Actividad del 4 de diciembre de 2022

Reproducir vídeo

Estudio Bíblico del 4 de diciembre de 2022

Rev. José Benjamín Pérez
Domingo, 4 de diciembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

ESTUDIO BÍBLICO #261
DOMINGO, 4 DE DICIEMBRE DE 2022

EL MISTERIO DE LAS DIMENSIONES
Dr. William Soto Santiago
Martes, 14 de octubre de 1997
Quito, Ecuador

Escritura: San Juan 1:1-18

[Rev. José B. Pérez] Hay un estudio que se hizo el 2 de julio del 2022 (está en el Tomo 1 de julio); ese estudio lo pueden luego leer con calma, que ahí hay mucha pero que mucha información y citas referente a lo de las dimensiones. Hoy daremos un repasito. Y en ese estudio pues hay mucho, de lo cual día a día vamos comprendiendo más y más. Y también él predicó un mensaje de las dimensiones; vamos a leer algunas porciones allí.

Leemos en Colosenses… Él leyó la Escritura del Evangelio según San Juan, capítulo 1, verso 1 al 18. Pero leeremos aquí una porción de Colosenses (está luego del libro de Filipenses), capítulo 1, verso 15, donde dice:

15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

[JBP] Y escribe: [WSS] «por Él fueron creadas todas las cosas».

Y dibuja una Estrella de David.

 

LA TERCERA FASE ESTÁ A LA MANO
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 31 de diciembre de 1976
Cayey, Puerto Rico

Entonces, vemos la hora en que nosotros estamos viviendo, vemos también que la maldad del amorreo está cumplida; vemos eso en lo literal.

En lo literal: o sea la maldad del amorreo, en lo físico lo vemos cumplido, en lo espiritual también lo vemos cumplido. En lo espiritual, con este asunto del ecumenismo uniendo todas las religiones y trayendo todas estas cosas…; y ahora en este próximo año, que tratarán de forzar a los escogidos a unirse, o les cerrarán las puertas de sus tabernáculos, con eso se llena completamente; o sea, con eso se desborda. Entonces ahí le vienen ¿qué? Las plagas.

([JBP] Todo primero ocurre, recuerden, en el campo espiritual).

Ahí entonces es que la Tercera Etapa vemos que será ¿qué? Dice: “No estaría en operación plenamente (¿ve? públicamente), hasta la apretura”. Públicamente entonces el mundo gentil verá esa Tercera Etapa en operación públicamente.

Mientras tanto, la Tercera Etapa opera pero para los escogidos nada más, en privado, sin el resto del mundo gentil darse cuenta de lo que está pasando.

Pero ya cuando llegue ese momento, ya entonces ellos van a ver la Tercera Etapa, pero será ¿qué? Será la Tercera Etapa para predicarle a almas encarceladas, a almas que no pueden ser salvas, almas que viven en esta Tierra, pero que ¿qué? Que están en la quinta dimensión. Aun viviendo: están en el infierno. ¿Oyó usted eso? Eso es la enseñanza de lo que Elías nos predicó en el mensaje titulado “Almas encarceladas ya”.

Entonces, encontramos que la quinta dimensión (que es el infierno), la quinta dimensión, ¿qué pasa? Pues la quinta dimensión estará sobre la Tierra, creada sobre la Tierra. Por lo tanto, entonces la gente estarán viviendo en la quinta dimensión, estarán viviendo en el infierno, en carne humana.

¿Así como quién? Como Datán y Coré bajaron al infierno en carne humana, ¡vivos! ¿Ve usted? Esta generación entra al infierno en carne humana, entra a la quinta dimensión. Porque cuando se habla del infierno la gente piensan en una cosa botando fuego y todas esas cosas; pero el infierno en sí es la cárcel.

El hermano Branham dice que el infierno no es el lago de fuego (ya entendió lo que le quiero decir). El lago de fuego es una cosa y el infierno es otra. El infierno, la quinta dimensión, será echada en el lago de fuego para ser destruida.

[JBP] Y un poquito más adelante dice:

[WSS] (…) Ahora, los que se van antes del tiempo, del tiempo final, o para todos encontrarnos e irnos a la dimensión de Dios, a la séptima ([JBP] que es donde va a ser la Cena de las Bodas del Cordero), pues los que se van antes, pues se van a la sala de espera, que es la sexta dimensión, ¿entendieron?

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”1, del 30 de agosto de 1964 en la tarde, dice… Esto aquí nos habla de la naturaleza cuando nace un niño. Miren, página 17, dice:

57 Noten, una madre, ella siempre puede ser tan mala y cruel, excepto justo antes que nazca ese bebé, hay cierta bondad que se asienta. ¿Alguna vez han notado una madre cuando está por ser madre? En ella hay algo dulce; siempre toma sobre sí esa dulzura. Es porque ese angelito, un pequeño espíritu, un pequeño mensajero para este pequeño tabernáculo, está listo para surgir al mundo. Y entonces, cuando este angelito entra al cuerpo (ese es un angelito de la Tierra, un espíritu que está ordenado de Dios para tomar este cuerpo), entonces ese bebé tiene que hacer una decisión. Hace su decisión. Entonces cuando esto acontece, entonces ves al Ángel del Señor que ahora entra aquí, lo cual es el cuerpo espiritual, eso eternal.

58 Este es un espíritu moribundo en un cuerpo moribundo; pero ahora, tú no puedes estar en dos cuerpos a la vez, mas en ti puede haber dos naturalezas a la vez ([JBP] en un solo cuerpo).

[JBP] Y escribe: [WSS] «de la 5ta y de la 6ta dimensión».

Puede haber en un solo cuerpo esas dos naturalezas.

[58] Ahora, la naturaleza del Espíritu del Señor… Cuando naces de nuevo no naces de lo físico, como lo fue el bebé; mas lo que sucedió es que el nacimiento espiritual ha venido a ti. Y mientras este nacimiento espiritual está creciendo dentro de tu corazón, de Dios, está creciendo un cuerpo físico o celestial para recibir ese espíritu. Y cuando la vida abandona este cuerpo, va a ese cuerpo.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Dos naturalezas a la vez en un cuerpo».

[58] Y cuando la vida abandona este cuerpo, va a ese cuerpo ([JBP] y él escribe): [WSS] «la teofanía». Así como cuando el cuerpo es presentado a la Tierra, entra el espíritu; y cuando el espíritu sale del cuerpo, hay un cuerpo esperando. “Porque sabemos que después que este tabernáculo terrestre se deshiciere [Segunda de Corintios 5:1], ya tenemos uno esperando”. ¿Ve? Eso es el cuerpo espiritual de la gente.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí nuestro hermano William en este mismo mensaje [“LA TERCERA FASE ESTÁ A LA MANO”]:

[WSS] (…) Ahora, ¿usted puede ver de dónde salen todas esas modas de Hollywood?, ¿usted puede ver de dónde salen todas esas cosas que hoy en día ustedes ven? Y que para mejorar la belleza de la mujer (!). Bueno…, para hacerla parecer de una manera que ella no es. Cada cual debe ser como es, como Dios lo hizo.

Entonces encontramos de dónde es que sale todo eso: de Hollywood, de Los Ángeles…

California: ¿qué dijo el hermano Branham? ¡Es la misma tapa del infierno! Bueno, y si la puerta del infierno se abrió…

Ahora, usted vea entonces por dónde empezó entonces, o por dónde se abrió un roto ([JBP] un hueco) en la quinta dimensión; por ahí entonces se abrió esa puerta: en Hollywood; y se regó a través de los cines, de la radio, de la televisión.

Y entonces, fíjese, a través del hablar, y a través de los sentidos, es que el diablo ha estado metiéndose a esta dimensión…

[Rev. José B. Pérez] En el estudio de las dimensiones, miren… El 24 de mayo del 2015 él predicó “LAS DIMENSIONES”, y en este estudio que le preparamos (fue predicado aquí en Puerto Rico) hay un extracto que le colocamos aquí, del mensaje: “EL PRESENTE ESTADO DE MI MINISTERIO”. Y dice allí nuestro hermano Branham, y ahí escribe nuestro hermano William, en este extracto “EL PRESENTE ESTADO DE MI MINISTERIO”2; dice:

21 Ahora, cuando llegamos, recordemos que vivimos aquí en tres dimensiones. No sé si se los puedo nombrar o no. Una es luz, otra es materia. Tommy, ¿te acuerdas de la tercera? Tiempo. Correcto. Bien. Luz, materia y tiempo. Y nuestros cinco sentidos hacen contacto con esas tres dimensiones. Nuestra vista hace contacto con la luz, nuestro tacto hace contacto con la materia, etc.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «3 dimensiones: luz, tiempo y materia».

