El Pilar de Fuego guiándonos a la tierra prometida

Reproducir vídeo

El Pilar de Fuego guiándonos a la tierra prometida

Rev. José Benjamín Pérez
Sábado, 28 de mayo de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenas tardes. Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín, al reverendo Andrés Cruz Gallegos, y todos los ministros que se encuentran reunidos allí en Santa Martha, México, y también hermanos y hermanas; y los que están conectados a través de internet, de los diferentes lugares, como Boston, allá en Estados Unidos y diferentes partes de Estados Unidos; también diferentes partes de México, de Panamá, de Colombia, de Bolivia, de Chile, Argentina, España y África, Venezuela; y todos los lugares donde están conectados viendo y escuchando esta actividad que está llevando a cabo el misionero Miguel Bermúdez Marín allí en Santa Martha, México, hoy, sábado, 28 de mayo de este año 2022.

Es realmente una bendición y privilegio que el hermano Miguel me permite enviar este saludito, conscientes de que estamos viviendo en este tiempo en el cual cada uno de Sus hijos, de los hijos de Dios, escogidos de Dios, que han sido llamados y juntados con este glorioso Mensaje que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo, William Soto Santiago: profeta mensajero dispensacional en el cual Dios cumplió Su Venida, la Venida de ese Ángel que era diferente a los demás…; el cual arrebató, levantó, al séptimo ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil, con el espíritu y virtud de Elías en su cuarta manifestación, el cual es el reverendo William Branham; ese Ángel estuvo allí en esa constelación, y él lo describió que era un Ángel que tenía y traía el misterio del Séptimo Sello; ese misterio el cual en este tiempo final ha sido dado a conocer abiertamente al pueblo de Dios.

Luego que ha estado en medio de Su Iglesia llamando y juntando a Sus escogidos con la Gran Voz de Trompeta…, nos ha llamado, nos ha juntado; y en este tiempo final hemos estado viendo más claramente y más abiertamente ese misterio de ese Ángel; el cual nos trae por medio de Su Palabra, de Su Mensaje, eso que cada uno de nosotros necesita, y es la fe de rapto.

La fe de rapto está en los Truenos. Hemos sido llamados por ese Mensaje y con ese Mensaje. Y ahora, en este tiempo, el cual es muy importante, esos escogidos que están ya sellados en el Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo, están preparándose para su adopción.

O sea que la labor y la misión de ese Ángel ha sido llamar y juntar a Sus escogidos en este tercer éxodo, el cual nos lleva rumbo a la tierra prometida; y el Líder es el Pilar de Fuego (de lo cual nuestro hermano Miguel nos ha estado hablando en estos días). Ese Pilar de Fuego estuvo allí en el primer éxodo, estuvo en el segundo éxodo, y está en el tercer éxodo también.

Esta etapa es una etapa en la cual cada hijo de Dios, cada escogido de Dios, está siendo preparado por medio del Pilar de Fuego, por medio de esa unción: la unción que viene de ese Pilar de Fuego a Sus hijos, a cada uno de nosotros, como lo escribió allí nuestro hermano William.

Quiero leerles aquí dos porciones, así rápidamente, para no tomarles mucho tiempo hoy. Dice en el mensaje “EL TERCER ÉXODO”1, dice en la página 46:

262 Note, ¿qué hizo Él en el primer éxodo? Él envió a un profeta ungido con el Pilar de Fuego, y Él llamó fuera al pueblo. Ese fue Su primer éxodo.

263 Y cuando el tiempo de Israel terminó, Él envió otra vez a un Dios-Profeta ([JBP] y escribe: [WSS] «Jesús») con un Pilar de Fuego. Juan lo vio descendiendo del Cielo como una paloma. Y Él dijo: “Voy a Dios y retorno a Dios”.

264 Después de Su muerte, sepultura y resurrección, Saulo de Tarso, en su camino a Damasco, vio a ese mismo Pilar de Fuego. Y siendo un hebreo, bien enseñado en la Palabra, dijo: “Señor, ¿quién eres tú?”. Él sabía que ese Pilar de Fuego era el Señor. Él era un hebreo. Él dijo: “¿Quién eres tú?”. Él dijo: “Yo soy Jesús”.

