a ver, dice: “Yo no creo en Dios, no sé si existe o no”. ¿Por qué? Porque no se alimentó con la Palabra de Dios, que es la que contiene esas Vitaminas, ese Alimento, para que la persona tenga esa fe en Dios; porque “la fe viene por el oír la Palabra de Dios”.

Una persona que no oye y que no lee la Palabra de Dios: su fe ha muerto, muere su fe.

Con la Palabra de Dios viene la fe; sin la Palabra, pues se va la fe (la poquita que pueda tener la persona).

[Rev. José B. Pérez] Hay un mensaje que él predicó, en el tema:

ALIMENTÁNDONOS CON EL SÉPTIMO SELLO
(Reunión de Ministros)
Dr. William Soto Santiago
Martes, 17 de marzo de 1998
(Segunda actividad)
San José de los Campos, Brasil

Y por medio de ese ministerio, operado en el Ángel de Jesucristo, en el siervo fiel y prudente del Día Postrero, todos nosotros recibimos una dieta bien balanceada; no solamente hablando de una cosa, sino de toda la Biblia: desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

Y todas esas cosas no son relleno, no son para rellenar ([JBP] o sea, como para perder el tiempo, a ocupar el tiempo en eso); ni tampoco es hueso, como un pollo (como los pollos, que tienen hueso, pero usted no se come el hueso); pero en la dieta de Cristo todo es carne; o sea, todo es alimento.

Algunas veces podemos decir: “Esto yo no lo necesito mucho”; pero ¡cómaselo! porque en algún momento lo va a necesitar.

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “LA FE PERFECTA”1, predicado por el reverendo William Branham, nos dice en la página 32:

[217] ¿Quién es Él? Es Cristo identificándose como el Mesías, y hoy se identifica como el mismo Mesías de ayer, el mismo por todos los siglos.

218 El gran Sanador, que está aquí, es el mismo que dijo: “Estas señales seguirán a los que creyeren. Pondrán sus manos sobre los enfermos, y sanarán. Y si dijereis a este monte: ‘Muévete de aquí para allá’, y no dudareis en vuestro corazón, antes creyereis…”. Ahora, si Él puede crear ardillas, las cuales no tienen la capacidad de creer…; pero fue mi propia fe que hizo eso, fue mi fe en lo que Él me retó a que pidiera. Él me hizo el reto para que lo pidiera. Luego yo acepté el reto en obediencia; y en obediencia a Su Palabra lo pedí, ¡y allí aparecieron! Dios en el Cielo sabe que eso es la verdad. Entonces, ¿no puede también sanar a los enfermos?

[WSS] «Creación de ardillas».

[WSS] «El Mesías hoy identificado».

Si me puede elevar con la fe a este nivel, aun para la gente, aun siendo que ellos no pueden subir a ese nivel. Si no lo pueden hacer, Él puede usar mi fe. Puede elevarme a ese lugar para subir por ustedes. Estoy creyendo y hablando por ustedes.

219 Yo soy su hermano, intercedo por ustedes, y trato en todo lo posible de mantenerlos ante Dios. Y estoy parado ahora mismo ante el gran Trono Blanco, apuntando mi dedo hacia el Sacrificio expiatorio, y declarando en Su Nombre que ya está la Obra consumada. Tiene que suceder. Sí, ustedes saben que ya ha sucedido, y yo también ([JBP] dice el hermano Branham).

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Fe. Creer por otros».

[WSS] «No necesitarán fe las gentes».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo en este mensaje [estudio bíblico]:

 

LAS DAMAS Y LOS MINISTROS LUCHANDO POR EL ALIMENTO ESPIRITUAL QUE TRAE EL ÁNGEL DE DIOS ENVIADO PARA GUIAR A SU PUEBLO
Dr. William Soto Santiago
Miércoles, 4 de marzo de 2009
Torreón, Coahuila, México

Él es la Palabra, el Verbo. Cuando nos comemos la Palabra creyendo en Él, estamos comiéndonos a Cristo —en términos espirituales— como Alimento para nuestra alma.

Por ejemplo, para la edad, diferentes edades, para una edad pasada (cuarta o quinta edad), el alimento espiritual puede estar representado en conejos; para otra edad puede estar representado en gallinas; todo eso es muy bueno; pero para este tiempo final está representado en ardillas, que fueron creadas por Dios y fueron cazadas y fueron usadas como alimento.

Cada cosa, cada etapa, y el Alimento de cada etapa, está representado en algo. Y si a alguien le suena raro que esté representado así: Bueno, y cuando usted se sienta a la mesa al mediodía o en la tarde, ¿no colocan un pedazo de gallina o de cabrito o de carne de res? Por lo tanto, esas cosas físicas son tipo y figura de alimento espiritual. Tan sencillo como eso.

Así que siendo que nuestra edad también es representada en una Edad de Águila, los creyentes son representados en águilas (¿ve?), entonces el alimento para las águilas está representado en ardillas creadas por Dios, ardillas de las que se comen.

 

LO QUE HEMOS VISTO Y OÍDO
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 14 de julio de 1974
Ponce, Puerto Rico

Y si las cosas que me fuesen reveladas de parte del Señor, yo tratase de guardarlas para mí y no dárselas a conocer a usted, entonces yo estoy tomando el Pan de los hijos y comiéndomelo yo todito, y dejando a los hijos que se mueran de hambre; porque somos como una familia.

Y el profeta dice: “El pastor es el Padre de la Familia”. Por eso dice que al Padre de la Familia el Señor lo puso para que le diera el Alimento necesario a Sus hijos. Y bienaventurado es aquel siervo cuando su Señor viniera y le hallare haciendo así: alimentando a todos en la Casa con la Palabra de Dios.

Si yo tomase el Pan que corresponde para toda esta Familia, para toda esta Casa, si yo lo tomase para mí nada más: yo solamente estaría gordito espiritualmente, y usted todo flaco, lleno de anemia espiritual, y sin ánimo para servirle al Señor; y cuando llegara el momento de la transformación y el rapto, pues usted no estaba preparado.

