Este es el día más grande – hoy, el 8vo Día

Reproducir vídeo

Este es el día más grande - hoy, el 8vo Día

Rev. José Benjamín Pérez
Jueves, 24 de noviembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

(Segundo saludo)

Muy buenas tardes. Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín y a todos los ministros y a todos los hermanos, hoy jueves, 24 de noviembre de este año 2022, el cual recordamos como el día de Acción de Gracias, y conscientes de que todos los días estamos agradecidos a nuestro Padre celestial por la vida, por la salud, y por habernos colocado a vivir en este tiempo tan maravilloso, el cual es el tiempo en donde Él va a cumplir todas las promesas correspondientes a este tiempo final; y así ser muy pronto a imagen y semejanza, en ese cuerpo eterno y glorificado que Él prometió para cada uno de nosotros; porque ya somos a Su imagen, y nos falta la semejanza: ese cuerpo eterno y glorificado. Así que estamos viviendo en el tiempo más glorioso de todos los tiempos.

Y hoy es motivo de más agradecimiento, en este día de Acción de Gracias, por todas esas bendiciones que Él nos ha dado, nos está dando y nos dará también más adelante.

Un día como hoy, nuestro hermano Branham predicó (el 25 de noviembre de 1965) ese mensaje muy importante: “LA UNIÓN INVISIBLE DE LA NOVIA DE CRISTO”; y allí (luego lo pueden leer) él trajo muchas cosas a la Iglesia del Señor, las cuales en este tiempo final se estarían cumpliendo, se estarían materializando, en medio de la Iglesia-Novia, a la cual en este tiempo final estaría Dios dando a conocer todo lo correspondiente para que esté así lista y preparada para el rapto.

Y el apóstol Pablo en Efesios, capítulo 3, verso 8, dice:

8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

[JBP] Y ahí escribe: [WSS] «Disp.», abreviado, donde dice “gracia”; o sea, Dispensación de la Gracia.

9 y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas…

[JBP] Y dibuja allí una Estrella de David.

 

EL ENTRENAMIENTO DE DAVID PARA LA BATALLA
Dr. William Soto Santiago
Jueves, 2 de agosto de 2001
Valladolid, Yucatán, México

Siendo que es el octavo Ángel Mensajero de Jesucristo, viene en la edad octava, que es la Edad de la Piedra Angular; y cumple el tipo y figura de David siendo el octavo hijo de Isaí; este es el octavo hijo de Cristo, el octavo Ángel Mensajero de Jesucristo.

Y ahora, dice ([JBP] recuerden, es el octavo Ángel Mensajero de Jesucristo):

[Apocalipsis 7:2-4] “… y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar,

diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.

Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel”.

Y comienza a enumerar 12.000 sellados de la tribu de Judá, y así sigue enumerando 12.000 sellados de la tribu de Rubén, y así sigue enumerando 12.000 sellados por cada tribu.

Y ahora, este es el que viene ungido con el Sello del Dios vivo, con el Aceite, con el Espíritu Santo; porque el aceite representa el Espíritu Santo. Viene con la unción para el Día Postrero; y esa unción tiene que ver con el ministerio que él va a llevar a cabo en favor de los escogidos de entre los gentiles del Cuerpo Místico de Cristo, y de los escogidos del pueblo hebreo, que son 144.000 hebreos, y de la promesa de Cristo sentarlos sobre Su Trono.

Tiene que estar ungido para sentarse sobre el Trono de David con Cristo nuestro Salvador; tiene que estar ungido con el Aceite de la unción, el Aceite del Espíritu Santo, y tiene que haber vencido.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “LA UNIÓN INVISIBLE DE LA NOVIA DE CRISTO”1, dice en la página 37:

235 Entonces, un día, la madre supo que ella había puesto dos huevos. Así que comenzó la búsqueda por ese otro, volando alrededor, buscando, como el gran Espíritu Santo. Un día voló sobre el granero, esa denominación. Ella miró ahí abajo y vio a su bebé. Ella exclamó. Era la Voz de algo que produjo eco dentro de él. [Cinta en blanco. –Ed.]. “¡Oh, eso suena correcto!”. ¡Oh! Deje a un verdadero predestinado, germen nacido (predestinado por Dios), oír la Palabra de Dios ([JBP] y escribe): [WSS] «el germen predestinado», le es música; él sabe que es la Verdad.

236 Él, de todos modos, estaba cansado de esa cosa denominacional: “Únete a nosotros; ven con nosotros; nosotros tenemos una fiesta social; tenemos esto; nosotros tenemos…”. Al pequeñín no le sonaba correcto.

237 Ella dijo: “Hijo, tú de todos modos no perteneces a ese grupo, me perteneces a mí; eres mío”.

238 Él dijo: “Mamá, eso suena real [WSS] «la Palabra». ¿Cómo voy yo a salir de esto?”.

239 “Solo brinca; yo te agarraré”.

[WSS] «Apocalipsis 4:1».

[JBP] Y escribe: [WSS] «Sube acá…», y una Piedra Angular.

Y escribe: [WSS] «Mamá águila y su aguilucho», y una Pirámide y las edades, y la flecha hacia la Pirámide.

239 “Solo brinca; yo te agarraré”. Eso es todo lo que tú tienes que hacer.

240 La Palabra de Dios ungida [WSS] «Elías, y Moisés y Elías», siendo vindicada delante de cualquier hombre (que es nacido para ser hijo de Dios, con el germen [WSS] «alma» predestinado en él para esta hora), él verá el Mensaje de Dios, tan seguro como que hay un Dios en el Cielo ([JBP] y él escribe): [WSS] «verá el Mensaje». Martín Lutero vio esto para él; Wesley vio esto para él; los pentecostales vieron esto para ellos. Ahora ¿qué de usted? Ellos entraron a denominación. Aquí está la Palabra condenándolo; diciendo exactamente lo que debemos tener para hoy día, exactamente igual a Malaquías 4 y todas estas otras promesas para la hora. ¿Qué ve usted? ¿Qué está mirando? Amén. Aquí estamos. El Águila real [WSS] «E.S. Cristo» ([JBP] o sea, Espíritu Santo, Cristo) y genuina está aquí. “Mis ovejas conocen Mi Voz, al extraño no seguirán”.

241 ¿Por qué?. Por predestinación fue colocado ahí adentro, fuiste preordenado para ser un hijo de Dios. Estuviste en Dios antes de la fundación del mundo ([JBP] y escribe): [WSS] «Mis ovejas». Solo eres manifestado en este día para Su gloria y honra. ¿Cómo puedes hacerlo sin que honres Su Palabra? Sí, señor. Pues eres una parte de esa Palabra, por predestinación; porque, fíjense, el Dios es la Palabra. ¿Lo creen? [La congregación dice: “Amén”. –Ed.]. Bueno, entonces, si… Él siempre fue la Palabra —“En el principio era la Palabra”— y si la Palabra era Dios, entonces tú estabas en Dios. La Palabra, la parte que habías de realizar, estuvo en Dios antes de la fundación del mundo.

