Elohim y el Hijo prometido

Reproducir vídeo

Elohim y el Hijo prometido

Rev. José Benjamín Pérez
Sábado, 24 de septiembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenas tardes, misionero Miguel Bermúdez Marín, allá en Monterrey, Nuevo León, México, y todos los ministros allá presentes, y también todos los que están conectados a través de internet o diferentes medios de comunicación, hoy sábado, 24 de septiembre de este año 2022; y lugares donde estén congregados, reunidos también en el día de hoy en los diferentes países.

Es realmente una bendición y privilegio poder estar en estas reuniones de nuestro hermano Miguel Bermúdez Marín, las cuales tenemos los sábados y también el primer sábado del mes (que caería este próximo sábado de arriba), lo cual también estamos conectados; los cuales son de gran bendición y crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros. Porque lo que deseamos es obtener toda la Enseñanza, toda la Palabra que necesitamos conocer, comprender, en donde están encerrados los misterios de Dios, en donde está esa Fe de Rapto, esa Fe de Transformación, para así ir con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Es el tiempo en donde la revelación divina está siendo traída, está siendo abierta y dada a conocer en medio de la Iglesia del Señor, y está siendo impartida desde aquí: desde La Gran Carpa Catedral; y ya podemos identificar el lugar. Ya ese misterio nos ha sido abierto, nos ha sido mostrado dónde sería que Dios estaría hablándole a Su Iglesia en el Día Postrero, en el tiempo final, en donde le daría la Fe de Transformación y Rapto.

Vean cómo Dios ha estado abriendo esos misterios; y antes, cuando comenzó la Iglesia, allá el Día de Pentecostés, no se sabía cómo Dios iba a estar dándole a Su Iglesia esa Fe de Rapto; ni siquiera se sabía el lugar, el territorio, el país, el Mensaje, el ministerio. Y ya ahora, en este tiempo podemos decir que conocemos el territorio, conocemos el país, conocemos el lugar, conocemos los escogidos, y conocemos los ministerios.

Vean cómo Dios nos ha ido abriendo todo ese gran misterio que Él guardó desde antes de la fundación del mundo; un misterio que Él tenía oculto y ahora ha sido abierto a la Iglesia-Novia, la cual estaría siendo preparada bajo el ministerio de La Gran Carpa Catedral, a la cual le estaría dando Dios, por medio de este instrumento que estaría obrando allí, todo lo que necesita la Iglesia-Novia para ser transformada y ser raptada.

Y es en este tiempo en el cual también, además de darle esa revelación, esa Fe de Rapto, estaría haciendo esa segregación en este tiempo final, la cual, luego de ser llamados y juntados todos los escogidos, en ese llamado hubo también recogimiento de cizaña y de todos los demás grupos; lo cual vimos en unos extractos hace algunos estudios pasados, donde se le dijo a cada mensajero que no arrancaran la cizaña, porque arrancando la cizaña se podía ir también el trigo; y él incluso puso hasta algún ejemplo de algún yerno o alguien familiar de algún escogido1. Vean, no se podía hacer ese trabajo, esa labor, porque eso correspondía al fin del tiempo.

Y es en el fin del tiempo, en la Edad de la Piedra Angular, en la Etapa de Oro, en donde Él enviaría esos ministerios para hacer esa segregación; lo cual está ocurriendo ahora.

O sea, todos los que han sido juntados, han sido llamados y juntados, ahora Dios por medio de ese ministerio está haciendo esa segregación. O sea, Él saca esos peces (representados en los 153 peces)2, los saca dentro de todos esos que Él llamó, que Él juntó. Todos esos que han venido en toda esta labor del Ángel del Señor Jesucristo en todos estos años, todo ese recogimiento que él hizo, ahora es cuando empieza esa segregación; y ha estado esa segregación siendo manifestada, y se van ya en cada grupo colocando cada persona que pertenece a cada grupo.

O sea que es una labor muy pero que muy importante, porque ahí es que se define el futuro de cada ser humano; ahí, en esa Etapa de Oro, es en la que cada grupo estaría siendo colocado en cada grupo, la persona que corresponde a cada grupo; y cada grupo va a estar siendo preparado para recibir lo que va a recibir y lo que necesita recibir para eso que va a ser manifestado en esa persona: ya sea transformación, o pasar por la gran tribulación, o ya sea de los perdidos. O sea que hay de todo.

Por eso la Tercera Etapa es para la Iglesia-Novia, es para las fatuas (que son las vírgenes durmientes), es para los 144.000, y es para los perdidos también. Todo eso estaría siendo realizado (esa labor) en este tiempo final.

