Reunión de ministros en Matamoros, México

Reunión de ministros en Matamoros, México

Rev. Miguel Bermúdez Marín
Sábado, 23 de julio de 2022
Matamoros, Tamaulipas, México

Esperamos que Dios nos bendiga grandemente en el día de hoy.

Ya hemos oído un mensaje muy glorioso: “EL QUE REVELA LAS COSAS SECRETAS”, ese es el Ángel del Señor, que Jesús envía para dar a conocer las cosas que deben suceder pronto. Ese Ángel fue enviado para revelar todos esos secretos que nosotros necesitamos conocer para poder tener la Fe de transformación y Rapto.

Y es una bendición muy grande poder vivir en este tiempo cuando este Ángel del Señor vino con este Mensaje que nos está ayudando todavía; nos ha ayudado y nos seguirá ayudando ahora a través de otro instrumento; pero es el mismo Señor, es el mismo ministerio de William Soto Santiago, el mismo ministerio de Elías y de Moisés, que están con nosotros en este tiempo en el cual nos toca vivir.

Bueno, nos sentimos tan felices nosotros, de poder vivir en este tiempo, donde hemos… estamos viendo la parte más gloriosa del Programa de Dios. Ustedes tienen que tener en cuenta que la Obra de Dios va de fe en fe, va de gloria en gloria, hasta que lleguemos a la plena gloria. ¿Se da cuenta? No va decreciendo la Obra de Dios, sino creciendo.

Cuando la comenzó Jesús, era un Granito de Trigo; y al caer en tierra y morir, dio origen a una Planta de Trigo, que es una Iglesia; y esa Iglesia produjo muchos granos de trigo; y así fue el crecimiento de la Obra de Dios paulatinamente, y ha seguido creciendo.

Después de la época de Pablo…, que eso fue una época de crecimiento extraordinario, debido a la fe que Dios puso en Pablo; y después todos esos mensajeros hasta llegar a William Branham. William Branham tuvo la oportunidad de poder ver y hablar con ese Ángel del Señor, y Dios permitió que esa Columna de Fuego fuera fotografiada sobre el hermano Branham, en varias ocasiones.

Ahora, cuando el hermano Branham dice [WMB] que él la vio que subió y estaba hablando con otra persona1, [MBM] usted no puede esperar que el hermano Branham resucite para que eso acontezca; ya eso aconteció. ¿Usted me entiende? Ya eso aconteció. Ya esa visión fue dada y él la vio.

Y esa otra persona sobre la cual posó la Columna de Fuego es la Segunda Venida de Cristo. Ese es el Ángel Fuerte que desciende del Cielo, pero que se manifestó en un hombre, en un ser humano redimido por la Sangre de Cristo; y este hombre hizo la Obra que Dios le encomendó: juntó a los escogidos y trajo el Mensaje que nos dará la fe de transformación y rapto. Y antes de irse, dejó las instrucciones a otra persona.

Ustedes lo vieron, que el hermano Benjie nos habló con todo su corazón, con sinceridad, y él les dijo: [JBP] “Hermanos, allí en el hospital el hermano William me confió cosas que estaban solo reservadas a él, porque él sabía que se iba”, [MBM] cuando ya estaba para irse. Y el dice: [JBP] “Él me las confió a mi persona”. [MBM] Nosotros tenemos que saber que eso fue la verdad; y le dio todas las instrucciones de qué es lo que tiene que hacer. Él ha venido haciendo exactamente lo que el hermano William le dijo. Había que empezar a repasar todos estos mensajes.

Pero ahora, en esta etapa final, cuando ya se está manifestando más directamente este ministerio, ustedes tienen que entender que es la Columna de Fuego que ya fue vista por el hermano Branham.

