El tiempo sobrante

El tiempo sobrante

Rev. José Benjamín Pérez
Jueves, 9 de junio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Un saludo al misionero Miguel Berrmudez Marín allá en el Ecuador, y también a todos los hermanos reunidos allá en el África, y también a todos los que están en toda la América Latina, Norteamérica Centroamérica, el Caribe, América del Sur, España, y todos los lugares donde en estos días tienen actividades, compañerismo alrededor de la Palabra del Señor. Los que vienen reuniéndose en estos días, en el día de hoy también, y mañana viernes y sábado y domingo. Todos los que están reunidos les saludo desde acá, desde La Gran Carpa Catedral, hoy jueves, 9 de junio de este año 2022.

Y para no mencionarlos todos, porque son bastantes que están reunidos en estos días (que no se me vaya a quedar alguno), pues envío mejor este saludo así a todos. Y que las bendiciones del Señor, del Dios Todopoderoso, sean sobre todos ustedes y sobre mí también; porque deseamos todos recibir las bendiciones que Dios tiene para este tiempo en el cual Él nos ha permitido vivir.

Somos los escogidos de Dios, predestinados desde antes de la fundación del mundo, que recibirían en este tiempo, al Dios manifestarnos a cada uno de nosotros en este tiempo en medio de la raza humana: somos esos escogidos que verían, que comprenderían, el misterio de la Segunda Venida del Señor; misterio que ha sido traído y dado a conocer por medio del Mensaje, la revelación que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago, el cumplimiento de la Venida del Señor, el cumplimento de Su Segunda Venida.

Y a cada uno de nosotros Dios nos ha dado esa percepción profética para poder comprender, entender, creer todo el Mensaje que nos ha traído Su Ángel. Y al recibirlo y ser sellados por ese Ángel Fuerte, estamos allí ya, dentro del Redil del Señor, preparándonos para nuestra transformación. Esa es la finalidad del Señor con Sus hijos en este tiempo final, al enviarnos el cumplimiento de Su Segunda Venida.

Así como envío la Primera Venida de Cristo con el Mensaje, y comienzo de la Dispensación de la Gracia con el Sacrificio efectuado allí en la Cruz del Calvario… Y al creer en Él, la finalidad de Dios al traer el cumplimiento de Su Primera Venida, era que cada hijo de Dios naciera de nuevo, nazca de nuevo, al creer en Él, en Su Primera Venida; y así obtuvimos un espíritu teofánico de la sexta dimensión.

Y ya con esa primera porción estamos allí representados, en la sexta dimensión, para cuando Dios por medio de nuestros padres ha guiado a ese espermatozoide para que llegue primero a ese óvulo, y ahí Dios ha permitido (en todas las edades de la Iglesia gentil y en nuestro tiempo) que cada escogido de cada grupo venga formar parte del Cuerpo Místico de Cristo, ese Templo espiritual que ha sido – que ha venido siendo construido del Día de Pentecostés hacia acá.

O sea que Dios ha vigilado ese gene, ese atributo de Él, que somos nosotros, para que venga a este planeta Tierra en la etapa o en la edad que nos ha tocado vivir, en la etapa o en la edad que nos corresponde a cada uno como escogidos de Dios, como esos genes de Dios. Y en el tiempo en donde Dios nos ha colocado a vivir, ahí hacer contacto con la vida eterna, la cual es Cristo en Su Primera Venida; y así nacimos de nuevo en ese cuerpo teofánico que Él nos ha creado, preparado, para todo hijo de Dios que viene por este planeta Tierra (escogidos de Dios, genes de Dios), y así obtiene el nuevo nacimiento. Esa fue la finalidad de Dios para con Sus hijos en Su Primera Venida.

Y la finalidad de Dios para Su Segunda Venida es que recibamos (y obtenemos así) el conocimiento, la revelación, de la Segunda Venida del Señor, como el León de la tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores, en esa Obra de Reclamo. Y al creer en Su Segunda Venida con Su Nombre Nuevo, obtenemos así la revelación, la fe, para pronto ser transformados.

Ahí vamos a obtener esas dos porciones (como dice el hermano Branham, que regresamos entonces con dos porciones): con ese espíritu teofánico de la sexta dimensión: cuando hemos creído en Cristo como nuestro Salvador, y Su Nombre de Redención, obtuvimos ese cuerpo teofánico. Y al creer en Su Segunda Venida como León de la tribu de Judá con un Nombre Nuevo, recibimos la fe, la revelación, para ser transformados.

La transformación es para aquellos que creen, entiendan y reciban Su Venida en el día final, en el Día Postrero, en el tiempo final, en la Edad de la Piedra Angular, en el tiempo que nos ha tocado a nosotros vivir.

O sea que este tiempo que nos ha tocado vivir, estos años que estamos luego de la partida del mensajero, es ese «tiempo sobrante» que hay allí antes de la resurrección y la transformación.

El domingo estuve leyendo una parte donde (en el púlpito) no miré bien allí, donde él había escrito algo; y quiero ahora pues corregirlo y colocarlo como es, como está escrito allí.

En eso pues me ayudan también. Cuando ya yo hablo algo, ellos verifican luego de la actividad en la foto que les envío: si es así exactamente como él lo escribe allí. Y en esta ocasión Pito me dice: “Mira Benjie, allí él no dice «tiempo solemne» ([JBP] que fue lo que yo dije, porque fue lo que allí… la luz quizás no me ayudo mucho). Es: [WSS] «tiempo sobrante»”. Y cuando veo y pongo la lupa, así decía: [WSS] «tiempo sobrante».

Como yo les había dicho: que no les enviaba las fotos antes; porque así venía haciendo, pero me tomaba mucho tiempo; y muchas veces no leía o no citaba de esas fotos, u otras veces sí citaba algunas que no estaban en las fotos; y como que cogía mucho tiempo en eso, y por eso preferí mejor después enviárselas cuando ya terminara la actividad.

Pero cuando terminó en esta ocasión, ahí nos dimos cuenta que él puso esa palabra: [WSS] «sobrante». Y quiero leerlo para que quede bien (aunque en el escrito del domingo quedó, ya lo corrigieron allí, lo pueden verificar)1, y él dice… Eso me recuerda a una escritura en una libreta, que el hermano William escribió, en una libreta (me vino a la mente ahora) él escribió… tengo aquí la porción de lo que él escribió, que dice:

[WSS] «Si algún profeta dice algo y no está correcto, luego, más adelante, Dios le revelará la forma correcta y él la corregirá».

