Un ministerio escritural

Un ministerio escritural

Rev. José Benjamín Pérez
Domingo, 12 de junio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Un saludo a todos los ministros, y hermanos y hermanas, que están reunidos en la congregación del reverendo Oseas Hernández, iglesia “Mirando las cosas celestiales” [San Nicolás, Nuevo León, México], hoy 12 de junio del 2022, que estarán en este estudio bíblico bajo el tema “La Tercera Etapa”:

Que Dios les siga abriendo el entendimiento y las Escrituras, para seguir y continuar comprendiendo los misterios del Reino de los Cielos, los cuales nos han sido traídos (esos misterios) siendo abiertos y revelados por medio de Su Ángel Mensajero, William Soto Santiago; profeta mensajero dispensacional, el cual, con su venida, cumplió el misterio del Séptimo Sello, el misterio del Ángel que era diferente a los demás, de esa constelación que le apareció al reverendo William Branham, allí en esa visita angelical el 28 de febrero del 1963.

Que Dios les continúe bendiciendo y les continúe dando esa fe que contiene los Truenos.

La fe de rapto la trae los Truenos; por lo tanto, todos estos estudios están basados en la Palabra, el Mensaje, que nos ha traído el Ángel del Señor Jesucristo William Soto Santiago; por lo tanto, son unos estudios que se están llevando a cabo en base y con una base escritural.

Toda la Tercera Etapa es escritural; porque el Ángel que le estaba mostrando allí al reverendo William Branham, en esa actividad que Él lo llevó, cuando lo alzó y lo llevó a ese lugar de una Gran Carpa Catedral, Él le estaba mostrando todo; y en un momento, cuando el hermano Branham dice:

[WMB] “¿Por qué allí?”.

[JBP] O sea, por qué estaba ocurriendo todo eso en ese cuartito. Y el Ángel le dijo:

[WMB] “¿No está escrito en la Palabra: ‘Cuando ores, entra en tu cámara secreta; y tu Padre, que te ve en secreto, te recompensará en público?’”1.

[JBP] ¿Ve? Él se fue a las Escrituras.

Por lo tanto, todo lo que estará ocurriendo en el cumplimiento pleno de esa Visión (y mientras llega ese momento también; toda esa trayectoria que tendrá la Tercera Etapa), será todo basado en la Escritura, todo será escritural.

Tanto el Ángel que le estaba mostrando al reverendo William Branham todo eso, como también todo lo que estaba ocurriendo allí, el ministerio que Dios estaba usando para ese tiempo en medio de la Iglesia, todo lo que se estaba moviendo, era basado en la Escritura.

Así que en medio de cada uno de nosotros, en este tiempo final, tenemos la Palabra, la Escritura, en medio de nuestro, haciendo realidad las promesas que Dios ha cumplido en tiempos pasados, por los profetas del Antiguo y Nuevo Testamento; está Él cumpliendo en medio nuestro todas esas profecías, haciéndolas una realidad en medio de nosotros.

Cuando un sello o un misterio es abierto, ya ahí queda revelado lo que es; por lo tanto, todo el misterio de la fe de rapto, todo el misterio de la resurrección, todo el misterio de la transformación y todo el misterio del rapto, todo quedará abierto —para los escogidos de Dios en este tiempo final— por medio de Aquel que es la Palabra, que es el Verbo. Lo cual es el Pilar de Fuego, el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego que guió al pueblo hebreo por el desierto y que habitó en el tabernáculo que hizo Moisés, en el templo que hizo Salomón, y luego ha estado en medio de la Iglesia como Templo espiritual desde el Día de Pentecostés para acá, acompañando a la Iglesia, y mostrándole el camino por el cual cada escogido de Dios en cada edad tiene que caminar, por medio de la guianza del Espíritu Santo por medio de cada mensajero.

Para el Día Postrero está la promesa de Su Ángel Mensajero, que nos ha traído este glorioso Mensaje de Edad de Piedra Angular; lo cual es un Mensaje dispensacional, escritural, que contiene todo lo que los hijos de Dios necesitan para irnos a la Cena de las Bodas del Cordero.

