Plática: Trabajando para nuestra adopción

Reproducir vídeo

Trabajando para nuestra adopción

Rev. José Benjamín Pérez
Martes, 31 de enero de 2023
Cayey, Puerto Rico

Con Pito Cruz estaba anoche hablando de eso, y esta mañana; de los niños…

El hermano Branham hay una parte que… Por eso es que anoche – voy ahora a buscar toda esa información, porque el hermano Branham hay áreas donde dice que los niños van – y los bebés, van directo al Cielo; ellos no tienen malicia de nada.

Pero hay algo que hay que ver ahí, porque el espíritu que reciben los niños es de la quinta dimensión cuando nacen. Eso hay que buscarlo bien para tener una base bíblica.

Pero fíjate que Sharon Rose, ahí te muestra, cuando ella murió de dos años (creo que fue), ¿dónde estaba ella? En la sexta dimensión, cuando él fue. Y ahí: “Ah, porque era hija de él”. Pero por eso entonces él dice que los niños van al Cielo.

O sea que hay que ver qué pasó con esa niña; porque si fue porque los niños van al Cielo, pues ya ahí tenemos evidencia de que los niños, los bebés, van al Cielo.

Pero si por creación divina fue que Adán y Eva se supone que trajeran los hijos de Dios…; o sea, la línea de nosotros, que se supone que viniéramos, fuera directamente de la séptima dimensión; o sea, corrijo: a través de la sexta dimensión.

Vinimos directo, y acá recibimos el espíritu del mundo; y entonces tenemos que creer en Cristo y nacer de nuevo, cuando se supone que vayamos primero a la sexta dimensión, a la dimensión de la teofanía, donde vino Dios primero.

¿A dónde vino Dios primero? A la sexta dimensión: creó Su cuerpo teofánico.

Y luego se supone que Adán y Eva, si hubiesen sido adoptados, si hubiesen esperado el tiempo de adopción, ese cuerpo teofánico, que era el que estaba esperando para hacerse carne: el Árbol de la Vida; si hubiesen esperado: por la Palabra hablada ahí iba a venir ese Hijo. El primero hubiese sido Jesús. ¡Mira qué cosa! ¿ve?

Pero como no esperaron al tiempo de adopción, entonces tuvieron que venir los hijos entonces al revés: vinieron los hijos directo aquí a la Tierra, y entonces tienen que nacer de nuevo: tienen que creer en Cristo, nacer de nuevo.

En el Antiguo testamento pues tenían que hacerlo por medio de sacrificios; eran temporeros, era tipo del perfecto.

Pero los niños ahí con Sara [Sharon], fíjate que ella sí; ahí te muestra que… Yo le decía a Pito esta mañana, que me acosté con eso pensando anoche, y esta mañana…

Y él, hay una parte donde él dice que Sharon, dice…

“Mis hijos ven el rostro de Mi Padre que está en los Cielos”1. Y él… hay una parte donde él dice que Sharon tenía esa teofanía. Si la tenía, entonces… ¿ve?

¿Cómo la tenía si vino directa aquí? Eso es lo que estamos… para tener una base escritural bien.

Porque fíjate que después los hijos de la hermana Hattie Wright, por la Palabra hablada fue que ellos vinieron a los pies del Señor; no fue porque ellos lo aceptaron. O sea que por creación divina hubo esa creación de la teofanía en esa dimensión; porque para tú creer y venir a los Pies del Señor es porque tú tienes una representación allí.

¿Y quién creó esa teofanía? No fueron ellos. Ahí entra la parte de los familiares, que uno los reclama.

Pero el punto clave de anoche que yo le estaba diciendo a Pito, era: ¿Cómo ahora un niño que llega y pasa de los 10 años…?

Y estamos – llevamos ya ¿cuántos? Tres años. No tres, ponle que fue en el 2019, 20, 21, 22: tres años a cuatro… Y tenía 9, o tenía 8, y ya tenga 12 años. ¿Y qué pasó?, ¿y el bautismo de ese niño? Si ya tiene el conocimiento del bien y del mal, y falla: Entonces es por medio de ese otro Propiciatorio.

Porque ya estamos en la Dispensación del Reino, en el Lugar Santísimo. Ya ahora no hay que mirar allá al Cielo, al Templo celestial. Ahora es en la Tierra, al creer en ese Propiciatorio.

Y como hay Sangre ahí, hay misericordia: automáticamente, si creen en él; al creerlo, ya queda limpio.

Al igual que la persona, nosotros nos mantenemos limpios entonces mirándolo.

Porque dice que: [WSS] «el que recibe esos ministerios, recibe misericordia»2; pues si reciben misericordia es porque hay algo por lo cual ellos tengan que arrepentirse y obtener misericordia. ¿Ve que hay algo ahí tremendo?

Y la Expiación, como leímos (Pito me lo mandó esta mañana, lo que habíamos leído hace poco), que la Expiación… Lo leímos el viernes y yo no le di énfasis a esa partecita; porque si no, me iba a ir por otra línea y me iba a ir a … Dice la 1151 de Citas:

1151 – “275 Y el Mensaje del séptimo ángel, bajo la misma Trompeta, mismo todo, exactamente el mismo Sello, es para (¿qué?), llamar a la gente, la Novia, fuera de las tradiciones pentecostales y mundiales, a la Expiación genuina, la Palabra, Cristo personificado en Su Palabra aquí, hecho carne entre nosotros”.

[JBP] Y él hermano William allí escribió: [WSS] «La Expiación hoy = La Palabra hecha carne»3.

[JBP] ¿Dónde está la Expiación hoy? En el nuevo Propiciatorio. La Expiación es ese Trono de Misericordia, que ya no está allá; está aquí entre nosotros.

Ese nuevo Propiciatorio, ahí es donde entonces los niños que ya van obteniendo el conocimiento ahora en estos días, en este año, el año pasado, el anterior, y dicen: “Pero ¿y yo cómo puedo ser bautizado entonces?, porque yo tengo…”.

No puede hacer algo de la dispensación pasada; ya no tiene que hacer el tipo: de morir, resucitar en las aguas bautismales, porque ahora es en las Aguas de la Palabra.

¿Tú te acuerdas cuando él en ese tiempo él decía (él en un mensaje lo dijo) que [WSS] éramos bautizados en las aguas de la Palabra?4.

