Mirando a Cristo en la Segunda Venida podemos vencer

Reproducir vídeo

Mirando a Cristo en la Segunda Venida podemos vencer

Rev. José Benjamín Pérez
Sábado, 17 de septiembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

(Segundo saludo)

Muy buenas tardes. Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín, y todas partes del mundo donde estén reunidos en el día de hoy, sábado, 17 de septiembre de este año 2022.

Reciban mis saludos todos. Disculpen que no los mencione por nombre y por lugar (porque nos tomaría un poco de tiempo), pero todos saben que este saludo va para todos y cada uno de ustedes.

Y agradezco a nuestro hermano Miguel que me dé esta oportunidad de saludarles (en este saludito), ya que todo lo que deseamos cada uno de nosotros es continuar recibiendo toda esta Enseñanza; la cual es muy pero que muy importante para cada uno de nosotros como individuo, porque sabemos que pronto Dios cumplirá las promesas en medio nuestro; porque este es el tiempo del cumplimiento de las promesas y profecías que han sido habladas; y esas promesas son para nosotros.

Nosotros somos el pueblo escogido de Dios, que ha sido llamado y juntado por este poderoso Mensaje del Ángel del Señor Jesucristo William Soto Santiago, y nos ha colocado en esta posición en este tiempo final para recibir esas promesas.

Estamos en el tiempo correcto, en el lugar correcto y con el Mensaje correcto. Y en el tiempo en donde Dios cumplirá esas promesas, dará esa Fe a cada uno de nosotros para obtenerlas; porque sin fe es imposible agradar a Dios1.

Fe es revelación. El hermano Branham dice que el rapto es una revelación2. Y esa revelación de rapto es la que estamos recibiendo cada uno de nosotros.

Como nos decía nuestro hermano Miguel anoche: [MBM] “El que va a ser raptado, el que va a ser transformado y raptado, es el que necesita Eso”. El que no va a ser transformado y raptado, no lo necesita; no le va a dar importancia a Eso, porque no será una persona que está trabajando para irse de esta Tierra. Cada uno va a estar luchando para lo que va a recibir.

Así que nosotros estamos en estas actividades también (como dice nuestro hermano Miguel) los viernes, sábado y domingo, que son los días que estamos aprovechando; aunque en la semana algunos se reúnen…, lo cual está bien, lo único es que en la semana pues hay algunos que se les hace difícil; y por eso pues tratamos de dejar las actividades que ya están programadas, para así, los viernes y los sábados con las reuniones de ministros, y los domingos, ahí estar todos en compañerismo.

Porque uno puede tener alguna reunión en la semana, y quizás alguno no puede, y ya entonces se le hace difícil a esa persona ir; y quizás muchas veces pueden entonces decirle: “Oye, no estás interesado en venir a reunirte un martes”, por ejemplo; pero no están viendo que quizás la persona no tiene esa facilidad para ir, se le hace difícil, y entonces vienen ciertos problemas en la congregación, que no conviene. O sea, hay que buscarle la parte de más comodidad a los hermanos, y que les sea más fácil los días que ya están programados.

Vendrán días, vendrá un tiempo en donde va a ser, como dice nuestro hermano William: [WSS] “Todos los días”3, pero ya eso no podemos tratar de producirlo nosotros por nuestra propia cuenta, sino que ya Dios nos va a ir mostrando cuándo será eso.

Así que por lo menos los días que… No estoy diciendo que no pueden reunirse. Los que están haciéndolo lo pueden hacer, siempre y cuando los hermanos puedan y tengan esa facilidad; pero aprovechamos bien los viernes, los sábados y los domingos. Y en la semana, si hay algún audio de algún saludo, pues se envía; y ya automáticamente le llega al celular a la persona. Y si no, pues lo busca de alguna manera, y le llega también ese saludo, esas palabras de saludo, ya sea de nuestro hermano Miguel o de este servidor, a cada hermano.

Así que por eso estas actividades son muy pero que muy importantes, las del viernes, sábado y domingo, ya que aquí (en estas actividades) crecemos más y más, aumentamos más y más nuestra fe, que es lo que todos nosotros deseamos: que llegue a esa estatura de un Varón perfecto.

El hermano William dice en el mensaje:

FE: LA SUSTANCIA DE LAS COSAS QUE SE ESPERAN
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 3 de junio de 2012
Cayey, Puerto Rico

Estamos en un tiempo muy importante, en donde tenemos que mantenernos al tanto, al día, en la Escritura, en la Palabra del Señor, para que nuestra fe no desmaye, sino que siga creciendo más y más, hasta que llegue a ser la fe perfecta; al grado que podamos ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Algunos le han llamado “la fe de rapto”, “la fe para transformación y rapto”, así comúnmente le llamaba también el reverendo William Branham.