LA BESTIA Y LA IMAGEN DE LA BESTIA
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 5 de julio de 2014
Cali, Valle del Cauca, Colombia

Por eso queremos que pronto se cumpla la Visión de la Carpa; porque sabemos que ahí será que la misma Columna de Fuego, el Ángel del Pacto, Cristo en Espíritu Santo, que ha estado en Su Iglesia de edad en edad, desde Jerusalén y toda Judea y todo Israel, y luego Asia Menor entre los gentiles, y luego Europa en cinco edades, y luego Norteamérica (y ya en Norteamérica en la séptima edad, acompañando al reverendo William Branham y acompañando a los creyentes en Cristo); pasará a una manifestación plena en el Día Postrero, en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, que en algún lugar tendrá el cumplimiento de una Gran Carpa Catedral, donde estará la presencia de Dios, la presencia de Cristo en Espíritu Santo, en la Columna de Fuego; y de ahí se extenderá toda esa revelación divina…

[JBP] Vean desde dónde es que se va a extender toda esa revelación divina que va a estar siendo traída en este tiempo final. Dice:

… y de ahí se extenderá toda esa revelación divina, toda esa manifestación divina, a través de internet, de satélite, de televisión, y así por el estilo, para todos los creyentes en Cristo de todas las naciones.

[Rev. José B. Pérez] Vean que va a estar siendo distribuida toda esa revelación divina que estará siendo impartida bajo esa manifestación gloriosa de La Gran Carpa Catedral, la cual estará Dios obrando por medio de esos ministerios, estará siendo extendida toda esa revelación por todos los medios habidos y por haber; o sea, será una Obra rápida.

QUE DIOS BENDIGA NUESTRAS METAS PARA LA GRAN CARPA CATEDRAL
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 19 de julio de 2014
Vía telefónica a San Pablo, Brasil

El reverendo William Branham dijo que el Ángel le dijo: “Eso será la Tercera Etapa, y tú no se lo dirás a nadie”. Y la Tercera Etapa es una manifestación plena de Cristo en Espíritu Santo en medio de Su Iglesia en el Día Postrero, en donde le dará la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Por lo tanto, la meta de la Iglesia del Señor Jesucristo será llegar al cumplimiento de esa Visión de la Carpa, donde recibirá la fe para ser transformado cada creyente en Cristo del Día Postrero.

No importa en el país donde se encuentre, hasta allá le llegará vía satélite o internet, o de diferentes formas: como grabaciones, y también saldrá a través de libros, y también a través de la prensa…

[JBP] Fíjense cómo ya él allí nos estaba mostrando que toda esa revelación que Dios estaría dándole a Su Iglesia-Novia vendría también a través de libros; y fíjense cómo Dios nos está permitiendo en este tiempo imprimir también y tener en forma de libro todos estos estudios y toda esta Palabra que Dios nos está dando en este tiempo de Enseñanza: lo estamos también colocando —además de grabaciones— también en libros.

O sea, las imprentas también están (vamos a decir) al máximo también, en esta etapa de imprimir también, y que se les haga llegar a todos los hijos de Dios toda esta revelación. Dondequiera que se encuentren, estará llegándole en sus manos, o a través de alguna grabación, todo lo que estará siendo traído por medio de la Columna de Fuego, el Espíritu Santo, en medio de Su Iglesia en una Gran Carpa Catedral, en el ministerio correspondiente a este tiempo final. Dice:

[WSS] … y también saldrá a través de libros, y también a través de la prensa; y por consiguiente, ese será el avivamiento del Día Postrero para la Iglesia del Señor Jesucristo ([JBP] ¿Cuál será el avivamiento del Día Postrero? El cumplimiento y la manifestación de Dios en una Gran Carpa Catedral. Ese avivamiento es lo que le daría la Fe de Rapto), que será producido por la Voz de Cristo, el Ángel del Pacto, “clamando como cuando un león ruge, y siete truenos emitiendo sus voces”, conforme a Apocalipsis, capítulo 10; porque son los Siete Truenos de Apocalipsis, que es la Voz de Cristo, la que le dará el avivamiento final a Su Iglesia, y le dará por consiguiente la fe de rapto, la fe para ser transformados y raptados.

([JBP] Vean que es nada más y nada menos que la Voz del Ángel del Pacto, la Voz de Cristo, la Voz del Ángel de Apocalipsis, capítulo 10, que es la Voz de los Siete Truenos, la que le dará el avivamiento final a la Iglesia de este tiempo final. Sigue diciendo):

Para lo cual, la Iglesia del Señor Jesucristo en el Día Postrero estará trabajando en el Programa Divino para la construcción de esa Gran Carpa Catedral que vio el reverendo William Branham; porque ahí será la manifestación de Cristo en Espíritu Santo en el Día Postrero, y dándole el avivamiento final a Su Iglesia, y dándole la fe para ser transformados y raptados.

No importa dónde las personas se encuentren, todo será transmitido desde ahí a otras naciones.

