Viendo la Deidad detrás del velo, para ver la Visión

Reproducir vídeo

Viendo la Deidad detrás del velo, para ver la Visión

Rev. José Benjamín Pérez
Viernes, 15 de julio de 2022
Cayey, Puerto Rico

Muy buenos días, un saludo al misionero Miguel Bermúdez Marín, y a todos los ministros y a todos los hermanos que están reunidos en diferentes partes de la América Latina y el Caribe, y en todo el mundo entero, los que estén reunidos el día de hoy. Hoy es viernes, 15 de julio de este año 2022.

Le agradecemos a nuestro Padre celestial por vivir en este tiempo tan maravilloso, tan glorioso, en donde veremos con nuestros propios ojos lo que el pueblo hebreo allí en el desierto veía, que era la Gloria de Dios siendo manifestada en medio del pueblo; la estamos viendo en forma de Palabra.

Pero se nos ha prometido que la Gloria de Dios, el Pilar de Fuego, estaría dentro de un cuartito de madera obrando grandes maravillas y milagros, de los cuales se estará viendo el resultado luego, cuando salgan las personas por la otra puerta opuesta por donde entraron; o sea, no se sabrá cómo estará ocurriendo eso, pero ocurrirá.

La Gloria de Dios, la presencia de Dios, es para el pueblo de Dios siempre una gran bendición; pero la Gloria de Dios en cada edad y en cada dispensación, siempre, en medio del pueblo está velada, está revelada.

Como cuando el pueblo hebreo allí vio y estuvo en ese tiempo en que el pueblo dijo: “Que no nos hable Dios, sino que nos hable mejor Moisés, que nos hable a través de Moisés”1; porque es la manera en que Dios siempre le habla a Su pueblo: por medio de una boca humana; porque los seres humanos somos los socios de Dios y Dios siempre usa a los seres humanos.

Y Dios en este tiempo nos ha traído de Su Gloria, o sea, de Su Palabra revelada por medio de Su Ángel Mensajero: William Soto Santiago, en el cual Dios se veló, se reveló, y cumplió todo el Programa que Dios tenía desde Su Mente desde antes de la fundación del mundo, para cumplir con la Venida de ese poderoso Arcángel en medio de la Iglesia-Novia del Señor Jesucristo; la primera ocasión en que Dios envía un profeta dispensacional en medio de la Iglesia del Señor. Ha sido una manifestación tan gloriosa, en donde la culminación de esa manifestación será en una Gran Carpa Catedral.

Ahora, la parte del cumplimiento de toda esa enseñanza de la parte final de ese glorioso ministerio, sería en una manera en que muchos no sabrían cómo iba a acontecer.

Cada día Dios nos va abriendo más y más el entendimiento, las Escrituras, cada día se va hablando más claro, porque es un tiempo de ver cara a cara, sin tener que hablar en (vamos a decir) parábolas o en misterios o en cosas así; sino que se estaría hablando cara a cara, abiertamente.

Todo eso pues, ocasionaría creyentes en el Señor, creyentes que Dios ha colocado o colocaría en ese tiempo, escogidos de Dios; produciría en ellos un avivamiento muy pero que muy grande; pero también produciría otro tipo de avivamientos en personas que también tienen que cumplir esas promesas. Promesas que son cumplidas por escogidos para recibir la Fe de Rapto, y promesas que son cumplidas también por los que no va a creer, van a decir: “Así no es”. Pero eso tiene que ser así, es una realidad bíblica.

Pero para los escogidos es una gran bendición este tiempo tan maravilloso, el cual Dios nos ha permitido, de tener en una manera tan sencilla que Dios está cumpliendo todo lo que fue mostrado en el Antiguo Testamento, en el tabernáculo que construyó Moisés y en el templo que construyó Salomón, y también por todos los profetas, y también por Jesús, y también por todos los apóstoles, por San Pablo, por todos los mensajeros de las edades…; y también por el reverendo William Branham, que fue el más que habló de este tiempo, de esta etapa final, de la cual él muestra allí que la Gloria de Dios estaría manifestada en una Gran Carpa Catedral.

Y todo comenzará sencillo, todo comenzará en una forma simple.

Y al final, él decía, el hermano William, que no sabemos si al principio o a mitad o al final, es que todo ya llegará ya a una parte culminante.