Por lo tanto, es importante que nuestra fe siga creciendo acá, en el alma, a medida que escuchamos la Palabra de Dios; así es como la fe va creciendo: basada, fundada, sobre la Palabra prometida de Dios.

Para toda Palabra prometida de Dios la persona la conquista con y por la fe. Para creer para salvación es fe acá en el alma, en el corazón; para creer por la salvación de nuestros familiares, también esa fe tiene que estar acá, bajar acá, y permanecer creyendo que Dios hará por nuestras familias, por nuestra familia, lo que le pedimos: que recibirán la salvación.

¿Cómo será? ¿Cómo Dios lo hará? Ya Dios se encargará de eso. Usted le hace llegar una Biblia, le hace llegar conferencias, y así por el estilo, para que al escuchar la Palabra nazca la fe de Cristo en su corazón, pues todos queremos que nuestros familiares obtengan la salvación y vida eterna.

La fe…, o fe es revelación; y por consiguiente, cuando viene esa revelación, y usted la capta: usted tiene fe —ha recibido fe y tiene fe— para lo que está buscando, ya sea para sanidad divina, o salvación suya o de su familia, o sean otras bendiciones; porque no hay limitaciones a las bendiciones de Dios, si usted lo cree.

“Todo lo que pidieres al Padre en mi Nombre, yo lo haré”4, dice Cristo nuestro Salvador. Créalo de todo corazón y Dios lo hará.

[Rev. José B. Pérez] Que es lo que hemos hecho en todos estos años: les hemos dado literatura a nuestros familiares, les hemos dado una Biblia (¿ve?, como dice nuestro hermano William), y le pedimos a Dios que Dios obre en sus vidas. O sea, que la fe que cada uno de nosotros tiene obrará en favor de nuestros familiares también.

Y eso es una de las cinco manifestaciones del poder de Dios, que Dios le mostró al reverendo William Branham, lo cual fue la salvación de los hijos de la hermana Hattie Wright. O sea que llegará un momento en que nuestros familiares también tendrán esa oportunidad.

Ya nosotros los reclamamos, y le pedimos a Dios que Dios les dé vida eterna a ellos; porque todo lo que amamos, le dijeron a nuestro hermano Branham: [WMB] “Todos los que tú amas, Dios te los dará”5. O sea que pedimos por ellos, para que Dios también les dé vida eterna. Es nuestra herencia, parte de nuestra herencia.

Y llegará un tiempo en donde la persona que va a estar recibiendo también esos beneficios de esa etapa, no tendrá necesidad de tener esa fe a ese nivel tan elevado que tendrán los escogidos; porque miren lo que dice aquí… Porque la Tercera Etapa impactará a toda la humanidad; y ahí entran todos los grupos que están viviendo en este tiempo en medio de la raza humana: desde la Novia, las fatuas, los incrédulos y los 144.000; todo será impactado por la Tercera Etapa.

Y ya esa Tercera Etapa está siendo impactada en favor de los escogidos, de la Novia, de las vírgenes prudentes, los cuales son los primeros que reciben ese beneficio de la Tercera Etapa en su cumplimiento.

Dios lo está haciendo de una manera tan y tan sencilla que al mundo se le está pasando por alto la bendición tan grande que la Iglesia-Novia está recibiendo en este tiempo final; lo cual solamente los escogidos de Dios, las vírgenes prudentes, estarán recibiendo ese impacto de la Tercera Etapa, de esa Enseñanza bajo Carpa; porque es para ellos la promesa de la transformación y el rapto.

Como decía nuestro hermano Miguel anoche, que la Fe de Rapto solamente la van a recibir los que van a ser raptados. Una persona que no va a ser raptada y transformada, no le va a interesar esta etapa, no va a estar dándole, echándole cuidado a esta etapa; porque es una etapa solamente para los escogidos, solamente para los que serán transformados y raptados: que somos nosotros, los que estamos aprovechando bien este tiempo.

Porque esa Tercera Etapa estará impactando, primeramente, a la Novia; y es lo que está haciendo Dios en este tiempo en el cual estamos viviendo.

Pero llegará un momento en donde también esa Tercera Etapa estará siendo impactada hacia ese grupo de las fatuas, de las vírgenes insensatas o durmientes. Y también a los 144.000: cuando ellos vean a Dios manifestado en medio de Su Iglesia, y vean esa manifestación del poder de Dios en medio de Ella, van a decir: “¡Pero si este es el que estamos nosotros esperando!”; o sea que también ellos serán impactados por esa Tercera Etapa. Y los perdidos, que ya no tienen oportunidad.

