La Enseñanza para obtener la Fe de Rapto

Reproducir vídeo

La Enseñanza para obtener la Fe de Rapto

Rev. José Benjamín Pérez
Lunes, 15 de agosto de 2022
Cayey, Puerto Rico

(Sexto saludo)

Muy buenas tardes, un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín y a su esposa Ruth también, que en estos saluditos que he estado enviando en este día, en la mañana, no los saludé; pero ya yo había hablado con ellos en esta mañana, en un momento de la mañana platiqué con ellos (con el hermano Miguel y la hermana Ruth); y fue para mí una bendición poder platicar unos minutos con ellos, y saber que ellos están bien, y están agarrados del Mensaje, de la Palabra, y de todo lo que Dios está haciendo en este tiempo. Así que reitero mis saludos a ti, Miguel, y a Ruth: Que Dios los bendiga grandemente.

Y hoy como es un día (parece) feriado en varios lugares, estuve mandando varios saludos a los hermanos en los diferentes sitios; pero siguieron escribiéndome, que deseaban también unas palabras; y ya les había enviado a algunos, pero otros siguieron.

Parece que vieron que estuve enviándoles saludo a algunos lugares y siguieron escribiéndome, que deseaban también (porque estaban también en reunión): como allá en Bucaramanga, el reverendo Juan Carlos: también me había pedido en estos días y aprovecho ahora y le envío también unas palabras de saludo. También nuestro hermano Iván Sarmiento en Soacha, en Colombia; y nuestro hermano Fernando Cubillos allá en Bogotá, Colombia, también.

En Panamá, Ariel Cerrud (cuando se vayan a reunir, porque creo que hoy no estaban reunidos, pero también él siempre me pide unas palabras de saludo). También Moisés Figueroa, tienen reunión allá en Santiago, Chile. También allá en Argentina, en Buenos Aires, reverendo Guillermo Rodríguez. Y todos los hermanos que están en este día de hoy aprovechando y teniendo estas actividades, estos estudios, que son de gran bendición para todos y cada uno de ustedes.

Y conscientes de que estamos viviendo en un tiempo en que debemos aprovechar el tiempo al máximo, como lo platiqué en algún saludito de los de hoy: que todo el tiempo que podamos aprovechar (cuando se pueda, por supuesto, que los trabajos pues lo permitan), pues debemos hacerlo. Y en nuestros hogares también, sacar tiempo para aprovechar este tiempo tan hermoso que Dios nos ha permitido tener, este tiempo sobrante, un tiempo que es para la preparación para nuestra transformación.

El motivo para Dios permitir este tiempo es prepararnos, no hay otro motivo por el cual Él nos tiene todavía aquí; porque si fuera por Él, y el pueblo estuviera listo, hace rato ya estuviera el Milenio. Pero por cuanto el pueblo no está listo… y el pueblo tiene que estar en esa misma desesperación que hubo allí antes de salir de Egipto. Dios tenía el hombre listo, pero el pueblo no; no había clamado, no había desesperado por esa liberación. Por lo tanto, siempre es Dios esperando por el pueblo. Siempre Dios ha estado listo.

En las profecías y promesas que Dios tiene para cada uno de nosotros en este tiempo, está la promesa del cumplimiento de una Carpa Catedral; la cual le fue mostrada al reverendo William Branham, en una visión, y le fue mostrado todo lo que allí estaba ocurriendo en ese momento en particular.

Pero antes él nos estuvo diciendo (en varias ocasiones) las cosas que iban a estar ocurriendo allí en la Visión de La Gran Carpa Catedral, en esa parte culminante. Él nos mostró solamente ese evento, o sea, lo que estaba ocurriendo ya en esa parte…, vamos a decir, en la parte más alta de todas esas actividades que se estaban llevando a cabo; pero antes él nos venía hablando de cosas que iban a estar ocurriendo bajo Carpa, como lo era la Enseñanza.

Y en varios lugares en el libro de Citas, que son extractos sacados de diferentes mensajes…, o sea que en varios mensajes él venía hablando y mostrándole al pueblo que iba a llegar un momento en donde él estaba viendo que en esa Carpa iba a ser mostrada una Obra de Enseñanza. O sea, el pueblo iba a estar viendo algo antes de esa parte culminante, iba a estar viendo una Obra hecha por el Espíritu Santo, de Enseñanza.

Y si él lo estaba hablando, y él estaba diciendo: [WMB] “Cuando tenga mi carpa predicaré esto, lo otro; la enseñanza de la carpa; allí estaré enseñando”; y él hablaba un sinnúmero de cosas (en diferentes términos él los hablaba). Y el hermano William, usted sabe que hay algunas anotaciones que ya hemos estado leyendo, donde él decía: [WSS] «La enseñanza, la Carpa»1, algo así. O sea que iba a haber un tiempo en donde el pueblo iba a estar recibiendo una Enseñanza bajo Carpa; una Enseñanza de la cual dependía todo lo que iba a recibir el pueblo de Dios para obtener esa Fe de Rapto.

