Quitad la piedra y vereis la Gloria de Dios

Saludo a los hermanos de Santa Cruz, Bolivia

Rev. Miguel Bermúdez Marín
Miércoles, 1 de junio de 2022
Bogotá, Colombia

Dios te bendiga, Joel. Te felicito por esta decisión tuya de reunir a los hermanos, tomar ese tiempo de media vigilia, como para estudiar y oír estos audios, estos videos, y estudiar los mensajes del hermano William, del hermano Branham, los mensajes del hermano Benjie también; en esta preparación que nos ha pedido Dios: que actualmente nos preparemos para recibir las cosas mayores que vienen.

Si tú observas, por ejemplo, en el 77, para enero, cuando el hermano William, cuando empezó a entrar esa etapa en que venía la revelación del Séptimo Sello, que venía la revelación de la Segunda Venida de Cristo, entonces es como un ciclo, son ciclos que se repiten; cosas que acontecieron allá en el pasado vienen siendo como un tipo y figura, como una repetición.

Y si tú oyes al hermano William hablando allí, es como si él mismo estuviera hablándonos hoy, lo mismo que nos está diciendo hoy; porque este ciclo es el que nos está haciendo un llamado para prepararnos, para obtener esas grandes cosas que Dios tiene para Su pueblo.

Bueno, les quiero leer, para que tú te des cuenta como que fuera exactamente como si el hermano William estuviera hablando ahorita. En el libro de “La Brecha”, él dice:

LA BRECHA
Dr. William Soto Santiago
Domingo, 23 de enero de 1977
Cayey, Puerto Rico

Ahora, lo que nosotros hemos visto en este tiempo es que Dios está obrando en nosotros para que nosotros estemos listos para lo que Él tiene para nosotros. Y entonces ha ido obrando de la manera que ha estado obrando, de tal manera que sin nosotros darnos cuenta, ha estado pasando lo que pasó en aquellos tiempos, los cuales ([MBM] estos tiempos pasados) vienen a ser tipos y figuras de este tiempo ([MBM] porque son como ciclos que se repiten). Que cada vez que Dios iba a hacer algo, Dios decía: “Santifícame al pueblo”.

[MBM] Bueno, eso ya tú lo ves también en toda la Biblia, ¿no? Al hermano William Brahanam le fue dicho, ahí en la página 4681: [WMB] “Conságrate para la visita de los ángeles”; y así en cada ocasión. Cuando Dios le habló a Moisés2: “Santifica al pueblo para que…, Dios les va a hablar desde el Sinaí”. Cuando Dios le habló a Josué: “Santifica al pueblo que mañana veremos maravillas”3.

Siempre que va a haber algo grande, hay una preparación para recibir eso grande que Dios ha prometido; y eso es lo que está sucediendo ahora en este ciclo. Y dice:

[WSS] Que cada vez que Dios iba a hacer algo, Dios decía: “Santifícame al pueblo”. Y esto que hemos estado viendo, yo he visto que es algo parecido a eso. Entrando en una etapa en donde todos están siendo santificados; en donde todos están arreglando todo con Dios. ¿Por qué? No por miedo, sino porque todos queremos estar preparados para las bendiciones que Dios quiere darnos. Nadie lo haga por miedo, sino porque ama al Señor, y está avergonzado de haber actuado mal.

Si usted no se avergüenza de haber actuado mal, no tiene de qué arrepentirse, no tiene nada que arreglar; pero solamente cuando uno se avergüenza de haber hecho las cosas malas, entonces es que uno se arrepiente.

[MBM] Digamos, si usted no se avergüenza de haber actuado mal, no tiene (cómo diríamos), no tiene nada de qué arrepentirse.

[WSS] … solamente cuando uno se avergüenza de haber hecho las cosas malas, entonces es que uno se arrepiente. Si usted cree que lo ha hecho bien, siga para adelante. Usted, aunque diga que ha hecho tal y tal cosa, tal y tal cosa, y no cree que lo ha hecho mal, usted no está arrepentido; y si no está arrepentido ¿de qué hay que perdonarlo? No hay perdón para eso, porque según usted no lo ha hecho mal, está bien ([MBM] lo que ha hecho); y si está bien para usted, Dios no lo puede perdonar; y si no lo puede perdonar, y está bien para usted y está mal para Dios, usted se queda con eso; y para usted se ve bien, pero delante de Dios, ¿cómo se ve? Y lo que cuenta no es cómo usted se vea a sí mismo, es cómo Dios lo ve a usted. Y solamente a través del espejo de la Palabra es que se tiene que mirar usted, para verse como Dios lo ve a usted.

Entonces, examínese siempre, mírese bien, y hágase un chequeo completo de todo; y si se le olvidan las cosas, mejor apúntelas, para que cuando vaya a arreglar algo, no tenga que ir varias veces.

Imagínese, estamos deseosos de terminar, para que la otra fase que viene, pues comience; pero si comienza estando el pueblo mal delante de Dios, el Señor tiene bendición en una mano y tiene juicio en la otra; y entonces depende de cómo esté usted.

[MBM] ¿Se dan ustedes cuenta que es como si estuviera hablándonos hoy? ¿ve?, como si estuviera hablándonos hoy.

[WSS] … entonces depende de cómo esté usted. Si está listo para recibir bendición, pues va a recibir bendición; pero si está listo para recibir juicio, pues lo que va a recibir es juicio. ¿No se ha dado cuenta que Dios nos ha dado este tiempo para prepararnos para recibir bendición?

[MBM] Es una pregunta: ¿No se ha está dando cuenta usted que Dios nos ha dado este tiempo para que nos preparemos para recibir bendición?