Y por mucho tiempo, yo me acuerdo cuando joven, que escuchaba que él decía que [WSS] no había necesidad de bautismos. ¡Pues si entró la etapa séptima!, que es la representada en la séptima edad de la Iglesia, donde había bautismos y todo; ¡pues si era que estábamos todavía en la Gracia!, y estaba reflejado todo eso ahí.

Y por eso no habíamos sido bautizados; porque él venía diciendo que estábamos siendo bautizados era en las Aguas de la Palabra; y no había bautismos en todo ese tiempo desde… después que se dejaron en el setenta y… en el 77 se eliminaron. Que fue hasta los días de… ¿Ve? Se repiten otra vez los días apostólicos; porque se volvió otra vez, así como pasó en el tiempo de los apóstoles: se bautizaba en el Nombre del Señor Jesucristo.

Se dejó de bautizar, pero después la restauración con Elías…; porque siempre Elías es un restaurador en su ministerio cuando viene. ¿Ve? Él viene y en la séptima edad ahí restaura los bautismos nuevamente; los días apostólicos nuevamente ocurren.

Y como se corrieron siete etapas dentro, potencialmente… Empezamos con bautismos; se dejaron los bautismos; pero se restauró otra vez nuevamente ahí en la séptima, que él lo pone ahí, él lo ha escrito, y lo leímos, un mensaje que él dice que: [WSS] “Ahora estamos entrando a la séptima etapa”5; automáticamente nos coloca en la séptima etapa de Laodicea.

Y ahí, viste que él viene y restaura los bautismos, empiezan los bautismos hasta el 2019: 19 años (que ese 19 es bien importante, dondequiera aparece el 19); y luego deja los bautismos.

Ahora, esta brecha es la que uno se pregunta: “Pero si ya no está en el Trono de Intercesión, ¿a dónde van los niños?”.

Ya no pueden… En la Dispensación del Reino no se puede ir a tipificar la muerte y resurrección de Cristo, porque ya estamos en una nueva dispensación; ya hay otro Orden Sacerdotal. Ya ahora se mira es a ese otro Propiciatorio. Ese misterio no se había hablado.

Ahí entra entonces lo de mensajero de Piedra Angular, como lo fue Jesús, que Él podía perdonar pecados; y se repite lo mismo.

Ya con la entrada de Jesús ya no había que sacrificar los corderitos: cuando Él murió en la Cruz del Calvario ya había Uno perfecto.

Y ahora, una vez que se cierra la Dispensación de la Gracia, ya no hay que estar yendo al Trono de… Las oraciones no van a llegar al Trono de Misericordia, porque es un Trono de Juicio. Ahora lo que se está pidiendo es todo bajo un Orden de Melquisedec, el Orden Sacerdotal; ahora lo que se está pidiendo es el cuerpo eterno, glorificado, un establecimiento de un Reino a través de ese Propiciatorio. Pero tiene que haber una misericordia.

Eso uno puede buscar todo eso, para que lo… en un Estudio de esos de los niños: Cómo ellos hoy en día entran directo a obtener la misericordia sin tener que pasar por los tipos y figuras, sin tener que pasar también por la representación de Jesús al morir sumergidos en las aguas bautismales. Sin pasar por nada de eso, ahora todo eso es eterno; pero tienen que creer en algo.

[Trabajador: Por eso fue que el hermano Branham no vio bautismos en La Gran Carpa].

No, no había nada ahí.

[Trabajador: El llamamiento al altar y…].

Todo eso…, aun en el tiempo que se vaya a estar ya haciendo todo eso, si hubiera que hacer algo: ya el pueblo conoce; pero no hay representación así. O sea, si hay que representar algo literal, nosotros no tendríamos problema; pero entran directo de la línea de oración al cuartito.

Y entra entonces esa parte de los hijos de la hermana Hattie Wright, que él le dijo: [WMB] “Yo te los doy”; o sea, fíjate que habló: [WMB] “Yo te los doy”. Ahí por la Palabra hablada la teofanía entonces tuvo que haber venido. No necesitó que ellos creyeran en Cristo para nacer de nuevo en la sexta dimensión. Fue por la Palabra hablada que el hermano Branham habló.

Lo mismo que Gabriel le dijo a María: “El Espíritu Santo hará sombra sobre ti”. ¿Ve? Creó ese cuerpo; como se supone que hubiese venido en ese tiempo.

Y también hay algo que yo estaba viendo ayer de lo del nuevo nacimiento (para que de una vez quede, que no se nos vaya el hilo).

Fíjate que Abraham esperó 25 años luego que le apareció Elohim, Gabriel y Miguel, y que Elohim le dijo que iba a tener un hijo.

El hermano William había dicho que en el 74 nació el Hijo; empezó por aquí (por la cabeza), saliendo de la cabeza, ¿te acuerdas de ese mensaje? Que desde el 65 al 74 son 9 años: 9 meses; y ahí nació el hijo6. Mira lo que estaba representando todo eso allí.

Pero en lo físico, tú buscas que tenía que ser en el séptimo milenio que naciera ese hijo; y al nacer… No necesariamente puede contar, aunque puede contar también desde que nació, pero también desde el día que nació de nuevo.

Y tú cuentas del 74 (mayo), por los meses que va corriendo, y le sumas 25 años: te da 1999 para 2000: donde se empezó los bautismos; y ahí entra ese nacimiento de ese Hijo que se prometió que iba a venir a la Iglesia. Dos años después es presentado (es algo bien tremendo esa línea).

Y viene Dios entonces a cumplir todo eso en medio del pueblo en una forma sencilla; lo que fue representado allí con la Iglesia, que nació por la cabeza; y después nace entonces el Hijo en medio de Su Iglesia, en el cual se va a cumplir eso que fue reflejado en él, donde él dice que no había otro: [WSS] “No habrá otro mensajero, sino el Ángel del Señor Jesucristo”, no habrá otro mensajero dispensacional; y ya estaba él ahí representando en él…; porque los profetas hablan muchas veces diciendo…

Mira, hay un extracto que también… Anoche fue algo…, ayer, los hermanos parece que estaban todos pendientes. Tiene que ser el primer…

Hay un sitio aquí, deja ver, donde él dice… ¿quién fue el que me lo mandó? Mira, en “EL REINO DEL REY” (este me lo mandaron ayer); porque si tú te fijas cuando uno habla, y estamos platicando, y los Estudios y todo, ¿te has fijado cómo el pueblo se ha desbordado, ellos mismos, a buscar, a inquirir?