LA BRECHA
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 23 de enero de 1977
(Servicio de Carpa)
Cayey, Puerto Rico

Viene un tiempo en que no habrá necesidad de que la persona tenga cierto grado de fe para recibir las cosas. “¿Qué ha dicho usted allí?”. Va a haber cierto tiempo donde la fe perfecta estará operando de tal manera que aun, personas que van a recibir el beneficio, no tendrán que tener un grado de fe tan alto como el que se requeriría en otro tiempo para esa persona recibir ese beneficio; sino que solamente con la persona que Dios estará usando para hacer eso, la fe que Dios tendrá puesta en esa persona será suficiente para el beneficio de otras personas que no tienen ese grado de fe.

(…) El cumplimiento de la Visión de la Carpa, en el aspecto de sanidad divina, va a ser tan grande y tan poderoso…; porque no va a haber necesidad de que aun las personas que van a necesitar ese milagro, no va a haber aun necesidad de que tengan esa fe tan alta. ¿Por qué? Por eso que dice allí: Porque el instrumento que Dios estará usando, Dios le dará una fe a un nivel tan alto, le subirá la fe a un nivel tan alto, que la fe de esa persona servirá para los demás. Ese es uno de los secretos de sanidad divina en la Visión de la Carpa.

[Rev. José B. Pérez] Ese es uno de los secretos de los cuales no se estará hablando abiertamente, de cómo es que eso va a funcionar, y cómo es que va a funcionar cuando eso esté en pleno cumplimiento en la Visión de la Carpa, cuando el hermano Branham vio personas entrando por un lado de la puerta y saliendo… entrando con alguna condición de enfermedad o física (que le falte un brazo, una pierna, o que sea ciego, o que sea sordo o mudo), y salga por la otra puerta sano. Ese misterio no se dará a conocer para que no surjan imitaciones, y así el Programa Divino llegue a un fiel cumplimiento, a un final cumplimiento, sin interrupciones del enemigo.

Ahora mismo el enemigo está todo perdido, porque se le perdió el Verbo, se le perdió la Palabra. Él lo venía (como decimos) trackeando6; o sea, venía viendo por dónde iba de edad en edad. Y vean cómo se iba el mensajero, y enseguida venía y entraba [el enemigo] a esa edad y la denominacionalizaba, y muerte venía; porque es lo que el enemigo siempre quiere: el enemigo de Dios, el diablo, quiere que cada edad en donde Dios está manifestado sea más bien muerte, que termine en muerte.

Y eso es lo que ha estado haciendo de edad en edad: Dios envía a Su mensajero, da Su Mensaje, recoge los escogidos, se lleva a Su mensajero, y rápido ahí el diablo entra y trata de barrer con todo lo que queda; y entonces envía muerte a los que se denominacionalizan; porque denominación es muerte.

Pero en nuestro tiempo eso no ocurrirá.

Hemos leído que él escribió que [WSS] “en el tiempo final no ocurrirá eso, porque Dios dejará los ministerios de Moisés y de Elías”7; por lo tanto, esos ministerios no permitirán que la Edad de la Piedra Angular se denominacionalice.

Sigue diciendo [“LA BRECHA”]:

[WSS] (…) Ahora, mire, mire: La fe a ese nivel alto, y para que pueda funcionar para otros, aunque los otros no tengan esa clase de fe, mire dónde él tiene que pararse ([JBP] mire dónde él tiene que pararse). Entonces mire en dónde estará parado el que tiene que estar parado para que esa fe perfecta pueda operar en el cumplimiento de la Visión de la Carpa para los milagros literales; milagros literales que han de ocurrir conforme a la Visión de la Carpa. ¿Dónde tiene que estar parado? Dice:

([JBP] Y aquí cita del hermano Branham)8:

219 Yo soy su hermano, intercedo por ustedes (intercesión por los demás), y trato en todo lo posible de mantenerlos ante Dios. Y estoy parado ahora mismo ante el Gran Trono Blanco (¿Dónde? No Trono de Misericordia. El Gran Trono Blanco) apuntando mi dedo hacia el sacrificio expiatorio, y declarando en Su Nombre que ya está la Obra consumada. Tiene que suceder. (¿Qué es eso? Sanidad divina por Reclamación. ¿Ve usted? ¿Y desde dónde? Desde el Trono Blanco). Sí, ustedes saben que ya ha sucedido, y yo también”.

