En la cima del Monte

En la cima del Monte

Rev. José Benjamín Pérez
Jueves, 4 de agosto de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenos días. Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín y a todos los hermanos que en esta tarde estarán reunidos allá con nuestro hermano Tirzo Ramiro Girón Pinzón, allá en San Lucas1, Guatemala, y todos lo que han estado llegando allá a Guatemala para estas importantes reuniones que tendrá nuestro hermano Miguel Bermúdez Marín.

Y también a los que están allá en Quintana Roo, Mérida; y también en Campeche y toda esa región, con nuestro hermano Andrés Cruz Gallegos; y también en la congregación que pastorea el reverendo Óscar Rodríguez Horna, allá en Trujillo, Perú; y también nuestro hermano, el reverendo Toribio, quien está allá con ellos, y todos los ministros que se encuentran allí. Y también en todos los lugares donde han estado teniendo esta semana estudios bíblicos, los cuales son de gran bendición y crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros, los que estamos en este tiempo de preparación, escudriñando y repasando todos estos mensajes tan gloriosos que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago.

Hoy jueves, 4 de agosto de este año 2022, le agradecemos a nuestro Padre celestial que nos haya colocado a vivir en este tiempo, en donde Dios estaría cumpliendo la parte final, la parte en donde la Piedra Angular, la Piedra de corona, estará siendo establecida plenamente; y en donde, desde ahí estará siendo impartida la bendición y también el juicio divino que caerá sobre individuos, sobre grupos y sobre naciones también.

O sea, es un tiempo muy decisivo para la raza humana, en donde se estaría dando a conocer el misterio de la Venida del Señor con Sus Ángeles.

Nos dice en el mensaje:

EL ESPÍRITU SANTO, NUESTRA FUERZA SUSTENTADORA
(Reunión de ministros y colaboradores)
Dr. William Soto Santiago
Sábado, 3 de diciembre de 2016
El Paso, Texas, Estados Unidos

[Pág. 5] En el tiempo de los apóstoles, cuando Cristo estuvo en el Monte de la Transfiguración con Pedro, Jacobo y Juan, se transfiguró y aparecieron Moisés y Elías hablando con Jesús, esto es la visión de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles para el tiempo final, el orden de la Segunda Venida de Cristo con Sus Ángeles, que son los Dos Olivos de Apocalipsis, capítulo 11, y Zacarías, capítulo 4.

Ahí está el misterio de la Venida de Cristo para el Día Postrero; misterio que será abierto al público, principalmente a la Iglesia del Señor Jesucristo, en la Visión de la Carpa.

Antes de ahí, irán creciendo en conocimiento hasta que lleguemos todos al conocimiento pleno del misterio del Séptimo Sello, del misterio de la Segunda Venida de Cristo con Sus Ángeles.

[Rev. José B. Pérez] Si ahí nos dice que será en la Visión de la Carpa que todo eso será abierto al público, por lo tanto, tiene que estar siendo hablado ese misterio y siendo dado a conocer abiertamente, tanto en la Iglesia del Señor como a las vírgenes fatuas, como al pueblo hebreo y también a los perdidos, de la manera en que Dios siempre ha estado hablándole a la raza humana: siempre usando un velo de carne.

En la Tercera Etapa, sabemos que el reverendo William Branham nos habló y nos dijo que sería para la Novia, también sería para las insensatas (las fatuas), y sería para los perdidos, y también para el pueblo hebreo. O sea que sería un ministerio para toda la humanidad.

Será un ministerio en el cual estará Dios hablando por medio del Espíritu Santo, el cual tendrá una boca en este Día Postrero y estará hablando desde una Gran Carpa Catedral.

Es una señal grande que tendrá el cristianismo en medio de la Iglesia del Señor en este tiempo, el cual verá una Gran Carpa Catedral. Y estará viendo con sus propios ojos el cumplimiento de esa promesa, que comenzará en una forma progresiva y llegará a la parte culminante; la cual fue vista por el reverendo William Branham, en donde fue colocado en una de las actividades, pero ya estaba en función; o sea, ya llevaba… no sabemos cuánto tiempo, estaba en función esa Gran Carpa Catedral.