Por lo que vemos, ya será al final, porque ya comenzamos; y el comienzo es exactamente como él lo había dicho: primero la predicación, primero la etapa de enseñanza, que es la parte en que estamos ahora, ¿ve? Pero Dios cumple todo en una manera tan sencilla.

Él decía en muchas ocasiones allí en el libro de Citas, en diferentes mensajes escribía: [WSS] «La Carpa, la enseñanza»2. O sea que todo lo que se está cumpliendo ahora y se está viendo, es el cumplimiento de la Palabra de un profeta.

Por ejemplo, esa parte donde él hablaba que en La Carpa estaría el Pilar de Fuego, que la Carpa, donde él vio, vio allí la…, hubo predicación y todo eso; la estamos viviendo ahora.

Todavía muchos están esperando a que eso ocurra; y ya en las propias narices está ocurriendo, y algunos no se dan cuenta. Pero lo entendidos entenderán, los escogidos estarán viendo ya la Gloria de Dios siendo manifestada en esa Gran Carpa Catedral; y estarán gozándose, regocijándose, y aprovechando el tiempo, preparándose para la transformación.

Cada ser humano en este planeta Tierra se estará preparando para lo que va a recibir; y los escogidos de Dios estamos aprovechado el tiempo, preparándonos, para la transformación, para el rapto. Y todo eso lo produce la Palabra, la revelación que Dios está trayendo en medio de Su Iglesia en una forma sencilla.

Yo quería leerles un poquito aquí, del mensaje “EL PODEROSO DIOS DEVELADO”, página 21, dice…

Dice, en la página 20 de ese mensaje, “EL PODEROSO DIOS DEVELADO”, dice3:

112 Ahora, podemos ver que en todo tiempo Dios ha estado cubierto de piel. ¿Lo ven? Dios se ha escondido detrás de un velo. Me recuerdo de un cuento que ocurrió en el sur. Era un hogar cristiano…

[JBP] Yo creo que esto lo llegamos a leer una vez, no recuerdo; pero mire qué hermoso este relato del hermano Branham, y cómo él concluye este relato:

[112] Me recuerdo de un cuento que ocurrió en el sur. Era un hogar cristiano donde creían en Dios y pensaban que Dios los protegía de todo problema; lo cual en verdad Él hace. Y ellos tenían un muchachito de alrededor de 7 u 8 años, él asistía a la escuela dominical y era un buen muchachito; pero cuando ocurría una tormenta, él se atemorizaba y aún más si había relámpagos ([JBP] o sea, si había ruidos, relámpagos, truenos).

113 Cuando yo le dije esto a un caballero el otro día, cuando surgió el caso del hombre que había sido sanado, este mismo ministro dijo: “Ellos lo hacen a usted un dios, hermano Branham”.

114 Bueno, él era un crítico, así que yo le seguí la corriente, no para herir, ustedes saben. Yo le dije: “Eso no está muy lejos de la Escritura”. ¿Lo ve? Le dije: “No, no lo está, porque Jesús llamó Dioses a los profetas”. ¿Lo ve? Eso es correcto.

115 Y ellos dicen: “Bueno, ustedes tratan de tomar el lugar de Dios”.

116 No están muy lejos; eso es exactamente lo que es. Eso es ¡exactamente! Dios manifestado en carne, tal como Él prometió.

117 Yo le conté a él esto: Una noche comenzó una tormenta, y la mamá le dijo al muchachito: “Hijo, vete a dormir”.

118 Él le respondió: “Mamá, estoy asustado”.

119 “Hijo, nada te hará daño, así que vete a dormir”.

120 Él se fue a la cama, y los relámpagos continuaron, y el niño se puso nervioso. Él se tapaba la cabeza, pero aún podía ver la luz de los relámpagos en la ventana y oía el rugir de los truenos; así que él exclamó: “¡Mamá!”.

121 “¿Qué quieres, Junior?”, le respondió.

122 “Sube y duerme conmigo”, le pidió el niño.

123 Así que ella como buena madre, subió los escalones; y lo tomó en sus brazos y le dijo: “Junior, mamá quiere hablarte por un momento”.

124 Dijo: “Muy bien, mamá”.

125 “Ahora, no vayas a olvidar esto. Nosotros vamos a la iglesia constantemente; leemos la Biblia; oramos; somos una familia cristiana; creemos en Dios, creemos en las tormentas, y en todo lo que ocurra, Dios es nuestra protección”.

