Recibiendo el poder vivificador por medio de la Enseñanza bajo Carpa

Reproducir vídeo

Recibiendo el poder vivificador por medio de la Enseñanza bajo Carpa

Rev. José Benjamín Pérez
Martes, 16 de agosto de 2022
Cayey, Puerto Rico

(Segundo saludo)

Muy buenas tardes, un saludo a todos los hermanos allá en “Fe Viva”, Venezuela. Es para mí un privilegio y una bendición poder saludarles a cada uno de ustedes.

Me estuvo informando nuestra hermana Ruth de Bermúdez, la esposa de nuestro hermano Miguel, de unas máquinas que adquirieron gracias a la colaboración de todos los hermanos allá de Estados Unidos, por medio de nuestro hermano Bruno; máquinas de imprenta a colores, las cuales se compraron en Colombia.

Y estuvo nuestro hermano Isaac, creo…, ya me estaba diciendo ahorita que están por llegar ya a Valencia; nuestro hermano Isaac Flores y otro hermano más, viajaron para Colombia para aprender cómo usarlas también, y cómo repararlas; y ya hoy me estaba comunicando ella que estaban llegando ya a “Fe Viva”.

Ella me decía que pasaron por muchas luchas y pruebas para poder llegar allá a Valencia, estas máquinas; pero gracias a Dios ya están por llegar allá, o de seguro ya en estos momentos están ya allí llegando, esas máquinas. Y ella me decía que la intención de todos ellos, y todo ese equipo de trabajo, es que tan pronto lleguen, lleguen para producir al máximo todos estos estudios bíblicos que han sido, son y serán de gran bendición para todos los hermanos que logren el alcance de estos trabajos que estarán realizando allí en “Fe Viva”. Y también a todos los que estarán trabajando, como los impresores, todos los técnicos, los hermanos y hermanas que compaginan también, ahí de la Asociación Misionera.

Y también me estuvo diciendo lo que nuestro hermano Luis Socarrás (pastor de San Cristóbal, de allí de Venezuela), hizo todo el papeleo y todo eso para lograr pasarlas a Venezuela. Y también me estuvo diciendo que una de las máquinas se va a enviar hacia los llanos venezolanos, allá con el pastor José Pineda, para producir todo el material que esas máquinas produzcan por medio del trabajo de los hermanos para toda esa región.

Así que verdaderamente es un logro que han hecho, porque ustedes saben cómo está la situación allá en Venezuela; y también en los diferentes lugares, pero para ellos es un poco más difícil; y ellos se proveyeron también de suficiente papel, para cuando llegaran las máquinas, pues ponerlas enseguida a trabajar; porque el deseo (me está diciendo nuestra hermana Ruth), el deseo es ponerlas a producir al máximo, para que les llegue a todos los hermanos que no tienen la facilidad de obtener estos estudios bíblicos, quizás no tienen tampoco ni la manera de leerlos en el celular.

Así que es una labor muy importante que las imprentas hacen en este tiempo final en favor de los hijos e hijas de Dios. Hay una bienaventuranza allí, y lo dice en el libro del Apocalipsis, en el capítulo 1, verso 3:

3 Bienaventurado el que lee…

Y para leer, tiene que haber alguien que haya escrito; y ese escrito, tiene que haber alguien que lo imprima. O sea que es una cadena, para que ese que va a leer obtenga ya ese libro en sus manos, para poder tener esa bienaventuranza de leer.

Y luego está la de:

3 … los que oyen las palabras de esta profecía…

O sea que todos estos hermanos que trabajan arduamente en esta labor, no tan solo allí en Venezuela, sino en todas partes del mundo donde están trabajando, imprimiendo el Mensaje, la Palabra…; tanto el Mensaje, la revelación que nos ha traído Dios por medio de Su Ángel Mensajero William Soto Santiago, como también estos estudios bíblicos, los cuales contienen también toda esa revelación que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo en los extractos, y también los escritos que ha dejado el mensajero.

