Clamar a Dios, los elegidos

Reproducir vídeo

Clamar a Dios, los elegidos

Rev. José Benjamín Pérez
Domingo, 18 de septiembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

(En la noche)

Muy buenas noches a todos los hermanos de acá de Puerto Rico, y también los de los diferentes países. Hoy domingo, 18 de septiembre de este año 2022, agradecemos a nuestro Padre celestial por la vida, por la salud y por habernos colocado a vivir en este tiempo, en el cual Él cumplirá grandes promesas para todos Sus hijos.

En estos días —y ya en el día de hoy— ha entrado de lleno este sistema atmosférico, el cual ha estado afectando toda la isla. Ya alrededor de la tarde, de hoy en la tarde, salió el ojo del huracán por una esquina de Puerto Rico, pero continúan las lluvias fuertes y los vientos, y hay varios lugares que ya están inundados. Ya el nivel de agua ha sobrepasado lo que comúnmente en los ríos y en los lagos era el nivel normal, cuando crecía normalmente, ya ha sobrepasado mucho más de eso; y ya pues los ríos y todo se han salido de sus cauces; y la situación está bastante delicada en todo Puerto Rico.

Dios permite, muchas veces, que ocurran ciertos eventos en donde estén los hijos de Dios —si están los hijos de Dios, siempre es con un propósito—. Y en este tiempo conocemos que hay unas promesas para ser cumplidas, las cuales, los escogidos de Dios de este tiempo están vigilando a que se cumplan, porque de ellas depende nuestra transformación, el rapto y la Cena de las Bodas del Cordero; todo gira alrededor de esas promesas.

Y la que a nosotros nos llama más la atención es el cumplimiento de la Visión de la Carpa, que no se cumplió en el tiempo del reverendo William Branham, que fue el séptimo ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil.

Y sabemos que cuando un Sello es abierto cae una plaga o vienen ciertas plagas, como nos dice… Vamos a leer aquí un extracto que se encuentra en el libro de “La Visión de La Carpa – Vol. I”, en la página 101, dice:

TRATANDO DE AYUDAR A DIOS
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 2 de abril de 1978
(Servicio de Carpa)
Cayey, Puerto Rico

Bueno, usted sabe que todas esas cosas están en el Séptimo Sello.

Encontramos que el séptimo mensajero, el cuarto Elías, fue el precursor de todas las cosas que acontecerían en el final del Séptimo Sello. En palabras más claras: La primera parte y la segunda parte del Séptimo Sello, introducen la última parte del Séptimo Sello.

Y en esa última parte del Séptimo Sello es el tiempo y es la causa por la cual hubo silencio en el Cielo por casi media hora; y en esa última parte del Séptimo Sello es el tiempo en que los Truenos emiten sus voces; en esa última parte del Séptimo Sello es el tiempo para el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Es en esa última parte del Séptimo Sello el tiempo para el cumplimiento de Dios abrir públicamente el Séptimo Sello, que es la Segunda Venida del Señor, que es la Venida del Mesías.

Ahí, en esa última parte del Séptimo Sello, es que es abierto públicamente la Venida del Señor, y es identificada la Venida del Señor con el Séptimo Sello, es identificada públicamente.

([JBP] La Venida del Señor, la Venida de ese Ángel que era diferente a los demás, el cual comenzó ese ministerio en el 1963, en nuestro apreciado hermano William Soto Santiago. Ahí se cumplió la Venida del Señor).

La Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles se cumplió en nuestro amado hermano William Soto Santiago.

Pero ese misterio Dios lo estaría revelando en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, en donde se daría a conocer públicamente cómo Dios estaría cumpliendo la Venida del Señor con Sus Ángeles. Dentro de ese misterio del Séptimo Sello hay una revelación muy pero que muy grande, la cual estaría siendo abierta en el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Pero cuando se abre el Séptimo Sello, miren lo que dice el reverendo William Branham en el libro de Citas, en la página 57, en el párrafo 498. Dice:

498 – “Cada vez que un sello se abre, una plaga se vacía fuera y una destrucción viene”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «un sello abierto = cae una plaga».

[JBP] Y entonces escribe: [WSS] «cuando el 7mo sea abierto vienen las plagas».

[Rev. José B. Pérez] O sea que hay un sinnúmero de eventos que van a estar siendo manifestados; y Dios va a estar permitiendo todo eso por la apertura de ese Sello, de ese Séptimo Sello. Y con la apertura del Séptimo Sello muchas cosas entonces comienzan a cumplirse en medio de los escogidos de Dios.

