Moisés y Elías, la reunión y cosecha

Moisés y Elías, la reunión y cosecha

Rev. José Benjamín Pérez
Sábado, 30 de julio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenos días, un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín, y a todos los ministros, hermanos y hermanas que están reunidos allá con él, en Acapulco, Guerrero, México, en la congregación que pastorea el reverendo Abraham Liberato; y todos los ministros, y hermanos y hermanas, que están también conectados a través de internet o de otro medio de comunicación, hoy sábado, 30 de julio de este año 2022.

Es realmente una bendición y un privilegio que el Señor me concede, de enviar este saludito desde acá, desde Puerto Rico, para todos mis hermanos en toda la América Latina, y también allá en Europa, África, y todos los lugares donde están también reunidos en compañerismo alrededor de la Palabra de Dios.

Nos dice en Segunda de Reyes, capítulo 2, verso 1:

1 Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.

2 Y dijo Elías a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Descendieron, pues, a Bet-el.

3 Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad.

4 Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues, a Jericó.

5 Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Él respondió: Sí, yo lo sé; callad.

6 Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos.

[JBP] Y él escribe allí: [WSS] «Apoc 11:1-14».

7 Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán.

[JBP] Y recuerden que el Jordán representa la muerte, y representa en este tiempo la gran tribulación.

8 Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco.

9 Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí.

10 Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.

11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.

12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes.

13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.

14 Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo.

15 Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él.

[Rev. José B. Pérez] El tema que estaremos leyendo hoy, o sobre el cual tendremos esta plática, lo vamos a titular: “MOISÉS Y ELÍAS, LA REUNIÓN Y COSECHA”, tomado de un escrito que luego vamos a leerles.

En el mensaje “PESCANDO MAR ADENTRO”, un extracto del libro de “La Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol 1”, en la página 222, dice:

PESCANDO MAR ADENTRO
Dr. William Soto Santiago
Martes, 7 de noviembre del 2000
Talcahuano, Chile

Y por cuanto el reverendo William Branham ya partió y lo que él vio en la Visión de la Carpa no se cumplió en el tiempo en que él vivió, entonces todo eso corresponde a nuestro tiempo, a la Edad de la Piedra Angular; donde, luego de Cristo terminar con las siete etapas o edades de la Iglesia, llama y junta a Sus escogidos del Día Postrero y los coloca en la Edad de la Piedra Angular, que es la Edad del Lugar Santísimo de Su Templo espiritual. Todo eso corresponde a [la] Tercera Etapa.

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “EL MENSAJERO A ISRAEL” (vamos a detenernos allí un momentito, y vamos a leer acá de este mensaje):

EL MENSAJERO A ISRAEL
(Reunión de Ministros)
Dr. William Soto Santiago
Viernes, 1 de febrero del 2013
Cali, Colombia

Por consiguiente, todas las promesas correspondientes al Día Postrero para la Iglesia, serán llevadas a cabo en la Edad de Oro de la Iglesia; ya no en una edad pasada, ni en la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta o séptima edad. Él pasó por esas edades e hizo la Obra correspondiente a cada edad por medio del mensajero de cada edad.

Para nuestro tiempo la promesa es que Dios enviará Sus Ángeles con Gran Voz de Trompeta y juntarán a Sus escogidos. No hay otro lugar donde los puede enviar, sino a la edad que está vigente en nuestro tiempo: la Edad de Oro de la Iglesia del Señor.

Y la Venida del Señor, la Venida del Hijo del Hombre, fue parcialmente manifestada a través del reverendo William Branham. Ya esa etapa pasó, fue la etapa que precursó todo lo que Dios estará haciendo en nuestro tiempo.

Así como Cristo se reflejó en los profetas, de Adán en adelante, tanto Su Primera Venida como Su Segunda Venida: Cristo se ha reflejado, tanto Su Primera Venida como Su Segunda Venida, desde Adán hasta el reverendo William Branham. Para este tiempo final Él va a cumplir lo que corresponde a nuestro tiempo.

Algunas personas pueden pensar que el reverendo William Branham tiene que resucitar para cumplir lo que fue dicho que él iba a hacer.

[JBP] Y eso es natural que en nuestro tiempo ocurra también. Si pasó en el tiempo del reverendo William Branham, que aún hay personas que están pensando que él tiene que venir en su cuerpo nuevamente para cumplir todo lo que él profetizó o todo lo que él precursó, pensando y enfocando todo a que es el hermano Branham el que tiene que cumplir todo eso que fue hablado.

Y en nuestro tiempo también algunos estarán pensando: “Es que por aquí él dice esto, es que por acá dice lo otro; es que aquí él dice que es en el Ángel del Señor Jesucristo que cumple todo eso. Es que él es el que va a hacer esto y esto y esto”. Es paralelo en todo.