Y así como él en una ocasión (y vamos a leer uno de los extractos; eso lo leímos hace poco)2, donde él en el libro de Citas dice… eso está en la página 31 del libro de Citas, párrafo 260; dice:

260 – “Y luego si yo alguna vez tengo reuniones de carpa, en lo cual figuro hacer, el Señor mediante, algún día, entonces yo lo haré… antes de enseñar cualquier cosa de estas enseñanzas, primero habrá servicios de mañana con los pastores por algunos días, dejarles saber lo que pienso enseñar”.

[JBP] Recuerden que él deseaba siempre cumplir esa Visión; como también deseaba ir a Israel. Todo mensajero desea cumplir las promesas que están ahí en la Biblia, y ser los que cristalicen esas promesas. Y el hermano Branham en su tiempo quería cristalizar el llevar el Mensaje a Israel; quería cristalizar lo de predicar Las Trompetas, Las Copas, Los Truenos, dentro de Carpa, o sea, bajo Carpa; y como él tenía el ministerio de Elías, pues él tenía esa inclinación para cumplir eso. Pero no era bajo esa manifestación de Elías en él.

Sigue diciendo:

260 – “Y luego si ese hermano no ve y no está de acuerdo, cualquier hermano, entonces déjelos llevar su congregación y decir: ‘Ahora, no quiero que ustedes oigan esto. Nosotros nos retiraremos un tiempo mientras ellos enseñan eso’, y darles a ellos el privilegio”.

[Rev. José B. Pérez] Y fíjense ustedes cómo (lo que hemos venido hablando en estos días)…: no podemos esforzar a la gente a que esté de acuerdo con esa Enseñanza que se está haciendo ahora —en tiempo presente— en La Carpa; hay que dejarlos.

Pero recuerden, ya ese tipo de persona o esa clase de persona… esa clase de persona, que son vírgenes también, ya automáticamente la persona, al colocarse e identificarse en esta manera que aquí el hermano Branham lo está mostrando, automáticamente se clasifican como una virgen durmiente.

Y no es que estamos aquí ahora diciendo: “Este es virgen fatua; este no”. O sea, más bien…, Dios nos está dando un conocimiento que antes no teníamos, en el cual estamos ya discerniendo quién será transformado y quién no; por sus obras; o sea, por la actitud que cada uno está asumiendo frente a la Palabra, frente al Programa Divino correspondiente al tiempo presente.

Y eso, no es que estemos ahora (como decía en uno de los extractos)3 dándonos de puño y golpeándonos y peleándonos, ¡no!; más bien uno tiene que ser consciente, y el escogido tiene que ser consciente… Como por ejemplo ahí el hermano Branham dice: [WMB] “Pues, mire, uno darles a ellos ese privilegio: si no quieres estar acá, y cualquier pastor o cualquier hermano, dale ese tiempo, dale ese privilegio”, dice allí, pues que no esté entonces en esa enseñanza.

Pero el escogido de Dios ¿qué va a hacer? Va a estar agarrado; porque sabe que en esa enseñanza, que está ya profetizada desde hace tiempo…

Y el hermano Branham anhelaba… ¿Usted sabe lo que es eso?, que él decía: [WMB] “Yo anhelo, yo deseo estar ya allí bajo Carpa”4; y que ahora estemos bajo Carpa y estemos recibiendo todo eso que él habló, y la persona decir: “Yo no creo eso”.

O sea, nosotros estamos palpando y estamos sintiendo ese clamor en nuestros corazones, como…; el mismo clamor y el sentimiento y el anhelo que tenía el hermano Branham, cada uno de nosotros lo estamos sintiendo; porque podemos palpar todo lo que él sentía, que deseaba; ahora lo estamos nosotros recibiendo.

¡Hermanos!, y eso es una bienaventuranza que al hermano Branham no se le permitió; y a nosotros (a usted y a mí) se nos ha permitido recibir todo lo que estamos recibiendo bajo Carpa. Eso es algo que no tiene palabras de agradecimiento a Dios: que Él nos ha permitido estar en el tiempo presente, en el cumplimiento de esa Palabra escrita por los profetas, y más por el reverendo William Branham, que habló de este día. Y nosotros estar en este día, y verlo, palparlo y creerlo; eso es algo que no tiene palabras para agradecerle a Dios.

Como él decía: [WMB] “Le da uno de correr, de brincar y arrodillarse en una esquina y gritar y llorar de alegría, de gozo”5, porque a nosotros nos ha sido dado ese privilegio, esa bendición que quisieron y desearon tener, el reverendo William Branham…; el mismo hermano William, que él deseaba estar aquí con nosotros, y no tuvo esa oportunidad, Dios se lo tuvo que llevar.

Porque, ya ustedes saben todo lo que ya Dios tenía en Su Programa; porque aunque Moisés allí cambió el Programa, rompió el Programa Divino, Dios ya tenía todo esto ya en Su Programa también; o sea, ya Dios había visto todo esto y que todo esto iba a pasar.