«Los 5 sentidos: vista, oído, tacto, sabor y olfato».

O sea que son los sentidos que hacen contacto con esas primeras tres dimensiones.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo [“LA TERCERA FASE ESTÁ A LA MANO”]:

[WSS] … y a través de los sentidos, es que el diablo ha estado metiéndose a esta dimensión, ha estado creando la quinta acá. Entonces, utilizando todas esas cosas de Hollywood ha estado haciendo todo eso.

Y entonces, vea usted, fíjese, todo eso de la quinta tiene que ser hablado y mostrado por películas y todo. Y entonces, cuando la gente lo acepta, entonces en ellos se encarna todo eso; y entonces ¿qué? Es algo de la quinta dimensión encarnado en seres humanos; y al estar encarnado en seres humanos es algo que se ha hecho realidad para seres humanos.

[JBP] Se hace realidad, lo de la quinta dimensión; se hace realidad en seres humanos a través de esos medios, que es la cuarta dimensión: la de las ondas. O sea, se utiliza – el enemigo ha utilizado esa dimensión para mal.

[WSS] Y siendo la quinta dimensión ¿entonces qué? La quinta dimensión siendo creada aquí en la Tierra, y la quinta dimensión encarnándose en seres humanos; y seres humanos siendo presos en la quinta dimensión. Así que no tienen ni necesidad de morir para ir al infierno, porque ya el infierno vino a su encuentro.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “ALMAS ENCARCELADAS”3, nos dice el hermano Branham allí (y nos relata en la página 12) que a él le había pasado algo a los 14 años, cuando su amiguito le disparó con una escopeta; y tuvo una experiencia allí. Pero vamos aquí a leer la experiencia de – ya cuando estaba grande (40 años después); dice:

[85] Ahora, esto es la verdad, vi todas esas criaturas tan raras, yo había llegado a ese lugar tan horrible y funesto, que producía ese sentir tan horroroso… Parecían tener ojos muy grandes, y con pestañas demasiado grandes, ojos alargados, como de gato; y con los párpados pintados de verde, como si tuvieran gangrena.

Y estaban produciendo un sonido raro como de un animal: “¡Uh, uh, uh!”. ¡Qué sentir producía eso!

86 Luego, en un instante, yo volví en mí a la vida natural. Eso me ha preocupado tanto. Y hasta he llegado a pensar: “Que nunca tenga yo que ir a un lugar como ese; ni tampoco ningún otro ser humano”.

87 Luego, siete meses después, tuve la visión en donde estaba parado en el occidente, viendo la cruz dorada que bajaba sobre mí. Yo sabía que en alguna parte existía la región de los condenados.

88 Ahora, yo nunca había puesto mucha atención en eso, hasta como hace como un mes. Yo no estaba pensando en eso; pero hace como un mes, estando en Tucson, llevé a mi esposa de compras al centro. Entramos a una tienda (bajamos al sótano), y allí había varios de estos jóvenes con el cabello peinado como las mujeres, y otros con el cabello sobre la frente, y vestidos con ropa algo rara, así como me supongo las pandillas, o como se les llamen. Allí estaban, y todos los estaban mirando porque la cabeza la tenían como las mujeres que se rizan el cabello en forma demasiado grande o sea, el peinado ese que parece “cabeza de agua”; y estos estaban allá.

89 Pasó una mujer y me preguntó: “¿Qué piensa usted de eso?”.

90 Le respondí: “Usted también debería tener vergüenza si usted puede pensar bien de eso. Porque él tiene igual derecho de hacer eso como tiene usted; la verdad es que ninguno de los dos tiene el derecho”.

91 Entonces yo subí al otro piso y me senté para esperar a mi esposa. Era en la tienda llamada “J. C. Penney”, y donde me senté era frente a la escalera automática, donde subía la gente de la planta baja. Yo verdaderamente me enfermé del estómago viendo esas mujeres subir de abajo; eran jóvenes, ancianas arrugadas y de todas clases. Estaban todas vestidas con lo más mínimo posible, exponiendo al público su cuerpo hediondo, esas mujeres vestidas tan vulgarmente y con esas cabezas tan grandes, estaban subiendo. Yo estaba sentado allí con la cabeza inclinada.

92 Y de repente alcé la cabeza, y venía subiendo una mujer latina, hablando con una americana. Y cuando las miré, en un instante fui cambiado. ¡Reconocí que había visto eso antes! Usted sabe cómo las mujeres se están pintando los ojos, igual que unas gatas, alzando y alargando las cejas y usando lentes que dan la apariencia de ojos de gatas, y cuántas cosas más; debajo de las cejas se pintan de verde. ¡Allí estaba aquella visión que yo había visto cuando era un muchacho! [WSS] «14 años».

[JBP] Y escribe: [WSS] «visita al infierno».

[92] Allí estaba la mujer, exactamente. Quedé como aturdido, allí estaba toda la gente hablando de los precios, etcétera.

93 Pero parecía que yo me había cambiado en ese instante. Entonces pensé: “Eso es aquello que vi en el infierno”. Allí estaban, con eso que parecían enfermas de gangrena. Yo había creído que era porque estaban en el infierno, por eso estaban en ese color verde-azul debajo de los ojos. Pero ahora yo estaba mirando a esas mujeres pintadas con el mismo verde-azul, como las vi en la visión hace como cuarenta años.

94 Y entre paréntesis, el número cuarenta es el número bíblico de juicio ([JBP] y él escribe): [WSS] «el 40 es juicio».

95 Entonces, al haber visto eso, yo ni pude hablarle a mi esposa cuando vino a encontrarme. Andaba comprando ropa escolar para los niños; y yo ni siquiera pude… yo ni le pude responder. Me dijo: “Billy, ¿qué te pasa?”.

Le respondí: “Querida, me siento como muerto”.

Me preguntó: “¿Qué tienes?, ¿estás enfermo?”.

Dije: “No. Algo acaba de suceder”.

96 Y aun hasta ahora, ella no sabe lo que fue. Está esperando recibir esta cinta. ([JBP] O sea, él quiso predicar de eso en el tabernáculo). Yo no lo he dicho a nadie. Pensé mejor esperar y traerlo al tabernáculo primero, como prometí. Y después del culto esta noche, verán por qué trato de cumplir con las promesas que hago.

97 Entonces pensé, al ver esos ojos como gangrenados en esas mujeres (allí estaban las latinas, las francesas, las indias, las blancas, todas juntas); con sus cabezas tan enormes (con esos peinados ostentosos); los ojos parecían tener gangrena y además alargados hacia atrás, como ojos de gatas. Todas estaban hablando, entonces allí estaba yo de nuevo en la tienda “J. C. Penney”, pero en el infierno.

98 Estaba tan temeroso. Pensé: “Seguramente no he muerto, y a pesar de todo Tú me has permitido llegar a este lugar”.

99 Y hasta el hablar era como en la visión, porque podía oír que mientras hablaban producían el mismo ruido, y al subir por la escalera automática. Tenían esos ojos pintados de verde-azul, algo triste y horroroso.

100 Mi esposa subió, y le dije: “Déjame aquí solo por un momento. Si está bien contigo, yo prefiero ir a la casa”.

Ella dijo: “¿Estás enfermo?”.

101 Le respondí: “No. Si tienes que hacer más compras, hazlas”.

Dijo: “No, ya terminé”.

102 Entonces dije: “Déjame tomarte del brazo”. Y nos fuimos.

Ella me preguntó: “¿Qué te pasa?”.

Le respondí: “Meda, algo sucedió allí adentro”.

103 Ahora, mientras yo estaba bajo esa cosa, pensé esto: “¿En qué día estamos nosotros viviendo? ¿Podrá ser esto ya la Tercera Etapa?”. Ahora, yo tengo algunas cosas apuntadas.