En esto no estoy diciendo, no estoy poniendo ahora un…, rápido se ponen a decir que Benjie se pone a decir ciertas cosas. Sino lo traigo como una enseñanza que el mensajero allí, eso también lo habló en un mensaje (creo que fue en Cartagena)2, y también pone de ejemplo la ocasión que el hermano Branham en el libro de Las Edades dijo que la Novia iba a pasar por la gran tribulación (o algo así), y luego y más adelante Dios lo corrigió; y él mismo dijo: [WMB] “No, la Novia no pasa por la gran tribulación”. Él decía que esa muchedumbre que iba a salir es la Novia, y luego (¿ven?) Dios mismo le dijo a él que eso no era así: [WMB] “La Novia está ya en la Cena de las Bodas del Cordero, la Novia no pasa por la gran tribulación”. ¿Ve? El mismo profeta corrigió eso en esa ocasión.

Y también el Ángel del Señor Jesucristo en varias ocasiones le decía al hermano Miguel, le dijo (ahí también en Cartagena lo habló), pero él le dijo: [WSS] “Mira, Miguel, esto quítalo aquí, esto no es así; ahora hay más luz”. ¿Ve? Como ocurrió también con lo del Nombre. Todo eso, Dios fue dándole más luz al mensajero, y ahí Dios le fue mostrando que había un octavo Ángel, y le fue mostrando todo: la Edad de la Piedra Angular, le fue mostrando todo; y él ahí luego, más adelante, lo corrigió ¿ve?

Por eso quise hablar ese escrito que escribió ahí en la libreta, por…, me recordé por esto; porque estoy acá corrigiendo esta partecita aquí. Y esto que ha pasado ahora, pues nos sirve de ayuda para ir a ese escrito. Fíjense cómo eso nos da una enseñanza de que es el profeta el que, si tiene que corregir algo, lo corrige.

Cualquiera puede decir: “No, yo me quedo con esto que el Ángel dijo, que el mensajero dijo allá en ese tiempo”. Pues si se queda con eso, es un buen candidato para quedarse; porque la revelación de Dios va en…, siempre en progreso.

Y cada persona, cada individuo, cada grupo, en este tiempo, con sus acciones, con la manera en que se enfrente a la Palabra y la actitud que tome, ya cada uno va a saber, va a reconocer, en qué grupo va a pertenecer. O sea que tampoco nos podemos poner a luchar y a pelear y a discutir con nadie. El escogido de Dios va creciendo día a día, hasta que esa fe llegue a una fe perfecta, y luego será transformado.

Los otros grupos: manufacturados, las fatuas y todos ellos, los amamos también, porque Dios no quiere que nadie se pierda, nosotros tampoco; pero cada uno va a ocupar el lugar que le corresponde.

Bueno, aquí, disculpen que hice esa pausa allí, solo para leerles ese escrito del hermano William: que solamente los profetas son los que corrigen, en medio del pueblo, eso que ellos hayan hablado en algunos mensajes o alguna predicación. Pasó con el hermano Branham y también con nuestro hermano William Soto Santiago. Él mismo, Dios mismo le fue dando más luz; y él mismo iba haciendo, ya sea corrección en algún momento, o dando más luz de algún tema que él haya venido predicando.

Pues dice aquí en la 464 abajo [Los Sellos]… Yo leí cuando él dice:

139. Al final de este Séptimo Sello…

[JBP] Y arriba, yo dije que él escribió «tiempo solemne», y es: [WSS] «tiempo sobrante», o sea, este tiempo sobrante.

139. Al final de este Séptimo Sello…

[JBP] Y él escribió ahí: [WSS] «Moisés y Elías». [JBP] Y esa partecita que les leí ahí, que había escrito «tiempo solemne», es más bien [WSS] «tiempo sobrante».

 

O sea que este tiempo que Dios nos ha dado, este tiempo en el cual, luego que Dios se llevó Su mensajero, es el tiempo en donde el pueblo de Dios, los escogidos de Dios, están siendo preparados para obtener la fe de rapto. Pero todo eso conlleva unos requisitos, todo eso conlleva prepararnos tanto espiritualmente como en la parte física; y me refiero a cómo debemos actuar y cómo debe un escogido de Dios, un hijo de Dios, conducirse.

Por ejemplo, cuando Él decía, a Juan el Bautista le dijo, y también al hermano Branham: “No contamines tu cuerpo, ni con sidra, ni con vino, ni con mujeres”, o sea, todo eso, esos ministerios que Dios puso allí, era por un propósito.

Fíjense que el primer precursor, Juan el Bautista, precursor de la Primera Venida del Señor, fue un profeta para precursar la Primera Venida del Señor. Nada más y nada menos que estaba precursando la Palabra, el Verbo, y por eso tenía que actuar de cierta manera, porque era alguien perfecto a quien él estaba precursando.

Y así mismo, en el tiempo del hermano Branham, él, cuando el Ángel le dijo: [WMB] “No contamines tu cuerpo, y no bebas vino ni sidra; aléjate de esas cosas”, él iba a hacer una Obra; porque dice: [WMB] “Una Obra grande hay para ti en el futuro”. Él le iba a estar preparando el camino como precursor de la Segunda Venida del Señor, preparando el camino a Aquel que iba a venir, a Aquel del cual hablaron los profetas del Antiguo Testamento y también del Nuevo Testamento. Y esa preparación requería una santidad en todas esas áreas que el Señor le mostró que no estaban bien.

Y él vivió lo más perfecto posible. Era un ser humano y él cometió ciertos errores y faltas…, pues en una ocasión dijo: [WMB] “Yo he pecado contra Dios, yo he faltado a Dios”; y le podrían decir: “¿En qué, hermano Branham?, un hombre perfecto como usted”; y dice: [WMB] “En el tiempo, yo le he robado a Dios en el tiempo”. O sea, en el tiempo en el cual uno debe dedicar a Dios, lo dedicaba (vamos a decir) a otras cosas.

¡Cuánto más cada uno de nosotros, debemos de cuidar todas esas cosas!, a medida que nos vamos acercando a ese encuentro con esa visita que viene en medio nuestro; debemos de mirar todos esos ángulos.

¿Ve? Que no tan solo es en el (vamos a decir)…, en el vestir, en el hablar, en el desear, en el pensar, sino también en esa forma del tiempo: el dedicar a Dios tiempo. O sea, cuando usted viene a ver, dedica más al mundo, a las cosas del mundo, que a las cosas de Dios.

