Actividad del 29 de julio de 2022

Reproducir vídeo

Estudio Bíblico del 29 de julio de 2022

Rev. José Benjamín Pérez
Viernes, 29 de julio de 2022
Cayey, Puerto Rico

ESTUDIO BÍBLICO #224
VIERNES, 29 DE JULIO DE 2022

[Rev. José B. Pérez] Muchas gracias, misionero Miguel Bermúdez Marín. Que Dios te bendiga grandemente y también te use grandemente en el día de mañana, lo cual esperamos una grande bendición, ya que esas actividades son de gran bendición para toda la Iglesia del Señor, tanto el cuerpo ministerial como la Iglesia del Señor.

Son actividades muy pero que muy importantes, ya que tenemos ese hermoso compañerismo; aunque no estamos allí presentes, pero nos conectamos todos a través de esa cuarta dimensión, que la ha puesto Dios para los hijos de Dios usarla para la Obra de Dios, y así sacarle provecho; mientras estamos en estos cuerpos, en este planeta Tierra, le sacamos provecho; y esta es una de las formas, en este tipo de actividades que tenemos, donde nos conectamos a través de internet, por medio de audio, para así tener compañerismo alrededor de la Palabra de Dios.

En el libro del profeta Isaías, en el capítulo 42, verso 1, nos dice:

1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

2 No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles.

3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia.

4 No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley.

5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:

6 Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,

7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

8 Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

9 He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.

10 Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas.

[WSS] «América – occidente», [JBP] dibuja él allí con la pirámide.

[Rev. José B. Pérez] Que Dios nos bendiga en esta ocasión, bajo este tema que tenemos para hoy… y nos abra el entendimiento y las Escrituras para comprenderla.

 

TEMA: EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DE LA PALABRA
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 14 de septiembre de 1997
Choluteca, Honduras

Escritura: San Juan 1:1-18

[Rev. José B. Pérez] Nos dice en el mensaje “LA SEÑAL”1, en la página 25, leyendo de la Escritura de Hebreos 10:26-29:

[226-227] “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado,

sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

El que menospreciare la ley de Moisés, por el testimonio de dos o tres testigos muere sin ninguna misericordia [WSS] «Apoc 11:1-17» ([JBP] escribe ahí el hermano William).

¿Cuánto pensáis que será más digno de mayor castigo, el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? —lo cual vino de la sangre.

[JBP] Y dice nuestro hermano Branham:

228 Ministro, miembro, hombre bueno, hombre moral, o sea usted quien fuere. Usted sabiendo que Dios le ha liberado de los cigarros. Y ustedes, las mujeres, saben que les ha librado de esa ropa inmunda, y el cabello corto, y las otras cosas que hacían. Pero luego si usted da la media vuelta y hace afrenta, y tuviere por inmunda aquella Sangre del Testamento…, ¡la cual le santificó y le ha traído hasta aquí!

229 Así como los espías, si ellos hubieran llegado a la frontera, y hubieran mirado a la tierra prometida, y luego hubieran dicho: “Pues, sabemos que allí está, pero los obstáculos son demasiados. Parecemos langostas”, ellos perecieron en el desierto. ¡Fueron creyentes fronterizos!

230 No llegue usted hasta aquí diciendo: “Yo creo el Mensaje”. ¡Usted tiene que obedecer al Mensaje! ¡Métase en Cristo! Usted dice: “Hermano Branham, yo creo todo lo que Él dice”. Eso es magnífico, pero eso solamente es leer el Mensaje.

231 Tome el Mensaje en su corazón, que usted tiene que tener la Señal, necesita que la misma Vida que estaba en Cristo esté en usted. “Cuando viere eso, entonces pasaré de vosotros”.

[WSS] «Obedecer el Mensaje. Tome el Mensaje en el corazón», [JBP] escribe ahí nuestro hermano William.

232 A medida que vemos las grandes señales del tiempo del fin sobre la Tierra hoy, sabemos que son correctas. Ahora, fíjense bien, yo he esperado por esto por muchísimo tiempo, por darles este Mensaje, ¿ve usted? Usted ha visto las señales del tiempo del fin. Y yo les he predicado, y les he mostrado estas cosas, por medio de todo lo que dijo Cristo. ¿Es la verdad? ¿Ustedes son testigos de esto? En este tiempo del fin ya no veo nada que falte por cumplirse.

233 Usted dice: “Y ¿qué de la marca de la bestia?”. Todo aquel que rechaza al Espíritu Santo ya está marcado por la bestia. El castigo vendrá más adelante.

234 Ahora, Israel, cuando sonaban las trompetas en el año del jubileo, todo hombre… ¿Se fijó usted cómo leyó Cristo allí? Únicamente leyó la mitad de la profecía, porque solamente la primera parte era para aquel tiempo.

[JBP] Él había escrito ahí: [WSS] «la marca de la bestia».