Pero el hermano Branham dice que si pudiéramos entrar en desesperación, no hubiera necesidad de una apretura1.

Vean cómo todo está ligado y todo está entrelazado con esa Fe de Rapto que los escogidos necesitan, pero también está ligado a esa necesidad, la cual vendrá en la apretura; la necesidad ya de irnos de esta Tierra; y eso lo produce la apretura. La misma situación en medio de la humanidad va a producir esa desesperación en los hijos de Dios.

O sea que todo lo que ocurre, siempre, los hijos de Dios deben de tornarlo en algo positivo; porque todo obra para bien para los que aman a Dios, para los predestinados, para los hijos de Dios.

Todo lo que estaría ocurriendo en este tiempo tenemos que verlo en la parte de que pronto esa desesperación entraría a un nivel tan y tan alto —en cada individuo— que obtendremos esa Fe; la cual estará en ese nivel tan y tan alto que captará mejor la revelación.

Miren lo que dice más adelante, eso lo dice aquí en un extracto que les voy a leer. Sigue diciendo aquí en la página 101 [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. I”] [“TRATANDO DE AYUDAR A DIOS”]:

[WSS] Cuando algo es identificado públicamente, o algo es develado públicamente, entonces las dudas tienen que desaparecer; y si alguien tiene alguna duda, la tiene porque quiere, porque ya la cosa ha sido develada.

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “DESPERTANDO A LA REALIDAD”, que es ahí mismo, ese próximo extracto, dice en la página 103 [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. I”]:

DESPERTANDO A LA REALIDAD
Dr. William Soto Santiago
Jueves, 13 de abril de 1978
Tucson, Arizona, Estados Unidos

Y estando en el tiempo para nacer ([JBP] hablando de Jesús), la profecía correspondiente para ser cumplida era la de nacer en Belén; y esa fue a cumplir allí. Dios guio las cosas de tal manera que en aquel tiempo hubo un censo; y en ese censo cada cual tenía que empadronarse en el pueblo al cual pertenecía, y José y María, que estaban por otro lado, tuvieron que ir para Belén de Judea. Si no hubiera habido ese censo, un hombre con una esposa embarazada, ya con poco tiempo para dar a luz, no se arriesga en un viaje de esa clase, y sin tener las reservaciones en el hotel allá de Belén. Imagínese, ¿de ustedes cuál se hubiera atrevido salir de esa manera, sin que fuera obligatorio?

Recuerde, Dios obra de cierta manera en ciertas ocasiones, cuando hay Palabra para ser cumplida, que hace que los gobiernos lancen algunas veces persecución encima al pueblo de Dios, para Dios cumplir lo que Él ha prometido. Por ejemplo, tenemos la promesa que la Tercera Etapa no operará en toda su plenitud hasta que llegue la apretura.

Por lo tanto, ¿ve usted?, de alguna manera Dios permitirá que venga esa apretura para beneficio nuestro, para Él cumplir lo que Él ha dicho…

[JBP] ¿Ve? También Dios permite que venga, además de los gobiernos (como dice ahí)…; y la apretura sabemos que la va a producir también ese movimiento, ese Concilio Mundial de Iglesias que estuvimos viendo en el día de hoy, que [WSS] «es la marca de la bestia»2. Y Dios permite también que vengan desastres, y cosas así, para Él cumplir la Palabra.

Cuando hay cierta Palabra o cuando hay Palabra para ser cumplida, Él permite también ciertas cosas; y uno no puede meter la mano por eso, porque es Dios en la escena permitiendo todo eso para un propósito divino.

O sea, debemos de ver toda esta situación y tornarla en algo muy pero que muy positivo, porque ahí es donde el pueblo busca más a Dios; y no tan solo los escogidos se agarran más, sino también el mundo: la humanidad, los vecinos, la comunidad y todo el pueblo busca… es el tiempo donde más buscan a Dios. Dice [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. I”] [“DESPERTANDO A LA REALIDAD”]:

[WSS] … porque de otra manera estamos demasiado cómodos, que no daríamos lugar para que Dios cumpla lo que Él ha prometido que va a hacer en una escala mayor, y por eso vienen esos problemas.

Pero el hermano Branham dice que somos unos retardados mentales, ¿qué le parece? Eso lo dice en el mensaje “Desesperación”. Y no nos podemos ofender, porque es la verdad.