Y por eso en una ocasión él me decía: [WSS] “Benjie, tienes que dejar ciertas cosas en tu vida; porque por ejemplo…”, me puso varios ejemplos; me dice… Fíjense cómo allí, hablando de Jesús, decían que era un comilón, bebedor de vino, amigo de publicanos y rameras. Vean, y ese era Jesús, hicieron todo lo que quisieron; y si en el Árbol verde hicieron eso, ¿qué no harán en el seco? Y me dice… Todo eso, me estaba hablando de cómo esa quinta dimensión se manifiesta en ese campo, primero espiritual; espiritual porque no lo vemos (vamos a decir) físicamente, pero eso se está construyendo aquí en este planeta Tierra.

El hermano Branham dice que la quinta dimensión se abrirá, o sea… pero antes de eso, el mismo ser humano la está creando. Y en ese campo que no se ve, lo vemos, ese campo, influenciado en nosotros, cuando se hacen actos que no son de la sexta dimensión; como por ejemplo, sabemos que el fumar no está bien, eso está mal, y hasta que usted haga ese acto ¿ve? Lo puede ver, lo puede palpar como algo que está mal. El beber también está mal.

¿Ve? Todo eso es contrario a la Palabra de Dios, y debemos de alejarnos de todas esas cosas, de esos vicios que hacen que hasta la… hay una parte del hermano Branham que dice que eso… se pone la persona algo de inmoralidad (vamos a decir). A ver si lo tengo por aquí, porque de todo eso me estuvo hablando él. Y yo le doy gracias a Dios que Dios me ha ayudado, y soy testigo, yo mismo doy testimonio de que Dios me ha ayudado en muchas cosas que antes hacía, que él me decía: [WSS] “Benjie, no hagas esto, no hagas esto, no hagas esto, y deja todas esas cosas para que Dios más adelante te use; pero mientras estés de esa manera, Dios no te va a usar”.

Y gracias a Dios, doy testimonio que desde hace años, varios años, ya algunas cosas las he dejado, y todavía faltan cosas que debo arreglar, como todos nosotros, todos ustedes también; pero ya Dios me ha ido ayudando; porque él me decía: [WSS] “Tú vas a conocer todo eso, pero tienes que cambiar algunas cosas”. Y todas esas cosas, yo doy testimonio. Y mi Dios está ahí viendo esto que estoy hablando, que es así. He dejado todas esas cosas que no convienen; porque mira lo que dice aquí:

Esto es del mensaje “DISCERNIENDO EL CUERPO DEL SEÑOR”3:

57 Yo le dije aquí mismo: “Es mi responsabilidad hablar en contra de todo lo que sea malo”.

58 Dios tenga misericordia del predicador que no tenga suficiente del verdadero discernimiento para predicar en contra de cualquier cosa que sea mala; el predicador que no puede discernir por el Espíritu Santo la necesidad de su gente. Dios dijo: “Este cuerpo es templo del Espíritu Santo. Si alguno violare este templo, yo lo destruiré”. Debemos predicar en contra de fumar. El problema está en que hay demasiados predicadores que fuman, eso es lo que pasa, ellos temen decir esto en la congregación, porque saben que son culpables también. Discerniendo correctamente; trazando correctamente”.

59 El licor, el alcohol: “¡Oh! (dicen ellos) ¿es dañino?”. En la televisión, en los letreros públicos, en el periódico, presentan hermosas jóvenes tomando cerveza, le presentan a uno el comienzo; mírenlas más tarde. Les llena la mente de toxinas venenosas. El aumento de enfermedades mentales debido a esto es terrible, y causa inmoralidad entre la juventud.

60 Y aún las iglesias, hoy día, están predicándolo y predicándolo, diciendo: “Beban moderadamente”. Ustedes saben que les estoy diciendo la verdad. Les dicen a los jóvenes en sus hogares, y a los padres: “Dejen que sus hijos beban, de todos modos ellos van a beber; así que enséñenles a beber moderadamente”. ¡La Biblia lo condena! No está bien. Dios tenga misericordia del hombre o la iglesia que tenga tan poco discernimiento. No pueden discernir entre lo bueno y lo malo. ¡Oh, estamos viviendo en un día terrible!

[JBP] Ahí el hermano William escribe:

[WSS] «El alcohol causa = enfermedades mentales e inmoralidad».

[Rev. José B. Pérez] Así que todo eso debe, el hijo de Dios, el escogido de Dios, echarlo a un lado, y apartarse de todos los vicios que hacen mucho daño al cuerpo, a la mente…; y traen problemas también a sus hogares.

Así que todos los ministros, todos los hermanos, que tengan ese problema o esa enfermedad (porque esos son vicios), deben de buscar ayuda; para que, si ven que es algo que necesita tratamiento o algo así, hay medicamentos y hay diferentes médicos y diferentes clínicas que ayudan para todos esos vicios.

Todo eso tiene que ser quitado del escogido de Dios, porque no puede haber nada que se interponga para que la bendición de Dios y para que Dios obre en medio de Sus hijos. Un escogido de Dios lo va a hacer, y Dios lo va a ayudar.

Así que si para usted es fuerte o dice que es difícil o dice que no puede: ¡Usted sí puede!

—“Yo tengo tal cosa…: ¡Sí puedo vencer eso!”.
— “Es que yo tengo tentación de tal cosa…: ¡En el Nombre Eterno del Señor yo puedo! ¡Yo venceré!”.

O sea, no se aguante porque usted tenga algo que tiene que cambiar y que es tan fuerte que no puede dejarlo: Usted póngalo en las manos de Dios, y usted diga: “¡Yo quiero ser transformado, yo quiero ser raptado!”, y usted va a ver que Dios va a ir obrando en su vida y Dios lo va a ayudar.

Dios está responsabilizado en ayudar a todo hijo de Dios, pero ¿qué pasa con nosotros? Nosotros tenemos que tener…, la parte de nosotros ¿es qué? Dejarnos ayudar. Dejar que la Palabra, dejar que el Espíritu Santo, obre en nuestros corazones, en nuestras vidas; y así Dios puede obrar en Sus hijos.

Dios tiene esa responsabilidad, porque es Padre; y el padre tiene la responsabilidad de que sus hijos sean conducidos por el camino de Dios, el camino de la Palabra, en el tiempo que le ha tocado vivir. Cada padre con su familia es responsable de eso. Y Dios, nuestro Padre celestial, nos ve y dice: “Yo los quiero ayudar, yo los estoy ayudando, yo les voy a dar Mi Palabra. Agárrense de la Palabra, que la Palabra es la que les va a ayudar a salir de todos esos problemas”.

Este tiempo tenemos que valorarlo, este tiempo sobrante tan y tan importante; porque es donde Dios nos está dando esa oportunidad de mirarnos en el espejo de la Palabra, y veamos sí allí hay algo que está mal. Veámonos en ese espejo, y digamos: “Yo me estoy ahora vistiendo con Tu Palabra, Señor. Que hay…, que está mal, alguna arruguita por aquí…; espérate, déjame plancharlo mejor”, porque vamos a la Cena de las Bodas del Cordero, y allí se requiere un cuerpo perfecto, que es el que vamos a obtener antes de ir allá.