¿Ve usted? “El Espíritu del Señor Jehová es sobre mí, porque me ungió Jehová. Me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a promulgar el año de la buena voluntad de Jehová” (Isaías 61:1-2, Lucas 4:17-20). Él no leyó lo demás; colocó el rollo en su lugar, porque eso era para este tiempo. Él únicamente leyó una parte, lo que era para Su día.

235 Ahora, esto es lo que va a hacer en este tiempo. Esto es lo que está diciendo por medio de Su Espíritu a la Iglesia hoy día. Ahora es la hora apropiada. Ahora es el tiempo. ¡Oh, pueblo, recíbanlo! ¡Recíbanlo! [WSS] «Isaías 61».

236 Por todos lados vemos las grandes señales del tiempo del fin. En la naturaleza, vemos las señales que nos avisan “que el tiempo está a la mano”. En cuanto a la iglesia, vemos las señales. Ella está condenada. “El tiempo está a la mano”; y la iglesia está allá en el mundo. Vemos las señales en los cielos, sobre las aguas, y en las naciones, por todos lados; en el sol, la luna, las estrellas.

237 Vemos la señal del tiempo del fin, el Espíritu Santo volviendo entre la gente, como fue en los días de Lot. Así como el Espíritu Santo obró por medio de aquel cuerpo, lo cual fue Dios manifestado en carne. Y cómo Dios se manifestaría en Su Novia en este día, mostrando la misma señal [WSS] «la señal en carne, la Palabra» ([JBP] escribe el hermano William allí) [WSS] «el Espíritu Santo encarnado»; Jesús dijo que sería la misma cosa en los últimos días. Nosotros vemos eso ahora. La misma Columna de Fuego. Y aun la ciencia ha tomado Su fotografía. Vemos pues que las señales del tiempo del fin están a la mano. Sabemos que estamos en el fin.

238 Y luego, viendo eso, ¡si usted lo cree! Si usted no me cree a mí, crea en la señal, crea la Palabra, porque ambas le hablan de lo que yo le estoy diciendo. Si no fuera la verdad entonces no había vindicación. Dios nunca responde a una mentira, Él habla según la verdad. Y estas Palabras son testimonio de que yo les estoy diciendo la verdad. Estas palabras son las que dan testimonio del Mensaje que predico.

[Rev. José B. Pérez] Y el que da testimonio es… o el que da y el que es testigo es el Espíritu Santo; como lo dice aquí en “EL GRAN Y PODEROSO CONQUISTADOR”2, que él dice (página 24):

83 Oh Dios, al subir estas manos, y la música toca suavemente y hace eco a través del camino, al pasar de muerte a vida, pues Tú has dicho: “El que oyere Mis palabras, y creyere al que me envió, tiene vida eterna”. Ha pasado usted de muerte a vida, porque Tú te hiciste muerte para que ellos pudieran convertirse en vida, a través de Tu resurrección. Fuiste hecho menos que los ángeles, fue hecho hombre, salió de esa Gran Teofanía del más allá, y fue hecho carne [WSS] «teofanía» ([JBP] escribe él) y sangre, la cual derramó para que así pudieras hacer una vía de escape para todos nosotros. Luego no solo leemos en la Biblia, mas lo probaste infaliblemente al resucitar de entre los muertos, y resucitando de los muertos cuando estabas en la tierra; no solo hiciste eso, mas diste, lo hiciste de doble protección, igual como lo hiciste con Abraham ([JBP] “lo hiciste de doble protección”); aparte de eso, mandaste al Espíritu Santo como testigo.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Espíritu Santo, Testigo».

[Rev. José B. Pérez] Sigo leyendo en la página 27 de “LA SEÑAL” [PÁG. 34]:

[238] Estas palabras son las que dan testimonio del Mensaje que predico. Y el Ángel que apareció sobre el río aquel día [junio 11 de 1933], dijo: “Tu Mensaje será el precursor de la Segunda Venida de Cristo”, ¡por las obras mismas! Si usted no puede creer que aquel Ángel dijo la verdad, entonces crea a las obras; porque la misma Biblia dice que estas cosas sucederán en el tiempo del fin, ellas son las que dan testimonio, ellas hablan más fuerte que mis palabras o las palabras de cualquier otro; porque son Sus Palabras. Ellas dan testimonio del tiempo.

239 Y nosotros vemos las grandes y horribles señales sobre la gente, y las señales del tiempo sobre la tierra, angustia entre las naciones.

240 Vemos a Israel en su propia tierra de nuevo. Con la bandera, con la estrella de David de seis puntas, la insignia más antigua del mundo. Ahora ella es una nación y tiene su propio gobierno. Está en la liga de las naciones y también en la unión de las Naciones Unidas [ONU], tiene su propia moneda y todo. Jesús dijo: “De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas acontezcan”.

[WSS] «La visita del Ángel en mayo 7 de 1946» [JBP] escribe él allí al lado.

