El tiempo de Redención terminó, dice el Ángel Fuerte de Apocalipsis 10:1-11

Reproducir vídeo

El tiempo de Redención terminó, dice el Ángel fuerte de Apocalipsis 10:1-11

Rev. José Benjamín Pérez
Sábado, 12 de noviembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenas tardes. Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín allá en Ciudad Guatemala, Guatemala, a su esposa Ruth; y a todos los ministros locales e internacionales que se encuentran hoy sábado, 12 de noviembre de este año 2022, en este estudio bíblico de este libro tan importante del cual han estado…, los que han estado hablando en esta ocasión, y en el día de ayer también, sobre “La introducción de la Segunda Venida de Cristo a Su Iglesia”; porque como fue introducida la Segunda Venida del Señor, como fue hablado por el precursor de la Segunda Venida del Señor, así tiene que ser cumplido.

Por lo tanto, nos corresponde a todos conocer bien cómo sería el cumplimiento de la Venida del Señor, de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, para estar apercibidos y preparados para ese glorioso evento profético, y así recibir las bendiciones que Dios tiene en Su Venida; la cual es la Fe de Rapto, la cual Él estaría dándonos en este tiempo final, para así ser transformados y ser llevados a la Cena de las Bodas del Cordero.

En el libro del Apocalipsis, en el capítulo 10, verso 1 en adelante, dice de la siguiente manera:

1 Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.

2 Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra;

3 y clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces.

4 Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas.

5 Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo,

6 y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más,

7 sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.

8 La voz que oí del cielo habló otra vez conmigo, y dijo: Ve y toma el librito que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra.

9 Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel.

10 Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre.

11 Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.

[JBP] Y escribe allí: [WSS] «Apocalipsis 11:3-14».

EL TIEMPO DE REDENCIÓN TERMINÓ, DICE EL ÁNGEL FUERTE DE APOCALIPSIS 10:1-10”.

Acá leímos hasta el capítulo 11; o sea, podemos colocarle hasta el 11:

EL TIEMPO DE REDENCIÓN TERMINÓ, DICE EL ÁNGEL FUERTE DE APOCALIPSIS 10:1-11”.

[Rev. José B. Pérez] En el libro de “LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”1, nos dice en la página 15 [PÁG. 18 – Imprenta LGCC]:

67. Como cada Sello es roto, en la Palabra de Dios revela al hombre la edad en que estamos viviendo, el Espíritu de la edad, la iglesia de la edad. Revelación 10 ([JBP] o sea, Apocalipsis 10), en el final hallamos, cuando el último Sello fue roto, hallamos al Ángel parado con un pie sobre la tierra y otro sobre el mar, con sus manos levantadas al cielo, y un arco iris sobre Su cabeza, jurando por el que vive para siempre jamás que el tiempo se acabó [WSS] «la redención» en el último sello [WSS] «en la 2da Venida». Y usted espere hasta que entremos a estos Sellos y ver en dónde esos Sellos están. Después usted hallará las Setenta Semanas, entonces ver dónde están los Sellos. El tiempo terminó. La Redención se acabó. Ahora es el León y el Juez. Él es su Salvador esta mañana, pero un día Él será su Juez.

[JBP] Y de allí es que tomamos el tema, porque él escribe arriba: [WSS] «el tiempo de Redención terminó, dice el Ángel Fuerte de Apocalipsis 10:1-10», él escribe allí. Y colocamos: del 1 al 11.

EL ÁNGEL FUERTE CON EL ARCO IRIS SOBRE SU CABEZA, JURANDO QUE EL TIEMPO YA NO ES MÁS
Dr. William Soto Santiago
Lunes, 23 de marzo de 2009
Minatitlán, Veracruz, México

Y ahora, estaremos viendo en el tiempo final, en la Edad de la Piedra Angular, al Ángel Fuerte que desciende del Cielo con el Librito abierto en Su mano y con el arco iris sobre Su cabeza; el arco iris representa el Pacto de Dios.

[Rev. José B. Pérez] Buscamos en el libro de Las Edades (Edades editado), nos dice en la página 330… dice [PÁG. 329]:

38. Y cuando entrare aquel último miembro elegido del Cuerpo de Cristo, entonces aparecerá nuestro Señor.

[JBP] ¿Cuándo aparecerá el Señor? Cuando entre el último elegido del Cuerpo de Cristo.

Él dibuja, de ahí, una flecha, y dibuja una Piedra Angular y las edades; y arriba de la Piedra Angular escribe: [WSS] «cuando entre el último».

39. La llave de David. ¿No fue David el rey sobre todo Israel? Y ¿no es Jesús el Hijo de David, según el hecho de que Él estará sentado sobre el Trono de David durante el Milenio, y reinará y regirá sobre Su descendencia? Seguramente. Entonces la llave de David significa que es Jesús Quien dará comienzo al Milenio.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «La Llave de David y el Milenio».

Y en el otro libro de Las Edades editado, en el otro libro que él tiene (que acá es la 334), él en esa parte escribe:

[WSS] «La Llave de David = que Jesús dará comienzo al Milenio».

Y también en el otro lado escribe: [WSS] «Las llaves de la muerte y del infierno».

Y en el otro libro escribe: [WSS] «La Llave de David y el Milenio».

Sigue diciendo [Las Edades]:

[39]. Aquel quien tiene las llaves de la muerte y del infierno levantará a los Suyos para que puedan compartir Su Reino de justicia sobre la Tierra.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “REVELACIÓN, CAPÍTULO CUATRO, PARTE I”2, en la página 25 abajo, dice:

130 Ahora, si deseamos buscar el capítulo 17 de Mateo, es el que sigue. Cuando Él hubo tomado… Algunos días después de eso, Él tomó a Pedro, Jacobo y Juan, a un alto monte, aparte, para ser testigos. Pedro, Jacobo y Juan; y ellos vieron el Reino de Dios viniendo en poder, y ellos vieron el ensayo de la venida del Reino de Dios. ¡Amén! ¡Oh, ellos fueron traídos a ver el Reino de Dios en ensayo mientras venía, la introducción del Milenio! Ellos vieron el ensayo.

[WSS] «La introducción al Milenio = el 7mo Sello, la Venida del Señor».

[JBP] Vean cómo ellos fueron —Pedro, Jacobo y Juan—, estuvieron allí mirando en ensayo lo que sería la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles en el fin del tiempo; estuvieron viendo allí a Aquel a quien Dios iba a adoptar, y estuvieron viendo allí también a Moisés y a Elías.

Los que estaban abajo —que no estuvieron allí arriba—, estaban, fíjense, tratando de sacar a ese espíritu de ese joven, de ese hijo de ese señor, esa persona; y no pudieron sacar ese espíritu3. O sea, era un demonio el que estaba en ese muchacho. Y fíjense, ellos trataron de sacarlo. O sea, estaban allí los discípulos de Jesús (o algunos de ellos; los otros; no menciona ahí por nombre quiénes estaban); y ellos, mientras estaba Jesús preparándose en ese tiempo de adopción con tres de los discípulos; los que estaban abajo estaban adelantándose a algo que tenía que ser hecho por Aquel que iba a ser adoptado, o sea, por un ministerio adoptado.

Intentaron adelantarse también, como hicieron los que fueron llamados “los hijos del trueno”4, que no lo recibieron a Jesús en una ocasión en una aldea, y rápido dijeron: “¿Quieres que descendamos fuego del cielo, como lo hizo Elías, y los destruyamos a todos?”5. Vean, también querían adelantarse a esos ministerios que estarían operando en el fin del tiempo.

Y aquí los discípulos quisieron adelantarse a una etapa que correspondía ya para ser manifestada… o sea, ese ministerio tenía que ser un ministerio adoptado; no podía ser de otra forma. Por eso intentaron muchas veces sacar ese demonio de ese muchacho y no pudieron.

Por lo cual, en la Tercera Etapa, muchos intentarán adelantarse también, y tratar de imitar lo que Dios estaría cumpliendo. Pero como al hermano Branham le fue dicho: [WMB] “De esto no dirás nada a nadie”6, estarán tratando de tantear a ver si pueden imitar. Ya se han levantado algunos por un país, otros por otro, tratando de imitar lo que Dios estaría cumpliendo. Aun en los de nuestro medio tienen esa inclinación también: a imitar lo que ya Dios ha estado mostrando. Y eso no está bien.

No se pongan a imitar tampoco lo que ya Dios nos ha estado revelando, y la manera en que Dios ha estado revelando en este tiempo final, en lo que Él está cumpliendo en medio de Su Iglesia. Más bien colóquense con sus congregaciones a oír; porque eso fue lo que les dijeron allí a los discípulos cuando Pedro se puso a hablar… Capítulo 17, verso 4 [San Mateo]:

4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas…

[JBP] Miren, ellos por lo menos tuvieron allí la presencia del Señor, y los corrigió; pero fíjense que aun ahí, en ese momento, también trataron de colocar sus propias ideas. Pero miren lo que ahí se les dice. Sigue diciendo Pedro:

4 … si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.

5 Mientras él aún hablaba…

[JBP] Miren que hasta aún hablando Pedro, lo mandó a callar la Nube; la presencia de Dios lo mandó a callar. Cualquiera diría: “Oye, pero no esperó que Pedro terminara de hablar, para entonces interrum-, decirle lo que le iba a decir ”. No; Él lo interrumpió.

5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.

6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.

[JBP] Vean, eso es lo que debe hacer todo ministro en este tiempo final, en esta etapa que Dios está cumpliendo en medio de la Iglesia, en medio del pueblo —lo cual es llamada “la Tercera Etapa”—, en esta parte culminante: en el cumplimiento de La Gran Carpa Catedral, en donde se está dando esa Enseñanza de Fe de Rapto.

Por eso la posición que debe tener cada ministro con sus congregaciones es oír, es escuchar, lo que está siendo hablado.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo en el mensaje aquí que estamos leyendo de nuestro hermano William “EL ÁNGEL FUERTE CON EL ARCO IRIS SOBRE SU CABEZA, JURANDO QUE EL TIEMPO YA NO ES MÁS”, sigue diciendo:

[WSS] Y ahora, ese Ángel viene con el Pacto Divino. Es Cristo viniendo en Espíritu Santo, o sea, en Su cuerpo angelical, y dándole al instrumento que Él tendrá en la Tierra, dándole ese Título de Propiedad para que se lo coma; y luego dice que profetice sobre muchos pueblos, lenguas y reyes.

La Palabra profética para el Día Postrero será traída por el Espíritu Santo. Como siempre lo ha hecho el Espíritu Santo a través de diferentes profetas, ahora para el Día Postrero la traerá por el que va a recibir y comerse ese Título de Propiedad. Y será la primera ocasión en que un hombre se coma el Título de Propiedad ([JBP] Recuerden: una cosa es tenerlo en la mano, y otra cosa es comérselo). Y por eso es que tendrá que venir la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos, para regresar, ser restaurados físicamente a la vida eterna.

Por eso es tan importante la Venida del Ángel Fuerte con ese Título de Propiedad; Título de Propiedad de la vida eterna, Título de Propiedad de toda la Creación. Ahí es donde será efectiva la Palabra profética de Cristo, que dice:

[Apocalipsis 2:26] “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantadas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre (en la misma forma. Y dice); y le daré la estrella de la mañana”.

¿Qué es la Estrella de la Mañana? Es la Columna de Fuego, el Espíritu Santo. Ese es el Sello del Dios vivo, con el cual viene el Ángel Mensajero de Apocalipsis, capítulo 7, para llamar y juntar 144.000 hebreos, 12.000 de cada tribu.

De las tribus del norte, que es el reino de Israel, son (10 por 12, ¿cuánto es? 120, ¿no?) 120.000 del reino del norte. Y del reino del sur, del reino de Judá, por cuanto son dos tribus, ¿cuántos son? 24.000 del reino del sur. Esos son los escogidos de Israel, del reino de Israel y del reino de Judá.

Y será bajo el ministerio del Espíritu Santo operado en ese mensajero que viene con el Sello del Dios vivo, que todo eso va a suceder.