Pero hay una sentencia también para todo aquel que cuando su Señor viniere no le hallare haciendo como debía de hacer; hay una sentencia. Dice: “Y pondrá su parte con los hipócritas, y allí será el lloro y el crujir de dientes”2.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “EL EVANGELISMO DEL TIEMPO FINAL”3, en la página 17, dice:

71 Ahora, estamos en el tiempo del atardecer; y los mensajeros a través de la edad, hallamos que en el principio cuando un mensajero fue enviado, por interpretar erróneamente su palabra o dudar una palabra eso era aniquilación total y separación eterna de Dios, el interpretar erróneamente la palabra de ese mensajero. El primer mensajero fue Dios Mismo, y cada otro mensajero ha sido Dios hablando a través del hombre desde entonces, el cual es la Palabra de Dios. Porque no hay ningún hombre entonces por el cual Él hable, sino aquel a quien Dios habla. Pero desde que Él ha hecho al hombre y lo redimió, ha sido Dios hablando a través del hombre. Él no usa la agencia de algún aparato mecánico, sino la agencia del hombre, un hombre rendido y consagrado a Dios.

[JBP] Y él escribe allí:

[WSS] «Dios hablando siempre a través del hombre».

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo en la página 3, arriba [estudio bíblico]:

O sea que hay bendición para el que alimente Su Familia con toda la Palabra para la hora, pero hay también Palabra de juicio para aquel que no quiera darle toda la Palabra en Su Casa a la congregación…

[JBP] Hay una parte que no encontré, donde él dice que no reciben y tampoco dan al pueblo. (Debe estar en un mensaje… porque en el de Citas busqué en el search –en el buscador–…). Y dice que: [WMB] “Ni reciben, ni tampoco dan a conocer”; o sea, ni comen ni dejan comer. Y ahí nos habla de una sentencia. Dice:

… para aquel que no quiera darle toda la Palabra en Su Casa a la congregación…

[JBP] Recuerden que es el Alimento que nos prepara, es el Alimento que necesitamos. Y como él dice allí: [WSS] “Cómaselo, porque en algún momento lo va a necesitar”; todo es Carne, todo es Alimento, Comida sólida, en nuestro tiempo, en nuestra edad.

… que no quiera darle toda la Palabra en Su Casa a la congregación, a los hijos de Dios; por causa de que cuando los hijos de Dios no reciben todo el Alimento necesario: no pueden crecer. ([JBP] ¿Ve? Usted no le da al niño una cosita nada más y lo otro lo guarda. Le da las máximas vitaminas, para que crezca su hijo, y crezca saludable). Y estamos creciendo espiritualmente, hasta llegar a la estatura de un Varón perfecto.

(…) Por lo tanto, en este tiempo, como en los tiempos de los apóstoles, estamos comenzando una nueva dispensación. A ellos les tocó el comienzo de una nueva dispensación y para ellos fue duro: tuvieron persecuciones y pruebas de todos lados.

¿Y usted cree que para nosotros no será duro? Sí, será duro también, porque siempre el comienzo de una nueva dispensación siempre choca con la dispensación que ya ha pasado.

[Rev. José B. Pérez] Y ahí, en este mismo mensaje, en la página 34 dice [“EL EVANGELISMO DEL TIEMPO FINAL”, pág. 29]:

143 Y amigos, son siempre los líderes; cada vez, por el cambio de estas dispensaciones, han tenido a la gente toda enredada. No fue tanto con la gente, si el Evangelio hubiera permanecido en el púlpito en donde esto pertenece.

[JBP] Y escribe el hermano William:

[WSS] «Los líderes confunden al pueblo».

[JBP] Y en la 36 también, habla de eso también, dice (arriba) [pág. 30]:

[152] El Mensaje todavía continúa.

Israel seguía el Pilar de Fuego. Donde Él se detenía, ellos se detenían; donde Él iba, ellos iban. El Pilar de Fuego sigue moviéndose, sí.

153 Ahora, descubrimos que son los líderes que hacen eso. Los líderes siempre han sido los mezclados. Miren el viejo Datán allí atrás en el tiempo de la Biblia, en la Dispensación de la Ley de Moisés. Él era quien guiaba a la multitud mixta, Datán. Fue Coré cuando Dios levantó a Moisés, Su profeta, y él tenía la Palabra del Señor. Él tenía dos millones y medio de gente allí fuera a ese desierto. Y Jetro vino, y le dijo: “Moisés, eso va a matarte, tu carga es muy grande”. Dios tomó parte de su espíritu y lo puso sobre los 70 ancianos, y ellos profetizaban; eso no lo debilitó ni un poquito. Él… pero Moisés era todavía la última respuesta, porque él tenía el ASÍ DICE EL SEÑOR.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «El ASÍ DICE EL SEÑOR».

[JBP] Y al lado: [WSS] «Los líderes confunden al pueblo», ahí también lo escribió.

[Rev. José B. Pérez] Y eso siempre produce las tres clases de grupos. Siempre cuando lo sobrenatural se manifiesta… él lo escribe también por allí eso… Dice en la página 17, dice [“TRES CLASES DE CREYENTES”]4:

139 Entonces, en segundo lugar, tenemos al incrédulo. Hablemos de él un poquito. ¿Qué es lo que hace el incrédulo?

140 ¿Qué hace el creyente? Él acepta la Palabra; así ha sido con los creyentes de cualquier raza, y en todas las generaciones, desde Noé, hasta hoy. Podríamos predicar seis meses de avivamiento [WSS] «campaña» sobre eso solamente, presentando los distintos ejemplos de aquellos que creyeron. El creyente no tiene dudas. El creyente lo cree, sin importar cómo suena o sin importar lo que los demás digan, o cuán imposible parezca ser.