104 Hallamos en el ministerio de Jesucristo, después que había predicado al pueblo… (Vamos a basar todo en la Biblia), después que Jesús había terminado Su ministerio, el cual fue rechazado por el pueblo… (Ahora, lean entre líneas, formen cada uno su propia idea, recuerden lo que les dije al principio)…

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo en donde nos quedamos, aquí en la página 3 de este mensaje, de este extracto, dice [“LA TERCERA FASE ESTÁ A LA MANO”]:

[WSS] Ahora, recuerde que los de la quinta que están vivos se levantarán en el Concilio Mundial de Iglesias con ese asunto del ecumenismo. La imagen de la bestia se levantará en contra ¿de quién? De los escogidos, que pertenecen sus cuerpos teofánicos a la sexta dimensión; pero hemos de recibir un refuerzo muy grande.

En ese tiempo es también en que todos los que están en la sexta vienen para acá; vienen para acá, y entonces hay una batalla muy grande ([JBP] vean, vienen para ese tiempo de la apretura): es la más grande batalla jamás peleada.

Pero sabemos que en esa grande batalla, como la hubo en el Cielo cuando Miguel peleaba contra el arcángel Lucifer (o el diablo, como ahora le conocemos), y le echó por tierra con todos aquellos que se pusieron de acuerdo con el diablo; esa misma clase de batalla, la batalla de los ángeles, ha venido a convertirse en la batalla de los seres humanos. Y entonces esas dos dimensiones espirituales: la del diablo y la de Dios, esas dimensiones tendrán un encuentro, una grande batalla, y la tendrán aquí en la Tierra.

[Rev. José B. Pérez] Y esa batalla, él la comparó con una ocasión que un jefe indio le… que había recibido el Espíritu Santo, y él le contó… Miren, en la página 11 del mensaje “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”4, del 30 de agosto de 1964 (en la noche), dice… Lo comparó con un perro blanco y un perro negro, esa batalla interna. Dice:

36 Alguien me dijo que tuvo uno que fue convertido una vez, recibió el Espíritu Santo, y él dijo: “¿Cómo te va?”.

Él dijo: “Bastante bien y bastante mal”.

Él dijo: “Bueno, ¿a qué te refieres con bastante bien y bastante mal?”.

Él dijo: “Bueno, desde que yo recibí el Espíritu Santo (dijo) hay en mí dos perros; y uno de ellos un perro negro y uno de ellos un perro blanco”. Y dijo: “Se debaten todo el tiempo”. Dijo: “Ellos gruñen y pelean el uno con el otro”. Y dijo: “El perro blanco quiere que yo haga bien; el perro negro quiere que haga mal”.

Dijo: “Bueno, jefe, ¿cuál de ellos gana la pelea?”.

37 Dijo: “Eso depende de a cuál Jefe alimente más”. Por tanto, creo que eso aquí es una buena respuesta. ¿Ven? Ahí solo depende de la pelea del cuerpo que hay en ti; depende de cuál tú abastezcas, a cuál naturaleza tú abastezcas: la naturaleza carnal conforme a las cosas del mundo, o la naturaleza espiritual conforme a las cosas de Dios. Solo eso lo hace.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «El perro blanco — la naturaleza espiritual, el espíritu teofánico de la 6ta dimensión.

El perro negro — la naturaleza carnal, el espíritu del mundo, de la 5ta dimensión».

 

LAS DIMENSIONES
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 24 de mayo de 2015
Cayey, Puerto Rico

En cada edad está el grupo de creyentes con el mensajero de cada edad que los representa en la Tierra. La revelación divina viene de parte de Cristo, por medio de Su Espíritu, al mensajero; él la capta y da al pueblo, revela al pueblo, ungido por el Espíritu de Dios, lo que tiene que recibir el pueblo de esa edad. Y reserva una parte que no la puede dar al pueblo, porque le corresponde al mensajero mantener una parte de esa revelación, y sobre todo lo que está relacionado con él y el trato de Dios con él.

Puede dar a la ligera algunos detalles, pero toda la revelación que él tiene que guardar para sí mismo no la puede dar. Ahí vimos a San Pablo diciendo que él fue al tercer Cielo, al Paraíso, y vio cosas y oyó cosas; cosas que no le son permitidas al hombre conocer. Tenía que quedarse callado.

Así pasó con el reverendo William Branham cuando fue en visión a una Gran Carpa Catedral y vio todo allí; y luego entró a un cuartito pequeño, y allí vio cosas y oyó cosas; y vio un nombre, después buscaba un nombre que él había visto allí, y le fue prohibido decir las cosas que allí sucedían; todo el funcionamiento allí dentro le fue prohibido darlo a conocer, para que no se levantaran imitaciones, para así proteger el Programa de Dios; porque cuando se levantan imitaciones, echan a perder la Obra de Dios.

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “DOLORES DE PARTO”5, página 30, dice [PÁG. 27]:

195 Ahora ustedes ven por qué yo… ustedes piensan que yo estoy loco. Quizás lo estoy, como dije; pero hay Algo en mí. No puedo detenerlo. Yo no lo puse allí. No vino por mi escogimiento propio. Es Dios. Y Él lo confirma para probar que es la Verdad, para hacerlo la Verdad. No que yo tenga cosa alguna contra Lutero, Wesley, pentecostés o bautistas, o quien quiera; nada en contra de persona alguna. Es contra los sistemas que estoy, porque la Palabra está contra ello; no el hombre. Observen a estos sacerdotes y clérigos sentados aquí hoy. Ellos no estarían aquí si oyeran al sistema; pero ellos tuvieron la audacia común, de la Palabra de Dios, para dar un paso y aceptarlo. Aleluya, significa ‘alabad a nuestro Dios’; no les hará daño. [Alguien dice: “Amén”. –Ed.] Amén, significa ‘así sea’. Yo lo creo. Yo creo y sé que es la Verdad. Ha sido confirmado que es la Verdad. Algún día ustedes se darán cuenta, quizás demasiado tarde.

[JBP] Como, en la Tercera Etapa: ya la vindicación de todo lo que Dios está cumpliendo bajo Carpa, la vindicación final será los milagros y maravillas que estarán ocurriendo en el cuartito; eso es la vindicación final. Y se darán cuenta que esto es la pura Verdad.

[195] Algún día ustedes se darán cuenta, quizás demasiado tarde. Ahora observe. Observen.

196 La Biblia decía que: “Su Esposa se ha preparado Ella misma”, al final de la edad. ¿Cómo se preparó Ella para venir a ser Su Esposa? Y ¿qué hace Ella? ¿Qué tipo de vestidura tenía Ella puesta? Su propia Palabra. Ella estaba vestida en la Justicia de Él. Eso es como luce ([JBP] o sea, la Novia, como luce la Novia). ¿Ve?

197 ¡Visiones! Noten, para cerrar ahora. Quiero decir esta cosa antes de cerrar: Eso es lo que me guía a decir esto. Yo tengo “ASÍ DICE EL SEÑOR”. Si un hombre dijera eso, sin… poniéndolo de su propio pensamiento, sería un hipócrita y debe ir al infierno por ello. Correcto. Si él tratara de conseguir un grupo de gente, buena gente como estas, y engañarlos, él sería un demonio en carne humana.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «El que diga ASÍ DICE EL SEÑOR sin ser profeta: es un hipócrita, y debe ir al infierno».

Y escribe también: [WSS] «la 5ta dimensión y los personificadores».

[197] Dios nunca lo honrará. ¿Cree usted que Dios honraría un demonio o a una mentira? Nunca. Vea, pasa sobre sus cabezas, y ellos no lo captan. Él saca a los elegidos.

198 Miren a todos los profetas a través de la reforma, cómo los…

199 Miren, por toda la historia, aun en la reforma. Cómo la iglesia católica romana quemó a Juana de Arco en la hoguera por ser bruja. Eso es correcto. Más tarde descubrieron que no lo era; ella fue una santa. Por supuesto que ellos hicieron penitencia: desenterraron los cuerpos de los sacerdotes y los echaron al río. Pero ustedes saben, pero eso no lo arregla en los libros de Dios. No. Ellos también lo dijeron de San Patricio (¿ve usted?), y él lo es tanto como yo. Así que notamos, vea a sus hijos. Mire su lugar, vean cuántos fueron muertos. Léanlo en la martirología y vea cuántos fueron asesinados allí. Usted puede ver si no es así.