[JBP] Miren qué hermoso: Esa parte que cada uno de nosotros íbamos a realizar aquí en la Tierra estaba primero en Dios, desde antes de la fundación del mundo.

Y ahí dibuja una Estrella de David.

[241] Él te vio. Te conoció; te predestinó para ello.

242 Yo les digo a ustedes, igual según esa águila reconoció esa voz, así también reconoce el verdadero cristiano nacido de nuevo la Voz de Dios hablando a través de la Palabra, cuando ellos la ven ungida y vindicada ([JBP] y él escribe): [WSS] «Elías, y Moisés y Elías». Fíjense, él miró hacia arriba. No vio a esta vieja gallina [WSS] «Laodicea», cloc, cloc por aquí: “Únete a nosotros y ven aquí; y ve esto, y ve esto y aquello”. Él vio un ser como él quería ser, volando en el aire, gritando, libremente, arriba en las alturas, sobre todos los buitres y cosas de la tierra. ¡Aleluya! Quería ser eso, porque en él estaba ser eso.

243 Y un hombre que es nacido de Dios, un hijo de Dios, tiene que tener una naturaleza de Dios. Tiene que ser semejante a Dios. Él honra a Dios. Él es parte de la Palabra de Dios ([JBP] y él escribe ahí): [WSS] «semejante = la teofanía». Y en estos días finales de esta Novia, tomando forma, es exactamente igual el mismo poder que Él tenía en el principio, ha subido a través de estas organizaciones, y así sucesivamente, y sale para la Novia. Él no puede ser otra cosa excepto eso.

[JBP] Y dibuja una Piedra Angular y las edades.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo aquí nuestro hermano William Soto Santiago; dice [“EL ENTRENAMIENTO DE DAVID PARA LA BATALLA”]:

[WSS] … tiene que estar ungido con el Aceite de la unción, el Aceite del Espíritu Santo, y tiene que haber vencido.

Porque no se puede sentar en el Trono, como rey, con Cristo en Su Trono, uno que no haya vencido, uno que no haya vencido al anticristo, al hombre de pecado, a la bestia. Y ese que lo vencerá será ese Ángel; porque tendrá la unción, y en él estará Cristo en Su manifestación final.

[JBP] Recuerden que las Escrituras tienen múltiples revelaciones. Y Dios nos ha estado… a medida que vamos avanzando en este tiempo, en esta etapa de Enseñanza, nos va mostrando todo lo que estaba ahí sellado: en el cumplimiento del Séptimo Sello, que es la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles; y nos ha estado mostrando ese Programa que Él estaría llevando a cabo luego que la Dispensación de la Gracia se cerró; y está en esta etapa de preparación para obtener todas las bendiciones que Dios tiene en esta etapa presente, las cuales Dios nos las está mostrando; y así podemos ir creciendo en este conocimiento del día y la hora en que estamos viviendo, lo cual nos traerá la promesa de la resurrección y la transformación.

Porque fíjense ustedes aquí, en el mensaje “¿CÓMO PUEDO VENCER?”2, página 15 dice (párrafo 65):

65 Vigilen, en los días de Noé, tipo de estos días, Jesús se refirió a esos días, diciendo: “Mas como en los días de Noé, así será la Venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). Fíjense, “así será también la Venida del Hijo del Hombre”. Solo había ocho vencedores en aquel mundo antediluviano, de millones de personas. Solo ocho personas vencieron, fueron genuinos vencedores. Estos eran los tres hijos de Noé y sus esposas, más Noé y su esposa (Génesis 7:13). Fueron solamente ocho vencedores que entraron al arca en el momento apropiado. ¿Cómo lo hicieron? Ellos escucharon la Palabra de Dios. Y cuando la puerta fue cerrada, ellos no fueron hallados fuera de la puerta; fueron hallados dentro de la puerta.

[JBP] Y él dibuja una pirámide, y escribe: [WSS] «8» arriba en la Pirámide; y abajo las edades (y ahí divide las últimas tres).

[Rev. José B. Pérez] Y recuerden lo que estuvimos viendo en estos días, del mensaje que nuestro hermano William predicó el domingo; y el lunes tocamos algunas cosas, referente a ese octavo hijo que no estaba en el cuadro, no estaba en la escena. O sea que no lo tenían por… no estaba ahí en el momento en donde Samuel estaba para ungirlo, a ese que sería rey de Israel. Y el hermano William ahí dice, en la página 12 de ese mensaje del domingo (12 y 13, dice):

EL MISTERIO DE LA FE DE LOS VALIENTES DEL HIJO DE DAVID
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 10 de octubre de 1997
Fusagasugá, Cundinamarca, Colombia

Ahora, vean ustedes cómo uno que no aparecía en el cuadro, cuando estaban allí los siete hijos de Isaí, sería el que aparecería en el cuadro y sería ungido por rey de Israel.

Y él allí, en Primera de Samuel 16 dice (verso 10):

10 E hizo pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo a Isaí: Jehová no ha elegido a estos. [WSS] «7 hijos».

Y dibuja una Pirámide y las edades.

11 Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son estos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas ([JBP] y él escribe ahí): [WSS] «el 8vo Hijo». Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.

[JBP] Y no nos sentaremos en la Cena de las Bodas del Cordero hasta que ese octavo aparezca en medio de la Iglesia.

Y recuerden que hay Escrituras que en repetidas ocasiones la hemos leído del reverendo William Branham y que el hermano William escribe que tienen múltiples cumplimientos3.

Y ese octavo hijo de Isaí vemos que representa al Ángel del Señor Jesucristo, luego del séptimo ángel de la séptima edad de la Iglesia gentil: el reverendo William Branham. Y Jesús… Vamos a ir por aquí… Esto lo íbamos a hablar el viernes, o quizás más adelantito, porque todavía hay algunas Escrituras que faltan por añadirlas a este estudio bíblico que se hará. Pero vamos a… ya que entramos a esta parte aquí, podemos ir adelantando; para que vayan viendo todo el cuadro que hay referente a eso, que es algo muy pero que muy glorioso y grande, lo que Dios nos ha dado y que nos ha tocado a cada uno de nosotros vivir.

[Rev. José B. Pérez] Miren, capítulo 11 de San Mateo, verso 11 en adelante:

11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él.

[JBP] El más pequeño del Reino de los Cielos.

12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

[JBP] Y allí, como en repetidas ocasiones nuestro hermano William decía: [WSS] “Pues ahí no vendrían más profetas”. Y tenían allí al Profeta de los profetas: tenían al Ángel del Pacto manifestado en carne en Jesús de Nazaret. Y podían decir, los doctores de la Ley y todos ellos, que ellos tenían profetas hasta Malaquías, porque ni siquiera habían recibido a Juan.