[Rev. José B. Pérez] Fíjense cómo él ya venía hablándonos de todo lo que Dios estaría haciendo en el tiempo final, lo que le daría Dios a Su Iglesia en esa Gran Carpa Catedral, que era el que sería el avivamiento final para que así los escogidos de Dios obtengan la Fe de Rapto.

Ya él venía preparando al pueblo; pero no podía abrir ese misterio antes, para que no surgieran imitaciones y no viniera el enemigo de Dios (el diablo) a obstaculizar la Obra y el Programa Divino que Dios estaría llevando a cabo, porque sería la culminación de la Obra del Señor de este tiempo final; en donde al final, también, además de darnos el cuerpo eterno y glorificado, estaría también en el tiempo final cambiando el reino, quitándole el reino de los gentiles al diablo.

O sea que es una etapa muy pero que muy importante, en la cual el enemigo no conociera ese misterio, porque sería quitado el reino de los gentiles; y él, si supiera algo, trataría de que eso no ocurriera; pero como él no conoce nada y él no sabe nada, él no entendería cómo Dios iba a actuar y cómo iba Dios a manifestarse en este tiempo final. Eso sería un gran secreto, para que así no supiera cómo Dios estaría manifestándose en este tiempo final, en el tiempo en donde estaría trayendo el avivamiento, el avivamiento que traería la Fe de Rapto.

LA IGLESIA APRENDIENDO Y TRABAJANDO
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 23 de agosto de 2014
Villahermosa, Tabasco, México

El reverendo William Branham —como David— quiso construir el templo, el reverendo William Branham quiso llevar a cabo la construcción, la materialización de la Visión de La Gran Carpa Catedral; y trató, porque él sabía que ahí la Tercera Etapa se manifestaría. Ahí estaría la Columna de Fuego, el Espíritu Santo…

[Rev. José B. Pérez] Y fíjense cómo también en otro mensaje él había dicho que [WSS] “ya esa Columna de Fuego estaba allí”:

EL PUEBLO ESFORZÁNDOSE PARA CULMINAR LA OBRA QUE LE HA SIDO ENCOMENDADA EN CADA TIEMPO
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 31 de agosto de 2014
Cayey, Puerto Rico

En esa obra o proyecto divino, el reverendo William Branham vio que la Columna de Fuego se movió y entró a un cuartito pequeño de madera que estaba allí; pero ya había entrado a esa Gran Carpa Catedral, y de ahí se movió a ese cuartito pequeño.

Como cuando Moisés dedicó el templo a Dios, entró al templo y se movió, y se colocó dentro del lugar santísimo la Columna de Fuego; y cuando Salomón dedicó el templo: entró al templo y pasó al lugar santísimo, y allí habitó la presencia de Dios.

[Rev. José B. Pérez] Vean cómo ya estaba dentro la Columna de Fuego en esa Gran Carpa Catedral. O sea que es la Columna de Fuego la que está obrando en este tiempo en medio de la Iglesia, trayéndonos la revelación, trayéndonos la Enseñanza, trayéndonos ese avivamiento final que traen los Truenos; y eso es el Ángel del Pacto, el Ángel de Fuerte de Apocalipsis, capítulo 10, como nos dijo en un extracto que leímos hace unos minutos.

Sigue diciendo… Estoy en el mensaje “LA IGLESIA APRENDIENDO Y TRABAJANDO”. Continuando aquí:

[WSS] Ahí estaría la Columna de Fuego, el Espíritu Santo, y estaría el Ángel que lo acompañaba; y sería ahí donde la manifestación de Dios para el Día Postrero sería llevada a cabo; y desde ahí pues se extendería a través de prensa, radio, televisión y satélites para otras naciones.

Será… él sabía que sería la manifestación más grande de Dios en medio de Su Iglesia. Le fue mostrada la visión de lo que Dios hará para darnos la fe para ser transformados y raptados, donde la Voz de Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo, estará clamando como cuando un león ruge, eso es hablándole a Su Iglesia en este tiempo final.

([JBP] Vean, es hablándole a Su Iglesia. Y Dios siempre usa al ser humano, porque somos Sus embajadores, somos Su voz; o sea que es Dios hablando a través de un velo de carne. Siempre ha sido en todos los tiempos de esa manera).

Todas esas partes de esa visión tienen que ser cumplidas. Y hasta que sea cumplida esa visión, no nos iremos de la Tierra.

[Rev. José B. Pérez] Y también, es como cuando él dijo que [WSS] “luego del cumplimiento de la Visión de la Carpa, no hay más nada; de ahí al Cielo”. Por eso es tan importante aprovechar bien este tiempo en el cual estamos nosotros viviendo ahora.