141 De todos modos el creyente lo cree. ¿Qué cree? La Palabra. Él no cree en los dogmas, sino en ¡la Palabra! No cree en denominación, sino en ¡la Palabra! No es lo que alguien diga, ¡sino lo que la Palabra dice! Ahora recuerden bien, ese es el creyente. El creyente no anda claudicando. Él no anda diciendo: “¿Cómo puede ser tal cosa? ¡Podría yo explicar esto!”. ¡Ese más bien es el incrédulo! Al creyente no le importa lo que sea: “¡Si es la Palabra, entonces es la Palabra! Correcto”. Ese es el creyente.

142 Ahora queremos estudiar acerca del incrédulo. Estos se sentían bien, por cuanto les daban palmaditas en la espalda y les llamaban “discípulos”. Por cuanto todo caminaba bien, ellos estaban bien. Pero cuando este que ellos consideraban como un profeta, sabían que verdaderamente era un profeta, porque podía sanar a los enfermos, etc., cuando Él salió con la Verdad y les llegó la reprimenda, lo cual era contrario a lo que ellos creían, entonces estos no pudieron recibir la Palabra.

[JBP] Él escribe: [WSS] «Los incrédulos = Los 70».

Y abajo escribe: [WSS] «Los incrédulos no pueden recibir la Palabra».

[Rev. José B. Pérez] O sea, ese Alimento que Dios le ha estado dando a… (¿Lo consiguieron?) Dios a través del pueblo.

(¡Ah! Este mismo era). En Las Edades, para que lo anoten allí, lo tengan allí: la página 398 del libro de Las Edades dice… Vamos a buscarlo en el libro de él. Está en “La Edad de Laodicea”… acá es otra página, pero en la 398 del que estamos usando, dice:

[125]. Para valorar el éxito de su obra, ella cuenta los números en vez de buscar el fruto. Los doctores de la teología han cerrado la puerta que conduce a la fe y prohíben la entrada a todo mundo. Ni entran, ni permiten que otros entren ([JBP] ahí esa era la parte, sí, que la estaba buscando y no la había encontrado) (Gracias).

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí donde nos quedamos [“TRES CLASES DE CREYENTES”]:

[142] … entonces estos no pudieron recibir la Palabra ([JBP] y ahí fue que él escribe: [WSS] «Los incrédulos no pueden recibir la Palabra»).

143 Ellos podían recibir los milagros, y hasta efectuarlos ellos mismos; pues ellos salieron y predicaron y lanzaron demonios; y aun con todo eso, ellos eran incrédulos. Esto está en Lucas, capítulo 10, donde Él envió a los setenta, de dos en dos. Ellos lanzaron demonios, de tal manera que hasta Jesús se regocijó, y les dijo: “Yo veía a Satanás como un rayo que caía del Cielo”. Ellos echaron fuera los demonios; y aun Judas estaba allí entre ellos. Ahora, así vamos a ver al incrédulo.

144 Pero tan pronto como Jesús comenzó a decir lo que Él era: “la resurrección” y “la Vida”. Y además les dijo: “¿Qué si viereis al Hijo del Hombre que sube donde estaba primero?”.

145 “¿Qué cosa es esta? Este hombre trata de decirnos que Él viene del Cielo. Eso es demasiado para nosotros; no podemos creer eso”.

146 Él dijo: “¿Qué es? La carne, de lo cual ustedes hablan, nada aprovecha; más bien el Espíritu es el que da vida”.

147 Allí lo tienen. Es el Espíritu el que da vida a la Palabra; es el Espíritu, no el credo. Es el Espíritu Santo quien le vivifica la Palabra, y de esa manera llega a ser algo vivo, algo que usted lo ve por la fe. Y sabe que así es, porque la Palabra así lo dice, y el Espíritu le vivifica la Palabra a usted.

148 Y hallamos que al hacer esto, los incrédulos, cuando uno dice algo con lo cual ellos no concuerdan, ellos se marchan diciendo: “¡Yo no tengo que creer eso!”. ¡Eso mismo está llegando a ser tan notorio en el mundo hoy día! Uno se pone a decir algo…

149 Y todo el mundo llega (he visto esto en las campañas), llegan grandes multitudes; y cuando nos ponemos de pie y comenzamos a decir algo, se quedan viéndonos y esperando por pocos momentos. Pero cuando comenzamos a decir: “Jesucristo se identificó como el Mesías, porque Él fue el Profeta”; al decir eso, algunos vasos se consideran llenos, se van. ¿Qué es? ¡Es que son incrédulos!

([JBP] Y él escribe: [WSS] «Los incrédulos se van»).

150 Usted me dirá: “Usted está suponiéndose eso”. Eso no es cierto. No soy culpable de esto. Estoy diciendo exactamente lo que la Biblia dice aquí en esta porción.

151 Ellos eran incrédulos y se marcharon, aunque eran discípulos; pero esto que oyeron era contrario a lo que ellos creían. Decían: “¿Quién puede creer tales cosas?”. Eran fariseos y saduceos que habían salido de sus organizaciones y se habían unido al Maestro.

152 Ahora, vea esto: Cuando lo sobrenatural es manifestado, eso produce tres clases de creyentes.

[Rev. José B. Pérez] Y recuerden que en el libro de Citas, en la página 119, nos dice allí que la Tercera Etapa… En el párrafo 1057, dice:

1057 – “Tenemos que esperarnos aquí un minuto hasta que esto acontezca acá para alcanzarlo, y entonces viene el tiempo. / Y la presión está en un lugar donde tú estás oprimido, entonces mira lo que estoy preparando para decirte en estos momentos. Mire la Tercera Etapa entonces, será absoluta y totalmente para los perdidos, pero será para la Iglesia y la Novia”.

[JBP] Vean cómo esos tres grupos surgen cuando lo sobrenatural (dice allí) es manifestado.