Y él fue llevado a ese momento en donde estaba siendo realizada una predicación, había llamamiento al altar, había una fila de oración y había un sinnúmero de cosas2, las cuales estarán siendo manifestadas en medio del pueblo de Dios que estaría vigente en ese tiempo.

Sigue diciendo en donde estábamos leyendo, de ese mensaje que les cité…, más adelante, en ese mismo mensaje dice:

[WSS] [Pág. 8] Así como ha sido de edad en edad: Cristo en Espíritu en el mensajero de cada edad; suena la Trompeta de cada edad, y los llama y los reúne a esa edad, con el mensajero de esa edad. Lo mismo es para nuestro tiempo en la Edad de la Piedra Angular, en donde en cierto momento esa etapa o edad tendrá el cumplimiento de la Visión de la Carpa, y llegará a tener la fe perfecta, para que todo lo que se ha prometido que el Señor hará, lo hará en medio de Su Iglesia en esa etapa, en esa edad; y nada será imposible para Dios en Su manifestación final.

([JBP] O sea, “en Su manifestación final” es en ese velo de carne que Dios estará usando en esa etapa final. Sigue diciendo):

Y ahí obtendremos mayor fuerza espiritual, mayor fuerza sustentadora, y estaremos más agarrados del Señor. Cada día debemos estar más agarrados, porque no queremos que se nos escape nada de lo que Dios tiene para nosotros para este tiempo final, en la edad gloriosa que nos ha tocado vivir: la Edad del Amor Divino, la Edad para la Gran Victoria en el Amor Divino, la Edad para la Fe Perfecta, la edad para el cumplimiento de la Visión de la Carpa, la edad para el cumplimiento de la Tercera Etapa, en la manifestación del Señor para el Día Postrero, para bendición de los creyentes en Cristo y para bendición del pueblo hebreo; y también para ser dado a conocer las cosas que han de suceder en este tiempo final, las buenas y las malas, las bendiciones y también los juicios divinos. A unos les tocará las bendiciones, y a otros: los juicios divinos. A los creyentes les tocará la bendición, y a los incrédulos: los juicios divinos. Cada cual recibirá lo que le corresponde conforme al Programa Divino.

Por lo tanto, al saber estas cosas, el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo, nos da fuerza sustentadora y nos afirma más en el Programa Divino cada día, y nos abre más las Escrituras y nos abre más el entendimiento para comprenderlas. Eso es una Obra del Espíritu de Dios, el Espíritu de Cristo, del Ángel del Pacto en medio de Su Iglesia en este tiempo final.

Por tanto, aunque sabemos que viene la gran tribulación, los juicios divinos, eso no nos aterroriza, porque antes de comenzar la gran tribulación Cristo nos llevará a la Casa del Padre celestial.

Nos da alegría y gozo saber que hay muchas bendiciones para los creyentes en Cristo. Y lo que estamos buscando son las bendiciones que Dios ha prometido para nuestro tiempo, porque amamos a Cristo, amamos a Dios, amamos Su Palabra, Su Programa, Su Obra, y queremos reunirnos con Él lo más pronto posible; lo cual será una reunión familiar: el Padre con Sus hijos, los creyentes en el Señor del tiempo final y de las edades pasadas.

Pero antes de irnos habrá una manifestación plena del poder de Dios, que impactará no solamente a los creyentes en Cristo, no solamente a la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo, sino a la vírgenes insensatas también, y al mundo entero; y también impactará a los judíos.

[Rev. José B. Pérez] ¿Ve? Lo que les cité ahorita, de cuando el hermano Branham hablaba que esa Tercera Etapa impactaría o sería para esos tres grupos (o cuatro grupos, si le añadimos también a los perdidos). O sea, al pueblo hebreo, que es el grupo que él allí no menciona, porque él menciona la Novia, menciona la Iglesia y los perdidos, pero también es para el pueblo hebreo.

O sea que será —esa Tercera Etapa— en donde estarán esos ministerios siendo manifestados; que estarán siendo manifestados esos ministerios para todos esos grupos.