LA IMPORTANCIA DE TENER LA MISERICORDIA DE DIOS
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 19 de octubre de 2014
Quito, Ecuador

¿Quién era el que tenía semejanza de hombre? El Ángel Gabriel. El mismo que le apareció al sacerdote Zacarías y le dijo que tendría un hijo el sacerdote Zacarías y su esposa Elisabet, los cuales ya eran ancianos. Y por dudar, por dudar lo que le había dicho el Ángel, le dijo: “Ahora quedarás mudo, por dudar, hasta que se cumpla lo que te dije”. Y le dijo: “Yo soy Gabriel, que estoy delante de la presencia de Dios”, ahí se identificó3. Si no es por la incredulidad no se tenía que identificar ([JBP] fíjense, por causa de la incredulidad de Zacarías, ese Ángel se tuvo que identificar. Lo mismo que ocurrió allí con Tomás, por ejemplo, que allí, por la incredulidad de Tomás, Él se tuvo que identificar. Y eso es algo… un detalle muy importante. Miren lo que sigue diciendo aquí); pero fue una bendición.

[JBP] Y claro, aquí…, él había dicho en algún mensaje también que [WSS] “si él no hubiese dudado ([JBP] vamos a decir), no hubiésemos conocido…, o ese Ángel no se hubiese presentado allí como Gabriel, no se hubiera identificado”; o sea que fue una bendición aun para nosotros, porque conocemos que ese Ángel que le apareció allí se identificó con el nombre de Gabriel. Dice:

[WSS] Y cuando nació el niño entonces volvió a hablar.

([JBP] Y cuando nació el niño entonces volvió a hablar).

Y le aparece a la virgen María el Ángel Gabriel, y le da buenas noticias de que va a tener un niño y le pondrá por nombre Jesús: “Porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados” y “Dios le dará el Trono de David Su padre; y reinará sobre Israel, sobre la casa de Israel para siempre, y su reino no tendrá fin”, le dará el Trono de David.

[JBP] Como hablamos anoche: le habló todas esas cosas que estaría cumpliendo el Mesías en Su Primera Venida, o sea, le dio un resumen de lo que haría Él en esa etapa final de Su ministerio, la Obra por la cual Él había sido enviado, que era morir en la Cruz del Calvario, y así cumplir esa primera parte de la semana número setenta de la profecía de Daniel; pero también le estaba mostrando allí lo que sería ese Reino que vendría más adelante, que Él gobernaría sobre el Trono de David en Israel. Desde Israel sería la humanidad siendo reinada por el Mesías-Príncipe desde ese Trono de David allá en Israel.

Vean, le estaba dando también la revelación de lo que sería el Reino Milenial y también la eternidad. Miren todo lo que le habló ese Arcángel a María en una forma condensada allí, lo que sería la Primera Venida y también la Segunda Venida. Sigue diciendo:

[WSS] Vean, cuando vemos en la Escritura al Ángel o Arcángel Gabriel aparecer, algo grande está por suceder.

([JBP] Anoche hablamos de eso, pero vamos a unirlo con esto, que también va con lo que hablamos ayer; es una continuación, vamos a decir, de lo de ayer. Miren, sigue diciendo).

Dice el reverendo William Branham4: “El Arcángel Gabriel anunció la Primera Venida de Cristo, y anunciará la Segunda Venida de Cristo”. Anunció la Primera Venida de Cristo a la virgen María, y la virgen María representa a la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo.

¿A quién le va a anunciar la Segunda Venida? Pues a la que está representada en la virgen María: a la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo. A Ella le será revelada la Segunda Venida de Cristo; y le dará la fe así para la transformación, para ir con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

La virgen María pregunta: “¿Cómo será hecho esto?, pues no conozco varón”. El Ángel le dice que su parienta Elisabet, ya es el sexto mes de estar embarazada, la que llamaban estéril, la que no podía tener hijos; y ya estaba anciana. ¿Y cómo se verá una anciana ya con… embarazada? Se debe ver muy bonita, muy hermosa, y con su corazón y su mente y su alma llena de fe. Así se veía Elisabet, y así de seguro se veía Sara; pero Sara fue rejuvenecida, una joven; y habrá una joven teniendo un niño.

Ahora: “¿Cómo será esto?”. No fue incredulidad. “¿Cómo será esto? ¿qué tengo que hacer?” ([JBP] eso es hablando de María). El Ángel le dice: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, hará sombra sobre ti, y vas a concebir y vas a tener el niño; y tu parienta Elisabet ya tiene seis meses de haber concebido y va a tener un niño”. Porque no hay nada imposible para Dios.

Y como no hay nada imposible para Dios, la Iglesia del Señor Jesucristo —representada en la virgen María— va a tener niños, hijos, con cuerpos glorificados, cuerpos eternos, cuerpos inmortales; y va a recibir, a tener, al hijo prometido: la Segunda Venida de Cristo, para el Día Postrero. De lo cual no se puede hablar muy claro para que no haya imitaciones, no surjan imitaciones; pero recuerden, todo va a ser cumplido en y con la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo.