Jesús les estaba dando una gran revelación allí, porque estaba allí identificando a Juan el Bautista como el precursor. O sea que la vindicación de que Juan el Bautista era el precursor de la Primera Venida del Señor era la presencia de Aquel que él estaba precursando.

Como lo dice nuestro hermano Branham en el libro de Las Edades… (Aquí en esta versión está en la 369). Página 365 de la versión que ustedes tienen:

30. Aunque él no será popular, sí será vindicado por Dios. Así como Jesús vindicó a Juan, y el Espíritu Santo vindicó a Jesús ([JBP] y el Espíritu Santo vindicó a Jesús), nosotros podemos tener la confianza que este hombre será primeramente vindicado por el Espíritu obrando en su vida con hechos de poder que serán indiscutibles y no hallados en ningún otro lugar; y Jesús mismo, al volver [WSS] «con Moisés y Elías», le vindicará, así como lo hizo con Juan. Juan testificó que Jesús venía. Este hombre también, como Juan [WSS] «Elías», testificará que Jesús viene [WSS] «Moisés y Elías». Y el mismo regreso de Cristo probará que este hombre en verdad era el precursor de Su Segunda Venida [WSS] «la evidencia final». Esta será la evidencia final de que este hombre es en verdad el profeta de Malaquías 4, porque Jesús mismo aparecerá [WSS] «Elías y Moisés» al fin de la edad gentil [WSS] «de la Dispensación de la Gracia». Entonces será demasiado tarde para aquellos que le han rechazado.

[JBP] Y él allí también escribe (en este otro libro): [WSS] «Los últimos 3 años y 1/2 de los 1954 años».

Tengan eso en mente. Porque es algo muy importante dónde es que aparecerá y cuándo es que aparecerá ese ministerio.

[30]. … porque Jesús mismo aparecerá ([JBP] y escribe): [WSS] «Elías y Moisés» al fin de la edad gentil ([JBP] y él escribe): [WSS] «Los últimos 3 años y 1/2 de los 1954 años».

[JBP] Ténganlo ahí con lo que se habló uno de estos días (hay que ver el estudio que se habló de esas fechas)4; y ahí van teniendo ya un cuadro más amplio. Sigue diciendo:

[30]. Entonces será demasiado tarde para aquellos que le han rechazado.

[JBP] Y para los que lo quieran recibir, de todos aquellos que no han conocido quién fue el precursor:    fue el reverendo William Marrion Branham.

Pero recuerden que hay un lugar donde dice que Elías vendrá precursando y estará predicando la paz imperecedera5.

Todas esas Escrituras hay que colocarlas en los lugares correspondientes para mirarlas desde diferentes ángulos, y usted verá que todo le va a cuadrar muy bien.

Jesús allí, cuando dice: “… todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan”, ahí todo el mundo podría decir: “No viene más nadie”; los mismos discípulos podían decir: “Hasta aquí llegó todo”. No se imaginaban que iba a estar comenzando una nueva dispensación.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, vamos a seguir aquí donde nos detuvimos, en Primera de Samuel, donde allí dice [capítulo 16]:

11 … Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga…

[JBP] O sea, eso representa la Cena de las Bodas del Cordero, donde estarán todos los del Antiguo Testamento y todos los del Nuevo Testamento; estarán todos los de nuestro tiempo también. Y no se podrá efectuar la Cena de las Bodas del Cordero hasta que ese octavo esté presente en el fin del tiempo en la Tierra.

El hermano Miguel, el lunes (creo que fue el lunes), donde estuvo escuchando el audio, el saludo que envié…; y él allí escribió (creo que fue nuestra hermana Ruth), donde él captó algo allí; y de seguro él vio esto que estamos hoy tocando por encimita…

Y cada vez se va a abrir más y más; porque recuerden que todo lo que a Juan le fue prohibido escribir, si se hablaba antes de tiempo, iban a tropezar; y aun así algunos tropezarán en este tiempo con todo lo que Dios nos está dando.

Ya Dios se lo había mostrado, ese Ángel se lo había dicho a Juan: que no lo escribiera, porque iban a tropezar con eso; que Él lo iba a revelar cuando tuvieran necesidad de saberlo6.

Faltaba todavía todo ese tiempo. No había necesidad de dar a conocer todo ese misterio, porque no era el momento para revelar y dar a conocer lo que traería y lo que daría la Fe de Rapto para los que estuvieran escuchándolo. Y eso no era para las edades; eso era para el fin del tiempo.

Y no podía ser hablado en ese tiempo todo ese gran misterio, lo cual está siendo abierto en este tiempo final. Todo lo que no fue escrito se está dando a conocer; porque en algún lugar estaba escrito, pero en una forma y una manera en donde nadie se imaginaba.

Porque fíjese, hay una parte donde el hermano Branham dice: [WMB] “Y veremos más adelante dónde está esto escrito”7. O sea que todo él lo dejó en sus escritos; y ahora se está dando a conocer todo eso que a Juan en esa ocasión no le fue permitido decir ni escribir.

Miren, el hermano Miguel dice… Ahí me escribió la hermana Ruth. Se los voy a leer tal cual (y me disculpa, hermano Miguel, que no le pedí permiso, porque no lo iba a leer; o sea que no lo voy a estar esperando ahora para que me dé permiso para leerle lo que me escribió aquí Ruth; ni a Ruth, no voy a tener chance de pedirte permiso, porque a lo mejor no – estás ocupada y no me vas a poder leer). Así que lo voy a leer, y que me disculpe Ruth y Miguel.

Pero miren lo que escribió aquí nuestra hermana Ruth, que el hermano Miguel le dijo; dice:

[Ruth de Bermúdez]: “Al final de la actividad de hoy, el hermano Miguel dijo que ese extracto que leíste, del octavo que no estaba en el cuadro, le deja ver que luego del séptimo mensajero dispensacional vendría el octavo mensajero dispensacional”.

[JBP] Y yo no le había dicho nada a Miguel; no le había comentado nada de todo esto que he estado recibiendo, y lo he estado juntando con todas las Escrituras. Pero cuando ustedes vean todo lo que hay, que ha dejado el hermano William, y los dibujos que ha hecho y todo eso: se van a gozar en gran manera. Y vamos a darlo con todos los detalles, para que vean todo lo que hay ahí escondido, de ese octavo, que es algo muy pero que muy grande lo que Dios está cumpliendo en este tiempo.

Recuerden que para que sea efectivo y para que funcione esa entrada al nuevo cuerpo, a la tierra prometida del nuevo cuerpo: tiene que ser un mensajero dispensacional.

Porque fíjense en una cosa: Allí en el tiempo de Moisés, él tenía ese ministerio dispensacional; y por causa de lo que hizo no entró a la tierra prometida. O sea, Dios a través de ese cuerpo llamado Moisés, en esa primera manifestación del ministerio de Moisés, no los introdujo a la tierra prometida; pero siguió siendo un ministerio dispensacional el que haría esa labor: en otro velo de carne llamado Josué.