[Rev. José B. Pérez] Hoy leí un extracto donde… en la página 59, párrafo 520; fíjense allí, donde el hermano Branham dice [Citas]:

520 – “Dejen que la gente, dejen que ese rebaño pequeño, ese remanente pequeño que Dios le dará, dejen que ese remanente empiece a clamarle a Dios y miren qué pasa ([JBP] vean lo que sucede cuando ese remanente comience en realidad a clamar a Dios, miren qué pasa). Habrá una confrontación nacional. Habrá un poder que ellos nunca han visto antes. La pena es, esta vez va a ser muy tarde para ellos entonces. Las puertas estarán cerradas”.

[JBP] O sea, para el mundo será ya muy tarde; pero para ese pequeño remanente, para ese rebaño pequeño [WMB] “vendrá un poder que ellos nunca han visto antes”; o sea, vendrá ese poder en el cumplimiento pleno de la Visión de la Carpa.

Y él escribe allí: [WSS] «Clamar a Dios, los elegidos».

[JBP] O sea, los elegidos de Dios: que estén clamando a Dios para que Dios se mueva a la escena. Él está esperando por Sus hijos.

Sigue diciendo, página 103 del “Vol. I” de “Extractos de la Visión de la Carpa”; dice [“DESPERTANDO A LA REALIDAD”]:

[WSS] Encontramos que el hermano Branham dice: “Si pudiéramos nosotros entrar en desesperación para Dios cumplir lo que Él ha prometido, no habría necesidad de una apretura, no habría necesidad de un estado de emergencia”. Pero tiene que venir un caso de emergencia para que entremos en desesperación y Dios entrar en escena; y entonces nuestra fe, cuando estamos en apretura, nuestra fe capta rápido. ¿Y qué va a captar? Lo que Dios ha prometido; no puede captar otra cosa. Pero cuando estamos muy cómodos: “Bueno, quizás sea de esta forma, o tal vez…”. Pero cuando estamos apurados, la fe se agarra de la Palabra tan rápido que no hay quién le diga que no es de esa manera.

[Rev. José B. Pérez] O sea, “que no es de esa manera” en que el cumplimiento de la Visión de la Carpa sería realizado. Se estaría realizando de esa manera.

En el “Volumen II” de “Extractos de la Visión de La Carpa” también nos dice nuestro hermano William en la página 137; dice:

TIEMPO DE UNIÓN Y TRABAJO PARA RECIBIR LA PROMESA DE LA TRANSFORMACIÓN
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 14 de mayo de 2011
Santiago de Chile, Chile

Ya hemos visto lo relacionado a la fe para el rapto. Y si quiere un poquito más, mencionado a lo que está dicho para la fe para rapto: página 128 del libro de Los Sellos, por la mitad de esa página dice:

121. Ahora, los Siete Truenos de Apocalipsis permitirán que Él muestre a la Novia cómo prepararse para obtener esa gran fe de traslación”.

Por lo tanto, se estará hablando… los Siete Truenos de Apocalipsis 10 estarán hablando ([JBP] ¿Dónde? En el cumplimiento de la Visión de la Carpa), la Voz de Cristo como León estará hablando; y eso será: los Siete Truenos emitiendo Sus voces.

Así que habrá una visita muy importante de parte del Señor, que traerá grandes bendiciones para la humanidad.

Todo lo que fue visto va a cumplirse. Y lo que esté en el Programa de Dios que no fue mostrado, también se va a cumplir; porque allí fue un resumen de lo que estará sucediendo en ese lugar donde se cumpla esa promesa. Por lo tanto, estarán los ministerios correspondientes para el Espíritu Santo cumplir esa promesa.

Habrá un pueblo, habrá ministros que creerán esa promesa, y estarán trabajando en pro de esa promesa, para que se haga una realidad; unánimes juntos trabajando para que surja, se materialice, esa promesa de una Gran Carpa Catedral en algún lugar.

Dios es el que decide dónde se hará. Y cuando fue vista por el reverendo William Branham, ya Dios lo había decidido: él fue al lugar donde estaba llevándose a cabo una de las actividades y él vio todo lo que allí estaba sucediendo.