Y eso le va dar la fe a los creyentes para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

[Rev. José B. Pérez] ¿Qué es lo que le va a dar la fe a los creyentes en Cristo para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero? La Segunda Venida del Señor, lo cual va a estar siendo cumplido en medio de la Iglesia del Señor.

Miren lo que dice el reverendo William Branham en el libro de Citas, en la página 123 (122 también pero vamos a leer la 123 primero), párrafo 1098 dice:

1098 – “¿Quién es este a quien Abraham vio en visiones? Precisamente al último; sin embargo, Él fue manifestado en carne antes de que viniera el hijo. Dios mismo vino a Abraham en la forma de un hombre, al tiempo del fin, manifestado. Él le vio en una luz pequeña una vez, le vio en visiones, oyó Su voz, muchas revelaciones; pero poco antes del hijo prometido le vio en la forma de un hombre y habló con Él y le dio de comer carne y bebida”.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Apocalipsis 19:11-21, 17:14».

[JBP] Y también escribe arriba: [WSS] «Elohim y el Hijo prometido».

[JBP] Y en la página 122, párrafo 1086, dice [Citas]:

1086 – “La última visita de Dios antes que el hijo prometido llegara en la escena fue Elohim en carne humana. Luego vino el hijo prometido. Y la simiente de Abraham está esperando ese Hijo prometido. Y ellos miraron señales, el derramamiento del Espíritu Santo, hablaron en lenguas, la sanidad divina y etcétera. Pero cuando el Hijo del Hombre está siendo revelado, Elohim retornará a la simiente real de Abraham y hará las mismas cosas que Él hizo en ese día”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Elohim retornaría».

[WSS] «Elohim y el Hijo prometido» [JBP] escribe también ahí.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo [“LA IMPORTANCIA DE TENER LA MISERICORDIA DE DIOS”]:

[WSS] Todo eso está ligado a lo que el reverendo William Branham llamó la Tercera Etapa, donde lo que fue visto en parte, manifestado en el reverendo William Branham, ese poder divino de… hablando la Palabra y las cosas siendo creadas, va a ser manifestado en toda su plenitud en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo en el cumplimiento de la Visión (¿de qué?) de la Carpa.

Por lo cual, la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo estará trabajando en ese Proyecto Divino, donde habrá una bendición grande de parte de Dios a través de Cristo en Espíritu Santo en medio de Su Iglesia en el Día Postrero.

Por eso en otras edades no podía surgir el cumplimiento de la Visión de la Carpa. Aunque el reverendo William Branham quiso hacer esa visión una realidad, no le fue concedida esa bendición; porque eso es para el tiempo de la Edad de Oro de la Iglesia del Señor Jesucristo, la Edad de Piedra Angular, que es también, en la Iglesia como Templo espiritual, la Edad del Lugar Santísimo. Y el lugar santísimo era de oro por dentro y por fuera; por lo tanto, la Edad del Lugar Santísimo de la Iglesia es de oro.

El oro representa la Divinidad: por dentro y por fuera la Divinidad manifestándose. Una obra y lugar para Dios manifestarse en toda Su plenitud. Por lo cual hay grandes bendiciones prometidas para la Iglesia del Señor Jesucristo para el Día Postrero, en esa Edad de Oro; y en donde también estará la misericordia de Dios para todos los creyentes en Cristo.

([JBP] ¿Dónde estará la misericordia de Dios en este tiempo final si ya Él salió del Trono de Intercesión, ha tomado el Libro, el Libro de la Vida del Cordero, el Título de Propiedad? ¿Dónde estará la misericordia de Dios en este tiempo final? Miren, ahí continúa diciendo).

A tal grado que la misericordia de Dios será extendida a los creyentes en Cristo para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero…

[Rev. José B. Pérez] Y miren lo que…, y lo hemos leído ya en otras ocasiones: en la página 369 del libro de Los Sellos, una partecita nada más aquí abajo, dice:

[194]. Y ellos conocían muy bien el castigo que les esperaba; habían oído todo eso. Ellos habían estado en cultos como este, y habían escuchado todas esas cosas. Ellos sabían que estaban encarando las mismas cosas que esos profetas habían predicho. Pero lo habían rechazado; despreciaron la misericordia de Dios por última vez. Y cuando uno desprecia la misericordia, lo único que le queda es el juicio.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Elías y Moisés. El que recibe Su Mensaje recibe misericordia».

[Rev. José B. Pérez] Vean, los que estarán en este tiempo final recibiendo ese ministerio de Moisés y Elías en el cumplimiento de la Tercera Etapa, estarán recibiendo —por consiguiente— la misericordia de Dios.