Y eso, cuando tú ves a una persona que está buscando más Alimento, más… esas son personas que se están preparando; y quieren más; y buscan aquí y te mandan, para que se lea de todo eso, para que Dios nos diga abriendo el cuadro completo.

Todo el escogido que va a ser adoptado y transformado lo que busca es más Alimento para seguir preparándose.

Los que buscan extractos para otra cosa, pues van a conseguir el resultado que es otra cosa: prepararse para quedarse en la gran tribulación. Cada uno se va a estar preparado para…

Uno busca extractos para seguir alimentando y seguir creciendo la fe para ser adoptados; y otros buscan la confirmación de hasta donde ellos llegaron, que es la séptima edad, para agarrarse bien de eso y quedarse.

Por eso tú no puedes obligar a nadie a que crea. El que no va a creer, no va a creer. Y le pueden mostrar ahí al frente todo: no va a creer; porque no es un escogido para rapto. Y uno tiene que tratarlos con amor, con cariño, porque son vírgenes también; pero les puede ser borrado el nombre, y ahí sí que… Mira, él dice:

EL REINO DEL REY
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 27 de agosto de 1978
Ponce, Puerto Rico

Ahora, vean ustedes esas cosas, para que ustedes se den cuenta que un profeta de Dios puede estar hablando inspirado por Dios, y decir cosas que se cumplirán, y decirlas de tal manera que cualquier persona al oírla dice: “A través de esa persona se cumplirá tal y tal y tal cosa. Él ha dicho que Él hará tal y tal cosa”.

Pero no entiende la gente que el que está diciendo que va a decir esas cosas es el Espíritu de Dios que está en esa persona. Y esa persona puede morir, y la gente decir: “Pero si dijo que iba a hacer tal y tal cosa, y no la hizo”.

Mire, el que dijo que iba a hacer, ¡la hará! Pero puede ser que la ha de hacer a través de otro velo de carne, que no sea aquel velo de carne a través del cual la habló. Porque puede hablarla a través de un velo de carne, y cumplirla a través de otro velo de carne.

Por lo tanto, ese ha sido siempre el problema de la gente cuando han oído un profeta de Dios. Cuando han oído a través de la Escritura los profetas de Dios, la gente que no entienden estas cosas se confunden y dicen: “Pero si este profeta dijo que iba a hacer tal y tal cosa. Este profeta dijo con ASÍ DICE EL SEÑOR que tal cosa habría de acontecer, y que él iba a hacer tal y tal cosa; y murió y no lo hizo”.

Pero el que estaba en él, el Espíritu de Cristo, no murió. Ese va pasando de instrumento a instrumento, de velo de carne a otro velo de carne. Y lo que no cumple en uno, lo cumple en el otro que viene; y lo que no cumple en ese, lo cumple en el próximo; hasta que llegue el último instrumento de Dios…

[JBP] ¿Ve? Por eso es que él decía: [WSS] “después de ese no viene más ninguno”. ¡Claro que no va a venir más ninguno! Pero mira cómo en él se reflejó todo eso; pero se fue.

—“¡Adiós! ¿Pero no había dicho que en él se iba a cumplir todo?, y se fue y se murió. Cómo es posible que…”.

Ahí entonces empiezan a pensar que… empiezan a inclinarse a la reencarnación, cuando eso es del paganismo. Lo leí anoche también, estaba leyendo; y dice: [WMB] “Los que creen en reencarnación, eso es paganismo”. Y al ser paganismo, ¿es qué? Denominación.

Por eso es él que dice: [WMB] “A veces se va el Espíritu de Dios de ahí”, y como no suben: se quedan ahí, se denominacionalizan, y ahí viene entonces el paganismo, y las cosas, y todo lo que es de la dimensión y del trono del diablo, que está en la séptima. [WMB] “El trono de Satanás, está en Laodicea”7, dice en una parte el hermano Branham.

[“EL REINO DEL REY”]

[WSS] … y lo que no cumple en ese, lo cumple en el próximo; hasta que llegue el último instrumento de Dios, el último velo de carne de Dios, el último profeta de Dios; y lo que no haya cumplido en los demás, lo cumplirá en el último que tenga…

—“No, que es que él dijo que en ese. ¡Ya!, no hay más ninguno”.

Sí, es que es así.

—“No, pero es que él dijo ‘en él’”.

Pero está diciendo que ese Espíritu que estaba en él, ese Espíritu es eterno. Por eso es que los profetas hablaron siendo inspirados por Dios; los profetas que profetizaron de la Gracia, dice una parte8; y hay otro que dice: “El Espíritu de Cristo que estaba en ellos”9.

¿Qué dijo David?, con todas las aflicciones que tenía, estaba hasta flaco, demacrado, por todo… ya estaba hasta de huesos. Dice: “Horadaron mis manos y mis pies; contar puedo todos mis huesos”10. Eso era que estaba delgado, por las persecuciones. Pero ¿qué representaba allí? A Cristo en la Cruz. Pero no era que en él se iba a cumplir el Sacrificio en la Cruz. ¿Ve? Él reflejó lo que iba a hacer Cristo.

[“EL REINO DEL REY”]

[WSS] … porque en el último que tenga tendrá que cumplir todo lo que falte, porque después de ese no tendrá otro más.

[JBP] Y de ahí se pegan muchos, cuando él dice: “Pero es que él dijo que de ahí no puede haber otro más”. Y uno lo habla, todas estas cosas, más bien para ayudarlos, a las personas que no pueden ver; y tratar de ayudarlos a que, si no creen, pero por lo menos no pasen de la línea, no vayan a cruzar la línea; y que Dios les permita ver; porque uno lo que desea es que – y Dios lo que desea es que no se pierdan las personas. Ese no es el deseo de nosotros.

Y quizás dicen que… o, a veces me envían: “Mira, aquel o el otro, dijo esto, dijo lo otro”, y uno trata de buscar la forma de más bien ayudarlos para que logren ver, y que mejor se queden calladitos; porque piensan que tienen la seguridad creyendo en ese instrumento que se fue, cuando el Espíritu de Dios ya no está en ese cuerpo, porque ya él se fue de esta dimensión.

Y al estar el Espíritu de Dios en otro cuerpo, entran entonces a la blasfemia; porque no se están dando cuenta que es el Espíritu de Dios el que está en medio del pueblo ¡siempre!

Dios no puede dejar un pueblo solo; si no: “Sin profeta el pueblo se desenfrena”11.