200 Pero lo que afirma la gente no hace que sea así. Es lo que Dios dijo que sería, y prueba que es la Verdad. “Probad todas las cosas; y retened lo que es bueno”.

201 Ahora, encontramos aquí, pocos meses atrás, una mañana, yo estaba caminando fuera de la casa, y vino una visión.

202 Y yo reto a cualquiera, que ha conocido en todos estos años, que diga que en cualquier ocasión que el Señor me ha permitido decir: “ASÍ DICE EL SEÑOR”, no haya ocurrido así. Los que conozcan que es la verdad, levanten sus manos. [La congregación dice: “Amén” –Ed.]. ¿Puede alguien decir lo contrario? [El hermano Branham pausa. La congregación queda en silencio]. Eso es cierto.

203 No presten atención alguna al mensajero. Miren al Mensaje. Eso es lo que es.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo [“LAS DIMENSIONES”]:

[WSS] (…) Y ahora, si no fue para ninguna de las siete edades la Segunda Venida de Cristo, con los santos que partieron para resucitarlos, entonces, ¿para qué etapa es? Para la Edad de la Piedra Angular, que es la Edad de Oro de la Iglesia, es la Edad Eterna de la Iglesia del Señor Jesucristo, en donde nuevamente el Año del Jubileo se cumplirá; porque es una etapa paralela a la del tiempo de Jesús, y aquella era la etapa de la Venida de la Piedra no cortada de manos, que era Cristo; y por consiguiente, la etapa para la Segunda Venida de Cristo es también Edad de Piedra Angular.

Para lo cual, en la séptima edad envió un mensajero, Juan el Bautista, precursando la Primera Venida de Cristo; y para el Día Postrero (para la séptima edad) envió el precursor de la Segunda Venida de Cristo, que fue el reverendo William Branham; y conforme a como Dios reveló a él todo lo relacionado a la Segunda Venida de Cristo, así será que se cumplirá.

Por lo tanto, es importante conocer el Mensaje que Dios trajo por medio de él, para que no se nos pase por encima la Segunda Venida de Cristo, como le pasó por encima a los doctores de la Ley, a los sacerdotes, a los fariseos, a los escribas, y aun también a los líderes políticos del tiempo de la Primera Venida de Cristo. El reverendo William Branham dice que todo será en simplicidad.

Ahora, una cosa importante es que habrá una señal física importante, grande, y es que la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo en la Edad de Piedra Angular tendrá en algún lugar, en algún país, una Gran Carpa Catedral, donde Jesucristo en Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, en esa Columna de Fuego, entrará y se posará en un cuartito pequeño.

(…) En el Día Postrero, para la Iglesia del Señor Jesucristo, el Mensaje que Dios tendrá es por medio del Espíritu Santo, clamando como cuando ruge un león y Siete Truenos emitiendo Sus voces. Ese es el Mensaje para la Iglesia del Señor Jesucristo en el Día Postrero, para darle la fe para ser transformados y raptados, y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Y todo eso lo recibirá la Iglesia en la Tercera Etapa, de la cual habla el reverendo William Branham, en donde Cristo estará manifestado en toda Su plenitud en una Gran Carpa Catedral.

Por eso es tan importante esa Visión de la Carpa y el cumplimiento de ella, para la gloria de Dios y bendición de todos los creyentes en Cristo que viven en este tiempo final; y los creyentes en Cristo que ya partieron, los cuales ahora mismo están mirando hacia acá, están escuchando lo que hablamos; y deseosos de regresar…

[Rev. José B. Pérez] En este estudio hay un lugar donde él escribe… (vamos a ver aquí dónde es) que es del mensaje “COMPAÑERISMO POR MEDIO DE REDENCIÓN”6; miren, aquí dice el reverendo William Branham:

101 Y Él se ha ido a preparar un lugar para todo creyente, para que en el mismo momento cuando pasamos de este reino mortal, no pasamos a un mito o a algún espíritu sobrenatural, sino que pasamos a un tabernáculo, una morada. Y ese lugar puede ser aquí mismo en este edificio en esta mañana, un lugar que no puede ser contactado por actividad radial, ni nada. Es algo preparado solo por Dios.

(…) 107 En la cuarta dimensión, ya pueden probar que ondas de radio están pasando a través este edificio ahora mismo, mensajes de radio. Pasando a través de este edificio ahora mismo las imágenes de televisión, pero están pasando demasiado rápido para nuestros ojos.

108 Ahora, si pasamos millones de millas más allá de esa dimensión, llegaremos a un lugar que es tan real como las imágenes de la televisión aquí en este cuarto en esta mañana. Allí está el Señor Jesucristo [WSS] «7ma dimensión», el resucitado Hijo de Dios parado aquí, pero la razón que no lo pueden ver es porque nuestro corazon no está afinado7 a Ello.

Y la razón por la cual no podemos captar las imágenes de televisión, es porque nuestros cuerpos no están afinados como instrumentos para captar cosas enviadas en forma mecánica.

109 Pero cuando nuestro cuerpo esté afinado a Dios, llegando a ser parte de Él, entonces nuestra alma puede captar el poder del Espíritu Santo ([JBP] y estamos siendo afinados por el Espíritu Santo para poder ver esa dimensión pronto), para así vindicar la presencia del Señor Jesucristo en todo Su poder y omnipotencia. Él se ha levantado entre los muertos; y está vivo entre nosotros hoy. Y Él desea compañerismo nuevamente con Su pueblo. Su gran Majestad, Su Gloria, se está extendiendo ahora. Y Él está deseando tener compañerismo nuevamente con Su pueblo, como lo hizo en el Huerto del Edén.

(…) 231 Aquí está lo que ocurre si uno muere. Según la Palabra de Dios, uno pasa de la existencia de entre gente que lo puede ver, a Su Presencia. Y allí uno vive. Puede ver hacia acá. Uno ya no está más en el mundo, pero está en otro mundo ([JBP] y él escribe): [WSS] «pueden ver hacia acá los de la 6ta dimensión». Y entonces, ¿qué hace? Se encuentra como las almas debajo del altar, clamando: “Señor, ¿hasta cuándo?”. Usted nunca podría ser un Ángel. No fue hecho como un Ángel. Fuimos hechos hombres y mujeres, por lo tanto, estaríamos ansiando volver. Porque entonces al estar allí arriba, uno diría: “¡Ahora veo de qué se trata! Entiendo por qué tuve que morir. Ahora sé por qué tuvo que ocurrir aquello”.

232 Uno nunca muere. Jesús dijo: “El que oye Mi Palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna”. Uno no puede morir. Uno no puede morir. Uno muere a la parte mortal. Pero está vivo en esta parte, su espíritu está aquí con Cristo.

[WSS] «Espíritu Santo»

[JBP] Y escribe: [WSS] «6ta dimensión».

233 Entonces usted dice: “¿Hasta cuándo, Señor?”. Porque usted no fue hecho para permanecer allá. No fue hecho así, porque es un ser humano. Y está ansiando volver a este cuerpo nuevo, perfecto de nuevo.

234 Y Él dice: “Un poco más de tiempo, hasta que vuestros consiervos hayan sufrido como los mártires del pasado”. Entonces volverán, bajando…

235 Al salir de este cuerpo, saliendo de la luz cósmica y los petróleos, y todo lo que compone este cuerpo, uno entra a la cuarta dimensión [WSS] «ondas»; de ahí, a la quinta dimensión, luego a la sexta dimensión ([JBP] escribe): [WSS] «4ta dim. / 6ta dim.». Luego, Dios está en la séptima [WSS] «7ma dim.». Usted está directamente debajo de Su altar.

236 Luego cuando Dios libera el espíritu suyo, ¿qué viene levantando? Sale de la sexta dimensión, y llega a la quinta, la luz cósmica; sale de la luz a los petróleos; del petróleo a los sentidos. Entonces usted está aquí de nuevo sobre la Tierra, una nueva persona; no viejo y quebrado; que nunca más se enfermará. Su cabello jamás se volverá blanco; nunca más se le arrugará la piel. Nunca más habrá separaciones. Nunca más morirá. Nunca más tendrá hambre. Nunca más tendrá que preocuparse. Usted entonces caminará con sus seres queridos, y los saludará, y comerá, beberá, construirán casas y las habitarán, y vivirán siempre y para siempre en la presencia del Señor Jesús. Eso es lo que tienen en esta mañana, por cuanto han escuchado la Palabra de Dios.

