Saludo a los hermanos de Boa Vista, Brasil

Reproducir vídeo
Rev. José Benjamín Pérez
Jueves, 1 de septiembre de 2022
Cayey, Puerto Rico

(Primer saludo)

Dios te bendiga, reverendo Daniel Melo, de allá de Boa Vista, Brasil, la congregación allá que pastoreas, toda tu familia y todo el grupo de hermanos. Es realmente una bendición poder enviar este saludo a todos y cada uno de ustedes, deseándoles las más grandes y ricas bendiciones que Dios tiene para este tiempo para Sus hijos, las cuales está cumpliendo; y las cuales, las que faltan por cumplir, también las cumplirá.

O sea que es un tiempo en donde se reúnen todas las promesas y profecías que Él prometió para este tiempo, todas se reúnen en un solo lugar: en la Edad de la Piedra Angular, en el Lugar Santísimo, en la etapa final, la Edad de Oro, la que corona en la etapa correspondiente a nuestro tiempo, que es el cumplimiento de la Visión de la Carpa; esa es la etapa final, en donde Dios por medio de Su Espíritu Santo estaría revelándole a Su Iglesia, bajo esa Enseñanza, le estaría dando a conocer todo lo que Ella necesita —la Iglesia-Novia— para ser transformada y raptada. Y las promesas, por consiguiente, Él cumplirlas en medio de Su Iglesia en la etapa de oro.

O sea que es en este tiempo que todas esas promesas van a ser hechas una realidad; y las que corresponden luego que obtengamos el nuevo cuerpo, ya esas también Él las cumplirá y las recibiremos.

Nos corresponde ahora recibir las que van a ser cumplidas estando nosotros en estos cuerpos, lo cual es el conocimiento divino para obtener lo que obtuvo allí Enoc, que es la Fe de Rapto. Enoc tenía la Fe de Rapto, y también Elías. O sea que Dios mostró en ese tiempo cómo un ser humano podía obtener el conocimiento para ir en esos carros de fuego, platillos voladores, podía tener ese conocimiento de ser arrebatados, cómo ser arrebatados y salir de esta dimensión terrenal. Eso es un gran misterio, el cual, a cada uno de los hijos de Dios de este tiempo final le está siendo dado a conocer; y obtendremos eso que ellos obtuvieron: la Fe de Rapto.

Así que adelante; siempre agarrados de la Palabra, del Mensaje, y agarrados de las promesas de Dios, porque Él las cumplirá.

Así que ha sido para mí un gran privilegio y una bendición poder saludarles, y que sigan en esta etapa de preparación estudiando, escudriñando, todo lo que Dios nos está dando a conocer, porque ahí está el secreto para obtener lo que Enoc y Elías obtuvieron: la Fe de Rapto.

Que Dios les bendiga y Dios les guarde.

Muchas gracias, Daniel, por esta oportunidad que me permites de enviar este saludo.

Ir arriba