Por eso Jesús una vez decía:

San Juan 6:35

35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.

37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

[Rev. José B. Pérez] O sea, esos ministerios estarán abiertos para impartir bendición, tanto para la Iglesia-Novia como para las vírgenes fatuas; porque son vírgenes, y también van a recibir bendición, aunque tendrán que pasar por la gran tribulación; y también para los hebreos.

Ya para los perdidos, ya ese ministerio será como testimonio, y estará predicándoles que ya no tendrán oportunidad para salvación; y ese grupo será echado en las tinieblas de afuera, donde será el lloro y el crujir de dientes; lo cual también estarán siendo echadas allí las vírgenes fatuas.

Pero cada una, cada uno de esos grupos, estará en cierta región, en donde una de la otra, un grupo con el otro no se van a juntar. Y eso lo hemos estado hablando, y cada vez vamos a estar viendo ese misterio tan grande de la quinta dimensión, en donde están esas diferentes áreas; en donde vimos cómo las vírgenes fatuas y los 144.000 están allí en ese lugar, en donde el hermano William nos mostró que era el Seno de Abraham, en donde todavía está en función3.

Y en este tiempo esos ministerios…, si vienen a donde él, podrá decir como dijo Jesús allí: “El que a mí viene, yo no le echo fuera”. O sea, estará dando testimonio de lo que el Padre le ha dicho que haga; porque lo que haga y lo que estará haciendo es la voluntad del que lo envió. No estará haciendo nada por su propia cuenta, sino que estará haciendo todo aquello para lo cual el Padre lo ha enviado; a ese que tendrá esos ministerios de Moisés y de Elías, los Dos Olivos.

Sigue diciendo aquí:

[WSS] Porque hay bendiciones para los judíos también, bendiciones grandes hay para Israel. Por lo tanto, oramos por Israel, para que Dios también les abra las Escrituras y el entendimiento para comprender el Programa Divino correspondiente a este tiempo final.

Israel va a despertar algún día, un despertamiento grande está prometido; y va a suceder conforme a Ezequiel, capítulo 37, un despertamiento espiritual.

[JBP] Eso lo leímos también en un escrito del hermano William4, donde esa Escritura de Ezequiel, capítulo 37, vendría a ser un avivamiento, un despertamiento espiritual, para el pueblo hebreo.

Sigue diciendo:

[WSS] Por lo tanto oramos por Israel, porque Dios tiene una bendición grande para Israel; también tiene una bendición grande para los creyentes en Cristo, la Iglesia del Señor Jesucristo; y hay también una bendición para las vírgenes insensatas, aunque tengan que pasar por la gran tribulación.

([JBP] ¿Ve? También ellas recibirán una bendición, pero tendrán que pasar por la gran tribulación; de lo cual vamos a estar hablando en el tema de mañana, y también en el tema del sábado y del domingo, donde esperamos que Dios nos abra el cuadro bastante claro de esos grupos. Sigue diciendo):

Lo que queremos son las bendiciones de Dios, no solamente para nosotros sino para todas las personas; y por eso se predica la Palabra, el Evangelio de Cristo, para que vengan las bendiciones de Dios a todas las personas.

Estamos en un tiempo muy importante, en donde sabemos que algo grande va a suceder; y lo grande que va a suceder está aquí en la Biblia, porque antes de Dios hacer las cosas, las habla; ya desde el Génesis hasta el Apocalipsis, ahí está todo lo que Dios llevaría a cabo.

Por lo tanto, oro a Dios que —por Su Espíritu— Dios nos dé fuerza, que nos sostenga en este tiempo final, y se cumpla en todos nosotros lo que dice San Lucas, capítulo 21, versos 30 al 36, o 25 al 36: “Estar en pie delante del Hijo del Hombre”.

[JBP] Y lo que estaremos viendo y escuchando es lo mismo que estuvieron viendo y escuchando allí en el Monte de la Transfiguración cuando Jesús estaba siendo adoptado.