Si busca en la página 26 y en la página 40 del libro de Citas encontrará más detalles; hasta un nombre que él vio, y estaba buscándolo; debe ser el Nombre Nuevo del Señor… porque si era tan importante ese Nombre… Y el Ángel le dice: “¿Recuerdas el nombre que estabas buscando cuando estuviste en la Visión de la Carpa?”. Consigue usted todo eso en la página 26 y página 40 del libro de Citas.

[Rev. José B. Pérez] Y buscamos aquí en la página 26, que es el extracto 216, que él dice [Citas]:

216 – “Así que parece, quizá, yo continuaré adelante hasta quizá que la Carpa empiece, o lo que sea que ÉL HA ESCOGIDO PARA PRINCIPIAR A DECLARAR SU NOMBRE EN UNA MANERA NUEVA. PERO CUANDO LA HAGA, SERÁ SOLO TAN PERFECTO COMO LOS OTROS, SERÁ TAN… Y estoy confiando en Dios que será más grande que los otros; no por causa de nuestro ministerio, pero por causa de los enfermos y la gente necesitada. Hay tanta necesidad en la Tierra hoy”.

[Rev. José B. Pérez] Va a haber mucha pero que mucha necesidad en la Tierra.

Sigue diciendo en la página 138, “Volumen II” [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. II”] [“TIEMPO DE UNIÓN Y TRABAJO PARA RECIBIR LA PROMESA DE LA TRANSFORMACIÓN”]:

[WSS] Y, vean, esa Visión de la Carpa en su materialización será para bendición de todos los creyentes en Cristo, será para bendición de las vírgenes prudentes (o sea, la Novia del Señor Jesucristo, la Iglesia-Novia), será de bendición para las vírgenes insensatas, será de bendición para toda la humanidad; habrá mucha necesidad en el planeta Tierra en esos días.

[JBP] ¿Ve? Y si habrá mucha necesidad, es porque habrá muchos problemas; tanto…, así como tormentas, terremotos, volcanes, enfermedades y diferentes cosas, que la humanidad estará en tanta y tanta necesidad que será de mucha ayuda ese lugar de La Gran Carpa Catedral. Vea, más adelante él lo dice. Dice:

La situación del planeta Tierra cada día se pone más difícil, pero Dios una vez más va a visitar la raza humana con una manifestación grande, que fue señalada como la Tercera Etapa, y que se va a cumplir plenamente en el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Dios tiene un propósito, un Programa; pero de eso no se puede hablar mucho, ni explicar mucho para que no vayan a imitar, y después digan la gente: “Mire, si esto es lo mismo que hizo fulano e hizo fulano”.

Dios quiere que nosotros estemos unánimes y juntos, en la misma edad, trabajando en pro de todo proyecto divino: en pro del proyecto divino de la evangelización ([JBP] en ese momento se estaba en ese proyecto de evangelizar), en pro del proyecto divino de cada ministro tener un lugar dónde reunirse, tener las facilidades para escuchar, tener buenos equipos, tener buenas transmisiones, todo lo mejor para el pueblo.

Y esperar, y trabajar en pro de la Visión de la Carpa, en pro de todo lo que tiene que ver con la Tercera Etapa, porque es para nuestra propia bendición, para nuestro propio beneficio.

Y cuando estemos transformados diremos: “Valió la pena trabajar, valió la pena estar unánimes juntos en el mismo propósito divino”. Porque no es un propósito humano; es un propósito divino la Visión de la Carpa, la Tercera Etapa, la manifestación de Cristo en ese tiempo.

Y eso será por un corto tiempo, esa manifestación de Dios que va a estremecer el mundo entero. Y luego, los que serán transformados, los escogidos, se irán con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; y luego comenzará la gran tribulación para la raza humana.

Y si es tan difícil la situación en algunos países, ¡cómo será en ese tiempo de la gran tribulación!, que será la segunda parte de la semana setenta de la profecía de Daniel, de las setenta semanas.

“Pero no temáis manada pequeña, porque al Padre le ha placido daros el Reino”, dice el Señor3.

Todo lo que corresponde a los Siete Sellos va a ser hablado.

El Título de Propiedad, el Libro de los Siete Sellos, dice el reverendo William Branham, todavía no está abierto. Aquello fue la enseñanza de lo que ha de suceder; y en donde trajo la enseñanza de lo que ya era historia y de lo que estaba sucediendo en su tiempo; y todo eso está contenido en los Sellos; pero el Título de Propiedad todavía está en la diestra de Dios.