O sea que lo que estamos imprimiendo es de gran valor para los hijos de Dios. Todos aquellos que lo valoran, pues ellos van a apreciar ese trabajo. Los que no: no van a saber apreciarlo, porque no les interesa.

Pero a los que sí les interesa, a los que valoran la Palabra de Dios y los que valoran los escritos proféticos del Ángel del Señor Jesucristo: van a estar muy agradecidos por todos estos hermanos que (en esta hermosa labor que están haciendo en este tiempo final) hacen para que estos libros lleguen a cada uno de los hijos de Dios; los cuales desean prepararse para la transformación.

O sea que cuando usted ve un libro en su mano, sepa que detrás de eso hay un montón de personas, y también un arduo trabajo, y también mucho amor envuelto en ese trabajo que ellos están llevando a cabo.

Y como yo les decía en un saludo que envié hoy también: que en este tiempo, ese Pan de Vida, ese Pan que ha sido almacenado y está siendo impartido bajo Carpa, es el que también Dios nos ha permitido en este tiempo colocarlo en folletos para que también les llegue a todos los escogidos de Dios.

Y es por medio de esa Enseñanza, es por medio de todo lo que se está hablando ahí bajo Carpa, que nos decía nuestro hermano William en varias ocasiones [WSS] “que ahí es donde íbamos a obtener la Fe de Rapto, la Fe de Transformación”. No podía ser en otro tiempo, no podía ser de otra forma, sino en la forma que ya tenía Dios programada desde antes de la fundación del mundo.

Y todo eso Dios lo tenía tan oculto que le ha pasado por alto a muchos, que después, cuando se vea el resultado al final de todo el efecto que toda esta Enseñanza bajo Carpa, la Enseñanza bajo esos ministerios bajo Carpa, cuando ellos vean el resultado, las personas… aun las que están ahí sentadas al lado de uno, aquellas que aún no han entendido, o no han creído, o no quieren creer y no entienden, y prefieren quedarse fuera y alejados; pero cuando ellos vean el resultado de esa Enseñanza…

Vamos a poner un ejemplo: Cuando uno está estudiando y luego ya está en los exámenes finales, y ya ese último examen depende de la nota que uno va a recibir. Y cuando uno ya va a graduarse; y ven allá a los que van a graduarse, que están allá en la tarima; y llaman a tal persona: “Fulano de Tal”, y esa persona pasa adelante, al frente, y pasa allá arriba, y le colocan Alto Honor o Magna Cum Laude (que son ya altos honores), y le ponen una cinta de oro y le ponen medallas, y le ponen unas cintas y una serie de cosas, y le dan un diploma de graduado… Y aquel que perdió todo ese tiempo, y acá en la escuela dicen que “se colgó”…; los que se cuelgan, que no pasan el grado, pero están allí mirando y están observando todo, dicen: “Oye… yo quiero de eso mismo”; pero ya ahí estarán viendo y estarán deseando algo muy tarde.

O sea, estarán viendo el resultado de este tiempo, que no va a volver a repetirse. Esto es solo una sola vez que está ocurriendo, una sola vez para esa graduación, esa adopción, de todos y cada uno de los escogidos de Dios que han estado agarrados de toda esta Enseñanza que está siendo impartida bajo Carpa.

Y cuando, los que están allí, estén mirando y viendo: “Oye, pero yo quiero de eso también, ese resultado. Espérate, ¿dónde fue que obtuvieron ustedes ese cuerpo eterno? Pero ¡yo quiero de eso! Pero ¡si yo tenía el Mensaje también!, ¿qué pasó?”. Usted se fue, o por otro camino, o no aceptó el camino provisto por Dios, y rechazó aquello para lo cual o por lo cual iba a obtener al final ese resultado.

O sea, el resultado de comerse ese cordero pascual esa noche rápidamente, era para tener también esa señal en el dintel y los postes de la puerta de sus hogares; comerse ese cordero (que representa la Palabra) rápidamente, porque luego de eso vendría la muerte. La muerte pasaría; pero donde viera la señal, ahí la muerte no entraba al primogénito.

