Preparación del área donde se colocarán los nuevos tanques de agua de LGCC

Reproducir vídeo
Rev. José Benjamín Pérez
Lunes, 25 de julio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín y a todos los ministros y a todos los hermanos.

Hoy lunes, 25 de julio de este año 2022, le damos gracias a nuestro Padre celestial por: en este tiempo cumplir la promesa de enviar a Su Ángel Mensajero: WIlliam Soto Santiago, el cumplimiento del Séptimo Sello, el cumplimiento de la Venida del Señor con este Mensaje tan glorioso que contiene la Fe de Rapto, y contiene toda la revelación que cada uno de nosotros necesita para así pronto estar listos y preparados para irnos a la Cena de las Bodas del Cordero.

Estamos en la parte acá, del norte de La Gran Carpa Catedral (de lo que les decía ayer y en algunos videos anteriores). Estamos preparando ahora la parte del pad1 donde van los tanques, o sea, del piso donde van los tanques de agua que se adquirieron. Ya hay dos acá, hay dos tanques, y vienen hoy dos más.

Estos tanques son stainless steel2, fueron pintados; ya lo que vamos a hacer es lavarlos y acondicionarlos. Los otros dos que vienen también son de stainless steel; cada uno tiene una capacidad para diez mil [10.000] galones; y tenemos ya 4 o 5, instalados en un área (4), y en otra área tenemos también.

O sea que en las áreas de los terrenos de la Carpa, tenemos en cada área cisternas, tanques de agua, para almacenar y tener para las utilidades de los baños y todo lo correspondiente a la limpieza y mantenimiento que requiere…, además de otras cosas pues requiere también el líquido, o sea, requiere el agua.

Ya hay pozo, pozo hincado, donde está trabajando… está en función ya, en dos de las áreas de los terrenos. Acá estamos en la perforación del tercero (hoy van a continuar en la perforación). Ya encontraron (como le dicen ellos) la primera vena; está como a unos 200 pies más o menos (luego, cuando el personal llegue, estaré preguntándoles más o menos cuánto lleva hasta ahí); él… creo que va a bajar unos 300 y algo de pies.

Ya luego que ellos barrenen, ellos luego meten el casquillo en donde por dentro va a ser introducido la bomba, para de ahí succionar el agua de este pozo acá, de esta área del lado norte de la Carpa.

Ya se supone que el miércoles ya esté con la bomba colocada. Esperemos que todo marche como ya lo tienen ellos en el itinerario. (Aunque yo tengo que verificar; estoy esperando que levante un poco más el día para llamarlos, porque hoy acá es día de fiesta, y él quedó de venir hoy pero no sabemos si ellos lo cogen libre, parece que no se han recordado o no se acordaba que hoy era día de fiesta. Posiblemente vienen, posiblemente seguirían mañana; por eso yo voy a llamarlos ahorita).

Pero para que sepan que ya aquí se está hincando este otro pozo; y así ya vamos a tener esta área que se está preparando acá, con estos tanques de agua, para también almacenarlos. O sea que vamos a tener agua hacia el – para inyectarle agua por este lado de la Carpa; y también para los terrenos del lado, que es donde estamos preparando las carreteras; y todo ese terreno de allá del lado, también vamos a tirar tubería para allá, para que todos los terrenos de La Gran Carpa Catedral tengan este líquido tan apreciado que es el agua.

Escuchamos ayer al mensajero cómo nos hablaba de eso también, de la importancia del agua; y hay varios escritos que él también nos dejó, de la importancia del agua (por supuesto, de los alimentos y todo).

Porque no estamos en este planeta Tierra para quedarnos aquí y jubilarnos aquí en este planeta Tierra, sino que nuestro anhelo y el anhelo del Señor… Luego de que Dios nos ha permitido —por Su escogencia— ser los escogidos de la Edad de la Piedra Angular, de haber venido en este tiempo, haber conocido Su mensajero, recibir Su Mensaje, haber recibido la Primera Venida: a Cristo como nuestro Salvador (lo cual ha producido en nosotros el nuevo nacimiento), lo próximo es recibir Su Segunda Venida (que la hemos recibido); y con esa Fe de Rapto, la Fe del Séptimo Sello, la Fe de los Truenos, es la que va a producir nuestra transformación.

Esa es la finalidad de Dios, esa es la finalidad de cada uno de nosotros: irnos de aquí; pero como estamos en este planeta Tierra tenemos que prepararnos, porque lo que viene es algo grande para la Iglesia y a la misma vez, en esos días, vendrá escasez de muchas cosas. Si viene hambre y sed de oír la Palabra de Dios, también eso se refleja en la parte material.