 

LOS HECHOS DEL ESPÍRITU SANTO EN EL MOVIMIENTO MILENIAL
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 24 de noviembre de 1991
Monterrey, Nuevo León, México

En la Dispensación del Reino, siendo la Dispensación del Espíritu Santo, es la dispensación en donde todo escogido tiene la promesa de recibir su cuerpo teofánico ([JBP] ¿Y de dónde salimos? De esa Gran Teofanía, [WMB] “del más allá”, como dice acá donde les leí); ese espíritu teofánico, el cual, para la Dispensación del Reino, tiene la promesa de ser manifestado en carne humana en cada escogido.

El espíritu teofánico de cada escogido se encarnará…

[Rev. José B. Pérez] Y vamos a leer algo aquí, donde nos dice el reverendo William Branham. Citas, página 134, párrafo 1198, dice:

1198 – “221 Ahora, recuerden, Él vino en tres nombres: el Hijo del Hombre (un profeta), el Hijo de Dios (el Espíritu), el Hijo de David (para el Milenio) [WSS] «7mo milenio». Pero entre la conjunción, según Su propia Palabra, en el día en que el Hijo del Hombre será revelado… Se revela a Sí mismo ¿como qué? (No el Hijo de Dios), Hijo del Hombre. Él se revelará en una manera diferente. Ahora, ¿qué hace eso? Malaquías 4, exactamente correcto. El Hijo del Hombre se revelará, no en una entera denominación grande y cosas que hemos tenido a través de las edades, sino que Él se manifestaría como Hijo del Hombre otra vez, para hacer manifiesto Malaquías 4…

222 Y el Hijo del Hombre se está revelando en el mismo poder que Él era. No a través de la edad de la iglesia, por justificación, santificación y todas estas cosas aquí; sino el Hijo del Hombre. ¿Quién es el Hijo del Hombre? La Palabra [WSS] «el Verbo». Y la Palabra es más viva, eficaz, que una espada de dos filos, y discierne los pensamientos que están en el corazón…

[223] Él está aquí ahora, probando no la edad de Lutero, no la edad de Wesley, no la edad pentecostal ([JBP] y él dibuja una piramidita, y escribe): [WSS] «el corazón», no la edad presbiteriana; hemos pasado por ello, y los hemos probado por la historia y la Biblia. ¿Sino qué? La Edad del Hijo del Hombre siendo revelado, para traer adentro estas cosas, para cumplir la Palabra cuando todo tiene que ser cumplido”.

[JBP] Y él escribe allí:

[WSS] «Hijo del Hombre = un profeta, la Palabra».
«Hijo de Dios = E.S.», ([JBP] o sea, Espíritu Santo).
«Hijo de David = para el Milenio».

[JBP] Y en la página 143, párrafo 1277, dice (todo eso es del libro de Citas, extractos de mensajes predicados por el reverendo William Branham). Dice:

1277 – “[18] Tomó el retrato muchas veces, y cuelga en Washington D.C. como un derecho de propiedad, en la Galería de Arte Religiosa, como el único Ser sobrenatural que alguna vez fuese científicamente probado de ser fotografiado; es el mismo Pilar de Fuego, exactamente en la misma semejanza, y toda forma que sacó a Israel de Egipto. Yo creo que es Jesucristo en forma de Espíritu, en la calidad de Hijo de Dios.

19 Porque Él fue llamado ‘el Hijo de hombre’ cuando primero vino; ahora Él es llamado ‘Hijo de Dios’; en el Milenio Él será ‘Hijo de David’. Él vino Hijo del Hombre, un profeta, según se habló de Él; ahora es el Hijo de Dios, sobrenatural; en el gran Milenio que está por venir Él será Hijo de David, sentándose en el trono de David”.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «Hijo del Hombre – profeta».
«Hijo de Dios – Espíritu».

«Hijo de David – en el Milenio, el Espíritu encarnado».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí en el estudio bíblico:

El espíritu teofánico de cada escogido se encarnará, así como el Espíritu Santo se encarnará en esta tercera dispensación, conforme a la promesa divina.

[Rev. José B. Pérez] En el libro de Los Sellos, nos dice el reverendo William Branham, en la página 134, dice:

142. Y noten ustedes: Cuando este Espíritu Santo que tenemos llegue a encarnarse, el que está en nuestro medio ahora mismo en la forma del Espíritu Santo ([JBP] el cual ha estado en las edades), cuando Él llegue a ser encarnado en la Persona de Jesucristo, entonces nosotros le coronaremos como Rey de Reyes y Señor de Señores. Correcto.

[Rev. José B. Pérez] Y también nos dice por aquí en el mensaje “DESESPERACIÓN”3, en la página 5, dice:

20 Si usted me dice: “Hermano Branham, yo quiero que usted venga”, pero en lugar de yo ir, le mando a usted un regalo. Ese no soy yo, sino mi regalo.

Las lenguas son un don del Espíritu Santo, no el Espíritu Santo mismo; sino un don del Espíritu Santo.