Y el que rechaza y no está de acuerdo, y está en contra, y lo que hace es combatir el Programa Divino, hablando blasfemias y tirando en contra palabras que blasfeman y hablan en contra de lo que esos ministerios estarían hablando, y están hablando, y están cumpliendo, en el cumplimiento pleno de la Visión de la Carpa, en esa etapa de la Enseñanza, estarían recibiendo (¿qué?) el juicio divino. Tan sencillo como eso.

O sea que es un tiempo en donde esa segregación se está haciendo y en donde se está viendo claramente quién va a recibir misericordia, para así poder obtener la Fe de Rapto y Transformación; y quién estaría rechazando esos ministerios, y por consiguiente estaría recibiendo el juicio divino.

Y eso es lo que aquí nuestro hermano William nos está diciendo, que [“LA IMPORTANCIA DE TENER LA MISERICORDIA DE DIOS”]:

[WSS] A tal grado que la misericordia de Dios será extendida a los creyentes en Cristo para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; porque ellos han sido lavados con la Sangre de Cristo y no tienen pecado; y por consiguiente no hay motivo para que estén en la Tierra pasando por la gran tribulación; porque la gran tribulación es para purificación: para purificar a los judíos, a los 144.000, purificar a las vírgenes insensatas, y purificar al planeta Tierra para que esté apto para el Reino del Mesías.

[Rev. José B. Pérez] Y eso es el Sexto Sello siendo cumplido; porque el Sexto Sello también es en una manera triple. Lo que hablamos en el día de ayer…, que no leímos esa partecita allí, pero ya lo habíamos hablado en otros mensajes5: que el Sexto Sello es para esos tres grupos, porque son tres propósitos también. Dice, página 481:

191. Ahora, hallamos que estos fueron los tres propósitos en la apertura del Sexto Sello ([JBP] y él escribe): [WSS] «Los tres propósitos del 6to Sello». [WSS] «Purificación». ([JBP] O sea, esos propósitos es: purificación). Primero: Las vírgenes fatuas tienen que pasar por el tiempo de la tribulación para ser purificadas. Ellas tenían que ser purificadas del pecado de incredulidad, por haber rechazado el Mensaje. Esto se hizo pues en el tiempo de la tribulación. Y vemos que esto culmina en el capítulo 7 de Apocalipsis, entre los capítulos 6 y 8. Ellas allí ya están purificadas; y les fue dada una ropa blanca a cada una. Ahora, esto no es la Novia, sino la iglesia. Son gente pura y buena que quizás no tuvieron oportunidad de recibir el Mensaje o que de alguna manera fueron cegados por estos falsos profetas, y no tuvieron oportunidad; sin embargo, son sinceros de corazón, y Dios conoce sus corazones; y aquí es donde fueron purificados.

192. Luego, hay otro tiempo de purificación, el cual es para Israel, cuando ellos se reúnen. Este es el segundo propósito. Dios purifica a Israel en el tiempo de la tribulación. De entre los millones, habrá un grupo escogido de 144.000, y ellos serán purificados. También la Tierra ([JBP] esa sería la tercera) entera será purificada. Será tan grande esta cosa que hasta la luna, las estrellas y toda la naturaleza será purificada. ¿Ve usted lo que es? La Tierra se está renovando, siendo purificada, preparándose para el Milenio. El Milenio ya viene, por eso todo lo que tenga la mínima partícula de suciedad, tendrá que ser purificado durante el Sexto Sello.

[JBP] Ahora, fíjense… Y él escribe: [WSS] «La Iglesia, los 144.000, la Tierra».

[Rev. José B. Pérez] Ahora, si para ese tiempo en donde el Milenio tiene que ser preparado para Dios reinar en medio de la humanidad, la Tierra tiene que ser purificada, y todo lo que tenga la más mínima partícula de suciedad, o sea, todo lo que tenga la más mínima partícula de pecado, tiene que ser purificado; ¡cuánto más los hijos e hijas de Dios que van a recibir la plenitud de Dios!, van a recibir la plenitud en ese cuerpo eterno y glorificado, van a recibir la Esencia de Dios, parte de la Esencia de Dios (porque nuestras teofanías vienen de Dios); ¡cuánto más cada uno de nosotros tenemos que estar limpios completamente!, y la más mínima partícula de pecado tiene que ser sacada de nuestras vidas, para así estar preparados para esa venida de esas teofanías a cada uno de nosotros.

Y así, al estar puros…; porque el pecado va a huir de nuestras vidas por la santidad. O sea, hay una fórmula para que el pecado huya de nosotros. Y eso lo produce la Palabra. El Mensaje es que nos purifica a cada uno de nosotros. Ese Séptimo Sello hace esa obra milagrosa en cada escogido de Dios, en cada virgen prudente, en cada parte de la Iglesia-Novia del Señor compuesta por todos los escogidos de Dios correspondientes a la Edad de Oro, la Etapa de Oro, la Edad de la Piedra Angular.