Todo lo que ocurrió y fue reflejado en el reverendo William Branham, y también la actitud, y también todo lo que el pueblo de esa edad estaría haciendo: estaría siendo reflejado en este tiempo.

Aunque la parte de esa salida, de esa subida a la Edad de la Piedra Angular, se cumplió en esos escogidos que fueron sacados de esa edad y fueron colocados en la Edad de la Piedra Angular; ellos cumplirían y estarían siendo colocados en la Edad de la Piedra Angular, que es la edad en donde el Señor nos ha enviado en este tiempo a Su Ángel Mensajero: William Soto Santiago; y ellos estarían escuchando y recibiendo todo lo que Dios estaría dándonos a conocer por medio de Su Ángel.

Y quedaría allí un pueblo, el cual estaría todavía pensando en el regreso del hermano Branham. Y sí, él va a regresar; pero ya sería en el tiempo de la resurrección, donde todos estarán acá con nosotros.

Y si en la séptima edad del tiempo de las edades, en la séptima edad de Laodicea pasó eso, ocurrió eso; en nuestra edad: la Edad de la Piedra Angular —que se cumplen en esta dispensación siete edades consecutivas—, estaría ocurriendo lo mismo: Hay escogidos de Dios que estarían subiendo ya a esa octava parte, esa octava etapa; y hay otros que se quedarían en la séptima edad, esperando a que él regrese y cumpla lo que falta por cumplir.

Porque el hermano Branham en ese tiempo se fue, y aparentemente no cumplió todo lo que él profetizó o dijo que él iba a cumplir. Y en nuestro tiempo pasaría lo mismo: estarían personas pensando en que todavía él va a regresar y va a cumplir todo eso que fue ya profetizado por nuestro amado hermano William Soto Santiago. Y es normal, es natural, que eso ocurra.

Así que no podemos ponernos a discutir con esas personas que están pensando de esa manera. ¿Qué él nos decía? Que oremos por los del grupo del hermano Branham, que los tratemos bien, que les busquemos la vuelta (vamos a decir), y los tratemos con amor, con cariño, porque llegará un punto en que ellos van a ver.

Así también en nuestro tiempo: oraremos por todos ellos que aún no han podido ver todo lo que Dios está haciendo en nuestro tiempo. Los amamos y deseamos las bendiciones para ellos también.

Sigue diciendo aquí (repito otra vez este párrafo):

[WSS] Algunas personas pueden pensar que el reverendo William Branham tiene que resucitar para cumplir lo que fue dicho que él iba a hacer. Esto es el caso…

[Rev. José B. Pérez] Hay una parte también en este mismo libro de “La Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. 1” (página 252); en el mensaje:

EL MISTERIO DE LOS ARCÁNGELES MIGUEL Y GABRIEL
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 5 de enero de 2003
Cayey, Puerto Rico

Luego lo pasó a otra dimensión más alta, y luego más adelante le mostró ciertas cosas; y luego lo subió a otra dimensión más alta y lo colocó en una carpa grande, en un culto.

Por lo tanto, no era su carpa ni era un culto que él estaba llevando a cabo (de él), no era una actividad de él; él fue a un sitio donde se estaba llevando a cabo una actividad donde hubo una carpa establecida; y si se estaban llevando a cabo actividades, pues no era la primera ocasión, ya eran actividades que se estaban llevando a cabo; y eso corresponde a la Tercera Etapa.

Y esa etapa no se cumplió en el tiempo del reverendo William Branham. Él está viendo de antemano lo que va a suceder más adelante, cuando él no esté en la Tierra en el cuerpo de carne que él tenía ([JBP] ¿Ve?).

Por lo tanto, será bajo el ministerio de otra persona que estará ungida con el Espíritu Santo, otra persona con quien estará la Columna de Fuego. Y estará hablándole, y estará usándolo, y estará Cristo obrando, y estarán viniendo a Cristo miles de personas; y luego también se estará orando por los enfermos cuando llegue ese momento ([JBP] hay un tiempo para todo).

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo aquí en el mensaje “EL MENSAJERO A ISRAEL”, donde les estoy leyendo; dice:

[WSS] Esto es un caso como el del profeta Elías Tisbita, al cual Dios le dijo allá en el monte Sinaí o monte Horeb, que descendiera y fuera; fue con la voz del silbo apacible que le dijo que fuera y ungiera a Hazael por rey de Siria ([JBP] fíjense en qué etapa fue: fue en la etapa de la Voz del Silbo apacible), a Jehú por rey de Israel y a Eliseo por profeta en lugar suyo.