Por eso él siempre nos decía: [WSS] “Prepárense, estén preparados, para no esperar a ese momento para empezar a prepararse”. Cualquiera diría: “No, pero vamos a ser transformados, no hace falta. Yo voy a ser transformado, no me hace falta prepararme”.

Bueno, recuerden que va a haber unos días un poco difíciles; que tenemos que ser realistas, y no vamos a pretender que nuestra familia pase necesidades. Aunque en ese tiempo vamos a tener ese poder en cada uno de nosotros, que la necesidad va a hacer que… una de las cosas: la necesidad va a hacer que la fe también siga creciendo. O sea, va a llegar un momento en que ya vamos agarrarnos solamente de la Palabra y vamos a poder crear.

O sea que algo grande nos espera; pero tenemos que poner de nuestra parte también y ser responsables con nuestra familia: preparándonos, tanto como lo estamos haciendo ahora en la parte espiritual: alimentándonos y manteniendo nuestro cuerpo espiritual saludable y listo para recibir nuestra transformación, también nos preparamos en la parte física para todo lo que va a venir.

Pero ya Dios tiene todo eso en Su Programa trazado; y lo importante es que somos los actores de este gran Programa Divino, el cual en este tiempo está en esta etapa de preparación para que cada uno de nosotros esté listo para recibir esas promesas.

Que esta semana sea una semana de grande bendición; y que Dios bendiga a nuestro hermano Miguel, a todos los ministros y hermanos; nos cuide de todo peligro y nos mantenga siempre mirando las cosas celestiales, el Programa Divino correspondiente a este tiempo, en lo que Dios está haciendo hoy.

Podemos también ver que ya esta etapa, la cual Dios nos ha permitido tener, es la etapa final. No podemos estar todavía pensando: “No… pero, tenemos tiempo”; o quizás pensando como pensábamos hace 7, 8, 10, 20 años atrás. No. Tenemos que estar pensando en el presente; Dios es un Dios del presente. Por lo tanto, no podemos decir que todo va a seguir igual, o que todo lo que ocurrió va a ocurrir siempre o estará ocurriendo siempre, cuando no es así; porque Dios tiene Su Programa y va de fe en fe, de gloria en gloria; y Su Programa se va cumpliendo a medida que pasan los minutos, los segundos, los días, los años, y Él va cumpliendo todo lo que está trazado en Su Programa.

En una construcción, porque a una persona le guste la parte de la zapata o la parte de la primera planta, del piso, no se va a quedar todo el tiempo —una vez que eche los cimientos— mirando el piso, la zapata, y diciendo: “Como a mí me gusta esta área de la construcción, aquí me voy a quedar; yo no voy a pasar a la otra”. ¿Ve? Uno sigue construyendo. Aunque esas etapas le gustan, pone las paredes, pone el techo, pero no se queda ahí.

Es muy bueno ver el edificio, ese caparazón, levantado; pero a medida que uno va terminando ese auditorio, esa casa, esa construcción o lo que uno esté construyendo, uno va viendo que cada vez es más hermoso. Primero ve unas pocas varillas ahí levantadas, eso se ve feo; y le puede gustar eso: “Ah, me gusta esa área”; pero a medida que va levantándose esa construcción, uno va viendo ya la finalidad y la belleza plasmada en un plano, lo cual es la terminación de ese auditorio o de esa casa o de ese edificio.

Termina la estructura y ve la pintura; luego le pone las ventanas… Y allí ya uno dice: “A mí me gustan las ventanas, el área de terminación de ventanas y de puertas; y hasta aquí me quedo yo”; pero recuerden que todavía falta la parte de todos los detalles, como la cocina, la loza de los baños, la loza de los pisos y todo eso.

Algunos dicen: “Pues hasta aquí me quedo, esto es una etapa buena”; pero recuerden que todavía falta otra más: falta darle el agua para que corra por todas las tuberías que se instalaron, y luego también falta la luz; o sea que faltan las dos cosas importantes.

El Agua, siendo la Palabra que corre por esa construcción… Y si lo miramos: por el cuerpo corre, por nuestro ser, esa Agua; esa Fuente de Agua de vida eterna corre por nuestro ser. ¡Y luego la luz! Cuando él dice, el hermano Branham: [WMB] “Cuando esa persecución venga, no te asustes; hay una Luz que se llevará a Sus hijos”3. ¿Ve lo importante de la luz? O sea que en todo Dios ha reflejado Su Programa.

Y estamos ahora en el tiempo en donde esa Luz, que es la Columna de Fuego, que fue vista allí en la Visión de la Carpa: la vimos allí obrando esos milagros y maravillas; y esa misma Luz es la que nos raptará; esa misma Luz, que es la Columna de Fuego que introdujo al pueblo hebreo a la tierra prometida, es la misma Luz que nos llevará a la tierra prometida del nuevo cuerpo.