[“ESPÍRITUS SEDUCTORES”]8

40 Recientemente, han declarado que aun el cáncer es una enfermedad de la cuarta dimensión, que está en otra dimensión. Seguro, es demonología. Toda enfermedad es una enfermedad de la cuarta dimensión, su origen.

[JBP] Y escribe: [WSS] «cáncer, de 4ta dimensión», o sea, de la cuarta dimensión.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo [“LAS DIMENSIONES”]:

[JBP] Porque ellos…

[WSS] … están escuchando lo que hablamos; y deseosos de regresar; porque ellos regresan para recibir un cuerpo glorificado, eterno, inmortal, incorruptible que Cristo les creará del polvo de la tierra.

Y nosotros también estamos deseosos, deseosos de que se cumpla la Visión de la Carpa, porque nosotros queremos ser transformados lo más pronto posible, antes que los juicios divinos caigan sobre esta Tierra.

Ya… recuerden que cuando viene una tormenta, comienzan los vientos a ponerse más recios; y ya con los terremotos como están, ya está bastante recia esa situación de los terremotos; y de los volcanes también, y de maremotos y tsunamis, y guerras por todos los lugares, y muchos temblores de tierra también. Por lo tanto, ya esos son principios de dolores de parto; porque la Tierra va a dar a luz una Tierra nueva. Por lo tanto, los volcanes con la lava volcánica que saldrá de ellos, y la ceniza volcánica, renovarán la Tierra, será preparada para el Reino Milenial de Jesucristo.

[JBP] Sigue diciendo más adelantito:

[WSS] (…) Recuerden que Cristo cuando resucitó: entraba y salía donde estaban los discípulos, aunque tuvieran las puertas cerradas; o sea que pasaba de una dimensión a otra; porque las dimensiones no están lejos, las dimensiones se manifiestan aquí en esta Tierra; por ejemplo, cuando aparecen ángeles, pues ellos están en otra dimensión; por lo tanto, esa dimensión está siendo manifestada.

O sea, que no hay que ir en un cohete de aquí a Venus para encontrar la dimensión de los ángeles, para encontrar la dimensión donde van los creyentes en Cristo. Está aquí mismo, y se extiende a una distancia que no sabemos.

Es… digamos, la dimensión de la luz, la tenemos; pero también tenemos la dimensión de la materia. ¿Ve? Están juntas. Lo que los separa es lo que es una (luz) y lo que es la otra (materia); y aun el cuerpo tiene luz también. Y también está la dimensión del tiempo aquí también con nosotros; por eso también usamos reloj, porque estamos en dimensión de tiempo.

También la dimensión cuarta, la dimensión de las ondas, está también presente, pero no puede ser por la vista, vista por la vista, por el ojo humano, porque es una dimensión más rápida; pero está con nosotros. Encienda un radio o un televisor y ya comienza a ver en esa dimensión.

Y para el Día Postrero, la quinta dimensión será abierta y estará sobre la Tierra. Esa dimensión también está, pero no es vista por el ojo humano; pero cuando muere un pecador, recuerden, pasa a esa dimensión. O sea, ahí mismo está la dimensión, como cuando Jesús pasaba de la dimensión visible a otra dimensión, o atravesaba una pared; así también pasan los no creyentes de la dimensión visible a la dimensión invisible, a la quinta dimensión; y los creyentes en Cristo, al partir de esta dimensión terrenal pasan a la sexta dimensión.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “¡POR QUÉ TUVIERON QUE SER PASTORES!”9, en la página 22 y 23, dice el reverendo William Branham [PÁG. 19]:

96 “¿Dónde estabas tú cuando yo puse los fundamentos de la tierra? Dígame: ¿En dónde afirmé la base? ¿Dónde está el eje en la cual ellos giran? ¿Dónde estabas tú entonces?”. Usted cree que Dios nos tiene que preguntar algo de nuestra sabiduría. Nuestra sabiduría es tontería para Él. Él hace lo que Él dice que hará.

97 Ahora note, Dios está preparándose para hacer otra creación. Él está creando tierra mortal, vida mortal. Ángeles cantan en el Cielo. Pero aquí Él está creando una Vida nueva, vida eterna para el hombre, y Él está cantando a Sus súbditos a través de Ángeles; sobre la Tierra, no en el Cielo. El Cielo tenía vida eterna. ¿Ven? Y Él cantó… ellos le cantaron a los Cielos cuando comenzó la creación mortal; y aquí la creación inmortal está viniendo, y ahora ellos cantan a personas terrenales; la primera vez, a pastores.

[JBP] Eso fue para el cumplimiento de la Venida de Jesús, cuando esos ángeles estaban allí manifestados10; o sea, esa dimensión estaba allí manifestada, cantando; dice allí: [WMB] “por primera vez a pastores”. O sea, esa dimensión se abrió.

[97] Sorprendente, ¿no es así?

98 Él ha empezado una Nueva Creación. ¿Qué era? Una creación de Sí mismo. Dios fue hecho carne y moró entre nosotros. Eso es… La Biblia dijo: “El principio de la Creación de Dios”. Dios fue creado en forma humana; en Jesucristo, Su Hijo, Dios moró. Él construyó Su tabernáculo de carne y huesos, y vivió en ese tabernáculo: Dios, Emanuel: Dios con nosotros. Él construyó Su casa para vivir en ella, para que Él pudiera reflejar Su Palabra a Sus súbditos por ese medio. Usted sabe lo que es Dios al ver a Cristo ([JBP] usted sabe lo que es Dios al ver a Cristo).

99 Recuerde, siempre hay cánticos al nacer un rey.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo acá nuestro hermano William [“LAS DIMENSIONES”]:

[WSS] La sexta dimensión está también con nosotros, ángeles de Dios acampan en derredor de los que le temen (los creyentes en Cristo), y los defiende; y el Ángel de Dios, Cristo, dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”11. Por lo tanto, esa dimensión está también con nosotros.

Digamos que todo está en círculo:

• 1ra dimensión: de la luz;
• 2da dimensión: de la materia;
• 3ra dimensión: del tiempo;
• 4ta dimensión: de las ondas;
• 5ta dimensión: el lugar donde van los perdidos y en donde permanecen como en una pesadilla; y esa es la dimensión en la cual está el infierno;
• y la 6ta dimensión: donde están los santos creyentes en Cristo que han partido, que miran hacia acá, y no se sabe si en algunas ocasiones están en las actividades escuchando y cantando; y nosotros no los vemos porque está en una dimensión más rápida, que el ojo humano no puede percibir.
• Y la dimensión 7ma: la dimensión de Dios. Dios es Omnipresente, está en todas partes; por lo tanto, la dimensión de Dios, la séptima, también está entre nosotros.

Todo gira en círculo. Recuerden que un círculo habla de eternidad, porque no tiene dónde parar.

[JBP] Y así es que él lo dibuja aquí: que dibuja la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta y séptima; o sea, dibuja las siete dimensiones, que es lo que dice allí que es en forma de círculo.

[Rev. José B. Pérez] Y miren en el libro de Los Sellos la ocasión… Esto lo hemos leído ya en algunas ocasiones; pero vamos a ver aquí algo muy importante, y lo vamos a tocar en esta ocasión. Que Dios nos ayude a verlo, porque lo que deseamos es recibir todo lo que necesitamos comprender; que Dios nos lo revele, para poder así seguir siendo afinados por el Espíritu Santo.

Miren en la página 319… Él allí está relatando esa ocasión, una de las ocasiones que el Señor le permitió visitar (porque él los visitaba) la sexta dimensión. Y en la página 319 abajo, vamos a leer aquí una parte [Los Sellos]:

194. Pero estando allí parado ([JBP] o sea, en la sexta dimensión), me toqué la cabeza con la mano y tenía mi cabello de nuevo. Yo era joven. Dije: “¿No es raro? Aquí estamos”.

[Rev. José B. Pérez] Y vayan a la página 5, que va con esa parte allí; el párrafo 40; miren allí, dice, página 5 del libro de Citas:

40 – “Ahora, esta bruja de Endor. Ella llamó arriba el espíritu de Samuel y Saúl habló con Samuel. Ahora usted pudiera preguntarse cómo eso pudiera ser hecho. Eso no puede hacerse hoy. No, no señor. Porque la sangre de toros y cabras estaba solo esperando por el tiempo del cumplimiento. Cuando un hombre moría en esos días… él moría bajo la expiación de un animal, y su alma se iba al Paraíso, y allí él permanecía hasta el Día de Redención”.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Samuel vino a Saúl».