Y así nosotros tenemos la Señal aplicada y nos estamos comiendo la Palabra, la revelación, ese Pan de Vida, la cual está procediendo de la Enseñanza bajo Carpa.

Ellos al desear, como las fatuas, las vírgenes fatuas o durmientes, que querían de ese Aceite: “¡Danos de ese Aceite, queremos de Eso también! Pero yo quiero de Eso, ¡dame!”. ¿Ven? Ya será muy tarde, porque no les podemos dar de lo que ellos habían antes rechazado, que habían antes combatido. Más bien se les dirá: “Vayan y busquen ustedes mismos”; porque todo esto es un asunto individual.

Pero ya cuando vayan se les acabó el tiempo, y no van a poder volver atrás para tener todo este tiempo que hemos llevado, hemos estado (y no sabemos cuánto tiempo nos falta) preparándonos, comiéndonos toda esta revelación que está siendo impartida bajo Carpa, toda esta Enseñanza; porque es una Enseñanza.

La revelación, la Palabra revelada, la trajo el Ángel del Señor Jesucristo: William Soto Santiago. Ahora es un tiempo de enseñanza: la Enseñanza bajo Carpa. Y esa Enseñanza, de la manera que está saliendo, siendo dada al pueblo, es la que va a producir la Fe de Rapto. Y eso lo ha dicho el mensajero [WSS] “que sería bajo ese ministerio bajo Carpa, en una Gran Carpa Catedral”.

Nos dice en el mensaje “RELIGIÓN DE JEZABEL”, en la página 24… Hay un extracto que está colocado en el libro de Citas, en la página 53, párrafo 462, pero no voy a leer ese, sino… es en ese mismo mensaje, pero más adelante; ya, luego de eso, él habla entonces esto que les voy a leer.

Aquí en la página 24 del mensaje “RELIGIÓN DE JEZABEL”1, abajo dice:

107 Pero un día Dios lo llamó afuera de nuevo ([JBP] y él escribe): [WSS] «5to Elías». He aquí venía él. Oigan detenidamente ahora y no le dé coraje conmigo ([JBP] y escribe): [WSS] «Elías, desierto». Yo estoy diciendo: ASÍ DICE EL SEÑOR. Cuando él salió, ¿qué hizo Dios? Él lo envió a una mujer viuda. Ella una vez tenía un poder de hombre sobre su cabeza, pero tomó la muerte para libertarla, para que ella pudiera creer la Palabra del profeta. ¿Notó usted eso? Ella tenía un esposo que la guiaba para este lado y para aquel lado, en una de las escuelas allá abajo. Pero durante esta gran sequía él había sido quitado, la muerte lo había tomado ([JBP] o sea, murió), ella no estaba más conectada con cualquier organización. Así que ella estaba lista para oír la Palabra del Señor.

[JBP] ¿Ve? Cuando una persona (ahí está tipificado en el esposo de esa señora, pero cómo es que él representa allí), cuando uno está libre de cualquier organización… Cualquier denominación, cualquier cosa que sea inclinada a una denominación, la persona que esté así en esa forma no está preparada para oír la Palabra del Señor.

Ahora, cuando está libre, cuando se siente libre, cuando es una persona o un grupo libre, entonces está en posición para oír la Palabra del Señor. Sigue diciendo:

[107] Una mujer, significando la iglesia, una viuda, que su esposo: organización ([JBP] ¿ve?), había muerto, y ella estaba solo escasamente pensando que ella misma estaba viviendo. Y Dios dijo: “Ve donde ella ahora, ella te oirá, yo la he ordenado”.

[JBP] Y él hace un dibujito de la Piedra Angular y de las siete edades abajo, de la pirámide, y una flecha a la Piedra Angular.