Y por cuanto son los ministerios de los Dos Olivos de Apocalipsis 11, que aparecen y que surgen luego que el Ángel Fuerte viene con el Librito abierto y lo da a un hombre para que se lo coma, y después le dice que profetice sobre muchos pueblos, naciones y lenguas ([JBP] Vean, ¿cuándo es que aparecen, cuándo es que surgen, esos ministerios de los Dos Olivos de Apocalipsis 11? Luego que el Ángel Fuerte viene con el Librito abierto. Sigue diciendo); y luego la profecía viene en Apocalipsis 11, que le corresponde a los Dos Olivos, a los ministerios de Moisés y Elías; ¿operados por quién? Por ese mismo Ángel Fuerte que desciende del Cielo, operado a través de carne humana, para llamar y juntar 144.000 hebreos, 12.000 de cada tribu.

Y ahora, podemos ver lo importante que es entender quién es ese Ángel Fuerte que desciende del Cielo con el arco iris sobre su cabeza y un Librito abierto en Su mano.

Ya vimos que es el Libro de los Siete Sellos, que ya fue abierto en Apocalipsis, capítulo 5, y… Fue tomado en Apocalipsis, capítulo 5; abierto en Apocalipsis, capítulo 6; y también el Séptimo Sello abierto en el capítulo 8, verso 1 de Apocalipsis.

Y ahora, conociendo ya este misterio del Ángel Fuerte con el arco iris sobre Su cabeza jurando que el tiempo no será más, o que el tiempo ya no es más, vean, el tiempo de la Dispensación de la Gracia llega a su final, el tiempo para llamar la gente para que reciban a Cristo y vengan a formar parte de la Iglesia, terminó…

[JBP] Vean, y si terminó… creo que fue en el de ayer7, donde se habló de que todo lo que contiene cosas de la Dispensación de la Gracia tienen que terminar. Es una nueva dispensación, en la cual ya no es un entrelace; sino que en ese entrelace, ya cuando llega a una parte en donde ya se está estableciendo completamente esa dispensación, todas las cositas que van quedando de la dispensación pasada tienen que ser quitadas.

[Rev. José B. Pérez] Por ejemplo, miren ustedes algo aquí en el mensaje “LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”8 nos dice el reverendo William Branham en la página 40, dice:

482 Dios es el buen Labrador. Él podó el Árbol, cortó todas las ramas muertas. ¿Qué va a hacer Él? Las quemará allá. Exactamente. Dios es el Labrador de Su Árbol. Él lo cuida; Él vigila Su herencia. ¿Cuál es Su Herencia? Su Propia Palabra. Él vigila Su Palabra para confirmarla, la vigila para ver qué puede sacar de Ella. Ahora Él restaurará. Así que cuando estas iglesias comienzan a organizarse, Él las corta del Árbol, y la Iglesia sigue creciendo.

483 Cuando los luteranos dijeron: “Formaremos una organización; seremos tan grandes como los católicos”, allí mismo Él cortó a esa rama muerta. Y brotó la rama de Wesley, otro profeta. Pero tan pronto que este gran profeta murió, se organizaron. Y la rama fue también cortada. Luego vino pentecostés. Tan pronto como ella murió, Él la podó. Sigue subiendo, ¿ven? Él va a restaurar.

484 ¿Dónde crecen los frutos? No empiezan aquí en la parte de abajo, empiezan en la copa. ¿Dónde es que el sol le da primero al árbol? ¡Oh, gloria! ¡En la luz del anochecer, el sol le da al árbol en lo más alto en la copa del árbol! ([JBP] Y él escribe): [WSS] «el Sol en la copa del Árbol». No en las ramas más bajas, sino en las más altas, donde el fruto madura.

[JBP] Y escribe: [WSS] «El fruto madura en la copa».

Amén.

¿Le ama usted? ¡Amén!

¿Le servirá usted? ¡Amén!

¿Le cree usted? ¡Amén!

Yo le creo, con todo mi corazón.

485 Ahora, ¿qué es? Él va a podar las ramas viejas y muertas a medida que Ella sube, todas esas ramas organizacionales, hasta que Ella llegue a la cima del Árbol. Allí es donde Él va a obtener Su fruto.

[JBP] Y dibuja una pirámide, las edades y la flecha hacia arriba, hacia la Piedra Angular.

[485] Ahora noten. Dios la poda. Bien. Ellos están muertos, y no vendrán a la presencia de Dios, no vendrán en la primera resurrección ([JBP] vean, ellos, los que son cortados, no saldrán en la primera resurrección); pero estarán con… el fruto de la Vid de la original organiza-… Vid de Dios. Ellos irán al grupo organizacional, pero no vendrán con el fruto de la Vid.

486 Vean, Dios nunca produjo una organización. La iglesia pone esos injertos, la organización, y Dios la corta, corta su línea de vida. Ella da fruto organizacional.

487 Pero si la Vid verdadera echa una rama que viene de la Vid, producirá los mismos frutos que el original. El primer Árbol creció. Y Roma envió sus insectos para destruirlo, pero esta vez Dios producirá un Árbol que crecerá tan alto que Roma no podrá tocarlo ([JBP] y él escribe): [WSS] «La Carpa». El Árbol va de un lugar a otro; de una dispensación a otra [WSS] «Dispensación de la Gracia a la Dispensación del Reino». De Lutero pasa a Wesley; de Wesley a pentecostés; y de pentecostés pasa a la Palabra.

[Rev. José B. Pérez] Miren en el mensaje que nuestro hermano William predicó:

TIEMPO DE CONFUSIÓN
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 11 de enero de 1981
(Servicio de Carpa)
Cayey, Puerto Rico

Sabemos que Jesús se molestaba con ellos, aunque Él comprendía que ellos estaban ciegos. Jesús se molestaba con ellos y le daba tristeza, porque aquel pueblo era el pueblo que tenía la promesa, la promesa mesiánica, y Dios se la estaba cumpliendo allí; y veía que había líderes que no consideraban el ministerio que estaba siendo operado en Jesús ([JBP] lo mismo que sucede actualmente). Él veía que había líderes que eran realmente unos hijos del diablo, y Dios había permitido que en la dirección estuviesen esa clase de personas.

Jesús les dijo en una ocasión: “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y las obras de vuestro padre el diablo queréis hacer” [San Juan 8:44].

Él sabía que en aquellos días había gente ungida…

[JBP] En este mensaje (porque es un folleto del hermano William), y él mismo ahí escribe arriba:

[WSS] «era ungidos por la denominación».

Él sabía que en aquellos días había gente ungida pero que eran falsos, y ellos estaban atacando al mismo ungido que ellos decían que habría de venir, y había grande confusión en aquellos días. Y en muchas ocasiones quisieron achacar la confusión a Jesús, pero la confusión la causaron los falsos ungidos, los falsos cristos, los falsos profetas, los enemigos que se levantaron en contra de Jesús y en contra de Juan el Bautista.

Los que confundían al pueblo eran los enemigos, pero querían mostrar que era Jesús el que estaba confundiendo al pueblo [WSS] «como le dijo Acab a Elías».

Pero Jesús vino con la Palabra para esa nueva dispensación, para sacarlos de confusión a ellos; pero ellos desearon la confusión que tenían, y rechazaron la Luz; amaron más las tinieblas de confusión que tenían que la Luz que vino manifestada en carne humana para revelar todas las cosas.

Pero había personas en aquellos días que tenían Luz, porque la recibían de la Luz que estaba manifiesta; eran pocos pero los había; no todo el mundo estuvo en contra de Jesús; fue la mayoría que estuvo en contra, pero hubo una minoría que pudo ver que aquel era el Mesías.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo aquí nuestro hermano Branham… Estoy en la página 41 del mensaje “LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA” [PÁG. 64]; dice:

488 Es resurrección de nuevo para el verdadero creyente de Su siempre verdadera Palabra. Es Pascua; resurrección. Dios tiene pueblo por doquier; ha llegado la resurrección; ha llegado Pascua para ellos. ¿Por qué? Ellos han resucitado (amén), de credos y denominaciones; han salido de ellas. Es Pascua otra vez. La Simiente Real ha estado escondida en las raíces, la Palabra escondida allí por años y años, y ahora comienza a ser revelada. Es Pascua. Predestinados desde antes del mundo, esta Iglesia ha comenzado a ponerse de pie.

[Rev. José B. Pérez] Y fíjense en cómo eso… Vamos a ir poco a poco aquí. En el mensaje “OBRAS ES FE EXPRESADA”…; hay un extracto aquí en el libro de Citas en la página 164.

Recuerden que esto ocurrió en ese tiempo allá cuando hubo esa liberación… Esta es la ocasión en donde el hermano Branham soñó donde la gente estaba siendo libertada.

Recuerden que esa liberación ocurrió en ese tiempo de la década del 70 (por ahí), cuando hubo esa liberación de Laodicea; pero ustedes tienen que ver que las Escrituras tienen múltiples cumplimientos y diferentes ángulos9, en los cuales uno debe de ver cuándo es que vuelve a repetirse esas Escrituras o esas profecías, para así dar siempre en el blanco.

Vamos a leer esta partecita aquí, para que tengamos esto también aquí. Página 163, párrafo 1458 [Citas]:

1458 – “Yo tuve un sueño la otra mañana. No sueño muy a menudo, no soy un soñador. Pero soñé que vi a un hombre joven preso en grilletes [WSS] «2do Moisés, 5to Elías», y él estaba tratando de liberarse, oh, y yo dije… Alguien me dijo: ‘Esa es gente horrible, no tenga nada que ver con ellos’”.

[JBP] Él escribe: [WSS] «La casa del infierno».

1458 – “Alguien me dijo: ‘Esa es gente horrible, no tenga nada que ver con ellos’. Y yo vi este muchacho salir de sus grilletes, así que lo dejé quieto. Pensé: ‘Solo veré lo que él hace’. Así que él se libertó, y él era un buen muchacho. Y vi a otros tratando de salir. / Y ella dijo: ‘Hermano Branham, líbrenos de esto’. Dijo: ‘Esta es una casa de infierno’. Y dijo: ‘Usted ha sido mal entendido’. Y dijo: ‘Y usted también entendió mal a esta gente’. Dijo: ‘Ellos son gente buena, pero…’. Y miré hacia allá, y era como un sótano muy grande, o unas paredes grandes, debajo de una cueva muy grande; y había grandes barras de hierro, que medían como ocho o diez pulgadas de grueso. Y gente desquiciadas, con brazos y piernas torcidas, golpeándose la cabeza así. Y ella estaba llorando, diciendo: ‘Liberte a la gente, hermano Branham’. Dijo: ‘Ayúdenos, estamos en problemas’. Ella misma, la conozco, ella pertenece a la… creo que la Iglesia de Cristo, o la iglesia cristiana llamada Iglesia de los Hermanos. Así ella… Miré alrededor, y dije: ‘Yo quisiera poder’. Y seguí mirando por allí, y yo me vi con mi cuerpo pequeño y débil, y esas barras muy grandes de hierro, y esa pobre gente allí adentro. Y no podía llegar a ellos, esas barras de hierro estaban muy juntas. Yo miré, y ellos estaban golpeando sus cabezas como si estuvieran desquiciados. Vi unas luces parpadeando allí dentro. Y miré hacia arriba [WSS] «Apocalipsis 10:1-11», y allí estaba parado el Señor Jesús con unas luces de un arco iris alrededor de Él. Y me estaba mirando directamente, y dijo: ‘Liberta esa gente’”.

[JBP] Miren cómo es que se cumple nuevamente este sueño: en la Venida de este Ángel Fuerte de Apocalipsis 10 a la Tierra, cuando el último elegido es entrado. O sea, al final de la Dispensación de la Gracia, cuando entra ese último elegido, ese último redimido, ahí es que ese Ángel Fuerte de Apocalipsis 10, es el que ve el hermano Branham allí, y el hermano William coloca: [WSS] «Apocalipsis 10:1-11».

1458 – “Y me estaba mirando directamente, y dijo: ‘Liberta esa gente’. Y Él se marchó ([JBP] Liberta a esta gente. Y Él se marchó). Y pensé: ‘Pues, ¿cómo podré yo libertarlos? Yo no tengo suficiente fuerza en mis brazos para romper esas barras’. Así que dije: ‘Casa del infierno, ríndete al Nombre de Jesucristo’. Y comenzó a reventar y crujir, y las rocas rodaban, y las barras cayeron; y la gente corría, gritando: ‘¡Libertados!’. Estaban gritando lo más fuerte que podían, y fueron todos libertados. Y entonces yo gritaba: ‘Hermano Roy Borders, ¿dónde esta usted? ¿dónde está? ¡Dios está libertando a Su gente! ¿Dónde está usted, hermano Borders?’”.