Hay un extracto que les voy a leer, de un mensaje que estaremos tocando el día sábado, y hay una parte de este mensaje donde dice:

[WSS] Ahora, escuche bien, ahí estábamos nosotros representados en aquella adopción que se estaba llevando a cabo. Encontramos que lo que estaba siendo visto allá —en aquella adopción—, y lo que estaba siendo oído allá, es la misma cosa que será vista y oída acá en este tiempo.

Encontramos que no puede ser visto y oído otra cosa, sino lo que fue allá; porque aquello ¿es qué? La Venida del Reino de Dios en poder, el Hijo del Hombre viniendo en poder, viniendo en Su Reino en poder; por lo tanto, entonces allí nos fue mostrado lo que sería la Venida del Hijo del Hombre en el tiempo final, cuando los días fueran como los días de Sodoma y los días de Lot.

Bueno, allá fue visto el Señor con Moisés y Elías, la misma cosa tiene que ser vista en el tiempo final, cuando Dios suba a Sus escogidos, a Sus hijos, a la cima de la montaña, para ser adoptados. Ellos estarán viendo al Señor en Su Venida con Moisés y Elías; no podrán ver otra cosa, porque allá no fue vista otra cosa.

Cualquier otra idea que tenga cualquier persona será una idea equivocada, la cual no se sujeta a la Palabra de Dios. La forma en que fue mostrado en la Palabra es la forma en que tiene que cumplirse. Así es la forma que tiene que venir la Piedra Angular en Su Venida en este tiempo final, cuando el reino de los gentiles ha llegado a su final.

[Rev. José B. Pérez] Y todo lo que fue mostrado allí, en el Monte de la Transfiguración, es lo que estará siendo manifestado en este tiempo final, en la Edad de la Piedra Angular, que es la dispensación y en la Dispensación del Reino, que es el lugar en donde llegará a una parte culminante, en donde tendrá la Iglesia-Novia una Gran Carpa Catedral en medio de ella, en donde esos ministerios estarán siendo operados por el Espíritu Santo, por el Ángel del Pacto, el cual tiene todos los ministerios. Él puede operar el ministerio que Él desea.

Por eso será el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego, obrando en una Gran Carpa Catedral en medio de la Iglesia del Señor.

Pero llegará un momento en donde estará también, además de estar hablando bendición… creo que es el tema de este fin de semana: el misterio de la bendición y también del juicio, ese es el tema de este viernes.

O sea que habrá palabras de bendición, como leímos allí: [WSS] “para unos será bendición, y para otros será maldición, juicios divinos”; o sea que llegará a un punto, en una etapa, en donde se estarán hablando juicios divinos sobre individuos, sobre grupos y sobre este reino de los gentiles; porque el Hijo de Dios, el que es Enviado del Padre, estará dictando esa sentencia bajo esos ministerios, los cuales estarán siendo operados por Moisés y Elías —operados por el Espíritu Santo esos ministerios de Moisés y Elías—, y estará hablando bendición, pero también estará hablando los juicios divinos.

Por eso… Vamos a leer todo el Salmo 2, para que vean todo lo que habla allí. Dice:

1 ¿Por qué se amotinan las gentes,
Y los pueblos piensan cosas vanas?
2 Se levantarán los reyes de la tierra,
Y príncipes consultarán unidos
Contra Jehová y contra su ungido, diciendo:
3 Rompamos sus ligaduras,
Y echemos de nosotros sus cuerdas.
4 El que mora en los cielos se reirá;
El Señor se burlará de ellos.
5 Luego hablará a ellos en su furor,
Y los turbará con su ira.
6 Pero yo he puesto mi rey
Sobre Sion, mi santo monte.
7 Yo publicaré el decreto;
Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.
8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.
9 Los quebrantarás con vara de hierro;
Como vasija de alfarero los desmenuzarás.
10 Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes;
Admitid amonestación, jueces de la tierra.
11 Servid a Jehová con temor,
Y alegraos con temblor.
12 Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;
Pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían.

[Rev. José B. Pérez] O sea que el gran día de la ira de Dios está por llegar, en donde esa segunda parte del capítulo 61 de Isaías: “… y el día de venganza del Dios nuestro”, será predicado y será cumplido plenamente en este tiempo final.