Y el hermano William deseaba también estar acá; y ya Dios se lo llevó también. Él va a regresar, ¡claro que lo estamos esperando! Y va a regresar con todos los ángeles mensajeros, y va a regresar con todos los de las edades y con todos los de nuestro tiempo, y va a estar con nosotros nuevamente. ¡Claro que va a estar con nosotros! Pero ya cuando esté con nosotros él, ya es para 30 o 40 días estar aquí transformados e irnos; ya no es tiempo para una predicación para preparación para transformación, ¡no! ¡Ese tiempo es ahora!

Cuánto uno desearía meterse por las entrañas de la gente, y hamaquearlo y decirle: “¡Despierta!”. Es la Palabra la que lo hace.

Aquellos que aún no han podido ver y que ya están escogidos para no ver: no van a ver; por eso hay que tratarlos con amor, con cariño, porque… (fíjense lo que les iba a leer yo allí), para lo cual también son predestinados; lo que hacen es desviarse y hacer otras cosas, prepararse para otras cosas. Fíjense, donde él dice [Citas]:

260 – “Nosotros nos retiraremos un tiempo mientras ellos enseñan eso…”.

[JBP] Fíjense que mientras hay esa Enseñanza, ese grupo se aparta; y si está allí, están pensando en otras cosas, porque no quieren darle la prioridad a eso; sino que no lo creen, aunque estén sentados allí.

Y fíjense dónde nos remonta eso y dónde nos coloca: en la Escritura donde dice… Exactamente eso mismo ocurrió cuando están allí esas diez vírgenes. Vamos a leer aquí una parte:

Capítulo 25 del Evangelio según San Mateo, verso 1:

1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!

12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

[JBP] ¿Ve? O sea que uno no puede evadir la manera, la forma, el camino provisto por Dios para recibir las promesas.

El camino provisto por Dios para el nuevo nacimiento, y obtener un cuerpo teofánico, es el camino de Jesucristo: creer en Jesucristo como nuestro Salvador, lavar nuestros pecados en la Sangre de Cristo, ser bautizados en Su Nombre: y recibir así el Espíritu Santo y nacer de nuevo. ¿Ve? Hay un camino por el cual todos y cada uno de nosotros pasamos; el cual está cerrado. Ya no se puede ir por ese camino, porque ese camino está cerrado.

Ahora hay un camino abierto para esos que han hecho conforme al primer camino provisto por Dios, lo cual fue la Primera Venida del Señor viniendo en carne humana en la persona de Jesús de Nazaret. Y ese camino ahora, que Dios ha provisto para esos que lo han recibido a Él y están preparándose en este tiempo —los que están vivos— para la transformación, hay un camino que Dios nos ha provisto, para obtener así la Fe de Rapto, la Fe de Transformación, y poder tener así todos los elementos y todos los requisitos para ver a los muertos resucitados (a los que duermen), y nosotros al verlos ser transformados.

Como yo les decía ayer6, citando del mensaje “ALMAS ENCARCELADAS”, en la página 32, donde el hermano William escribe…; luego de ese párrafo que leímos, que el hermano William escribe:

[WSS] «No se puede evadir parte del camino; porque al llegar, usted será rechazado».

[JBP] ¿Ve qué pasó allí con las que regresaron, las otras vírgenes, diciendo: “Pero, espérate, Señor, ábrenos”? O sea, ellas querían también de Eso. Fíjense que ellas llegaron hasta el final; pero no estaban aceptando la manera provista por Dios, el camino provisto por Dios para recibir todo lo que necesitaban para irse en el rapto con el Esposo.

O sea que ese grupo de personas estará a la par hasta el final, llegará hasta el final; y ahí al final, aunque estén ahí, no están obteniendo ese conocimiento, esa Enseñanza bajo Carpa. Lo que él escribe allí de (no les leí)… en esa página que les leí del párrafo 260 del libro de Citas, que él escribió7:

[WSS] «La Carpa y la enseñanza».

O sea, esa enseñanza que está siendo dada bajo Carpa, ese grupo de personas no la está recibiendo (aunque está allí presente), porque no la cree; y como no es para ellos, no la van a creer.

Y llegan allí… ven todo: “Oye, pero espérate, ¡ya ocurrió el rapto?, ¡yo quiero también de Eso!, ¡déjame ir a buscar!”. Ya va a ser tarde, porque el tiempo de preparación, el tiempo en el cual ellas tenían que estar como las vírgenes prudentes (tenían que estar con sus lámparas derechas, tenían que estar comiendo ese Maná y alimentándose), no lo hicieron; perdieron el tiempo. Y luego, después, es que vendrá el lloro y el crujir de dientes; después tienen entonces que enfrentarse a la gran tribulación, donde estarán unos diitas allí en la tribulación, dando luego sus vidas por el Mensaje.