[WSS] «La liberación de la gente de Dios de las denominaciones». Y él escribe también: [WSS] «Roy Borders = seguidores del precursor con la Palabra impresa». «Él tenía la dirección de la imprenta» (escribe él allí). Vean cómo todo eso vuelve a repetirse en este tiempo final.

[Rev. José B. Pérez] Vamos a encontrar aquí donde nos detuvimos: En la página 41 dice [“LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”] [PÁG. 64]:

[488] Noten cómo predestinó Dios en el principio, en el principio. Lo voy a decir de todas formas.

489 Fíjese aquí, que, para restaurar el primer Árbol perfecto en tres días después de Su muerte… Después de la muerte del primer Árbol, Él lo restauró en tres días. ¿Es eso correcto? [La congregación dice: “Amén”. –Ed.]. ¡Lo restauró! Así que el Árbol de la Novia va a ser restaurado en tres edades, quise decir tres etapas. En tres etapas será restaurado. Justificación, santificación y bautismo del Espíritu Santo: uno, dos, tres.

490 Vean ustedes. Después de tres días, el primer Árbol fue restaurado a lo original, con las mismas señales, las mismas maravillas. Jesús regresa, el mismo Jesús, haciendo las mismas cosas. Al final del tercer día, las señales aparecieron, no al final del primer día. ¡Oh, hermano! Espero que usted lo esté entendiendo ([JBP] él escribe al lado): [WSS] «al 4to día». Al tercer día fue cuando la real manifestación de Cristo fue conocida, al final del tercer día [WSS] «al 4to día». ¿Lo ve? ¿Lo están entendiendo? [La congregación dice: “Amén”. –Ed.].

491 Al primer día, muerto; al segundo día, hubo un rumor, pero aún estaba muerto; Lutero, Wesley. Al comenzar el tercer día se escuchaba un rumor. Nada en el primer día (Lutero); y nada en el segundo día. Pero en el tercer día (la dispensación del Espíritu Santo) [WSS] «3ra dispensación», hubo un rumor de que “Él era el mismo ayer, hoy y por siempre”.

492 Pero al final del tercer día, es donde Él se dio a conocer; viene entre ellos, viene entre Su pueblo y dijo: “Veánme; Soy el mismo”.

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “LOS SIETE NOMBRES COMPUESTOS DE DIOS”10 nos dice en la página 4, dice:

25 Viene de una esfera sobrenatural a lo natural, de nuevo al hombre mortal. Bueno, usted es mortal todo el tiempo, pero su alma ha sido tan ungida con algo que lo ha elevado por encima de eso. Usted está aquí en una dimensión de la cual el mundo no sabe nada. Y no hay necesidad de explicarla.

Les diré en esta noche, que así como estamos aquí sentados ahora, estamos ciegos a las cosas de Dios. Yo imagino que si nuestros ojos pudieran abrirse esta noche, y miráramos la otra audiencia, veríamos a los ángeles de Dios acampando por acá, y observando a la audiencia en este momento, y tal vez volando de aquí para allá por la audiencia [WSS] «ángeles en los cultos»; hay querubines que provienen del Trono de Dios y están cerca, quizás estén parados junto a la plataforma aquí, hay seres angelicales suspendidos aquí [WSS] «querubines».

26 Oh, usted dirá: “Predicador, se está saliendo de la línea”. No, no, no lo estoy. Véalos ir y obrar, dentro de poco se darán cuenta si ellos están aquí o no. Con eso prueban que sí están aquí.

Tal vez usted diga: “Bueno, si estuvieran aquí los podríamos ver”. Oh no, usted podría estar totalmente ciego delante de ellos.

Cuando Eliseo estaba allá en Dotán, oró para que Dios le abriera los ojos a su siervo Giezi. (No recuerdo si era Giezi o no. Lo he mencionado dos o tres veces, y lo he revisado. Lo vemos en las Escrituras. Pero no sé si fue Giezi o no). Pero cuando él le pidió a Dios que le abriera sus ojos para que pudiera ver, había ángeles a su alrededor. Las montañas estaban ardiendo, había ángeles y carros de fuego. Estaban justo a su alrededor [Segunda de Reyes 6:8-23].

27 Fíjense ahora, Eliseo fue y cegó a aquellos sirios. ¿Qué tipo de ceguera fue esa? No era que estaban físicamente ciegos, en lo natural, sino ciegos espiritualmente. Porque él salió y les dijo: “¿Buscan a Eliseo?”.

Y ellos respondieron: “Sí, lo andamos buscando”.

Y él entonces les dijo: “Vengan acá y yo les mostraré dónde está”; Eliseo los guio, y los llevó hasta donde fueron emboscados por el ejército palestino, les puso una trampa, porque estaban ciegos. No sabían que aquel era Eliseo, y el mismo Eliseo los guio hasta allá.

¿No creen ustedes que esta noche podríamos estar ciegos a las cosas que están alrededor nuestro? Fíjense en los que iban a Emaús. Sus corazones estaban llenos de amor. Ciertamente amaban al Señor Jesús. E iban por el camino diciendo: “Oh, si tan solo yo… Si pudiéramos verlo una vez más. Pero está muerto. Esperábamos en Él. Y ya es el domingo en la mañana y nos han contado todos esos relatos asombrosos”. Iban por el camino, y se les apareció el mismo Señor Jesús.

Y les dijo: “¿Por qué estáis tristes?”.

28 Ellos respondieron: “¿Eres tú forastero?”. ¿Se fijan? ¡Estaban ciegos! Le preguntaron: “¿Eres tú forastero?” [WSS] «pensaron que era un forastero» [San Lucas 24:13-32. –Ed.]. Habían caminado con Él, comido con Él, y dormido con Él durante tres años y seis meses, habían andado a Su lado y no le conocían. Ellos iban caminando, y le preguntaron: “¿Eres tú forastero aquí?”. “¿No esperábamos que Jesús de Nazaret viniera y fuera el Libertador de Israel?”.

Y Jesús les dijo: “¡Oh, insensatos y tardos de corazón para entender lo que los profetas han dicho!”. Él fue a las Escrituras. Y parecía que después de haberlo visto enseñar por tres años y medio, reconocerían Su enseñanza. Pero no lo hicieron.

[JBP] Y él hermano William escribe allí: [WSS] «Reconocer Su enseñanza».

¡Mira la clave para poderlo ver en este día final!: Reconociendo Su Enseñanza.

[28] Anduvo, y se comportó como si iba a seguir adelante cuando ellos entraban a la posada para quedarse durante la noche. Se detuvieron en la posada, iban al comedor, y le dijeron: “Bueno…”. Él hizo como que se iba. Y ellos le dijeron: “¿Entrarás con nosotros?”.

29 Él respondió: “Bueno, tal vez”, y entró. El camarero fue y les dio el menú, ellos lo observaron y pidieron los alimentos para la cena. Cuando se sentaron a la mesa, Jesús dijo: “Bueno, creo que ya es suficiente” ([JBP] ¿Cuándo? Cuando se sentaron a la mesa). Y tomó el pan, lo bendijo, oró, y les abrió los ojos [WSS] «les abrió los ojos».

Ellos entonces miraron y dijeron: “¡Si era Él todo el tiempo!”. Él entonces desapareció ante sus ojos. ¿Entienden lo que les quiero decir? ¡Oh!, me gustaría que eso penetrara muy profundamente hasta que se percataran realmente.

[JBP] Vean, así muchos han dicho. Y muchos también (más adelante) dirán: “¡Pero si era Él todo el tiempo el que nos abría las Escrituras!”.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo aquí… Voy para la página 42 de este mismo libro. Sigue diciendo [“LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”] [PÁG. 65]:

493 Las formas muertas llegaron hasta Pentecostés, entonces comenzó el rumor de que “Él era”.

494 Ahora, en el último día Él está con nosotros, moviéndose en medio nuestro. Al final del tercer día [WSS] «4to día», Él apareció y les mostró la señal de Su resurrección, de que Él está vivo, el mismo ayer, hoy y por siempre; frutos vivos de Su presencia. ¡Frutos vivos de Su presencia! ¿Lo están entendiendo? [La congregación dice: “Amén”. –Ed.]. Se manifestó al final del día, en que apareció a todos, Su Iglesia. ¿Por qué? Porque se juntaron los que estaban de acuerdo, al final del tercer día.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Se juntaron todos los que estaban de acuerdo».

«Día Postrero = 7mo», y dibuja una Piedrita Angular.

[Rev. José B. Pérez] Y más abajo de esta misma página 42 (a la 43) dice [“LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”] [PÁG. 66]:

504 No pierdan esto ahora. Fueron cuatro los mensajeros de muerte que mataron al Árbol. [WSS] «1» La oruga, «2» el saltón, «3» el revoltón y «4» la langosta. Cuatro mensajeros de demonios romanos (credos y dogmas), lo mataron. Uno tomó Su fruto; otro las hojas; otro la corteza; y él último la pulpa o savia, Vida. Estos cuatro mensajeros destruyeron al Árbol, excepto Sus raíces.

505 Pero si cuatro mensajeros de muerte lo destruyeron, cuatro mensajeros de Vida restauran al Árbol.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «4 mensajeros de Vida».

Y también dibuja unas edades y la Piedra Angular arriba.

Y escribe:

[WSS]
«5 = 1»
«6 = 2»
«7 = 3»
,

y en la Piedra Angular:

«8 = 4».

Y escribe: [WSS] «Apocalipsis 22:16».

[Rev. José B. Pérez] Y en la página 43, abajo dice [“LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”] [PÁG. 67]:

[511] La cuarta Luz vendrá [WSS] «Elías y Moisés», y traerá las mismas señales. Vigile: justificación restauró la pulpa. Santificación repuso la corteza; doctrina de santidad.

512 ¿Qué restauró a las hojas? Los pentecostales. ¿Qué es eso? Pentecostal, hojas, palmear con sus manos, gozo, regocijo.

513 Pero el cuarto es la Palabra misma. La Palabra hecha carne [WSS] «Elías y Moisés»

[Rev. José B. Pérez] Ahora, vean aquí algo (vamos a detenernos ahí un momentito). Miren, en el mensaje “LA CONSTRUCCIÓN DEL TABERNÁCULO DE DIOS”, predicado el 14 de septiembre del 75 en Ponce… Algo estaba ocurriendo allí en ese tiempo, lo cual, ese ciclo divino vuelve a estar repitiéndose en este tiempo final. Y vean allí lo que nos dice él en este extracto; dice:

LA CONSTRUCCIÓN DEL TABERNÁCULO DE DIOS
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 14 de septiembre de 1975
Ponce, Puerto Rico

Bueno, quizás algunos de los hermanos aquí mira y se maravilla de que nosotros no acompañamos con las manos los coritos y los himnos.

¿Sabe usted que usted está haciendo correctamente? Algunas veces se nos zafa… Yo nunca se los había dicho; pero este es un tiempo, más bien, de cantar con el corazón y los labios, y dejar las manos quietas; porque más bien el ruido y el alboroto, y todas esas cosas, se lo dejamos allá a Laodicea.

[Rev. José B. Pérez] Vean, muchas veces el ruido y el alboroto, eso… En la página 19 del mensaje “HOY SE HA CUMPLIDO ESTA ESCRITURA”11, dice:

143 La iglesia pentecostal está en la condición de Laodicea. Todavía saltan y gritan, etc., mientras tocan la música [WSS] «música». Cuando cesa la música, esta locura de música que algunos tocan y la llaman “música cristiana”, cuando eso se detiene entonces toda la gloria se les va.

144 Si fuera la verdadera alabanza a Dios, no habría suficiente poder en todo el mundo para detenerla. Cuando la bendición verdaderamente viene de Dios, no se necesita música para animarla; se necesita más bien el Espíritu de Dios que baje al individuo. Así es.

145 Pero ya hace mucho que han olvidado esto, porque establecieron en el don del Espíritu Santo, de “hablar en lenguas como la evidencia inicial”. Yo he escuchado a brujas y aun diablos hablar en lenguas.

146 El Espíritu Santo es la Palabra de Dios en una persona que se identifica aceptando esa Palabra. Fuera de eso no puede ser el Espíritu Santo. Si dice que es el Espíritu Santo, y niega una sola palabra de la Biblia, entonces no puede ser el Espíritu Santo. Esa es la evidencia: si usted cree o no ([JBP] o sea, si usted es frío o es caliente).