Esa pregunta, pues ¡imagínese! Si usted no se da cuenta que este tiempo en que está Dios haciéndonos este llamado de arreglar todo, y usted lo ve desde otro punto de vista: “Pues eso es un pensamiento del hermano Benjie”, y no lo ve como el llamado de Dios para la preparación a fin del cumplimiento de un ciclo, de una Obra mayor que Él hará, pues imagínense, no está preparado para recibir bendiciones. Y esto es bien importante.

[WSS] Bueno, pero sabemos que el grupo del Señor es un grupo entendido, es un grupo prudente, que sabe arreglar las cosas a tiempo antes de que se le haga tarde. Entonces las cosas usted debe de hacerlas siempre de adentro hacia afuera. No de los sentidos de su espíritu, no de los sentidos de su cuerpo, sino del alma, de adentro. Todo va a ser arreglado. Por supuesto…

[MBM] Miren que nos está diciendo que todo se va a arreglar.

[WSS] Por supuesto, es mejor uno arreglar las cosas, y no que el Señor se las arregle a uno. Es mejor uno ir a cuenta con el Señor, y no que el Señor nos llame a cuenta.

[MBM] ¿Ven ustedes que hay una diferencia en eso?

[WSS] ¿Ve? Entonces es mejor de adentro para afuera, de acá, uno saber quién es uno; porque al Señor le agrada que uno sepa que uno es nada, que uno es un fracaso desde el comienzo.

Cuando usted se cree que es algo es cuando usted tiene problemas con Dios. ¿Por qué? Porque Dios abate la altivez de los altivos, pero da gracia a los humildes.

Entonces es como el caso del publicano y el fariseo. El fariseo se encontraba allí: “¡Oh!, mira, yo no soy como este [publicano]”. El otro, bueno, reconocía que él era todo lo que el fariseo decía, y además lo que el fariseo no sabía de él. ([MBM] Él reconocía todo eso delante de Dios). Bueno, ¿quién salió justificado? Aquel que buscó misericordia cuando había tiempo para buscarla. [El fariseo] se creyó que estaba bien, pero salió condenado; pero el otro salió justificado.

Nunca espere usted que sea Dios el que le saque las cosas a usted, sino que sea usted mismo el que las saqué, antes que Dios se las tenga que sacar; porque cuando usted las saca, puede alcanzar misericordia; pero cuando Dios se las saca, entonces ya usted sabe que cuando Dios saca las cosas, después viene juicio. Y yo creo que este tiempecito que Dios nos ha dado…

[MBM] ¿Ve? Nos está hablando como si estuviera hablándonos hoy; porque es un ciclo que se vuelve a cumplir. Se está preparando ahora el pueblo para recibir unas cosas mayores, más grandes, que el Señor va a hacer; y por esa razón se repite el ciclo de una preparación: de arreglar los problemas, de acercarnos a Dios, de poner todo en orden, con sinceridad, con un corazón sincero y puro, cueste lo que cueste; aunque la gente piense mal de usted, eso no tiene que ver.

Lo importante es que usted delante de Dios quede justificado, arreglado ¿ve? Y aquí nos dice él esto, pues se los vuelvo a repetir:

[WSS] Y yo creo que este tiempecito que Dios nos ha dado, es para nosotros sacar todo lo malo que haya en nuestros corazones.

Usted sabe que el hermano Branham siempre decía: “Señor, escudríñame, escudríñame y déjame ver todo lo malo que hay dentro de mí; y saca de mí todo lo malo que hay. ¡Ayúdame, Señor!, yo quiero echar fuera de mí todo lo que está malo”. Esa es la posición para cada uno de nosotros en esta hora.

[MBM] Bueno, y ahí sigue el hermano William en esta porción. Pero yo les estoy mostrando que son como especie de ciclos que se repiten ¿verdad?

Como David. Cuando David, tomando la potestad del rey (que era el que tenía la autoridad, y el rey podía hacer lo que él quería), mandó a buscar la mujer de Urías… Siendo que Urías era un soldado de su ejército, que estaba siendo fiel, que estaba luchando en favor, luchando las batallas en favor de David; y sin embargo, él mandó a buscar la mujer de Urías, porque él quería estar con la mujer de Urías; y él pues creía que estaba bien porque él era el rey, y como rey podía hacer lo que le daba la gana, o lo que él quería; pero para Dios no es así4.

Sea el rey o sea el pastor, o sean los hermanos, lo que sea, Dios quiere que todos caminemos correctamente, como debemos caminar, sin necesidad de hacer cosas que no debemos hacer. Y él no pensó que estaba haciendo mal.

Hasta después entonces, que sale encinta la mujer de Urías; y entonces su esposo todavía está por el ejército; y él manda a su general que le mande a este joven para que esté en su casa unos días, para que esté con su mujer. Y en la mañana, cuando va el rey, lo consigue allí en la puerta del palacio, en unos lugares donde dormían los soldados, y le dice: “¿Y qué pasó, porque no…?”. Le dice: “No; no soy capaz yo… Mientras que mis compañeros de guerra están peleando la batalla, y yo voy a estar disfrutando de mi mujer, no fui capaz de hacer eso. Yo estoy siendo fiel al rey”.

Bueno, entonces el rey lo volvió a mandar, y él creyó que él tenía la potestad de hacer lo que fuera; y le mandó un mensaje al general: que pusiera a Urías en peligro y lo dejara solo; porque quería que muriera en batalla. No lo quería matar él, pero el preparativo que hizo fue para que muriera. Y él, automáticamente, Dios lo estaba viendo como un crimen, como un asesino a un amigo fiel, que estaba luchando por él y por su reino; y él no creyó que estaba haciendo mal, hasta que el profeta fue y le habló y le dijo.

¿Ve? Ya después la muerte de su hijo, el primer hijo que tuvo allí en la mujer de Urías, que fue el que murió; el segundo fue Salomón. Pero vean ustedes, él tuvo que honrar a Salomón por causa de lo que él había hecho también.