Y ahí es donde uno trata de mostrarles que es Dios el que está en medio del pueblo, para que no crucen la línea. Y uno… ¡se los he dicho tantas veces! Y aun así tú ves que siguen y siguen.

Dice el hermano William, que para ir a la tribulación hay que luchar; pero luchar…, hay que trabajarlo; y para ir al infierno también, hay que prepararse para ir; o sea, hay que esforzarse para ir, o sea, que no es fácil. Y uno ve gente esforzándose para ir para allá; y uno trata de ponerles las herramientas al frente —que es la Palabra— para que no vayan, y ellos aun así siguen insistiendo. Hasta para eso son tercos.

[“EL REINO DEL REY”]

[WSS] Ese va pasando de instrumento a instrumento, de velo de carne a otro velo de carne ([JBP] Ah, ya leí este). Y lo que no cumple en uno, lo cumple en el otro que viene; y lo que no cumple en ese, lo cumple en el próximo; hasta que llegue el último instrumento de Dios, el último velo de carne de Dios, el último profeta de Dios; y lo que no haya cumplido en los demás, lo cumplirá en el último que tenga; porque en el último que tenga tendrá que cumplir todo lo que falte, porque después de ese no tendrá otro más.

Así que tendrá que preservarlo hasta cumplir hasta lo último que Él haya dicho que tiene que cumplir.

[JBP] Tiene que preservarlo ¿qué? ¡Vivo! Tiene que preservarlo vivo. No puede Dios llevárselo.

Y entonces se pegan: “No, es que él dijo que era un ministerio adoptado; él viene adoptado para cumplir eso”.

Viene adoptado, ¡claro que sí!, en ese otro velo de carne, para Dios cumplir lo que falta por cumplir. La parte de adopción, no te preocupes que se va a cumplir. No te desesperes que se va a cumplir. Lo único es que lo está enfocando en otro cuerpo que ya vino.

Ya cuando ellos vengan no van a venir en un cuerpo terrenal adoptado; van a venir en un cuerpo glorificado. Y está prometido que es un cuerpo adoptado de esta carne, un cuerpo de este tiempo, un hombre de este tiempo.

Pero mira cómo el velo cuando es puesto, es… y no hay forma de que lo quiten, es imposible que lo quiten. Se mantienen detrás del velo y no hay forma que vean más allá del velo.

Y ver más allá del velo es ver a Dios obrando, es ver a Dios. Y no quieren ver a Dios… teniéndolo de frente. Tienen ojos y no ven12.

[Trabajador: El hermano Branham dice que [WMB] “no me vean y escuchen mi voz”].

Eso es lo que ayer estábamos hablando.

Siempre el tropiezo es el velo de carne en el cual Dios se manifiesta. Coge uno de los mismos del pueblo, y ahí es donde viene el tropiezo.

Pero mira, un poquito más acá:

[“EL REINO DEL REY”]

[WSS] Así que ustedes pueden ver estas cosas en la Palabra y entenderlas, para así entonces ustedes entender que ninguno de los profetas de Dios, nunca ha fallado en lo que ha sido dicho a través de ellos.

Y aunque usted no haya visto que se haya cumplido lo que dijo que habría de cumplirse, o que habría de hacer, entonces entendemos que fue el Espíritu de Cristo, el Espíritu de Dios, el cual habló esas cosas, y Él es el que las tiene que cumplir en el velo de carne que Él haya seleccionado para cumplirlas.

[JBP] Más claro que eso no canta un gallo.

Hay otro extracto que me envió un hermano, deja ver cuál fue. Y todo eso es bueno leerlo para…

Mira, allá esperaron a Jesús… Yo no sé si yo lo leí eso ya una vez: Esperaron a Jesús que vendría en Su cuerpo glorificado el Día de Pentecostés, y él escribe: [WSS] «pero les llegó en Espíritu».

[(WSS) «Cualquier persona podía pensar y decir que Cristo, Él vendría a ellos con el cuerpo físico; pero vino en Espíritu Santo»]13.

[JBP] Lo esperaban en una forma y les vino de otra; porque no dijo allí: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. Estaba en medio de la Iglesia…

—“‘¿Me persigues?’. ¡Adiós! Pero si es a los apóstoles”.

Pues sí, pero era porque Él estaba en los apóstoles. Esa es la delicadeza tan grande que hay. Teniendo allí lo que pasó, era el Espíritu de Cristo en los apóstoles; persiguiéndolos, matándolos (la gente), y estaban matando y crucificando al mismo Jesús. O sea… Y así es en este tiempo.

Pero se encontrarán con un gran León en el medio. En vez de Cordero, ahí va a ser la sorpresa para todos; porque piensan algunos que todavía es Cordero, y ahora es el León de la tribu de Judá; que es por esa tribu que vino Jesús también, que es la línea de David.

Porque, si te fijas, la Primogenitura, que vino por Efraín, que es el palo de José; por Efraín, que esas son las tribus del norte, el reino de Israel: ahí viene la Bendición de la Primogenitura, lo cual era el hermano William.

Pero sin la tribu de Judá no pueden estar unidos los dos palos. Y viene Dios y cumple Su Venida por la tribu de Judá, que es la descendencia de David, que es la descendencia de, por ahí toda esa parte de, hasta José (el esposo de María), y María: vino Jesús.

Y sin la tribu de Efraín, esos dos palos no pueden ser unificados: no puede estar el Reino del Mesías establecido. Tienen que estar juntos esos dos palos.

Y el reino de Judá, que es el reino del sur, encabezado por Judá; y Benjamín; que fueron dos tribus nada más que se le dieron a Roboam.

Y en las del norte es Jeroboam, se le añadió la “J” y la “e”: las tribus del norte.

En esos dos hijos, ahí fue dividido el Reino14. Pero ahora nuevamente es restablecido, y ahí vienen a ser los dos cetros en la mano del profeta.

Por eso es que en este tiempo se va a unificar, porque ya él dejó la Bendición de la Primogenitura, que era lo que necesitábamos, y está el León de la tribu de Judá; o sea, automáticamente ahora se puede establecer el Reino de Israel.

Ahora es que ellos van a entender, porque ahora es que está como León de la tribu de Judá. Por eso cuando ellos lo vean: “¡Pero si este es el que estamos esperando!”. No podían verlo en medio de una dispensación que no estaba en función como León de la tribu de Judá. Tenían que verlo como León. ¿Y dónde es que lo ven como León? En la Dispensación del Reino.