Así que este tiempo es un tiempo tan y tan importante, en el cual debemos aprovechar todo, y al máximo, todo lo que se esté dando; y repasarlo, y volverlo a releer y leer; porque es algo que Dios nos lo está poniendo en nuestras manos.

Y debemos…, como hace poquito (creo que fue hace unos días, no sé si fue ayer, justamente ayer creo que fue) que estuve platicando con alguien: que es como si estuviéramos comiéndonos al Cordero apresuradamente; es como si estuviéramos alimentándonos rápidamente para estar listos para la batalla (como decía en un extracto de ayer)8, para estar listos, fortalecidos con este Mensaje que contiene las vitaminas, las proteínas suficientes para rejuvenecernos, desde adentro hacia afuera, que es como lo hace la Palabra.

Alrededor de la Palabra fue rejuvenecido Sara y Abraham; y es alrededor de la Palabra que Dios está haciendo una transformación interior en cada uno de nosotros, para luego ser transformados.

Por eso este tiempo debemos aprovecharlo al máximo. Y cada palabra que se hable, cada mensaje que escuchemos: que se encarne toda esta Palabra en nuestro ser, porque es la que contiene todos los elementos, todos los requisitos que necesitamos para irnos en el rapto.

Y los que… ellos se van; o sea, como dice allí: [WMB] “Nosotros nos retiraremos”; dice ahí que hablaría, por ejemplo un pastor con su grupo: “Bueno, nosotros nos retiramos por aquí mientras ellos enseñan eso”. O sea, eso da también pie o da lugar a que el enemigo de Dios pueda utilizar alguna persona, o algún grupo, para combatir el Programa Divino; y ahí es que corren el riesgo de que entonces sus nombres pueden ser borrados.

Recuerden lo que leímos ayer también9, que leímos que: [WSS] “El diablo no puede hacer daño…”; escribe el hermano William en esa cita, página 62, párrafo 547: [WSS] «El diablo no puede hacer daño si no tiene con quién trabajar».

Y esas personas que no están bien alimentadas y no están fortalecidas con la Palabra, y son parte de ese grupo de los manufacturados (o sea, son manufacturados), pues es un grupo que sus nombres están escritos en el Libro de la Vida.

Y cuando se van así, al rescoldo, o están por acá esperando: “Vamos a esperar que ellos terminen con eso, vamos a esperar que… Yo no voy a creer eso. Cuando ya ocurra todo, entonces yo me voy acercar”. Pues recuerde: para empezar, van a ser rechazados. No se puede evadir (como yo les leí), no se puede evadir el camino provisto por Dios.

Y pueden estar en ese tiempo, en esa… Como están rechazando esa manera que Dios está haciendo, pues entonces puede el enemigo de Dios utilizar a un grupo o a una persona, para atacar y hacer daño al Programa Divino, a los ministros, a las congregaciones; y puede entrar y tratar de hacer daño.

Es como… Voy a leerles aquí un caso que hubo. Y eso está en Primera de Reyes, capítulo 21, para que ustedes se fijen allí, y también algo que escribió el hermano William. Dice Primera de Reyes, capítulo 21, verso 1 (esto fue Acab y la viña de Nabot):

1 Pasadas estas cosas, aconteció que Nabot de Jezreel tenía allí una viña junto al palacio de Acab rey de Samaria.

2 Y Acab habló a Nabot, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres, porque está cercana a mi casa, y yo te daré por ella otra viña mejor que esta; o si mejor te pareciere, te pagaré su valor en dinero.

3 Y Nabot respondió a Acab: Guárdeme Jehová de que yo te dé a ti la heredad de mis padres.

4 Y vino Acab a su casa triste y enojado, por la palabra que Nabot de Jezreel le había respondido, diciendo: No te daré la heredad de mis padres. Y se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió ([JBP] O sea, Acab estaba bien molesto, triste, porque Nabot no le había querido vender la viña).

5 Vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes?

6 Él respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña.

7 Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel.

8 Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab, y las selló con su anillo, y las envió a los ancianos y a los principales que moraban en la ciudad con Nabot.

9 Y las cartas que escribió decían así: Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo;

10 y poned a dos hombres perversos delante de él, que atestigüen contra él y digan: Tú has blasfemado a Dios y al rey. Y entonces sacadlo, y apedreadlo para que muera.

[JBP] Y el hermano William escribe: [WSS] «un caso fabricado» [JBP] y dibuja ahí la Estrella de David.

O sea, fíjense cómo esa mujer ahí estaba siendo usada por el diablo; y miren cómo ella planificó ¿ve?, cómo ella maquinó, cómo ella (escribe allí el hermano William): [WSS] «(hizo) un caso fabricado» en contra de Nabot.

Sigue diciendo:

11 Y los de su ciudad, los ancianos y los principales que moraban en su ciudad, hicieron como Jezabel les mandó, conforme a lo escrito en las cartas que ella les había enviado.