Y ese día que vendrá será un día terrible, un día en donde será destapado, será abierto ya cuáles pertenecerán a la Novia, a las fatuas y a los perdidos; y, por supuesto, a los 144.000. O sea que conoceremos ya esos grupos, conoceremos ya… y la persona, el individuo, conocerá a qué grupo pertenece.

Y ya se estará hablando abiertamente, claramente, todo lo que estará siendo dado a conocer y siendo manifestado en medio de la Iglesia del Señor y en medio de la humanidad; será dado a conocer por medio de la Palabra, por medio de la boca de Dios, que estará en este tiempo final hablándonos —bajo los ministerios de Moisés y Elías— todas estas cosas bajo una Gran Carpa Catedral.

Es un tiempo de enseñanza, en donde en varias ocasiones lo hemos visto allí hablado por el reverendo William Branham, y también en los escritos del mensajero, en donde ese tiempo de enseñanza gira alrededor de la Fe de Rapto, la Fe de Transformación.

Y cada uno se estará ya identificando por lo que escuche y lo que oiga; ya va a saber a qué grupo pertenece; y se estarán ubicando ya: o en la Novia, o en las fatuas, o en los perdidos. O sea, vendrá una separación, una segregación bien marcada en esta Edad de la Piedra Angular.

Escuchen las próximas actividades con detenimiento (la del viernes, la del sábado y la del domingo), porque ahí Dios nos va a estar mostrando muchas cosas, las cuales todos tenemos que conocer.

Por eso el misionero Miguel Bermúdez Marín viene alertando en todos estos meses, y también esta semana estuvo diciendo que estén pendientes a esa actividad del sábado; porque es una actividad en donde Dios siempre nos bendice por medio de la Palabra que nos ha estado trayendo el Espíritu Santo en este tiempo final. Así que estén a la expectativa de todo lo que se hablará en esos estudios bíblicos, tanto del viernes como el sábado y el domingo también.

Recuerden algo muy importante: cuando Moisés pidió un ayudante allí, y Dios le permitió tener a Aarón, hubo muchas cosas que ocurrieron en medio del pueblo; y Aarón fue un instrumento muy pero que muy importante para Moisés y para el pueblo, el cual ayudó a Moisés en ese ministerio allí.

Pero si ustedes se fijan: luego, cuando se fue Moisés, y le tocó a Josué introducirlos a la tierra prometida, el único que estaba allí obrando y hablándole al pueblo de cómo iba a hacer para pasar a la tierra prometida era una sola persona, era Josué. Nadie mas estaba allí diciendo: “Yo quiero ser el que esté ahí para ayudarte, para meterlos a la tierra prometida; y yo también seré alguien”, así como lo hicieron con Moisés. No. Ahí solamente estaba Josué.

Los demás eran fieles colaboradores de ese ministerio final, el cual Dios levantó en ese tiempo. Y venía ya con una trayectoria, desde jovencito, Josué al lado de Moisés. Y eso es algo que debemos de tener bien claro, tanto los ministros… o sea, debemos de tener claro que será el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego, el Espíritu Santo, el único que estará al frente llevándonos a la tierra prometida (así como nuestro hermano Miguel nos ha estado hablando de eso muy pero que muy claro; yo creo que en estos días ha hablado demasiado claro; y todo eso es así como él lo está hablando).

Hay un solo Guía, y esa es la Palabra, el Arca, el Ángel del Pacto que guio al pueblo hebreo, ya en esa etapa de entrarlos a la tierra prometida como tierra. Era la Columna de Fuego la que los introdujo por medio de Josué.

Y acá, en este tiempo, sería de la misma manera. Solamente allí vemos —en el cumplimiento de la Visión de la Carpa— un solo personaje: la Columna de Fuego, el Pilar de Fuego, obrando en medio de ese ministerio que Dios tendría bajo una Gran Carpa Catedral.

Todo este misterio grande de la Venida del Señor con Sus Ángeles, Dios continuará abriéndolo a medida que nos vamos acercando ya en esta etapa de adopción; en donde estaremos experimentando lo mismo que estuvo experimentando allí Jesús en Su adopción. Estaremos escuchando y estaremos viendo los mismos personajes que estuvieron allí en el Monte de la Transfiguración, en el tiempo en que Jesús fue adoptado.