El hermano Benjie, aquí en el mensaje: “EL PILAR DE FUEGO GUIÁNDONOS A LA TIERRA PROMETIDA”2…, les leo este pedacito:

[Rev. José B. Pérez] Es realmente una bendición y privilegio que el hermano Miguel me permite enviar este saludito, conscientes de que estamos viviendo en este tiempo en el cual cada uno de Sus hijos, de los hijos de Dios, escogidos de Dios, que han sido llamados y juntados con este glorioso Mensaje que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo, William Soto Santiago…

[MBM] Para los que tienen el libro, es: “EL PILAR DE FUEGO GUIÁNDONOS A LA TIERRA PROMETIDA”, estoy en la primera página. Entonces él dice:

[JBP] William Soto Santiago: profeta mensajero dispensacional en el cual Dios cumplió Su Venida, la Venida de ese Ángel que era diferente a los demás…; el cual arrebató, levantó, al séptimo ángel mensajero de la séptima edad de la Iglesia gentil, con el espíritu y virtud de Elías en su cuarta manifestación, el cual es el reverendo William Branham; ese Ángel estuvo allí en esa constelación, y él lo describió que era un Ángel que tenía y traía el misterio del Séptimo Sello; ese misterio el cual en este tiempo final ha sido dado a conocer abiertamente al pueblo de Dios.

Luego que ha estado en medio de Su Iglesia llamando y juntando a Sus escogidos con la Gran Voz de Trompeta…, nos ha llamado, nos ha juntado; y en este tiempo final hemos estado viendo más claramente y más abiertamente ese misterio de ese Ángel ([MBM] del Señor, lo hemos estado viendo más abiertamente); el cual nos trae por medio de Su Palabra, de Su Mensaje, eso que cada uno de nosotros necesita…

[MBM] ¿Qué es lo que nosotros necesitamos?, ¿qué es lo que él dice allí?, ¿qué es lo que nosotros necesitamos?

[JBP] …y es la Fe de Rapto ([MBM] esa fe de transformación y rapto).

La Fe de Rapto está en los Truenos. Hemos sido llamados por ese Mensaje y con ese Mensaje. Y ahora, en este tiempo, el cual es muy importante, esos escogidos que están ya sellados…

[MBM] ¿Se dieron cuenta? Ya nosotros estamos sellados. ¿Ve? Y en el Sello, ¿qué es lo que aparece en el Sello del capítulo 14 del libro del Apocalipsis? El Nombre Nuevo del Señor. Ya yo lo tengo, ya yo he sido sellado. Y como decía el hermano Branham: [WMB] “Después que embarcaban aquellos vagones de los trenes…, y cuando ya el inspector inspeccionaba todo lo que había en el vagón, le ponía un sello por fuera y una lacra ahí, que ese sello no podía ser roto hasta llegar al lugar de destino”3. [MBM] Ya yo he sido sellado, hasta llegar al lugar de destino. Entonces él dice que hemos sido sellados.

[JBP] … en el Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo, están preparándose para su adopción.

O sea que la labor y la misión de ese Ángel…

[MBM] Todo esto nos lo está revelando el hermano José Benjamín Pérez; les estoy leyendo lo que está diciendo este hombre. Miren lo que dice:

[JBP] O sea que la labor y la misión de ese Ángel ha sido llamar y juntar a Sus escogidos en este tercer éxodo, el cual nos lleva rumbo a la tierra prometida; y el Líder es el Pilar de Fuego ([MBM] ¿Están oyéndolo? El Líder que nos está llevando es el Pilar de Fuego) (de lo cual nuestro hermano Miguel nos ha estado hablando en estos días).