[Rev. José B. Pérez] Él (esto lo leímos hace poco)8 en Josué, capítulo 3, verso 7, dice:

7 Entonces Jehová dijo a Josué: Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, para que entiendan que como estuve con Moisés [WSS] «1er Moisés», así estaré contigo. [WSS] «Josué = 2do Moisés».

[JBP] Tenía que tener ese ministerio dispensacional para entrar al pueblo a la tierra prometida. Tuvo que ser un mensajero dispensacional que los sacó de Egipto; y tenía que ser un mensajero dispensacional para introducirlos a la tierra prometida.

Y tiene que ser en este tiempo un mensajero dispensacional que nos introduzca a la tierra prometida del nuevo cuerpo y a la tierra prometida del glorioso Reino Milenial.

Y así estaría Dios cumpliendo el Programa que Él tenía reservado y oculto desde antes de la fundación del mundo, para Él entonces obrar en medio de la Iglesia; y así el enemigo de Dios no hiciera imitación, no imitara, y tampoco estorbara ni interrumpiera el Programa que Dios tenía para llevar a cabo en este tiempo final; lo cual estaba escondido de todos los seres humanos.

Solamente había uno que tenía ese conocimiento; y antes de irse dejó bien establecido, y dejó todo, para que cuando aquel que estuviera dando a conocer todo lo que le fue encomendado dar a conocer, y se identificara en las Escrituras, ahí todo se iba a empezar a abrir para bendición de todos los hijos e hijas de Dios: Sería, ese octavo hijo, el Benjamín, el que no estaba en el cuadro.

Porque fíjense que el hermano Branham…, por eso dice él que: [WMB] “Muchos desearon agarrar esa bendición”. Porque, por ejemplo, usted se fija allí en Primera de Crónicas, capítulo 2, verso 13, dice:

13 e Isaí engendró a Eliab su primogénito, el segundo Abinadab, Simea el tercero,

14 el cuarto Natanael, el quinto Radai,

15 el sexto Ozem, el séptimo David…

[JBP] Y no dice más nadie.

Vean cómo ahí las Escrituras…, cómo Dios lo ocultó: ese gran misterio de ese octavo, el cual no se menciona ahí en Primera de Crónicas; y lo dejó así en entre líneas (podemos decir). Porque él allí estaba mostrando que había un octavo, el cual no estaba en el cuadro: no aparecía entre los hijos de Isaí; o sea, no era – no fue contado allí; si ustedes se fijan, no fue contado como los descendientes de Isaí, falta uno allí; o sea que no estaba allí aparentemente contado como un descendiente de Isaí.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, vamos a seguir aquí un poquito más adelante en este mensaje de “EL ENTRENAMIENTO DE DAVID PARA LA BATALLA”, dice:

[WSS] Por lo tanto, será Cristo en Su Ángel.

Así como fue Jehová en David el que venció a Goliat, será Jesucristo en Su Ángel el que vencerá al anticristo, al hombre de pecado, a la bestia, en el Día Postrero.

[JBP] Y encontrarán ustedes un sinnúmero de mensajes que él habla que [WSS] “el último profeta que Él envía a la Tierra es el Ángel del Señor Jesucristo”. Y eso es la pura verdad, así mismo es. Como cuando Jesús decía: “Los profetas de la Ley profetizaron hasta Juan”; no había más nadie después de Juan. Igual el Ángel del Señor Jesucristo nos ha dicho en diferentes mensajes que [WSS] “es el último que Él envía a la Tierra”; y así mismo es.

Vean cómo todas las Escrituras se van abriendo. Y recuerden que hasta ahí no hay más historia, porque esa historia es la que estamos ahora viviendo.

Luego de ese séptimo Ángel dispensacional no hay más historia, hasta ahí terminó todo. Y la historia de ahí en adelante es la que ahora estamos nosotros viviendo. Y es ese octavo Ángel, después del séptimo Ángel de la séptima edad de la Iglesia gentil, ese octavo representa al octavo hijo de Isaí.

Vamos a tener dentro de poco todos esos dibujos que él hizo, para hablar un poco más sobre este tema que desde el domingo se ha estado abriendo; y ya venía guardando y buscando en todos los lugares todo lo referente a este tema, lo cual corresponde a este tiempo final.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí… Este es nuestro hermano William en este mensaje que estamos leyendo: “EL ENTRENAMIENTO DE DAVID PARA LA BATALLA”:

[WSS] Ahora, hemos visto cómo fue David entrenado: fue entrenado por el Espíritu Santo que estaba sobre él; lo entrenó pastoreando ovejas.

Cuando se aparecía un león y tomaba una oveja, David lo seguía, le quitaba la oveja; y si el león se levantaba en contra de él, entonces David lo agarraba por la quijada, lo mataba y se llevaba la oveja; y si era un oso, también hacía lo mismo.

Era la fuerza, el poder del Espíritu Santo, del Espíritu de Dios en David, para poder hacer aquello; porque ninguna persona se va a enfrentar a un león.

Ahora, hemos visto cómo fue entrenado David: En su ministerio de pastorear ovejas, ahí fue entrenado para luego ser rey sobre todo el pueblo hebreo. Así también, vean ustedes, Cristo fue entrenado para ser Rey del Universo completo, para sentarse sobre el Trono del Padre en el Cielo.

Y ahora, el Ángel del Señor Jesucristo es entrenado pastoreando ovejas también. ¿Cómo fue entrenado Moisés? También en el desierto por 40 años, para luego ser el instrumento del Espíritu Santo, del Ángel de Jehová, para la liberación del pueblo hebreo; para ser el caudillo del pueblo hebreo, el legislador del pueblo hebreo y profeta del pueblo hebreo.

Y para el Día Postrero, el Ángel del Señor Jesucristo, el octavo hijo de Cristo como mensajero…; porque todos somos hijos del Señor Jesucristo. Él es el que produce por Su Espíritu el nuevo nacimiento, y por eso somos hijos e hijas de Dios. Venimos por medio de Cristo, el segundo Adán, el Hijo de Dios, el cual se está reproduciendo en hijos e hijas de Dios.

Y de todos los hijos mensajeros, Cristo tendrá el último mensajero, el menor de ellos, el Benjamín de la familia de los mensajeros de Jesucristo para Su Iglesia. Y ese será ungido —tendrá el Sello del Dios vivo— para poderse enfrentar al anticristo, al hombre de pecado, en este tiempo final, y obtener la Gran Victoria en el Amor Divino.

[JBP] Ninguno de los ángeles mensajeros obtuvo esta victoria final de enfrentarse al anticristo, al hombre de pecado, y obtener así la Gran Victoria en el Amor Divino. Será ese último que estará en medio de la Iglesia, trayéndole a la Iglesia del Señor Jesucristo en este tiempo final la fe para ser transformados. Y luego, en esa manifestación gloriosa —llamada por el reverendo William Branham “de la Tercera Etapa”—, allí el pueblo hebreo estará viendo y dirá: “¡Pero si este es el que nosotros estamos esperando!”.