Pero para obtenerlo tenemos que, nosotros como individuos, estando en estos cuerpos terrenales, queremos demostrarle a nuestro Padre celestial; pero con una convicción de fe, con una sinceridad en nuestros corazones, y decirle a Él: “Señor, yo quiero arreglar mi vestido, yo quiero arreglar mi vestimenta; porque eres Tú el que va a morar en toda Tu plenitud en mí. Por lo cual yo quiero tener este templo bien, quiero tener este templo limpio; quiero tener este templo que —cuando Tú mores en mí— no haya nada que se interponga para que Tú entres”. Mientras hay alguna arruga de pecado en nuestras vidas, eso no va a ocurrir.

Por eso va a llegar un momento en que la Iglesia del Señor Jesucristo, en un momento dado, va a estar perfecta; porque la Escritura que él escribió allí, el escrito…:

[WSS] «santificación mata el deseo de pecar»4.

Por ende, por consiguiente, vamos a estar, vamos a llegar a un momento en donde cada uno de nosotros como individuos, todas las cosas que están contrarias a la Palabra de Dios, Dios va a ayudarnos a que eso sea quitado de nuestras vidas, y sea echado a un lado. Aun aquello de lo cual estamos tan agarrados que ya es algo que no podemos salir de eso; pero Dios nos va a ayudar; porque si lo miramos por medio del espejo de la Palabra, vamos a ver que eso está mal.

Así que toda cosa que usted vea que está en contra de la Palabra de Dios, no podemos mirarla con que: “No, esto por aquí puedo…, un poquito por aquí, un poquito por allá”. Dios no va con eso de poquito. O te lo quitas completo o te quedas sucio. Y nosotros deseamos quitar todo de nuestras vidas, para que Dios entonces pueda ir obrando.

Miren, el testimonio y el ejemplo más grande, que luego cuando estemos allá ustedes van a conocer, es este servidor, es este que les está hablando; cómo Dios me ha ido ayudando y he visto la mano de Dios cuando yo dejaba y quitaba cosas, iba quitando cosas de mi vida, y veía cómo Dios me iba ayudando en todo mi andar.

Todavía quedan cosas que tengo que corregir, todavía tengo cosas que tengo que arreglar. Imagínese, un ejemplo… Ya después podemos hablar, abundar más de eso. En “DIVORCIO Y CASAMIENTO”, y en otros mensajes, hay una parte donde él dice: [WMB] “que uno, aun el guiñar o el hacer una mueca en inclinación a la seducción, a una mujer casada, eso es adulterio”. ¿Ve?

Todas esas cosas tenemos que corregirlas, y hay que corregirlas, porque eso está mal delante de Dios. Desear una mujer también, una mujer casada, eso es pecado delante de Dios, cuenta como adulterio. Y también la mujer debe de cuidarse cómo se viste, y no esté coqueteándole a los otros hombres, porque eso le cuenta y ella va a ser responsable por ese hombre.

Así que muchas cosas podemos hablar de ese tema; pero eso, otro día podemos hablar de eso. Mientras tanto estamos en este TIEMPO SOBRANTE, preparándonos para nuestra transformación; porque de un momento a otro van a estar ocurriendo una serie de eventos proféticos, en los cuales cada uno de nosotros debemos estar ya listos para obtener la transformación.

Quiero leerles aquí una parte, en el libro de Los Sellos y también en la Escritura…; porque en el tiempo final, mientras los hijos de Dios se están preparando, la Iglesia del Señor Jesucristo se está preparando, también el enemigo de Dios está por otro lado preparándose para, en este tiempo final, que es la etapa final de los pies de hierro y de barro cocido, que está allí en la bestia y la imagen de la bestia….

Estoy buscándoles aquí mientras les platico, dónde es que el hermano Branham en el libro de Los Sellos (pueden ir buscándolo allí en “El Cuarto Sello”, aquí lo tengo por la página 260) dice…

Porque recuerden, este tiempo, así como Dios va a venir en toda Su plenitud en medio de Su Iglesia, en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, que es la Tercera Etapa, en donde la Columna de Fuego estará morando entre Su pueblo; también el anticristo, el hombre de pecado, estará en este tiempo final encarnado en un hombre. Dice:

Apocalipsis, capítulo 13, verso 11

11 Después vi otra bestia ([JBP] y ahí el William escribe: [WSS] «U.S.A.» o sea, Estados Unidos) que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón ([JBP] y él escribe: [WSS] «Roma»; y también escribe al lado: [WSS] «diablo»).

12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.

13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres ([JBP] y él escribe ahí: [WSS] «bomba atómica, etc»).

14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.

[Rev. José B. Pérez] Y acá, en el libro de Los Sellos, en la 260, dice:

138. Ahora, este anticristo mismo, siendo un hombre; a su novia (su iglesia) le fue dado lugar de arrepentirse durante la Edad de la iglesia de Tiatira; y no se arrepintió. ¿Recuerdan? Vamos a leer eso en Apocalipsis 2:18-23

“Y escribe al ángel (el mensajero) de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, que tiene sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al latón fino, dice estas cosas:

Yo he conocido tus obras, y caridad, y servicio, y fe, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

Mas tengo unas pocas cosas contra ti: porque permites aquella mujer Jezabel ([JBP] y dice el hermano Branham aquí, hace una pausa, entre paréntesis) (la esposa del falso profeta, el cual debía ser el genuino profeta de Dios —debía ser. Correcto. Y su esposa era Jezabel. Achab debía ser un verdadero judío, pero era un hombre perverso, porque su esposa le guiaba a donde ella quería ([JBP] y él escribe: [WSS] «Acab — el papa / Jezabel — la iglesia»). Hallamos ahora que Jezabel toma su dinero y también guía a estos como ella quiere) (que se dice profetisa) ([JBP] Sigue leyendo de la Escritura, el hermano Branham, de Apocalipsis 2) (¿Ve usted?) enseñar y engañar a mis siervos (esa enseñanza jezabelina había recorrido todo el país), a fornicar, y a comer cosas ofrecidas a los ídolos.

Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido…”.

[JBP] Y él escribe al lado también:

[WSS] «Jezabel — Jackelin, la iglesia católica»

«Acab — John F. Kennedy (y escribe también), el papa».