Pero entonces encontramos que el profeta le habla; él se da cuenta que ha cometido un crimen, pide perdón… Léanse el Salmo 51 ustedes allí, para que vean cómo él empezó a clamar: “¡Señor…!”, ahí se dio cuenta. “Cometí un… Líbrame de los asesinos, líbrame del homicidio. No eches de mí Tu Santo Espíritu”. ¿Ve? “Tu Espíritu noble me sustente”.

Y entonces empezó a clamar a Dios, con un verdadero arrepentimiento; y Dios le dijo que sí, aceptó el arrepentimiento; pero le dijo que, con todo y eso, había unas consecuencias a causa de ese delito, de ese crimen, de esa manera que él había hecho contra su fiel soldado, contra su fiel amigo. Y entonces Dios le puso unas condiciones allí, que ustedes las conocen; que él tuvo pues que aceptar una de ellas, que ahí fue donde… ustedes conocen toda la historia de ahí en adelante.

Pero vean ustedes cómo así es. Hasta que Dios te habla y tú sientes en tu corazón que has hecho mal, pues no tienes de qué arrepentirte, no tiene por qué Dios perdonarte. Dios te perdona cuando en realidad tú reconoces que has hecho mal, has fallado en alguna cosa a tu hermano, a tu amigo, o en tu negocio… ¡en lo que fuera!, o a tu esposa, ¡lo que sea! Entonces… que esté malo. Y ahí tú lo reconoces, y pides perdón, y arreglas eso delante de Dios, para que entonces Dios nos vaya preparando para esa etapa que viene.

La etapa que viene, aunque se mueva en simplicidad y en sencillez, esa etapa es fundamental; ese preparativo en cada uno no solamente de los pastores, sino de los hermanos, de las hermanas, de los jóvenes, de los niños, de todos; que debemos irnos preparando delante de Dios para recibir esas grandes bendiciones que están a la puerta, tan cerca, están a la mano.

Que Dios los bendiga, mis hermanos. Yo creo que… Bueno, que nuestro hermano José Benjamín Pérez les hable, y ustedes tomen esas palabras y las guarden en su corazón. Yo lo que he hecho es leerles del Ángel del Señor, para que ustedes vean cómo los ciclos se repiten.

Que Dios nos ayude, como él dijo allí; en dos ocasiones lo dijo. En una dijo:

[WSS] ¿No se ha dado cuenta que Dios nos ha dado este tiempo para prepararnos para recibir bendición?

[MBM] Esa es una parte. Al final de lo que les leí, dice:

[WSS] Y yo creo que este tiempecito que Dios nos ha dado, es para nosotros sacar todo lo malo que haya en nuestros corazones ([MBM] porque el Señor ve las intenciones del corazón).

Que Dios les bendiga, Dios les guarde. Ya yo estoy aquí en Bogotá. Y les agradezco que oren por mí, para que las actividades que vamos a tener aquí salgan bien.

He tenido acá algunos… tuve unas pequeñas dificultades ahí en la rodilla, en el cuello, que no podía moverlo muy bien; y ya estoy ya bastante mejor. Y espero que ustedes oren por mí, para que yo pueda, con toda libertad, desarrollar las actividades que tengo aquí y las que tengo en el Ecuador también.

Dios les bendiga grandemente.

Quitad la piedra y vereis la Gloria de Dios

Rev. José Benjamín Pérez
Miércoles, 1 de junio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín y todos los ministros que están reunidos en los diferentes países, hoy, miércoles, 1.º de junio de este año 2022: Los hermanos reunidos allá en Venezuela con nuestro hermano Oswaldo Silva en Caracas; ellos tendrán en estos días una reunión y me pidieron que les enviara un saludo. Y también allá en Bolivia, que están teniendo o tendrán una vigilia está noche, allá en Santa Cruz, con nuestro hermano el reverendo Joel Lara y todos los ministros que están allí con él; y también los ministros que están conectados de Bolivia. Y algunos que también tienen unas actividades también en otras zonas allá de Bolivia, que me pidieron también que les enviara un saludo, como nuestro hermano Marco, Julio, Christian, Pedro y todos los ministros que se reúnen también allá en Bolivia en esta ocasión. Y también allá en Panamá, con nuestro hermano Ariel Cerrud. Y todos los lugares donde también están escudriñando y repasando este glorioso Mensaje que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo, William Soto Santiago: profeta mensajero dispensacional de esta Dispensación del Reino y el cumplimiento de la Venida de ese Ángel que era diferente a los demás, que aparecieron allí en febrero 28 de 1963.

Con la Venida de ese Ángel —que es el que contiene el Séptimo Sello, Su Venida—, Él comenzaría un ministerio desde ese tiempo que apareció esa nube para acá, para llamar y juntar a todos los escogidos de Dios, primogénitos de Dios inscritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, para con el Mensaje prepararlos para la transformación.

Ese Mensaje es el mismo Mensaje, también, que preparará al otro grupo, que están escritos en el Libro de la Vida; los preparará también para las cosas que ellos estarán cumpliendo, como dar sus vidas en la gran tribulación.

O sea que antes que comience la gran tribulación, la apretura de Jacob, los grupos, cada individuo que pertenece a cada grupo, se va a identificar; porque el mismo Mensaje es el que va a mostrarle a la persona a cuál grupo va a pertenecer: Si es un escogido: para rapto. Si es una fatua: para la gran tribulación, que va a dar su vida. O si es uno de los incrédulos: que no va a tener oportunidad para salvación. O sea que es un Mensaje que cubre todos los grupos. Y también los 144.000.

Y con ese Mensaje de Gran Voz de Trompeta Él ha estado llamando y juntando a todos Sus escogidos, los cuales…, ya con la Venida de ese Ángel en nuestro precioso hermano William Soto Santiago cumplió Su Venida, cumplió la misión de ese Ángel en este planeta Tierra.