[JBP] Y sigue diciendo el hermano William:

[WSS] (…) La fe que tendrá Moisés y Elías será suficiente para hacer todo lo que tenga que ser hecho; y entonces los que necesiten que algo sea hecho, no tienen que preocuparse si tienen mucha o poca fe. Lo único que tendrán es que saber dónde está esa fe que tiene que operar para que ocurra lo que ellos necesitan que ocurra.

Y ahora aquí yo se los voy a leer.

Aun para salvación, fíjese, para salvación, para sanidad, para todo lo que Dios va a hacer: la fe que estará en Apocalipsis 11 hará todo lo que tenga que ser hecho, hasta traer las plagas.

[Rev. José B. Pérez] Fíjense, aquí en el mensaje “¿CÓMO PUEDO VENCER?”, dice nuestro hermano Branham en la página 36 en el libro de inglés, y en el libro de español es la 34 (porque él usó el libro de inglés, pero tenía dentro el libro de español; y en el libro de inglés fue el que marcó todito y lo escribió); pero voy a leer, por supuesto, el de español, y los párrafos todos concuerdan. Bueno, en esta que voy a leer (que es la 34 en español) dice9:

169 En la mañana de la resurrección cuando Él se levantó [WSS] «en la mañana», el cuerpo de Job no era más que una cucharada de cenizas; él estaba esperando porque era uno de ese grupo elegido. Job se levantó del sepulcro y entró en la ciudad con Abraham, Isaac y Jacob. ¡Gloria! Amén. Porque ellos habían esperado a esa Persona.

[JBP] Recuerden que Jesús pasó por ese lugar donde ellos estaban esperando y los trajo. Al igual que los que están esperando la Segunda Venida del Señor, ellos lo están esperando a Él, llegar allí, y traerlos acá a la Tierra. Todo es paralelo a lo que ocurrió hace dos mil años atrás en la Primera Venida del Señor. Sigue diciendo:

170 “Aquellos que están esperando a Cristo la segunda vez”, los que han vencido las cosas de este mundo, por Su gracia, vienen a Él cerrando sus ojos a todas las cosas, menos a Él y a Su Palabra. “Él aparecerá la segunda vez en gloria”.

“Porque el Señor mismo con Voz de Mando (Aclamación), con Voz de Arcángel y con Trompeta de Dios, descenderá del Cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

171 Si soy una cucharada de cenizas, o estoy vivo cuando Él venga, eso no hace diferencia. Amén. No importa, porque he captado la visión. El velo me ha sido quitado, y puedo ver a Aquel que pudo pararse y poner Sus manos sobre mí…

[Rev. José B. Pérez] Vean dónde leímos acá que ese ministerio de Moisés y Elías tienen un lugar donde tienen que pararse… Vamos a ver aquí dónde fue que lo leímos [“LA BRECHA”]:

[WSS] Entonces mire dónde estará parado el que tiene que estar parado para que esa fe perfecta pueda operar en el cumplimiento de la Visión de la Carpa para los milagros literales; milagros literales que han de ocurrir conforme a la Visión de la Carpa.

[JBP] Y acá él dice:

[171] El velo me ha sido quitado, y puedo ver a Aquel que pudo pararse y poner Sus manos sobre mí (un hombre pecador), y al mismo tiempo sobre un Dios Santo. Él es mi Propiciación. Él es la Palabra por la que yo me paro. “En el principio era el Verbo”.

[JBP] Recuerden que eso que ocurrió allí… Por eso él dice: [WMB] “Ya sea que esté hecho una cucharada de ceniza, o que estuviera vivo, eso no haría ninguna diferencia”: ese milagro ocurrirá; tanto el milagro de la resurrección literalmente que ocurrirá…, porque lo veremos nosotros los que seamos transformados: al verlos seremos transformados. Y Ese se parará; o sea, se colocará en la posición que tiene que colocarse para que eso ocurra. Lo mismo que ocurrió allí, en donde Abraham, Isaac y Jacob, y Job, y todos los del Antiguo Testamento, vinieron y resucitaron, y les aparecieron a muchos allí en la ciudad de Jerusalén10. Dice:

[171] Él es la Palabra por la que yo me paro. “En el principio era el Verbo”. Él es la Palabra y me representa a mí, Allá. ¡Amén! Yo gritaré, mientras tenga aliento, que “Él es mi Resurrección y mi Vida”. Todo lo demás es arena movediza; todo lo demás es arena movediza.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Mirando a Cristo en la Segunda Venida podemos vencer».

Vean cómo es que se vence en este tiempo final: mirándolo en Su Segunda Venida.