Elías bajó del monte, y mientras iba de camino pasó por donde estaba la hacienda donde vivía Eliseo; allí se detuvo, echó su manto sobre Eliseo, y Eliseo le dice: “Espera que yo vaya y me despida de mi familia, y te seguiré”. Elías le dice: “¿Qué te he hecho yo?”.

Luego, más adelante, cuando Dios quiso llevarse a Elías, ya Eliseo lo sabía; tuvo un buen entrenamiento de no sabemos cuánto tiempo para el ministerio que Dios había colocado en él. Si iba a ser profeta en lugar de Elías, sucesor de Elías, ¿con quién era la persona con la cual podía aprender mejor? Pues con el profeta Elías.

Y ahora, encontramos que cuando ya tiene que irse Elías, no había ungido a Hazael por rey de Siria, no había ungido tampoco a Jehú por rey de Israel; solamente estaba Eliseo con él, en unos días, no sabemos cuánto tiempo, y luego… y visitando los grupos de los hijos de los profetas; o sea que lo relacionó bien, lo presentó bien, le preparó bien el camino. Ese era el más importante que él tenía que preparar.

[JBP] Y agradecemos a Dios que Dios en este tiempo no es una persona que el pueblo no conoce, sino que ha estado en medio del pueblo también, visitando todos esos lugares con el Ángel del Señor Jesucristo William Soto Santiago; y ha estado con él, y ha estado en esa relación con el pueblo también. O sea que no es un desconocido para el pueblo de Dios; es alguien en el cual lo ha presentado bien al pueblo. Y eso es muy importante conocerlo y saberlo.

[WSS] Y luego que tiene que ir a cierto lugar, porque Dios le dice: “Ve a tal lugar”. Y le dice a Eliseo: “Quédate aquí”; o sea, que se quedara allí con los hijos de los profetas. Iba a estar bien, pero no mejor que con Elías, no mejor que con su maestro.

Le dicen a Eliseo los hijos de los profetas: “¿Sabes que hoy va a quitar de en medio de ti, Dios, a Elías?, ¿a tu señor?”. Eliseo les dice: “Sí, ya yo lo sé, ¡shh..!, guarden silencio”.

Pasan a otro lugar, Elías visita a los hijos de los profetas de ese otro lugar, lo van a recibir, y ahí reciben también a Eliseo; y Dios le dice a Elías: “Ve al Jordán”; y Elías le dice a Eliseo que se quedara allí. Los hijos de los profetas vuelven (los de ese otro lugar también lo sabían, que Elías se iba ese día), le dicen a Eliseo: “¿Sabes que hoy Dios quitará a tu señor de en medio de ti?”. Eliseo les dice: “Sí, ya lo sé, guarden silencio”.

Y Elías le dice: “Dios me envía al Jordán, quédate aquí”.

Es como decirle: “Quédate aquí, te quedas descansando, puedes comer bien, tranquilito, te van a atender bien”. Pero Eliseo no estaba buscando estar bien; lo que él quería era estar al lado de Elías, siguiendo a Elías. Para eso había nacido, para ser el sucesor de Elías.

Y cuando van de camino, Eliseo le dice: “No, yo no te dejaré. Dondequiera que tú vayas yo voy a ir contigo, no te dejaré”. Está hablando como Rut la moabita: “No me ruegues que te deje porque no te dejaré. Donde tú vayas yo iré contigo. Tu pueblo será mi pueblo, tu Dios será mi Dios; y donde tú mueras, allí moriré yo también”.

[Rev. José B. Pérez] Y eso en una ocasión ocurrió en la casa. Estaba todavía en la casa, antes de ir al hospital; y uno de los días que fui él me había dicho: [WSS] “Benjie, ¡ayúdame!”; y yo no entendía cuando él me decía eso: [WSS] “Benjie, ¡ayúdame!”. Y yo le decía: [JBP] “Pero, ¿cómo te ayudo?”. Y eso…, siempre, o algunas veces que iba, como grabábamos algunos saludos, yo ponía la grabadora a grabar por si él me tenía que decir algo; y eso, pues, yo lo había grabado, lo tengo grabado. Él solamente me miraba cuando yo le hablaba, pero está el audio. Y luego (si vemos conveniente ponerlo)… que ustedes escuchen cómo yo le hablaba a él, y cómo yo tenía ese desespero de poder hacer algo más por él.

Y yo le dije ahí, lo que recuerdo así que yo le dije (después lo buscamos en el audio), yo le decía: [JBP] “¿Qué…?, ¿cómo te ayudo?, ¿cómo te puedo ayudar?”. Y le dije también allí otras cosas. También le comenté: [JBP] “Si tengo que dar la vida por ti, ¡yo la doy!”; y otras cosas más están allí en ese audio. Y uno entiende ahora todas esas cosas que el Señor ponía en el corazón de uno para expresar. Y era la mano de Dios guiando… en todo; porque era ya el momento… o en corto tiempo Dios iba a llevarse al mensajero.