Así que estén con los ojos espirituales bien abiertos para que no se nos pase por alto – no se les pase por alto, todo lo que Dios está cumpliendo en este tiempo: en una forma tan sencilla que se les puede pasar por alto lo que Dios está haciendo.

Y no se preocupe por los demás, lo que hagan o dejen de hacer. Usted preocúpese por usted, usted agárrese de la Palabra, usted luche por la bendición de Dios, que es la que ese ministerio estará impartiendo, la cual dará la Fe de Rapto.

Cada uno va a luchar por lo que va a obtener: Si es una virgen prudente, si es un escogido de Dios: va a luchar para recibir esa Fe de Rapto y va a luchar para estar en la Cena de la Bodas del Cordero. Los que no pertenecen ahí, no van a luchar por eso; por eso no trate usted de inculcarle o tratar de corregirlo en cosas, porque una fatua no la puede sacar nadie de ese grupo.

El único que puede salir, incluso, de ser una fatua, es la misma fatua.

¿Por qué digo esto? Porque miren, un primogénito, un escogido, una virgen prudente, no puede salir de esa posición: jamás podrá ser borrado su nombre de ese Libro, ni nada por el estilo, porque pertenece a la sección del Libro de la Vida del Cordero.

Y una fatua no la puede entrar usted a formar parte de una prudente, de una virgen prudente, porque una virgen fatua está escrita en el Libro de la Vida, y no en esa sección del Libro de la Vida del Cordero. Pero de esa sección del Libro de la Vida, su nombre sí puede ser borrado. O sea que la única persona que podrá sacar a esa persona de ahí, que pertenece a ese grupo, es la misma persona: la misma persona es la que con su actuación, y la actitud frente a la Palabra, es la que va a determinar si sale del Libro o se queda escrito en el Libro.

Y eso es algo triste, porque después que ha venido hasta casi al final…, primero conocer que es una virgen fatua, y después actuar en una forma incorrecta frente a la Palabra revelada, la Palabra encarnada en este tiempo final, y una actitud que no es la correcta; y después que esté escrito allí, ser borrado de ese Libro; es algo muy pero que muy triste.

Y como un mensaje (que luego a lo mejor también lo citemos en estos días), las personas luchan por ir a la gran tribulación y el infierno, y uno luchando por ellos para que no vayan. Uno hace todo lo posible para que no vayan, y ellos luchan, hacen todo lo posible, para ir.

O sea que no es porque uno trate de buscar la manera para que no vayan; ya eso está predestinado para esas personas. Pero uno delante de Dios le ora a Dios para que no vayan a ese lugar, que es terrible; pero ya Dios tiene un Programa y ya Dios tiene quiénes son prudentes, quiénes son fatuas y quiénes son incrédulos.

Todo eso va a estar siendo hablado en estos próximos días, lo cual serán estudios de gran bendición y crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros.

Así que oren mucho a Dios por estas próximas actividades, para que Dios guíe todo, en cuanto a lo que se va a estar hablando en estos estudios; los cuales deseamos que nos abra más el cuadro de lo que es la Venida del Señor con Sus Ángeles.

Que Dios les bendiga grandemente a todos, y que se agarren de la Palabra, de la bendición que está siendo impartida desde el Monte de Sion, que es la Iglesia del Señor Jesucristo; porque estamos en el Monte de Dios, estamos en Sion, estamos en la Edad de la Piedra Angular, en donde se está impartiendo bendición pero también se está impartiendo juicio.

Se estará hablando juicio (como les dije) para individuos, para grupos, para naciones también; o sea, cada uno recibirá lo que corresponde conforme al Programa Divino, al Programa que ya Dios tiene correspondiente a este tiempo final.

Así que adelante sirviendo al Señor, amándole con temor y temblor, sabiendo que Dios también es fuego consumidor. Dios es amor, pero también es fuego consumidor.

Salmo 2
12 Honrad al Hijo, para que no se enoje… ([JBP] Y venga de repente la ira de Dios).