[JBP] O sea que también tenía seguidores ella, tenía personas que la seguían; seguían a Acab y a Jezabel; y por mandato de Jezabel hicieron todo eso. O sea, también eran personas que estaban en contra de (vamos a decir) de Nabot en ese momento, estaban en contra de él, porque seguida hicieron también todo eso.

12 Y promulgaron ayuno, y pusieron a Nabot delante del pueblo.

13 Vinieron entonces dos hombres perversos, y se sentaron delante de él; y aquellos hombres perversos atestiguaron contra Nabot delante del pueblo, diciendo: Nabot ha blasfemado a Dios y al rey. Y lo llevaron fuera de la ciudad y lo apedrearon, y murió.

[JBP] Recuerden que también eso nos muestra lo que ocurrirá también allí, en esa ocasión donde relata el libro del Apocalipsis, capítulo 11, donde los reyes se enviarán regalos y todo, y colocarán los cuerpos en las plazas; que el hermano William nos había dicho que las plazas eran la prensa, los televisores y todo eso10; o sea que será algo que pondrán público.

Pero ¡ay de aquellos que harán eso! Dice: “Se mandarán regalos y todo…”; o sea que estarán felices (ellos) por lo que hicieron; pero sabemos que luego de tres días se levantarán.

Y aquí pasa lo mismo. En ese tiempo pues lo ponen así. Allá, si hubiera televisor o hubiera los satélites, lo hubiesen colocado a él sentado al frente de todos; y lo hubiesen puesto por cámaras acá; allá lo sentaron en una plaza, lo pusieron así, afuera, para que todos lo vieran.

Dice (estoy en el verso 13, al final):

13 … Nabot ha blasfemado a Dios y al rey. Y lo llevaron fuera de la ciudad y lo apedrearon, y murió ([JBP] o sea, lo mataron).

14 Después enviaron a decir a Jezabel: Nabot ha sido apedreado y ha muerto.

15 Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Acab: Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto.

([JBP] O sea, estaban felices. Imagínense: “Logramos el objetivo”; ya ella le cumplió el deseo de Acab).

16 Y oyendo Acab que Nabot era muerto, se levantó para descender a la viña de Nabot de Jezreel, para tomar posesión de ella.

17 Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo:

18 Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella.

19 Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? ([JBP] O sea, para colmo, mató y también lo despojó). Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre.

20 Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío? Él respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová.

21 He aquí yo traigo mal sobre ti ([JBP] y eso es juicio divino), y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab, tanto el siervo como el libre en Israel.

([JBP] Y él hermano William escribe ahí: [WSS] «No quedare descendiente de Acab». [JBP] O sea, ahí se va toda la descendencia de esa persona; en ese caso, de Acab).

22 Y pondré tu casa como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ahías, por la rebelión con que me provocaste a ira, y con que has hecho pecar a Israel.

[JBP] Y sigue ahí (pueden continuar leyendo esa Escritura).

Pero vean ustedes cómo es importante uno estar todo el tiempo enfocado, y todo el tiempo y todas las energías enfocadas en la Palabra; porque cualquier lugar que uno deje al descubierto, el enemigo puede entrar; y sin darnos cuenta puede (la persona) ser un instrumento del enemigo; y nada más y nada menos que en el tiempo en donde menos debía estar en contra, que es el final del Programa Divino.

En este tiempo, como él nos decía en una ocasión: [WSS] “No es un tiempo para estar cayéndose, porque es difícil levantarse”11. O sea, tenemos que cuidarnos lo máximo posible en estos días finales.

Y si la persona ya va teniendo el conocimiento de que se va a quedar o de que pertenece a algún grupo: usted como individuo debe saber cómo comportarse y cómo debe estar más agarrado de la Palabra, para que no sea un instrumento del enemigo, en contra del Programa que Dios está llevando a cabo. Usted mismo en su ser va a saber de qué lado está.

Así que yo le pido a Dios que no sean borrados muchos de los nombres, de los que están escritos en el Libro de la Vida; y que permanezcan escritos allí, para poder verlos luego en la eternidad.

Ninguno de nosotros desea que ningún nombre sea borrado. Porque imagínese, después que hemos estado tanto tiempo juntos, trabajando juntos…, aunque hayamos tenido diferencias, aunque hayamos tenido roces, aunque hayamos tenido discusiones, aunque nos hayamos hablado en contra en las espaldas: le hemos pedido a Dios perdón y hemos pedido misericordia (los que lo han hecho de corazón, por supuesto); y lo que deseamos más bien es tenerlos en la eternidad, tenerlos viviendo eternamente. Porque luego que hemos tenido tanta trayectoria juntos, que al final vayan a ser sus nombres borrados… Y eso es algo muy pero que muy triste: haber palpado todo esto que está sucediendo en este tiempo, y luego, al final del camino, perder toda esa bendición.