“He aquí, yo la echo en cama (el infierno) ([JBP] y él escribe: [WSS] «5ta dimensión»), y a los que adulteran con ella, en muy grande tribulación (entrará en la gran tribulación; no es la Novia)…”.

[JBP] Miren, lo que les estaba hablando de que él ahí en Las Edades había dicho que la Novia iba a entrar… en Las Edades dijo que esa muchedumbre iba a entrar por la gran tribulación. Luego lo corrigió, y vean aquí cómo ya él habla, ya con ese conocimiento, ya le da esa revelación a la Iglesia.

“… (entrará en la gran tribulación; no es la Novia) si no se arrepintieren de sus obras:

Y mataré a sus hijos (las prostitutas) con muerte…”.

139. Eso es muerte espiritual. ¿Lo creen? Eso es la Palabra. “Yo los mataré con muerte”. Si son muertos, entonces quedan eternamente separados.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «muerte espiritual».

[Rev. José B. Pérez] Y acá, en este mismo que le estábamos leyendo de “DISCERNIENDO EL CUERPO DEL SEÑOR”5, él dice:

[67] No podemos discernir por lo que la gente piense, ni por lo que los intelectuales nos digan, ni por lo que los psicólogos nos digan; tenemos que dejarnos llevar por lo que dice Dios: “No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda Palabra que sale de la boca de Dios”. (Mateo 4:4)

68 “Por no discernir el Cuerpo del Señor, muchos están debilitados y enfermos; muchos duermen –muertos, muertos espiritualmente”. La última plaga que azotó a Egipto fue la muerte. La última plaga que azota a la iglesia es la muerte espiritual. Hoy día lo que necesitamos es un despertamiento espiritual; un despertamiento espiritual al discernimiento.

[JBP] Y al lado escribe:

[WSS] «Necesitamos un despertamiento al discernimiento».

[JBP] Que Dios nos ayude a discernir siempre lo bueno y lo malo.

Y al lado escribe: [WSS] «La última plaga que azotó a Egipto fue la muerte. La última plaga que ha azotado a la Iglesia es muerte espiritual».

[Rev. José B. Pérez] Sigue aquí diciendo en el libro de Los Sellos:

139. Eso es muerte espiritual. ¿Lo creen? Eso es la Palabra. “Yo los mataré con muerte”. Si son muertos, entonces quedan eternamente separados. Bien. Recuerden, Él le dio tiempo para arrepentirse. La Edad de Tiatira fue la edad oscura, cuando salió el jinete sobre el caballo negro, y cuando tenían que pagar dinero por las misas, las oraciones y las novenas. Después que rechazó arrepentirse en la Edad de Tiatira, cambió del caballo negro al caballo amarillo, muerte, para entonces ejecutar su ministerio final.

[JBP] ¿Ve? Ya ese es el último recorrido de ese caballo, de ese jinete del caballo amarillo del Apocalipsis. Y sigue en la 261:

140. Ahora quiero darle aquí una sacudida como individuo. Al rechazar a Dios y Su llamado, llegará el día cuando usted lo hará por última vez, igualmente como sucedió en aquella iglesia; entonces allí será el fin. La paciencia de Dios no será extendida para siempre al hombre.

141. Entonces cuando ella rechazó y negó aceptarlo, allí cambió, y le fue dado el nombre de “Muerte”: separación. Dios dijo: “Hasta tomaré sus hijos, los protestantes. ¡Y a cada uno de ellos mataré con separación eterna!”.

[JBP] Él escribe: [WSS] «caballo amarrillo».

[JBP] Y abajo en el último párrafo de esta página 261, dice:

145. Veremos eso en más detalles mañana o el sábado cuando estudiemos las plagas que pasarán. Será como en Egipto. Él les dio tiempo de arrepentirse. ¿Y cuál fue la última plaga? Fue la MUERTE. Esa fue la última plaga que cayó sobre la iglesia pentecostal. Fue muerte espiritual. Ella está muerta. Eso es en el Nombre del Señor. ¡Ella está muerta espiritualmente! Él le dio lugar de arrepentirse, y ella lo rechazó, y ahora está muerta. NUNCA SE LEVANTARÁ DE NUEVO. Y luego vemos toda esa gente pentecostal tratando de traer los episcopales y los sacerdotes, y llamándolos “Santo Padre Fulano de Tal”. ¡Deberían tener vergüenza! ¿Hasta qué grado de ceguedad puede uno llegar? ¿No dijo Jesús que cuando la virgen fatua vino para comprar aceite, NO CONSIGUIÓ?

146. Ustedes oyen a gente hoy día decir: “Yo recibí el Espíritu Santo y hablé en lenguas”. Pero no quieren venir a una iglesia como esta. Dicen: “Yo no quiero ir a tal lugar”. Y ¿dicen que tienen el Espíritu Santo? Pero es que todavía quieren sus cosas dignificadas. Quieren quedarse en Babilonia y a la vez disfrutar de las bendiciones celestiales. ([JBP] ¿Ve? Lo que hemos venido hablando en estos minutos anteriores: No podemos quedarnos con las cosas de esta Tierra, de esta dimensión, porque no podemos servir a dos dioses. O servimos al dios del reino de las tinieblas o servimos al Dios Creador de los Cielos y de la Tierra). ¡UNO TIENE QUE ESCOGER! No pueden quedarse en el mundo y al mismo tiempo servir a Dios. Jesús mismo dijo: “No podéis servir a Dios y a Mammón”. ([JBP] ¿Ve? Ahí lo dice). Entonces si usted en verdad llega a ser salvo se gozará en reuniones donde el Espíritu Santo se está vindicando y dónde está mostrando que la Palabra de Dios es Verdad.

    147. Alguien dijo: “La gente hace demasiado ruido, y me pone muy nervioso” ([JBP] o sea, en las actividades). Usted en verdad estará nervioso si llega al Cielo. Piense cómo será cuando todos lleguemos, entonces ¿cómo será?

    148. Cómo quiere Dios que todos… Es tan paciente como en los días de Noé. Él se esforzó y fue tan paciente por ciento veinte años esperando que se arrepintieran, y no lo hicieron ([JBP] y él escribe: [WSS] «120 años»).

149. En los días de Egipto, Dios mandó plagas y toda clase de mal, pero tampoco se arrepintieron ([JBP] y él escribe: [WSS] «las plagas»). Mandó a Juan, pero tampoco quisieron volver. Mandó a Jesús para que muriera, para salvar a todos los que oyeran la Palabra.