Y también escribe abajo: [WSS] «el Paraíso».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí en el libro de Los Sellos:

[194]. Dije: “¿No es raro? Aquí estamos”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «era joven, con todo el cabello, en la 6ta dimensión».

Anoten también la 329, ahí mismo del libro de Los Sellos, ya ahí la oración que él hace; esa 329 va allí con esta.

[194]. Entonces miré a lo lejos, y vi que venía mi primera esposa, Esperanza. Ustedes saben que ella murió a los veintidós años, y todavía era tan hermosa como antes. Muchos de ustedes la recuerdan. Tenía los ojos negros y cabello negro que le caía por toda la espalda, era alemana. Y pensé: “Ahora cuando ella llegue me va a llamar por mi nombre: ‘Bill’. Yo sé, cuando llegue va a decirme: Bill”. Y me fijaba en cada una de esas damas que pasaban; cada una me abrazaba y me decía: “Nuestro precioso hermano, estamos tan contentas de verlo”. Y vi que cada una estaba vestida igual ([JBP] y él escribe): [WSS] «túnica». Pero tenían su cabello de distintos colores, algunas de cabello rubio, y otras de cabello rojo, y unas de cabello negro. Pasaban, y todas eran jóvenes. Entonces cuando ella llegó, pensé: “Voy a ver qué me va a decir”. Y me miró y me dijo: “¡Oh, nuestro precioso hermano!”. Y me abrazó, y luego se alejó, y llegó otra y me abrazó.

195. Oí un gran ruido, y miré hacia esa dirección, y allí venía corriendo un gran número de varones jóvenes, como de veinte años ([JBP] y escribe): [WSS] «jóvenes como de 20 años». Tenían cabello oscuro, rubio, etc., y cada uno estaba vestido con una vestidura blanca, y estaban descalzos. Y llegaron y me abrazaron, diciendo: “Nuestro precioso hermano”.

[JBP] Y dibuja una Estrella de David, y escribe: [WSS] «túnicas blancas».

196. Volví la vista, y allí estaba todavía en la cama, y pensé: “Esto en verdad es raro”. Y en ese momento una voz me comenzó a hablar, y nunca vi de dónde venía ([JBP] y escribe): [WSS] «Voz» ([JBP] en un lado. Y al otro lado escribe): [WSS] «la Voz». Dijo: “Tú has sido reunido con tu gente”. Luego unos hombres me levantaron y me colocaron sobre un lugar alto, así elevado. Dije: “¿Por qué han hecho eso?”.

197. La voz dijo ([JBP] y dibuja una Estrella de David): “Sobre la Tierra tú fuiste un líder”.

198. Entonces dije: “Yo no entiendo esto”. Y la voz [WSS] «de la 7ma dim.» ([JBP] o sea, de la séptima dimensión venía esa Voz) me estaba hablando, pero nunca vi de dónde venía, pero estaba más arriba ([JBP] y escribe otra vez): [WSS] «Voz / 7ma dim.» hablándome.

[JBP] Miren cómo se ministra también de esa dimensión; y él allí estaba escuchando esa Voz que venía de la séptima dimensión, de la presencia de Dios.

[198]. Dije: “Si yo he muerto, yo quiero ver a Jesús. Él fue toda mi vida, ahora quiero verlo”.

199. La voz dijo ([JBP] y escribe nuevamente el hermano William): [WSS] «más arriba / la Voz, 7ma dim.»: “No lo puedes ver ahora. Él todavía está más arriba” ([JBP] ahí escribe): [WSS] «la Voz – 7ma dimensión». ¿Ve usted? Esto fue debajo del altar en el sexto lugar, el lugar donde va el hombre. Todavía no era el séptimo lugar, donde está Dios; era el sexto lugar ([JBP] y escribe): [WSS] «6ta dim. – Altar».

[JBP] Dibuja una Pirámide y las edades; y la parte de la séptima la define ahí.

[199]. Allí estaban todos, estaban pasando, parecía que había millones. Yo nunca había visto tanta gente. Y yo allí estaba sentado, y esas personas pasaban abrazándome y llamándome “hermano”.

200. Entonces la voz dijo ([JBP] y nuevamente escribe): [WSS] «la Voz de la 7ma dim.»: “Tú has sido reunido con tu gente como lo fue Jacob”. ([JBP] Y escribe): [WSS] «reunido con tu pueblo».

201. Y pregunté: “¿Todos estos son mi gente? ¿Son todos estos Branham?”.

202. Él dijo ([JBP] y vuelve a escribir): [WSS] «la Voz de la 7ma dim.»: “No. Son tus convertidos a Cristo”.

203. Y los miré muy bien y había una dama muy hermosa, la cual vino y me abrazó. Todas eran casi de la misma edad; y ella vino, me abrazó y dijo: “Oh, mi precioso hermano”. Me miró, y pensé: “Parece un ángel”. Y pasó.

204. Entonces la voz me preguntó: “¿No la conoces?”.

205. Respondí: “No”. No la reconocía.

206. Dijo: “Tú la condujiste a Cristo cuando tenía más de noventa años. ¿Sabes por qué te tiene tanto amor?”.

207. Dije: “¿Esa joven tan hermosa tenía más de noventa años?”.

208. Dijo ([JBP] y ahí escribe otra vez): [WSS] «la Voz»: “Ella ahora jamás podrá cambiar. Por eso está diciendo: ‘Precioso hermano’”.

209. Pensé: “¿Y de esto tenía yo temor? Estas personas son reales. No iban para ninguna parte; no estaban cansados de estar allí”. Y dije: “¿Por qué no puedo ver a Jesús?”.

210. Dijo ([JBP] vuelve a escribir): [WSS] «la Voz»: “Algún día Él vendrá, y vendrá a ti primero y tú serás juzgado ([JBP] y escribe): [WSS] «juicio, juzgado». Estas personas son tus convertidos que has guiado”.

211. Dije: “¿Y por ser un líder tengo que ser juzgado?”.

212. Respondió: “Sí”.

213. Entonces dije: “¿Todo líder tiene que ser juzgado de esta manera?” ([JBP] y él escribe): [WSS] «juzgado».

214. Respondió: “Sí”.

215. Pregunté: “¿Qué de San Pablo?”.

216. Dijo: “Él tendrá que ser juzgado con los suyos”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «el juicio comienza por la Casa de Dios».

217. Entonces dije: “Si el grupo de él entra, entonces los míos también, porque he predicado exactamente la misma Palabra ([JBP] él al lado escribió): [WSS] «juicio» ([JBP] y dibujó la Piedra Angular y las edades). Él bautizó en el Nombre de Jesucristo, y yo también. Yo prediqué…”. Y en ese momento millones gritaron a una sola voz: “EN ESO ESTAMOS CONFIANDO”. Pensé: “Si yo hubiera sabido esto antes de venir aquí, yo hubiera forzado a la gente para que vinieran. Ellos no pueden perder esta oportunidad. Fíjense…”.

218. Entonces él dijo ([JBP] y subraya “él” y escribe al lado): [WSS] «la Voz, Ángel»: “Algún día Él vendrá” ([JBP] y él escribe): [WSS] «la Venida de Cristo al Paraíso, a la 6ta dim., como fue con los santos del Antiguo Testamento» ([JBP] y lo abrevia: “A.T.”). Ahora, allá no bebemos, ni comemos, ni dormimos. Todos son iguales. ¿No es eso perfecto? Es algo más allá de lo perfecto. No es sublime, sino aún más allá de lo sublime. No hay palabras en el vocabulario para describirlo. Simplemente cuando lleguemos allá, habremos llegado donde debemos llegar. Pensé: “Ahora, si esto es tan perfecto [WSS] «6ta dim.», entonces ¿cómo será más adelante?”.

[JBP] Y escribe: [WSS] «7ma dimensión». «Con el cuerpo eterno».

Porque para ir allá se requiere tener esa vestidura, ese cuerpo eterno y glorificado, que es a donde vamos a ir cuando seamos transformados, para ir a la Cena de las Bodas del Cordero, que está preparada en esa dimensión: la dimensión de Dios.