265 El segundo éxodo trajo a un profeta, ungido, el cual era Su Hijo, Dios-Profeta. Moisés dijo que Él sería un profeta; y tenía un Pilar de Fuego, y hacía señales y maravillas. Y ese mismo profeta dijo: “Cualquiera que cree en mí, las obras que yo hago, él también las hará”.

266 Y aquí Él prometió la misma cosa en el éxodo de los últimos días, y Él no puede cambiarlo. Por pruebas científicas, por el testimonio del Espíritu, por las obras del Espíritu, lo vemos hoy: el gran Pilar de Fuego moviéndose entre nosotros; y las señales y maravillas de la resurrección de Jesucristo, llamando fuera al pueblo de denominacionalismo para vivir en la presencia de Jesucristo, yendo a la tierra ([JBP] y escribe: [WSS] «el Pilar de Fuego»). No hay error, amigos. No es lo que estoy diciendo (yo soy solamente su hermano), pero es lo que Dios está probando a ustedes; eso lo hace la verdad. El mismo Pilar de Fuego que Él usó para los otros dos, Él lo trajo entre ustedes hoy, y lo probó por la ciencia.

[JBP] O sea, ese Pilar de Fuego que usó en el primer éxodo, es el mismo en el segundo éxodo, y es el mismo que Él estará usando; o sea, es el Pilar de Fuego el que está haciendo ese tercer éxodo.

Más abajo dice [pág. 38, párrs. 269-273]:

269 Noten, el Pilar de Fuego que les llamó fuera, les guió a la tierra prometida bajo la unción de un profeta; un Pilar de Fuego que ellos podían ver. Los guio a la tierra prometida bajo un profeta ungido. Y ellos constantemente le rechazaban. ¿Es eso correcto? Seguro.

270 Ahora, yo sé que ustedes tienen un servicio bautismal. Yo tengo cerca de seis páginas más aquí, me supongo; pero voy a detenerme ahora, en un minuto.

271 Obsérvenlo. Estamos en un llamado fuera: “‘Salga de Babilonia, mi pueblo’, dijo la voz del ángel”. ¿De qué? Confusión ([JBP] o sea, salgan de Babilonia, y ahí él se refiere a confusión). ¿Están los metodistas correctos, o los bautistas, o los católicos? “Salga de ello”. Dios está correcto. ¿Cómo sabe usted que toda palabra de hombre sea mentira, y la Mía verdad? “Salga de ello”. ¿Qué sabe usted? El mismo Pilar de Fuego, la misma unción del Espíritu, guiando a la tierra prometida.

272 Note: los guio, los sacó, los guio a la tierra prometida; Israel, la nación.

273 ¡Y el mismo Dios, el mismo Pilar de Fuego!

[JBP] Y el hermano William escribe:

[WSS] «el Pilar de Fuego, la Unción de Dios».

[JBP] Y en la página 49, dice [pág. 39, párrs. 280-281]:

280 Ahora, yo quiero que usted note: Este mismo Pilar de Fuego está guiando al pueblo de nuevo a la tierra prometida, el Milenio, donde hallamos, bajo la inspiración del Sexto Sello (que nunca ha sido enseñado antes), cómo la Tierra tiene que ser purificada para el Milenio. El Pilar de Fuego está guiándoles al Milenio ([JBP] y él escribe: [WSS] «la Visión de la Carpa»).

281 Y note…

[JBP] Vamos a leer un poquito antes, o sea, vamos a repetir esto nuevamente, con detenimiento, para que usted vea allí lo que… El Espíritu Santo por medio de nuestro hermano Branham está revelando ahí algo muy importante. Y quiero que se remonten a la Visión de la Carpa, o sea, a la Visión que le fue mostrada al reverendo William Branham, con esto que voy a leer; porque allí él vio cómo ese Pilar de Fuego descendió a ese cuartito de madera; pero antes de eso, ese Pilar de Fuego ha estado, antes de eso, estuvo antes obrando en medio del pueblo, ¿trayendo qué? Miren esto ahora nuevamente, con esto que les acabo de decir:

    280 Ahora, yo quiero que usted note: Este mismo Pilar de Fuego está guiando al pueblo de nuevo a la tierra prometida, el Milenio, donde hallamos, bajo la inspiración del Sexto Sello (que nunca ha sido enseñado antes), cómo la Tierra tiene que ser purificada para el Milenio. El Pilar de Fuego está guiándoles al Milenio.