Cuando sea tomado de la diestra de Dios, ya ahí Cristo ha cambiado de Cordero a León, de Sumo Sacerdote a Juez; y por eso en Apocalipsis, capítulo 10, clama como cuando ruge (¿qué?) un león, ya ahí está como León, con el Libro abierto en Su mano, y Siete Truenos emitiendo Sus voces.

“TIEMPO DE UNIÓN Y TRABAJO PARA RECIBIR LA PROMESA DE LA TRANSFORMACIÓN”, para recibir la promesa de la adopción física, que será la redención de nuestros cuerpos; y eso es para el Día de Redención: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”4, de redención, para el día de la redención del cuerpo; y el día de la redención del cuerpo corresponde al Año del Jubileo, donde se proclamará libertad en toda la Tierra.

[Rev. José B. Pérez] Y también en la página 265 del “Volumen II”, dice [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. II”]:

EL PADRE CELESTIAL
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 17 de junio de 2012
Cayey, Puerto Rico

Esperemos, porque todo eso está ligado a la Visión de la Carpa, todo eso está ligado al cumplimiento de esa Visión que le fue dada al reverendo William Branham.

Por lo tanto, hay grandes bendiciones para ese tiempo en que se esté cumpliendo esa visión. Habrá grandes bendiciones para la Familia de Dios, habrá grandes bendiciones para la familia humana, habrá grandes bendiciones para toda la comunidad en ese tiempo; y habrá grandes necesidades en esos días; pero la misericordia de Dios va a estar manifestada en esos días en el cumplimiento de esa visión que le fue dada al reverendo William Branham.

[Rev. José B. Pérez] Y también en el “Volumen I” de estos libros que estamos leyendo de “La Visión de la Carpa”, página 457 dice [“Extractos sobre la Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. I”]:

LAS DAMAS EN VICTORIA TRABAJANDO SIN LÍMITES EN EL DÍA POSTRERO
Dr. William Soto Santiago
Miércoles, 17 de septiembre de 2008
Torreón, Coahuila, México

Yo respaldo a Puerto Rico en lo que está haciendo: ese proyecto de la construcción de una Carpa Catedral, y en la compra también de los terrenos necesarios para su instalación, y para estacionamiento también; porque una Carpa tan grande necesita bastante espacio para ser colocada, y también para automóviles y autobuses; porque si el reverendo William Branham la vio llena, pues va a haber mucha gente.

Y si vio una fila interminable, entonces habrá mucho trabajo. Y por consiguiente, también habrá muchos problemas de salud en medio de la raza humana ([JBP] eso es lo que ahorita les cité así de memoria, que era del lugar donde les iba a leer). O sea que todas las cosas van a obrar para que sea realmente una necesidad ese lugar.

[Rev. José B. Pérez] O sea que todas las cosas, vean, van a obrar para bien.

Este sistema, que es un sistema, una tormenta que ya se convirtió en huracán, nos ha azotado quizás en los vientos no tan fuertes como el del huracán María, que pasó como categoría 5; este está pasando como categoría 1; pero también en cuanto a… Todavía no se han catalogado los daños, porque todavía está este sistema pasando actualmente; pero por lo que se ve por las noticias, especialmente la lluvia, las inundaciones, es lo que está haciendo más daño.

Pero vean que hace 5 años, en el 2017, ese sistema de ese huracán categoría 5 nos impactó; 5 años después este otro huracán nos impacta también.

Dios tiene un propósito con todo eso; y debemos de mirarlo en una forma positiva, para que veamos más bien la parte espiritual, la cual es en la que debemos de fijar nuestra mirada. Y más aún: cada uno como individuo ver allí ese clamor, el cual debe seguir naciendo, seguir surgiendo esa desesperación como individuo, para que Dios pronto entre en la escena en toda Su plenitud.

Todo esto que ha estado ocurriendo, aunque en el mundo, en las diferentes partes del mundo también está en convulsión (vemos terremotos, maremotos, tifones y una serie de situaciones mundialmente, enfermedades también); pero acá en Puerto Rico, este evento está marcando algo que Dios ha permitido que suceda en el lugar donde esa Carpa está, o sea, en la Isla del Cordero.