Habrá un enfrentamiento también con el anticristo, con la bestia, que estará trayendo una apretura, la cual luego se convertirá en una persecución para el resto de las vírgenes y también para los 144.000; pero ya estarán sellados los 144.000, y ya también las vírgenes durmientes tendrán el conocimiento divino de parte de Dios de que tendrán que dar su vida en la gran tribulación.

O sea, no podrán ser engañadas (las vírgenes insensatas o durmientes) por la bestia, por el anticristo, y tampoco los 144.000; y por eso también darán sus vidas. Pero luego de la gran tribulación los 144.000 resucitarán; las vírgenes durmientes resucitarán después del Milenio.

Sigue diciendo [“EL ENTRENAMIENTO DE DAVID PARA LA BATALLA”]:

[WSS] Y ahora, no hablaremos mucho de esto para que el enemigo no sepa que Cristo tiene una gran batalla que será librada en contra del anticristo. Porque el anticristo es el que se va a levantar en contra de Cristo con los diez reyes ([JBP] ¿En contra de quién? De Cristo. Y Cristo es ¿qué? El ‘Ungido’, el ‘Mesías’); pero Cristo lo vencerá. Será Cristo en Su Ángel, como fue Cristo, Dios, Jehová, en David, el que venció a Goliat.

[Rev. José B. Pérez] En la página 51 del mensaje “LA UNIÓN INVISIBLE DE LA NOVIA DE CRISTO”, dice [PÁG. 46]:

331 Surgirá un día de resurrección, en el cual “el primero será postrero; y los postreros serán primeros”. Los antiguos profetas vendrán brotando primero, y ellos ven esa procesión marchando hacia arriba en el aire. “Y los que vivimos y quedamos, no seremos delanteros a los que duermen. Porque la Trompeta de Dios sonará, y los muertos en Cristo resucitarán primero”. Y nosotros entraremos en línea con ellos entrando (¡aleluya!), todos a través de la edad de Lutero, Wesley, metodista, presbiteriano, hacia abajo hasta la última edad que recibe la Palabra en su edad.

Dios los bendiga. Preparen todas las cosas, y el Fuego descenderá. [WSS] «La Venida del Señor». [JBP] Y también dibuja como una estrella (no Estrella de David), una estrella y una pirámide. Y en el otro lado dibuja una pirámide y las edades.

332 Vamos a inclinar nuestras cabezas solo por un momento. Me pregunto en esta audiencia visible, de esta noche, mientras les he retenido aquí hasta las nueve y treinta: ¿Hay uno aquí?, ¿hay una docena aquí? ¿Cuántos aquí dicen?: “Hermano Branham: me avergüenzo de mí mismo, en la forma en que he vivido. He servido mucho a la denominación y al hombre; yo sé que no estoy enteramente con la Palabra de Dios. Solo he de pedirle para que ore por mí, hermano Branham”. Levanten sus manos. Dios les bendiga. Solo miren, allá arriba en los balcones, alrededor. Dios les bendiga. “No…”. Ahora, no se avergüencen. Ahora, no estén…

333 Allá a lo lejos, allá a lo lejos a través de la nación, desde Nueva York hasta California, desde Canadá hasta México, ustedes personas que están congregadas en esas iglesias donde están esos grupitos fieles que han creído este Mensaje con todo su corazón: ellos han salido, salido fuera de grandes tribulaciones, saliendo a través de esas denominaciones; ellos son gérmenes de Vida ([JBP] y él escribe): [WSS] «salir de grandes tribulaciones = salir de las denominaciones». ¿Sienten ustedes urgencia esta noche, como el aguilucho, que oyen algo que es un poco diferente que lo que habían oído; mas sin embargo, en tu corazón sabes que es la Verdad? ([JBP] Y él dibuja la pirámide y las edades). Usted aquí, hay un pastor parado por ahí en algún sitio. Tienes tu mano levantada. Okey. Yo voy a orar por ti.

334 Estas cosas no fueron hechas en un rincón, amigo. “Estrecha es la puerta, y angosto el camino, mas pocos habrá que la hallen”. No vayas con esa multitud que está caminando hacia allá, amigo; esa Edad de la Iglesia de Laodicea. Pueden brincar de un lado a otro, y danzar bajo la música, tibios. No decía que fuese frío como el hielo. Ahora decía que era “tibio”, eso es pentecostal…

[JBP] Recuerden que se corren siete edades. Y para subir a la octava es ese llamado. Y no se puede, en esa edad representada en la Edad de Laodicea, en esa séptima edad, para subir, esos que suben no pueden ser tibios. Habrá personas tibias: que ni es frío ni es caliente. Esa edad representó la edad séptima, la cual se corre dentro de la Piedra Angular; pero que estará siendo cumplido plenamente en este tiempo final, para salir de allí y entrar en una nueva dispensación.

[Rev. José B. Pérez] Miren en Efesios… Todas estas Escrituras las vamos a leer, quizás ese mismo día de estudio, donde hablaremos un poco más con todos los dibujos y todo.

Miren en Efesios, capítulo 1, verso 5:

5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,

7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,

8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,

10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación [WSS] «la eternidad» del cumplimiento de los tiempos…

[JBP] Y escribe al lado: [WSS] «Disp.», de dispensación:

[WSS] “La Dispensación de la Eternidad”.

10 … en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, vean ustedes cómo aquí… Sigue diciendo el hermano Branham [“LA UNIÓN INVISIBLE DE LA NOVIA DE CRISTO”] [PÁG. 47]:

[334] … decía que era “tibio”, eso es pentecostal; “y no saben que es miserable, despreciable, y ciega”. ¿Ciega a qué?

[JBP] Y ahí dibuja una Pirámide y las edades; y en la séptima edad hace una flecha, ahí cuando él dice: [WMB] “pentecostal”.

[334] ¿Ciega a qué? A la Palabra…

[JBP] Y así es en la séptima etapa en este tiempo final, en donde serían ciegos a la Palabra que Dios estaría hablando desde la parte más alta, desde una etapa más alta, desde una nueva dispensación.

[334] ¿Ciega a qué? A la Palabra, a la manifestación de la Palabra; porque nunca viene por medio de organización de ellos, ellos no lo pueden recibir.

[JBP] Y escribe: [WSS] «Laodicea ciega a la Palabra manifestada».