108 Oh, nosotros pensamos algunas veces… Ustedes pequeños grupos allá que son tan fieles y hacen todo lo que pueden por tener una reunión para tratar de mostrar a las gentes que su corazón está bien, y ustedes quieren que ellos estén bien. Usted piensa que tiene un mal tiempo, pero recuerde, Dios tiene Su ojo en usted; usted le ama a Él, yo sé que usted le ama a Él; usted no aceptaría o no se sentaría aquí, usted no asistiría a algo así. Dios tiene Su ojo en usted. Sí.

109 Y cuando él lo hizo, su esposo había muerto, su organización había muerto, así que ahora ella está lista para oír la Palabra del profeta. Así que cuando el profeta vino a la puerta y le pidió por un poco de agua, ella fue a buscarla, entonces él le dijo: “Tráeme un bocado de comida”.

110 Y ella se volteó y dijo: “Vive el Señor, que no tengo nada sino solo lo suficiente”.

111 Ahora, parecería como que él había sido enviado para tomar lo poquito que ella tenía, pero era viceversa. Cuando ella estaba dispuesta a dar lo que tenía para el sostén de la Palabra ([JBP] Miren qué hermoso eso), Dios la alimentó ([JBP] y él escribe): [WSS] «La fe en la Palabra y Dios lo mantendrá…». Y si usted está dispuesto a dar el Espíritu que usted tiene, el Espíritu que Dios le ha dado para el sostén de la Palabra, entonces Dios lo mantendrá vivo.

[JBP] Y ahí está la parte de los tres puntos suspensivos, porque él escribió: [WSS] «La fe en la Palabra y Dios lo mantendrá…». [JBP] Y acá el hermano Branham ahí dice: [WMB] “vivo”.

O sea, ahí podemos pensar o colocar esa palabra: “vivo”, pero lo dejamos tal como el hermano William lo dijo allí: [WSS] «La fe en la Palabra y Dios lo mantendrá…» (tres puntos suspensivos).

Sigue diciendo:

[111] ¡Aleluya! ¡Oh, gloria a Dios! ¿Lo pueden ver, iglesia? No piense que estoy fuera de sí, no lo estoy. Pero lo que usted tiene, lo poco que usted cree en Dios, ¿qué clase de fe tiene usted? Póngala en la Palabra, no en organización. Póngalo en la Palabra de Dios, Él lo mantendrá vivo.

112 Ella estaba lista entonces, porque antes ella no podía porque no la dejaban…

[JBP] ¿Ve? En esa representación estaba… el marido no la dejaba oír de la Palabra del Señor; la tenía esclavizada bajo esa organización, esa denominación. Y así sucede con los individuos e iglesias también, que los líderes, o también individuos, están atados a organizaciones o a denominaciones.

[112] … pero ahora ya está lista. ¿Lo recibirá ella? Dios envió un profeta por su camino. ¿Recibirá ella su Palabra? ¿Recibirá ella a este profeta? Sí, lo recibió. Y él le dijo a ella, dijo: “Ahora, lo poco que tú tengas de vida pónganla aquí, tráemela a mí primero”. ¿Y qué sucedió? Cuando el resto del mundo estaba decaído y muriendo del hambre, ella y sus hijos, y su casa, todos comían tres buenas comidas al día: “Divina Revelación en la Palabra”.

[JBP] Ahí él escribe: [WSS] «Elías – la viuda».

[JBP] También arribita hace un dibujo de la Estrella de David. Y también abajo dibuja la Estrella de David y la pirámide con las edades, o sea, con la parte de abajo de las edades.

[JBP] Y también escribe: [WSS] «Comida = Rev. Divina en la Palabra».

[112] Yo espero que usted lo vea, amigo.

113 ¿Qué sucedió? Él se quedó allí hasta que el hambre había pasado, viviendo con esta mujer, esta Iglesia, que lo recibió y creyó su Palabra. ([JBP] y hace un dibujo de las edades, y arriba la Piedra Angular; y una flecha hacia la Piedra Angular). Y la mantuvo viva, mantuvo la Iglesia viva por la Palabra del Señor, porque él dijo: ASÍ DICE EL SEÑOR.