[“TRES CLASES DE CREYENTES”, pág. 21]:

152 Ahora, vea esto: Cuando lo sobrenatural es manifestado, eso produce tres clases de creyentes ([JBP] y él escribe abajo: [WSS] «Cuando lo sobrenatural es manifestado, produce tres clases de creyentes»). Así sucedió en Egipto. Allí también apareció el incrédulo, el creyente y el creyente manufacturado. Así que allí también estaban las tres clases. Aquí tengo escrito lo suficiente para continuar toda la noche si tuviese que explicar cómo es esto. Dondequiera que miramos hallamos esos tres grupos. Siempre ha sucedido así.

153 Ahora, fijémonos bien en estos setenta; ellos salieron de la presencia del Señor porque Su enseñanza no estaba de acuerdo con lo que ellos pensaban que era la verdad.

154 Pero a nosotros no nos toca pensar nada. ¡Lo importante es lo que Él dice! Tenemos que renunciar a nuestro propio pensamiento. y decir solo lo que Él dice. Así es la verdadera confesión. Confesar significa ‘decir lo mismo’. Si yo confieso algo que sucedió, entonces tendría que decir exactamente lo que sucedió. Esa es la verdadera confesión. “Y Él es el Pontífice de nuestra confesión (o sea, nuestra profesión)”. Diciendo lo mismo que dijo Dios, y así todo estará correcto; porque estaremos simplemente repitiendo la Palabra de Dios ([JBP] y él escribe al lado: [WSS] «renunciar a nuestro pensamiento»).

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí, en donde nos detuvimos [estudio bíblico]:

(…) El profeta dice: “Estamos haciendo un cambio de dispensación”. Ahí lo tiene, un cambio de dispensación.

Ahora, cuando una dispensación ha terminado y otra comienza, esa dispensación que comienza no está menospreciando a esa dispensación que terminó, no señor. Es el mismo plan que comenzó en la primera dispensación, que se sigue desarrollando en la segunda, y se sigue desarrollando en la tercera, hasta llegar a la perfección total el Plan que Dios tiene; porque Dios se perfecciona en tres.

Y el Plan de Dios estaba determinado que sería llevado a cabo en tres dispensaciones: comenzando con la Ley y continuando con la Gracia, hasta llegar a esta tercera dispensación donde estamos en la Reclamación.

(…) Por lo tanto, sabiendo que estamos en esta hora final y que el rapto está esperando por la Novia, muchas veces pensamos y decimos que estamos esperando que el Señor nos lleve; cuando realmente lo que está sucediendo es que el Señor está esperando por nosotros, que lleguemos a la perfección, para Él llevarnos de aquí.

(…) Sepa usted que el diablo trata de usar al que se deje usar de él. Y aun si un escogido, sea hermano de la congregación, o sea pastor, o sea ministro, o sea quien sea: si se deja usar, el diablo lo va a usar.

Y siempre el diablo tratará de usar al que se deje usar, ¿para qué? Para interrumpir el Plan de Dios, para impedir que sea hecho lo que debe ser hecho, y que el pueblo conozca lo que debe conocer ([JBP] o sea, impedir eso: impedir que el pueblo conozca lo que se debe conocer); porque la Novia tiene que conocer toda la Palabra de Dios.

(…) Algún día nos iremos de aquí ([JBP] ¡Y que pronto sea así!); y cuando nos vayamos de aquí, entonces vamos a ver lo necesario que era que se nos predicase toda la Palabra de Dios. Y también veremos que si tuvimos que estar unos cuantos años aquí, fue porque no se nos había predicado todo lo que necesitábamos.

([JBP] Fíjense cómo él desde ese tiempo ya nos está hablando estas cosas que ahora uno las entiende cómo se van cumpliendo en este tiempo también).

Quizás… Aquí la culpa nos la vamos a echar toditos, la culpa nos la echamos toditos; porque la Novia, si no está preparada para el rapto, no se va. Y si la Novia no está preparada es porque no se le ha predicado lo que se le tenía que predicar. Y si no se le ha predicado, es porque la Novia no ha clamado al Señor para que Dios dé lo que tiene que dar.

Por lo tanto, así la culpa la llevamos toditos; tanto la congregación como los ministros. Entonces las congregaciones, por no clamar al Señor desesperadamente para que nos dé lo que nos falta, entonces el Señor no ha podido darle a Sus ministros lo que tenía que darle. Y si alguno sabía algo, se quedaba callado, con miedo de que, al decirlo, la gente al no estar preparada, entonces tropezaran y se fueran.

Pero ya hemos llegado a un momento en que Dios ha comenzado a revelarle a Su pueblo todo lo que Él quiere revelar.

([JBP] Como él me decía: [WSS] “Benjie, no te preocupes si se te van en contra, sigue adelante”. O sea, ya esas palabras las tomo hasta… las hago tan personal, tan mías; porque así fue como en ese tiempo él me decía: [WSS] “Aunque se te vayan a poner en contra, sigue adelante; no te detengas”. Y ahora nos damos cuenta que es todo eso lo que necesita el pueblo para obtener – todo lo que necesitamos para estar listos para el rapto).

Pero ya hemos llegado a un momento en que Dios ha comenzado a revelarle a Su pueblo todo lo que Él quiere revelar. Él ha comenzado y va a continuar. ([JBP] ¡Y vamos a continuar!).

[Rev. José B. Pérez] Y miren ustedes algo aquí bien importante. Busquen allí en el libro de Citas… Página 28 del libro de Citas, párrafo 239, dice:

239 – “Mi ministerio de este discernimiento y etc., pronto terminará ahora [WSS] «el discernimiento terminará»; o siempre estará allí, pero pronto terminará, porque Él va a hacer algo más grande ([JBP] y él escribe: [WSS] «Dios va a hacer algo más grande = hablará a creación»). ¿Ve? Va escalando. ([JBP] Y él escribe: [WSS] «1, 2, 3», y eso pues es: Primera Etapa, Segunda Etapa y Tercera Etapa. Y ahora lo va a desglosar). De [WSS] «1» tomando la mano, «2» hacia el discernimiento, y ahora ella… Recuerden, estoy hablando esto, el discernimiento pronto llegará a la orilla. «3» Habrá algo mucho más grande y mucho más mejor que viene en camino”.