21 Y el diablo puede imitar cualquiera de esas cosas, pero el diablo no puede ser el Espíritu Santo. El diablo puede imitar cualquier don, pero no puede ser el Espíritu Santo.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “LOS UNGIDOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS”4, en la página 51 dice… Esto fue el caso allá con Martín, uno de los mensajeros de las edades:

Ahí hay un extracto que luego lo conseguimos (está en el mensaje de “LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”, para tenerle ahí una foto); quizás no iba en el tema; pero luego en otro, más adelante, lo podemos colocar, para que tengan ahí cómo el hermano William habla de esas cuatro etapas de la restauración del Árbol-Novia, y otros más, para tenerlos todos juntitos; y así tener un cuadro más claro de todo eso. Ya lo tendremos también, lo anotan por ahí para buscarlo.

Dice [“LOS UNGIDOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS”]:

204 Ahora, quiero mostrarles cuán engañoso es el diablo. Un día él estaba en su oficina ([JBP] está hablando de Martín5), y he aquí se presentó un ángel poderoso, con una corona en su cabeza, zapatos de oro, encaje de oro en su vestidura, y dijo: “Martín, ¿me conoces?”. Dijo: “Yo soy tu Señor y Salvador. Yo soy el que te salvó. Adórame Martín”. Pero aquel profeta, sabiendo que había algo un poco extraño allí, se quedaba mirándolo. Y le dijo: “Martín, yo soy tu Salvador, Jesucristo. ¡Adórame! ¿No me conoces, Martín?”.

205 Martín se quedaba mirándolo, recorriendo las Escrituras en su mente. Y dijo: “Satanás, vete de mí”. Dijo: “Tú tienes una corona en tu cabeza; y la Palabra de Dios dice que Sus Santos le coronarán al final de la edad”.

[Rev. José B. Pérez] Él puede (como dice ahí el hermano Branham), él puede imitar… Dice [“DESESPERACIÓN”]:

[21] El diablo puede imitar cualquier don, pero no puede ser el Espíritu Santo.

Y el Espíritu Santo es la Señal, mostrando que la Sangre ha sido aplicada, porque el Espíritu sigue a la Sangre desde el Libro de la Redención. ¿Lo ven? Ese fue el propósito de Él venir al mundo. Él siguió en cada edad. En cada edad el Espíritu ha seguido para asegurar que fuese manifestado y para que ellos no fuesen perfeccionados sin nosotros.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «la Señal = es el Espíritu encarnado para la Iglesia, es el aceite de las vírgenes prudentes».

Y ahora, el Espíritu Santo completo visita a la Iglesia, manifestando a Dios en carne humana ([JBP] y él escribe ahí): [WSS] «Dios en carne»; igual como hizo antes de la quema de Sodoma, lo cual fue un tipo. Él apareció a Abraham.

22 Todas las cosas que no había hecho a través de las edades de la Iglesia, ahora las está haciendo. Volviéndonos a la Palabra, porque todos los mensajes tienen que estar conectados con toda la Palabra. Y en los últimos días los Siete Sellos han sido abiertos, para reunir todas las cosas que habían sido pasadas por alto a través de las edades, y así juntar todo esto en un solo Cuerpo: la Novia; porque todos aquellos que vivieron en esas edades no podían ser perfeccionados sin que esta iglesia (la Novia de los últimos días) fuese perfeccionada, y así perfeccionarlos a ellos; y entonces todos juntos ser raptados.

[WSS] «el Espíritu Santo encarnado hoy» [JBP] escribe allí.

23 La Señal, Jesucristo, el Espíritu Santo, está entre nosotros. Debemos reverenciarlo. No podemos humillarnos suficientemente. Quitándose los zapatos o arrodillándose no sería suficiente, ¡es más bien una vida produciendo el fruto del Espíritu!

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo allí, a mitad de párrafo [estudio bíblico]:

Siendo la Dispensación del Espíritu, eso nos da la promesa —a todo hijo de Dios— de la encarnación del espíritu teofánico en cada escogido.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “LA ESTATURA DE UN VARÓN PERFECTO”6, dice página 44 y 45; pero vamos a la página 45, dice:

338 Aquí las tenemos, siete edades de la Iglesia, siete escalones. Dios edificando Su Iglesia, formando cada persona a la imagen de un individuo siendo Él mismo ese individuo. La gloria y el poder de Dios bajando por esta pirámide para soldarla. Ahora, los pentecostales que echaron a los luteranos, wesleyanos, etcétera, no saben lo que están diciendo. ¿Ve usted? Ellos vivieron en esta parte del templo. Por eso hay gente que llega hasta allí y se cae. Pero hay una parte genuina que forma el edificio. “Sigamos, Yo restituiré”, dice el Señor.