114 Ahora, no tenemos tiempo para mostrarle el resto de la historia, usted sabe cómo él les tuvo que llegar a una declaración forzada con Baal. Él lo hará uno de estos días, no se preocupe. Cuando él salga pataleando de ese desierto, usted vigile lo que tomará lugar.

115 ¿Qué sucedió? Luego, cuando el buen viejo Elías, el profeta, un verdadero siervo de Dios, vino al final de su camino ([JBP] y él escribe): [WSS] «el 5to ministerio de Elías», Dios le dijo, un día dijo: “Elías, tú has predicado suficiente, ahora, tú has batallado con Jezabel y toda su pintura y todo, hasta que has tenido suficiente de eso”. Dijo: “Ven abajo al Jordán”. Y aquí va él bajo el Jordán. Allí el viejo arroyo de fango bajando de allá, frío, agua helada. Como todo hombre tiene que encararse: Jordán, muerte.

116 Pero ahora este gran siervo de Dios…

[Rev. José B. Pérez] Vamos a leer acá, donde nos relata algo también que sucedió allí, en el mensaje “YA SALIDO EL SOL”; página 40, dice2:

[267] Bien viejo y caminando por allí a la redonda. Y estaba tan lleno del Poder vivificador, ustedes ¿saben qué? Él miró a lo largo del Jordán.

‘¡Oh Dios! Casi puedo ver al otro lado. ¿Puedes verlo tú?’.

268 Tan lleno de Poder vivificador, hasta que él vio un carro enganchado por allá, algunos caballos de fuego amarrados a algún árbol por allá. Él solo caminó ([JBP] y recuerden, ya eso es Fe de Rapto; ya eso es una persona que está mirando hacia esa dimensión) a través del río y se fue al Hogar, sin aún morir ([JBP] lo que va a suceder con cada uno de nosotros). El Poder vivificador enviado causó que el carro bajase desde el Cielo y le subiese.

[JBP] Miren el poder que cada hijo e hija de Dios va a obtener: es el poder vivificador que va a hacer y que cause ¡que esos carros de fuego vengan y nos rapten y nos transformen! ¡Oh, qué tremendo! Dice:

268 El Poder vivificador enviado causó que el carro bajase desde el Cielo y le subiese. Aún recogió su manto y se lo tiró de regreso a Eliseo. Eso es cierto.

[JBP] Y él escribe: [WSS] «Elías, rapto».

269 Ahora, entonces ese individuo recogió aquel manto, nuevamente, un tipo de la Iglesia. ¿Ve? Recogió ese manto. Ahora, él hizo el doble de los milagros, lo cual es un tipo de Cristo y la Iglesia. ¿Ven? Elías hizo cuatro; él hizo ocho. ¿Ven? Ahora, él fue, él fue doble en poder, por cuanto él lo pidió. “Mayores cosas que estas que yo hago harás tú”. ¿Ven? Pero él estaba tan lleno del Poder vivificador y todo, al punto que él hizo todo eso al doble, lo que Eliseo hizo, más de lo que él hizo.

[Rev. José B. Pérez] Y sigue diciendo acá donde nos quedamos, en “LA RELIGIÓN DE JEZABEL”, página 26, dice [PÁG. 22]:

116 Pero cuando este gran siervo de Dios caminó abajo al Jordán, y su hijo caminando al lado de él, hijo en el Evangelio… ¡Oh, sí!, él era su hijo ([JBP] ¡Sí! ¡Así es!): “Padre mío, padre mío, carros de Israel, y su gente de a caballo”. Cuando él y su hijo caminaron de brazo en brazo, abajo al Jordán, él estaba vigilando su padre irse aquella mañana.

[JBP] ¡Qué tremendo!, cómo en las Escrituras se ve también…, cómo eso también ocurre u ocurrió en este tiempo.

[116] … él estaba vigilando su padre irse aquella mañana.