[MBM] Porque yo lo que les estuve mostrando (antes de él pasar) era que la Columna de Fuego, que fue la que le apareció a Moisés en una zarza ardiente, fue la que los llevó a Egipto, fue la que libertó al pueblo de Israel, fue la que guio a Israel por el desierto; y ya yo se los mostré allí, que la Biblia lo dice, y el hermano William también lo dice en el mensaje…

Es en el mensaje que habla “UN TEMPLO PARA EL DIOS DE ABRAHAM, DE ISAAC Y DE JACOB”, en la página 10, dice el hermano William: [WSS] “Esa gloria que se vio en el Sinaí, que era como una Columna de Fuego, pasó al tabernáculo que construyó Moisés; y ya no estuvo más en el Sinaí, sino que continuó con Moisés todo el recorrido hasta llegar a la tierra prometida; y entró con Josué a la tierra prometida ese Pilar de Fuego”. [MBM] Y es el que luego se posó también en el templo de Salomón. Y ese Pilar de Fuego es el que luego lo vemos encarnado en Jesús. Y luego Jesús dice que: “El que está conmigo, estará en vosotros” [San Juan 14:16].

¿Se dan cuenta? Ese que está conmigo, Ese estará en vosotros. Y apareció en una bola de fuego que se dividió en lenguas de fuego y se posó sobre cada uno de ellos; es el mismo Pilar de Fuego.

Es el mismo Pilar de Fuego que se le presentó a Saulo de Tarso en el camino de Damasco, y lo ayudó para realizar todas esas iglesias que fueron hechas allí. No es nada más que la iglesia de Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea; esas no fueron las únicas: estaba la iglesia de Corinto, estaba la iglesia de Colosa, la de Filipo; una de las más importantes: la de Antioquía de Siria; todas esas iglesias que Pablo las tomó como su iglesia hogar, y tantas iglesias más que aparecen en la Biblia… la de Tesalónica. Fueron muchísimas las iglesias que Pablo levantó.

No era Pablo, era la Columna de Fuego en Pablo; y esa Columna de Fuego siguió hasta que apareció en William Branham.

Y usted no puede menospreciar esa visión y esa revelación que tuvo William Branham, que dice que fue llevado a una Carpa, y en esa Carpa él vio la Columna de Fuego. ¿Se dan ustedes cuenta? ¿Qué es lo que nos está guiando hoy? La Columna de Fuego. Y él dice acá [PÁG. 4]:

[JBP] … esos escogidos que están ya sellados en el Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo, están preparándose para su adopción.

O sea que la labor y la misión de ese Ángel ha sido llamar y juntar a Sus escogidos en este tercer éxodo…

[MBM] Aquí el que nos está hablando es José Benjamín Pérez, y vea todo lo que nos está dando.

[JBP] … el cual nos lleva rumbo a la tierra prometida; y el Líder ([MBM] que nos lleva a la tierra prometida) es el Pilar de Fuego.

[MBM] Entonces nos dice:

[JBP] Ese Pilar de Fuego estuvo allí en el primer éxodo, estuvo en el segundo éxodo, y ([MBM] ese Pilar de Fuego) está en el tercer éxodo también.

[MBM] ¿Y el tercer éxodo a dónde nos lleva? Nos lleva a la fe de rapto y transformación. Esa es la promesa, mis hermanos, que nos está preparando para llevarnos a esa fe de rapto y transformación.

[JBP] Esta etapa…

[MBM] Oigan esto que dice este mensajero de Dios: José Benjamín Pérez.

[JBP] Esta ([MBM] tercera) etapa es una etapa en la cual cada hijo de Dios, cada escogido de Dios, está siendo preparado por medio del Pilar de Fuego, por medio de esa unción: la unción que viene de ese Pilar de Fuego a Sus hijos, a cada uno de nosotros, como lo escribió allí nuestro hermano William ([MBM] Soto Santiago).

[MBM] Entonces hermanos, ¿qué es lo que yo he estado viendo en todo esto? Yo lo que he estado viendo en José Benjamín Pérez es un ministerio de enseñanza, un ministerio de maestro; y a medida que yo voy oyendo esas enseñanzas yo he ido corrigiendo muchas cosas erradas, muchas cosas que yo tenía en mi mente de otra forma.