Y cada uno de nosotros como individuos estaremos listos muy pronto, para recibir la plenitud de Dios, la plenitud de nuestras vidas; y así Él nos vea como Él, y diga: “¡Se parecen tanto a mí que los voy a transformar! ¡Se parecen tanto a mí que los necesito conmigo, porque son parte de mí!”. Y eso está muy pero que muy cerca.

Que todo pecado, que toda más mínima partícula de suciedad sea quitada de nuestras vidas. Que Dios nos ayude en este tiempo… También, todo rencor, todo odio, toda malicia, todo pensamiento, toda cosa sea quitada de nuestras vidas; toda enfermedad también sea quitada de nuestras vidas; para que así estemos preparados y listos para recibir nuestra adopción.

Pedimos a Dios que nos ayude, pedimos a Dios que queremos que Él nos vea como Él; pedimos a Dios que Él, cuando nos mire, Él se agrade de nuestras vidas; porque lo que deseamos es regresar a la Casa de nuestro Padre celestial, donde está esa Cena preparada para nosotros.

Así que el motivo de Dios es vernos como Él, el motivo de Dios con cada uno de nosotros es que seamos como Él; por lo tanto, Él nos va a ayudar; Él no nos va a dejar solos, Él no nos ha dejado solos, y Él continuará con nosotros. O sea, Él nunca nos ha abandonado, nunca nos ha dejado: “Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”6. ¿Ve? Él estará siempre con nosotros; y Él está ahora con nosotros, en una forma sencilla. Y es la Palabra, es el Mensaje, la que a usted y a mí nos está ayudando para llegar a la perfección.

Sigue diciendo allí, en este extracto que estamos leyendo; continúa él aquí (voy a leerlo de nuevo), dice [“LA IMPORTANCIA DE TENER LA MISERICORDIA DE DIOS”]:

[WSS] A tal grado que la misericordia de Dios será extendida a los creyentes en Cristo para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; porque ellos han sido lavados con la Sangre de Cristo y no tienen pecado; y por consiguiente no hay motivo para que estén en la Tierra pasando por la gran tribulación; porque la gran tribulación es para purificación: para purificar a los judíos, a los 144.000, purificar a las vírgenes insensatas, y purificar al planeta Tierra para que esté apto para el Reino del Mesías. ([JBP] Vean, tiene que estar apto para ese Reino del Mesías).

Y nosotros tenemos que estar con nuestras vidas arregladas a Dios, con nuestra vida limpia, con nuestro pensamiento y todo nuestro ser limpio, para que esté apto para que Dios nos adopte, para que Dios nos transforme, y seamos así llevados a la Cena de las Bodas del Cordero.

[Rev. José B. Pérez] Y en este otro extracto, miren aquí lo que dice:

SI NO COMÉIS LA CARNE DEL HIJO DEL HOMBRE Y BEBÉIS SU SANGRE, NO TENÉIS VIDA EN VOSOTROS
(Reunión de Ministros)
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 22 de noviembre de 2014
Cali, Valle del Cauca, Colombia

Y esa Tercera Etapa ¿dónde va a cumplirse? En una Gran Carpa Catedral.

Si fuera para el tiempo de San Pablo, el hermano Branham tenía que ir al tiempo de San Pablo para estar allí, como invitado de honor de San Pablo.

Vamos a leer en otro lugar. Página 479, al final dice [Los Sellos]:

[188]. Santifícanos en Tu Palabra. Concédelo, Señor. Luego, Señor, ruego que me ayudes. Estoy comenzando a decaer. Sé que mis días sobre esta Tierra ya no pueden ser muchos. Ruego que me ayudes y me concedas ser sincero, honesto y verdadero para que así pueda llevar el Mensaje hasta donde me es ordenado llevarlo. Luego, cuando me llegue el tiempo de descanso, cuando llegue allá al río y me lleguen las olas, oh Dios, concede que pueda entregar esta Espada a otro que sea honrado y que lleve la verdad. Concédelo, Señor. Mientras llega ese momento, ayúdame a ser fuerte, sano y valeroso. Ayuda a mi iglesia. Bendícenos aquí juntos”.