335 Ustedes ministros, aquí en Tucson esta noche, yo no les responsabilizo por eso; Dios lo hace. Yo estuve allá por tres años.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, miren aquí algo que parece que vamos a tener que hablarlo; miren esto… Vamos a ver si lo consigo así rapidito para…; porque ya una vez lo hablamos, y no lo leímos porque no lo teníamos a la mano9; pero ahora lo tengo aquí a la mano…

Dice en la página 458 (esta fue la parte que la leímos, pero no habíamos conseguido la otra), dice… Esto es en el libro de “LAS EDADES” sin editar10, dice:

130. Muy bien, Él los quiere calientes al rojo vivo o congelándose, uno u otro. ¡No sean tibios! No aparenten algo que no tienen. O estén ardiendo para Dios o regresen a la organización. ¡No sean tibios!

[JBP] Y él escribe: [WSS] «la tumba fría»; [JBP] y dibuja una Piedra Angular, y las edades; y en la parte séptima ahí la divide. Dice:

131. ¡Es la misma cosa ahora! Esa es la misma cosa que sucedió en estas iglesias aquí. Él los quiere o calientes o fríos. Él no quiere a ningún “tibio”. A eso ha llegado pentecostés, a una condición tibia.

[JBP] Ahora, miren lo que él escribe… Ahí sigue diciendo:

[131]. De vez en cuando toman un piano, y unos cuantos tambores, y golpean un poquito; y obtienen suficiente música, alguien se levanta y más o menos… Ustedes saben, más o menos dicen: “¡Gloria a Dios! ¡Aleluya!”. Ajá. Y la música disminuye: “Ah, Ah, ah, ah”, eso es todo. Oh, hermano, ¡solo hace que Dios se enferme del estómago! ¿Ven? Ajá. Muy bien.

132. Entonces no está sucediendo mucho, como un avivamiento al rojo vivo sucediendo en ellos, pero ellos tenían bastante maquinaria mecánica en esta iglesia, ¿ven ustedes?, porque eran ricos y, oh, hermano, ellos se unían y hacían grandes servicios y todo. Ellos estaban teniendo un buen tiempo en esta iglesia, todo eso es cierto, pero todo es una maquinaria mecánica. Pero no hay calor del Espíritu Santo. ¿Ven?

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Maquinaria».

[Rev. José B. Pérez] Y vamos a seguir un poquito más aquí [“LA UNIÓN INVISIBLE DE LA NOVIA DE CRISTO”] [PÁG. 47]:

335 Y ustedes ministros allá en Tucson, esta noche yo no les responsabilizo por eso; Dios lo hace. Yo estuve allá por tres años. Les dije a ustedes que yo no fundaría una iglesia; no lo hice. El hermano Pearry Green la comenzó [WSS] «Tucson». Allí estuve tres años, y ni una vez ustedes me invitaron a su púlpito; yo estuve en Tucson por casi tres años. Uno de estos días Dios me enviará al desierto; este Mensaje debe vivir. Yo he tratado lo mejor que puedo para entrar en ustedes. Yo sé la razón por la cual ustedes lo hicieron, ustedes saben la razón por la cual ustedes lo hicieron, su denominación les hubiera echado fuera.

[JBP] Y él escribe en el mensaje, en el libro de Las Edades, refiriéndose a esa página 458, escribe: [WSS] «La mula, denominación / (Pearry Green)».

[Rev. José B. Pérez] Y él iba a predicar un mensaje, lo cual no lo hizo porque tuvo allí el accidente. Y todo eso se ha estado hablando a medida que se va abriendo ese misterio del Sexto Sello, porque el Sexto Sello es lo que hace la segregación.

El Sexto Sello identifica todo lo que es frío, tibio o caliente. O sea, da a conocer: el creyente, el que se hace creyente (que es el manufacturado), y el incrédulo. Esas son las tres clases de creyentes que hay en la Iglesia.

Y todo eso se está dando a conocer hasta identificar ese rastro de la serpiente, la senda de la serpiente y todo eso; lo cual desemboca en Roma, el papa, que es el hombre de pecado, el anticristo, la bestia, que se levantará en contra de los hijos de Dios en este tiempo final.

Pero sabemos que la victoria ya Dios la ha profetizado; pero será una batalla, una lucha, la cual vemos allí en el libro del Apocalipsis, capítulo 17, verso 8; dice:

8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,

10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es [WSS] «César», y el otro [WSS] «Nerón» aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

[JBP] Ahí escribe: [WSS] «Apocalipsis 13».

[Rev. José B. Pérez] Vamos a ir a Apocalipsis 13. Vamos a leer allí del verso 11 en adelante, dice:

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.

12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.

13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.

14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.

16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente…

[JBP] O sea, se les pusiese que aceptaran y crean esa doctrina trina, o sea, crean en toda esa enseñanza de la bestia; y en la mano: que hagan la voluntad de la bestia.

16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;

17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

[JBP] Ese es el número de la bestia.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo en: el capítulo 17, donde nos detuvimos… Verso 11, vamos a ver… Capítulo 17, verso 9 [Apocalipsis]:

9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,

([JBP] El verso 10 ya lo habíamos leído)

10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es ([JBP] y ahí escribe): [WSS] «César», y el otro ([JBP] escribe): [WSS] «Nerón» aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes [WSS] «Apoc. 19:11-21»; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

[JBP] Aquí podemos ver ese enfrentamiento que habrá, lo cual ese Vencedor del fin del tiempo tendrá en contra o contra el anticristo, el hombre de pecado, la bestia, y la imagen de la bestia también. Todo eso, toda esa guerra y toda esa batalla, será la victoria de Cristo, del Ungido.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo, página 53. Estoy en el mensaje “LA UNIÓN INVISIBLE…”. [PÁG. 47]:

[335] Y ustedes saben que he hablado con muchos de ustedes aquí en el restaurante Furr’s, y saben que es la verdad; les debe dar vergüenza.

336 ¡Salgan fuera de ella! Hermano, salgan de ahí. Si hay alguna Vida en ti serás como ese aguilucho… ([JBP] Él les estaba diciendo allí algo a esos grupos, a esos hermanos que estaban en esos grupos). Recuerden, uno de estos días han de oír esto por última vez; estamos bien cerca ahora. ¿No vendrán ustedes esta noche?

337 Amado Dios, nosotros nos sentamos solemnemente ahora, verdaderamente un Día de Acción de Gracias, Señor. Yo estoy agradecido, Señor, por vivir en este día. Este es el día más grande. El apóstol Pablo anheló ver este día. Los grandes hombres de antaño anhelaron verlo. Los profetas anhelaron verlo. Ellos buscaron por este día. Abraham buscó este día, porque él buscó la Ciudad cuyo Artífice y Hacedor era Dios; y cuelga por encima de nosotros esta noche ([JBP] y escribe): [WSS] «la 6ta dimensión». Juan viendo el Espíritu de Dios descendiendo del Cielo, dio testimonio, y supo que ese era el Hijo de Dios. Y piense ahora, Él está escogiendo Su Novia. [WSS] «Una Iglesia Hija de Dios».

[JBP] Y escribe: [WSS] «Este es el día más grande – hoy (8vo Día)».