Lo mismo le pasó a Judas Iscariote, lo mismo le pasó a Coré, Datán y Abiram; y todos los que se levantaron en contra en los diferentes tiempos, les pasó lo mismo. Luego de estar ahí, luego de ver, por ejemplo allá, todos ellos vieron la Columna de Fuego cómo los libertó, cómo abrió el mar, ¡hizo tantas maravillas!, y al final se rebelaron en contra de Moisés. Lo mismo hicieron en el tiempo de Josué, algunos también; y también en el tiempo de Jesús; y en diferentes tiempos vemos que ocurrió lo mismo.

Pero en nuestro tiempo, yo deseo y le pido a Dios que no sean borrados ni uno. No podemos decir: “Que sean borrados poquitos”; no. Nuestro deseo es que no sea borrado ninguno de los que están escritos allí en el Libro de la Vida, y que permanezcan con nosotros, para estar con ellos en la eternidad.

Así que es un tiempo en que para nosotros, los escogidos, los hijos de Dios que estamos agarrados de esta Enseñanza bajo Carpa, de esta enseñanza que ha sido prometida desde el Antiguo Testamento…, y ha sido también hablada por el reverendo William Branham, en donde bajo Carpa se estaría trayendo la enseñanza de todo lo que necesita el pueblo para obtener la Fe de Rapto; nosotros nos agarraremos, seguiremos agarrándonos de esa Enseñanza, para así estar preparados para ese glorioso evento de la resurrección.

Porque para eso es que construimos todos, unánimes juntos, La Gran Carpa Catedral. No es para tenerla ahí de lujo, sino para usarla, para Dios ahí obrar en una forma sencilla.

Como él decía [WSS]: “Primeramente estarán escuchando videos, y empezará en una forma progresiva, sencilla”12. Pero recuerden, había cosas que él no podía hablar abiertamente de cómo iba a ser; sino que, mientras se iba a estar cumpliendo todo, ya iban viendo cómo era que iba a estar sucediendo todo, hasta que llegara a la culminación, de la cual el reverendo William Branham vio allí en la Visión de la Carpa que le fue mostrada.

O sea, todo lo que estaría ocurriendo, todo lo que giraría alrededor del cumplimiento de todo eso, no lo sabría sino solamente el ministerio que estaría allí operando, para que no hubiese imitación. Y hay cosas que van a estar ocurriendo, que luego, mientras se van cumpliendo, veremos cómo es que Dios las va a estar llevando a cabo.

Nos corresponde a nosotros es escuchar, creer, agarrar todo eso; agarrarlo todo con esa mano poderosa de la fe, creerlo, no dudarlo. No lo dude, ¡créalo!

El escogido de Dios solamente va a creer; aunque no entienda de momento algo, pero lo va a creer; porque es lo que Dios prometió en el cumplimiento de la profecía, en el cumplimiento que le fue mostrado al reverendo William Branham de la Enseñanza bajo Carpa.

La Enseñanza bajo Carpa es lo más grande que estamos experimentando ahora con nuestros propios ojos. Lo que el hermano Branham allá deseó, anheló, nosotros lo estamos ahora disfrutando en una forma tan sencilla, pero tan gloriosa, que le damos gracias a Dios; porque lo ha hecho tan sencillo…, no lo ha complicado, sino lo ha puesto cada vez más sencillo; para que los sencillos: los latinoamericanos y caribeños, que tienen esa promesa (algunos que están en otros países), reciban también la bendición de esa enseñanza: de la Enseñanza bajo Carpa. La Enseñanza bajo Carpa:

[WSS] «La Carpa y la enseñanza».

Así ha sido esta plática, este pequeño saludo que les envié a todos y cada uno de ustedes; y a los ya les envié también por la mañana, pues también este saludo va para ellos.

Yo espero que en algún momento podamos más bien tener así, mejor, una plática un poquito más extensa, para uno poder desarrollar algún tema; porque yo quiero aprovechar este audio y decirles (a algunos que me escriben: “Por favor, mándame un saludito aquí, un saludito allá”)… eso pues yo con mucho amor lo hago. Imagínese, ¡cuánto desearía yo estar en cada lugar también!, ¡cuánto desearía yo, aunque sea darles una palabra a cada congregación! Pero, recuerden, entonces se iría todo el tiempo en saluditos a cada uno de ellos.

Así que quiero que me comprendan si en alguna ocasión espero (quizás) a que llegue el viernes o el domingo, o quizás el miércoles (que a veces ahí abundamos un poquito más en algún tema), o algún día en la semana (no tiene que ser miércoles); para entonces… ahí reúno todos esos saludos que me piden; los doy en ese que voy a dar ahí.

Así que espero que me comprendan. Yo cuando hable ese saludo, voy a tener en mente a todos los que me piden ese saludo; y aunque no los mencione…; porque imagínense, en un saludo, si me pongo a mencionar cada nombre con la congregación y el país, me llevo casi 15 o 20 minutos hablándolo, mencionándolos a todos. Así que espero que me comprendan en esa parte.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde. Y adelante, agarrados de la Enseñanza en la Carpa, la enseñanza que fue ya hablada por el reverendo William Branham y ahora lo estamos viviendo en carne, lo estamos palpando. ¡Ya es una realidad!