En estos días yo he estado orándole a Dios, porque de un momento a otro ya se estará plenamente hablando los juicios divinos; y (como leímos el domingo)5 llegará un punto en donde van a creer muchas personas, aunque ya no habrá oportunidad para ellas (en cuanto a que su nombre permanezca en el Libro). Porque ya las vírgenes prudentes están selladas, ya están ahí dentro; pero las vírgenes fatuas, ya llegará un punto en donde (y también los perdidos), llegará un punto en donde ya no habrá esa oportunidad de permanecer su nombre escrito allí.

O sea que si usted (que me escucha) siente en su corazón que Dios le está indicando a usted que usted es una fatua: vigile bien sus pasos, vigile bien su andar, y agárrese más y más de la Palabra. Usted es la más que se debe de agarrar; usted, virgen fatua que me escucha.

El prudente que me escucha sabe dónde está parado, y sabe quién es, y sabe la actitud que ha tomado frente a la Palabra.

Pero usted, virgen fatua que escucha, agárrese de la Palabra, y pídale a Dios que no sea borrado su nombre del Libro de la Vida.

Como una vez cité de un extracto del hermano William, que son personas que, luego que su nombre es borrado: ya (como no les importa nada) ya hacen lo que quieren, ya no tiene ni sentido su vida; y pueden llegar hasta una locura; pueden llegar a sentir lo mismo y a hacer lo mismo que hizo Caín: ser asesinos, empezar a buscar la manera de matar6. Ese es el extremo ya al que llega una persona que ya no tiene salvación, que ya no tiene oportunidad.

Por lo tanto, una vez él me comentó que serían – son personas como si estuvieran andando, caminando, un canto7 de carne caminando, vestidas de ropa; eso serían esas personas que sus nombres son borrados: no tendría ni sentido que estuvieran viviendo.

Así que es un tiempo duro, será un tiempo difícil (hablar estas cosas); pero tenemos que enfrentarnos a la realidad de este tiempo, en el cual Dios tiene en la mano bendición pero también tiene el juicio divino.

O la gente se pensaba que esto iba a seguir así, con muchas pasaditas de mano, con mucha… buscándole la vuelta. Esto es un tiempo en donde ya no hay vuelta que buscar, aquí ya cada uno va a estar identificando a qué grupo pertenece.

Así que ajústese bien la correa, porque estos días son muy decisivos para toda la humanidad. Se estará dictando bendición, pero también el juicio divino que caerá sobre individuos, sobre grupos y sobre naciones también.

Así que estén orando a Dios, porque de la decisión que usted, y de la actitud que usted esté asumiendo, dependerá el futuro de usted.

Ya los escogidos estamos seguros. Nosotros estamos tranquilos, porque hemos sido llamados y juntados con este Mensaje glorioso, y estamos seguros: estamos sellados, y ya nada nos podrá sacar de la Mano de Dios, desprender de la Mano de Dios, sino que estamos ahí [San Juan 10]:

28 … nadie las arrebatará de mi mano”.

Esos somos usted y soy yo.

Pero también hay un grupo (que tenemos que ser realistas) que están en medio de nosotros, los cuales tienen que cuidarse; ¡más todavía!, porque de la actitud que ellos asumen será el futuro de cada uno de ellos:

O dan sus vidas por el Mensaje y por el ministerio que Dios tiene en este tiempo final…; porque es así: estarán dando la vida por el Mensaje correspondiente a la Edad de la Piedra Angular, bajo los ministerios, bajo el Séptimo Sello, bajo el Sexto Sello, todo ese Mensaje que contiene la Segunda Venida del Señor; estarán dando su vida por ese Mensaje; y así obtendrán vida eterna, o sea, quedarán viviendo por la eternidad.

Pero aquellos que dirán que no, que no creerán eso, dirán: “Eso no puede ser así”, pues su nombre le es borrado; y ya luego, en el Juicio Final después del Milenio, cuando resuciten, allí serán juzgados y serán echados al lago de fuego.

O sea, ¡de este tiempo depende el futuro de todo ser humano!