Pero una vez que las oigo directamente por ese ministerio de maestro, yo me doy cuenta que tengo que corregir opiniones que uno tenía. Pero ahora no son opiniones, ahora es la Palabra que está viniendo directamente del Pilar de Fuego para nosotros.

¿Y qué más veo yo en José Benjamín Pérez? Veo un ministerio de pastor, porque estoy viendo el amor con que él nos va corrigiendo y nos va repitiendo. Aunque usted lo oiga como repetición, pero es el amor, que nos dice: (JBP) “Tengan cuidado con lo que hablan”; porque ya él sabe quién es, sabe qué es lo que él tiene entre manos, qué es lo que él recibió del Ángel. Él sabe qué fue lo que él vio, él sabe qué fue lo que él oyó, él tiene las instrucciones que el Ángel le dio y él ha estado siguiendo esas instrucciones; es un pastor.

Estoy viendo un ministerio de pastor, y estoy viendo en José Benjamín Pérez un ministerio de profeta; porque para podernos traer a todas estas cosas…

Miren ustedes, el hermano Branham nos había hablado muchas veces que nosotros teníamos que prepararnos, que el tiempo era corto; el hermano William también. Pero ahora, cuando ya este Mensaje aparece en la boca de este ministerio, que es un ministerio de profeta, nos está haciendo recapacitar; esto es lo que está haciendo en toda la América Latina.

El impacto…, que ya nos había sido dicho por el hermano Branham, y él nos lo está recalcando con los mensajes del hermano Branham, ya nos había sido dicho por el hermano William; pero vean ustedes, nosotros no habíamos puesto toda la atención hacia eso, hasta ahora cuando este ministerio profético ha venido para prepararnos, para recibir esa Fe de Rapto.

La promesa que está por delante es que recibiremos la fe de rapto y transformación; y sin esa fe, sin esa fe no podremos ser raptados ni transformados, ¿ven ustedes? Sin esa fe no podremos lograr nada.

Por lo tanto, es importantísimo todo lo que él nos dice aquí en este mensaje de la… Les leo un pedacito más, porque esto es bien importante [PÁG. 19]:

[JBP] Por eso es una etapa en donde la Luz está abierta, está quieta en medio de Su pueblo; y ahí todo se está viendo, todo se está dando a conocer; tanto por la Palabra revelada ([MBM] ¿Ve? Todo se está dando a conocer por la Palabra revelada), de todo esto que estamos leyendo, como también todas las cosas que en el interior de cada persona tiene; o sea que es un tiempo de que queda todo a la luz.

Por eso tenemos este tiempo y debemos de aprovecharlo…

[MBM] Esto un pastor lleno de amor que nos está hablando.

Yo estoy viendo un ministerio de pastor, estoy viendo un ministerio de maestro, estoy viendo un ministerio de profeta; y me atrevo a decir que todos los ministerios de Cristo están allí: en José Benjamín Pérez.

Entonces, vean ustedes, lo que tenemos es más grande de lo que usted y yo nos podemos imaginar.

Estoy leyéndoles todo esto mientras que él nos manda su mensaje. (¿Ya está listo el mensaje del hermano Benjie? El hermano Gerson ya nos va a decir… Cinco minuticos). Bueno, vamos a aprovechar estos cinco minutos para leer esto que él nos está hablando, donde nos está mostrando que es la Columna de Fuego la que nos va guiando, ¿lo ven?

Dice… miren lo que dice:

[JBP] Por eso tenemos este tiempo y debemos de aprovecharlo, para que así estemos preparados, para que pueda Dios obrar entonces en medio de Su pueblo y cumpla la promesa plena de la Visión de La Gran Carpa Catedral.