Ya no es: “Cuando eso ocurra… cuando venga ya el hermano William… cuando vengan los de las edades… vamos a ver esa Enseñanza”. Ya esa Enseñanza en ese momento ya pasó.

¡Es ahora, hermanos!, es ahora para estar preparados, listos, para poder recibir al hermano William, para poder recibir al hermano Branham, para poder recibir a todos los que van a venir de la sexta dimensión.

Sin este tiempo usted no los verá; sin este tiempo de preparación usted no podrá ver. Y podrá decir: “No, yo voy a esperar al hermano William. Él dijo aquí, él dijo aquí, él dijo aquí”. Sí, ¡claro que sí! Todo eso que usted diga o coloque de mensajes y todo, todo eso es ASÍ DICE EL SEÑOR; pero hay un mecanismo y hay un camino por el cual él tenía reservado, que no lo dijo en ningún mensaje. Así que por eso es que el escogido tiene que creer por fe esta etapa.

Cuando él venga usted no podrá decirle:

—“Pero es que yo seguí aquí tal cosa”.
—[WSS] “No, pero es que yo había dejado el Espíritu Santo, lo había dejado para que guiara al pueblo; y esa era la manera, esa era la forma”.

Ya después podrán tocar, podrán gritar, podrán hacer lo que quieran, y no van a poder entrar. O sea, ¡el tiempo es ahora! ¡El tiempo es este tiempo! ¡Es ahora, es hoy!

Dios les bendiga, Dios les guarde.

Cuántas cosas uno pudiera hablarles para que entendieran, algunos que aún quizás están todavía… pero uno no puede irse por encima ya de un Programa Divino que ya Dios tiene para las personas, los escogidos de cada grupo… Porque son escogidos para cada grupo: escogidos para transformación, escogidos para ser fatuas, escogidos para incrédulos; todo. Escogidos: 144.000. ¿Ve? Hay números ya predestinados desde antes de la fundación del mundo.

Pero nosotros, si…, como siempre hemos sido enseñados por nuestro hermano William Soto Santiago, a quien amamos, a quien deseamos verlo pronto. Y cuando él venga le vamos a decir: [JBP] “Hermano William, hice lo que tú me encomendaste; y el pueblo para lo cual he sido dejado con este ministerio, escuchó y lo recibió”; y él estará muy orgulloso de todos nosotros.

Y lo que él deseaba siempre: que lo mejor que uno desea para uno, lo desee para los demás…; y por eso nosotros deseamos las bendiciones para todos. Uno desea que ninguno se pierda. Nosotros deseamos que todos los que están escritos (los del Libro de la Vida del Cordero, sabemos que esos no van a ser borrados), pero los que están escritos en el Libro de la Vida, todos deseamos que tengan vida eterna. Ese es el deseo de todos y cada uno de nosotros; porque es el deseo del Padre celestial, es el deseo de nuestro hermano William Soto; todos los que lo conocieron, siempre decía: [WSS] “Lo que tú desees bueno para ti, deséalo para tu hermano”. Y nosotros deseamos eso mismo.

Y como les decía hace poco: no les den de codo a las personas que no entienden. Ayúdenlos, búsquele la vuelta, buscándole amor siempre, dándoles amor, para que ellos no se vuelvan en contra por alguna acción que usted haga, que lo haga enojarse o algo así; sino más bien trátelo con comprensión. Y no lo vaya a juzgar porque usted ve y él no ve; sino, más bien, trátelo con cariño; y lo que desea y piense siempre es: “Voy a tratarlo con amor y todo, para que no cruce la línea y su nombre no sea borrado”.

Así que Dios les bendiga, Dios les guarde. Y si seguimos platicando no terminamos. Bueno, ya será hasta una próxima ocasión en que podremos platicar de todas estas cosas que el Señor nos ha estado dando en este tiempo.

Dios les bendiga y Dios les guarde.

Y otra cosa: Recuerden, vigilen siempre todo lo que fue hablado por el reverendo William Branham, del cual él en una ocasión nos habló en el mensaje… Dice:

LOS CICLOS DE REPETICIÓN EN EL PROGRAMA DIVINO
(Reunión de ministros)
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 20 de diciembre de 2013
Cali, Colombia

Y ahora, la Dispensación de la Gracia ha tenido sus diferentes mensajeros entre los gentiles, que son los siete ángeles mensajeros de las siete edades, y el séptimo es también el precursor de la Segunda Venida de Cristo; y así como Juan el Bautista señaló con su Mensaje al Mesías, a Cristo, como el Cordero de Dios: el Mensaje del reverendo William Branham, como precursor de la Segunda Venida de Cristo, señala la Segunda Venida de Cristo cómo será.

Como dice el Mensaje del reverendo William Branham será que se cumplirá la Segunda Venida de Cristo; por eso es tan importante estar al tanto de lo que el reverendo William Branham habló acerca de la Segunda Venida de Cristo.