Y seguimos aquí leyendo en donde nos detuvimos, aquí en este mensaje “LA BRECHA”; dice nuestro hermano William:

[WSS] Entonces, vea usted que en el Milenio la fe será nula. ¿Por qué? Porque será lo positivo. Entonces pues, fíjese, cuando Dios hace algo, para usted es un milagro, y por fe usted recibe eso; pero para Dios es una cosa natural Él hacer eso. ¿Ve?

Entonces, lo que para los hijos de Dios, a través de las edades de la Iglesia, eran cosas que por fe ellos las recibían, eran cosas inentendibles: para el grupo de escogidos de este tiempo final serán cosas naturales para ellos; naturales en el campo espiritual, porque ellos entenderán, conocerán, el campo espiritual, y la forma en que son hechas.

[JBP] Miren todo el conocimiento que cada uno de nosotros estamos recibiendo, porque nosotros entenderíamos y conoceríamos todas esas cosas que estarían ocurriendo en ese campo espiritual; o sea, somos los únicos seres humanos que estando vivos podemos mirar y ver a todos esos que van a resucitar. Y eso solamente lo puede hacer un escogido que tenga esa Fe a ese nivel tan alto; y, por supuesto, podemos ver entonces la forma en que van a ser hechas. Sigue diciendo:

[WSS] (…) Entonces, examínese siempre, mírese bien, y hágase un chequeo completo de todo; y si se le olvidan las cosas, mejor apúntelas, para que cuando vaya a arreglar algo, no tenga que ir varias veces. Imagínese, estamos deseosos de terminar ([JBP] ¿Cuántos están deseosos de terminar? Todos. Ya estamos deseosos de irnos de aquí, estamos deseosos de estar en la Cena de las Bodas del Cordero; pero Él espera por nosotros: Él espera por ti, Él espera por mí), para que la otra fase que viene, pues, comience; pero si comienza estando el pueblo mal delante de Dios, el Señor tiene bendición en una Mano y juicio en la otra; y entonces, depende de cómo usted esté: pues usted va a recibir.

[Rev. José B. Pérez] Miren lo que dice acá en el mensaje “LA FE PERFECTA”11, dice en la página 16 (no sé si este pedazo lo hemos leído, pero lo quiero leer aquí):

97 Ahora, usted tiene que creer que recibirá lo que pide. Si es creyente, entonces reconozca su posición como creyente. Reconozca que estas cosas son para usted.

98 Si hay reprensión en su vida, arregle eso primero.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Arreglar nuestra vida con Dios antes». ¿Ve lo importante?

[JBP] Y acá escribe también: [WSS] «Reconozca su posición, reconozca que estas cosas son para usted».

[JBP] Y en esta misma página 17 abajo dice:

103 Si usted tiene miedo cuando viene por la línea de oración, y dice: “Bueno, pues a lo mejor yo simplemente no tengo la fe suficiente”; ciertamente nunca sucederá, no tenga duda de eso. Pero si usted sabe que va a suceder, entonces así será. Es una sustancia. Job temía que esas cosas le acontecerían, y así fue. [WSS] «Lo que usted teme, eso le viene». Si usted teme que su enfermedad no lo dejará, entonces así será. Si usted tiene la fe que lo dejará, así será.

104 Consulte con cualquier médico y verá que lo primero que él hará es animar su confianza en la medicina que le está dando. Si usted no tiene confianza en la medicina, entonces más vale dejarla. Entonces ¿qué es? Es la fe lo que le sana; siempre es fe.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Es la fe la que sana».

[JBP] Y también escribe: [WSS] «Sucederá lo que usted sabe que va a suceder».

[JBP] Sigue diciendo [PÁG. 17]:

105 Pedro estaba bien hasta cuando tuvo temor. La Palabra le declaró que podía caminar sobre el agua. Pero al principio él estaba temeroso, y pensaba que era un fantasma, y dijo: “Señor, si eres tú, permíteme ir a ti sobre el agua”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Pedro temió».

106 Jesús le respondió: “Camina” ([JBP] y él escribe grande arriba): [WSS] «CAMINA… Hoy es igual». Ahora, eso es igual que Santiago 5:14, o Marcos 16. Es el mismo Dios que lo dijo. Dijo: “Ven, pues”. Entonces él comenzó a caminar y estaba bien, se bajó del barco, y estaba caminando…

107 Y había una gran tempestad, con olas más grandes que estos montes que tenemos aquí; algunas olas tenían más de seis metros de alto [WSS] «18 pies», y arriba eran espuma blanca; y era una gran cosa que él tuviese esa confianza, porque como era de noche, parecía una sombra o un fantasma, y le dijo: “Si Tú eres, Señor, permíteme que venga a Ti sobre el agua”.