Hay muchas cosas que están ocurriendo y que van a ocurrir allí, que no se pueden hablar aun teniéndolas. Cuánto daría el hermano Branham por haber hablado todo lo que le fue mostrado a él, pero el Ángel le dijo que tenía que quedarse callado. Y al hermano William también: muchas cosas él tuvo que guardarlas; otras, como ya fue un tiempo en el cual tuvo él que hablar abiertamente que se tenía que ir…

[MBM] Cosas que él tenía guardadas en su corazón, pero para beneficio del pueblo las tenía que dar a conocer. Y la persona que estaba escogida por Dios, para conocer eso, fue José Benjamín Pérez, de Puerto Rico.

[JBP] … tuvo él que hablar abiertamente que se tenía que ir…; y abiertamente me refiero a las personas que estuvieron allí; y ya en esa ocasión cuando estuve hablando con él, ya allí él tenía que decir ciertas cosas y hablar ciertas cosas, porque él era el que tenía todo el conocimiento que ese Ángel (que le mostró al reverendo William Branham) tenía.

O sea que en el hermano William estaba todo, cuando él estuvo aquí en la Tierra; y él tenía que dejar ciertas cosas habladas, dichas, para que nosotros como instrumentos de Dios… porque Dios usa es al ser humano, a los seres humanos. No iba a dejar las cosas él calladas y se iba a ir; no iba a dejar todo callado y “ahí que se las arreglen”. Él tenía que dejar ciertas instrucciones y ciertos preparativos, para que todo se encaminara, y el Pilar de Fuego obrar en base también… o uno obrar la Obra, lo que él dejó dicho, obrar para que la Columna de Fuego entonces hiciera todo.

[MBM] Pero tenía que tener ciertas instrucciones para saber que la Columna de Fuego tenía que hacer eso.

[JBP] O sea que la Columna de Fuego obra y el ser humano actúa. Así era que decía en las plataformas, en las actividades que tenía el hermano Branham: que él veía cómo el Ángel hacía las cosas, y él venía acá, las hablaba, y el Ángel era el que las cumplía…

[MBM] Y así es, así es ahora. ¿Ven? Él tiene que saber que es lo que tiene que hablar, pero el que lo va a cumplir es el Ángel.

[JBP] … ese mecanismo, así es; algo así es que va a ocurrir.

[MBM] Le repito: “algo así es que va a ocurrir”: él lo va a hablar y el Ángel lo va a hacer, la Columna de Fuego lo va a hacer; no es el hombre.

[JBP] … algo así es que va a ocurrir. Pero todo lo que va a estar ocurriendo en esa manera, en esa forma, no se puede dar a conocer cómo es que va a estar ocurriendo ([MBM] eso no se puede explicar cómo es que va a estar ocurriendo), para que se cumpla plenamente la Visión de La Gran Carpa Catedral.

Ahí pueden imitar y llegar hasta a hacer casi una imitación perfecta, pero les va a faltar algo. Por eso de eso no va a haber imitaciones. Por eso el pueblo de Dios va a la segura y va caminando con pies firmes, porque el que nos está guiando hacia la tierra prometida es el Pilar de Fuego.

[MBM] El que nos va guiando a la tierra prometida es el Pilar de Fuego. ¿Ven? Vamos a la segura, porque el que va guiándonos a la tierra prometida es el Pilar de Fuego.

[JBP] O sea, no tenemos una lamparita, un fosforito por ahí alumbrando, sino, tenemos la Columna de Fuego en medio nuestro ([MBM] ¿amén?) … tenemos la Columna de Fuego en medio nuestro ([MBM] y lo repite), la Columna de Fuego nos está guiando.

[MBM] Hermano, usted tiene que estar confiado que este hombre nos está hablando de corazón a corazón, nos está diciendo la verdad. Y eso concuerda con la Palabra, eso concuerda con la Visión. Porque en la Visión que tuvo el hermano Branham fue que vio esa Columna de Fuego bajar en esa Carpa.

Así que todo esto que nos está diciendo: concuerda con la Visión. No es una cosa fuera de la Palabra o fuera de la Escritura lo que él nos está diciendo; es una cosa que armoniza.