[JBP] Y ahí él escribe: [WSS] «la Visión de la Carpa». Miren dónde va a estar siendo dada a conocer esa enseñanza, por medio del Pilar de Fuego.

Y sigue diciendo:

281 Y note, el Pilar de Fuego que guio a Israel de la esclavitud, en ese éxodo; el Pilar de Fuego, bajo el liderato de Dios… Dios era el Fuego, y el Pilar de Fuego solamente ungió al profeta. El Pilar de Fuego era para mantenerse como un testigo celestial que Moisés fue llamado.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Dios es el Pilar de Fuego».

[JBP] Y abajo:

[WSS] «El Pilar de Fuego = Dios, Testigo celestial».

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “YO HABÍA OÍDO PERO AHORA VEO”2, dice en la página 24, en los primeros dos párrafos, dice:

113 Ahora, Jesús prometió aquí que en los últimos días el Hijo del Hombre será revelado otra vez al mismo tipo de grupo: a la simiente de Abraham, justamente antes que el fuego caiga ([JBP] y él escribe: [WSS] «Antes de caer el fuego, Elohim se revela a la simiente de Abraham»). Recuerden, la iglesia no recibió ninguna otra prueba, Abraham y ellos no lo hicieron, el hijo prometido que estaban buscando fue traído justamente después de aquello. Y la iglesia está buscando al Hijo prometido. Él vendrá justamente después de los días de este ministerio, Él será revelado desde los cielos. Ahora lo vemos muy sencillo, va a suceder. Ahora, la única cosa que tiene que haber es algo que empiece a latir, que se meta dentro de un hombre, y Dios lo vindica y le dice y le muestra que esa es la cosa que va ha de suceder; y que usted va a…

114 Tal como hizo Moisés: él no quería libertar aquellos hijos, pero Dios le habló en una zarza ardiendo. Él no quería ir, pero tenía que ir. Moisés había oído de Él siendo el gran Jehová. Pero entonces él pudo verlo, Él estaba en la forma de un Pilar de Fuego. “Yo había oído de Ti, pero ahora te veo”. ¿Qué estaba él viendo dentro? ([JBP] Y él escribe: [WSS] «entendiendo». O sea que estaba viendo, y el hermano William escribió: [WSS] «entendiendo») Su Palabra vindicada ([JBP] y escribe: [WSS] «el Pilar de Fuego»).

[JBP] Y más adelantito, de este mismo mensaje, dice [pág. 21, párrs. 121-131]:

121 Moisés, un profeta, sabiendo que tenía acceso a Dios, fue inspirado, y dijo: “Estad firmes, y veréis la salvación de Dios; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis”. ¿Cómo sabía él que iba a suceder? ¿Cómo lo supo? Él no sabía lo que hablaba.

122 Pero su obra central, él lo habló, Dios le dijo cómo hacerlo. Le dijo: “Moisés, no clames a mí, toma tu vara y extiende tu mano sobre el mar y diles a los hijos de Israel que caminen”. ¡Amén!

123 ¡La inspiración! ([JBP] él escribió al lado: [WSS] «la vara = la Palabra» y escribe: [WSS] «habla lo que fue revelado». Dice:) Esa es la forma en que llega a usted si usted está enfermo. Esa es la forma en que llega a usted si usted está afligido. Algo le es revelado a usted, y usted ve que ha sido revelado y lo habla: “¡Estoy sano!”.

124 Entonces Dios le dice a usted lo que ha de hacer: “Levántate y empieza a caminar”. ¡Amén! Entonces todo ha pasado, cuando usted lo puede hacer así. Esa es la forma en que Dios lo hace, entonces usted ve a Dios manifestado a través de usted mismo.

