Preparandonos para ver la Gloria de Dios en medio de su Iglesia

Preparandonos para ver la Gloria de Dios en medio de su Iglesia

Rev. José Benjamín Pérez
Lunes, 30 de mayo de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenos días, un saludo al reverendo Luis Miguel Salazar, allá en Cartago, Colombia, y todos los hermanos y hermanas en la congregación “El Maestro está aquí y te llama”, hoy lunes, 30 de mayo de este año 2022.

Es realmente un privilegio y una bendición poder enviarles este saludito, y decirles que estamos en este tiempo: un tiempo en que Él nos ha dejado para repasar y prepararnos para pronto ser adoptados.

Para la adopción de un hijo de Dios se requieren unos requisitos; se requiere conocer y saber la fórmula para uno obtener esas promesas y esas bendiciones que Dios ha prometido para nuestro tiempo. Por lo cual, es la fórmula que antes no se había dado a conocer abiertamente a los hijos de Dios, porque el pueblo de Dios aún no estaba preparado para eso. Por eso él decía: [WSS] “Yo pedí más tiempo, porque el pueblo no estaba listo”1, o sea, no estaba listo para recibir esa promesa, porque no tenía esa fórmula.

Y para cada cumplimiento de cada promesa y cada profecía, todo tiene un tiempo. Y el tiempo, en el caso del cumplimiento de la profecía, el tiempo es: el conocimiento; conocer cómo es que Dios va a cumplir y cómo va a estar dando a conocer esa fórmula para que los hijos de Dios obtengan ese conocimiento para poder acceder, y que sean hechas una realidad esas promesas en la vida de cada hijo de Dios.

Por ejemplo, en el caso de Lázaro, a Lázaro cuando durmió…, porque los santos no mueren, sino que duermen…, así le dijo Jesús allí: “Tu hermano no está muerto, sino que él duerme”; luego más adelante le dijo: “Tu hermano murió – se murió”, o sea, para que entendieran2; pero en realidad Lázaro lo que estaba era durmiendo.

Y cuando Él está frente a la tumba, ellos querían que Dios hiciera un milagro: que lo resucitara; tipo y figura de la resurrección de este Día Postrero. Y allí iban a ver la gloria de Dios siendo manifestada con la resurrección de Lázaro.

Pero si ustedes se fijan, hubo algo que ellos tuvieron que hacer primero. O sea, primero ellos tuvieron que creer en que al hacer el movimiento de la piedra…, lo cual Él les dijo: “Moved la piedra”3. ¿Ve? Hubo un acto que allí los que estaban presentes tuvieron que hacer. Pero para mover esa piedra ellos tenían que creer primero que, al mover la piedra, Jesús iba a resucitar a Lázaro.

¿Ve? Siempre se requiere un paso del escogido de Dios, creyendo que lo que está haciendo es porque va a recibir y va a ver la gloria de Dios en su vida.

Y cuando movieron la piedra, Lázaro, al oír la Voz, esa Voz de Arcángel, la Voz de resurrección, cuando escuchó la Voz, resucitó; vieron allí ellos la gloria de Dios.

Y hay algo muy tremendo, importante, que se ha estado hablando en estos días… Porque, fíjense que al ellos mover la piedra, podemos ver que las piedras tipifican muchas cosas: Esa Piedra cortada de un Monte, y todo lo que habló de la Venida del Hijo del Hombre y todo eso; pero si lo vemos como la piedra, una piedra…, por ejemplo, una piedrita que está en el zapato: eso cómo molesta; y uno se tiene que sentar para sacarse el zapato y sacudirse para sacar esa piedrita, y ahí uno puede caminar mejor.

Y así, frente a aquel problema, para ellos, para la familia de Lázaro (y de Jesús, porque era su amigo), ellos tenían una piedra al frente; o sea, tenían un gran problema; porque, para empezar, había que sacar la piedra para ver la gloria de Dios, para poder ver a Lázaro resucitado. Y si Lázaro es tipo y figura de los que van a ser resucitados en el Día Postrero, podemos ver que los obstáculos de este planeta Tierra, de este reino, van a ser quitados. Cada uno como individuo tiene que quitar eso que pone una barrera entre nosotros y aquellos que van a resucitar.