338 Amado Dios, a lo largo de toda la Tierra, háblales a sus corazones. Tú eres el único que puede transformar sus corazones ([JBP] y escribe): [WSS] «transformar los corazones». Ellos nunca lo verán, si esa no fue Simiente puesta allí desde el principio. [WSS] «Alma».

[JBP] Vean, si no está colocada esa simiente ahí en el alma: no lo pueden ver; pero si está puesta ahí en el alma: esa simiente verán esa Voz, la reconocerán. Porque la naturaleza que ellos tienen es esa semejanza de Dios, es esa semejanza a Dios; o sea, como él dijo antes, cuando leímos allí en la página 38: es la teofanía: [WSS] «semejante = la teofanía».

¿Ve? O sea, ellos lo van a ver, lo verían.

[338] Señor, ellos solo… “Si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo”, tan seguro como cualquier cosa, porque Tu Palabra dice que caerán.

339 Ahora, Padre, siendo que vemos por todo el país, alrededor del mundo (en África, docenas y docenas a lo largo de África del sur, Mozambique, todo a lo largo del país), pequeñas asambleas llevando estas cintas magnetofónicas. Y por consiguiente esta cinta irá a veinte diferentes naciones extrañas. Y ellos están empezando a verlo y a apartarse, cientos y cientos de ellos. No se necesitarán muchos, Señor. Y Cristo vendrá cuando el último miembro sea recibido en el Cuerpo.

340 Señor Dios, esta noche les estoy pidiendo a la Novia, a los que yo siento que se han apartado, y esperando: que se separen en toda cosa del mundo. Deben permanecer en la presencia de la cálida Luz Solar del Hijo de Dios, bañándose en Su Palabra y en Su amor.

[Rev. José B. Pérez] [WMB] “Cuando entre el último miembro, ahí es que el Ungido de Dios vendría”. Y ya hemos identificado cuándo fue que entró ese último miembro a formar parte de la Iglesia del Señor; lo cual nos coloca en un tiempo muy pero que muy adentrado a eternidad.

¿Cómo es que él dice…? Vamos a ver si eso lo conseguimos, donde él dice que [WBM] “lo lanzaría directo a eternidad”, lo lanzaría a esa dispensación. Vamos a ver si lo conseguimos rapidito. Eso está en el libro de Citas, en la página 105; y vamos a ver aquí en otro libro de Citas también, a ver también qué él allí anotó. En el libro de Citas, página 105, párrafo 910, dice:

910 – “Yo creo que si alguien entrara de lleno a este Mensaje y no lo entendiera, o mejor dicho que lo entendiera al venir a él de lleno, eso casi lo lanzaría en rapto hacia la eternidad ([JBP] y dibuja una Piedra Angular) sin saberlo. Solamente al entrar de lleno a lo que nosotros sabemos, entendemos y hemos visto”.

[JBP] Y escribe: [WSS] «a rapto y eternidad».

Y escribe: [WSS] «Si alguien entendiera el Mensaje, sería lanzado en el rapto y eternidad».

[JBP] Y ahí dibuja también otra Pirámide.

Y acá escribe, en este otro libro de Citas, escribe: [WSS] «Lo envía a rapto y a eternidad, este Mensaje».

[JBP] O sea que este tiempo es el tiempo en donde estaríamos entrando de lleno al Mensaje; y por consiguiente, nos lanzaría de lleno – nos lanzaría a eternidad; [WBM] “sin saberlo”, dice él allí.

Y como nos dice él acá, en esta parte que leímos:

[WSS] «Este es el día más grande – hoy (8vo Día)».

(Lo puso entre paréntesis).

“ESTE ES EL DÍA MÁS GRANDE – HOY, EL 8VO DÍA”.

Podemos colocarle así a esta plática que hemos tenido en esta ocasión.

Y que Dios nos permita seguir comprendiendo, viendo y entendiendo todo lo que Dios está cumpliendo y estaría cumpliendo en medio de la Iglesia.

Y me pasaron un extracto que… (o sea, la página); y en otro mensaje más también él lo relata. Pero en el libro de Los Sellos, para que lo tengan allí… Muchos lo hemos leído, pero no lo tenía yo anotado. Y aquí nuestro hermano William en el libro de Los Sellos… (Vamos a ver este otro también para tenerlos los dos).

Porque la Iglesia está entrando de lleno completamente al Mensaje, porque a Ella es que Dios le ha dado la promesa de lanzarla a eternidad; o sea, de lanzarla en el rapto, de irse en el rapto; por lo tanto, Ella es la que va a recibir esa promesa.

Esa promesa no es para ningún otro tiempo; porque si hubiese sido para otro tiempo hubiese ocurrido ya el rapto, hubiese ocurrido ya la resurrección y hubiese ocurrido ya la Cena de las Bodas del Cordero. O sea que no ocurrió en tiempos pasados, sino que todo eso está ya predestinado para ser cumplido en este tiempo final.

[Rev. José B. Pérez] Vamos a leer aquí esta partecita aquí; una ocasión que ocurrió algo muy hermoso. Miren, en la página 436 del libro de Los Sellos, dice:

302. Me acuerdo de aquella ocasión cuando estaban tocando ese himno y un jovencito fue traído a la plataforma para que yo orara por él, porque tenía las piernas todas torcidas. La joven aquella, creo que era menonita, estaba tocando: “El Gran Sanador…”.

[JBP] Algunos me preguntaban que si podía una dama tocar el piano, y yo le dije que sí; porque ya eso me lo había también comentado el hermano William, y también lo habíamos visto en los mensajes del hermano Branham, y también en diferentes actividades que él tenía: también había una mujer tocando el piano. O sea que también eso lo pueden hacer en los lugares en donde tienen solamente un piano.

Porque se habló hace poco11 de todo lo que estaba ocurriendo, o parte de lo que está ocurriendo en el cumplimiento de lo que fue visto por el reverendo William Branham, y algunos escritos del hermano William. Y cada congregación ha tenido diferentes instrumentos; como, por ejemplo, algunos han optado por el piano. Pero ellos están conscientes que cada ministro es individual.

O sea que aquí a nadie se está obligando a hacer eso; porque no vayan a decir: “El reverendo José Benjamín Pérez dijo que tenía que ser así. Es una orden, directriz, o una orden, que hagan eso”.

Si ustedes buscan ese audio, ahí se trajo esa enseñanza; y el que la captó va a seguir esa línea de lo que se habló allí; el que no, también uno lo deja que haga como a él mejor le parezca. No levanten un – una…, vamos a decir, algo que yo mandé a hacer obligado.

A nadie se obliga aquí a nada. Por eso hago esta pequeña… entre paréntesis: de que cada congregación es independiente. No somos una denominación.

Pero recuerden que Dios tiene siempre una sola guianza. Y cada uno ve esa guianza y ve cuál es la manera y la forma en que Dios se agrada en este día en el cual estamos viviendo. Y podríamos ahí hablar un sinnúmero de Escrituras, pero vamos a dejarlo por ahora ahí (en ese tema).