Y la Dispensación del Reino comenzó ya de lleno, por ahí en el 2019; pero ya entra de lleno-de lleno: en el glorioso Reino Milenial. Porque se entrelaza aquí, estando en estos cuerpos. Y como es algo… (el Milenio entra así…, luego de la gran tribulación entra), es una vida normal pero ya establecido el Reino; ya viene esa Venida del Señor con la Iglesia para establecer ya en esta Tierra Su Reino; ya queda establecido el Reino del Mesías.

LO QUE ESTÁ DETRÁS DE LA PUERTA
(Reunión de Ministros)
Dr. William Soto Santiago
Miércoles, 15 de octubre de 2008
Lima, Perú

Ahora, la puerta del Reino de los Cielos fue abierta el Día de Pentecostés; y en San Lucas dice el capítulo 13 que cuando el Padre de Familia se levante y haya cerrado la puerta, entonces van a venir tocando la puerta.

[JBP] Y la puerta siempre es el velo de carne. Lo que hablamos ayer: que van a venir tocando. No van a venir tocando la puerta del hermano Branham, no van a venir tocando a la puerta del hermano William, sino que van a venir tocando la puerta que ellos mismos rechazaron; porque es la manifestación que Dios tiene y ha tenido en ese tiempo. Y a esa puerta es que van a tocar, para que les abra ¿qué? Les abra las Escrituras, les abra el entendimiento, les dé a conocer.

Pero llevamos ya cuánto tiempo ya enseñándoles, abriéndoles las Escrituras, y lo que hacen es voltearle el plato de comida. Se les ha servido ya casi en majado [puré]. Cuando echas una pechuga y echas brócoli y cosas, en una Osterizer [licuadora], y se lo das en puré, no hay ni que masticarlo; solamente es saborearlo en la boca y te lo tragas. (Eso es bien dulce, echas unas cositas ahí para que te sepa… aunque en el estómago a veces cae un poquito pesado).

Sí, porque es la Palabra: es dulce en la boca, pero en el estómago…, ya en el vientre: ahí vienen las aflicciones, ahí vienen las persecuciones y vienen las críticas; y vienen: “que son unos fanáticos”, “un chorro de locos estos ahora creyendo eso. ¿Cómo es posible?”.

Es mejor que le llamen a uno “loco” y “fanático”, a que le llamen a uno un incrédulo. ¡Imagínate!

Mira:

[“LO QUE ESTÁ DETRÁS DE LA PUERTA”]

[WSS] … y haya cerrado la puerta, entonces van a venir tocando la puerta.

Y en la parábola de las vírgenes prudentes y las vírgenes insensatas, en San Mateo 25, versos 10 al 13, dice que cuando fueron a comprar aceite las vírgenes insensatas, vino el Esposo; y las que estaban preparadas entraron con Él (¿a qué?) a las Bodas; y se cerró la puerta.

¿Ven? Hay un tiempo en que la Puerta será cerrada. Y cuando sea cerrada ya se cerró el tiempo de redención, el tiempo para recibir a Cristo y obtener el nuevo nacimiento.

No quiere decir que no se va a estar predicando ([JBP] porque miren). Hay gente viniendo al altar ([JBP] en la Visión de la Carpa se vio gente viniendo al altar), a recibir a Cristo; pero ya el tiempo de recibir a Cristo y obtener el nuevo nacimiento habrá terminado.

[JBP] Ahora, ahí es donde estábamos hablando al principio: que si el tiempo del nuevo nacimiento, que es por la Puerta —que es Cristo— se cerró, ¿dónde están los jóvenes, los niños, adolescentes, que pasan estando ahora todavía? ¿Qué pasa con ellos?

Ahí es donde entra ese misterio grande del nuevo Propiciatorio, donde hay misericordia, en donde ya están en esa Dispensación del Reino, dentro del Lugar Santísimo; ya no en el Lugar Santo. ¿Ve? Y eso es lo que vamos a estar estos días buscando, toda esa información, para darla a conocer.

O sea, todo lo que Dios nos está aclarando, miren la forma en que ha venido: en la misma forma que ha venido en todos los tiempos.

Siempre es la Palabra, que es el Verbo, como le vino al hermano Branham Los Sellos, y él lo estudiaba… (siempre uno tiene que poner de su parte); dormía de dos a tres horas en las noches, cada vez que iba a abrir un Sello; se recostaba, y a la mañana predicaba, cuando le tocaba por la mañana; y cuando le tocaba en la tarde…, que fue el Séptimo Sello… Fíjate que el Séptimo Sello lo predicó esa tarde del domingo; y siempre es en la tarde donde esa Luz es la misma Luz que va a salir en la mañana: el Séptimo Sello.

Mira, dice:

[“LO QUE ESTÁ DETRÁS DE LA PUERTA”]

[WSS] … pero ya el tiempo de recibir a Cristo y obtener el nuevo nacimiento habrá terminado.

Digamos que los que vengan después ya son preparados para pasar por la gran tribulación y dar sus vidas en la gran tribulación; porque la Tercera Etapa será para la Iglesia-Novia, será para las vírgenes insensatas y será también para el mundo; y por consiguiente, para los judíos, que van a ser impactados y van a ver a Cristo viniendo por Su Iglesia.

O sea, van a ver al Ángel Fuerte que desciende del Cielo viniendo por Su Iglesia; y eso es Cristo, es el Espíritu Santo, el Ángel del Pacto, viniendo con el Librito abierto en Su mano. No viniendo con el cuerpo físico glorificado, sino viniendo con Su cuerpo angelical, con el cual ha estado todo el tiempo en medio de Su Iglesia.

Y ahí no vamos a explicar mucho, porque ahí está el misterio del Séptimo Sello…

[JBP] ¿Cómo es que viene Él? No viene con Su cuerpo glorificado para llevarse a Su Novia. Aun los que piensan que es que él va a venir para hacer esa labor y todo, ya con eso queda claro que es el Espíritu teofánico que ha estado, dice: [WSS] “Es Su cuerpo angelical ([JBP] o sea, es Su Espíritu) con el cual ha estado en medio de Su Iglesia todo el tiempo”.

Lo mismo que dije ahorita, que [WSS] «muchos esperaban allí a Jesús en Su cuerpo glorificado, y les llegó el Espíritu de Él». Y ahí se les perdió Jesús. Y ahora se les ha perdido el hermano William, el cual está en medio nuestro, ese espíritu dispensacional está en medio nuestro, para llevarse a Su Novia. Y ese Espíritu tiene ese Título de Propiedad, que fue entregado. Por ende, ya está eso ocurriendo en medio de la Iglesia: preparando a la Iglesia-Novia para llevársela.