Bueno, ha sido para mí… unos momentos muy difíciles; y vendrán momentos quizás duros para mí, para hablar todo lo que tenga que hablar en este tiempo bajo La Gran Carpa Catedral.

Pero yo no he venido a hacer la voluntad mía, sino he venido a hacer la voluntad del Padre, de mi Padre espiritual, de mi Padre quien me dijo: “Vas a hacer todo lo que yo te mande”. Y eso es lo que yo estoy haciendo: honrando esas instrucciones de mi Padre espiritual, de Dios manifestado en este tiempo en William Soto Santiago, del cual yo estoy haciendo todo lo que él me ha mandado.

Así que yo estaré orando por ustedes, ustedes oren por mí; y vamos a llegar a la meta, vamos a llegar a la meta de nuestra transformación.

Aquellos que no sean de transformación, sigan preparándose, sigan leyendo y escudriñando… No digo que los escogidos, las vírgenes prudentes, no lo hagan; al contrario, ¡también tienen que hacerlo! Pero las fatuas más todavía, para que así en el momento en que tengan que dar sus vidas (que se quedarán unos diitas más acá en la Tierra mientras nosotros nos vamos, estemos en la Cena de las Bodas del Cordero, y ellos se quedan unos diitas más), esos días, para ellos esté esa Palabra más agarrada, para que puedan dar sus vidas por la Obra de Dios, el Programa Divino, y den sus vidas por Cristo.

Así que son días muy pero que muy importantes para todos los grupos:

Para los prudentes es un tiempo de transformación, es un tiempo de rapto, es un tiempo de avivamiento; es un tiempo tan y tan glorioso, en el cual nada nos va a separar, ni ninguna cosa nos va a apartar de todo el Programa Divino que Él está desarrollando en favor de esa Novia. Él viene por nosotros, Él viene por Su Novia. La Novia está a punto de ser raptada.

Y también será para las fatuas, y también será para los perdidos, y también será para los 144.000.

O sea, para nosotros será un tiempo muy pero que muy grande; y también para las fatuas, ¡que son vírgenes también!, o sea, son seres humanos que Dios ve su corazón y que Dios les va a dar luego a ellas vida eterna.

Los que resucitan después de la gran tribulación son los 144.000 hebreos; las fatuas no resucitan después de la gran tribulación, ellos resucitan después del Milenio.

Bueno, Dios les bendiga, Dios les guarde; y para mí ha sido un privilegio y una bendición poder saludarles a todos ustedes, en todos los lugares donde están reunidos en el día de hoy.

Que Dios te bendiga, hermano Miguel, Dios te guarde grandemente; y Dios te use también en estas actividades que tendrás esta tarde, y también mañana viernes, y también el sábado y el domingo.

Y oren mucho también por mí, para que Dios nos siga dirigiendo en todo bajo este ministerio de Carpa; este ministerio, el cual llegará a una parte culminante, en donde veremos grandes maravillas siendo realizadas en medio de la Iglesia; milagros físicos. Ahora el milagro grande que Dios está haciendo es el abrir la Palabra, el traer la Palabra, para que cada uno de nosotros obtengamos: las vírgenes prudentes obtengamos esa Fe de Rapto, esa Fe de Transformación.

Bueno, que Dios les bendiga y Dios les guarde a todos.


1 San Bartolomé Milpas Altas, Guatemala

2 Citas, pág. 10, párr. 87

3 Estudio “Las siete dimensiones”, 2022/jul/2 (sábado) (Tomo 1) / Módulo 05 de la EBN “Las dimensiones”: https://www.escuelabiblicadeninos.com/modulos/las-dimensiones/

4 Estudio Bíblico #223, 2022/jul/24 (domingo), pág. 29 en el folleto, pág. 105 en el Tomo 3

5 Estudio Bíblico #225, 2022jul31 (domingo), pág. 12 en el folleto, pág. 246 en el Tomo 3

6 Estudio “Una separación entre los llamados y los escogidos”, 2022/may/14 (sábado), pág. 15 en el folleto, pág. 251 en el Tomo 1

7 canto: trozo, pedazo

Traducciones

Ir arriba