Sigue diciendo [“EL MENSAJERO A ISRAEL”]:

[WSS] Eliseo no iba a dejar a Elías…

[JBP] Hay cosas que no se han hablado abiertamente. Y a medida que vayamos acercándonos más a esa etapa, se van a ir abriendo todas esas cosas; mientras ya el pueblo vaya a estar más maduro y ya esté receptivo para seguir recibiendo de parte del Señor todo lo que Dios nos tiene que seguir dando para este tiempo de preparación. Pero recuerden que será en una manera muy sencilla, en una manera en la cual muchos van a tropezar.

Pero los escogidos, los entendidos, entenderán. Ellos estarán pendientes, ellos estarán mirando el Arca. Mirando es: la Palabra, que es la cual y por la cual Dios estaría guiando a Su Iglesia —y está guiando a Su Iglesia— en todas las edades y dispensaciones pasadas, y también en nuestro tiempo.

Siempre es la Palabra, siempre es el Verbo, siempre es el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego: siempre es el Guía del pueblo.

[WSS] Eliseo no iba a dejar a Elías; y recuerden que Elías también tipifica a Cristo, y Eliseo representa a la Iglesia del Señor Jesucristo: La Iglesia no va a dejar a Elías.

Y ahora, cuando le toca pasar el Jordán a Elías, le dice: “Pide lo que tú quieras que yo haga”. (Vamos a chequear aquí, Miguel, esto está… el paso del Jordán, para ver la parte de… si fue antes de cruzar el Jordán; por ahí por el 18 al 19 de Primera de Reyes; cuando Elías le pregunta a Eliseo que le pida lo que él quiera)… Segunda de Reyes 2:9.

(…) El rapto de Elías, vean ustedes, era un y en un Programa Divino; y Eliseo tenía que ver a Elías siendo raptado para que viniera una doble porción sobre él. Ahora, encontramos a Eliseo atento a todo lo que hacía y decía Elías; y para donde Elías iba, para ahí iba también Eliseo.

Es importante, ya que era que Elías iba a ser raptado; y nos habla también que para este tiempo habrá un rapto: carros de fuego, carros de a caballo, carros de fuego llevarán a la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo.

[Rev. José B. Pérez] Ahora, hay algo muy importante que yo creo que estamos ya en un tiempo de hablarles algo aquí que no había leído. En la página 141 del libro de Citas, párrafo 1263, dice:

1263 – “192 El otro día, arriba en la montaña, yo estaba parado allí. Yo dije: ‘Señor, tengo una puerta abierta en la nación entera, hasta donde sé; esa es Phoenix, Arizona; la única que tengo’. Y yo empecé a bajar la montaña. Y justo tan claro como alguna vez oí hablar a alguien, Él dijo: ‘¿Qué a ti?’ ¡Sígueme tú!”.

[JBP] Y el hermano William allí escribe: [WSS] «Phoenix (y escribe) es una puerta abierta para el 6to Elías».

[Rev. José B. Pérez] O sea, él ahí está revelando algo que lo leímos hace poco en un mensaje que el hermano Miguel había colocado un sábado; luego el domingo lo tocamos, hablamos algo, y leímos allí esa parte donde el hermano William habla del ministerio doble de ese quinto Elías que estaría sobre la Tierra1.

O sea que eso lo unen con esto, y ahí van teniendo un cuadro más claro de lo que Dios estaría haciendo y cumpliendo en este tiempo.

Fíjense cómo él escribe allí [WSS] «es una puerta abierta para el 6to Elías». ¡Y si él lo dice, yo así lo creo!

Sigue diciendo [“EL MENSAJERO A ISRAEL”]:

[WSS] Ahora, el ministerio de Elías por quinta ocasión está ligado al pueblo hebreo ([JBP] ese es el ministerio que yo les leí de ese mensaje, donde dice eso, que es un ministerio doble), y el ministerio de Moisés nuevamente; porque esos son los ministerios de los Ángeles del Hijo del Hombre enviados para llamar y juntar 144.000 hebreos. Eso es conforme al capítulo 7 de Apocalipsis, y capítulo 14; y San Mateo, capítulo 24, verso 31.