[JBP] Y él escribe: [WSS] «La verdadera evidencia de tener el Espíritu Santo es que recibe la Palabra de su edad».

[Rev. José B. Pérez] Dice en el mensaje “DIOS OCULTÁNDOSE EN SIMPLICIDAD”12:

335 No se detengan, manténganse en oración. No le pongan atención a la música, manténganse orando. Ese es el problema que tenemos hoy, nos ponemos a escuchar la música y tantas otras cosas, cuando debiéramos estar escuchando la Voz de Dios. Manténganse escuchando. Él lo ha prometido. Y si Él lo ha prometido, Él lo hará.

[Rev. José B. Pérez] Y vamos a ver otro lugar, aquí donde él nos habla algo… debe ser este mismo de “LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”. En la página 15 dice [PÁG. 26]:

180 Pero Pedro, el portavoz, el ministro del grupo, se levantó y dijo: “Estos no están borrachos, como vosotros suponéis, siendo tan solo la hora tercia del día. Sino que es lo que fue dicho por el profeta Joel (el mismo del que yo estoy hablando hoy). Y acontecerá en los últimos días, dice el Señor, que derramaré Mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán. Y mostraré maravillas en los cielos, y señales en la Tierra. Y sucederá que cualquiera que invocare el Nombre del Señor, será salvo”.

181 Ahora, Pedro predicó en Pentecostés, del mismo profeta que yo estoy predicando hoy: acerca del Árbol plantado ([JBP] y él escribe): [WSS] «eran judíos» ([JBP] y escribe): [WSS] «el Árbol-Novia fue plantado el Día de Pentecostés». Y allí Él lo plantó. Lo hizo bien. Salieron con sus dones espirituales; sanaron a los enfermos; predicaron. Fueron encarcelados. Pero ellos estaban deseosos de sufrir por causa de la Palabra.

182 Si usted como americano va a otra nación, y se compromete con ella en contra de la nación americana, usted no tiene nada de americano. Usted es un traidor, y merece que lo fusilen por su conducta.

183 Eso mismo ocurre en el orden espiritual. Un hombre que conoce la Palabra de Dios y, por pertenecer a alguna denominación en particular, rechaza parte de la Palabra, es un traidor.

[JBP] Vean, no puede ser tibio: o es frío o es caliente. Y si rechaza parte de la Palabra, entonces viene a ser tibio; o sea que es un traidor.

184 Esos hombres no eran traidores. A ellos no les importó su conducta, no les importó gritar, llorar ni hablar tantos idiomas a la misma vez que ellos mismos no entendían. Sin embargo, aquellos en la audiencia, de diferentes naciones, sí le oían hablar en su propia lengua. Ellos no sabían lo que decían; pero la gente les entendía. Y dijeron: “Están borrachos”.

185 Y Pedro dijo: “No están borrachos, están llenos del Espíritu Santo”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «los traidores = fusilarlo».

[Rev. José B. Pérez] Dice en la 43 [PÁG. 67], aquí donde nos quedamos [“LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”]:

[512] … Pentecostal, hojas, palmear con sus manos…

[JBP] O sea, vean que esa parte, como dice ahí nuestro hermano William: [WSS] “… se lo dejamos allá a Laodicea”.

Ahora miren ustedes algo aquí. Esto yo lo tenía allí guardado. Desde el año pasado no había leído esta parte, pero creo que es hora de leer esta partecita aquí. Un pequeño detalle que… Algo de lo cual puedo hablar. Porque hay cosas de la Tercera Etapa que, así como le dijo el Ángel al hermano Branham [WMB] “de esto no dirás nada”, y él dice que lo que supo [WMB] “un humano en esta Tierra, no lo sabrá”, porque estaba sellado allí en su corazón; y dice: [WMB] “Yo me lo llevaré a la tumba”13.

Y yo podré decir o puedo decir esas mismas palabras: [JBP] Un humano en este mundo, no sabrá lo que estará ocurriendo. Y para que sea efectivo todo lo que estará ocurriendo en el cumplimiento de lo que vio el reverendo William Branham, eso estará sellado en mi corazón. Un humano en este mundo nunca lo sabrá.

Solamente estarán viendo lo que estará siendo ya mostrado, cuando salgan las personas ya sanadas. Pero cómo estará ocurriendo y qué estará siendo hecho allí, eso no se dirá.

Pero miren algo, porque si la Tercera Etapa estará siendo también manifestada todo esa etapa, así como está siendo manifestada esta etapa de Enseñanza a nivel internacional, y está corriendo por todos los lugares, llegando hasta la Simiente Real de Abraham, llegando hasta todos los que han sido llamados y juntados por ese Ángel poderoso que nos llamó y nos juntó…

Como, creo que fue Tirzo el que dijo el jueves, que “el mismo Ángel que nos juntó y nos llamó, ese mismo Ángel es el que nos estará dando esa Fe de Rapto”. Y así mismo es: es el que está ahora dándonos esa Fe de Rapto.

Y ahí es que podremos decir: “¡Pero si era Él mismo!”, como dicen allí los discípulos. El hermano Branham dice: [WMB] “¡Pero si era Él todo el tiempo!”.

Que no se les escape ese detalle; porque pueden estar esperando el cumplimiento de todo eso en la persona física del hermano William; y se les va a pasar por alto lo que Dios está haciendo a nivel internacional.

O sea que esta etapa, la cual la Enseñanza está siendo impartida para todo hijo de Dios, escogido de Dios que será transformado, que obtendrá esa adopción y obtendrá esa Fe de Rapto, está siendo dada a conocer a nivel internacional; lo que ocurrirá también con los milagros: serán milagros internacionales.

Ahora, si eso va a ocurrir en cada iglesia: en cada iglesia deben tener o deben estar en la posición correspondiente a la nueva dispensación. No puede estar obrando en una dispensación pasada, porque ahí la Columna de Fuego, el Ángel del Pacto, no está ministrando. Está ministrando en el Lugar Santísimo, en la Piedra Angular, en la Dispensación del Reino.

Por lo tanto, toda cosa que esté en contra de la Dispensación del Reino —por consiguiente— no estará Dios obrando allí. [WSS] “Tan sencillo como eso”, diría nuestro hermano William; y lo dice ahora. O sea, en esta manera la decimos como si él físicamente estuviera aquí, porque era lo que él…, esas palabras que él decía, se refería a lo sencillo que Dios está cumpliendo y estaría cumpliendo las cosas de Su Programa, del Programa Divino.

[Rev. José B. Pérez] Y miren lo que dice en la página 25, párrafo 211… Hemos leído esta Escritura varias veces, pero yo no les he leído eso que está escrito allí; y creo que es el momento de leerlo. Es algo sencillo, pero es una clave que deben de tener —especialmente los ministros— para ir dejando todo lo que tenga que ver con esa influencia de pentecostalismo, Laodicea y toda esa Dispensación de la Gracia.

Miren, dice en el párrafo 211 [Citas]:

211 – “Y me fue dicho a mí, en un tiempo atrás, por una visión que el Señor me dio un año pasado supongo, o ya sea un poco más… Lo tengo escrito en un libro en casa, de un cambio de ministerio. / Tiempo pasado estaba en una visión y vi una grande carpa. Oh, era un asunto gigantesco. Y había apenas acabado de hablar, y muchas almas estaban en el altar, y estaban como llorando, con sus manos alzadas quietamente y suavemente. Y un simpático hombre de habla suave salió a la plataforma…”.

[JBP] Miren: [WMB] “estaban como llorando, con sus manos alzadas quietamente y suavemente”. Y el hermano William escribe: [WSS] «No era al estilo pentecostal denominacional. Todo era quieta y suavemente, con mucha reverencia. Reverentemente».

Miren ese detalle tan importante, el cual ahí nos está mostrando cómo tiene que ser para que en ese momento, en ese lugar, esté llevándose a cabo esa promesa, esa Visión que le fue mostrada al reverendo William Branham, donde muchas cosas él vio que estaban ocurriendo.

Por eso el hermano William en una ocasión, cuando hablábamos de que algunos decían que no iban a poder tocar tal instrumento, o tal instrumento, porque era de cierta forma, o porque no entraba (vamos a decir) en esa etapa de lo que era tocar el tal y tal instrumento…; así estábamos platicando, y él me decía:

— [WSS] “¿Qué instrumento tenía nuestro hermano Branham en el Tabernáculo Branham?”.

Y yo le dije: [JBP]: “Hermano William, un piano”.

— [WSS] “Un piano”, pues… y me dice: [WSS] “Al final, eso que reflejó o que tuvo el reverendo William Branham allí, refleja o reflejaría lo que Dios estaría mostrando en una realidad ya, algo cumplido totalmente; eso que fue allí mostrado, cumplido totalmente en el cumplimiento de la Visión de la Carpa. Así que ahí tendremos solamente un piano. Ya todas esas cosas se quitarían”, [JBP] me decía.

Y cómo Dios fue obrando de cierta manera hasta que en La Carpa tenemos un piano.

Miren cómo la Palabra de un profeta se cumple. Muchos dirán: “No, es que él nos bendijo el coro, nos bendijo la orquesta o bendijo esto”. Sí, él estaba en ese tiempo en una etapa que no es la etapa en que estamos ahora.

Y todas las cosas que él me fue hablando, que se iban a estar cumpliendo en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, ¡no ha fallado ni una! Y las que faltan por cumplirse de las que él me dijo, ¡ni una fallará!; porque fue la boca de Dios en ese momento hablando todo lo que iba a estar ocurriendo. Y todo se va a cumplir ¡al pie de la letra!

Porque es el Programa Divino. El Programa Divino no puede fallar. Ya Dios tiene Su Programa diseñado desde antes de la fundación del mundo; y todo lo que va a estar siendo manifestado en el cumplimiento pleno de ese lugar, y de esa actividad que el hermano Branham vio, todo tiene que estar en su lugar.

Como el sombrero; que sin… en esa visión que tuvo el hermano Branham (luego después la buscamos), cuando él… faltaba algo: [WMB] “Espérate, no…”. Entró el señor y colocó el sombrero en un sitio, ahí estaba la visión completa. ¡Un sombrero!

Así que, imagínense, hasta un sombrero tenía que estar en posición para que fuera realizada, o sea, fuera cumplida, esa visión. Y así es en la Visión de la Gran Carpa Catedral. Dice [Citas]:

211 – “… quietamente y suavemente. Un simpático hombre de habla suave salió a la plataforma, y dijo: ‘Ahora formen una línea de oración mientras el hermano Branham se alista’ [WSS] «Elías reflejándose». Al estar parado de este modo, la línea de oración quedaría a mi izquierda. Y me fijé en un grupo de gente que parecía que cubría una cuadra de la ciudad o más, estaban parados en línea. Había un pequeño edificio, edificio de madera, dentro de esa carpa. / Había una mujer parada allí, o un hombre, tomando nombres. Y la gente iba entrando con muletas y camillas, y saliendo al otro lado andando. Yo pensé ‘qué estaría pasando allí adentro’. Y entonces ese Ángel del Señor del cual ven ustedes su retrato aquí, se fue de mí, y fue sobre el pequeño edificio ([JBP] él escribe): [WSS] «La Visión de la Carpa, milagros aconteciendo antes de llegar el hermano Branham» ([JBP] Está cortado ahí, pero se nota que es eso lo que escribe), y se paró allí, y fue hacia abajo. Y una voz habló, y dijo: ‘Yo te encontraré en ese lugar’ ([JBP] y él escribe): [WSS] «el nuevo ministerio». Pues ahora yo he visto adelante hacia ese tiempo ([JBP] y él escribe): [WSS] «futuro». / Estoy esperando y confiando en Dios que algún tiempo, durante esta semana, quiero usar este cuartito aquí para llevar a los enfermos y afligidos adentro, y ver si Él me encuentra y principia el nuevo ministerio otra vez en el Tabernáculo”.

[Rev. José B. Pérez] Y ahí sigue relatando. El resto lo pueden ustedes ir leyendo, para no tomarles mucho tiempo, para seguir aquí en donde nos quedamos. Nos quedamos en el extracto de “LA CONSTRUCCIÓN DEL TABERNÁCULO DE DIOS”. Dice:

[WSS] … se lo dejamos allá a Laodicea.