Al ellos mover la piedra, ahí vieron la gloria de Dios siendo manifestada delante de ellos. Ellos vieron allí cómo Dios resucitó a Lázaro por la Gran Voz de Trompeta, cuando dijo: “¡Lázaro, ven fuera!”. O sea que eso estará siendo cumplido pero en una escala mayor en este tiempo, en donde los muertos escucharán la Voz del Hijo de Dios y se levantarán.

Pero ahí va a haber un grupo de personas que van a estar preparados —con todos los obstáculos habidos y por haber que tenga como individuo cada escogido—, van a ser limpiados y van a ser preparados para ver el cumplimiento de esa resurrección.

Algo glorioso se está preparando; así como se está preparando algo glorioso en la sexta dimensión para ellos obtener esa fe de resurrección. Esa Voz que ellos escucharán para ser resucitados, nosotros estamos siendo preparados también, con esa misma Voz, para que así podamos acceder a ver la gloria de Dios siendo manifestada en la resurrección de los muertos en Cristo; los muertos de edades pasadas y los de nuestro tiempo.

Así que estemos preparados, porque algo grande está por suceder. Y estamos, en estos días, en estos meses y en estos años —no sabemos el tiempo que Dios todavía lo tiene en Su Programa que estemos aquí—, preparándonos para ver la gloria de Dios en medio de Su Iglesia.

Dios les bendiga, Dios les guarde. Y esperemos que Dios siga mostrándonos —a través de todo lo que nos ha dejado el mensajero— todo lo que tiene que ver con ese Programa, con ese proceso y esas etapas de la resurrección, en donde la Columna de Fuego es la que está obrando en medio de cada uno de nosotros.

Sigamos en este tiempo de preparación, porque muy pronto vamos a obtener la promesa de la resurrección; y nosotros los que vivimos ser transformados.

Y estamos agradecidos a Él que haya enviado a este poderoso Arcángel, en el cumplimiento de la Segunda Venida del Señor, en nuestro amado hermano William Soto Santiago, con este Mensaje que prepara a la Iglesia-Novia para pronto ser transformada y raptada.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde; y continúen pasando un día feliz.

Y todos los que estarán reunidos durante toda la semana también pueden escuchar este audio, para que así también estén al tanto —y conscientes— de lo que Dios está haciendo en medio nuestro; y que no se nos pase por alto cómo Dios ha estado obrando en la simplicidad, como Él siempre lo ha hecho en Su Obra: mientras más grande Él promete algo, más sencillo lo cumple.

Así que le damos gracias a Dios que ha tenido un pueblo con percepción profética, que ha visto y ha entendido el Programa Divino correspondiente a este tiempo; y que hemos sido llamados por ese Mensaje durante todos estos años, y hemos sido recogidos y colocados en la Edad de la Piedra Angular, el Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo; el Templo que se ha cumplido en este tiempo y ha llegado a su culminación, para que así la Columna de Fuego more en toda Su plenitud en el cumplimiento de la Visión de La Gran Carpa Catedral, como lugar; y como Templo espiritual: en cada uno de Sus hijos, cada uno de nosotros, los cuales obtendremos la plenitud de la Palabra al estar adoptados y luego transformados.

La adopción es la transformación de nuestros cuerpos; pero antes estaremos, quizás algunos días antes, ya con ese poder en nosotros, estando en estos cuerpos. Vamos a esperar a que llegue ese momento para ver cómo todo eso va a suceder.

Lo que nos corresponde a cada uno de nosotros es estar preparados, estar listos; y ya un tiempito atrás se ha venido hablando de eso: preparación para la adopción, preparación para ver a los que van a ser resucitados.

Así que hermanos, muchas gracias por esta oportunidad que me permiten enviarles este saludo. Y continuaremos ya en los próximos días, de viernes, sábado y domingo, continuaremos escudriñando todo lo que Dios nos está mostrando a través de todo lo que nos ha dejado el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago.

Dios les bendiga y Dios les guarde a todos.


1 Domingo, 3 de septiembre de 2017. Cayey, Puerto Rico. / Compilación de mensajes “Por amor a los escogidos”, pág. 10

2 San Juan 11:11-15

3 San Juan 11:39

Ir arriba