[Rev. José B. Pérez] En el libro de Citas, en la página también 141, párrafo 1260, dice:

1260 – “19 Noten, en el versículo 41 (Mateo 13), los dos también muy cerca, tan cerca en los postreros días, hasta que Él no hizo… Él no podía depender de alguna cierta iglesia para separarlos, por ejemplo, la metodista o la bautista o los pentecostales para separarlos. Él dijo: Él enviará a Sus Ángeles para separarlos’. Un ángel viene para traer la separación, la segregación entre lo cierto y lo erróneo; y nadie puede hacer eso sino el Ángel del Señor. Él es el único que va a decir cuál es cierto y cuál es erróneo. Dios dijo que Él enviará Sus Ángeles en el último tiempo. No ángeles abajo por aquí, sino ángeles en el último tiempo, y los juntaría. Sabemos que este es el tiempo venidero de la cosecha ahora. Ahora, un ángel en realidad es interpretado ‘un mensajero’. Y vemos que hay siete ángeles de las siete edades de la Iglesia; y ahora… no, a través de las edades de la Iglesia”.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «En la separación enviará Sus Ángeles».

[JBP] Y también escribe: [WSS] «Moisés y Elías, la reunión y cosecha», es el tema que le colocamos a esta plática.

[JBP] Y en el párrafo, mientras iba hablando, por ejemplo cuando dijo: [WMB] “Él enviará a Sus Ángeles para separarlos”, él dibuja una pequeña pirámide. Luego más abajo, cuando dice: [WMB] “Él es el único que va a decir cuál es cierto y cuál es erróneo”, dibuja otra pirámide al lado. Luego, más abajo, donde dice: [WMB] “No ángeles abajo por aquí, sino ángeles en el último tiempo, y los juntaría”, dibuja otra pirámide.

Y en la parte de abajo, ya terminando el párrafo, hace el dibujo de las siete edades (la pirámide de abajo); o sea que hace el dibujo de las siete edades (la pirámide sin la parte de arriba), y arriba dibuja tres pirámides pequeñas hacia arriba.

Y en la parte de [WMB] “cosecha”, escribe al lado: [WSS] «Siega».

[Rev. José B. Pérez] En el mensaje “ISRAEL EN SU PATRIA”2, en la página 14, dice:

85 (87) Como nosotros tuvimos la otra noche, de la muerte al venir el ángel. ¿Hay un cordón de grana rojo sobre su puerta antes de que este gran estremecimiento venga? Él dijo: “Una vez más, no solo estremeceré la tierra, sino aun los cielos. Y nosotros recibimos un poder de un Reino que no puede perecer” (eso está en Hebreos). Eso es cierto. ¡Estamos viviendo en esa hora! Ahora, vigile.

86 (88) Y Josué, el joven líder. Dios lo encontró y le dijo: “No tengas miedo ahora. Mi siervo Moisés está muerto, pero levántate y cruza este Jordán. Nadie en los días de tu vida podrá pararse delante de ti. Así como fui con Moisés seré contigo. No temas, esfuérzate y sé valiente”. Bueno, yo puedo ver al viejo guerrero caminar alrededor de allí, un pequeño y humilde individuo. Él había llamado a todo Israel para juntarlos, y miró sobre el Jordán allí. Eso fue en el mes de la cosecha, abril. Las nieves se habían fundido en Judea, y había un gran río cruzando allí, rugiendo.

[JBP] Y él escribe al lado:

[WSS] «Josué».
«YHWH».

[JBP] Y abajo, más abajito escribe:

[WSS] «Tiempo de la Siega».
[WSS] «Jordán».

[JBP] Y en la página 15, sigue diciendo en este mismo mensaje, dice [“ISRAEL EN SU PATRIA”]:

94 (96) Entonces usted será como Josué; él miró, estando sentado allí sobre la colina, y allí estaba el arca del pacto, el Intermediario. Él tenía algo que iría entre él y sus problemas.

95 (97) Y en esta noche nosotros tenemos el Arca: Cristo Jesús, Quien se para ante nosotros y la muerte [WSS] «el Arca del Pacto / Jesús». Uno de estos días, cuando el último respiro esté dejando nuestro cuerpo, yo quiero correr hacia abajo al río y decir: “Ábrete, Jordán; yo estoy cruzando para ver a mi Señor”. Yo creo que la Estrella de la Mañana saldrá, a través de los valles de la sombra de muerte, alumbrará el camino y el Espíritu Santo abrirá dos grandes alas a través del Jordán ([JBP] y esas dos Alas son: Moisés y Elías) y llevará nuestras almas preocupadas a una tierra mejor. Amén. Ahora, note esto.

96 (98) Entonces cuando Josué miró, él tomó el arca del pacto, les dijo: “Reúnanse todos y allí, santifíquese para mañana, y prepárense, porque ustedes verán la gloria de Dios”. Entonces él sabía que Dios estaba con él.

97 (99) Entonces él tomó a los sacerdotes, y ellos pusieron a Dios primero; el arca ante de los sacerdotes, ante la congregación, los hizo permanecer una cierta distancia hasta que el arca fue primero.

98 (100) Hermano y hermana, si usted pone a Dios primero en todo lo que haga, usted está obligado a salir bien. Ponga a Dios primero [WSS] «Dios primero».