Es algo tan grande y a la misma vez tan sencillo. Pero solo aquellos que tienen esa percepción de profeta – profética.

[“LO QUE ESTÁ DETRÁS DE LA PUERTA”]

[WSS] Y ahí no vamos a explicar mucho, porque ahí está el misterio del Séptimo Sello; porque ese es el Ángel que clama como cuando ruge un león y siete truenos emiten sus voces.

Es la Voz de Cristo hablándole consecutivamente a Su Iglesia, como le habló a Su Iglesia durante las siete edades; pero allá fue: a través de uno, se detuvo cuando se fue el mensajero; y después, cuando llegó el otro mensajero, habló nuevamente; pero acá, en Apocalipsis 10, habla en forma consecutiva.

Algún día veremos a través de quién va a estar hablando, y entonces vamos a comprender todo ese misterio de Apocalipsis 10, todo ese misterio que está escondido ahí.

Y entonces Él tiene las llaves de David, la llave de David, para abrir la Puerta; y por eso tendrá acceso a los judíos, tendrá acceso al Reino de David y podrá traer la restauración del Reino de David.

[JBP] Y sigue ahí hablando.

Pero vean el por qué ahora es que se va a establecer ese Reino del Mesías. Y podrán decir: “Pero es que él fue hasta allá”. Todo eso él tenía que hacerlo, porque potencialmente todo eso estaba representando lo que en este tiempo iba a ser la realidad.

Ahora va a ocurrir eso de que: “¡Este es el que estamos esperando!”.

¿Y qué pasó allí en ese tiempo, si él dice que ya lo hizo? ¿Y por qué no dijeron que ese es el que estaban esperando? Algo ellos decían siempre: “Todo está cuadrando, pero nos falta algo”. Pues ese “algo” es el que tiene el último instrumento que está usando Dios en este tiempo.

Por eso es que ahí corona Dios con todo; porque ahí lo tienen, las dos cosas: tiene el palo de José, con la vara de Efraín; y tiene el palo de Judá. Por eso es que ahí logran ver, los judíos logran ver esa manifestación de Dios en este tiempo, logran ver al Deseado de todas las naciones, al que están tanto ellos esperando; lo logran ver ahora, porque tiene los dos palos.

No lo podían ver a él en la manifestación solo con el palo de José, de Efraín, porque faltaba uno; y eso cuando él… le decían: “Dile que está todo cuadrado, pero nos falta una cosa: la señal”, decían.

El hermano William me decía: [WSS] “Diles que la señal fue en el 63…”. (¡Jej! él los llevaba…).

¿Por qué allí no creyeron? ¿Ve? No era… Él como que los trató de… Y ahí después, cuando seguían insistiendo, él me decía: [WSS] “Diles que esperen a la Carpa”.

¿Por qué dijo que esperen a la Carpa? Porque ahí era donde iban a ver eso que estaban ellos esperando. Es en la Carpa cuando ven, porque ellos buscan es señales y maravillas.

Y él, pues ahí ya en ese tiempo… Hay una parte bien hermosa, que estaba leyendo también, donde pone el hermano Branham a Simeón15… Era (después lo leo bien cómo fue). Simeón era muy respetado, un hombre muy…, o sea, reconocido; y él no se podía ir sin ver la salvación, o sea, sin ver al Ungido, al Mesías; como Ana.

Y fíjense que Simeón, el hermano Branham dice allí, que tenía como 80 años, y el hermano William escribe al lado: [WSS] «70 – 80 años», o sea, de 70 a 80 años; y eso se cumple también en él.

Cualquiera diría “¡Oye, pero…!”. Las Escrituras tienen múltiples cumplimientos.

Porque él dice: “Señor, permíteme ver”; y fíjate cómo él regresó y logró ver, logró tener ese contacto. Y ahora sí podía decir: [WSS] “Me voy”.

Ya se despidió… Le dije: “Bueno; pero ¿cómo te vas a ir?, ¿cómo es posible?”.

Ya estaba tranquilo, porque ya había visto al Ungido de Dios. Y ya se fue y cumplió eso también. Él cumplió todo. Todo, todo, todo lo cumplió. Ahora es la realidad de todo eso que él cumplió potencialmente. Hasta que las cosas no se cumplan en lo real no es un cumplimiento total.

Pero ahí hicimos un resumen de todas las cositas que estas noches he estado estudiando; y es bueno, porque así uno dice: “Voy a guardar esto, voy a estudiar para…”. Mira, todo eso lo tenía anotado para el sábado, por ejemplo. “Voy a hablar de esto el sábado”; y me ha pasado que lo anoto para hablarlo en un día que voy a tener actividad, y termino hablándolo antes; y después entonces ahí sale algo más, y Dios va dando algo más.

Me pasa a veces los viernes por la mañana: “Ah, esto va a ser para esta noche”. Y termino dándolo en un saludito de algún hermano; o yo mismo lo grabo y le digo a Pito: “Mira Pito, esto, súbelo”. Porque hay ¡abundancia de Pan!, ¡abundancia de revelación! en este tiempo.

¡Imagínate! Estamos directamente comiendo del Maná que está ahí, ¡cómo no habrá abundancia de revelación!, ¡abundante Palabra!

Mientras se habla… Ahora tú ves que si subimos este audio, y vas a ver cómo muchos van a buscar más información de lo que él ha hablado de eso; y es como un pueblo unido en el Aposento Alto, buscando aquí, buscando allá. Y cada cosita que se consigue, se habla. Y cada detalle, el mismo pueblo es el que está ayudando a juntar todo eso; porque el Espíritu de Dios está en medio de Su Iglesia.

Y serán pronto todos pequeños Dioses. Digo “pequeños” no minimizando, porque hay un Dios Creador de los Cielos y de la Tierra, pero para poner la diferencia; vendrán a ser profetas también.

Por eso es que Pablo… Moisés fue que dijo: “Ojalá y que todo el pueblo sea profeta”16. Y tú ves a personas que no quieren eso.

—“No, él es el único, él es el único, él es el único”, y se quedan ahí: “Él es el único”.
—“Pues usted se va a quedar como único también, solito, para la tribulación”.

Cuando lo que Dios desea es que todos seamos profetas. ¡Y vamos a llegar a eso! No crea que estamos trabajando para otra cosa; estamos preparándonos para obtener esa adopción o esas dos consciencias juntas pronto.