150. Y ahora, en los últimos días, de nuevo ha prometido enviar un Mensaje para llamarlos y restaurarles a la fe original de la Palabra; y ni lo quieren recibir. Están tan arraigados en sus dogmas y credos hasta tal punto que… Quizás si Dios mandara un Ángel, entonces… Pero Dios no obra de esa manera. Él toma a alguien ignorante y hasta estúpido, que casi es analfabeto; y toma esa clase de persona porque no es nada, y puede obrar a través de ella. Por tanto, si alguien piensa ser algo grande, Él no puede usarlo. Siempre ha obrado así. Uno tiene que llegar a ser nada, para entonces ser algo con Dios.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Dios usa lo no es nada ([JBP] lo escribe así mismo). No puede usar al que piensa que es algo».

151. Él le dio tiempo para arrepentirse, pero ella no lo hizo. Él lo ha hecho de nuevo ([JBP] y él escribe: [WSS] «en Chicago»), pero ahora también lo ha rechazado. Por haber rechazado, ella entonces es una vía perfecta por donde puede entrar Satanás para ser encarnado. Correcto. Él se puede encarnar en ella porque rechazó la Palabra. Esa es la misma razón por qué la Iglesia Protestante llega a ser una ramera: porque ha rechazado la Verdad vindicada de la Palabra de Dios; y eso ha dado lugar para que entre el diablo y se encarne; y él hará una imagen a la bestia, en donde pueden consolidarse y unirse como están haciéndolo allá ahora mismo ([JBP] y él escribe allí: [WSS] «la imagen de la bestia»).

[JBP] Y acá en la página 262, abajo, escribe: [WSS] «el diablo se puede encarnar en la iglesia que rechazó (o que rechaza) la Palabra».

[Rev. José B. Pérez] Sigue acá donde nos quedamos, para terminar aquí la cita de Apocalipsis 13 dice… Vamos a volver a leer, no sé si llegué a leer el verso 15 del capítulo 13, dice:

15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.

16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;

17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

[Rev. José B. Pérez] Y eso está, lo pueden buscar allí, en el libro de Los Sellos, en la página 178… Y ahí él nos habla… los que tengan el libro de Los Sellos, ahí hace la suma… A mitad de párrafo, dice:

[120]. Pero cuando este terrible espíritu engañoso se encarnó en un hombre, tomó el lugar de Cristo y fue adorado como Cristo. En otras palabras…

[JBP] Y hay una parte, aquí en otras de las Biblias que él tiene, él escribió en… citando Apocalipsis 12, verso 7 al 9, dice:

7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;

8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «El mundo entero está engañado».

[JBP] Engañado ¿por quién? Por la bestia, por Roma, por el papa. Y la imagen: Estados Unidos.

Acá en el libro de Los Sellos, página 178:

[120]. Pero cuando este terrible espíritu engañoso se encarnó en un hombre, tomó el lugar de Cristo y fue adorado como Cristo. En otras palabras, allá en el Vaticano, yo he estado allí, está escrito VICARIVS FILII DEI. Y eso está escrito en letras romanas. Ahora, si usted lo traduce, significa: “En lugar del Hijo de Dios”. En otras palabras, él es un vicario, es decir, uno que toma el lugar de otro. Él es el vicario en lugar del Hijo de Dios. Y la Biblia dice: “Aquel que tenga sabiduría cuente el número de la bestia, porque es el número de un hombre y su número es 666”. Ahora, si usted toma de este título VICARIVS FILII DEI, las letras que tienen valor numérico según los números romanos, al sumarlos le darán el número 666:

[JBP] Y ahí suma… Los que tienen el libro de Los Sellos pueden ver ahí cómo el editor, o el que hizo el libro, colocó ahí con lo que el hermano Branham le mostró (de seguro), escribió en alguna forma para que lo colocaran así la suma que da esas letras.

121. La Biblia dice que él estaría sentado en el templo de Dios, adorado como Dios. Cuando esa pequeña doctrina llegó a encarnar se en un hombre, este llegó a ser un vicario en lugar del Hijo de Dios. ¡Qué espíritu más engañoso! Eso se encuentra en 2 Tesalonicenses 2:3. Y, desde luego, usted recordará que Satanás es la cabeza de todo poder político en cada nación. Eso se encuentra en Mateo 4:8. Satanás llevó a Jesucristo a un monte alto…

[JBP] Y buscamos allí, en San Mateo, capítulo 4, lo que nos dice…

Y él escribe, para que lo tengan, en esa Escritura de Mateo 4:4 en adelante…, pero en el 4:10, él escribe allí: [WSS] «Sellos – 270, 271». Ya eso lo pueden ustedes leer y buscar qué es lo que habla allí.

Vamos a leerle un pedacito de la 270, dice:

197. Aquí vemos la Vida y la Muerte llegando a su último encuentro. El caballo blanco de Vida verdadera y el caballo amarillo de credos mezclados. La cosa está llegando a un verdadero reto.

198. Aquí quiero decir algo, puede ser que ustedes no quieran creerlo, pero lo escudriñé para estar seguro: Hay un solo color original: el blanco. Cualquier otro color es algo mezclado. Cristo está sobre la Palabra completamente blanca y sin adulterio desde el principio. ¡Amén! Todo color sería blanco si no hubiese intervenido alguna química. ¡AMÉN! ¡GLORIA! Toda iglesia estaría sólida sobre la doctrina apostólica de la Palabra, con Dios confirmando la Palabra, si no tuviéramos la mezcolanza de credos y denominaciones. Allí lo tiene usted. Ahorita me siento gozoso. Sí señor. Hay un solo color original – el blanco. Nunca se ha mezclado con denominaciones o credos. No señor.

199. Recuerden también: Sus santos son vestidos en ropa blanca, no mezclados en credos y denominaciones. Hallamos que con los credos y denominaciones es de donde viene el color mezclado. Esto aquí es el color original, donde Él viene montado. El color original también está sobre Su pueblo, y ellos han sido sumergidos en la Sangre, lo cual limpió sus vestiduras y envió esos colores mezclados a su lugar.

[JBP] Y sigue por ahí, pueden seguir leyendo, y él escribe: [WSS] «vestiduras blancas = la palabra».

[Rev. José B. Pérez] Y acá, cuando él hace esa cita, el hermano Branham, que habla allí de donde estamos leyendo, de la 178, que él cita allí Mateo 4:8. Y ahí nos vamos, a Mateo 4:8, dice:

8 Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,

9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.

10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

[Rev. José B. Pérez] ¿Ve? Y ese trono de Satanás, en donde el diablo se estará encarnando en un hombre, en el hombre de pecado, es el que —en ese tiempo de Jesús— allí Satanás le estaba ofreciendo esos reinos a Jesús. Pero acá, estará él dándoselo a ese del cual estará sentándose allí en ese trono, allí en Roma, en donde él va a querer establecer ese reino del anticristo en el hombre de pecado, en esa última parte de la semana número setenta de la profecía de Daniel; y allí es donde él estará en esos últimos tres años y medio en toda su plenitud, el diablo, Satanás, encarnado en el anticristo, en el hombre de pecado, tomando el lugar de Dios, tomando el lugar del Hijo de Dios.