117 Cuando él bajó al Jordán, él alzó alrededor y tomó aquel manto de poder de sus hombros; dijo: “Muerte, tú no me puedes hacer nada”. Y él hirió el Jordán: “Apártate, voy a cruzar esta mañana”. ¿Qué sucedió? Ella se movió hacia atrás y se secó como polvo. ¿Qué estaba haciendo el viejo profeta? Él estaba mirando a través del Jordán, él sabía que había un carro esperándolo allá con los caballos. Él se iba para su casa, su obra había terminado. Su hijo en el Evangelio estaba tomando su lugar.

[JBP] Miren cómo todo eso… y él escribe allí:

[WSS] «el cruce de Jordán = la muerte / Eliseo = hijo de Elías en el Evangelio».

[JBP] Cómo todo eso viene a ser, en este tiempo, en una manera también tan sencilla, que así mismo como se relata, y la Biblia relata, y nuestro hermano Branham habla de ese relato allí de la Biblia, y habla ese relato, y lo habla en las conferencias; así también se está haciendo historia en este tiempo en una forma del común del pueblo, del tiempo presente; y también se está escribiendo esa historia de cómo está – o cómo fue y cómo está haciendo Dios en nuestro tiempo. O sea, la historia se está haciendo a medida que vamos avanzando en este fin del tiempo.

Ya al final pasará lo mismo: que estaremos leyendo toda la historia que Dios ha estado realizando por medio de Sus hijos; y más marcadamente por medio de los ministerios que Dios estaría operando en el fin del tiempo.

Todo quedaría también en la historia; o sea, todo quedaría plasmado, hablado, en los mensajes; y hablado también en las conferencias y en todas las formas; para que quede eso como historia, o sea, quede como evidencia de que ocurrieron esa serie de eventos; y ya después estaremos y podremos conocer, quizás allá, más ampliamente, todo lo que ocurrió cuando el mensajero de este tiempo final se fue de en medio nuestro.

O sea que son cosas que vamos a conocerlas y vamos a entender luego muchas cosas que ahora no se pueden hablar en detalle, pero ocurrieron; y lo que nos resta a nosotros es creerlas. El que no es creyente (por eliminación) no va a creer, porque no es creyente.

Pero los escogidos de Dios sí creen, y sí están agarrados de ese Pan de Vida, de ese Alimento de Vida, de esa Comida, que es la revelación divina en la Palabra, para obtener ese poder vivificador, para poder hacer y poder causar que esos carros de fuego vengan y nos transformen y nos rapten.

Es algo tan glorioso y tan grande, lo que nos ha tocado a nosotros vivir en este tiempo, que no hay palabras para agradecerle a Dios todo lo que está haciendo en una manera tan sencilla; que le damos gracias a Dios que lo haya hecho así, que no lo haya hecho complicado, que no hayamos tenido que rompernos la cabeza: “Señor, ¿cómo hacemos?, ¿qué hacemos ahora?”. Pero Dios nos abrió al final del camino esa Luz.

Recuerden cuando el hermano Branham dijo: [WMB] “Cuando esa persecución venga, no te asustes, hay una Luz que se llevará a Sus hijos, hay una Luz que nos raptará”3; y esa Luz es nada más y nada menos que la Columna de Fuego, la que ha estado guiándonos por todo este tiempo; y ahora está quieta allí, alumbrándonos con esta Enseñanza de la Carpa, Enseñanza bajo Carpa, la cual pronto descenderá a ese cuartito de madera y hará luego los grandes milagros físicos que serán vistos públicamente.

Ahora, todo es en el campo espiritual, y nos está alumbrando desde lo profundo de nuestras almas, nos está dando ese Pan de Vida, nos está dando esa Comida, esa revelación divina, que es la Palabra; para que así, alrededor de esa Palabra, seamos nosotros transformados de adentro hacia afuera, tengamos ese poder vivificador que tuvo Enoc, el que tuvo Elías, el que tuvo Jesús; y lo tendrán los hijos e hijas de Dios en este tiempo final: tendremos ese poder vivificador que causará que los platillos voladores, carros de fuego, vengan a cada uno de nosotros y nos transformen.