125 Fue Dios que le dijo que lo hiciera. Ahora, entonces todos los que estaban presentes, todo Israel que estaba presente vio la inspiración que llegó a Moisés. Con sus propios ojos habían visto a Dios partir las aguas de un lado a otro. Y aquel Pilar de Fuego los guio a través del mar. Él oyó de Dios, entonces ellos lo vieron. ([JBP] Y él escribe: [WSS] «el Pilar de Fuego»).

126 Josué estuvo en una hora de crisis cuando el ejército estaba triunfando y el sol estaba cayendo. Josué era un profeta ([JBP] y él escribe: [WSS] «Josué = el profeta»), y sabía que si el ejército enemigo tenía una oportunidad de volver a unirse y volver contra él, él perdería más hombres. Así que en aquella hora de crisis, cuando algo tenía que ser hecho…

[JBP] Fíjense eso ahí: Así que en aquella hora de crisis, cuando algo tenía que ser hecho, solo había una cosa. Si él podía mantenerlos corriendo, los derrotaría a todos. Pero no había suficiente luz para hacerlo…

[JBP] ¡Oh, gloria a Dios! Eso es algo tremendo, hermanos. Miren lo que dice, vuelvo a repetirlo:

[126] Pero no había suficiente luz para hacerlo, así que Josué se paró, levantó sus manos y dijo: “¡Sol, detente! Y luna, párate en el valle de Ajalón hasta que yo termine con esta batalla”. [Josué 10:12 –Trad.] Y el sol se detuvo. Oyeron a Josué hablar, y luego vieron a Dios con sus propios ojos en una ocasión. ¡Cierto!

127 Desde luego, era una paradoja ver algo que parecía ser imposible; sin embargo, era cierto. Pero: “El sol se detuvo”, dice la Biblia. Yo no sé si lo que ustedes piensan que el mundo alrededor piensa ahora, pero de todos modos “el sol se detuvo”. Quizás Josué nunca había tratado de trazarse la forma en que iba a hacerlo, cómo Dios iba a hacerlo, lo único que dijo fue: “¡Sol, detente!”. Él lo dijo, quizás, sin saber lo que estaba diciendo, porque fue Dios quien se lo indicó, y Él obró.

128 Lo mismo que en Marcos 11:23: “Si dijeres a este monte: Muévete, y no dudares en tu corazón…”.

[JBP] Recuerden que un monte es un reino; y el reino de las tinieblas, el reino de los gentiles, va a ser quitado. Y miren el ejemplo que pone el hermano Branham; luego de eso, miren cómo pone esta Escritura que se va a cumplir de esa manera, de la manera de la cual Josué paró el sol: fue hablando la Palabra; y él escribe al lado: [WSS] «Marcos 11:22-23», escribe el hermano William.

128 Lo mismo que en Marcos 11:23: “Si dijeres a este monte: Muévete, y no dudares en tu corazón, sino que creyereis que lo que dices sucederá, podrás tener lo que digas”. Pero usted no puede pararse allí tartamudeando en su mente y decirlo, usted tiene que ser inspirado para decirlo. ¡Amén!

129 Perdonen la expresión. Pero aquel día, sentado allí en aquel bosque (y Dios es mi juez, y yo puedo caer muerto en este púlpito), cuando esa Escritura me ha retado toda mi vida, aquella mañana…

[JBP] Esa Escritura de Marcos 11:22, él, toda la vida, cómo dice ahí y en otros mensajes (en el libro de Los Sellos, pueden buscar allí), que esa Escritura él la menciona en algunas ocasiones; pero de esa Escritura no le fue permitido hablar. Dice:

[129] … cuando esa Escritura me ha retado toda mi vida, aquella mañana en aquel bosque yo estaba pensando en eso, y aquella Voz me habló y me dijo: “Esa Escritura es como todas las Escrituras, es cierta”.

130 Yo pensé: “Bueno, ¿cómo sería?”.

131 Él dijo: “Tú eres…”. Yo dije… Él dijo: “Habla, y será de esa forma. No lo dudes”.