Y ahora nosotros, estando ya en el Aposento Alto, que es la Edad de la Piedra Angular, estamos preparándonos para ese glorioso evento de nuestra transformación.

Por eso la Tercera Etapa, en el cumplimiento de la Visión de la Carpa, será para todos esos grupos, como lo dice allí en el libro de Citas, en el párrafo 1057, donde nos habla al final, que dice: [WMB] “Miren la Tercera Etapa, será para la Novia, para la Iglesia, para los perdidos y también para los 144.000”.

O sea que esa Tercera Etapa en toda su plenitud será manifestada plenamente para todos los seres humanos; que impactará también al pueblo hebreo, donde verá la manifestación del poder de Dios en toda Su plenitud.

Por eso en estos días estuve platicándoles (en un saludo)5, donde él nos hablaba de… hablando de Jesús, nos hablaba él allí en el Evangelio según San Juan (y ahora que tengo acá la… porque allí no tenía la Biblia a la mano, cuando envíe el saludo)… Quiero leerles una partecita aquí, en este saludito, donde Él dice… en el Evangelio según San Juan, capítulo 11, verso 38, dice:

38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.

39 Dijo Jesús: Quitad la piedra.

[JBP] Y como platicábamos: que siempre hay una acción que los hijos de Dios deben hacer, para que luego veamos la Gloria de Dios manifestada o siendo manifestada en medio de Su pueblo.

A nosotros, en este tiempo nos ha sido dicho que tenemos que estar preparados, con nuestras vidas arregladas delante del Señor, y quitar todo obstáculo que impida ver la Gloria de Dios y que impida que Dios cumpla las promesas en cada uno de nosotros.

¿Cuándo Él les dijo eso?

39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.

[JBP] Y recuerden que al cuarto día…, que fue también lo que habló allá en el Génesis, capítulo 15, verso 16, que es en la cuarta generación, dice:

16 Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí.

[JBP] Después ustedes leen todo ese capítulo 15, desde el 12 hasta el 19; pero ahí, en el verso 16, ahí nos habla de esa cuarta generación, que son esos últimos cuatro días, representados allí en Lutero, Wesley, Branham, y en este tiempo final: el Ángel del Señor Jesucristo.

Es en el cuarto día que veríamos o veremos esa manifestación gloriosa de la resurrección de los muertos en Cristo; porque Lázaro representa allí, tipifica allí, la resurrección de los creyentes en Él (de este tiempo final y de todas las edades).

39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.

40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

[JBP] ¿Ve? Teniendo allí a Jesús, siendo Él el Verbo, la Palabra, se pone a… (vamos a decir) a cuestionarle, a decirle; como si Marta supiera más que Jesús, supiera más que el Verbo, que la Palabra. Cuando ella lo que debió hacer es: quedarse callada, y hacer esa acción que Jesús le estaba diciendo allí.

Y Él tuvo que reprenderla, Él allí la regañó: “¿No te he dicho…?”. ¿Ve? Ya le había comentado en otras predicaciones, pero ahora se lo volvió a decir:

40 ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

[JBP] O sea que a cada escogido de Dios de este tiempo final nos es dicho: “¡Crean!”. Crean a la Palabra, crean al Verbo, para que vean, y podamos ver en este tiempo final la Gloria de Dios.

41 Entonces quitaron la piedra…

[JBP] O sea, después del regaño (vamos a decir).

Ahí, de seguro, como Marta era la que se encargaba, porque era su hermano; de seguro ella les dijo: “Sí…, quiten la piedra”.

Todos a lo mejor estaban esperando porque ella les dijera (porque era su hermano).

41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.

42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

[Rev. José B. Pérez] Y es en el cumplimiento de la Visión de la Carpa en donde veremos la Gloria de Dios siendo manifestada delante de nosotros; o sea, de aquellos que puedan estar viendo, porque estarán preparados, estarán listos para ver y acceder a esa dimensión, y poder verlos a ellos, y ahí ser transformados.

Es siempre, como él nos dijo en una ocasión, en una anotación, que él dice: [WSS] «Siempre en la cuarta generación ocurre una Liberación y un Juicio».

O sea que eso es algo muy pero que muy importante, porque estamos en esa generación, en esa cuarta generación en que estaría ocurriendo esa liberación de los hijos e hijas de Dios del Egipto espiritual, del Egipto también de este tiempo del reino de los gentiles; y sabemos que luego de eso vendrá el juicio divino en la gran tribulación.

Así que estemos preparándonos con este glorioso Mensaje que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo, William Soto Santiago; y que estemos atentos y estemos creyendo todo lo que Dios por medio de Su Espíritu Santo, por medio de Su Palabra que nos ha dejado, llegaremos a esa perfección que todos y cada uno de nosotros necesita para poder ser pronto adoptados.

O sea que con ese Mensaje, creyéndolo de todo corazón, vamos a obtener esa fe de rapto, para poder ver, poder acceder a esa dimensión, y así ver la Gloria de Dios manifestada en medio de nosotros.

Como él nos escribió allí en el mensaje “DIVORCIO Y CASAMIENTO”6: en la página 14 abajo, dice:

81 Fíjense en todo este avivamiento que ha acontecido por quince años o más, y ninguna denominación sale de ello. Lutero tuvo un avivamiento; de allí salió una denominación. Wesley, allí entró una denominación. Alexander Campbell, allí entraron denominaciones. Todos estos otros grandes, John Smith, y así sucesivamente, denominaciones; Moody, todo a lo largo. Pero aquí ha estado uno… Usualmente un avivamiento solamente dura como tres años, pero este ha estado ocurriendo por más de quince años y ni una denominación ha brotado de ello, por cuanto este es el tiempo de la Semilla. No más forro; después que desaparece el forro, es Semilla.

82 Dios está listo. Si Él no está haciéndolo ahora, Él llamará a una Iglesia a perfección por Su Palabra, Jesucristo.

[JBP] ¿Ve? Y él escribe allí:

[WSS] «la perfección por la Palabra».