126 Él le respondió: “Mamá, yo creo todo eso, pero cuando ese rayo está tan cerca, tan cerca, yo quiero un Dios que esté cubierto de piel”.

[JBP] Y el hermano William escribe: [WSS] «Yo quiero un Dios cubierto de carne».

[JBP] Página 21 [PÁG. 19]:

127 Yo quiero que todos sintamos lo mismo que Junior. Cuando nos reunimos, cuando oramos unos por los otros, queremos a Dios con piel.

128 Y vemos aquí que Dios siempre ha tenido un cuerpo de carne en su manifestación. Cuando Moisés lo vio, Él era un hombre, lucía como hombre. Cuando Dios estaba tras el velo, también estaba cubierto de piel. Y Dios esta noche, en Su Iglesia, está velado en Su Iglesia tras un velo de carne. Él sigue siendo el mismo Dios esta noche. Lo sabemos.

[WSS] «Dios con un velo de carne».

129 Pero ahora, como siempre, el velo de carne es lo que hace tropezar a las tradiciones. Ellos no pueden creer que es Dios haciendo que la gente actúe de esa forma. ¿Lo ven? Es porque Dios está velado en Su Iglesia, tras un velo de carne – Eso es correcto. Él está escondido del incrédulo, y revelado al creyente.

[WSS] «tropiezan en el velo de carne».

130 Ahora, cuando el velo de la tradición de los mayores es rasgado por la Palabra – (hoy por supuesto), entonces se revela claramente, lo vemos a Él, la Deidad velada tras un velo de carne nuevamente ([WSS] «Deidad velada» [JBP] escribe el hermano William). Hebreos 1 lo dice, y también Gálatas 18. Ustedes lo recuerdan. Dios fue un hombre, comiendo y hablando con Abraham, y dijo lo que Sara estaba haciendo en la tienda detrás de Él. Y Jesús dijo: “Como fue en los días de Sodoma, así será la venida del Hijo del hombre”. La Deidad velada en carne humana de nuevo.

131 Ahora recuerden esto, Jesús no dijo: “Cuando el Hijo de Dios sea revelado”, en Lucas, capítulo 17, creo que alrededor de los versículos 20 y 21, o en algún lugar por allí; Él dijo: “Y cuando el Hijo del hombre sea revelado”, el Hijo del hombre de nuevo en la Iglesia, revelado entre seres humanos, no el Hijo de Dios, sino el Hijo del Hombre otra vez, regresando de nuevo a Su Iglesia en los últimos días. Sabemos que Él prometió eso en las promesas de Dios.

132 Notamos otra cosa. En el Antiguo Testamento (tengo una Escritura aquí en Éxodo), que las viejas pieles de tejón ¿qué hacían? Escondían la Gloria de Dios del pueblo – las pieles de tejón. La razón por la cual la gente no podía verla, era porque las pieles les impedía la visión… La piel era… La Gloria de Dios estaba tras las pieles.

[JBP] Pero fíjense qué era lo que le impedía al pueblo ver la visión: eran las pieles; o sea, en este tiempo y en tiempos pasados, el velo de carne que Dios usa o usó en diferentes etapas, edades y dispensaciones.

[132] La razón por la cual la gente no podía verla, era porque las pieles les impedía la visión… La piel era… La Gloria de Dios estaba tras las pieles (velo). Y hoy la Gloria de Dios se esconde tras la piel de usted (eso es correcto), y las tradiciones no pueden ver eso. Su Palabra está dentro del velo.

[JBP] O sea, la Palabra de Dios está dentro de todos estos velos de carne que Dios ha colocado de edad en edad; porque la Palabra, al ser revelada, venimos a ser Palabra hecha carne, venimos a ser la Gloria de Dios en cada uno de nuestro ser.

Y el hermano William escribe: [WSS] «la Gloria de Dios escondida por el velo».

Y la Gloria de Dios estaría siendo escondida detrás del velo, y muchos no verían la Visión de La Gran Carpa Catedral, no la verían en cumplimiento desde que está comenzando – ha comenzado; pero bienaventurados los que han visto detrás del velo y están viendo desde que nace, desde infancia (el hermano William usa esa palabra en el libro de Citas, no lo retraté aquí); es un ministerio que empieza desde su infancia.