Quiero que ustedes sepan que el hermano José Benjamín Pérez nos dice allí en varias partes que [JBP] “cuando Dios se lleva un hombre, él no vuelve a traer ese hombre para cumplir la otra parte que él dijo que ese hombre iba a hacer, la cual no hizo. Dios lo que hace es que trae ese ministerio en otro hombre”4.

[MBM] Ustedes lo ven allá con los hijos de los profetas, cuando ellos allí en esa época (los hijos de los profetas) le dijeron a Eliseo: “Déjanos ir a buscar a Elías, porque Elías tiene que cumplir todavía unas cosas que Dios le dijo… él no las cumplió”. Eliseo les dijo: “No vayan a buscarlo”. Pero ellos insistieron, hasta que Eliseo fastidiado con ellos les dijo: “Vayan pues, y búsquenlo” [2 Reyes 2:16-18].

Estuvieron varios días buscándolo por los montes, porque ellos decían: “No, Dios tiene que haberlo tirado por allí en algún monte, y el pobre Elías debe estar en problemas por ahí; vamos a ayudarlo para que venga y cumpla lo que dijo”.

No, ya Dios no vuelve. El carro de fuego no se regresa para traer otra vez a Elías, porque ya ahí estaba otro velo de carne que iba a cumplir eso.

Y es lo mismo que paso con el hermano Branham. Nosotros estuvimos esperando la resurrección del hermano Branham, porque yo creía en el hermano Branham estando él vivo; y después que partió pues estuvimos esperando la resurrección del hermano Branham para que cumpliera lo que él dijo que tenía que cumplir: que le faltaba el Séptimo Sello. El Séptimo Sello es la Segunda Venida de Cristo, pero no era él, fue el mismo espíritu de Elías pero en otro hombre.

Y eso es lo que nos estuvo pasando a nosotros por estos años pasados, que estamos esperando que el hermano William resucitara para que cumpliera lo que él dijo que hizo en esa Carpa; pero no, nunca lo ha hecho Dios así; siempre ha mandado el mismo espíritu ministerial pero en otro velo de carne. ¿Lo entienden? En otro velo de carne.

Por eso es que yo estoy viendo hoy en este hombre ese ministerio de maestro, que nos está corrigiendo. A mí me ha corregido muchas cosas que yo las pensaba de una manera, pero cuando ya oigo la Palabra y lo oigo a él, entonces ya he corregido eso; porque me doy cuenta que no es él, que es la Columna de Fuego que está manifestando el ministerio de maestro para enseñarnos.

Esa enseñanza que está siendo traída hoy por este instrumento de Dios es necesaria para nuestra transformación, es necesaria para nuestra transformación.

¿Y qué más veo en él? Veo un ministerio de pastor; porque veo el amor con que él insiste en ayudarnos, en compartirnos todo lo que está recibiendo del Señor.

¿Y veo en él qué más? Un ministerio de profeta, para podernos traer toda esa Palabra que estaba escondida en los libros del Ángel Mensajero; y eso solo lo puede traer un profeta. Y me atrevo a decir que todos los ministerios de Jesús están allí en ese velo de carne.

Que algunas personas me han dicho: “No, ese muchacho no califica para eso”. Así me han dicho algunos. ¿Y quién es usted, quién soy yo, para saber en quién califica? El que califica es aquel en quien el Ángel del Señor le dejó las instrucciones.

Si el Ángel del Señor le dejó las instrucciones, incluso le dijo la fecha en que él tiene que repartir las tarjetas para empezar la Obra en la Carpa, pues es porque él dice: [JBP] “Ya yo tengo la fecha que me dio el Ángel del Señor”. Eso no lo puede hacer sino un profeta. ¿Se da cuenta usted?

Dice el hermano William que [WSS] son pocos los profetas, son pocos los que estando vivos enseñaron y capacitaron al que iba a quedar de profeta en lugar suyo; [MBM] él dijo: [WSS] “Sucedió con Elías y Eliseo”5.