[JBP] Y él dibuja la Estrella de David, y escribe: [WSS] «3ra Etapa».

Y también coloca la pirámide y dibuja una flechita dentro de la pirámide. Dos flechas de la parte abajo en las edades, y luego ya la tercera incluyendo la brecha y entrando a la Piedra Angular.

Y ahí mismo hace un dibujo hacia la… una flecha hacia la página 29, que está ahí mismo al ladito, que quedó ese párrafo ahí también, en la 244. Dice:

244 – El hermano Branham relata de la creación de las ardillas: “Algo se movió para atrás, y dijo: «3» ‘Di lo que quieras…’.

[JBP] O sea, ahí ya vemos que la parte tres es la Tercera Etapa, el hablar a creación.

«3» ‘Di lo que quieras, y se te dará’. Yo dije: ‘Señor, ¿estás cambiando mi ministerio? «3» ¿Es este el cambio del cual tú has estado hablando? ¿Es esto a lo que está viniendo? ¿Es esto lo que va a ser, «3» algo en esta cosita que yo vi en la visión? ¿Es esto?’. ([JBP] Y escribe «3» otra vez. Cinco veces escribe el número 3, en diferentes partes de la oración de este párrafo). «3» A ese entonces un profundo y dulce ungimiento del Espíritu Santo me levantó como de mis pies, y dijo: «3» ‘Di lo que quieras, y te será dado’. / Yo dije: ‘Señor Dios, si eres Tú y esta es una señal que estás preparando para cambiar mi ministerio a algo más grande que yo he buscado por tanto tiempo’, yo dije: ‘Deja que acontezca, que Tú contestes mi oración’. / Yo dije: ‘Habrá una ardilla roja que salga de la orilla de esa rama y yo le dispararé aquí’”.

[JBP] Y él escribe arriba: [WSS] «Las ardillas creadas. Di lo que quieras y será hecho», escribe el hermano William.

Y también al ladito dibuja la pirámide, y escribe: [WSS] «La Carpa».

Y abajo escribe: [WSS] «ardillas creadas y la Carpa». ¡Gloria a Dios!

Y ahí mismo, ahí en el próximo parrafito, ahí mismo abajo… Todos esos están juntos. Dice (la 245):

245 – “Yo creo que viene otro estremecimiento mundial [WSS] «viene otro estremecimiento mundial». Estas cosas que les he dicho son la Verdad. En el día del juicio yo los encontraré allá con la misma historia. Es tan cierto como estoy parado aquí. Ahora, yo estoy seguro que todos ustedes pueden ver lo que es. Es una venida de un ungimiento más grande y más profundo del Espíritu Santo”.

[JBP] Y al ladito…, porque esos tres están entrelazados; él los entrelaza con flechas, con rayitas y la flechita. En la 248 dice… que también habla de… el hermano Branham relata de la creación de las ardillas. La 248, dice:

248 – “Yo pensé: ‘¿Es esta la Escritura que estás tratando de traer a mí? ¿Es este el otro paso al cual venimos? Tú me diste una visión y dijiste que sería confirmado en un edificio pequeño ([JBP] y él escribe: [WSS] «La Carpa». Ahí se refiló el papel, las hojas, pero se entiende que escribe: [WSS] «La Carpa»), en algún lugar en la reunión cuando la Carpa empiece’. Yo dije: ‘¿Es esto a lo cual se va dirigiendo? Si es, Señor, entonces yo te tomaré por Tu Palabra’. Yo dije: ‘Y vendrá una ardilla roja joven y se sentará en esa rama desnuda allí y yo le dispararé de aquí mismo’. Yo dije: ‘Si esto es mi nuevo ministerio que viene entrando, algo más grande que Él finalmente confirmará en ese pequeño edificio…’”.

[JBP] Al lado él escribe: [WSS] «La confirmación de la Tercera Etapa será…», pero ahí, ya se cortó esa parte; pero si vamos al párrafo, de seguro ahí está diciendo: “Será en el cuartito” o “en ese pequeño edificio”…; pero no lo vamos a colocar porque no está escrito y no tenemos ahí la evidencia que eso está escrito por él; o sea que solamente lo dejaremos a lo que se entiende ahí: [WSS] «La confirmación de la Tercera Etapa será…», lo otro no lo vamos a colocar.

248 – “Yo dije: ‘Si eso fuere…’. / Yo dije: ‘Si el Señor estaba confirmando mi ministerio allí, que me haría saber que Él va a ayudar a Su gente y dejarme a mí hacerlo’, yo dije: ‘Entonces el mismo Jehová-Jireh… Yo estaba en necesidad de una ardilla igual como él estaba [Abraham] en necesidad de un carnero, y yo creo Jehová-Jireh lo colocó allí, y por Su misma Palabra hablada’”.

[JBP] Y él escribe arriba:

[WSS] «Fe de rapto. La Visión de la Carpa.
Ardillas creadas = por la Palabra hablada».

[JBP] Y recuerden que… Vamos a leer este otro, porque también lo tiene unido aquí. La 249, dice:

249 – “Yo creo que la Iglesia del Dios Viviente se está moviendo a una esfera ahora que va a sacudir al mundo entero. ([JBP] Y él escribe: [WSS] «el sacudimiento mundial») / ¡Oh!, va a acontecer en poco tiempo. Yo estoy esperando que pase en esta reunión. Yo estoy queriendo que pase ahora, que el ungimiento golpee la Iglesia entera del Dios Viviente, y ella se ponga de pie como un gran ejército marchando. Los enfermos serán sanados por una palabra; los ciegos verán; los sordos oirán; los muertos se levantarán; y el poder de Dios sacudirá el mundo con la Iglesia del Dios Viviente. Estamos en el proceso de eso ahora. Yo creo que pronto vendrá a acontecer. / Y sólo recuerden…”.