Bueno, ustedes en eso pues… Yo nunca les había dicho nada de eso; pero ustedes (sin yo decírselo)…, muy pocas veces se nos zafaba y… Pero yo creo que podemos poner más interés, y más el corazón, cuando estamos ahí sin dar con las manos y sin hacer mucho ruido, sino cantando desde lo profundo del corazón, en esa actitud agradable y dulce.

Ahora, que cualquiera que dé con las manos, no nos vamos a enojar con él ¿sabe? Si sabe dar con las manos… Ahora, si no sabe dar pues… pero si sabe dar y lo hace, pues…, así todavía pues… Más tarde cuando él…, cuando se dé cuenta que no hay necesidad de eso, pues lo dejará; pero aquí nosotros no obligamos a nadie a hacer nada.

[JBP] O sea, si hay personas que lo hacen, no se ponga usted a llamarles la atención; déjelo; ya Dios le irá mostrando. No lo obligue. Aquí no se puede obligar a nadie, no estamos obligando a nadie; ni para creer tampoco. El que no desee creer, puede salir, no hay ningún problema. Dice:

[WSS] … no obligamos a nadie a hacer nada.

También el que (cuando se está predicando o está bien contento) grite bien fuerte y dé un: “¡Gloria a Dios!”, y un “¡Aleluya!”, eso está bien para usted; usted está muy contento y nos gozamos que usted se encuentre de esa manera; y nadie se atreva a criticar a ningún hermano de esa manera.

Yo me puedo sentir tan contento en cualquier momento, que también pueda alborotar un poquito y…; entonces tendría que criticarme a mí también.

Bueno, pero estamos bien contentos y [CORTE DE ORIGEN] … en el corazón, y entiende el significado de eso, que con palabras suaves le dice: “Estoy muy agradecido, muchas gracias por esto que tú me traes”. ¿Ve usted? Entonces ya no se alborota como los muchachos.

Y así nos pasa a nosotros: a medida que vamos madurando, como que vamos cogiendo más madurez en la Palabra, y nos vamos dando cuenta que lo cuenta es (¿que?) creer toda la Palabra, y ponerla por obra. No los gritos y los saltos, sino el poner por obra la Palabra de Dios. No ser incrédulo a Ella, sino recibirla toda en el corazón.

[Rev. José B. Pérez] Y nos quedamos también acá, en el mensaje “RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”, en la página 43; dice [PÁG. 67]:

513 Pero el cuarto es la Palabra misma. La Palabra hecha carne ([JBP] y ahí es que él escribe): [WSS] «Elías y Moisés»: frutos como prueba de la señal de la resurrección, que Cristo finalmente lo ha hecho. Después de plantada la justificación, la santificación, y el bautismo del Espíritu Santo (las organizaciones murieron), y Cristo [WSS] «Elías y Moisés» se ha centralizado de nuevo como la cúspide de la pirámide ([JBP] y escribe): [WSS] «Cristo en la cúspide de la Montaña. Apoc. 19:11-21». Primera línea, justificación; santificación; bautismo del Espíritu Santo; entonces la Venida de la Piedra Angular ([JBP] y escribe): [WSS] «4ta Luz».

514 ¿Qué es? El grupo del Espíritu Santo siendo pulido de tal forma que puede encajar con la misma clase de ministerio que Él tenía cuando se fue, de manera que al retornar los tomará en el rapto ([JBP] “Al retornar nos tomará en el rapto”, ¡para eso es ese ministerio que Dios dejó en la Iglesia!, que surge en la Iglesia con la Venida de ese Ángel Fuerte de Apocalipsis 10: ¡para tomarnos en el rapto!), donde ellos son justificados, santificados, y el bautismo del Espíritu Santo. Esa pirámide se levantará de nuevo. La Casa de Dios volverá a vivir. El Árbol de la Vida está creciendo otra vez.

[JBP] Y escribe: [WSS] «El Árbol de la Vida».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo, nos quedamos también acá en este otro mensaje de “EL ÁNGEL FUERTE CON EL ARCO IRIS SOBRE SU CABEZA JURANDO QUE EL TIEMPO YA NO ES MÁS”, vamos a retomar aquí nuevamente, dice:

[WSS] Y ahora, conociendo ya este misterio del Ángel Fuerte con el arco iris sobre Su cabeza jurando que el tiempo no será más, o que el tiempo ya no es más, vean, el tiempo de la Dispensación de la Gracia llega a su final, el tiempo para llamar la gente para que reciban a Cristo y vengan a formar parte de la Iglesia, terminó; pero la Tercera Etapa que viene en ese tiempo, vean, impactará a los escogidos de la Iglesia que todavía estarán aquí en la Tierra ([JBP] vean que cuando se complete los escogidos de Dios, cuando entre ese último, esos que estarán vivos en ese tiempo: es los que van a recibir esa Fe de Rapto, serán impactados por la Tercera Etapa), impactará a las vírgenes insensatas también (pero ya no tendrán oportunidad para ser transformadas y llevadas con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, porque ya la puerta estará cerrada), e impactará también al mundo entero y también al pueblo hebreo.

Y ahora, el tiempo ya no será más, dice la Escritura, cuando ese Ángel Fuerte desciende del Cielo y clama como cuando un león ruge y siete truenos emiten sus voces. Es la Voz del Ángel Fuerte, la Voz de Cristo, la Voz del Espíritu Santo hablándole a Su Iglesia por medio del velo de carne que Él tenga en la Tierra, al cual le da el Título de Propiedad para que profetice sobre muchos pueblos, naciones y lenguas.

[JBP] Vean, es la Voz de Cristo, la Voz del Ángel Fuerte, por medio de ese velo de carne que Él tenga en la Tierra. Todo es sencillo. Todo Dios lo está cumpliendo como Él lo ha hecho en diferentes dispensaciones y en diferentes edades: usando a un instrumento. No puede ser de otra manera, de otra forma.

LOS MINISTERIOS DE MOISÉS Y ELÍAS OPERANDO EN EL FIN DEL TIEMPO
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 10 de marzo de 2013
Cayey, Puerto Rico

[Apocalipsis 3:21] “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”.

Esa es la posición que buscaban Jacobo y Juan, y la madre de ellos quería esa posición para sus hijos; pero no le fue concedida, porque esa posición no es de Jesús darla a quien Él quiera, sino para aquellos para quienes está preparada. Eso corresponde a los Dos Olivos, a Moisés y a Elías, conforme a como Cristo mostró en el Monte de la Transfiguración.

Ellos querían ser, uno ser Moisés y el otro ser Elías; por eso en una ocasión le dicen a Jesús, cuando Jesús fue con Sus discípulos para Samaria y allá no lo dejaron entrar, ellos le dicen, Jacobo y Juan (llamados también, apodados “los hijos del trueno”), le dicen: “Señor, ¿quieres que mandemos descender fuego del cielo, como hizo Elías, sobre Samaria?”. ¿Ven? Querían esa bendición, ese ministerio de Elías y de Moisés.

Y ahora, esos ministerios van a operar para Israel en este tiempo final. Y lo que es la Séptima Trompeta para Israel, es el Séptimo Sello para la Iglesia del Señor Jesucristo; o sea que para Israel el cuadro es con la Séptima Trompeta, que son Moisés y Elías. El Sexto Sello (que son Moisés y Elías), el reverendo William Branham dice que ellos saben cómo abrirlo, y que lo pueden abrir cuando ellos quieran.

[Rev. José B. Pérez] Miren en el libro de Los Sellos, en la página 361; dice:

[151]. Y daré a mis dos testigos, y ellos profetizarán por mil doscientos sesenta días, vestidos de sacos.

Estas son las dos olivas, y los dos candeleros que están delante del Dios de la tierra.

Y si alguno les quisiere dañar, sale fuego de la boca de ellos (ustedes recuerdan que de la boca de Cristo sale la espada —la Palabra), y devora a sus enemigos: y si alguno les quisiere hacer daño, es necesario que él sea así muerto.

Apocalipsis 11:3-5

152. Sabemos que el fuego del capítulo 19 de Apocalipsis, viene de Cristo, una espada sale de Su boca, la cual es la Palabra ([JBP] y él escribe): [WSS] «Moisés y Elías». ¿Correcto? Oh, hermano, obtenga el conocimiento de estas cosas para la apertura del Séptimo Sello mañana. Con la Espada, Dios devora a Sus enemigos.

153. Ahora fíjense en esto: Cuando estos dos profetas están profetizando, si cualquier hombre les hace daño, entonces fuego sale de su boca, el Fuego del Espíritu Santo —la Palabra.

[Rev. José B. Pérez] Y en la página… Dice la página 309 de este mismo libro de Los Sellos, dice (abajo):

149. Ahora, dice: “Y sus hermanos que también habían de ser muertos”, los cuales son los 144.000 que todavía han de ser llamados durante la tribulación. (Cómo quisiera que tuviéramos suficiente tiempo, quizás mañana antes de entrar en el Sexto Sello). Estos tienen que ser martirizados por el anticristo. Acabamos de ver lo que él hace en su última recorrida, cuando deshace el pacto con los judíos, y allí sucede todo esto. Estos 144.000 judíos serán llamados por los dos testigos de Apocalipsis 11:3. Ahora recuerden, ellos vienen para profetizar. ¿Cuántos han leído eso? Bien. Entonces estos dos testigos profetizan durante la segunda mitad de la semana setenta de Daniel.

[Rev. José B. Pérez] Y en la página 124 (abajo) del libro “LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”14, dice [PÁG. 143 – Imprenta LGCC]:

178. Ahora, estos dos profetas, ¿qué harán ellos? Son Moisés y Elías, que se levantarán en la escena. Ellos le dirán a estos judíos su error. Y de ese grupo de judíos que están allí ahora, serán los 144.000 que Dios llamará con estos profetas… ¿Qué es eso? El Espíritu de Elías [WSS] «el 5to Elías» de esta Iglesia gentil justamente continuará y entrará a esa Iglesia judía, y llamará a Moisés con él. ¡Aleluya! ¿Lo ven? Y Él predicará este Mensaje de Pentecostés a estos judíos, que ellos rechazaron al Mesías.

[Rev. José B. Pérez] Recuerden que en la página 359 él dice, del libro de Los Sellos, que: [WMB] “Todo eso sucede…”, o sea, esa parte de sellar a los 144.000, él dice que [WMB] “sucede justo antes de comenzar la gran tribulación”:

[142]. Ellos también lucharán con Dios hasta que los 144.000 de las doce tribus de Israel sean llamados y sacados fuera.

143. Eso sucede justamente antes de comenzar la tribulación.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Apocalipsis 10:1-7», la Venida de ese Ángel Fuerte descendiendo del Cielo con el Librito en Su mano. Y: [WSS] «Lucas 17:30».

Miren cómo las Escrituras (ahí tienen esa de Lucas 17), tienen ese doble cumplimiento; otras, triple cumplimiento.

[“LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”] [PÁG. 144]:

[178]. Y él predicará este Mensaje de Pentecostés a estos judíos ([JBP] “Y él” lo circula)…

[JBP] “Y él”, o sea que será un hombre con esos dos ministerios…

[178]. Y él predicará este Mensaje de Pentecostés a estos judíos, que ellos rechazaron al Mesías. ¡Amén! ¿Ve usted eso? Será el mismo Mensaje Pentecostal que estos judíos predicarán a ellos. Y ellos aborrecerán a estos judíos tanto que los matarán.

[JBP] O sea, [WMB] “aborrecerán a estos judíos”; o sea, a ese que tiene esos ministerios, los aborrecerán y los matarán. Cuando habla ahí luego en plural, habla de los ministerios; pero ya antes lo aclaró, y él dice: [WMB] “Y él predicará” (para que quede claro esa parte). Dice:

[178]. Será el mismo Mensaje Pentecostal que estos judíos predicarán a ellos ([JBP] porque son judíos, tienen esa descendencia de judíos). Y ellos aborrecerán a estos judíos tanto que los matarán. Y ellos serán odiados por todas las naciones. Y en la mitad de la semana… Porque ellos habían levantado un grande poderoso 144.000… Ellos tenían el Espíritu Santo; y hermano, usted habla acerca de hacer milagros, ellos los hicieron. Ellos detuvieron los cielos, y no llovió los días de su profecía; hirieron a la Tierra con plagas frecuentemente como ellos quisieron. Ellos causaron plagas y todo. Ellos darán a estos romanos un camino duro para andar; pero finalmente ellos serán muertos. Nuestro Dios es un Dios terrible cuando Él está enojado. Pero recuerde, eso es en la septuagésima semana; y la Iglesia en gloria. ¡Amén! Y la Cena de las Bodas está efectuándose.