[JBP] O sea que es la Palabra siendo hablada y siendo escuchada por cada uno de nosotros, que nos está llevando a esa perfección, nos está llevando a que tengamos esa Palabra plenamente en nuestras vidas. Y, por supuesto, lo más importante: creerla. Porque no solamente es tener la Palabra, sino creerla.

Es como… Estoy buscándoles aquí un lugar donde él nos dice en el mensaje “VELO ADENTRO”7… Si lo consigo acá, en un lugarcito donde él nos dice… Aquí en la página 10, abajo, dice:

96 Yo creo que ustedes creen en Vida perpetua. Yo creo que su aceptación del Señor Jesús le da a usted Vida Eterna perpetua, cuando usted lo cree. Luego yo creo. Por un Espíritu entonces usted es bautizado en el Cuerpo de creyentes. De eso vamos a hablar dentro de algunos minutos, si Dios lo permite. Ustedes creen en la Vida.

97 Él… Pablo dijo, pasando por la costa de Éfeso, y encontrando algunos discípulos, les dijo: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que habéis creído?”.

98 Su fe lo ancla a usted en Cristo. Eso es intelectual. Usted lo cree, lo acepta, dice que es correcto, usted reconoce que es la Verdad, y usted es un cristiano. Entonces usted tiene Vida Eterna, por creerlo. Así usted ha entrado a Dios. Usted está en el campamento. El Maná está cayendo, y usted lo está comiendo.

99 ¿Ha notado usted una cosa extraña? La multitud que se alimentaba del maná, ¿era mixta? Gente que es pecadora, que no aceptan al Señor Jesús, pueden gozarse viendo la Obra de Dios sanando los enfermos, se gozan con la gente que actúa correctamente; pueden abrir sus corazones y gozarse en un sermón que ha sido predicado bajo la unción. Y ese es el mismo Maná que el cristiano está comiendo. ¿Lo ve usted?

[JBP] ¿Ve ahí? Y él escribe al lado: [WSS] «Maná».

(De ese tema, creo que es el que vamos a escuchar en este fin de semana, que lo tituló: “EL MISTERIO DEL MANÁ ESCONDIDO”; creo que es el tema de este próximo viernes).

Y vean cómo allí él nos habla que nosotros [WMB] “obtenemos esa vida eterna recibiendo ese Maná, por creerlo” (dice él allí); pero ese Maná cae sobre una multitud mixta.

¿Ve? Ahí nos está diciendo que esos tres grupos…, que es: las vírgenes prudentes, las vírgenes fatuas, y aun los incrédulos (y podemos añadirle los 144.000).

Pero, más bien, entre ese tiempo en donde ese Maná está cayendo cuando el mensajero está trayendo ese Mensaje en el lugar, en el área, que Dios lo ha colocado en este tiempo, que es la América Latina y el Caribe (aunque se ha extendido a otros lugares; si hay un escogido que ha estado en otro lugar, pues hasta allá le ha llegado el Mensaje)…

Pero en esta parte de la Tercera Etapa, en donde cubre a esos tres grupos (cubre a los escogidos, y también cubre a las fatuas, y cubre al individuo como a los perdidos, al incrédulo); y cae, ese Alimento cae en esa multitud que es mixta.

O sea que cae sobre todos; pero solamente es el escogido de Dios el que obtiene esa revelación; y obtiene vida eterna, al creerla; y también obtiene, en el Día Postrero, por medio de la predicación del Mensaje del Evangelio del Reino, que ha sido sellado en la Edad de la Piedra Angular: obtiene entonces la fe de rapto, la fe de transformación.

Así que estemos apercibidos en este tiempo, y no ponerlo a Él (a la Palabra) enterrado, y poniéndole a Él encima una piedra denominacional.

Eso fue lo que nos dijo allí en “LA RESTAURACIÓN DEL ÁRBOL-NOVIA”8; en la página 35 dice:

423 El Árbol-Profeta perfecto, predicando la perfecta Palabra del profeta, con señales perfectas de profeta, con resultados perfectos de profeta, frutos perfectos del Espíritu.

424 Y para burla lo colgaron en un árbol; al Árbol-Palabra le colgaron de un árbol romano de hechura humana. Hermano, espero que eso haya calado profundo en el corazón. ¡Amén!

425 Lo mismo hoy. Ellos están tratando de tomar el Árbol perfecto de Dios, la Palabra, y mezclarla y colgarla en algún lugar como si fuera un credo. La muerte y la Vida no pueden mezclarse.

[JBP] Y él escribe allí:

[WSS] «Tratan de colgar la Palabra en una denominación».

[JBP] Y más abajo dice:

431 Después de Él haber hecho todo lo que hizo, y habiéndose enfrentado a ellos diciéndoles: “Si yo no soy, entonces ¿quiénes son ustedes? Si vosotros podéis condenarme de pecado, si he errado en algo de la Palabra, muéstrenme en dónde he errado. Ahora, permítanme demostrarles en dónde vosotros estáis equivocados”. ¿Lo ve usted? Pecado es ‘incredulidad’, sabemos eso.

432 ¡Ellos querían quitarlo del medio! porque lo odiaban, ya que Él había condenado a sus organizaciones. Lo enterraron y pusieron sobre Él una gran piedra denominacional, para asegurarse de que Él no se levantaría jamás.

433 ¡Oh, piensen en ese Árbol perfecto! David le vio “plantado junto a ríos de agua viva, que produce sus hojas en su tiempo, y sus frutos no caerán. Y cualquier cosa que hiciere prosperará”9.

[JBP] Él ahí, antesitos… ahora leyendo aquí en el Evangelio según San Juan, él en el verso 37 de este capítulo 11 dice… cuando dice:

37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía este, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?