339 ¿Usted recuerda el mensaje titulado “El Árbol Novia”? ([JBP] Y aquí hace referencia de eso). Se la comieron y luego Él la cortó. Salieron ramas denominacionales; y Él las cortó. Levantaron otra iglesia (ramas denominacionales), y Él las cortó también. Pero el corazón de aquel Árbol siguió creciendo. “En el tiempo del atardecer habrá Luz”. ¿Ve usted? Entonces es cuando viene Cristo, el Espíritu Santo [WSS] «en carne humana». Jesús [WSS] «Moisés y Elías» viene y toma Su lugar a la Cabeza de la Iglesia [WSS] «como el Ángel Fuerte» ([JBP] y eso es Apocalipsis 10), y entonces es cuando Él resucitará esta Iglesia, siendo que es Su propio Cuerpo. Aquí se encuentra el Cuerpo.

340 Y Dios espera que nosotros como individuos crezcamos, igualmente como Él formó Su Iglesia. Al fin de cada edad de la Iglesia se va formando una sola Iglesia.

341 Ahora, no fue requerido de aquellos bajo Lutero lo mismo que fue requerido de aquellos bajo Wesley, ni tampoco fue requerido de aquellos bajo Pablo lo mismo que les fue demandado a los que estuvieron bajo Martín. Pero Él ha estado formando Su Iglesia al igual como ha formado Su pueblo. Entonces Pedro dijo aquí, primeramente fueron siete cosas: fe, virtud (¿ve usted? Ya viene subiendo), ciencia, templanza, paciencia, temor de Dios, amor fraternal y luego el amor de Dios. El Espíritu Santo ([JBP] y él escribe): [WSS] «Dios en carne humana, el Ángel Fuerte», Cristo en la forma del Espíritu Santo, viene sobre usted en el bautismo verdadero del Espíritu Santo, y usted teniendo selladas por dentro todas estas virtudes. Entonces Dios vive en un Tabernáculo que es llamado el Tabernáculo viviente de la morada del Dios viviente.

342 Cuando un hombre posee estas cosas, entonces el Espíritu Santo viene sobre él. Ahora, puede ser que usted hable en lenguas y personifique cualquier don de Dios, etcétera; pero mientras que estas virtudes no estén en usted, todavía no estará sobre el verdadero fundamento de la fe. Pero cuando en usted estén estas virtudes bien colocadas, entonces será un edificio viviente. Usted será una imagen viviente, que puede moverse.

[JBP] Y él escribe abajo, en la página 45: [WSS] «[la plenitud] El bautismo verdadero del Espíritu Santo».

[JBP] Página 19 de este mensaje [PÁG. 21]:

131 En primer lugar, usted tiene que ser renacido. Y luego tendrá fe; y creerá la Palabra. Mientras que no haya renacido, estará discutiendo en contra de la Palabra. Si únicamente es un simpatizante de la religión, y tiene un poco de sabiduría humana acerca de hacer el bien, nunca podrá estar de acuerdo con la Palabra de Dios. Nunca lo hará. Tiene que ser renacido; y el nuevo nacimiento produce fe. Ahora, después que obtiene la fe, apenas está en una posición para comenzar a crecer.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «el nuevo nacimiento produce fe».

«Luego de ser nacido de nuevo, estas virtudes comienzan a ser manifestadas en la persona, en el creyente en Cristo; y luego vendrá la transformación del cuerpo físico».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo (página 1 del estudio bíblico):

Ahora, los Hechos del Espíritu Santo en la Dispensación del Espíritu, serán nada menos que el cumplimiento de toda promesa que Él ha hecho para la Dispensación del Reino. En cada ocasión que veamos una promesa cumplida por el Señor, podemos decir: “Estamos viendo los Hechos del Espíritu Santo en esta tercera dispensación”.

 

LAS RECOMPENSAS DEL SÉPTIMO SELLO
(Reunión de Ministros)
Dr. William Soto Santiago
Miércoles, 22 de abril de 1998
Monterrey, Nuevo León, México

Y ahora, hablando del otro jinete, el del caballo amarillo, que comenzó en Apocalipsis, capítulo 6, versos… del 1 en adelante, apareció primero en un caballo blanco, después pasó y fue cambiando de color su caballo: caballo blanco, después caballo (¿qué, Miguel?, ¿negro?) rojo y después negro, y después amarillo [Los Sellos, pág. 146]:

[191]. Ese jinete del caballo blanco ha estado en la Tierra todo el tiempo; él cambiará de anticristo, y cuando lo haga será el falso profeta.

192. Primero fue el anticristo, el espíritu; luego fue el falso profeta; después, cuando el diablo sea echado, se encarnará en él. Son tres etapas: primero es un diablo, o sea, el espíritu del diablo, luego es el falso profeta: maestro de doctrina falsa; luego será el diablo mismo encarnado. ¿Ve usted? Y al mismo tiempo que el diablo cae del Cielo y se encarna en un hombre, el Espíritu Santo sube y viene encarnado en un hombre”.