Así que sigamos de etapa en etapa, pasándolas; y en esta, la vamos a pasar con victoria. Es una etapa de preparación, de prueba; es una etapa en la cual cada uno de nosotros vamos a ser transformados luego de pasarla; y así ser hallados fieles al Señor: que hemos sido buenos hijos, los cuales han seguido las enseñanzas del Gran Tutor, las enseñanzas del Maestro, para que así pronto seamos cada uno de nosotros adoptados; y ser —luego de 30 a 40 días de estremecer este mundo—, ser raptados.

Así que adelante sirviéndole al Señor con amor, con alegría y con regocijo; sabiendo que el avivamiento, que este último avivamiento que Dios está produciendo en la vida de cada uno de nosotros, es para producir en cada uno de nosotros: la adopción.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde; y que esta semana sea de grande bendición para todo el Cuerpo Místico de Cristo y el cuerpo ministerial del Señor.

Y así crezcamos en esta semana más y más, en todo lo que necesitamos para estar preparados, para estar listos para recibir esa gran visita que Dios permitirá que sea hecha una realidad en nuestro tiempo, la cual es: la resurrección.

Esa visita que… podremos acceder a esa dimensión de una manera tan común y tan normal… Como cuando en el tiempo del hermano Branham, que él de vez en cuando…, el hermano William escribió en una parte, y él dice que: [WSS] “el hermano Branham de vez en cuando los visitaba”. O sea que va a ser algo tan común entre nosotros, el poder acceder a esa dimensión…; la cual, para los que están listos, van a acceder.

Así como para los de este mundo: que van a estar viendo todas esas cosas de esa quinta dimensión, que se va a abrir aquí; así cada uno de nosotros vamos… Si en el reino del maligno, Él les va a permitir ver ese reino – o ese reino se le va a abrir a ellos; ¡cuánto más el Reino de Dios!, que nos va a permitir a los hijos de Dios… cuánto más Él le va a permitir a los hijos de Dios ver el Reino de Dios, ver la sexta dimensión.

O sea que hay grandes bendiciones que Dios tiene para nosotros en este tiempo; las cuales, ya por predestinación va a ser recibida por cada uno de nosotros: los escogidos de Dios, los que están unánimes y juntos en el Aposento Alto de la Edad de la Piedra Angular, y dicen: “Amén”.

Y hay algunos que dirán: “No entiendo por ahora esto, pero lo creo”. Y esa es la posición que debe tener todo creyente: “No lo entiendo muy bien, esta etapa, pero la creo”, y dice: “Amén”; porque es simiente de Dios, es escogido de Dios predestinado desde antes de la fundación del mundo.

Con razón le dijo el Ángel a Daniel: “Anda Daniel, sella las cosas hasta el fin, hasta el tiempo del fin” [Daniel 12:4]; y tambien dice: “(Ya en ese tiempo) los entendidos entenderán” [Daniel 12:10]. O sea: “No te preocupes, los entendidos entenderán”.

Y yo le doy gracias a Dios que en este tiempo hay un pueblo entendido, hay un pueblo que dice “Amén”. Y algunos que no hayan entendido claramente todo eso, Dios les va a seguir abriendo el entendimiento, pero están diciendo “Amén” también, a todo lo que Dios está haciendo en este tiempo en una forma tan y tan sencilla, que luego vamos a decir: “Pero, ¡cómo va a ser que Dios cumplió todo eso en esta manera?”. Así es el Programa Divino, así es como Él ya lo tiene predestinado.

No somos quién para decirle a Dios: “Así no me gusta. Vamos a cambiar esa manera, porque así no era”. Pues nos sorprendió a todos cómo Dios iba a cumplir la forma en la cual Él iba a cerrar esta etapa en medio de la humanidad, la iba a terminar en esta forma: en una forma del común del pueblo.

Que Dios me los bendiga, Dios me los guarde; y reitero nuevamente: que esta semana sea de gran bendición para todos los hijos e hijas de Dios.

Primogénitos de Dios, escogidos de Dios: ¡vamos a llegar!, vamos a llegar a la tierra prometida del nuevo cuerpo, vamos a llegar a la tierra prometida del glorioso Reino Milenial; de eso no cabe duda. Eso es ASÍ DICE EL SEÑOR.


1 pad: término en inglés que se refiere, en este contexto, a una plataforma de construcción, los materiales del suelo sobre los que se construye.

2 stainless steel: acero inoxidable

3 Citas, pág. 119, párr. 1054

Ir arriba