108 Jesús le dijo: “Ven, pues”.

109 Entonces él se bajó del barco, diciendo: “Pues es el Señor, yo voy a caminar”. Pero cuando fijó los ojos en las olas, entonces tuvo miedo. ¿Qué le entró a la mente? Lo primero fue: “Yo voy a caminar porque la Palabra me dijo que caminara”. En segundo lugar, él se fijó en los síntomas; miró el mar y se fijó en el tamaño de las olas, y tuvo miedo; y en eso comenzó a hundirse. ¡Lo que temió, eso le sucedió! ¡Lo que él creyó, eso sucedió! Cuando creyó que podía caminar, caminó. Pero cuando tuvo miedo en su creencia, entonces la sustancia le dejó. Él todavía profesaba su fe, pero no tenía la sustancia. La sustancia hubiera atravesado por encima de esas olas blancas hasta llegar a Jesús. Eso es si hubiera tenido la Fe Perfecta. Pero no la tuvo. Al principio la tuvo y pensó que la tenía, estaba dispuesto a salir. “Pues la Palabra me ha dicho que hiciera esto, tiene que suceder”. Se bajó del barco y arrancó. No pensó en lo contrario de las olas, no dejó que eso le entrara a la mente.

110 Ahora, cuando usted se pone a pensar: “Bueno, pues, la verdad es que he estado enfermo por tanto tiempo…”. ¡Allí ya echó a perder todo! Conviene mejor que se regrese al barco. Pero cuando usted deja de pensar en esas cosas…

[JBP] Y entonces él escribe: [WSS] «Pedro oyó, creyó y caminó».

[JBP] Y entonces, abajo escribe: [WSS] «Se fijó en las olas, temió y se hundió».

[Rev. José B. Pérez] O sea que nosotros lo que debemos hacer es lo primero que él escribió: oír, creer y caminar hacia el frente. Él escribe: [WSS] «Pedro – oyó, creyó y caminó», que es lo que estamos nosotros supuestos a hacer y debemos hacer: oír, creer de todo corazón —lo que no entendamos, lo entenderemos más adelante—, y seguir caminando hacia el frente, hacia donde Él nos dice: “¡Ven! Yo Soy el camino, la verdad y la vida; vengan; ven”.

¿Ve? Y caminar derecho a Dios, caminar en ese Camino que Él nos ha provisto, nos ha permitido ver, nos ha permitido entender; y nos ha colocado en el tiempo más maravilloso, en donde el cumplimiento de la Visión de la Carpa ya está siendo cumplida en esta esfera espiritual, en la esfera de la Enseñanza, en la esfera de que la Fe de Rapto se está obteniendo para que pronto ocurra ese evento de la resurrección; y con esa fe que tenemos tan elevada, en ese momento ser transformados y ser luego raptados, luego de 30 o 40 días.

O sea que es esa Enseñanza, la que Dios nos está dando, la cual estamos en este tiempo aprovechando, oyendo, creyendo y caminando.

Miren lo que dice acá en este mensaje: página 12 del mensaje “ALIMENTO ESPIRITUAL”12 dice:

[61] Sí señor. ¡El profeta había estado tanto tiempo en la presencia de Dios!

62 Los profetas del Antiguo Testamento, o de cualquier tiempo, cuando viven en la presencia de Dios hasta que llegan a ser la Palabra, su Mensaje es la Palabra misma. Recuerden que él dijo: “ASÍ DICE EL SEÑOR”. Y cuando aquellos hombres tuvieron esos Mensajes de Dios, y llegaron a estar tan envueltos que aun su propio modo de pensar… puede ser que estaban en contra de su modo de pensar, quizás no tuvieron la capacidad para verlo correctamente; pero ellos estaban hablando la Palabra de Dios: “ASÍ DICE EL SEÑOR”.

63 “No habrá lluvia, hasta que yo la llame”. ¡Qué declaración! Él había estado en la presencia de Dios y había sido vindicado tan perfectamente. Y recuerde que eso también va de acuerdo con Amós 3:7: “Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele Sus secretos a Sus siervos los profetas”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Los profetas / No habrá lluvia».

[JBP] Y también escribe: [WSS] «Los profetas llegan a ser la Palabra».

[63] Él dijo: “¡No habrá lluvia!”. Al principio…

64 Se rieron de él, creían que estaba loco y que era un fanático. Pero él tenía el ASÍ DICE EL SEÑOR que no iba a llover. Y Dios, antes de que hiciera esto, se lo había revelado a Elías Su siervo. Él fue un profeta probado y vindicado, así que el pueblo debió haberse arrepentido.