[Rev. José B. Pérez] Y en esa partecita allí, ya que él la citó allí, en la página 146 del libro de Los Sellos, donde él escribe allí:

[192]. Y al mismo tiempo que el diablo cae del Cielo y se encarna en un hombre, el Espíritu Santo sube ([JBP] y hace la Piedra Angular con una flecha en la Piedrita Angular) “y viene encarnado en un hombre” ([JBP] y él escribe): [WSS] «en toda Su plenitud / Apoc. 7:2, 11:3-7»

[JBP] Y eso es allí cumpliendo los ministerios de Moisés y de Elías.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “DEVELANDO A DIOS”7, en la página 13 nos dice:

65 Noten, ahora mientras Él venía, Él tenía que venir como Hijo de Hombre, porque así lo decía la Santa Palabra, que: “Dios les levantaría un profeta”. Así que Él no podía venir llamándose a sí mismo Hijo de Dios, porque esa no era esa dispensación. Él era el Hijo del Hombre profetizando para hacer cumplir y revelarles todas las cosas que habían hecho, y tipificó lo que Él era. En aquel entonces Él estuvo en la Tierra como Hijo de Hombre.

66 Vean, cuando la mujer sirofenicia corrió a Él, y le dijo: “¡Tú, Hijo de David, ten misericordia de mí!”, ni siquiera Él levantó la cabeza. Ella nada podía reclamarle como Hijo de David. Ella era una gentil.

Así como mi hija nada puede reclamarme como esposo; o mi esposa como hija. Siendo mi hija y mi esposa, ella es mi hija en el Evangelio; pero terrenalmente, ella no tiene derecho alguno de llamarme un padre. ¿Lo ve?

Note ahora, esta mujer, mujer gentil, no tenía nada que reclamarle como Hijo de David. Sin embargo, el ciego Bartimeo sí podía, él era un judío. Ahora, Él vino como Hijo de Hombre.

67 Usted tiene que conocer estas palabras y estas cosas. Vean a Hattie Wright en aquella ocasión, cuando la Tercera Etapa. Ustedes lo recuerdan. De todas las cosas, aquella mujer dijo la cosa correcta. Usted tiene que decir esa palabra correcta, la cosa correcta para Dios.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «La palabra correcta en cuanto a la manifestación del Señor como Hijo de…», [JBP] y escribe tres puntos suspensivos.

[JBP] Y también escribe:

[WSS] «las 7 edades = edades gentiles».

«la Edad del Reino = Edad Judía».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo (estoy en la página 2) [estudio bíblico]:

Y ahí vamos a dejarlo quietecito, porque esto tiene muchas cosas ahí que…, que yo he tratado de mantenerlas lo más… (vamos a decir) lo más tranquilas posible, esas cosas; no alborotar mucho el… (¿cómo dicen?) el hormiguero, antes de tiempo; sino dejar todito quietecito ahí. Y cuando llegue el momento, todo eso que ha sido profetizado que va a suceder, va a estar siendo visto ([JBP] ¿Ven? Es una profecía que luego se va a estar cumpliendo).

Va a estar siendo visto manifestado el espíritu del anticristo, el diablo, va a ser visto encarnado en un hombre; y por otro lado, va a ser visto el Espíritu Santo, Jesucristo, el Espíritu Santo encarnado en otro hombre, el cual será el Ángel del Señor Jesucristo.

Y ahí pues estarán…, los que en el Cielo tuvieron esa lucha, estarán aquí en la Tierra. Esa es la lucha de Apocalipsis, capítulo 17, versos 8 al 18, donde, vean ustedes…

[Rev. José B. Pérez] Esa lucha que tuvo allí, que dice que se volverá a repetir esa lucha que hubo allá, viene a ser la lucha de Apocalipsis 12 y Daniel, capítulo 12 también. Veamos aquí en el libro de Citas, en la página 9, párrafo 73, dice:

73 – “112 ‘Y en aquel tiempo Miguel estará de pie, el gran príncipe’. Miguel era Cristo, desde luego, que peleó las guerras angelicales en el Cielo con el diablo. Satán y Miguel pelearon en contra uno del otro.

113 Y ahora: ‘En ese tiempo’, él dijo: ‘Cuantos fueron hallados escritos en el Libro, fueron libertados’”.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí [estudio bíblico]:

Dice, vamos a ver [verso 11]:

“La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles”.

Ahora, vean ustedes, esa batalla que es vista en el Cielo, en Apocalipsis 12, luego se materializará aquí en la Tierra, donde estarán…: por un lado estará el diablo encarnado en un hombre, que será el anticristo, el hombre de pecado, la bestia; y por otro lado estará Cristo encarnado en otro hombre: en Su Ángel Mensajero, en el Día Postrero; será la Palabra encarnada en un hombre, o sea, en Su Ángel Mensajero.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “DEVELANDO A DIOS”, también ahí nos dice algo muy importante; en la página 17 dice [PÁG. 15]:

86 Así lo hizo Dios. Él cruzó este con este, este con aquel otro, hasta que logró lo que quería exactamente. Así es como Él desciende. Dios develándose a Sí Mismo en un Pilar de Fuego durante el tiempo de los profetas, luego dentro del Hijo de Dios, el cual, Él era Dios. Vea, el mismo Dios yendo exactamente, de perfección a perfección, de gloria en gloria; esa es la forma en que va a la Iglesia.