[JBP] Él arriba escribe allí: [WSS] «Di la palabra».

«La Visión de la Carpa».

Y también escribe: [WSS] «la resurrección».

[Rev. José B. Pérez] Y hay una parte donde dice: [WMB] “Miren cómo se mueve allí” (que esa la leímos en estos días), que va también con ese párrafo. (Si la tienen rapidito, la citamos también). Dice:

249 – “Yo creo que pronto vendrá a acontecer. / Y solo recuerden, así como yo les dije del discernimiento, tomando la mano, los secretos del corazón, cómo esas cosas fueron cumplidas cada vez; así esta ha acontecido de igual manera del modo que se dijo que iba a ser. Y está exactamente con la Escritura. Así como fue probado a ustedes de saber el secreto del corazón, cómo es que Jesús vio sobre la multitud y discernió, pudo decirle a la gente que tocó su vestido, y etcétera ([JBP] o sea, pudo decirles quién le había tocado el vestido: la mujer del flujo de sangre5); cómo fue que la lluvia tardía, lluvia temprana y la lluvia tardía estarían juntas”.

[Rev. José B. Pérez] La cita 96, que habla de la Carpa y la resurrección. La 96 dice… ¡Miren aquí lo que él escribe…! Esta nosotros la habíamos citado6, pero del otro libro de Citas, el grueso. Y miren lo que él escribe acá en este. Página 12, párrafo 96, dice:

96 – “Muchas veces, está escrito ‘entre medio de las líneas’. Cuando obtengamos nuestra Carpa grande y la pararemos en alguna parte, entonces tomaremos el tiempo para hablar de esas cosas que están ‘entre medio de las líneas’. Observa la resurrección, y las cosas cómo se mueven.

[JBP] Y él escribe allí: [WSS] «En la Carpa = la resurrección»

[JBP] Y miren lo que dice aquí, arribita del párrafo 95, dice:

95 – “Él va a hacer alguna cosa hermosa. Y yo solo sé que Él lo va a hacer, poco antes de Su Venida. Y yo siento que nosotros somos parte de ello”.

[JBP] ¡Qué tremendo! Somos parte de esa etapa.

Y él escribe: [WSS] «la Carpa».

Y también escribe: [WSS] «Él lo va a hacer. Antes de Su Venida = la Carpa».

[Rev. José B. Pérez] Y él…, en una parte él escribe…, donde él dice que todo estaba aconteciendo aun sin el hermano Branham estar allí; porque el cuarto Elías estaba reflejando lo que estaría sucediendo en el fin del tiempo. Es en el párrafo 211. Página 25, párrafo 211, dice:

211 – “Y me fue dicho a mí, en un tiempo atrás por una visión que el Señor me dio, un año pasado supongo, o sea, ya un poco más… Lo tengo escrito en un libro en casa, de un cambio de ministerio. Tiempo pasado estaba en una visión y vi una grande Carpa. Oh, era un asunto gigantesco. Y había apenas acabado de hablar, y muchas almas estaban en el altar, y estaban como llorando con sus manos alzadas quietamente y suavemente. Un simpático hombre de habla suave salió a la plataforma, y dijo: ‘Ahora formen una línea de oración mientras el hermano Branham se alista’. ([JBP] Y ahí él escribe: [WSS] «Elías reflejándose». ¿Ve? Muchas veces piensan que es el hermano Branham el que va a estar allí obrando; y eso, van… miren esto). Al estar parado de este modo, la línea de oración quedaría a mi izquierda. Y me fijé y un grupo de gente que parecía que cubrían una cuadra de la ciudad o más, estaban parados en línea. Había un pequeño edificio, edificio de madera, dentro de esa carpa. Había una mujer, parada allí o un hombre, tomando nombres. Y la gente iba entrando con muletas y camillas, y saliendo al otro lado andando. Yo pensé qué estaría pasando allí dentro. Y entonces ese Ángel del Señor, del cual ven ustedes su retrato, se fue de mí, y fue sobre el pequeño edificio, y se paró allí, y fue hacia abajo. Y una voz habló, y dijo: ‘Yo te encontraré en ese lugar’. Pues ahora yo he visto adelante hacia ese tiempo”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «La Visión de la Carpa. Milagros aconteciendo antes de llegar el hermano Branham».

[Rev. José B. Pérez] O sea que eso era un reflejo, como escribe el hermano William allí: estaba reflejando lo que estaría ocurriendo en este tiempo, en ese momento.

Él no se iba a poner a hablar allí de nombres y de cosas así, porque él estaría dando a conocer, o revelaría, todo aquello del cual el Ángel le dijo: [WMB] “De esto no dirás nada”7. Por eso todo lo que él hablaba era siempre como si en él era que se estuvieran cumpliendo las cosas. O sea, como David, cuando dijo: “Horadaron mis manos y mis pies”. ¿Ve? Siempre en los profetas se reflejaba lo que Dios haría más adelante.

Y hay un montón de citas, pero para adelantar…, ya luego, después, vamos a leer todo eso que él escribe allí, de cómo (lo que se pueda leer), de cómo era esa actividad allí en ese momento que el hermano Branham vio.

Porque hay muchos detalles que a medida que se va acercando ese tiempo… él siempre me decía: [WSS] “Fíjate cuando ocurra…, fíjate cuando esto, fíjate cuando esto, fíjate cuando esto”. Y lo único que yo dije fue lo de la persona saliendo, empujando la camilla, que él me dijo: [WSS] “Cuando ya veas eso, ya es momento de…, por ahí estaría la resurrección”. Pero para llegar a ese momento hay una serie de eventos y formas, y diferentes cosas que ya se van viendo y se van enfilando hacia esa culminación.