[JBP] Y él escribe al lado, el hermano William:

[WSS] «Para hablar la Palabra y que acontezca, tienes que ser inspirado por Dios».

[Rev. José B. Pérez] Y dos lugares donde allí… quiero que lo anoten y lo tengan en este estudio allí, para que luego busquemos todas esas otras Escrituras que él escribió allí al lado de Josué, capítulo 10, cuando él detuvo el sol. Me llama la atención, porque él escribe en el verso 11 de ese capítulo 10 de Josué, dice:

Josué 10

11 Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada.

12 Entonces Josué habló a Jehová…

[JBP] Él escribe al lado:

[WSS] «granizo / Apocalipsis 8:1- , Ap. 15: , Ap. 16: ».

Y sigue diciendo:

12 Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas:

Sol, detente en Gabaón;

Y tú, luna, en el valle de Ajalón.

13 Y el sol se detuvo y la luna se paró,

Hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.

¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.

[JBP] Y él dibuja [WSS] «Sol», y dibujó una pirámide con destellos de luz, o sea, con rayitas, como destellando, como haciendo un destello de luz.

Y en uno de los escritos él escribe: [WSS] «la 1ra Etapa»…; porque él escribe “la Primera Etapa”, luego escribe “la Segunda Etapa”, en eso él no escribe nada al lado. Escribe:

[WSS] «La 1ra Etapa
La 2da Etapa
La 3ra Etapa ([JBP] y ahí escribe):

La 3ra Etapa tiene tres partes, cosas que le acompañan
La 1ra cosa… ([JBP] y ahí no escribe nada)

La 2da cosa… ([JBP] tampoco hay nada escrito)

[JBP] Y cuando escribe:

«La 3ra cosa: ([JBP] escribió) será en una Gran Carpa Catedral, donde el Espíritu Santo estará operando».

[JBP] ¿Y cómo va a estar operando? En otro escrito escribe:

[WSS] «la Visión de la Carpa / un hombre que puede encender».

[Rev. José B. Pérez] O sea que podemos estar viendo en todos estos escritos (hasta donde podemos leer) de todo lo que Dios estará haciendo en el cumplimiento pleno de la Visión de la Carpa. Pero antes de eso está esa Columna de Fuego obrando en medio de la Iglesia, entrando en forma de Palabra; porque la Palabra es la que discierne y penetra hasta lo profundo del corazón, “hasta los tuétanos”3, dice ahí San Pablo, y las intenciones y todo eso del hombre.

O sea que es un tiempo en donde la Primera Etapa, la Segunda Etapa, unida con la Tercera Etapa, será ya esa unción de Dios por medio de esa Columna de Fuego manifestada en medio del pueblo de Dios.

Por eso es una etapa en donde la Luz está abierta, está quieta en medio de Su Pueblo; y ahí todo se está viendo, todo se está dando a conocer; tanto por la Palabra revelada, de todo esto que estamos leyendo, como también todas las cosas que en el interior de cada persona tiene; o sea que es un tiempo de que queda todo a la luz.

Por eso tenemos este tiempo y debemos de aprovecharlo, para que así estemos preparados, para que pueda Dios obrar entonces en medio de Su pueblo y cumpla la promesa plena de la Visión de La Gran Carpa Catedral.

Hay muchas cosas que están ocurriendo y que van a ocurrir allí, que no se pueden hablar aun teniéndolas. Cuánto daría el hermano Branham por haber hablado todo lo que le fue mostrado a él, pero el Ángel le dijo que tenía que quedarse callado. Y al hermano William también: muchas cosas él tuvo que guardarlas; otras, como ya fue un tiempo en el cual tuvo él que hablar abiertamente que se tenía que ir…; y abiertamente me refiero a las personas que estuvieron allí; y ya en esa ocasión cuando estuve hablando con él, ya allí él tenía que decir ciertas cosas y hablar ciertas cosas, porque él era el que tenía todo el conocimiento que ese Ángel (que le mostró al reverendo William Branham) tenía.