[Rev. José B. Pérez] Y eso él lo leyó de la 479, ya es la oración ahí terminando “EL SEXTO SELLO”. Y dice en la página 479, allí lo leímos cuando él venía hablándolo, ese extracto del reverendo William Branham, que leyó allí de la página 479; y nos vamos al libro de Los Sellos, en la página 479, abajo, donde él está hablando de eso (voy a leerlo otra vez):

[188]. Ruego que me ayudes y me concedas ser sincero, honesto y verdadero para que así pueda llevar el Mensaje hasta donde me es ordenado llevarlo. Luego, cuando me llegue el tiempo de descanso, cuando llegue allá al río y me lleguen las olas, oh Dios, concede que pueda [WSS] «Elías», ([JBP] o sea, Elías en su cuarta manifestación) entregar esta Espada a otro que sea honrado [WSS] «Moisés y Elías» y que lleve la verdad [WSS] «El Ángel de Jesús». Concédelo, Señor. Mientras llega ese momento, ayúdame a ser fuerte, sano y valeroso.

[Rev. José B. Pérez] Y mire lo que dice el hermano William aquí, sigue diciendo en ese extracto que estamos leyendo [“SI NO COMÉIS LA CARNE DEL HIJO DEL HOMBRE Y BEBÉIS SU SANGRE, NO TENÉIS VIDA EN VOSOTROS”]:

[WSS] Ahora, la Espada él dice que la va a entregar a otro; la va a entregar a otro, así como pasó de San Pablo al segundo mensajero, del segundo mensajero al tercero, del tercero al cuarto, del cuarto al quinto, del quinto al sexto, del sexto al séptimo; y del séptimo pasará al que le toque la labor del trabajo que está relacionado a la construcción y función de La Gran Carpa Catedral; ahí estará la Espada del Rey, la Palabra; y por consiguiente ahí estará el Espíritu Santo. Y la Espada del Espíritu ¿es qué? La Palabra, porque la Espada del Espíritu es la Palabra de Dios.

Por eso por la Palabra es que ocurrirán las cosas que están prometidas, las cuales vimos reflejadas, manifestadas, en el reverendo William Branham temporalmente; que habló la Palabra y las cosas acontecerían.

[Rev. José B. Pérez] Vean, por eso es que en la Visión de la Carpa primero se estaría hablando la Palabra, que es el milagro más grande: la revelación, la Enseñanza; y luego se estarían mostrando ya físicamente todos esos milagros a nivel internacional, los milagros físicos estarían siendo mostrados.

Pero primero lo que se estaría trayendo a la Iglesia-Novia sería la revelación, la Enseñanza; primero el abrir la Palabra, esos Truenos que estarían hablando consecutivamente por la Voz de ese Ángel de Apocalipsis, capítulo 10. Y eso sería también internacional, porque leímos allí que se estará colocando en folletos impresos, y también se transmitirá por satélite, por internet, y por todos los medios habidos y por haber; y es lo que está ocurriendo ahora.

Y para tener ese ministerio y para poder estar obrando, y todas esas cosas estar funcionando: trayendo la Palabra, abriendo la Palabra, y también luego los milagros físicos, tiene que tener —ese ministerio— esa Espada; tiene que estar la Espada del Rey —la Palabra, que es la Palabra de Dios—, la Palabra de Dios en el ministerio de Moisés y Elías.

Que Dios les bendiga grandemente y nos ayude; y continúe dándonos toda esta Palabra, toda esta Enseñanza, desde aquí, desde La Gran Carpa Catedral, la cual es la que contiene esa Fe de Rapto, es la que contiene la misericordia de Dios por última vez en medio de la Iglesia-Novia, es la única que estaría recibiendo la misericordia; porque estará recibiendo los ministerios de Moisés y de Elías, los cuales tienen la misericordia para aquellos que los reciban.

En este tema, de este estudio para hoy, que le colocaremos lo que él escribió allí: “ELOHIM Y EL HIJO PROMETIDO”.

Que Dios les bendiga. Muchas gracias hermano Miguel, por esta oportunidad que me permites enviarte a ti y a todos los hermanos reunidos contigo allá en Monterrey; y a todos los que están reunidos en los diferentes países de la América Latina, África, Europa (España) y todos los lugares, Norteamérica, y todos los lugares donde hoy están reunidos, de hoy sábado, 24 de septiembre de este año 2022.

Estén orando mucho por la actividad de mañana, para que Dios mañana también —por medio de la introducción y también del mensaje que estaremos escuchando—, Dios nos abra más y más los misterios correspondientes a este tiempo final; los cuales debemos conocer, para así continuar siendo preparados para nuestra adopción, para así ser preparados (continuar siendo preparados) para obtener completamente pronto la Fe de Rapto.

Que Dios les bendiga grandemente a todos.


1 Estudio Bíblico #239, 2022/sept/18-1 (domingo), pág. 21 del (f), pág. 167 del (T3)

2 San Juan 21:11

3 San Lucas 1:19-20

4 Citas, pág. 33, párr. 282

5 Estudio Bíblico #202, 2022/may/13 (viernes), pág. 22 del (f), pág. 232 del (T3)

6 San Mateo 28:20

Traducciones

Ir arriba