Y en esas pláticas que hacía Jesús muchas cosas se movían en medio del pueblo, y en medio de los que estaban allí. Por eso hay que estar pendientes, porque de alguna forma Dios va a comenzar, en una forma sencilla.

Porque fíjate que en pláticas, muchas de las veces ocurrían cosas. Aquella mujer cuando Él estaba allí, con la multitud, ella dijo: “Solamente es tocarle el borde”: fue sanada17.

Cuando estaba hablando allí, le trajeron a una persona y Él la sanó. No quiere decir que vamos a estar buscando personas ahora y… porque…; pero es en el común, en una forma que después, como yo dije hace poco: va a ser algo tan normal18.

Pero ya vamos a conocer la forma, ya para esa etapa, de lo que va a venir, de empezar esas actividades. Yo sé cuándo va a ser. Hay que esperar el momento que es para comenzar.

Por ahora estoy buscando un poquito más de tiempo, para ver si las personas que no están… vamos a decir que…; o por lo menos que estén más quietas, porque yo sé lo que les va a venir a todos ellos; y es algo bien triste uno ver aún personas que no…

Mira, una cosa es no entender y quedarse quieto, y otra cosa es no entender y combatir: a esos no les va a ir muy bien.

Y uno trata de decírselos de diferentes formas habidas y por haber; pero cuando hay juicio para una persona no hay quién se la despinte; y ahí pues uno no puede hacer nada por ellos. Pero uno trata de, hasta donde uno pueda, meter la mano, porque tampoco puede uno meter la mano por alguien para quien ya está determinado un juicio.

Pero sí puede meter la mano por aquel que va a recibir la adopción. Y para eso estoy trabajando, y estudiando, y buscando en todos los sitios; y Él me va dirigiendo en todo para darles todas las claves y los tips, y todas las cosas necesarias para que obtengan su adopción.

No crean que tienen un instrumento vago [risas]. Tienen un instrumento bien trabajador; que está bien pendiente de todos los detalles, para que ese Cuerpo Místico de creyentes al final, que es la Iglesia-Novia… La única que estando viva va a obtener el cuerpo eterno y glorificado es esta. O sea, yo estoy trabajando para que lo obtengan. No estoy trabajando para que se queden; sino estoy trabajando, luchando, para que obtengan todo; el más mínimo detalle que les falte: darlo.

Y hay veces en… así cuando envían… Muchas veces él me decía: [WSS] “Mira Benjie, es bueno que me prepares los estudios, porque yo sé que ahí vas a estar colocando las cosas que quieres saber”. Como cuando él dijo en una ocasión, en un estudio aquí en la imprenta, que él dijo: [WSS] “Aquí me puso Miguel y Benjie un estudio de tal cosa. Como que ellos quieren saber de esto”.

Y así ocurre. Muchos hermanos mandan esto, mandan lo otro, y ya uno sabe por dónde el pueblo necesita conocer. Aun ustedes, muchas veces… Ayer Oziel preguntándome por varias cosas allí mismo, y William y Josué. ¿Ve? Porque hay quizás varias cosas que faltan.

Pero Dios, a medida que nos vaya dando: va dando más Luz de eso que necesitamos, y seguimos para adelante.

Ya puedo decir: la mayoría o casi el 99%, casi todos: han pasado el velo; y por eso es que están ya bien adelantados. Están bien adelantados ya, porque al estar dentro ya pueden ver las cosas más claras.

Al que le falte todavía eso para poder continuar creciendo y conociendo, pues, quizás algún empujoncito. No esperamos que ese empujoncito sea como el que le dio allí Jesús a Tomás, porque ya es tarde. Ya el hermano Branham dice que eso representa a las fatuas19: que tienen que ver…; o sea, esperamos que no tengan que llegar a la Visión de la Carpa en su cumplimiento, en milagros y señales, para que crean.

Yo voy a hacer todo lo posible para que antes ese escogido vea y entienda, comprenda completamente; porque no va a faltar ni uno. Y no nos vamos de aquí hasta que ese último esté completamente claro en todo lo que necesita para su adopción.

O sea, Dios buscará la forma —a través de ese instrumento— para que, de alguna manera, llegue el conocimiento para ese último que falte por comprender algo. La forma: en audio, en texto, en un mensaje, en un Estudio, ¡como sea!, una plática; le va a llegar eso que le faltaba, ese clic; porque tiene que conocer completamente el misterio del Séptimo Sello, tiene que conocer completamente la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles, y cómo se cumple, y en quién se cumple; ¡todo!

Así como teníamos que conocer la Venida de la Primera Venida del Señor y Su Obra de Redención para poder nacer de nuevo; tiene que conocer completamente la Venida del Señor en Su Segunda Venida para obtener el cuerpo glorificado.

Y voy a estar luchando y trabajando y esforzándome, para que pronto obtengan ese conocimiento totalmente; porque es la Obra de Él, es Su Programa; y es a través siempre de Sus instrumentos que Dios entonces obra para que el pueblo esté preparado.

¿No estuvo allí Josué preparando el pueblo antes de pasar el Jordán? Siempre hay un tiempo de preparación.

Aquellos que estuvieron esperando a Moisés, de seguro… (eso lo vamos a ver en la historia); pero aquellos que no siguieron a Josué: o se regresaron para atrás y fueron esclavos, esclavizados otra vez, o se quedaron por allí haciendo su casita y:

“No, yo no voy para allá”.

Aun, de seguro cuando estaban cruzando:

—“No, no puede ser que eso… Tuvo que haber sido una visión, o estoy soñando yo que están pasando esta gente para el otro lado”.

U otros:

—“No… Ese… me meto ahí yo…; si este Josué es medio atravesado; ¡jum!, no vaya a ser que vaya ahí y me ahogue”.

¿Ve? Fueron incrédulos. Aun mirando y viendo, no van a creer. Ni abriéndose el Jordán…, de seguro había muchos que se quedaron.

Y así todo lo que se está abriendo, la Palabra que se está abriendo, y todo lo que se está dando a conocer: muchos no están creyendo, porque están esperando a Moisés. Y el que los pasó fue Josué.

Están esperando en la estación equivocada y el medio de transporte equivocado. Ahora Dios tiene un Astronauta, o un Cohete que nos va a sacar de aquí; y ellos están esperando un tren, que los está dejando en la Tierra, porque el tren no despega. O sea, todo eso Dios nos está mostrando todas las cosas que Él estará haciendo en una forma sencilla.