99 (101) Y ellos fueron, cargando el arca. Y cuando los pies de los sacerdotes descansaron en el agua, Dios hizo retroceder el Jordán. Retrocedió. Él permaneció en un Pilar de Fuego e Israel cruzó sobre una tierra seca. Construyeron su campamento.

100 (102) Josué estaba caminando alrededor, un par de días más tarde, solo mirando el lugar. Todo estaba cerrado allí, porque Dios había puesto temor en todos ellos, de los moradores de Palestina y alrededor de Jericó. Josué estaba caminando allí, y él miró a Alguien ([JBP] y él escribe): [WSS] «Ángel». Él sacó su espada; y dijo… Y este otro Hombre sacó su espada ([JBP] o sea, el Ángel). Él dijo: “¿Quién eres? ¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?”.

101 (103) Él dijo: “No, mas Yo soy el Príncipe del Ejército de Jehová. Quita tus zapatos de tus pies, porque el lugar donde estás es santo”. Él encontró allí a Jesús cara a cara, el Capitán de los Ejércitos del Señor. Y Él le dijo qué hacer: marchar alrededor de las murallas, sonar una trompeta, dejar salir un grito, y las murallas de Jericó caerían.

[Rev. José B. Pérez] Todo eso que…, y esa experiencia que tuvo allí Josué, fue también algo que ocurrió en esos días; y muy especialmente ese día allí de esa noche en el hospital. Y eso queda hablado y queda también como testimonio para que quede establecido en la historia, la cual cada uno de nosotros está haciendo; porque cada uno está haciendo su historia. Y en la historia, luego, que se cuenta o que se contará en el Milenio y en la eternidad, todo eso estará registrado: qué ocurrió, cómo ocurrió y qué pasó.

Como aquí, estamos leyendo todas esas experiencias; y en este caso la experiencia de Josúe (en ese caso); y también vemos y leemos la experiencia, por ejemplo, allí de Manoa y su esposa; también la experiencia de Moisés con la zarza. ¿Ve? Todo eso está registrado en las Sagradas Escrituras.

Recuerden que el libro de los Hechos no tiene un “amén”. O sea, es todo este tiempo, todas las edades y todo este tiempo, va a ser la continuación del libro de los Hechos.

[101] (103) Ellos tomaron la tierra de Palestina que estaba allí asentada, así como Dios se lo prometió; porque la promesa de Dios era para ellos.

[Rev. José B. Pérez] Seguimos leyendo aquí [“EL MENSAJERO A ISRAEL”]:

[WSS] El reverendo William Branham dice que lo que es el Séptimo Sello para la Iglesia, es la Séptima Trompeta para Israel, que son Moisés y Elías. Ellos son los que suenan la Trompeta para llamar y juntar 144.000 hebreos, viene con la Gran Voz de Trompeta para llamar a Israel.

Y siendo que lo que es la Séptima Trompeta para los judíos y el Sexto Sello para los judíos, es también el Séptimo Sello para la Iglesia del Señor Jesucristo. Si es lo mismo, quienes tengan el Séptimo Sello, sin saberlo van a tener el Sexto Sello con ellos y van a tener la Séptima Trompeta también; pero primero le toca a la Iglesia del Señor Jesucristo, y luego, de ahí vendrá la bendición para Israel.

Israel está esperando a Elías, Elías vendrá por quinta vez.

[Rev. José B. Pérez] Y en la página 140 del libro de Citas, párrafo 1257, dice:

1257 – “191 Ahora, vean, los que Le conocían y Le creían, ellos hubieran sabido en cuál puerta esperar. ¿Ven? Ellos sabían de cuál dirección Él venía. Hay una gran expectación, pero ustedes saben, no hubo muchos que Lo vieron ([JBP] ¿Ve? No todos lo van a ver; y eso, tenemos que estar conscientes de esa realidad). Vean, hay muchos que no Lo vieron. Así es hoy”.

[JBP] ¿Ve? Así es en cada tiempo: no todos lo van a ver.

Y él escribe arriba: [WSS] «La puerta del este hoy, y Su Venida». [JBP] Y al ladito hace un dibujo de una pirámide.

[Rev. José B. Pérez] Sigue diciendo [“EL MENSAJERO A ISRAEL”]:

[WSS] Por lo tanto, Israel está a la expectativa. Ya ustedes han visto bastantes cosas sucediendo, y continuarán sucediendo hasta que se complete todo el Programa Divino.

La Iglesia del Señor Jesucristo tiene que estar lista y obtener la resurrección de los muertos creyentes en Cristo y la transformación de los vivos, para poder salir de esta dimensión terrenal. Por lo tanto, lo primero es la Iglesia del Señor Jesucristo, y luego el pueblo hebreo.