[JBP] Vean cómo en cada tiempo el pueblo tiene que estar preparado; tienen que estar listos para, cuando ese profeta viene con el ASÍ DICE EL SEÑOR, estar listos para recibir las bendiciones que Dios tiene para nosotros; porque… Más adelante vamos a leer lo que dice allí nuestro hermano William; pero vamos a terminar aquí: página 12 (abajo) del mensaje “ALIMENTO ESPIRITUAL”, dice:

[64] Pero en vez de eso se mofaron de él, y dijeron: “¡Tenemos bastante lluvia! Nuestros depósitos están llenos. Y los ríos corren bien”.

65 Pero la Biblia dice que no hubo ni siquiera rocío por tres años y seis meses. Todos los riachuelos y toda agua se secó por dondequiera.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «Lluvia — la Enseñanza».

«Rocío — el Razonamiento del Señor».

[JBP] Y arriba de eso escribe: [WSS] «La Enseñanza y el Razonamiento del Señor para proclamar el Nombre del Señor. Deuteronomio 32:1-4».

[Rev. José B. Pérez] Y vamos a leer Deuteronomio 32, del 1 al 4, porque es la Escritura que él coloca allí; y miren lo que dice:

1 Escuchad, cielos, y hablaré;
Y oiga la tierra los dichos de mi boca.
2 Goteará como la lluvia mi enseñanza;
Destilará como el rocío mi razonamiento;
Como la llovizna sobre la grama,
Y como las gotas sobre la hierba;
3 Porque el nombre de Jehová proclamaré.
Engrandeced a nuestro Dios.
4 Él es la Roca, cuya obra es perfecta,
Porque todos sus caminos son rectitud;
Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él;
Es justo y recto.

[JBP] Vean: “como la lluvia y como el rocío”, para poder proclamar el Nombre del Señor. Vean allí, por eso él escribe: [WSS] «La Enseñanza y el Razonamiento del Señor para proclamar el Nombre del Señor».

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo [“ALIMENTO ESPIRITUAL”]:

[65] Eso no fue ese hombre, eso fue Dios hablando a través de aquel hombre.

[JBP] Él escribe: [WSS] «3 años y medio = », y ahí escribe lo que significan esos tres años y medio de esa sequía que hubo en ese tiempo, que ni siquiera rocío había.

Y esa parte la vamos a dejar quieta ahí porque hay una gran revelación, la cual corresponde a ese tiempo de la Tercera Etapa, en donde hay ciertas cosas que no se deben hablar para que no tenga las herramientas (el enemigo) y haga imitación.

Y él escribe acá: [WSS] «Sequía por 3 años y medio, Dios lo habló por un hombre».

[JBP] Sigue diciendo:

[65] Ese no fue ese hombre, ese fue Dios hablando a través de aquel hombre. Ese fue el “Yo” que era. Siempre sabíamos eso.

66 Así vemos que cuando un hombre viene enviado de Dios, ordenado de Dios, con el verdadero ASÍ DICE EL SEÑOR, el Mensaje y el mensajero son uno e iguales. Porque él es enviado para representar ASÍ DICE EL SEÑOR, Palabra por Palabra; por consiguiente, él y su Mensaje son el mismo.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «el Mensaje y el mensajero son uno».

67 Un hombre denominacional bajo los auspicios de su denominación, él y esa iglesia son “uno”. Un teólogo bajo teología, producida por alguna denominación, él y su mensaje son uno; iglesia de teología, un teólogo. Eso es correcto.

68 Entonces cuando viene un hombre con ASÍ DICE EL SEÑOR, él y el Mensaje son uno. Y cuando Elías vino con ASÍ DICE EL SEÑOR, él y su Mensaje llegaron a ser uno. Igual como cuando vino Jesús, Él era la Palabra, San Juan 1. Así que la Palabra de Dios y el mensajero de la edad eran la misma cosa todo el tiempo. Es la verdad.

69 Jesús fue la Palabra que había sido profetizada. Él fue lo que los profetas dijeron que sucedería: “Una virgen concebirá y tendrá este Niño”. Allá en el principio, Dios habló y dijo: “La simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente, y la serpiente le herirá en el calcañar” [Génesis 3:15]. Todas estas profecías habían sido dadas. David clamando, todos los demás profetas a través de las edades hablando de Él. Él fue esa Palabra manifestada. ¡Aleluya!

70 Ahora, ¿ve usted a dónde quiero llegar? Yo les he hablado francamente en esta mañana. ¿No puede ver usted la autoridad del Dios Viviente en la Iglesia Viviente, la Novia? Los enfermos son sanados, los muertos son levantados, los paralíticos caminan, los ciegos ven, el Evangelio sale en Su poder; porque el Mensaje y el mensajero son el mismo. La Palabra está en la Iglesia, en la persona.