[MBM] Eliseo recibió las instrucciones de Elías, qué era lo que tenía que hacer; no crean ustedes que Elías dejó a Eliseo así en el aire, sin Eliseo saber lo que iba a hacer, no hermano, ya Eliseo sabía qué era lo que iba a hacer. Por eso les dijo a los hijos de los profetas: “No vayan, que no lo van a conseguir”. Regresaron después de varios días; lo buscaron por todos los montes, por todos los valles, y vinieron y dijeron: “No encontramos nada”. Y él les dijo: “Yo se los dije, les dije que no fueran; pero ustedes decían que tenía que ser así”. Ya él sabía.

El hermano William lo dice, él lo dice: [WSS] “Son pocos los profetas que antes de irse le dan instrucciones específicas al que va a quedar en su lugar, son pocos”; [MBM] entre esos están Elías y Eliseo.

Juan el Bautista también tuvo allí como discípulo a Jesús; pero el que más instrucciones recibió fue el instrumento que hoy está usando la Columna de Fuego, porque él recibió instrucciones específicas del Ángel Mensajero. Por eso el hermano William dijo: [WSS] “Son pocos los profetas que han instruido al que va a quedar en su lugar”, eso lo dijo.

Bueno allí tenemos el caso más evidente.

(Bueno, ¿ya estamos listos Gerson?…)

Bueno, gracias a Dios que a pesar del problema de mi garganta les pude hablar, aunque sea con dificultad, pero lo que les dije fue la pura verdad. Así que Dios me los bendiga; y vamos a dejar a nuestro hermano José Benjamín Pérez con esas palabras.

(…) Bueno, Dios me los bendiga; y ya dejamos… Para mí es un privilegio muy grande poder presentar al hermano José Benjamín Pérez.

Porque a mí me tocó ir por las iglesias pentecostales, por toda la América, llevando los folletos del hermano Branham y presentando al hermano Branham —aún viviendo él— como el profeta de Dios. Yo no sabía; yo consideraba que era el último profeta; no sabía. Pero me tocó ese privilegio de ir por muchos lugares.

Hubo iglesias que nos corrieron y tuvimos que salir…; menos mal que no tenía el problema de hoy, de la patica aquí, porque me hubieran agarrado ahí, sino que era un muchacho que corría rapidísimo; y cuando ya vi que me querían golpear, salí corriendo, porque no quería que me golpearan. Pero sí hubo gente que después me llamaban: “Hermano, yo quiero que en mi iglesia me visite con ese Mensaje de ese profeta”; y así se fueron levantando las iglesias del hermano Branham.

Y después, cuando llegó el Mensaje del hermano William Soto Santiago y que él me dio aquellos cassettes, yo fui por las iglesias que se habían levantado del hermano Branham para presentar a William Soto Santiago. Y después tuve el honor de presentarlo personalmente en los cultos; era una bendición.

Pero ahora me toca también la bendición de presentar a todo el pueblo de Dios, y a todos los que están conectados a través de internet (que son más de 5300 personas), y pastores, para dejar con ustedes inmediatamente a nuestro amado hermano y amigo, este gran siervo de Dios, José Benjamín Pérez.


1 Los Sellos, pág. 471, párr. 161

2 Estudio “El Pilar de Fuego guiándonos a la tierra prometida”, 2022/may/28 (sábado), pág. 3

3 Los Sellos, pág. 62, párrs. 36-37

4 Estudio “La Voz en la Tercera Etapa”, 2022/jul/11-2 (lunes), pág. 12 del folleto, pág. 72 en el Tomo 2

5 2011-04-30 “La coronación del ministerio, el mensajero y la Iglesia del Señor Jesucristo” / Estudio Bíblico #218, 2022/jul/08 (viernes), pág. 16 del folleto, pág. 216 del Tomo 1

Ir arriba