O sea, recuerden que en algunos lugares, y especialmente en uno de los mensajes, cuando él habló de preparar ciertos temas que él nos estaba recomendando tener un libro de diferentes temas13, que ese lo preparamos hace poco, hace poquito preparamos ese tomo gruecesito. Y ahí hay esos diferentes temas que reúnen mucha información de, tanto el Séptimo Sello, los Truenos, y todo eso; porque ahí él nos decía también (como en este extracto), nos decía que [WSS] “es importante conocer; para que cuando esté en cumplimiento todo eso, todo el cumplimiento de la Venida del Señor y cómo sería todo, no se nos pasara por alto”.

O sea que es importante ver cómo fue esa precursión, o sea, cómo precursó el hermano Branham que iba a ser el cumplimiento de la Segunda Venida del Señor. Y sería en una forma tan y tan sencilla, que por eso él nos estaba dando esa recomendación, para que así no se nos pase por alto lo que Dios estaría cumpliendo en medio nuestro.

Y para terminar, hay una partecita ahí abajo (sigue diciendo):

Encontramos, por ejemplo, Moisés pasando el mando a Josué; vean, es como Juan el Bautista dando lugar a Jesús; porque Josué tipifica al Espíritu Santo; y cuando el reverendo William Branham dice que habrá un Josué, esto… Página 188 del libro de Las Siete Edades de la Iglesia, dice:

“Ahora, mantengámonos firmes como Josué y Caleb. Nuestra tierra prometida está apareciendo aún como la de ellos. Ahora, Josué significa ‘Jehová-Salvador’”.

[Rev. José B. Pérez] Así que por eso debemos estar apercibidos con todo eso, toda esa información que nos dejó el reverendo William Branham, para cuando esté el cumplimiento ya pleno, en la parte culminante del Séptimo Sello, en la parte culminante del cumplimiento de la Visión de la Carpa…, en donde, antes de esa ocasión, en donde a él le fue permitido mirar hacia acá y ver lo que estaba ocurriendo, ver desde antes lo que estaría ocurriendo bajo Carpa: que es la Enseñanza.

Todo es sencillo. Todo Dios lo ha hecho de esa manera para que aun los niños (como dice la Escritura) puedan ver y puedan comprender. Será tan humilde, será tan sencillo. Y así podamos estar recibiendo las bendiciones que Dios tiene bajo Carpa: la Enseñanza bajo Carpa, la enseñanza para transformación, la enseñanza para rapto.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde a todos; y hasta una próxima ocasión, Dios mediante.


1 Estudio “La Carpa y la enseñanza”, 2022/jun/14-2 (martes), pág. 6 del (f), pág. 270 del (T1)

2 Estudio “Octavo Día = el día de venganza”, 2022/jul/23 (sábado), pág. 16 del (f), pág. 54 del (T3)

3 Estudio “El camino provisto por Dios para entrar a la tierra prometida”, 2022/jul/27 (miércoles), pág. 14 del (f), pág. 142 del (T3)

4 Citas, pág. 13, párr. 100

5 Los Sellos, pág. 227, párr. 201; pág. 80, párr. 102

6 Estudio Bíblico #229, 2022/ago/14 (domingo), págs. 29 y 33 del (f), págs. 291 y 295 del (T1)

7 Estudio “Octavo Día = el día de venganza”, 2022/jul/23 (sábado), pág. 16 del (f), pág. 54 del (T3)

8 Estudio Bíblico #229, 2022/ago/14 (domingo), págs. 35-36 y 37 al final del (f), págs. 297-298 y 299 al final del (T1)

9 Estudio Bíblico #229, 2022/ago/14 (domingo), pág. 18 del (f), pág. 280 del (T1)

10 Estudio Bíblico #194, 2022/abr/15 (viernes), pág. 20 del (f), pág. 190 del (T)

11 Estudio Bíblico #208, 2022/jun/3 (viernes), pág. 17 del (f), pág. 53 del (T1), 1985-10-07 “La única esperanza de los elegidos”

12 2009-07-26 “Preparándonos para la adopción en la Tercera Etapa” [Extractos sobre “La Visión de LGCC”-Vol. 2, pág. 17]: [WSS] Pero cuando llegue el tiempo de La Carpa Catedral, en algún momento; en algún momento cuando ya esté en funcionamiento (en algún momento) todas las cosas que fueron vistas, las veremos también nosotros; o sea, el que surja La Gran Carpa Catedral no quiere decir que desde el primer día se va a ver todo. Todo irá en una forma progresiva, como siempre ha sucedido en el Programa Divino. Puede ser que pasen algunos días y solamente estemos escuchando predicaciones, todo va a depender de cómo Dios esté obrando, dirigiendo las cosas.

13 “La introducción de la Segunda Venida de Cristo a Su Iglesia”. Compilación de extractos tomados de los mensajes del Rev. William Marrion Branham – https://imprenta.carpa.com/es/la-introduccion-de-la-segunda-venida-de-cristo-a-su-iglesia/

Ir arriba