[JBP] Él escribe allí: [WSS] «Las plagas», y dibuja una Estrella de David.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo donde nos quedamos, aquí en la página 361 de Los Sellos, abajo; 362 ahora [PÁG. 361 – última línea]:

[153]. La Palabra es Dios, la Palabra es fuego, la Palabra es Espíritu, la cual procede de sus bocas. Fíjense en Moisés: Allá en Egipto estaban maltratando a los judíos, Faraón no los dejaba ir. Entonces Dios puso Su Palabra en la boca de Moisés, eran los pensamientos de Dios entrando al corazón de Moisés; y entonces él sale para expresar estos pensamientos; y cuando los expresa, vienen a ser la Palabra de Dios. Estiró la mano y dijo: “Sean las moscas”. Y de repente aparecieron moscas ([JBP] y él escribe): [WSS] «la boca de Dios: la boca de Moisés». Entonces, “si alguno les dañare, sale fuego de sus bocas y devora a sus enemigos”. Allí está. Pueden hablar lo que les plazca, y así sucederá. ¡Amén! “Y si alguno les quisiere hacer daño, es necesario que él sea así muerto”.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Elías y Moisés tienen la Palabra hablada».

154. Sí, hermano, Dios estará en la escena entonces. Ellos tendrán el poder para cerrar los cielos para que no llueva durante el tiempo de su profecía —el ministerio de Elías. Él sabe cómo hacer eso, porque lo ha hecho antes. ¡Amén! Moisés también sabe cómo hacerlo, porque lo ha hecho antes. Por esa razón, estos dos fueron reservados para este tiempo. ¡Amén!

[JBP] Fueron reservados para ese tiempo. O sea, vean cómo es que esos ministerios es que surgen en cierto tiempo. Y Dios entonces cumple todo eso a medida que ese ministerio va aumentando, hasta llegar a la cúspide. Sigue diciendo:

155. Aquí yo podría decir algo muy tremendo, pero creo que sería mejor dejarlo para mañana. Bien. Y tendrán poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y también poder para herir la Tierra con las plagas cuantas veces quieran. ¿Qué es? ¿Qué otra cosa fuera de la Palabra puede producir estas cosas? Ellos podrán hacer que la naturaleza haga lo que ellos quieran.

[JBP] Y escribe: [WSS] «lo que quieran».

Y escribe: [WSS] «plagas», en el otro lado.

156. ¡Aquí está! ([JBP] escribe): [WSS] «Apoc. 11:3-15». Ellos son los que producen este Sexto Sello. Lo descubren y lo abren; es el poder de Dios para interrumpir la naturaleza.

[JBP] Y él en una ocasión me dijo: [WSS] “Benjie, ellos pueden abrirlo cuando ellos quieran”. Y también… Voy a buscar en los escritos, anotaciones que yo hice, que yo hacía cuando hablaba con él, que él también hablaba [WSS] “que lo descubren y lo abren”; o sea que hay algo ahí en esa etapa, en ese tiempo, cuando esos ministerios lo descubren y lo abren.

Descubrir algo es conocer, entender; es una revelación siendo dada, siendo abierta y siendo revelada para entender y comprender; o sea, lo descubren y lo abren.

[156]. … es el poder de Dios para interrumpir la naturaleza. El Sexto Sello es totalmente una interrupción de la naturaleza.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Moisés y Elías abren el Sexto Sello». «La naturaleza».

157. ¿Me entienden? Allí está el Sello. ¿Quién lo hace? Son los profetas del otro lado del Rapto. Ellos con el poder y la Palabra de Dios condenarán la naturaleza. Podrán producir terremotos, convertir la luna en sangre, o hacer bajar el sol; en fin, cualquier cosa que ellos demanden, eso va a suceder. ¡Amén! [WSS] «Sol y Luna».

Escribe también: [WSS] «Terremotos. La luna».

158. Allí lo tienen. ¿Ven cómo los Sellos se abren juntamente con las Edades de la Iglesia, y cómo muestra los mártires? Y ahora vemos a los dos profetas parados allí con la Palabra de Dios para hacer con la naturaleza lo que gusten; y hasta pueden sacudir la Tierra. Muestra exactamente quiénes hacen esto, son Moisés y Elías, porque esos son sus ministerios repitiéndose ([JBP] vean, es el ministerio de Moisés y Elías en el cumplimiento de Apocalipsis 11. Dice). ¿Lo pueden ver? ¿Pueden ver lo que es el Sexto Sello? Son esos dos profetas.

[WSS] «El Sexto Sello son dos profetas. Los ministerios de Moisés y Elías repitiéndose», escribe el hermano William.

159. Ahora, fíjense bien y no dejen que esto les escandalice

[JBP] Y subraya [WMB] “escandalice”.

Vean que es algo que puede ser de tropiezo; como al principio cuando Él le decía: [WMB] “Juan, no lo escribas, déjalo pasar; porque tropezarán con eso”.

[Rev. José B. Pérez] Miren en la página 117, dice [Los Sellos]:

79. Ahora, piense bien, Juan escribió esto que tenemos, pero cuando empezó a escribir los otros siete truenos [WSS] «los Truenos: la Fe para el Rapto», le dijeron: “No lo escribas”. Ahora, Juan tenía comisión de escribir todo lo que viera, pero cuando tronaron estos siete truenos de Apocalipsis 10 ([JBP] de Apocalipsis 10), entonces le fue dicho: “No escribas nada de esto”. Estos son misterios que todavía no conocemos; pero la opinión mía es que serán revelados ya muy pronto, y esto impartirá fe y gracia a la Novia para ser raptada.

[JBP] ¿Qué es lo que impartirá Fe a la Novia para ser raptada? Eso que no fue escrito, eso que a Juan le fue prohibido escribir, pero que en el fin del tiempo estaría siendo dado a conocer en esa Enseñanza bajo Carpa.

[79]. Hemos estudiado todo lo que sabemos, todas las dispensaciones, y hemos visto todas estas cosas; hemos visto los misterios de Dios, y hemos visto la gran reunión de la Novia en los últimos días; sin embargo hay algo allí todavía al cual no podemos llegar. Hay algo allí. Pero me imagino que cuando esos misterios empiecen a manifestarse… Dios dijo: “Detengamos esto. Yo revelaré esto en aquel día. Juan, no escribas esto porque tropezarán con ello; déjalo pasar; pero Yo lo revelaré en aquel día [WSS] «8vo Día» cuando tengan necesidad de saberlo”.

[JBP] ¿Y cuándo es que más necesitamos?, ¿cuándo necesitamos saber eso que le fue dicho a Juan, y que él no pudo escribir? ¡Es ahora!, porque estamos ya cerca de comenzar ese juicio divino en la Tierra, estamos cerca de ver esos juicios divinos que van a estar ocurriendo en la Tierra, ¡y no podemos quedarnos aquí!, ¡no nos vamos a quedar aquí! ¡Nos vamos a ir a la Cena de las Bodas del Cordero; porque la Novia no pasará por la tribulación!

Por lo tanto, ¡es ahora, Señor, que necesitamos eso! [WMB] “Yo lo revelaré en aquel día cuando tengan necesidad de saberlo”. Es ahora que necesitamos conocer eso que a Juan le fue dicho: “No escribas”. Pero ahora se nos ha dado esa gran bendición de poder conocer, poder recibir, poder entender, y creer eso que a Juan le dijo que no escribiera.

Lo estamos recibiendo, lo estamos creyendo, está siendo parte de cada uno de nosotros; porque eso es lo que —alrededor de eso que está ya en nuestros corazones, que se ha encarnado y lo que falta por encarnarse—, alrededor de eso es que vamos a ser adoptados, transformados. Sin eso ninguna persona podrá obtener la Fe de Rapto.

Estoy en la 117 [Los Sellos]:

80. Ahora, no tronaron en vano; recuerden la gotita de tinta; todo tiene un propósito y una causa. ([JBP] Todo tiene un propósito, hermanos, y todo tiene una causa). Noten que el Creador pronunció estas cosas y Juan oyó esta Voz y fue a ver. Pero ahora el Cordero está mostrándole a Juan en forma simbólica lo que debe escribir para la Iglesia, lo que Él quiere que la Iglesia sepa. Por ejemplo le diría: “No digas completamente lo que esto es. No vayas a decir: ‘Esto es así, esto es lo que está bajo el Séptimo Sello’. No lo digas así, porque si yo te digo esto, entonces todo el plan a través de las edades se echaría a perder. Esto más bien es un secreto”. Él simplemente quiere… Como por ejemplo Su Venida, Él dijo: “Ahora nadie sabrá cuándo vengo; simplemente vendré”. Eso es todo. No es negocio mío saber cuándo; solamente me toca estar ([JBP] ¿qué?) preparado.

[JBP] No es negocio de usted ponerse a cuestionarle a Dios, y ponerse a pelear con el mismo Mensaje; y diciendo: “Es que eso no puede ser así, porque yo lo creo de esta manera”. No es asunto de usted, no es negocio de usted, ponerse a hablar de esa manera; más bien nos toca estar (¿qué?) preparados.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo, donde nos quedamos [Los Sellos] [PÁG. 362 – última línea]:

159. Ahora, fíjense bien y no dejen que esto les escandalice: Fíjense quiénes abrieron este Sello: Profetas. ¡Amén! Allí lo tienen. ¡Oh, hermano! ¡Estamos viviendo en el día del Águila! Ellos abrieron el Sexto Sello porque tenían el poder para hacerlo. AMÉN. Allí se está abriendo el Sexto Sello.

160. Ahora, retrocediendo un poco, podemos ver que Jesús dijo que esto sucedería, y allá en el Antiguo Testamento Ezequiel también dijo cómo sería. Y ahora aquí vemos el Sexto Sello ya abierto. Usted dirá: “Eso es algo muy misterioso. ¿Cómo sucedió?”. Aquí está la clave, el secreto: fueron los profetas, porque así lo dice la Biblia. Ellos lo pueden abrir en cualquier tiempo; pueden hacer lo que quieran con la naturaleza. Y hacen lo mismo que hicieron en su ministerio anterior porque ya saben cómo hacerlo. ¡Amén! ¡Gloria!

161. Cuando yo vi esto, me levanté de la silla y comencé a dar vueltas en el cuarto. Pensé: “¡Oh, cuán agradecido estoy, Padre celestial!”. Allí está, eso es. Ellos abrieron ese Sexto Sello. ¡Amén! Fíjense en ellos. Si alguno les dañare, fuego sale de su boca —la Palabra. El Espíritu Santo vino sobre los apóstoles [WSS] «el Día de Pentecostés» ([JBP] y al lado escribe): [WSS] «los apóstoles», y también fuego, la Palabra, procedió de sus bocas. [WSS] «el Año de Pentecostés».

162. Y acá en Apocalipsis capítulo 19 vemos la misma cosa [WSS] «Apocalipsis 19 – Moisés y Elías» ([JBP] Vean, es la misma cosa. Apocalipsis 11 y Apocalipsis 19 es la misma cosa: la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles): “Y de su boca sale una espada aguda”. La Palabra. Es Cristo el que viene, y con esta espada aniquila a Sus enemigos, ¿correcto? Ahora, Él ya viene. Fíjense bien.

163. Estos tienen poder para cerrar los cielos, para que no llueva durante los días de su profecía. ¡Eso sí es poner una interrupción a la naturaleza! Ahora, ¿por cuánto tiempo cerró los cielos el profeta Elías? Tres años y medio, exactamente. Ahora, ¿cuánto tiempo dura la última parte de la semana setenta de Daniel? Tres años y medio.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo, acá donde nos quedamos, del mensaje “LOS MINISTERIOS DE MOISÉS Y ELÍAS OPERANDO EN EL FIN DEL TIEMPO”, sigue diciendo:

[WSS] Por lo tanto, vigilen a Israel; y vigilen porque en algún momento se les va a cumplir lo que ellos están esperando: Están esperando a Elías, precursor de la Venida del Señor para Israel, y están esperando también a Moisés; un profeta como Moisés y un profeta como Elías. Eso es lo que está esperando Israel. Ellos no creerán a ninguna otra persona, tiene que ser un profeta. Ellos creen a los profetas porque a los profetas es que viene la Palabra del Señor: “Porque no hará nada el Señor sin que revele Sus secretos a Sus siervos Sus profetas”. Amós, capítulo 3, verso 7.