Yo le doy gracias a Dios por este tiempo, yo le doy gracias a Dios por la manera en que Él ha estado cumpliendo las cosas que Él prometió por medio de Sus profetas: más por el reverendo William Branham y por el Ángel del Señor Jesucristo William Soto Santiago; lo cual…, las cosas se están cumpliendo al pie de la letra; y las que faltan se cumplirán también; porque esto es ASÍ DICE EL SEÑOR.

Qué Dios les bendiga, que Dios les guarde. Y muchas gracias por esta oportunidad. Y gracias a nuestra hermana Ruth que me pidió que les diera ese saludito a todos los hermanos allá en la Asociación Misionera “Fe Viva”, en Valencia, Venezuela.

Y muy especialmente a nuestro hermano Isaac Flores: que Dios lo bendiga grandemente, lo prospere espiritualmente y materialmente también; y sea de gran bendición todos los trabajos que haga, junto con todo ese equipo de trabajo, con todo ese equipo que Dios ha provisto allí en “Fe Viva” y en todos los alrededores, y en el llano de Venezuela, y allá en San Felipe, y allá también en la congregación allá con Barroyeta, y en… todos los ministros de allá de Venezuela.

Y todos los hermanos también en todos los países: que Dios use a todos los ministros y a todos los hermanos en esta gran Obra de este tiempo final, unidos todos en el Aposento Alto bajo un mismo sentir, bajo una misma fuerza, una misma unidad, un mismo amor: que es el Amor Divino; el cual va a reinar y vamos a obtener esa Gran Victoria por medio de ese Amor Divino; lo cual reina en nuestros corazones, y reinará por el Milenio y la eternidad.

Que todos los ministros, junto con nuestro hermano Miguel, y todos los hermanos en todas las congregaciones, aquí en Puerto Rico y este servidor: ¡sigamos adelante!, luchando, obteniendo toda esta Enseñanza, para así obtener pronto nuestra transformación.

Ese es el motivo para en este tiempo final Dios cumplir en medio nuestro la Visión de La Gran Carpa Catedral, y tener La Gran Carpa Catedral en medio de la raza humana, en medio del pueblo de Dios, en medio de los latinoamericanos y caribeños. Ese es el motivo para construir una Carpa; y el motivo es: que Dios nos quiere ver en la Cena de las Bodas del Cordero.

Así que ya tenemos la Carpa, ya estamos recibiendo esa Enseñanza. ¿Qué es lo que nos falta? Ese poder vivificador completo en nuestras vidas, para que así Él luego nos transforme; veamos esa dimensión, veamos esos carros de fuego, y que cause… que nosotros con ese mismo poder cause que ellos vengan a nosotros, y nos transforme.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde. Ha sido para mí un gran privilegio y una bendición poder saludarles, y enviarles estas palabras de saludo en este tema, en este saludo, que le pondremos como tema… Vamos a ver qué tema le ponemos. Puede ser ese: “El poder vivificador” o “Recibiendo el poder vivificador bajo la Enseñanza de la Carpa”; ese puede ser el tema para esta ocasión.

Ya ahí se lo colocaremos en el estudio cómo sería ese tema; porque él escribe allí: [WSS] «Elías, rapto».

Y acá habla de: [WSS] «Revelación divina en la Palabra».

Así que ya veremos qué tema le ponemos.

También está: [WSS] «La fe en la Palabra y Dios lo mantendrá…» [JBP] vivo.

O sea que hay algunos temas que podemos colocarle aquí; pero ese está muy hermoso:

“RECIBIENDO EL PODER VIVIFICADOR POR MEDIO DE LA ENSEÑANZA BAJO CARPA”.

Que Dios les bendiga y Dios les guarde a todos.


1 SPN61-0319 “La religión de Jezabel”, pág. 20, párrs. 107-116

2 SPN65-0418M “Ya salido el sol”, pág. 38, párrs. 267-269

3 Citas, pág. 119, párr. 1054

Ir arriba