Y ese Ángel del Señor Jesucristo cumplió Su Venida. Ese Séptimo Sello comenzó en una manera secreta, en una manera sencilla, como dice el reverendo William Branham: [WMB] “Será como el nacimiento – como Juan el Bautista y como el nacimiento de Jesús allá en un establo”2.

O sea, cuando se refiere allí (no tengo a la mano aquí para leerles directamente del libro de Los Sellos), cuando se refiere allí a Juan el Bautista, o sea, con el espíritu ministerial de Elías; y como Jesús en un establo, cuando nació; un ministerio dispensacional, como el de Moisés y como el de Jesús. O sea que la aparición de ese Ángel, el cumplimiento de ese Séptimo Sello, que es la Venida del Señor, tuvo un comienzo y tuvo un final; y ya él, Dios lo llamó y se fue.

Y ahora, el tiempo que nos queda, este tiempo sobrante, tiempo restante, antes de comenzar los juicios divinos a caer, Dios tiene un pueblo que está siendo guiado por el Pilar de Fuego, la Columna de Fuego; mostrando a través de la Escritura, mostrando a través de todo ese conocimiento que nos trajo el Ángel del Señor Jesucristo, continuamos con pasos firmes rumbo a la tierra prometida; con el Arca, la Palabra, en los ministros, en los hombros; porque el Arca, la Palabra, tiene que ser cargada por los sacerdotes (en aquel tiempo no podía ser cargada por bueyes sino por hombres); y en este tiempo son los ministros los que cargan el Arca, la Palabra, y la mantienen en alto, para cruzar —junto con el pueblo— el Jordán en seco, hacia la tierra prometida del nuevo cuerpo.

Basados en esa Palabra, basados en esas promesas, es que el ministerio final de Dios estará con esa plataforma, con ese Mensaje, llevando y preparando al pueblo, para que así obtengan todos el conocimiento pleno de la fe de rapto.

Sin esta etapa ninguno podrá ser raptado, ninguno podrá ser transformado.

Por eso es que es muy importante que todo hijo de Dios, escogido de Dios, aproveche este tiempo que Dios nos está dando, y tomar este tiempo en serio; porque no podrá ser transformado y raptado sin pasar por esta etapa, por este requisito de santificación y de preparación, para esos gloriosos eventos, los cuales, antes de ser transformados, podremos tener ese poder, podremos tener ese poder de ver a los muertos en Cristo; porque ellos cuando vengan no van a estar por ahí apareciéndose al mundo entero, sino que solamente los escogidos tendrán esa percepción profética, que actualmente está siendo usada para mirar y ver la Palabra revelada para nuestro tiempo; así también será usada esa percepción profética para mirar esa parte: a esas teofanías, que son Palabra ya en forma visible.

No solamente ver las teofanías y la Palabra siendo revelada en el alma, en el corazón, sino que también visiblemente estaremos viendo esa Palabra, la cual se va a materializar en esos cuerpos eternos y glorificados, a los que van a resucitar; y nosotros veamos nuestras teofanías viniendo a cada uno de nosotros, por la percepción profética que vamos a tener cada uno de nosotros cuando venga la adopción.

Y ya ahí tendremos las dos consciencias juntas en cada uno de nosotros: seremos escogidos profetas, para así Dios cumplir en esos días la resurrección y la transformación de nuestros cuerpos, y de 30 a 40 días Dios estremecer este mundo. Y así luego ser raptados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero.

Que Dios les bendiga, Dios les guarde; y continúen pasando una tarde llena de grandes bendiciones.

Y siempre en ese ambiente espiritual todos los días de vuestra vida, meditando y orando a Dios, y pidiendo a Dios, y clamando a Dios por las promesas que Él tiene para nuestro tiempo.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde a todos.


1 Citas, pág. 40, párr. 321

2 Los Sellos, pág. 472, párr. 165

Ir arriba