Y debemos de mirar todo eso en una forma en la cual estemos, más bien, acercándonos más y más a Dios; y lo hablo a nivel de todos los escogidos en toda la faz de la Tierra, pero más especialmente a los escogidos que Dios tiene aquí en Puerto Rico, los cuales deben (si están unidos) unirse más; y mirar el Programa Divino, mirar las promesas que Dios tiene, y agarrarse más de todas esas promesas y de la bendición que Dios nos ha dado aquí en Puerto Rico: de colocar el lugar en donde la presencia de Dios estaría siendo manifestada, donde la Columna de Fuego estaría descendiendo allí al cuartito de madera; en donde Dios, Su presencia, estaría impartiendo bendición para el mundo entero.

O sea que todo esto, a los escogidos de aquí de Puerto Rico, deben de tornarlo para bien, para ustedes como individuos; y mirarse y escudriñarse cada uno, y mirar su corazón; y que no haya esa división entre Dios y la persona, no haya algo que estorbe en que ese clamor empiece a surgir de una manera mayor al que ya lo están haciendo.

O sea, que haya esa confianza entre usted y Dios. Si su corazón no le reprende, entonces tenemos confianza con Dios5; entonces podemos pedir a Dios, abiertamente a Él, clamar a Él. Y también eso va con todos, porque todos deseamos las bendiciones de Dios y todos deseamos ser raptados y ser sacados de esta Tierra.

Pero si Dios…, como dicen: “Al que mucho le es dado, mucho le es demandado también”6. O sea que a ustedes aquí en Puerto Rico (y me incluyo yo también) les es demandado mucho, por la bendición que Dios nos ha dado, en donde Él cumplirá esa promesa que tanto el hermano Branham anhelaba; dice: [WMB] “Yo anhelo estar allí”.

Y nosotros tenemos esa bendición de estar aquí y ver con nuestros propios ojos, palparlo con nuestras manos, escuchar con nuestros oídos, creerlo con nuestro corazón, todo lo que Dios está haciendo ya en el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Todos llegaremos a la meta. Todos los que están escritos en el Libro de la Vida del Cordero, en la faz de la Tierra, en dondequiera que estén, también sientan ese sentir. Y todo lo que les pase en su vida, piensen que es para que escudriñen más sus corazones; y Dios lo tornará en bendición para usted.

Cualquier cosa que usted: “Oye, pero ¿por qué me pasó esto?”. Busque que algo Dios le está mostrando a usted para que se alinee, o para que busque más a Dios, o para que… Y Dios con eso lo estremezca y usted diga: “Espérate, estoy desviándome un poquito aquí, estoy desviándome un poquito allá”. Porque la Novia, llegó un momento en que el hermano Branham la vio —en esa visión— que se había salido de paso7.

La Novia tiene que estar en el paso correcto, en el camino correcto, en todas las áreas; o sea, desde el ABC hasta el álgebra. Todo tiene que estar en orden.

Así que todo esto es para bendición de nosotros mismos.

Ya mañana es otro día. Mañana comenzaremos a reorganizar todo, limpiar las cosas que hay que limpiar; y continuar; pero con la mirada más agarrada, más firme, y con la fe más firme, con esa mano poderosa de la fe agarrar más esa promesa; porque de aquí en adelante todo va a estar ocurriendo tan y tan rápido que, Dios cumplirá todo y, al que no está listo, se le pasará por encima.

No estoy diciendo con eso que esto es algo que está marcando una fecha de algo; no. Es uno de los eventos que debemos de concientizar, porque la humanidad va a estar pasando… Y mientras estamos aquí nosotros, Dios va a tener misericordia de la humanidad por causa de los escogidos, por causa de Su Nombre. Pero Él va a permitir ciertas cosas…

Vean, si no hiciera falta una apretura porque los escogidos estén ya listos, no hubiera hecho falta una apretura si los escogidos estuvieran listos ya; pero por causa de que los escogidos no están listos, y no están clamando y desesperando como tienen que hacer, entonces Dios les envía y nos envía una apretura; que no tan solo es esa persecución o esa apretura, y luego se convierte en persecución para el resto de la Iglesia, de las vírgenes insensatas; para nosotros es una apretura.

O sea que para que venga esa apretura no tan solo es esa parte del Concilio Mundial de Iglesias con la bestia, y la marca de la bestia tratando de tener todo, sino que también hay diferentes apreturas, las cuales Dios permite que a Sus hijos les vengan; como lo es: o enfermedades, o desastres así, de tormentas y todo, para que el escogido de Dios (vamos a decir) se sacuda; diga: “¡Espérate!”, y busque más a Dios.

O sea que todas esas cosas obran para bien.