O sea que en el hermano William estaba todo, cuando él estuvo aquí en la Tierra; y él tenía que dejar ciertas cosas habladas, dichas, para que nosotros como instrumentos de Dios… porque Dios usa es al ser humano, a los seres humanos. No iba a dejar las cosas él calladas y se iba a ir; no iba a dejar todo callado y “ahí que se las arreglen”. Él tenía que dejar ciertas instrucciones y ciertos preparativos, para que todo se encaminara, y el Pilar de Fuego obrar en base también… o uno obrar la Obra, lo que él dejó dicho, obrar para que la Columna de Fuego entonces hiciera todo.

O sea que la Columna de Fuego obra y el ser humano actúa. Así era que decía en las plataformas, en las actividades que tenía el hermano Branham: que él veía cómo el Ángel hacía las cosas, y él venía acá, las hablaba, y el Ángel era el que las cumplía; y eso es… ese mecanismo, así es; algo así es que va a ocurrir. Pero todo lo que va a estar ocurriendo en esa manera, en esa forma, no se puede dar a conocer cómo es que va a estar ocurriendo, para que se cumpla plenamente la Visión de La Gran Carpa Catedral.

Ahí pueden imitar y llegar hasta a hacer casi una imitación perfecta, pero les va a faltar algo. Por eso de eso no va a haber imitaciones. Por eso el pueblo de Dios va a la segura y va caminando con pies firmes, porque el que nos está guiando hacia la tierra prometida es el Pilar de Fuego. O sea, no tenemos una lamparita, un fosforito por ahí alumbrando, sino, tenemos la Columna de Fuego en medio nuestro, la Columna de Fuego nos está guiando.

¡Déjese alumbrar por la Columna de Fuego! Deje que esta Palabra, que esta Luz, alumbre su vida, y pueda ver las maravillas de Dios que están siendo hechas ante vuestros ojos; y ahí podamos entender y comprender plenamente a Dios, el Pilar de Fuego, la Unción de Dios, que es el Pilar de Fuego.

Muchas gracias, hermano Miguel, por esta oportunidad que me permites enviarte este saludito.

Siempre cuando uno dice “un saludito”, pero uno sigue leyendo…; y hay tanto que uno pudiera leer del Pilar de Fuego. Saqué solamente dos mensajes en donde habla del Pilar de Fuego; pero ¡en todo!, la mayoría de los mensajes, habla algo del Pilar de Fuego, de la Columna de Fuego, cómo ha guiado Dios por medio del Pilar de Fuego en toda esta trayectoria desde el Génesis hasta el Apocalipsis; y no acabaríamos de hablar de la Obra de Dios, que la hace el Pilar de Fuego. O sea, es algo que no tiene fin.

Así que, como decía nuestro hermano Wiliam, siempre en estas actividades que tenemos hacemos una pausa. Continuaremos mañana domingo, leyendo, escudriñando, citando todos estos escritos que nuestro hermano William nos dejó, que son de enseñanza y de crecimiento espiritual, y de confirmación en la fe, para obtener pronto esa fe que necesitamos a ese nivel alto, que es la fe de rapto.

Que Dios te bendiga, hermano Miguel. Dios te bendiga, Andrés. Y Dios bendiga a todos los ministros allá en Santa Martha y en todos los países donde estén reunidos en el día de hoy.

Que mañana Dios use al misionero Miguel Bermúdez Marín también grandemente, lo mantenga sano, lo mantenga fuerte; y que nos use grandemente a todos; que nos abra el entendimiento, las Escrituras, y nos confirme más en la fe de este glorioso Mensaje que nos ha traído nuestro amado hermano y amigo, profeta mensajero dispensacional de esta Dispensación del Reino, nuestro amado hermano William Soto Santiago.

Dios les bendiga y Dios les guarde a todos. Continúen pasando un día feliz, lleno de las bendiciones de nuestro Padre celestial. En Su Nombre Eterno y glorioso, Rey de reyes y Señor de señores, como Hijo de David, William. Amén y amén.

Dios les bendiga a todos.


1 SPN63-0630M “El Tercer Éxodo”, pág. 37, párrs. 262-266

2 SPN65-1127E “Yo había escuchado mas ahora veo”, pág. 20, párrs.113-114

3 Hebreos 4:12

Ir arriba