Por lo tanto, Israel depende del cumplimiento de la Venida del Espíritu Santo operando los ministerios de Moisés y Elías en el Día Postrero; y ellos saben que el Elías que están esperando será un hombre del tiempo en que esa promesa se cumpla, y que vendrá conforme a como está prometido en Malaquías, capítulo 4, versos 5 al 6; y las palabras de Jesús del capítulo 17, versos 10 al 13, que dice: “A la verdad, Elías vendrá primero y restaurará todas las cosas” [San Mateo].

Va a restaurar las doce tribus, va a restaurar el Reino, va a restaurar la fe. Por lo tanto, para que surja un avivamiento, un despertamiento espiritual en Israel, necesitan a Elías restaurando el corazón del pueblo, restaurándolos a la fe original, al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob; y eso está muy cerca.

(…) Estamos en el tiempo para que de un momento a otro surja este evento profético de los ministerios de Elías y Moisés operando —y operados por el Espíritu Santo—…

[JBP] Esto lo habló en el 2013. Y fíjense cómo él allí dice: [WSS] “Estamos esperando que de un momento a otro surja este evento profético”.

[JBP] ¿Cuál es el evento profético que él está hablando allí?

[WSS] … surja este evento profético de los ministerios de Elías y Moisés operando —y operados por el Espíritu Santo— en el fin del tiempo para Israel…

[Rev. José B. Pérez] Ahora, yo quisiera leerles aquí algo, que lo anoten por allí: en el libro de Citas y el libro de “LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”, y otras Escrituras que ya hemos leído; pero estas no se las había leído, o sea, no les había leído lo que estaba escrito al lado.

Y es ya tiempo para leerles e ir ya teniendo todo esto bajo ese ministerio que Dios en este tiempo final está obrando en medio de la Iglesia, y así Dios continuar abriéndonos todo el Programa Divino. Porque todo lo que Dios nos está dando a conocer es lo que la Iglesia-Novia necesita para que así obtenga esa Fe de Rapto.

Por eso en el tiempo que estuvo el mensajero, el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago, en medio nuestro, no pudo hablar claramente y abiertamente, como cuando allí le dijo a Juan: “Esto no lo expliques así. Esto, no digas que esto es así, así y así”.

Vean, recuerden que Juan representa también, además de la Iglesia, representa a los mensajeros que Dios estaría enviando. Y él… allí le fue dicho: [WMB] “No digas completamente (por ejemplo) tal cosa, no digas todo esto así. No vayas a decir: ‘El Séptimo Sello… esto está bajo el Séptimo Sello’. No lo digas así”.

O sea, todo lo que fue hablado no fue hablado de la manera en la cual fuera a tropezar el pueblo o también fueran a levantarse muchos imitadores. Más bien trajo Su Mensaje, el cual contiene todo lo que necesita la Iglesia-Novia para prepararse para el rapto; pero dentro de eso tiene que ser hablado todo lo que a Juan le fue mostrado que no pudo escribir. Y si hubiese sido hablado todo abiertamente, ya hubiésemos obtenido la Fe de Rapto.

Todo el conocimiento que hemos obtenido en todo este corto tiempo, ha sido del mismo Mensaje que ha traído el Ángel del Señor Jesucristo.

Que ¿no fue de la manera en que algunos les guste, y no lo quieran recibir? Porque no es para ellos. Es para aquel que esté ordenado para el rapto.

Esos sí van a recibir, esos sí van a escuchar, van a entender, van a comprender, le van a prestar atención; como le prestó atención allí Pedro, Jacobo y Juan, que una nube los cubrió y les dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a Él oíd”15. Es a Él al que hay que escuchar en el cumplimiento de la Visión de la Carpa. No escuchar a nadie más. Escuchar a aquel que está trayendo esa Enseñanza.

Y a ese es al que van a reconocer, lo van a reconocer por la Enseñanza. Y ahí podrán decir: “¡Pero si era Él todo el tiempo, que nos estaba hablando!”. ¿Ven? Lo van a reconocer por la Enseñanza.

Y miren, en la página 113, párrafo 997, él dice [Citas]:

997 – “Y recuerden también: En aquel Sexto Sello, donde suenan las siete trompetas, bajo el Sexto Sello (cuando lleguemos a eso, lo verán), las siete trompetas suenan bajo el Sexto Sello”. [WSS] «Moisés y Elías».

[JBP] Y en el 998… él escribe arriba:

[WSS] «Los 144.000».

«Las 7 Trompetas = suenan bajo el 6to Sello».

«Fiesta de las Trompetas».

Vamos a ir por partes aquí, porque fíjense… O vamos a leerles ahí al lado lo que dice de ese párrafo. Él escribe al lado:

[WSS] «1939 – 200-».

O sea, está faltando ahí un número; o sea, el dos mil… tiene que ser del 1 a 9 (porque ya el 10, ya le había añadido un 0).

O sea que hay un lapso de tiempo ahí, y está colocándolo un año antes del nacimiento de él, de ese ministerio; y lo coloca al lado de ese párrafo en donde está hablando del Sexto Sello, donde está hablando de esos ministerios de Moisés y Elías.

[Rev. José B. Pérez] Y en el otro párrafo, en la 998, dice [Citas]:

998 – “Es que con sus nombres estaban en aquel Libro para ser revelados; y el Cordero había revelado el Libro. El Cordero los había redimido [WSS] «en el Calvario, y de edad en edad», pero no podía aparecer hasta que todo nombre fuese revelado; y eso sucedió bajo el Sexto Sello, antes de que se abriera el Séptimo. Entonces es cuando el Cordero viene por aquello que había redimido”. [WSS] «Apocalipsis 10:1-6».

[JBP] Y al lado también escribe: [WSS] «1940 – 200-» (esta vez escribe 1940) También escribe dos mil… y no coloca ese numerito allí.

Vean… Y arriba escribe: [WSS] «Los nombres en el Libro. Bajo el 6to Sello aparece el León».

[JBP] O sea que nos está mostrando allí algo que estaría culminando algo y comenzando algo, pero que sería en ese entrelace: hasta que ese ministerio (que comenzó desde que nació en el 1940) llegaría hasta cierto momento en donde después ya sería un entrelace con ese otro ministerio que está colocando allí, que es el Sexto Sello: que es Moisés y Elías.

Y en el libro de “LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”, en la página 130, él coloca allí un post-it (o sea, un papelito amarillo), y él allí escribe, ahí sí escribe:

[WSS] «2002 – 33 = 1969».

Coloca la edad que tuvo el ministerio, o sea, la edad que tuvo Jesús cuando cumplió 33 años (que cumplió allí ese tiempo de Su vida aquí en este planeta Tierra, y allí en la Cruz del Calvario llegó cumpliendo 33 años); y lo restó, y escribe: [WSS] «1969».

Que ya luego de ese ministerio del 1963, donde comenzó ese Ángel que arrebató al hermano Branham, ese Ángel con Sus alas puntiagudas… lo cual es el que tiene el Séptimo Sello… Y el Séptimo Sello es la Venida del Señor con Sus Ángeles. Esas Alas poderosas son los ministerios de Moisés y Elías.

Vean, Él comenzó allí ese ministerio en… por ahí por el 1963 ya estaba ministrando allí al hermano Branham, y todas las noches le mostraba un Sello (porque Él era el que le daba a conocer cada Sello a cada ángel). Y fíjense cómo empezó ese ministerio ya en el 69…; porque si lo ponen allí…, si él lo colocó en el 69, ya él en el 69 estaba predicando, y ya en el 74 ya entró de lleno.

Pero vean cómo él coloca allí: [WSS] «2002 – 33» escribe: «1969».

[Rev. José B. Pérez] Ahora miren dónde él coloca este papelito. Y dice el hermano Branham en la página 130 (donde él colocó este papel), para comenzar a leer allí esta parte; dice [“LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”] [PÁG. 149 – Imprenta LGCC]:

201. Ahora, una sorprendente declaración si usted quiere anotarla. Escuche con atención, por favor. Este es mi último comentario – penúltimo. Tengo una poquita cosa aquí después de esto, una pequeña nota acerca de lo cual quiero hablar. Ahora, descanse un momento y escuche con atención. Quiero darles algo que es sorprendente para continuar en esto. ¿Ve? Ni aun hay el espesor de una hoja de cuchillo entre el fin de esta edad y la Venida de Cristo ([JBP] Miren eso. Es algo muy importante). Toda cosa… No hay nada que falte. ¿Está Israel en su patria? Sabemos eso. ¿Estamos en la Edad de Laodicea? ([JBP] en ese momento él está hablando). Ha salido el Mensaje de esta edad pentecostal para tratar de sacudir al pueblo de nuevo a la bendición Pentecostal original. ¿Ha venido cada mensajero a través de la edad exactamente en la misma manera? ¿Están naciones contra naciones? ¿Pestilencias? ¿Hay hambre en la Tierra hoy? ¿La verdadera Iglesia conduciendo centenares de millares buscando para oír la Palabra de Dios? No solo de pan, sino para oír la Palabra de Dios. Vino el hambre. ¿Es eso correcto? Pues estamos viviendo en el medio de eso aquí mismo ahora. ¿Ve dónde estamos? Estamos esperando por esa Piedra… [WSS] «La Piedra Angular».

202. Una declaración sorprendente: desde el tiempo que Dios hizo la promesa a Abraham (¡no pase esto por alto!) – Desde el tiempo que Dios hizo la promesa a Abraham, Génesis 12:3, al tiempo de Cristo siendo rechazado en el año 33 d. C. por los judíos, según Gálatas 3:16 y 17, y de acuerdo a Usher’s (U-s-h-e-r-s) “Cronología de los Hebreos por Usher” [Usher es un estudiante bíblico considerado como una autoridad en cuanto a cronología –Traductor]. El poder de Dios era con los judíos exactamente 1954 años.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, quiero que vean algo aquí. En la página 35 del libro de Citas, dice, párrafo 293:

293 – “Muchos de la reunión de mi nuevo ministerio están entrando. Un hermano… hermano Bautista parado allí – su hija, una joven, había sido un poco descarriada, y cuando él llegó a su casa ella estaba salva, y aquí está en esta mañana para ser bautizado y seguir adelante. Y un varón, Sr. Sothmann, un amigo mío de Canadá – su suegra, en una condición moribunda, dijo: ‘Hallarás a tu suegra, cuando llegues allí, bien, por la vía a su recobro y muy bien’. Así fue como pasó. Solo – gente solo viniendo allí. Solo está en su infancia ahora, moviéndose. Pero, esperamos lo sumamente, abundante, sobre todo. Estamos en el Águila y últimos días, pero en una hora gloriosa”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Por un profeta: 3ra Etapa = hablar la Palabra».

Y abajo escribe: [WSS] «La infancia del nuevo ministerio».

[JBP] Vean cómo ese ministerio de la Tercera Etapa, en el cumplimiento pleno de la Visión de la Carpa, iba a tener un comienzo, o sea, iba a estar todavía en esa infancia, todavía comenzando como un bebé, luego como un niño, luego un adolescente y luego un adulto; o sea, iba a estar entrelazándose ese nuevo ministerio.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, miren aquí lo que sigue diciendo [“LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”] [PÁG. 150]:

[202]. El poder de Dios era con los judíos exactamente 1954 años. Dios lidió con los judíos 1954 años de acuerdo a la cronología de los judíos y de acuerdo a Gálatas 3:16 y 17. Tengo muchas más Escrituras, pero doy solamente esa. Entonces después que ellos rechazaron a Cristo, Él se tornó a los gentiles para tomar un pueblo para Su Nombre.

[JBP] Ahora no voy a seguir. Ya creo que llevamos ya mucho tiempo, vamos a ir ya redondeando.

Pero recuerden que Dios ha lidiado con el pueblo hebreo 1954 años, y también con los gentiles 1954 años. Ahora, eso, cuando yo vi eso: ¡Eso no fallará ni por un segundo!

[Rev. José B. Pérez] Miren lo que dice el hermano Branham: página 26 abajo dice [“LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”]16 [PÁG. 29 – Imprenta LGCC]:

111. Ahora, ¿entienden ustedes, clase? Si podemos descubrir lo que son estas setenta semanas, sabremos cuándo es la consumación.

[JBP] Y dibuja una Estrella de David.