Bueno, vamos a seguir, porque si seguimos aquí… no era para…

Ya después le ponemos el tema, porque fíjate que se habló ahí del instrumento. Se habló de que Dios siempre obra por medio de Su velo de carne, y cuando se va y no cumplió lo que él dijo que iba a cumplir, pues entonces Dios obra por medio de ese otro velo de carne; porque es el Espíritu de Dios, que es eterno; ahí no muere. Murió ese velo de carne ¿y murió el Espíritu de Dios? No; sigue y lo cumple en otro velo de carne. Y todo es en sencillez, todo en simplicidad.

“TRABAJANDO PARA LA ADOPCIÓN”.

Porque estamos en trabajo. Es un tiempo de espera, pero es un tiempo de trabajo; tanto en las cosas que tenemos que hacer, como también en la parte espiritual. Él nos había predicado un mensaje “TIEMPO DE ESPERA Y DE TRABAJO”, pues ahora le continuamos:

“TRABAJANDO PARA NUESTRA ADOPCIÓN”

“TRABAJANDO PARA NUESTRA ADOPCIÓN”, porque para eso es que estamos aquí: estamos luchando, trabajando.

Y que sepan que yo estoy trabajando fuertemente para que el pueblo de Dios en este tiempo obtenga la adopción.

¡Y la van a obtener! Porque es el Espíritu de Dios el que está en medio nuestro, y es el que ha venido en este tiempo para ese propósito: para llevarse a Su Novia en el rapto, y llevarlos a la Cena de las Bodas del Cordero.

Ese es el propósito de la Visita de Dios, de Elohim, en este tiempo final en medio de Su Iglesia: llevarse a Su Novia, raptarla, y sacarla de aquí antes que los juicios divinos caigan sobre este planeta Tierra.

Así que ¡cuenten conmigo! Y yo cuento con ustedes.

Dios les bendiga, que Dios les guarde.

Hoy es martes, 31 de enero de este año 2023.

Dios les bendiga.


1 San Mateo 18:10

2 Estudio #273, 2022/nov/17 (jueves), pág. 25 del (f), pág. 79 del (T3) / Estudio “En la 3ra Etapa: Tuvieron que reconocerlo”, 2022/nov/17 (jueves), pág. 15 del (f), pág. 25 del (T3)

3 Estudio Bíblico #276, 2023/ene/27 (viernes), pág. 24 del (f)

4 1976-06-24 “Sobre las Alas de un Águila blanca”: [WSS] Así que eso es lo que dice el hermano Branham; él dice que cuando venga Apocalipsis 11, dice que vendrán bautizando también; pero vea usted que de acuerdo al bautismo que corresponde a la dispensación en que ellos aparezcan.

(…) Ahora, nosotros sabemos que tenemos un bautismo que corresponde a esta tercera dispensación; y vea usted que para cada bautismo está el Nombre de Dios correspondiente para la dispensación en que se está viviendo.

Sabemos que para esta dispensación tenemos el bautismo en las Aguas de la Palabra, y todos aquellos bautismos literales vienen ahora a… o estaban señalando que vendría un bautismo en las Aguas de la Palabra; y entonces ese bautismo en las Aguas de la Palabra nos quitarían todos los errores que pudiéramos tener, nos limpiaría de todos los errores, de todo pecado denominacional, de todo pecado de dogmas, credos y tradiciones, que son más malos que los literales; ¿por qué? Porque el pecado literal, bueno… el pecado… hay pecados de la carne y hay pecados acá, en el alma; por lo tanto, el pecado religioso o el pecado denominacional (con dogmas, credos y tradiciones) es más malo que el natural.

Ahora, fíjese, nosotros estamos viviendo en esta tercera dispensación, y tenemos que examinar a través del Mensaje de la hora todo lo que corresponde para esta tercera dispensación, porque en las edades de la Iglesia hubo cosas las cuales serían quitadas cuando llegara la tercera dispensación y llegara una edad eterna.

5 2000-04-23 “Palabras de saludo y cierre de bautismos” / Estudio Bíblico #267, 2022/dic/25 (domingo), págs. 22-25 del (f), págs. 148-151 del (T4)

6 1992-12-13 “EL NACIMIENTO DE CRISTO, LA PALABRA”: [WSS] Ahora, miren ustedes, en el 1965 partió el ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil, el cual había dado la Palabra de Dios a la Esposa y Novia de Cristo, para quedar embarazada, y luego dar a luz lo que había sido hablado, dar a luz esa Palabra velada en carne humana.

En el 1965 partió, y ya en el 1974 eran nueve años. En marzo 1º de 1974 se dio a conocer ese gran misterio. 1974, el Cuerpo Místico del Señor Jesucristo, la Esposa del Cordero, la María espiritual, la Eva espiritual, dio a luz esa Palabra que había sido colocada en Ella; dio a luz esa promesa y un sinnúmero de promesas más. Y en Belén, la más pequeña, la Edad de la Piedra Angular, nació esa promesa convirtiéndose en una realidad para todos nosotros. Esa promesa se vistió de carne, esa Palabra.

7 SPN60-1210 “Edad de la Iglesia de Filadelfia”, pág. 25, párr. 154; pág. 32, párrs. 198-199

8 2 Pedro 1:21

9 1 Pedro 1:10-11

10 Salmos 22:16-17

11 Proverbios 29:18

12 Salmos 115:5

13 Plática “Cosas cumpliéndose en la media hora de silencio en el Cielo”, 2023/ene/09 (lunes), pág. 3 del (f), pág. 61 del (T2)

14 1 Reyes 11:29-37; 1 Reyes 12:1-20

15 Estudio “Las profecías del Arcángel Gabriel y su cumplimiento”, 2022/nov/03 (jueves), pág. 25-27 del (f), pág. 25-27 del (T1)

16 Números 11:29

17 San Mateo 9:20-22

18 Plática con un grupo de hermanos al terminar la actividad, 2023/ene/29-2 (domingo), págs. 9-10 del (f) / Plática con los obreros de La Gran Carpa Catedral, 2022/oct/14 (viernes), pág. 16 del (f), pág. 22 del (T3) / Estudio “El Portero = el que tiene la Llave”, 2022/sep/21 (miércoles), pág. 5 del (f), pág. 5 del (T4)

19 Estudio Bíblico #190, 2022/abr/01 (viernes), pág. 7-8 del (f), pág. 9-10 del (T)

Scroll al inicio