87 Noten, a través de las edades, la misma forma: mediante Su profeta. Él se ha revelado a Sí mismo, ellos no eran profetas exactamente, ellos eran Dios. Él lo dijo, porque lo que ellos hablaron era la Palabra de Dios. Ellos eran la carne donde Dios se había ocultado. Ellos eran Dioses. Jesús mismo dijo: “¿Cómo podéis condenarme porque digo que soy el Hijo de Dios, cuando vuestra propia Ley dice que aquellos a quienes vino la Palabra del Señor eran Dioses?”. ¿Lo ve?

88 Así que era Dios formado en un hombre llamado profeta. ¿Lo ven? Y la Palabra del Señor vino a este hombre, así que no era el profeta; el profeta era el velo, pero la Palabra era Dios. La palabra del hombre no actuará de esa forma. ¿Ve lo que quiero decirles? Ella no actuará en esa forma. Pero potencialmente era Dios. Era la Palabra de Dios en la forma de un profeta, de un hombre, quiero decir llamado “un hombre”. Noten, Él nunca cambió Su naturaleza, solamente Su forma.

[WSS] «la naturaleza = un profeta».

[WSS] «su forma = un velo de…».

[JBP] También había escrito ahí: [WSS] «Dioses sois».

[88] … solamente Su forma. Hebreos 13:8 dice: “Él es el mismo ayer, hoy, y por siempre”. Así que Él no cambió Su naturaleza cuando vino. Él es siempre ese profeta, a través de la edad, la misma cosa: la Palabra, la Palabra, la Palabra, la Palabra. ¿Lo ven? Él no puede cambiar Su naturaleza, empero cambió Su forma. Hebreos 13:8 dice: “Él es el mismo ayer, hoy, y por siempre”. Él tan solo cambió Su máscara.

89 De la misma forma yo he cambiado de esposo a padre cuando nació mi hijo. Cuando me nace un nieto, yo soy abuelo. ¿Lo ven? Pero yo no cambio, yo todavía ([JBP] esto es hermoso, lo que él está aquí diciendo) –aún soy yo. ¿Lo ven? Y eso es Dios. Es simplemente que yo cambié mi… Vean, es tan solo un cambio de forma. ¿Lo ven?

Ahora, la naturaleza nos cambia de un hombre joven a uno de mediana edad, y luego a un anciano. Y ahí lo tienen (véanlo) tan solo ha cambiado de forma.

90 Ahora, usted no podría decir que un jovencito de 16 años sea un abuelo; él no lo podría ser, su forma tendría que ser cambiada. Unos pocos años harán el cambio, luego vendrá a ser abuelo. ¿Ven lo que quiero decirles?

91 Empero es la misma Persona todo el tiempo, la misma Persona, Dios todo el tiempo. En esta forma Él se revela a Su pueblo, haciendo esto. Noten, a través de la edad del Pilar de Fuego, Él se reveló a Su pueblo. En la edad de Jesús Él se reveló a Su pueblo. En la edad del Espíritu Santo, como Hijo de Dios, Hijo de David… Y Él siempre se revela a Sí mismo de esa forma a Su pueblo, haciendo que el pueblo le conozca. Él está velado, oculto, detrás de algo, noten, en la misma forma, o en la misma naturaleza, todo el tiempo.

92 Dios velado en Jesús para hacer la Obra de Redención en la Cruz. Dios no podía morir como Espíritu; Él es eterno. Mas Él tuvo que ponerse una máscara y hacer el papel de muerte. Él murió, pero no podía hacerlo en Su forma de Dios. Él tuvo que hacerlo en la forma de Hijo, como Hijo de Hombre, en la Tierra. ¿Lo ven? Él tenía que estar en la forma de Hijo. Luego, cuando regresó en Pentecostés, Él era de nuevo el Hijo de Dios. ¿Ven ustedes lo que quiero decir? ¿Captaron la idea?

93 Él tenía que venir en carne humana…

[JBP] Y en la página 19 [PÁG. 17]:

97 Ahora noten las palabras que Jesús les respondió, porque ellos venían a ver quién era Él, y no pudieron verlo. Ellos vieron la forma, pero Él estaba en Su templo. ¡Dios estaba en Su templo, oculto en carne humana! Noten las palabras que Él respondió: “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, allí solo permanece”. ¿Lo ven? “La hora es llegada en que pronto el Hijo del Hombre será glorificado, y pasará de esta tierra. Y si no llegare esta hora, nunca seréis capaces de captarlo”. ¿Lo ven?

98 Oíd, ¿por qué no pudieron ver a Jesús? Estaba enmascarado. Dios estaba disfrazado. Los griegos querían un Dios, y aquí estaba, pero el velo no les permitió verlo. Lo mismo sucede hoy: no pueden verlo por razón del velo; el velo les cubre el rostro. Aquellos griegos estaban enmascarados, o mejor dicho, Jesús estaba enmascarado para ellos.