Nosotros no deseamos ninguna cosa mala para nosotros, ni para nuestros hijos; ni enfermedades, ni catástrofes, ni nada; pero Dios permite muchas veces esas cosas para que clamemos a Él, y le pidamos más, y entremos más en desesperación.

Nosotros no deseamos que nos vengan males, ni que nos vengan estas cosas que están ocurriendo; pero podemos evitar que vengan todas esas cosas cuando entremos en desesperación y estemos listos para recibir las promesas, y Dios las cumpla, y nos transforme, y nos saque de aquí de esta Tierra.

Él está esperando por nosotros; porque ya el grupo, el pueblo, está ya llamado; ya ha sido juntado con este poderoso Mensaje del Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago; y ya estamos listos para recibir de esas promesas.

O sea que Dios está esperando por nosotros.

Y no deseamos que nadie sufra, no deseamos que nadie pase ninguna necesidad; porque todo esto…, por ejemplo, este paso del huracán: ya hoy, por ejemplo, desde temprano se fue la luz, el agua va a empezar a escasear, va a haber falta de alimento en muchas áreas; y los que no están preparados… Algunos ya se prepararon para tener alimento de una, dos, tres semanas, un mes, seis meses; otros no; otros, falta de energía. Vea, hay muchas consecuencias a causa de todo esto.

Por eso no deseamos que esto venga. Y oramos a Dios y pedimos a Dios que quite todo eso; pero si Dios lo permite es para que cada uno de nosotros clame más a Él y le pida más a Él. Y veamos y nos detengamos y nos sacudamos, o sea, seamos sacudidos. Y abrir nuestros ojos y no estar recostados, no estar en ese confort, sino que digamos: “Espérate, yo no soy de este planeta Tierra, ¡yo me quiero ir, Señor!”.

Y muchas veces Dios permite estas cosas para que despertemos, que ya los vientos de la gran tribulación están cerca; y Dios no desea que Sus hijos, Sus escogidos, entren en la gran tribulación; porque la Novia no pasará por la gran tribulación.

Por lo tanto, tornemos todas estas cosas (por ejemplo, acá los hermanos en Puerto Rico) en algo para que cada uno de nosotros se acerque más (de lo que estamos ya), se acerque más al Programa Divino, y se agarre más de las promesas, y se agarre más de lo que Dios está cumpliendo en medio nuestro.

Sigue diciendo aquí, dice [“La Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. I”] [“LAS DAMAS EN VICTORIA TRABAJANDO SIN LÍMITES EN EL DÍA POSTRERO”]:

[WSS] O sea que todas las cosas van a obrar para que sea realmente una necesidad ese lugar.

Y por cuanto está prometido que en ese lugar Dios va a manifestarse, todos queremos ver la manifestación de Dios como la vio el reverendo William Branham en la Visión de la Carpa.

Por lo tanto, apoyamos ese proyecto que tiene Puerto Rico. Y aunque yo no esté allá en Puerto Rico, yo también lo apoyo con todo mi corazón, con mis oraciones, y con mi esfuerzo y en todos los sentidos; económicamente también.

Y Dios va a tener la persona que Él eligió desde antes de la fundación del mundo para usarla en esa manifestación final, que tiene que ser un mensajero dispensacional; no puede ser un mensajero de edad solamente, sino dispensacional.

Y tiene que ser, por consiguiente, el mensajero de la Dispensación del Reino con el Evangelio del Reino y el Evangelio de la Gracia; y mensajero también de la Edad de la Piedra Angular. Por lo tanto, Dios lo tendrá y Dios lo va a usar en esa manifestación final.

Y no nos queremos quedar sin hacer nada en pro de ese proyecto. Queremos tener nuestra partecita, cada cual su parte en ese proyecto; siendo que es un proyecto divino que tiene que ser hecho una realidad. Como cuando Dios le dijo a Moisés que construyera un tabernáculo, le dio las medidas, le mostró todo allá en el monte Sinaí; él preparó el diseño que le fue mostrado en el monte; y Dios le dijo: “Haz el tabernáculo conforme al diseño que te fue mostrado en el monte” [Éxodo 25:9].

[Rev. José B. Pérez] Así que Dios tiene el lugar; tiene el lugar que Él ya predestinó desde antes de la fundación del mundo, y ya está construido. Y ya ese lugar que vio el reverendo William Branham físicamente está. Y también ya tiene la persona que Él eligió, también desde antes de la fundación del mundo, para usarla en esa manifestación final.