El Ángel de Apocalipsis, capítulo 10, es el Mensajero a Israel, es el Ángel del Pacto, es Cristo, el mismo que les dio la Ley en el monte Sinaí; pero Él viene por Su Iglesia en Su Venida, para la transformación de los vivos y la resurrección de los creyentes que han partido; para lo cual tiene que darle la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; lo cual está prometido que será en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, en donde la Tercera Etapa, esa tercera parte de la Tercera Etapa…

[JBP] ¿Ve? Y recuerden aquel escrito que habíamos leído del mensajero donde escribió las tres cosas de la Tercera Etapa3.

[WSS] … porque la Tercera Etapa tiene tres partes: dos ya se cumplieron en el reverendo William Branham.

Pero el reverendo William Branham dice: “Pero hay una…”. En el libro de “Los Sellos”, página 471, dice:

“Y allá en el Cañón Sabino, Él me dijo: ‘Esta es la tercera etapa”.

O sea, la Espada es la Palabra. O sea, es la labor o lo que es hecho con la Palabra, la Espada del Rey, la Espada de Dios, la Espada de Cristo, el Rey de los Cielos y de la Tierra, que es Su Palabra siendo colocada en la mano, en la boca, de un hombre; y él hablando y las cosas ocurriendo; es la Palabra creadora.

“Y allá en el Cañón Sabino, Él me dijo: ‘Esta es la tercera etapa’. Hay tres cosas muy grandes que acompañan la tercera etapa. Una de ellas se abrió ayer, otra hoy, y queda una cosa que no puedo interpretar, porque está en un idioma desconocido”.

Por lo tanto, las otras dos anteriores fueron en inglés, la tercera parte de la Tercera Etapa es en otro idioma. En las primeras dos partes de la Tercera Etapa, de esa Tercera Etapa, fueron hablando la Palabra creadora ¿en qué idioma? En inglés ([JBP] la Primera y la Segunda Etapa). Pero ahora la última parte de la Tercera Etapa está en un idioma que él no conocía, no era su idioma:

“Una de ellas se abrió ayer, otra hoy, y queda una cosa que no puedo interpretar, porque está en un idioma desconocido (porque está en un idioma desconocido). Pero estuve allí parado, y lo miré directamente; y esta es la tercera etapa, lo que viene. Y el Espíritu Santo de Dios (o sea, que es el Espíritu Santo llevando a cabo esa Obra, llevando a cabo esa Tercera Etapa, lo que viene)… ¡Oh, hermano! ¡Por eso fue que todo el Cielo estuvo en silencio!”.

Está ligado a lo que causó silencio en el Cielo por media hora, de Apocalipsis, capítulo 8, verso 1: cuando el Séptimo Sello fue abierto hubo silencio en el Cielo como por media hora.

Para que el misterio del Séptimo Sello sea conocido, el cual fue abierto en el Cielo, tiene que, esa tercera parte de la Tercera Etapa, estar hablando en ese idioma desconocido, hablando, revelando ese misterio, revelando los Siete Truenos. Eso será los Siete Truenos hablando, la Voz de Cristo, el Ángel Fuerte, el Espíritu Santo, hablando en medio de Su Iglesia y dando a conocer todas estas cosas que corresponden a esa tercera parte de la Tercera Etapa.

([JBP] Y eso ocurre dentro de la media hora de silencio. Es lo que está ocurriendo ahora, en palabras claras).

Y la Tercera Etapa será en… esa parte de la Tercera Etapa será en una Gran Carpa Catedral. No la puede desligar de la Visión de la Carpa que le fue mostrada al reverendo William Branham.

Por lo tanto, el Séptimo Sello y la Séptima Trompeta será lo mismo, dice el reverendo William Branham. Lo mismo que es el Séptimo Sello para la Iglesia, es la Séptima Trompeta para Israel; y por consiguiente, lo mismo que es el Séptimo Sello para la Iglesia, es el Sexto Sello para Israel.

Por lo tanto, la pregunta es: ¿Cuándo se va a cumplir esa Tercera Etapa en toda su plenitud? El reverendo William Branham dijo que será en cierto lugar, en una Gran Carpa Catedral. Si él lo dijo, siendo el precursor del Séptimo Sello, siendo el precursor de la Venida del Hijo del Hombre, de la Venida del Señor con Sus Ángeles, con Moisés y Elías, entonces oramos para que pronto esté hecha una realidad la Visión de la Carpa, donde tenemos la promesa de que habrá una manifestación grande de parte de Dios.