[JBP] Y sigue todo ese mensaje hablando de todo eso. Él escribe:

[WSS] «Es lo mismo: Dios en Su templo de carne hoy.

[WSS] «Dios velado en el templo humano».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo (estoy en la página 3, abajo) [estudio bíblico]:

Y ahí habrá una lucha, una batalla, como la hubo en el Cielo. Y la batalla, la lucha, que hubo en el Cielo, luego será la lucha entre los seres humanos.

Y detrás de esa lucha o batalla estarán huestes de otra dimensión manifestados: de parte del enemigo de Dios estará su ejército, el diablo estará con su ejército; pero Cristo estará con Su Ejército también. Y estarán los Arcángeles Gabriel y Miguel ahí, con Sus Ejércitos.

Y la victoria es de Cristo: “El Cordero los vencerá, porque Él es Rey de reyes y Señor de señores”.

Pero las personas van a estar viendo la parte física a través de la cual se estarán manifestando esas huestes celestiales. O sea, las de parte de Dios, vemos que estarán con el ministerio de Jesús, Moisés y Elías en la Venida del Hijo del Hombre. Y las huestes del mal, el ejército del diablo, estará donde esté la manifestación del diablo encarnado en un hombre, que será el anticristo, la bestia; y con él estará el ejército del diablo, que se rebeló en contra de Dios hace millones de años atrás (vamos a decir “millones de años” para poner ahí un más o menos).

[Rev. José B. Pérez] Y eso que “se rebeló”… vamos a ver si lo conseguimos aquí en el Compendio de “ÁNGELES”, donde él dice que él estaba a la… era un arcángel importante, o algo así, que estaba a la diestra, dice; o a la…; vamos a verlo, leerlo bien, tal como…

Si lo tienen ahí, el Compendio de “ÁNGELES”, que él dice que era un arcángel muy importante, el… (No sé si Julio Ángel lo tiene allí marcado, él lo…). Es en el Compendio de “ÁNGELES” que él habla, de ese arcángel caído. Y este folleto tiene mucha pero que mucha información, muy pero que muy importante, de estos arcángeles; pero hay uno que habla específicamente de que quería hacer un reino mejor.

Bueno, si lo van consiguiendo mientras sigo adelantando por aquí:

[Continúa la lectura del estudio bíblico]:

… se rebeló en contra de Dios hace millones de años atrás (vamos a decir “millones de años” para poner ahí un más o menos).

Y ahora, podemos ver cómo la lucha aquí estará manifestada.

Durante todas estas edades ha habido muchas luchas; pero para el Reino de Dios ser establecido en la Tierra, ese glorioso Reino Milenial de Cristo, habrá una lucha grande. Pero la victoria será de Cristo y Sus huestes celestiales; y el Reino de Dios será establecido en este planeta Tierra. Y el diablo será atado por mil años, como dice la Escritura en Apocalipsis, capítulo 20, verso 1 en adelante.

Y entonces nosotros reinaremos con Cristo, nos sentaremos en tronos con Él, y reinaremos con Cristo por mil años y luego por toda la eternidad.

[Rev. José B. Pérez] Si no, lo leemos entonces el domingo… Aquí, ese mismo es, página 17, dice:

59-0628E PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Vean, Satanás fue el Arcángel original de Dios. Él antes vivía en los Cielos. En un tiempo él era la persona más importante en los Cielos, aparte de Dios. Él era el ser que Dios tenía allí a Su diestra para compañerismo, y luego se enorgulleció en su corazón.

[JBP] Y él escribe al lado: [WSS] «Satán, el arcángel orgullo».

[JBP] Él fue el que se le rebeló, con todo ese ejército allí.


1 SPN63-0901M “La Señal”, pág. 32, párrs. 226-240

2 57-0421S “El gran y poderoso Conquistador” (párr. 83 en inglés)

3 SPN63-0901E “Desesperaciones”, pág. 5, párrs. 20-23

4 SPN65-0725M “Los ungidos en el tiempo del fin”, pág. 46, párrs. 204-205

5 [San Martín, tercer ángel mensajero, de la Edad de Pérgamo –Ed.]

[62-0117] “Presumiendo”: [WMB] (268) Leyendo aquí no hace mucho, lo fácil que el diablo puede engañar a una persona a eso. Estaba leyendo la vida de San Martín. Muchos de ustedes han leído eso, por supuesto, en el Concilio Niceno, pos-niceno, Padres, más bien, que cómo ese Satanás viene a él, tan real, que vino a este Martín. Estaba vestido con una fina corona en la cabeza, hermosa a la vista, pelo brillante, zapatos de oro. Martín, simplemente se tambaleó, cuando vio la visión de él de pie allí. Dijo: “¿No me conoces, Martín? Soy Cristo”.

6 SPN62-1014M “La estatura de un Varón perfecto”, pág. 47, párrs. 338-342

7 SPN64-0614M “Develando a Dios”, pág. 11, párrs. 65-67

Traducciones

Ir arriba