[JBP] Y ahí relata:

38 Jesús, profundamente conmovido…

[JBP] Es lo que leímos. Pero él escribe ahí abajo: [WSS] «el Árbol-Novia»; o sea, debajo de ese verso escribe: [WSS] «el Árbol-Novia».

[Rev. José B. Pérez] Y de eso es lo que debemos de cuidarnos en este tiempo, de no caer en la enseñanza de Balaam; como nos dice en el libro de Citas, en la página… Déjenme buscar acá el libro para ver en qué párrafo es, porque estoy leyendo de un libro pequeño que él tenía. (Eso es del mensaje “Los ungidos del tiempo final”). Párrafo 1356 dice:

1356 (b) – “La Biblia dijo aquí, en Segunda de Pedro, que fue ‘la enseñanza de Balaam’ que Israel recibió, lo que Dios nunca perdonó. ¡Pecado imperdonable! Ni uno de ellos fue salvo, aunque habían salido bajo las bendiciones de Dios, y vieron la mano de Dios moviéndose por este poderoso profeta y lo vieron exactamente vindicado por Dios. Y porque otro profeta entró con una enseñanza contraria y contendió con Moisés, y trató de probar a la gente que Moisés estaba errado. Y Dathán, Coré y muchos de ellos convinieron con él, y les enseñaron a los hijos de Israel a cometer fornicaciones, para ir tras su organización. Diciendo: ‘Todos somos lo mismo. No importa que seamos metodistas, bautistas, presbiterianos, o pentecostales, y cualquier otra cosa, todos nosotros somos lo mismo’. ¡No somos lo mismo! Ustedes son una gente separada, santa al Señor, dedicada a la Palabra y al Espíritu de Dios para producir fruto de Su promesa para este día. ¡Y ustedes no son de ellos!”.

[JBP] Eso es del mensaje “LOS UNGIDOS DEL TIEMPO FINAL”.

[Rev. José B. Pérez] Y en el mensaje “AYUDANDO AL PROFETA A MANTENER LAS MANOS EN ALTO”, nos dice aquí… Página 16 de este mensaje, dice… Está hablando de la Escritura de cuando Balaam fue en el asna. (Estoy buscándole aquí desde dónde comenzar, porque…). De aquí yo les leí un pedacito en una ocasión10.

Vamos a leer esta parte aquí, donde él dice, de la Escritura dice:

[Números 22:32] “Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces?”.

[WSS] Miren cómo Dios ve y cuida y protege a los animales. Algunas veces hay personas que golpean a los animales y no les importa. Y miren, Dios está viendo ese atropello que está haciendo Balaam contra ese animal. Si Jesús dice que ni aun los pajarillos caen en tierra sin que Dios lo permita, porque Dios está mirando a todos los pajarillos, y los cuida también. ([JBP] Y ahora dice): ¡Y cuánto más a vosotros! ¿Cuánto más valéis vosotros que unos pajarillos?

Y ahora… ¿por dónde íbamos? ([JBP] cita ahí la Escritura):

“Y el ángel de Jehová le dijo: ¿Por qué has azotado tu asna estas tres veces? He aquí yo he salido para resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí”.

([JBP] Dice el hermano William):

Y en Balaam están representados todos los falsos profetas, que utilizan la bendición y ministerio y dones divinos para comercializar, para usarlos en su propio beneficio; y caminar algunas veces aun en contra de la voluntad de Dios a causa de los beneficios materiales; y aun caminar en contra del mismo pueblo de Dios; y unirse aun a los enemigos del pueblo de Dios, sabiendo que, en la perfecta voluntad de Dios, Dios les dijo que no lo hicieran.

([JBP] Y sigue leyendo el hermano William aquí la Escritura):

“El asna me ha visto, y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces; y si de mí no se hubiera apartado, yo también ahora te mataría a ti, y a ella dejaría viva”.

([JBP] Dice el hermano William):

La buena era la mula, el malo era Balaam; vio primero al Ángel que el mismo Balaam. Siempre, cuando se pone la vista en las cosas materiales, se pierde la vista de las cosas de Dios y del Ángel de Jehová.

[Rev. José B. Pérez] Miren la enseñanza que allí nos da el hermano William.

Como la piedra que vieron ellos allí, frente a ellos; le dicen a Jesús: “Jesús, hiede ya, es de cuatro días”. Vieron la piedra, vieron el obstáculo. Y por mirar las cosas materiales o físicas, porque allí estaba una piedra, eso estaba obstaculizando la mirada para ver la Gloria de Dios, para ver el Ángel de Jehová.

O sea que, en este tiempo, para ver la Gloria de Dios manifestada, siendo hecha, realizados esos milagros y maravillas en el cumplimiento de la Visión de La Gran Carpa Catedral; para poder mirar ese Ángel, la Columna de Fuego, el Ángel del Pacto, allí en ese cuartito de madera; tenemos que estar con todos los obstáculos quitados delante de nosotros para poder ver al Ángel de Jehová, al Ángel del Pacto, que guió al pueblo hebreo.

Esa Columna de Fuego descendiendo allí en el tabernáculo que hizo Moisés y el templo que construyó Salomón, ¡es la misma Columna de Fuego que en el Día Postrero estaría en medio de Su Iglesia obrando las maravillas que le fueron mostradas al reverendo William Branham en la Visión de La Gran Carpa Catedral!

Pero antes, esa misma Columna de Fuego está en medio de Su Iglesia en este tiempo final, dándonos a conocer —por medio de la Palabra, del Mensaje, por todo esto que nos ha dejado el mensajero— cómo seguir adelante; y cuando vamos caminando en este camino rumbo a la tierra prometida, ir quitando todos los obstáculos del medio, para poder seguir mirando a Ese que nos está guiando, que es la Columna de Fuego, que es el Ángel del Pacto.