Y escribe: [WSS] «La consumación. Podemos saber cuándo será».

[111]. ¡Oh, vaya! Dios, ayúdanos para saberlo. Eso nos lo dice exactamente en algún lugar en estas páginas ([JBP] exactamente en algún lugar en estas páginas); exactamente desde ese tiempo hasta este tiempo, hasta la consumación; y eso no errará ni un minuto. ¡Cuán grande es la Palabra de Dios!

[JBP] Y escribe: [WSS] «Eso no fallará».

Y escribe:

[WSS] «Miguel = Quién como Dios.

Gabriel = Varón de Dios».

[Rev. José B. Pérez] Y en la página 27, en una partecita aquí, dice [“LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL”] [PÁG. 30]:

113. Y si podemos hallar estos días, hallaremos exactamente cuándo será la consumación. ¿Lo entienden? Eso está determinado hasta la consumación.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «La consumación. No fallará la fecha».

Y no va a fallar esa fecha de la consumación. Y todo eso está dado a conocer; y será dado a conocer a la Iglesia en el momento en que tengan que saber ese detalle; porque eso no errará ni un minuto, no fallará ni por un minuto; todo se cumplirá tal y como ya está profetizado.

Recuerden que para el pueblo hebreo, ellos son bien… (en cuanto a fechas). Nosotros no nos basamos en fechas ni en edades, nosotros nos basamos en la fe; en la fe en las promesas, en la fe que está basada en la revelación del Séptimo Sello, en la revelación de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles: la Fe que está siendo dada por ese Ángel Fuerte de Apocalipsis 10, el cual ha entregado ese Título de Propiedad, y ha estado siendo abierto, y dado a conocer todo lo que a Juan le fue prohibido escribir, lo cual contiene esa Fe de Rapto.

Eso es lo que nosotros estamos recibiendo y eso es lo que a nosotros nos interesa. ¿Cuándo lo va a cumplir, en qué día, en qué mes o en qué año? Eso no es asunto de nosotros. Es asunto de Dios cumplirlo en el momento en que Él ya lo tiene en Su Programa.

Nos corresponde a nosotros estar ¿qué? ¿Cómo dijo allí?: [WMB] “preparados”, estar listos, estar ya —en ese punto que vaya a ocurrir— estar ya que lo que nos falte sería un: “¡Fff!”, un soplo, un soplido, para recibir ese nuevo cuerpo, esa teofanía que venga a nosotros; que lo que nos falte sea nadita. Imagínate un soplo, eso es algo bien poquito.

Y yo creo que ya…, que sea algo menos que eso; que estemos ya tan y tan cerca de esa dimensión que ya al Él vernos Él cumpla esa promesa de nuestra adopción.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo, ya para terminar aquí, dice… Vuelvo a leer un poquito más de este mensaje que estoy leyendo yo aquí, el de “LOS MINISTERIOS DE MOISÉS Y ELÍAS OPERANDO EN EL FIN DEL TIEMPO”:

[WSS] Estamos en el tiempo para que de un momento a otro surja este evento profético de los ministerios de Elías y Moisés operando —y operados por el Espíritu Santo— en el fin del tiempo para Israel; y el Séptimo Sello para la Iglesia del Señor Jesucristo. Séptimo Sello por el cual hubo silencio cuando fue abierto en el Cielo; y si hubo silencio y no fue revelado, hay que esperar al cumplimiento de ese evento en el Cielo, para que luego sea abierto a la Iglesia del Señor Jesucristo. Hay que esperar un poquito de tiempo, y mientras tanto estar trabajando en todos los proyectos que están señalados para, la Iglesia del Señor Jesucristo, llevar a cabo en este tiempo final.

Y en la Tercera Etapa, que se cumplirá en una Gran Carpa Catedral, ahí será revelado lo que necesitamos para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; ahí la gloria de Dios va a ser manifestada en medio de Su pueblo, de Su Iglesia; y por consiguiente, la presencia de Cristo en la Columna de Fuego, en Espíritu Santo, será una realidad manifestándose, trayendo el cumplimiento de lo que está prometido para la realización, el cumplimiento de la Visión de la Carpa.

Por lo tanto, estemos a la expectativa y trabajando siempre, y con nuestros ojos bien abiertos, porque algo grande está prometido para ser cumplido en medio de los creyentes en Cristo.

Los creyentes en Cristo tienen una promesa grande de una bendición grande para este tiempo final; y los que aman Su Venida lo van a ver…

[JBP] [WSS] “Los que aman Su Venida”. ¿Usted ama Su Venida? ¿Usted ama que Él esté en medio nuestro trayéndonos toda esta Enseñanza para así ser pronto raptados? ¡Claro que le amamos! Porque es el tiempo que necesitamos conocer, es el tiempo en donde Dios nos va a raptar; por consiguiente, para raptarnos Él necesita darle al pueblo las herramientas para que obtengan esa Fe de Rapto.

[WSS] … los que aman Su Venida lo van a ver, van a ver esa manifestación de Cristo, del Espíritu Santo, en medio de Su Iglesia.

[Rev. José B. Pérez] Y en la página 31 del libro de Citas dice, párrafo 260:

260 – “Y luego si yo alguna vez tengo reuniones de Carpa, en lo cual figuro hacer, el Señor mediante, algún día, entonces yo lo haré… antes de enseñar cualquier cosa de estas enseñanzas ([JBP] y él escribe): [WSS] «la Carpa y la Enseñanza», primero habrá servicios de mañana con los pastores por algunos días, dejarles saber lo que pienso enseñar. Y luego si ese hermano no ve y no está de acuerdo, cualquier hermano, entonces déjelos llevar su congregación y decir: ‘Ahora, no quiero que ustedes oigan esto. Nosotros nos retiraremos un tiempo mientras ellos enseñan eso (¿ve?) y darles a ellos el privilegio’”.

[Rev. José B. Pérez] O sea, no se puede obligar a nadie a que reciban la Enseñanza. Si ve a algún hermano…

Es como por ejemplo, como el hermano William dijo allí: [WSS] “Si aun ve a alguien que está aplaudiendo, déjelo quieto”, no se ponga a llamarle la atención. Nosotros cada vez vamos madurando, cada día más y más. Si ve a alguien gritando, diciendo: “¡Gloria a Dios!”, tampoco le llame la atención, déjelos tranquilos. Si ve a alguno que se levanta y se va cuando está siendo impartida la Palabra: déjelo quieto también.

Porque recuerden, la Tercera Etapa es para la Novia, para las fatuas, y para los perdidos, y para los 144.000. O sea que no se obliga a nadie a recibir esa Enseñanza que ya él venía anunciando que iba a ocurrir.

Y miren lo que él – cómo los trata: con amor. Él dice: [WMB] “Si algún pastor dice: ‘No, no quiero que escuche mi congregación eso. Nosotros nos vamos a retirar mientras ellos enseñan eso’”, pues está bien, porque no es para ellos, déjelos que se retiren. Cuando se den cuenta y vengan a tocar, ya la Novia se ha ido, ya el rapto ha acontecido. ¿Ven? Porque no obtuvieron esa Fe de Rapto. No era para ellos.

Si alguien, usted ve que está fuera del auditorio… porque ya me han dicho: “Mira, es que Fulano, que Fulano, que está…”. Déjelo quieto. “Es que entra después, después de la Enseñanza”. Déjelo quieto, también para eso son ordenados. ¿Ve? No discuta con nadie. [WMB] “Dios no discute, ni tampoco Sus hijos”17, dice el hermano Branham en el libro de Los Sellos.

Así que trátenlos con amor, con cariño, y conscientes, ya maduros espiritualmente, que hay todos esos grupos dentro de esa etapa de la Tercera Etapa; porque la Tercera Etapa es para todos esos grupos, impacta a todos esos grupos.

Por eso esa Escritura, ahí vemos cómo el hermano Branham dice: [WMB] “Darles a ellos ese privilegio”, dárselos. Deja que se vayan si no quieren escuchar; no se pongan a pelear con ellos. Esa es otra enseñanza de esta plática de hoy, lo cual quise también colocar allí; de ese párrafo 260 de la página 31 del libro de Citas.

Ha sido realmente para mí un gran privilegio, una gran bendición, poder hablar estas palabras a esta reunión que tiene nuestro hermano Miguel Bermúdez Marín allá en Guatemala, con todos los pastores locales e internacionales allí presentes; y los demás países donde están también conectados, y también que tienen reuniones en los diferentes países.

Como en Norteamérica: tienen una reunión en Norteamérica, muchos pastores allí reunidos; y también Venezuela y Colombia, México, Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina, África, Paraguay, Santo Domingo, Panamá; todo Centroamérica; y también allá en Europa, África, y en todos los lugares que están reunidos en el día de hoy, y conectados con esta actividad que tiene nuestro amado hermano, apóstol del Señor, misionero Miguel Bermúdez Marín, el cual todos amamos. Y estamos agradecidos a Dios que lo haya colocado a vivir en este tiempo tan maravilloso, y lo haya colocado en esta etapa: en la Piedra Angular y Dispensación del Reino plenamente, con todos los ministros y con todo el pueblo de Dios.

Oren mucho por nuestro hermano Miguel: que Dios lo siga bendiciendo y dándole mucha fuerza, mucha sabiduría, mucho entendimiento. Y así como fue hablado a él:

— [JBP] “¿Qué le digo a Miguel?”.
— [WSS] “Que se agarre de la Palabra”.

Así para todos los ministros y todos los hermanos: Agárrense de la Palabra.

Que Dios les bendiga grandemente, que Dios les guarde. Continúen pasando un día lleno de las grandes bendiciones de nuestro Padre celestial. Y ya nos veremos en el día de mañana, en donde esperamos grandes bendiciones también de parte del Señor en el estudio bíblico que tendremos en el día de mañana, lo cual es: “EL MISTERIO DE LA OCTAVA ESTRELLA QUE NO SE VE EN APOCALIPSIS 1:20”.

Así que oren mucho por ese mensaje de mañana, para que Dios —por medio de ese mensaje y de lo que será hablado en la introducción—, Dios nos abra las Escrituras, el entendimiento; y así crezcamos cada vez más y más, y sigamos obteniendo esa Fe de Rapto, esa Fe de Transformación.

Que Dios les bendiga y les guarde a todos.

Y muchas gracias, hermano Miguel, por la oportunidad que me permites de hablarles a todos ustedes, todas estas cosas que el Señor me ha encomendado para dárselas a ustedes.

Que Dios les bendiga y les guarde a todos. Y estén preparados.

Dios les bendiga.


1 Las Setenta Semanas de Daniel – SPN61-0730M “Instrucciones de Gabriel a Daniel”. Pág. 18, párr. 67 en la publicación de la Imprenta LGCC

2 SPN60-1231 “Apocalipsis, capítulo cuatro, parte I”, pág. 21, párr. 130

3 San Mateo 17:14-18

4 San Marcos 3:17

5 San Lucas 9:51-54

6 Los Sellos, pág. 471, párr. 161

7 Estudio Bíblico #254, 2022/nov/11 (viernes), pág. 9 del (f)

8 SPN62-0422 “La restauración del Árbol Novia”, pág. 63, párrs. 482-494; pág. 66, párrs. 504-505; pág. 67, párrs. 511-514; pág. 26, párrs. 180-185

9 Estudio Bíblico #233, 2022/ago/28 (domingo), pág. 29 del (f), pág. 167 del (T3)

10 55-0120 “The Seven compound Names of Jehovah”, (párrs. 25-29 en inglés)

11 SPN65-0219 “Hoy se ha cumplido esta Escritura”, pág. 19, párrs. 143-146

12 SPN63-0412E “Dios ocultándose en simplicidad”, pág. 46, párr. 335

13 Compendio de extractos “La introducción de la Segunda Venida…”, pág. 316, párr. 26 (del mensaje: 56-0219 “Siendo guiados por el Espíritu Santo”)

14 Las Setenta Semanas de Daniel – SPN61-0806 “Las Setenta Semanas de Daniel”. Pág. 143, párr. 178 en la publicación de la Imprenta LGCC

15 San Mateo 17:5, San Marcos 9:7, San Lucas 9:35

16 Las Setenta Semanas de Daniel – SPN61-0730M “Instrucciones de Gabriel a Daniel”. Pág. 29, párr. 111; pág. 30, párr. 113 en la publicación de la Imprenta LGCC

17 Los Sellos, pág. 458, párr. 110

Ir arriba