[Rev. José B. Pérez] En la página 322 [Los Sellos]:

219. Él dijo…

[JBP] Y vuelve y subraya “Él” y escribe: [WSS] «la Voz del Ángel»; y arriba escribe: [WSS] «WMB y el juicio».

Y vuelve a escribir ahí: [WSS] «En el Paraíso, la 6ta dimensión. El juicio comienza por la Casa de Dios».

219. Él dijo [WSS] «la Voz del Ángel»: “Cuando llegue Jesús, y te juzgue según tu ministerio [WSS] «juicio», entonces regresaremos a la Tierra para habitar en el cuerpo [WSS] «glorificado» nuevamente”.

[JBP] Ahora, le está hablando el Ángel al reverendo William Branham, y le está diciendo que [WMB] “cuando Él aparezca en la sexta dimensión y te juzgue…”, él dice allí: [WMB] “Entonces regresaremos a la Tierra”. Es la Voz del Ángel el que le está diciendo eso.

O sea que cuando esté ocurriendo esto que les voy a leer aquí en el libro de Citas (hay varios lugares, pero vamos a leer dos)… Porque miren, en la página 13, uno de los relatos de la Visión de la Carpa…; y ya aquí cuando el Ángel le está mostrando la Primera, Segunda Etapa, y ya lo sube a esa etapa más arriba…

[Citas – PÁG. 13]

98 – “Yo dije: ‘Oh, lo siento mucho, Señor, yo no me había fijado que estaba usando el extremo incorrecto’. Él dijo: ‘¡No puedes enseñar a niños [WSS] «pentecostales» cosas sobrenaturales sin causar comparaciones carnales!’. Entonces sentí que me iba adentro de otra dimensión todavía más alta [WSS] «la Edad de la Piedra Angular». Yo estaba parado en el aire en una Carpa grandiosa, que jamás he visto en mi vida. Yo estaba sobre la gente con la plataforma abajo de mí.

[JBP] Él dibuja una Piedra Angular.

Y recuerden, ahí en esa altura es a 12 pies, donde está la sexta dimensión.

98 – “Yo había apenas terminado de predicar…”.

[JBP] Y recuerden, en el cuarto Elías, ahí se reflejó lo que Dios estaría cumpliendo en esa Etapa de la Iglesia-Novia, ya en la etapa final; ahí también se estaba reflejando él: el ministerio del cuarto Elías.

98 – “… y había hecho el llamamiento al altar. Y allí había cientos de gentes parados con sus manos hacia arriba en el aire, llorando. Yo estaba tratando de hacer que mis pies fueran hacia abajo donde ellos estaban, pero permanecí en el aire. Un hombre con un corazón verdaderamente amable, bien parecido, dio un paso ante la gente, y dijo: ‘Queridos amigos, mientras nuestro hermano Branham está tomando unos momentos de descanso de este llamamiento maravilloso al altar, vamos a formar una línea de oración a la derecha’. Una línea de oración se formó completamente alrededor de la Carpa por dentro, afuera hacia a la calle, y abajo a la calle tan lejos como podía ver. Dentro de la Carpa yo miré una lona extendida como de cuatro pies de alto, con una puerta en este cerco de lona. Adentro de este cerco, estaba asentado un pequeño cuarto de madera cuadrado. Una señora estaba parada a la puerta del cerco de lona, tomando el nombre y la tarjeta de oración de la señora acostada en una camilla de ruedas. Detrás de la camilla estaba un hombre con muletas, y la señora tomó su nombre y tarjeta también. Un hombre fuerte salió y empujó a la señora en la camilla por la puerta del cerco de lona, y por una puerta para adentro del pequeño cuarto de madera. Yo oí el sonido familiar silbante, hecho por la Luz que acompaña mi ministerio, y yo lo vi irse de mí hacia el pequeño cuarto. El Ángel del Señor estaba todavía parado junto a mí en el aire. Él dijo: ‘¡Yo te encontraré allí!’. Y vi Su mano apuntar al pequeño cuarto. Él dijo: ‘¡Este es el Tercer Halón!’. Yo dije: ‘No entiendo esto’. Él respondió: ‘¡Allí adentro, te encontraré!’. Yo observé y miré la señora enferma salir por la puerta en el lado opuesto del pequeño lugar ([JBP] y dibuja una Estrella de David, y él escribe): [WSS] «a la derecha». Ella se había bajado de la camilla y la empujaba. Una señora estaba allí para tomar su testimonio en una grabación de cinta y preguntó qué había acontecido en el pequeño cuarto. Ella contestó: ‘¡Yo no sé!’. Entonces salió el hombre, levantando sus muletas. La señora le preguntó a él qué había acontecido en el pequeño cuarto, y él contestó: ‘Yo no sé’. El Ángel del Señor ([JBP] ¿Quién le está hablando allí a él? El Ángel del Señor) dijo: ‘Esto no será un espectáculo público ([JBP] él dibuja una Estrella de David allí). ¿No está escrito en la Escritura de las Palabras de nuestro Señor: ‘Mas tú, cuando ores, entra en tu cámara y cerrada la puerta, ora a tu Padre en secreto; y tu Padre que ve en secreto te recompensará en público’? ([JBP] Y él escribe): [WSS] «la Cámara del Rey». ([JBP] Y escribe): [WSS] «cámara, puerta». No seas como los hipócritas, que hacen su apariencia de cosas, pero entra en tu cámara secreta’. Entonces el Ángel del Señor y yo descendimos para dentro del pequeño cuarto. ¡LO QUE ÉL ME DIJO ALLÍ, TENDRÉ QUE GUARDARLO CONMIGO EN SECRETO EL RESTO DE MI VIDA!”.

[JBP] El Ángel del Señor ya estaba en ese momento allí con él. Ya había sido juzgado el hermano Branham; porque seguidamente, luego que él vio todo eso, que ya estaba ocurriendo, no bajó para cumplir eso, sino que estaba ocurriendo todo lo que el Ángel le estaba mostrando: sanidades y todas esas cosas; predicación primero, y sanidades.

Ya todo eso estaba ocurriendo. Y todavía el hermano Branham no estaba ahí, ni tampoco estaba el Ángel. Y ese Ángel le había dicho allí: [WMB] “Bajaremos y tomaremos cuerpos”12.

¿Quién será ese Ángel? Yo sé quién es ese Ángel.

¡Pero ya estaban ocurriendo las cosas!

No pueden esperar hasta que ocurra eso: que ese Ángel venga y se encarne con un cuerpo glorificado, para que nos dé la Fe de Rapto.

¡Todo es tan sencillo! Ya todo estaba ocurriendo en medio del pueblo, ya la manifestación de ese Pilar de Fuego estaba en medio de Su Iglesia, ya estaba obrando los milagros.

Y miren, en la página 14 (otro lugarcito más, que es donde relata lo de la Visión), en la parte, vamos a decir, a la mitad, en la página 103…

Recuerden, esa Voz estaba en la séptima dimensión. Mientras él estaba allí, él no lo veía, él no sabía ni de dónde venía esa Voz; pero ya aquí, en este momento, él estaba con el Ángel parado atrás de él. Ya estaba listo para bajar y obtener su cuerpo glorificado.

[Rev. José B. Pérez] Párrafo 103, como a mitad del párrafo, aquí, dice… Ya luego de que salió… Vamos un poquito antes, porque hay algo aquí también, que no debemos pasar por alto. Vamos a ver dónde empezamos aquí.