Miren lo que allí él dice: [WSS] “la misma mula vio primero al Ángel que el mismo Balaam”. O sea, y vuelvo aquí y les leo:

[WSS] Siempre, cuando se pone la vista en las cosas materiales, se pierde la vista de las cosas de Dios y del Ángel de Jehová.

[JBP] Otras veces podrán decir: “Eso es… Eso no puede ser, eso es un invento, o eso es una tontería”. Bueno, para que ustedes vean, allí, donde les leí, que muchas veces… vamos a ver dónde aquí dice… Porque muchas veces podemos estar mirando algo que a la vista de nosotros aparenta ser algo, o que no es de Dios, o que es algo en contra de lo que nosotros creemos.

Hay otra parte donde él habla también… Vamos a leerlo de una vez para que nos quede esto también ahí grabado para los hermanos, compartir con ustedes estas porciones… Nos dice en la… él, leyendo aquí del libro de Las Edades, en la página 100, dice:

[WSS] Página 100… ([JBP] Él está buscándola allí y no la encontraba y dice):

[WSS] Página 100, sí, esta misma es ([JBP] Y lee):

90. La iglesia nunca ha aprendido esto de las Escrituras o de la historia. Cada vez que Dios da una visitación del Espíritu Santo y la gente obtiene su libertad”.

[JBP] Y dice el hermano William:

Esto es lo que ocurre de etapa en etapa, donde Dios da la libertad al pueblo: Cada vez que le envíe un mensajero con un Mensaje, el pueblo queda libre; pero después que termina el mensajero su ministerio, vienen muchas personas y hacen una organización o un sinnúmero de organizaciones, y muere esa edad, matan esa edad; y Dios viene y abre otra nueva edad con Vida, porque Dios no se queda ahí metido, Dios sigue hacia adelante.

[JBP] ¿Ve que Dios es un Dios siempre presente? Es un Eterno Presente. Dios no puede estancarse, Dios sigue hacia adelante. Dice:

[WSS] … Dios sigue hacia adelante. Cristo, el Ángel del Pacto, sigue hacia adelante. Y hacia esa dirección es la que todos y cada uno de nosotros tenemos que seguir, porque Él es el que conoce el camino, el Arca, la Palabra.

[JBP] Y sigue diciendo aquí, leyendo del libro de Las Edades; en la página 100, dice:

[90]. Cada vez que Dios da una visitación del Espíritu Santo y la gente obtiene su libertad ([JBP] Y él dice) ([WSS] eso es por medio del mensajero de cada edad o dispensación ([JBP] y continúa) y las personas obtienen su libertad) ([JBP] ahora continúa leyendo) después de un tiempo se esclavizan en la misma cosa de donde salieron ([JBP] Y él dice) (o sea, se vuelven a hacer una religión organizada, una denominación)”.

[JBP] Y más adelantito dice:

[WSS] Ahí estará la vara de Moisés y sus brazos levantados en alto. Ahí estarán Sus brazos levantados en alto: Moisés y Elías, que son Sus brazos levantados en alto con la Vara de Dios, con la Palabra de Dios creadora para este tiempo final.

Son Sus brazos, los brazos del Hijo del Hombre en Su Venida; y son Sus ojos también, y son Sus pies de bronce bruñido, y son Sus Alas. ¿Y qué más podemos decir? Son Sus Ángeles, son los que vienen con la Gran Voz de Trompeta, la Palabra, la Espada, la vara de Moisés, que es la Vara de Dios, la Palabra creadora de Dios.

Ahora, hemos visto cómo estaría esta manifestación que vimos de Moisés, en donde estaba Dios manifestado en Moisés; y aquello que vimos allá, luego viene a ser tipo y figura de la Primera y Segunda Venida de Cristo.

Y para este tiempo final no podemos tomar los brazos del Hijo del Hombre, representados en los brazos de Moisés (y los brazos del Hijo del Hombre son los ministerios de Moisés y de Elías), no podemos tomarlos para decir: “Levántame a mí los brazos”; sino más bien nosotros ayudarlos para que estén en alto esos ministerios de Moisés y Elías en este tiempo final, para obtener la victoria en contra de la bestia y la imagen de la bestia, y en contra de la muerte, y en contra de todo lo que tengamos que obtener la victoria para ser transformados y raptados en este tiempo final; y así obtener la victoria en contra de la carne también, porque seremos transformados.

Ahora, podemos ver que teniendo en alto esos ministerios donde estará la Palabra de Dios, la Gran Voz de Trompeta (porque ahí es donde está el poder de Dios manifestado: bajo la manifestación del Hijo del Hombre con Sus Ángeles), Sus brazos en alto para obtener la victoria, la Gran Victoria en el Amor Divino…

Nuestra posición correcta es estar sosteniendo, apoyando, esos brazos, los ministerios de Sus Ángeles, los ministerios de Moisés y Elías; y eso es estar apoyando al Hijo del Hombre, apoyando los brazos del Hijo del Hombre para obtener la Gran Victoria en el Amor Divino ([JBP] o sea, apoyando: sosteniendo), prometida para la Iglesia de Jesucristo en este Día Postrero.

Hemos visto hasta dónde nos lleva todo aquel caso histórico de Moisés obteniendo la victoria contra Amalec. Hemos visto que nos trae y que representa, en tipo y figura, a Amalec, al anticristo, al hombre de pecado con su reino, su imperio: el imperio del anticristo, representado también en el imperio de los pies de hierro y de barro cocido.

Y ahora, Moisés allá ahora es tipo y figura de Cristo acá en este tiempo final, con Sus brazos en alto, en donde está la Palabra, la vara de Moisés, la Vara de Dios.

Bueno, hemos visto lo que aquello allá tipifica para este tiempo en el cual vivimos, como también para el tiempo de los días de Jesús, dos mil años atrás. Si Moisés no hacía correctamente las cosas allí, el tipo y figura que estaría colocando allá sería un tipo y figura que produciría malos resultados acá.