Sigue diciendo [Los Sellos, pág. 179]:

[121]. Satanás llevó a Jesucristo a un monte alto y le mostró todos los reinos del mundo ([JBP] eso es lo que habíamos leído de esa Escritura; quería leerles de la Escritura), habidos y por haber, en un momento de tiempo. ¡Eso es algo tremendo! Él dijo: “Te daré todo esto si me adoras”. Pero Jesús sabía que Él heredaría todo eso. Hoy dicen: “Pobres de ustedes allá tan fanáticos”. Sin embargo, la Tierra es nuestra. Jesús dijo: “Los mansos heredarán la Tierra”. Ahora note…

[JBP] Y aquí quiero hacer una pausa. Recuerden que hay una Escritura que el hermano Branham nunca entendía: era en San Marcos, capítulo 11, verso 22 en adelante, donde dice:

22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte ([JBP] Y monte significa un reino; que es el reino de las tinieblas que en este tiempo será quitado por la Palabra hablada): Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

[JBP] O sea que el reino – todos los reinos le pertenecen a Dios, y a todos y cada uno de Sus hijos, como dice él allí: [WMB] “Los mansos heredarán la tierra”. O sea, todos nosotros somos los herederos, los coherederos con Cristo Jesús, Señor nuestro; somos los que recibirían ese Reino.

[121]. Ahora note: Jesús sabiendo que la iba a heredar, le dijo: “Vete, Satanás, que escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás”. ¿Ve cómo siempre le citó la Escritura?

[JBP] O sea que todo eso nos va a ayudar a nosotros en este tiempo; a que no puede venir un pensamiento o una persona o algún espíritu a decirnos: “Yo te voy a dar esto o lo otro”. Cuando uno ve por la Escritura que esté mal, ahí uno puede reprenderlo por la Escritura: “Escrito está…”.

— “No, que aquí yo te voy a dar esto, puedes heredar todo esto”.
— “Los mansos heredarán la Tierra”.

¡Nosotros somos los herederos! No nos pueden pasar gato por liebre (vamos a decir). O sea nosotros estamos a la segura, vamos a la segura, porque todos los reinos de este mundo vendrán a ser los reinos de nuestro Señor.

[Rev. José B. Pérez] Ahí abajito, quería llegar a donde él ahí escribió algo, vamos allá; donde dice, la 179 de libro de Los Sellos:

[122]. Entonces salió el jinete; no tenía corona, pero le fue dada una, y cabalgaba sobre el caballo blanco. Tenía arco, pero sin flechas. Entonces cuando salió, al poco tiempo le fue dada una corona, porque no se puede colocar una corona sobre la cabeza de un espíritu; pero cuando este espíritu llegó a encarnarse en un hombre —la segunda obra de la dispensación, su ministerio—, entonces fue un falso profeta coronado para obrar las obras del espíritu del anticristo. Ahora lo vemos claro. Ahora Satanás ya tiene control de los poderes políticos en todo el mundo.

123. Ahora ha llegado al lugar en donde formará un poder universal religioso. Y ustedes mis hermanos, ¿no pueden entender cuál es esta nación que aparece en el capítulo 13 de Apocalipsis, representada en este animal que se levantó como un cordero con dos cuernos —poder civil y poder eclesiástico—, pero que hace lo mismo que hizo la bestia antes de ella? Parece raro pero el símbolo de Norteamérica es el número trece y una mujer. Aparece en el capítulo 13 de Apocalipsis, comenzamos esta nación con trece colonias, comenzamos con trece rayas y trece estrellas en la bandera; y en muchas otras cosas tenemos el número trece.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «Apocalipsis 13: una mujer. U.S.A.»
«la imagen de la bestia»

[123]. Y por otro lado se refiere a la mujer, la mujer, la mujer. Y por fin llegará, como predije, que una mujer controlaría la nación. Dije eso ya hace treinta años. Y de las siete cosas que predije en esa ocasión, cinco de ellas ya son cumplidas. Y ahora ya tienen el hombre allí listo para dar la entrada, el que ustedes metieron con su voto político. Bien. Hay tanto que decir que casi es imposible terminar.

[JBP] Y es así. Hay tanto que podemos leer, de todos estos misterios que Dios nos ha traído por medio del precursor y también de nuestro Ángel Mensajero, que…, miren aquí, si nos vamos a las 364, dice [Los Sellos]:

166. Dios mandó a Elías a Achab, y de allí salieron siete mil. ¿Correcto? Ahora, lo manda de nuevo acá en el tiempo de la tribulación, y llama a los 144.000. Ahora, noten que entre el Sexto y Séptimo Sello encontramos el séptimo capítulo de Apocalipsis, colocado matemáticamente correcto.

167. Como por ejemplo: América tiene el número trece. Comenzó con trece estados, tuvo trece estrellas y trece rayas en su bandera, tuvo trece colonias en el principio; y en muchos sentidos es el número trece, y aun aparece en el capítulo trece de Apocalipsis. Ella está figurada por el número trece y una mujer.

[JBP] Y allí escribe: [WSS] «América / mujer».

[Rev. José B. Pérez] Bueno, que Dios nos ayude en este tiempo, en este TIEMPO SOBRANTE, para que así podamos aprovechar todo lo que cada hijo de Dios, escogido de Dios, debe de conocer y también debe corregir en su vida, para que así la plenitud de Dios, la plenitud del Espíritu Santo, more en cada uno de nosotros.

Aprovechemos este tiempo sobrante, este tiempo en el cual Dios nos ha permitido vivir, para que así Dios pueda darnos a cada uno de nosotros lo que tanto deseamos: ese cuerpo eterno y glorificado que Él prometió para cada uno de Sus hijos. Y así poder —en este tiempo final— ver el cumplimiento de todas las promesas que Él ha prometido para cumplir en medio de cada uno de nosotros; y una de ellas que sabemos que será el cumplimiento de la Visión de La Gran Carpa Catedral. Y así poder estar preparados para ver con nuestros propios ojos todo lo que Dios estará cumpliendo en medio de su Iglesia.

Como vi allí, donde nos dice, en la 134, nos dice el reverendo William Branham:

142. Y noten ustedes: Cuando este Espíritu Santo que tenemos llegue a encarnarse, el que está en nuestro medio ahora mismo en la forma del Espíritu Santo, cuando Él llegue a ser encarnado en la Persona de Jesucristo, entonces nosotros le coronaremos como “Rey de Reyes y Señor de Señores”.