[Citas – PÁG. 14]

103 – “Pues me quedé de pie y miré eso. Los vi trayendo una señora en una camilla, y había una señora allí anotando su nombre y cosas en un papel. Y por lo cual, había alguien que vino y la tomó y la empujó hacia adentro. El siguiente hombre que vino estaba sobre muletas. Los vi ir a través de ese pequeño edificio, y por fuera salió la señora gritando a alta voz, empujando esta camilla. Entonces estaba otra señora al otro lado, parecía una mujer de pelo oscuro, y ella dijo: ‘¿Qué aconteció?’. Ella dijo: ‘Solamente no sé. No le pudiera decir lo que aconteció’. Ella dijo: ‘He estado paralizada por veinte años [WSS] «20 años paralítica», y mire, me siento como si nunca hubiera estado enferma’. Al instante salió fuera el hombre, saltando y brincando con sus muletas en sus manos. Yo miré eso. Al instante… Ahora, aquí hay algo. Escuche bien. Hay diferencia [WSS] «diferencia» entre el Ángel del Señor y aquella Luz, porque oí algo moviéndose, como lo hace cuando viene a la plataforma por la noche. Algo como: ‘Whew’, ‘Whew’, ‘Whew’, y como un fuego azotando alrededor, una llama de fuego. Ella me dejó, y se fue y descendió por encima de la audiencia, y se fue y se posó sobre la cima de aquel edificio pequeño, y luego se colocó encima de él ([JBP] y él escribe): [WSS] «el Pilar de Fuego = Jesús, Logos» ([JBP] y escribe): [WSS] «diferencia». Y cuando lo hizo, Este13 Personaje quien estaba de pie a mi lado, detrás de mí, la misma Voz, la Voz del Ángel, Él dijo…”.

[JBP] ¿Ve? Ya estaba ahí. Allá, en esa ocasión, no estaba, no veía de dónde salía; pero ahora, en esta ocasión, sí está con él ahí.

103 – “‘Allí te encontraré a ti, y este será tu Tercer Halón, pero nadie sabrá nada de ello’. Yo dije: ‘Pues, yo no entiendo por qué allí. ¿Por qué allí?’. Él dijo: ‘No será un espectáculo público esta vez’ ([JBP] como lo fue la Primera y Segunda Etapa). Yo dije: ‘Yo no entiendo, entrando a esa cámara, así’. Él dijo: ‘¿No está escrito por nuestro Señor: ‘Cuando ores, no seas como los hipócritas, que quieren ser escuchados por el hombre; sino entra en una cámara secreta, y ora al Padre quien ve en secreto; y Él, quien ve en secreto, te galardonará en público’?’. Es perfectamente a la Escritura; cada vez es. Yo dije: ‘Yo entiendo’. Entonces Él me llevó a este lugar, me colocó a este cuarto donde yo estaba, y luego me dijo lo que hiciera por tercera vez. Ahora, amigos cristianos, cuando yo deje este mundo, eso estará en mi seno. Pero usted apunte mi Palabra de lo que acontecerá”.

[JBP] Y él escribe allí: [WSS] «Cuando parta».

[JBP] O sea que ahí estamos viendo algo muy importante con relación a este Ángel, a esa Voz, que es el que le está mostrando todas las cosas, y le está diciendo todas las cosas que iban a ocurrir. Fíjense que ahí también le estaba dando testimonio de lo que iba a ocurrir en el Paraíso: [WMB] “Él vendrá a ti y te juzgará”, y todo eso, y dice: [WMB] “Y entonces tomaremos cuerpos y bajaremos a la Tierra”. Le está dando a conocer también allí todas las cosas que iban a acontecer. Pero llegó un momento en donde ya el Ángel y el hermano Branham descendieron; y ahí se cumple donde dice: [WMB] “Tomaremos cuerpos”.

Y vamos a seguir aquí, en la página 322 donde nos quedamos, arriba [Los Sellos]:

219. Él dijo: “Cuando llegue Jesús, y te juzgue según tu ministerio, entonces regresaremos a la Tierra para habitar en el cuerpo nuevamente”. Ahora, yo nunca había pensado acerca de esto anteriormente, pero eso es perfectamente de acuerdo a las Escrituras. “Regresaremos a la Tierra para habitar en el cuerpo [WSS] «glorificado», y allí comeremos. Aquí ni comemos, ni tampoco dormimos. Allá comeremos, cuando volvamos a la Tierra”.

220. Pensé: “¡Pero esto es maravilloso! ¡Oh, y yo tenía temor de esto! ¿Por qué tenía yo temor de morir para venir a esto? Esto es perfección más perfección, más perfección. Esto es maravilloso”. Estábamos directamente debajo del altar. Allí estábamos debajo del altar, esperando la Venida, esperando que Él fuera a recoger a los cuerpos que duermen en el polvo, para resucitarnos de nuevo. Pasaría y nos resucitaría, como sucedió cuando Jesús pasó por el Paraíso y trajo a Abraham, Isaac y los demás que estaban esperando la primera resurrección. Ellos entraron en la ciudad y aparecieron a muchos. Es algo perfectamente de acuerdo a las Escrituras. Si fue una visión o lo que fue, fue perfectamente escritural.

[JBP] Y ya ese tiempo, en donde él le estaba mostrando todo lo que estaba ocurriendo allí en esa actividad: ya para ese tiempo la etapa del juicio en la sexta dimensión (o sea, donde iban a ser juzgados por la labor que hizo cada mensajero con su grupo aquí en la Tierra) ya había terminado; porque ya estaban en esa etapa de mirar lo que estaba ocurriendo para —en el momento que ya Dios lo determinara— bajar; y ahí ocurrir la resurrección y la transformación.

Y todo eso que estaría ocurriendo en ese momento, ya los que han sido pulidos por el Espíritu Santo y afinados por la Palabra: los van a ver; que somos nosotros, que hemos estado recibiendo —y día a día vamos recibiendo más y más— toda la Enseñanza que ya fue hablado que iba a ser en una Gran Carpa Catedral.

Y ya cuando esa mujer salga por esa puerta, (vamos a decir) por esos días, se cumple eso que él me había dicho: [WSS] “Cuando tú veas esa mujer salir empujando la camilla, vigila, que por ahí cerca está la resurrección”; porque fíjense que fue después de eso que el Ángel bajó con el hermano Branham.

O sea que algo grande pronto estará ocurriendo en medio del pueblo de Dios, el pueblo que está siendo preparado para recibir esa visita angelical: esa visita desde la séptima dimensión a la sexta, y de la sexta aquí a la Tierra.

[Rev. José B. Pérez] Les iba a leer hace un ratito algo aquí, en la página 482 [Los Sellos]:

195. Entonces encontramos que nos ha sido abierto el Sexto Sello, y lo vemos. Sabemos que el Séptimo Sello no puede ser abierto al público hasta que llegue esa hora [WSS] «la Hora del 7mo Sello (la Hora Cero)» ([JBP] escribe él). Ahora, hubo alguna razón por la cual Dios permitió la declaración de estos Siete Truenos, porque tiene que venir. Hallamos que Cristo, el Cordero, tomó el Libro en Su mano y abrió el Séptimo Sello, pero es un misterio escondido, nadie lo conoce; y eso cuadra exactamente con lo que Él dijo, que nadie conocería cuándo sería Su Venida. Tampoco conocerían nada acerca de este misterio de los Siete Truenos. Entonces esas dos cosas están unidas, de eso ya tenemos conocimiento, porque lo demás nos ha sido abierto, pero esto no. Pero sentado allá en el cuarto, vi esto abrirse y mostrar estos Siete Truenos. Ahora, no más, hasta allí podemos llegar.

[JBP] Y nosotros hemos llegado un poquito más allá, para ir viendo todo lo que nos corresponde a nosotros en esta hora tan importante que estamos viviendo.


1 SPN64-0830E “Preguntas y respuestas, Parte 4”, pág. 1053, párrs. 57-58

2 SPN62-0908 “El presente estado de mi ministerio”, pág. 4, párr. 21

3 SPN63-1110M “Almas encarceladas hoy”, pág. 15, párrs. 85-104

4 SPN64-0830E “Preguntas y respuestas, Parte 4”, pág. 1049, párrs. 36-37

5 SPN65-0124 “Dolores de parto”, pág. 27, párrs. 195-203

6 55-0403 “Compañerismo por redención” (párrs. 101, 107-109, 231-236 en inglés)

7 El sentido de afinar en este contexto es el de ‘sintonizar’, que según la RAE tiene dos significados: Ajustar la frecuencia de resonancia de un circuito a una frecuencia determinada; y dicho de una persona: Coincidir en pensamiento o en sentimientos con otra.

8 SPN55-0724 “Espíritus seductores”, pág. 9, párr. 40

9 SPN64-1221 “¡Por qué tuvo que ser pastor!”, pág. 19, párrs. 96-99

10 San Lucas 2:13-14

11 San Mateo 28:20

12 Los Sellos, pág. 322, párr. 219

13 [El hermano José Benjamín Pérez, mientras lee, señala detrás a su derecha –Ed.]

Ir arriba