[JBP] Y eso pasó también en esa ocasión cuando hirió la roca por segunda vez, cuando lo que correspondía era hablarle a la roca; y eso afectó el Programa Divino; ese tipo y figura no fue el que Dios ya había ordenado que se hiciera.

[WSS] Las ocasiones en que a Moisés se le cansaban los brazos y tenía que bajar los brazos, eso estará representando etapas bajas en medio del pueblo de Dios, en medio del pueblo que para este tiempo final obtendrá, juntamente con Cristo, la Gran Victoria en el Amor Divino; porque Cristo la obtiene en favor de todos nosotros.

Vean que cuando Moisés bajaba sus brazos, el pueblo hebreo iba perdiendo terreno; eran las etapas difíciles para el pueblo hebreo, que son las etapas difíciles para la Iglesia del Señor de este Día Postrero…

[JBP] O sea que eso nos habla del tiempo de la apretura, que vendrá esa etapa difícil para la Iglesia-Novia; y que luego esa apretura se convertirá en una persecución para el resto de las vírgenes, que son las vírgenes fatuas, que en la gran tribulación serán matadas.

[WSS] … como también fue para los días pasados, los días de Jesús, y los días de las siete etapas o edades de la Iglesia gentil.

Bueno, hemos visto que todo está tipificado o representado, simbolizado, reflejado, en el Antiguo Testamento. Por eso es que Dios exigía que las cosas fueran hechas como Él ordenaba; porque allá se estaba colocando el tipo y figura de lo que iba a suceder en la Primera Venida de Cristo y en la Segunda Venida de Cristo.

[Rev. José B. Pérez] Y ya para culminar este saludito, acá hay una parte donde él dice…, también en el libro de Citas, en el párrafo (este fue predicado en agosto 22, en el mensaje “Cristo revelado en Su propia Palabra”)… dice… Estoy buscando acá el libro grande, donde concuerda con… es en la página 158, 159… en la 160 nos habla un extracto. Dice:

1419 – “Al usar la Palabra de Dios hay tres cosas que ustedes no deben hacer. / Ahora, ustedes no deben interpretar mal la Palabra. Ustedes dicen: ‘Bueno, creo que quiere decir esto’. Quiere decir solo lo que dijo. No necesita intérprete. Y ustedes no deben colocar mal la Palabra. Y no deben dislocar la Palabra. Y si hiciéramos cualquiera de estas, echa toda la Biblia en una confusión y en un caos”.

[JBP] Y él escribe:

[WSS] «1. Malinterpretar.
    2. Colocar mal, fuera de lugar.
    3. Dislocar».

[JBP] Y él escribe también al lado: [WSS] «Tres cosas que usted no debe hacer con la Palabra».

[Rev. José B. Pérez] Y todo eso son enseñanzas para todos y cada uno de nosotros; muy especialmente para los ministros, pero para todos los hijos de Dios también.

Tomemos todos estos consejos que nos da Dios por medio de Sus mensajeros, para que así estemos siendo preparados en este tiempo final; lo cual —esa preparación para lograr esa perfección— lo trae la Palabra, el Mensaje. O sea, estamos en este tiempo siendo preparados, como dice allí: [WSS] «la perfección por la Palabra» (que fue lo que les leí al principio que él escribió).

O sea que continuemos en esta preparación, en esta perfección, que lo hace la Palabra en nuestra vidas; para que así pronto obtengamos nuestra transformación, nuestra adopción, la que es la que Dios nos dará en este tiempo en el cual estamos viviendo.

Estamos en el tiempo más glorioso de todos los tiempos, en donde Dios cumplirá la promesa de la resurrección de todos esos seres amados y queridos de cada uno de nosotros, que los veremos nuevamente en medio de nosotros; y nosotros, luego, al verlos, seremos transformados.

Son promesas para todos y cada uno de nosotros que estamos en este tiempo final, en la Edad de la Piedra Angular, siendo preparados, siendo alimentados con este Maná, el Maná escondido del Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo; siendo preparados con ese Maná para obtener pronto, completamente esa fe de rapto y de transformación.

Que Dios los bendiga, Dios les guarde; y que estas palabras y estas lecturas sean de bendición para todos y cada uno de ustedes, y para mí también; porque todo lo que deseamos es estar preparados, y quitar toda piedra de en medio para poder ver la Gloria de Dios manifestada en este tiempo final en medio de cada uno de nosotros.

No colocar una piedra, sino más bien sacar las piedras de en medio nuestro; para que, tanto ministros como las congregaciones, estén ya con esa vista… no mirando las piedras del camino, sino mirando plenamente, abiertamente, el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego, el Ángel de Jehová; mirándolo a Él cómo nos va llevando hacia la tierra prometida, y de un momento a otro veamos la gloria de Dios manifestada en medio de nosotros.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde; y continúen pasando una noche feliz y unos próximos días, durante estos días que nos quedan de esta semana; y el viernes, sábado y domingo, que sean días también de grande bendición y crecimiento espiritual para todos y cada uno de nosotros.

Dios les bendiga y Dios les guarde a todos. Buenas noches.


1 Los Sellos, pág. 468, párr. 151

2 Éxodo 19:10-11

3 Josué 3:5

4 2 Samuel 11:1-27

5 Estudio “Preparándonos para ver la Gloria de Dios en medio de Su Iglesia” 2022may30 (lunes), págs. 4-6

6 SPN65-0221 “Casamiento y Divorcio”, pág. 13, párrs. 81-82

7 56-0101 “¿Por qué la gente es tan fluctuante?” (párrs. 96-99 en inglés)

8 SPN62-0422 “La restauración del Árbol-Novia”, pág. 56, párrs. 423-425 / 431-433

9 Salmo 1:1

10 Estudio Bíblico “El juicio comenzará por la Casa de Dios”, 2022abr09 (sábado), págs. 9-12

Ir arriba