Pero por eso lo dejamos todo…, que sea Dios el que nos ayude, y que vaya guiándonos en todo, porque es Él el que se lleva la gloria. Aquí nadie se va a llevar la gloria.

Hay una parte que encontré que él también escribe algo de eso, donde él dice… Mira lo que dice aquí. Esto es de “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”8 del 30 agosto del 64. Y lo había tenido, y: “Oye (dije), hoy yo creo que es bueno leer esta partecita aquí”; y miren cómo aquí es colocado esto. Dice:

272 Usualmente la gente que tiene dones son gente que no quieren dones. ¿Ven? Pablo trataba de huir del asunto, así también Moisés. Grandes líderes como esos tratan de huir del trabajo; ellos saben lo que les espera.

[Rev. José B. Pérez] Como cuando el hermano William me decía: [WSS] “Benjie, hoy para que des un saludito”, y yo le decía: [JBP] “Hermano William, pero si yo no…, no me gusta hablar frente a la gente. Yo soy tímido en eso. No…”. (Y todavía soy tímido). [JBP] “No me gusta, hermano William”. En la escuela no me gustaba pararme al frente. Y entonces él era cuando más me pasaba a dar saluditos. Y yo: [JBP] “Pero si te dije que no me pasaras”, y él se echaba a reír; porque no me gustaba así pararme al frente a hablar.

Y uno de los saludos que di, que después platicando con él, se refería al rapto. Cuando pasé a dar el saludo, el primero (vamos a decir, uno de los primeros mensajes allí, o saluditos que di) fue: [JBP] “Las gotas de rocío que en la mañana tiemblan al ver el sol, porque ya quieren irse, quieren que el sol las absorba”9; o sea, estábamos allí hablando de rapto.

Y cómo ahora Dios nos ha guiado para hablar de rapto, y eso fue en el 97-98. Vean cómo Dios va guiando en todo, para que Dios use al que no haga un espectáculo; que es lo que dice aquí. Dice:

[272] Grandes líderes como esos tratan de huir del trabajo; ellos saben lo que les espera ([JBP] o sea, será duro, pero la victoria está asegurada).

¿Ven?, si usted toma un individuo que siempre: “Oh, Señor, lléname de poder, e iré aquí, y echaré demonios”. Él nunca lo hará. Dios sabe mejor que confiar en alguien como ese. ¿Ven? Él nunca lo hará.

[JBP] Y el hermano William escribe: [WSS] «¿A quién usa Dios? Al que no dará un espectáculo»; porque todo eso va a ser en secreto; y nadie se llevará la gloria en todo lo que Dios estará haciendo en el cumplimiento pleno en la Visión de la Carpa. ¡La gloria es de Dios!

[Rev. José B. Pérez] Y sigue aquí diciendo… Vamos a terminar aquí en esta partecita [Citas]:

211 – “Pues ahora yo he visto adelante hacia ese tiempo – estoy esperando y confiando en Dios que algún tiempo… durante esta semana quiero usar este cuartito aquí para llevar a los enfermos y afligidos adentro, y ver si Él me encuentra y principia el nuevo ministerio otra vez en el Tabernáculo. Yo amaría ver eso acontecer”.

[JBP] Nosotros también amaríamos eso: verlo acontecer. Pero recuerden que para ese tiempo ya el pueblo tiene que estar preparado. No vamos a esperar a ese tiempo para prepararnos.

O sea que el mejor tiempo es este tiempo, porque es el tiempo en donde estamos siendo preparados con todo lo que necesitamos, tanto de arreglar toda nuestra vida, consagrada a Dios, como Dios le dijo que se consagrara él (el hermano Branham) para la visita de los ángeles.

O sea que el tiempo más glorioso es este tiempo, que debemos de aprovecharlo día a día; porque ya cuando llegue ese tiempo, ya no habrá tiempo para prepararse.

211 – “Amigo, yo no sé lo que es o será, pero el que me escucha: yo confío que será algo más para ayudar a Su pueblo que sufre. / Al entrar allí por primera vez, yo quería llevar a mi esposa conmigo; y si no se podía, entonces quería llevar dos mujeres a la vez. Yo no digo que operará, pero para que usted sepa que ha sido predicho que esperamos algo nuevo que acontecerá. Pero yo no digo que Él me dijo. Naturalmente que puede acontecer en cualquier tiempo, lugar. Estamos esperándolo”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «El cuartito y el Nombre».

«Y Meda o dos mujeres», ([JBP] es lo que escribe ahí).

«El nuevo ministerio».

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo, página 4 [estudio bíblico]:

Por lo tanto, usted esté preparado. No tropiece en nada. Clame al Señor, ore al Señor, para que usted esté preparado; y ore al Señor para que el Señor nos siga dando todo lo que Él quiere darnos.

Porque Él nos va a dar todo lo que necesitamos; y todo será tan sencillo que nos quedaremos maravillados, como hasta ahora nos hemos quedado maravillados de las cosas que Dios ya nos ha dado. Todo es tan y tan sencillo. Todo es tan y tan simple.

La Novia necesita conocer todo lo que ha sido revelado. La Novia conocerá cómo hacer contacto con la otra dimensión, la Novia conocerá todos esos secretos.

[Rev. José B. Pérez] Vamos a ver la 370, página 44. Nos dice:

370 – “Ahora, si Él es la Palabra Viviente, entonces esto escrito en la Biblia es parte de Él. Luego, si usted puede recibir esto, a Él (quien es la Palabra), esta Palabra entra a usted por fe (la hace viva, porque la…). ¡Oh! Agarre eso. La Palabra viene a usted si el Espíritu Santo está allí, está vivo tan pronto como entra y cada promesa es verdadera. ‘Por tanto, si dijeres a este monte ‘muévete’”…

[JBP] Esa es la Escritura que a él le venía siempre a la mente, y que no podía predicar; o no quería predicar, porque no la entendía; no conocía qué significaba. Y a él le vino a la mente antes de allí, de la creación de las ardillas.