[JBP] Y él allí dibuja la Piedra Angular con las edades y una estrella (no la Estrella de David, sino una estrella).

Y para terminar acá en el mensaje donde nos quedamos, dice (estoy en el mensaje “LA BRECHA”):

[WSS] Si está listo para recibir bendición, pues va a recibir bendición; pero si está listo para recibir juicio, pues lo que va a recibir es juicio. ¿No se ha dado cuenta que Dios nos ha dado este tiempo para prepararnos para recibir bendición? ¡Aprovéchelo!, porque cuando termine, pues entonces ya será demasiado tarde para recibir bendición, porque ya está entonces derramándose juicio.

[JBP] Y fíjense cómo, en este tiempo ahora, está siendo marcado y está siendo cumplido exactamente lo que ocurrió en ese tiempo, en esa década cuando él estaba predicando esta serie de mensajes. Dice:

[WSS] (…) Todo va a ser arreglado, por supuesto. Es mejor uno arreglar las cosas, y no que el Señor se las arregle a uno. Es mejor uno ir a cuenta con el Señor, y no el Señor llamar a cuenta a uno. ¿Ve? Entonces es mejor uno, de adentro para afuera (de acá), uno saber quién es uno; porque al Señor le agrada que uno sepa que uno es nada, que uno es un fracaso desde el comienzo.

Cuando usted se cree que usted es algo, es cuando usted tiene problemas con Dios.

[Rev. José B. Pérez] Así que vean cómo él allí nos está mostrando que debemos de tener todo arreglado, examinándonos siempre, haciendo ese chequeo siempre completo, para que la bendición de Dios venga; porque es lo que cada uno de nosotros necesita; como él dice: [WSS] «Arreglar nuestra vida con Dios antes», ¿ve?

Y esa es la etapa en que estamos ahora, que es una etapa en la cual le agradecemos a Dios que nos ha permitido tener este tiempo para arreglar todo; y, a la misma vez, estar recibiendo esta Enseñanza tan y tan grande, y tan poderosa, la cual es la que va a producir esa Fe de Rapto, esa Fe de Traslación.

Y ¿cómo es que vamos a vencer en este tiempo final? “MIRANDO A CRISTO EN LA SEGUNDA VENIDA PODEMOS VENCER”.

Esas han sido estas palabras de saludo de este pequeño estudio bíblico que hemos platicado aquí, y le colocaremos este tema que él escribió ahí al lado: [WSS] «Mirando a Cristo en la Segunda Venida podemos vencer».

Que Dios te bendiga, hermano Miguel, que Dios te guarde; y a todos los ministros que están en esta ocasión escuchándome en estos momentos.

Que Dios les bendiga y les guarde a todos.


1 Hebreos 11:6

2 SPN65-1204 “El Rapto”, pág. 14, párr. 65

3 2006-04-23-2 “Palabras de saludo”: [WSS] Quizás va a llegar el tiempo (pienso yo) que en algún momento o de algún momento en adelante vamos a estar reunidos todos los días, todas las noches. Pues como van las cosas, van cada día mejor, y quizás en algunos lugares van a tener actividades más a menudo durante la semana: una, dos, tres, cuatro, cinco. ¿Y hasta cuántas actividades? Hasta ocho actividades o nueve actividades, porque el domingo se pueden tener dos; y el sábado también hasta dos se pueden tener.

Por lo tanto, quizás hasta nueve o diez actividades durante la semana, se podrán tener en algún momento; porque cuando llegue plenamente esa etapa: la Tercera Etapa, ya eso pues va a ser en una forma tan grande que no va a haber que invitar a las personas, sino que las personas para poder conseguir asiento van a madrugar, si es durante la mañana; y si es durante la noche van a llegar bien temprano para asegurar un lugar.

4 San Juan 14:13-14

5 Los Sellos, pág. 323, párr. 224

6 rastreando

7 1978-11-11 “La Venida de la Piedra Angular”, pág. 32

8 SPN63-0825E “La fe perfecta”, pág. 36, párr. 219

9 SPN63-0825M “¿Cómo puedo vencer?”, pág. 34, párrs. 169-171

10 San Mateo 27:52-53

11 SPN63-0825E “La fe perfecta”, pág. 16, párrs. 97-98, 103-110

12 SPN65-0718E “Alimento espiritual en su debido tiempo”, pág. 11, párrs. 61-70

Traducciones

Ir arriba