En la página 471 les había leído que el reverendo William Branham fue llevado más arriba, a una dimensión más alta, y ahí vio una Gran Carpa Catedral y todas las cosas que estaban pasando ahí; y él dice: “Hay una cosa que no pude interpretar porque está en un idioma desconocido”. Y dice que es el Espíritu Santo de Dios, o sea que ahí está el Espíritu Santo hablando, estará hablando en otro idioma; Él conoce todos los idiomas.

Él estará en el Día Postrero hablando como habló en cada edad, habló en diferentes idiomas. ¿Por qué? Porque habló en el idioma del mensajero de cada edad. Y si el Séptimo Sello en la Tercera Etapa (la Tercera Etapa y la tercera parte de la Tercera Etapa), es en otro idioma, entonces, si es en otro idioma alguien tiene que estar hablando en otro idioma; y será el Espíritu Santo a través de otro idioma que estará hablando el instrumento que Él tenga para esa labor (ahí está más sencillo para entender).

([JBP] Y yo creo que es más sencillo o más claro, como dicen acá en Puerto Rico: “Más claro no canta un gallo”).

Bueno, ha sido para mí una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, dándoles testimonio de estas cosas que están prometidas para suceder.

“EL MENSAJERO A ISRAEL”.

Cristo el Ángel del Pacto, el Espíritu Santo, el cual siempre usa instrumentos, hombres; y el idioma del hombre que esté usando, será el idioma a través del cual el Espíritu Santo va a estar hablando las cosas correspondientes a la labor que estará haciendo a través de ese hombre.

[Rev. José B. Pérez] Y continuamos (ya para terminar acá en la parte donde nos quedamos, el primer extracto que comenzamos a leer, hicimos esa pausa), en la página 222 del libro de “La Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. 1”, sigue diciendo donde nos detuvimos:

[WSS] Y luego para el llamado de los escogidos del pueblo hebreo, la Visión de la Carpa, en donde grandes maravillas, en donde grandes señales, grandes milagros se estarán llevando a cabo, corresponde al tiempo en que el Ángel del Señor Jesucristo será adoptado; y a través del Ángel del Señor Jesucristo, Cristo estará llevando a cabo la pesca milagrosa de los escogidos del pueblo hebreo, que son 144.000 hebreos, 12.000 de cada tribu.

Esa Tercera Etapa tendrá bendiciones para la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo, también para las vírgenes insensatas (que no tenían aceite en sus lámparas), y también para los 144.000 hebreos. Y también esa manifestación de la Tercera Etapa el mundo entero la verá llevándose a cabo, y verá grandes maravillas, prodigios y milagros siendo realizados; y eso estremecerá al mundo entero; pero para el mundo será un testimonio, pero no habrá ya oportunidad de salvación para el mundo, ya la Puerta de la Misericordia estará cerrada.

[Rev. José B. Pérez] Y eso es lo que también en la página 8, 9, 10 y 11 (que lo pueden anotar ahí, y luego lo pueden estudiar) de este mismo libro “La Visión de La Gran Carpa Catedral – Vol. 1”, lean allí donde nuestro hermano William nos habla de que todo tenemos que verlo de los diferentes puntos para poder ver el cuadro completo.

No podemos verlo de un solo ángulo, porque ahí no lo vamos a entender. Tenemos que verlo en los diferentes ángulos, para tener así el cuadro completo de lo que Dios estaría llevando a cabo, y así poder ver el cumplimiento de todo lo que fue hablado por el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago; lo cual se cumplirá. Todo lo que él ha hablado se cumplirá al pie de la letra; no fallará por nada. Todo dará en el blanco.

Así que ha sido para mí una bendición y privilegio poder enviarle este saludito a todos ustedes, bajo esta plática: “MOISÉS Y ELÍAS, LA REUNIÓN Y COSECHA”.

Que Dios les continúe bendiciendo grandemente; y les siga abriendo las Escrituras y el entendimiento para comprender esta tercera parte de la Tercera Etapa; la cual está siendo cumplida en una manera tan y tan sencilla que hasta se les puede pasar por encima, por alto, a aquellos que no vigilen el cumplimiento de esa promesa. Será tan y tan sencillo.

Bueno, que Dios les bendiga, Dios les guarde. Muchas gracias, hermano Miguel, por esta oportunidad. Y estaremos orando por la actividad de mañana, para que Dios derrame Sus bendiciones sobre todos y cada uno de nosotros.

Dios les bendiga y Dios les guarde a todos.


1 Estudio Bíblico #221, 2022/jul/17 (domingo), págs. 14-15 en el folleto, págs. 164-165 en el Tomo 2

2 53-0329 “Israel y la Iglesia #5” (párrs. 85-101 en inglés)

3 Estudio “El Pilar de Fuego guiándonos a la tierra prometida”, 2022/may/28 (sábado) págs. 17-18 en el folleto

Traducciones

Ir arriba