[Rev. José B. Pérez] Que Dios nos ayude en este tiempo sobrante a comprender y ver todo el Programa que Dios está llevando a cabo en una forma sencilla.

Que los pastores, los ministros, junto con las congregaciones, se mantengan unidas; y arreglando, corrigiendo, todo lo que tiene que ser corregido, para que pronto Dios, en medio de cada uno de nosotros, pueda cumplir esas promesas de la resurrección y la transformación.

Estamos en un tiempo muy pero que muy importante. Recuerde que en la sexta dimensión le dijeron al hermano Branham que Él iba a ir a donde él, y él iba a ser juzgado y su grupo, y así todos los mensajeros.

En nuestro tiempo también es de la misma manera, y las cosas Dios las puede estar cumpliendo y no darse cuenta (las personas) que ya todo eso ha comenzado, y Dios lo que está dándonos es este tiempo sobrante para arreglarnos y para estar preparados para nuestra adopción, para nuestra transformación.

Por lo tanto, no vamos a esperar a llegar a ver a esa señora que sale por la puerta opuesta empujando la camilla sana, para entonces nosotros empezar a ver cómo nos preparamos, o cómo vamos a arreglar, o cómo vamos a dejar las cosas que hay que dejar a un lado. Ya para ese tiempo debemos tener nuestras vidas arregladas hace rato. O sea, ya para ese tiempo, si no estamos adoptados, ya ahí, por ahí, entonces ocurrirá la resurrección y la transformación de nuestros cuerpos; pero antes de eso tiene que haber un tiempo que Dios nos da para prepararnos, para arreglarnos.

Por eso no esperen a decir: “Cuando venga ese tiempo de arreglar las cosas, ahí yo me voy a arreglar”, o “cuando venga la predicación de esas cosas que uno tenga que acoplarse a todo eso, entonces yo voy a cambiar”. Todo eso puede estar siendo cumplido (porque voy a dejar un porciento, para que no digan que yo dije que eso es así), todo eso puede estar en medio de la Iglesia sucediendo… Y como a uno yo le dije: “No se dan cuenta…”, y me corrigió y me dijo: “¡Yo sí estoy dándome cuenta!”. Sí, hay muchas personas que aman a Dios, aman Su Programa, han tomado en serio el haber salido de Egipto, del Egipto que nos ha esclavizado, y ha tomado en serio este caminar.

Y ahora frente a la tierra prometida, frente al Jordán, frente a la muerte para entrar a la tierra prometida…; y frente a la tierra prometida, porque está ahí, está a un pasito. Y el que no pase eso, el que no llegue a estar listo, va a tener que pasar entonces por el Jordán; pero a nosotros se nos ha prometido que pasaremos en seco.

O sea que nosotros hemos tomado en serio, y muchos han tomado en serio, los escogidos han tomado en serio este tiempo de preparación, este tiempo sobrante, el tiempo que Dios nos ha dejado. Porque no somos de aquí, ¡queremos irnos ya!, antes de que la bestia, el hombre de pecado, el anticristo, venga con todos sus ejércitos.

Empezará con una apretura… Recuerden: espiritualmente puede estar ocurriendo algo; pero ya se torne en una apretura ya directo a la Iglesia cuando ya él sepa quizás ciertas cosas que ya van a estar viendo, y entonces se convierta en una apretura a la Iglesia, a los ministros que están llevando el Arca (el Arca, que es la Palabra), ese ataque hacia los ministros y hacia las congregaciones.

Y luego, cuando Dios nos lleve de aquí, ya se tornará en una persecución hacia la virgen fatua, hacia los 144.000, y ya será eso dentro de la gran tribulación.

Antes que llegue todo eso, aprovechemos este tiempo, que por ahora estamos bastante quietos (vamos a decir), y que Dios nos ha permitido tenerlo así, calladitos, en silencio, sin mucho bullicio, como estuvieron allí en el aposento alto antes del Día de Pentecostés, estuvieron ellos calladitos…; todo el mundo decía, el hermano Branham en una parte dice: [WMB] “Estos deben de estar por ahí; aquel pescador debe de estar por allá en tal sitio, en tal sitio; aquel debe estar por otro lado; no sabemos de ellos”. Ellos estaban allí era preparándose.

Y así ocurre en nuestro tiempo: estamos quietecitos, en la Edad de la Piedra Angular, preparándonos para recibir la plenitud del Señor. Y luego ahí las fatuas, los que conocen, que van a conocer o que conocen que iba a venir un rapto y todo eso, ahí van a decir:

“Oye, ¿pero qué pasó con fulano?”.

—“Ah, ese debe estar por allá en un sitio; ese siempre se pasaba por acá, por allá”.
—“Oye, pero no se supone que hay un rapto, ¿por qué estos juicios divinos?”.

¿Ve? Ya fue demasiado tarde para aquellos que vinieron buscando aceite.

Así que aprovechemos este tiempo que Dios nos ha dejado; y agradecidos a Él, porque Él nos ha permitido vivir en estos días finales para nuestra preparación para obtener la transformación.

“El tiempo sobrante”. Ese es el tiempo que Dios nos ha dejado en estos días finales.

Que Dios les bendiga, Dios les guarde; y disculpen si me extendí. Esto lo tomamos como una plática, y compartimos con todos estos escritos de todas esas cosas que nos ha traído el precursor de la Segunda Venida del Señor y también nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo, con los escritos que él ha hecho allí, lo cual son de grande bendición y gran crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros.

Que Dios les bendiga. Y oren mucho por las actividades del viernes, del sábado, que el hermano Miguel va a tener; oren por él, siempre lo llevamos en oración; y también por las actividades del domingo. Y que sean, este fin de semana, una semana de gran crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros.

Que Dios les bendiga, Dios les guarde. Y le damos gracias a nuestro Padre celestial que nos haya enviado en este tiempo, con este Mensaje de Edad de Piedra Angular, a nuestro Ángel Mensajero, el cumplimineto de la Segunda Venida del Señor en nuestro apreciado hermano y amigo William Soto Santiago.


1 Estudio Bíblico #209, 2022jun05 (domingo), pág. 26

2 RM 1997-07-05

3 SPN 59-0812 “Discerniendo el Cuerpo del Señor”, pág. 8, párrs. 57-60

4 Estudio Bíblico #198, 2022abr29 (viernes), pág. 14

5 SPN 59-0812 “Discerniendo el Cuerpo del Señor”, pág. 9, párrs. 67-68

Ir arriba