Pero quería hacerles esa aclaración: que cada uno haga como el pastor allá en su iglesia reciba de parte de Dios esa revelación, conforme a lo que se está predicando y hablando y enseñando, y así obre en su congregación.

Nosotros deseamos en este tiempo final agradarle a Él en todo; no en algunas cosas nada más, sino en todo. Y lo que se habló allí, y lo que se está hablando, y lo que se hablará, es lo que está siendo impartido desde el Lugar Santísimo, lo cual es algo que no estaba escrito.

Dice [Los Sellos] [PÁG. 436]:

302. Me acuerdo de aquella ocasión cuando estaban tocando ese himno y un jovencito fue traído a la plataforma para que yo orara por él, porque tenía las piernas todas torcidas. La joven aquella, creo que era menonita, estaba tocando: “El Gran Sanador ahora está cerca”. Ella tenía el cabello largo y rubio, peinado a lo largo de la espalda. El Espíritu Santo tocó al niño solamente por la imposición de las manos, y él saltó de mis brazos y comenzó a correr dando vueltas aquí en la plataforma; su madre se levantó y se desmayó. Entonces el Espíritu de Dios cayó sobre esta joven menonita que estaba tocando el piano, y sus familiares estaban sentados aquí en el culto con sus vestiduras religiosas. Y cuando el Espíritu cayó sobre ella, saltó del piano con las manos alzadas al cielo, y su cabello tan hermoso, y comenzó a cantar en el Espíritu; parecía un ángel. Y cuando se alejó del piano, el piano continuó tocando solo: “El Gran Sanador ahora está cerca”.

[JBP] Vean cómo Dios estaba allí en Espíritu Santo en medio de esa actividad, y cómo a Dios le agradó todo lo que estaba siendo efectuado allí. Y era tan y tan agradable, ante la presencia de Dios, que el mismo Espíritu Santo se puso a tocar el piano. Cosa que quizás no lo hemos visto en la historia de la Escritura, de la Biblia; pero ahora vemos cómo Dios nos mostró allí eso tan glorioso que ocurrió en esa actividad.

Cómo algo que no apareció en la Biblia… O sea, vemos como que no estaba en el cuadro (vamos a decir), como ese octavo hijo de Isaí. Vean cómo también algo físico, o sea, algo material, no estaba contemplado en la Escritura; Dios lo tenía reservado para este tiempo.

Vean cómo Dios guardó eso para este tiempo; cómo a Él le plació mostrar en el tiempo del hermano Branham eso que en el fin del tiempo estaría siendo usado para que el Espíritu Santo…, mientras estuviera manifestándose en medio de la Iglesia, se estuviera usando.

Toda la vida del hermano Branham —todo— y también todos los de las edades y de los mensajeros anteriores…; pero en el que más se reflejó fue en la vida del reverendo William Branham. Y aun las mismas actividades: todo lo que él tenía en medio de su campaña, de sus actividades y todo, reflejaban este tiempo final.

Y cómo algo que no estaba en la Biblia, vean cómo Dios estaba allí usándolo; cómo a Él le plació eso que estaba siendo tocado allí, y Su esencia, Su presencia, estaba continuando allí tocando el piano.

Sigue diciendo [Los Sellos]:

303. Había centenares de gente presentes y todos miraban esta maravilla: que el piano tocaba solo. Entonces fue cuando cojos salieron de sus sillas de ruedas, otros se levantaron de sus camillas y demás cosas, y regresaron a sus casas caminando, sanados. Ese mismo Jesucristo está presente en esta mañana igual como estuvo allá en esa ocasión.

304. Solo crean. Toquen ese himno por favor. Todos estén en oración.

[JBP] Vean cómo a Él le plació eso en esa ocasión.

Ahora, si eso fue algo que ocurrió en ese momento, en donde estaba siendo manifestado en una porción esa manifestación de la Tercera Etapa, y ocurrieron esos milagros, ¡cuánto más será cuando en medio de la Iglesia estarán todos los elementos!

Estará todo el cuadro completo en el cumplimiento de esa Tercera Etapa, ya en su manifestación plena en esa actividad que vio el hermano Branham, donde vio la Columna de Fuego obrar allí maravillas y milagros.

Vean, todo lo que estará ocurriendo allí… Si eso ocurrió allí, ¡cuánto más cuando ocurra esa manifestación gloriosa en toda su plenitud!

Algo grande se está preparando, el cuadro se está armando, y todo está colocándose en el escenario para obtener cada uno de nosotros nuestra adopción. Estamos en la etapa, los preparativos, para ser pronto adoptados, para pronto ser raptados, para ser lanzados a la eternidad.

Ha sido para mí un privilegio y una bendición poder enviar estas palabras de saludo bajo este tema: “ESTE ES EL DÍA MÁS GRANDE – HOY, EL 8VO DÍA”, en este Día de Acción de Gracias.

Que tengan todos buen provecho de este alimento espiritual; y buen provecho los que ya han desayunado o almorzado, y los que cenarán también, del alimento físico.

Que Dios les bendiga y les guarde a todos.


1 SPN65-1125 “La Unión invisible de la Novia de Cristo”, pág. 33, párrs. 235-243; pág. 46, párrs. 331-338

2 SPN63-0825M “¿Cómo puedo vencer?”, pág. 15, párr. 65

3 Estudio Bíblico #233, 2022/ago/28-1 (domingo), pág. 29 del (f), pág. 167 del (T3)

4 Estudio “El tiempo de Redención terminó, dice el Ángel Fuerte de Apocalipsis 10:1-11”, 2022/nov/12 (sábado), págs. 64-66 del (f), págs. 164-166 del (T2)

5 2012-09-23-1 “La Fiesta de las Trompetas”: [WSS] “O sea que el ministerio de Elías estará en la Tierra proclamando la paz imperecedera que traerá el Mesías en Su Reino Mesiánico; y estará preparándole el camino al Mesías diciendo todas las cosas que el Mesías hará en Su Reino: las bendiciones que traerá para Israel y los juicios divinos que traerá para todos los que se levanten en contra de Israel y todos los que se levanten en contra de la Iglesia del Señor Jesucristo”.

6 Los Sellos, pág. 117, párr. 79

7 Los Sellos, pág. 105, párr. 37

8 Estudio Bíblico “La tierra prometida y la Puerta”, 2022/oct/01 (sábado), págs. 4-5 del (f), págs. 4-5 del (T1)

9 Estudio Bíblico #252, 2022/nov/04 (viernes), pág. 22 del (f), pág. 62 del (T1)

10 SPN60-1204M “La revelación de Jesucristo”, pág. 398, párrs. 130-132

11 Estudio Bíblico “El tiempo de Redención terminó, dice el Ángel Fuerte de Apocalipsis 10:1-11”, 2022/nov/12 (sábado), pág. 37 del (f), pág. 137 del (T2)

Ir arriba