Así que todo Dios ya lo tiene preparado, Él lo tiene ya listo; y lo que Él espera es por que el pueblo esté ya clamando, pidiéndole a Dios, orando, para que ese poder, ese poder que va a ser manifestado en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, ya esté en medio de la Iglesia; como lo dijo allí (en lo que les leí en esta mañana), donde él dice en el párrafo 520, dice [Citas]:

520 – “Dejen que la gente, dejen que ese rebaño pequeño, ese remanente pequeño que Dios le dará, dejen que ese remanente pequeño empiece a clamarle a Dios y miren qué pasa. Habrá una confrontación nacional. Habrá un poder que ellos nunca han visto antes”.

[WSS] «Clamar a Dios, los elegidos».

[Rev. José B. Pérez] Esa ha sido esta pequeña plática en el día de hoy.

Y a todos los hermanos acá en Puerto Rico: Que Dios les bendiga, y que Dios nos ayude en la recuperación de todo lo que este sistema ha hecho; ya sea algún daño material, o aun espiritual, o físico… Porque espiritual es, quizás, que todavía tiene en la mente todo. Algunos pasaron muchas situaciones difíciles en lo de María, en el huracán María, y ahora les recuerdan todo eso; y quizás tienen luchas también espirituales. Que Dios les ayude también en eso.

Y también que Dios les recompense en cuanto a… y les retribuya, y les dé en abundancia todo lo que han perdido; o sea, les dé sobreabundante (si llegaron a perder algo de sus pertenencias), como Job: él perdió todo, pero después Dios lo bendijo mucho más de lo que tenía. Y que sea así: que Dios les dé a ustedes todo lo que hayan perdido, en muchas cantidades más.

Y que sigamos preparándonos, y sigamos mirando el Arca, mirando la Palabra; y sigamos en esa preparación, en esa Enseñanza, que es la que Dios nos está dando, para pronto obtener esa Fe Perfecta, esa Fe de Rapto, Fe de Traslación.

Y cuando ya estén listos para poder salir en estos días… que ya se pueda (de seguro mañana van a dar alguna orden, el Gobierno, que ya puede salir uno): Con cuidado, los que puedan venir para ayudar a la limpieza y los recogidos y todo eso, lo pueden hacer; siempre y cuando no dejen y no descuiden su hogar.

Si tienen algo que cuidar en su hogar, no lo descuiden (su hogar), sino solamente aquellos…, y especialmente los hombres; porque hay cosas pesadas, y ramas y cosas así… Mejor es que sean los hombres, por ahora (ya vemos mañana); porque el auditorio adentro está bien. Solamente es afuera, los alrededores; y preferiblemente que sean los varones.

No traigan niños tampoco; sino más bien los hombres, los varones; y ya ahí vamos viendo en la semana, porque tenemos toda la semana para entonces ya preparar todo para las próximas actividades.

Y si el varón tiene compromiso en la casa, alguna responsabilidad, no coja de excusa de salir para acá y quede mal en su hogar, sino quédese en su casa. Más bien es los que tienen todo organizadito en su casa y no les pasó nada, pueden venir, luego de que avisen y que ya veamos que ya el sistema haya pasado. Pero creo que todavía mañana, toda la mañana, o prácticamente el día, va a estar lloviendo y todo eso; así que estemos quietos hasta que todo pase.

Bueno, Dios les bendiga, Dios les guarde. Y a todos los de la América Latina, que han estado orando por Puerto Rico, y también por Santo Domingo, los hermanos de República Dominicana: Que Dios les bendiga también grandemente. Y que sigan también ustedes, al igual que nosotros, preparándonos, unánimes y juntos, para obtener pronto esa Fe de Traslación.

“CLAMAR A DIOS, LOS ELEGIDOS”.

Tengan todos muy buenas noches.


1 Recopilación de extractos “La Apretura”, págs. 4-5, 6-7

2 Estudio Bíblico #239, 2022/sep/18-1 (domingo), pág. 19 del (f) / SPN65-0911 “El poder de Dios para transformar”, pág. 30, párr. 198

3 San Lucas 12:32

4 Efesios 4:30

5 1 Juan 3:21-22

6 San Lucas 12:48

7 SPN65-1204 “El Rapto”, págs. 39-40, párrs. 198-204

Traducciones

Ir arriba