370 – “‘Por tanto, si dijeres a este monte ‘muévete’ y no dudas en tu corazón’. Porque (¿qué?) usted es la Deidad hablando. ¿Lo crees? ([JBP] ¡Claro que sí! ¡Claro que lo creemos!). La Biblia lo dice. Y lo que digas acontecerá si no lo dudas. Si puedes sacar todo lo que es del mundo afuera de usted, deje que el Espíritu Santo lo haga un pleno hijo o hija de Dios (no mundo, o no condenación, no duda). ¿Qué es entonces? Ya no es usted sino Dios en usted. Luego usted toma la Palabra, es una promesa, y dice: ‘Padre, es Tu promesa. Satán…’. Algo tiene que moverse. ¿Ve? Ahora, no puede hacer eso hasta que Dios lo ha revelado entonces, lo que sea el caso. ¿Ve? Entonces cuando sepa lo que sea el caso, entonces puede decir como Jesús. Él era la Palabra. ¿Es correcto? Y aun Jesús, el hombre, el tabernáculo, dijo: ‘Yo no hago nada, excepto lo que el Padre me enseña primero’. Entonces no es la Palabra hasta que es manifestado a usted”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Le es la Palabra encarnada cuando le es revelado a usted».

Y él escribe nuevamente: [WSS] «Habla = Tercera Etapa».

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo aquí [estudio bíblico]:

La Novia conocerá el secreto de cómo pasar a la otra dimensión. La Novia conocerá el secreto de cómo hablar la Palabra y que la Palabra se cumpla.

La Novia conocerá todos estos secretos de cómo decirle a este árbol: “Pásate de aquí allá”, y se pasará. La Novia conocerá todos esos secretos, porque todos están revelados en el Mensaje de la hora.

[Rev. José B. Pérez] Bueno, ahí… yo creo que ya podemos…, hasta aquí.

En todos estos extractos hay muchas pero muchas citas que él escribe; las cuales, a medida que vamos teniendo estos temas, podemos ir leyéndolos; y así tener Alimento, todo este Alimento que él nos dejó escrito, que es pero verdaderamente que muy-muy valioso; porque uno lee todo eso, y uno, al saber el significado de lo que eso significa a la Luz de hoy, eso nos abre un panorama tan grande que va a llegar el momento en que (como dice allí) abrirá esa dimensión y podremos ver todo lo que Dios estará cumpliendo y haciendo en esa dimensión, para poder nosotros luego ser transformados.

Hay un mecanismo ahí, para acceder y poder ver lo que está pasando para recibir nuestra transformación.

Ya eso es tiempo de adopción, ya son hijos e hijas de Dios manifestados, adoptados, estando en estos cuerpos; porque, mírenlo, no les leí esta partecita… es en el mismo que había leído de “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”, 30 de agosto del 64, dice:

275 Ahora, no tengo tiempo ahora para darles Escrituras; solo búsquenla cuando llegue a la casa, porque yo sé mi mente. Tengo que volver a buscar en mi concordancia para conseguirlo. Jesús le dijo a Pedro, quien había sido ambos: salvo y santificado. Él creía en Jesús, estaba santificado. Jesús dijo en San Juan 17:17: “Padre, santifícalos en la Verdad; Tu Palabra es la Verdad”.

[JBP] Y él escribe abajo: [WSS] «Santificación al creer».

[Rev. José B. Pérez] Y ahí hay una gran enseñanza para esa santificación que cada uno de nosotros necesita, para estar preparados como Templo espiritual del Señor, para recibir la plenitud de Dios.

[WSS] «Santificación al creer», [JBP] al creer lo que Dios está cumpliendo.

Bueno, que Dios nos siga ayudando, porque lo que deseamos es ya irnos de aquí a la Cena de las Bodas del Cordero.

Vamos a dejar en este tema que tenemos para hoy: “EL MISTERIO DEL ALIMENTO ESPIRITUAL A SU DEBIDO TIEMPO”, o sea, en tiempo presente, a nuestro apreciado hermano y amigo, el Dr. William Soto Santiago.


1 SPN63-0825E “La fe perfecta”, pág. 36, párrs. 217-219

2 San Mateo 24:48-51

3 SPN62-0603 “El evangelismo en el tiempo del fin”, pág. 14 (párr. 71 en inglés)

4 SPN63-1124E “Tres clases de creyentes”, pág. 20, párrs. 139-154

5 San Lucas 8:43-48

6 Estudio Bíblico #212, 2022jun17 (viernes), pág. 7

7 Los Sellos, “El Séptimo Sello”, pág. 471, párr. 161

8 SPN64-0830M “Preguntas y respuestas #3”, pág. 1021, párr. 272

9 1998-08-15 “La libertad gloriosa del tercer éxodo”:

[Dr. William Soto Santiago]: Vamos a tener por aquí en un saludito a José Benjamín Pérez, y también en unos cánticos. Que Dios les continúe bendiciendo a todos.

[Saludo del hermano José Benjamín Pérez]: Damos gracias a Dios por esta bendición tan grande. El Señor les continúe bendiciendo grandemente en esta hermosa mañana.

Él una vez nos comparó esta salida con las gotitas de rocío que en la mañana – durante la noche tiemblan deseando que llegue la mañana para que el sol las absorba; y nosotros, como gotitas de rocío, también temblamos y clamamos a Dios para que el Sol de Justicia nos alumbre y nos revele con Su Palabra, para que así nos lleve a la Casa de nuestro Padre celestial.

Y eso lo deseamos y lo estamos pidiendo de todo corazón: que pronto seamos raptados y llevados a la Cena de las Bodas del Cordero.

Vamos a cantar. Nos acompañan también ustedes con sus palmas, y también con su voz. “Ando con Cristo”. Y nuestro hermano William también va a estar por aquí acompañándonos.

Ir arriba