Y la bienaventuranza es que hay escogidos de Dios, hijos de Dios, que ven esa Gloria de Dios detrás del velo, y han estado disfrutando de esas bendiciones y el cumplimiento de esa Visión desde su comienzo. Son bienaventurados todos aquellos que han estado viendo la Visión siendo cumplida detrás del velo.

Detrás del velo está el Lugar Santísimo del Templo espiritual de Cristo. O sea, esos escogidos de Dios, esos primogénitos de Dios, estarían en este tiempo, nada más y nada menos que mirando la Gloria de Dios siendo manifestada.

Y ese deseo que todos los escogidos en este tiempo decían: “Yo quiero ver (como allá vieron en el tiempo de Moisés y en el de Salomón) la Gloria de Dios descender, y yo deseo estar mirando y viendo la Visión siendo cumplida”: Bienaventurados todos aquellos que han estado viendo, y cumpliendo Dios el deseo en sus corazones.

Porque así como están haciendo ahora, que están recibiendo la Gloria de Dios, en el tiempo de Moisés y en el tiempo de Salomón hubiesen sido personas también que hubiesen visto la Gloria de Dios siendo manifestada en ese tiempo.

Los que no estuvieron viendo la Gloria de Dios siendo manifestada, y los que no estuvieron entendiendo y viendo la Visión en cada tiempo, por medio del mensajero que Dios envió en cada tiempo, en cada edad y en cada dispensación, pues en este tiempo (si desearían vivir en ese tiempo pasado) estuvieran haciendo lo mismo que están haciendo ahora.

O sea, dirían: “Yo en el tiempo de Moisés hubiese creído en Moisés, hubiese creído en toda la Obra que Dios estuvo haciendo con Moisés, y luego con Josué; también en el tiempo de Salomón yo estuviera haciendo lo mismo”. Pues ¿usted se quiere contestar eso? Usted mire qué usted está haciendo en este tiempo, y exactamente lo que usted está haciendo en este tiempo haría en ese tiempo también.

Si en este tiempo usted está a favor, o sea, creyendo que la Gloria de Dios está siendo manifestada, y está viendo la Visión siendo cumplida desde el comienzo en una manera sencilla: en ese tiempo estaría haciendo y cumpliendo lo mismo.

Y si usted no está creyendo y está diciendo: “No, eso no puede ser así”…; el hermano William lo habla en algunos mensajes, que dice que muchos dirán: “No, eso no puede ser así”; y en vez de orar y estar brazo a brazo, está combatiendo y tratando de convencer a la gente para que no crean, y cuestionando, y hablando en contra y todo eso, pues exactamente eso mismo usted haría en el tiempo de Moisés o en el de Salomón. O sea, se repite lo mismo. Pero, para eso también, todos ellos son ordenados.

Y cada escogido de Dios no estará mirando eso, sino que estará pendiente a mirar detrás del velo y recibir todo lo que Dios nos está dando, que es la Gloria de Dios en Palabra, en revelación, que es lo primero; primero viene la Palabra, la revelación, y luego los milagros.

O sea que cuando ya empiecen los milagros y todo, los escogidos de Dios estarán preparados, estarán listos, porque se han comido todo; y ya ahí veremos y tendremos esas herramientas, esa Llave para poder acceder, accesar, a esa dimensión, y poder ver a los resucitados; se le van a aparecer a todos los escogidos.

Y también vimos que nos habló de que, como testimonio a las personas que se van a quedar, también va a haber algo ahí, una Obra; pero eso lo dejamos para esos días, en donde también se les aparecerá a esas personas que tendrán que dar sus vidas en la gran tribulación.

Eso lo habló el hermano William en uno de los mensajes que pusimos reciente, donde él dice que: [WSS] “a los familiares se les aparecerá… les aparecemos y les diremos que tienen que dar sus vidas por el Señor en la gran tribulación”4. O sea que será una Obra que se estará haciendo también en ese tiempo.

Pero mientras tanto, ahora disfrutamos este tiempo tan glorioso mirando detrás del velo, mirando la Gloria de Dios, mirando la Visión siendo cumplida detrás del velo.

Eso es algo tan glorioso y tan maravilloso, que no tenemos palabras para expresar a nuestro Padre celestial todo lo que está haciendo; y verdaderamente nos sentimos muy pero que muy privilegiados en que el Señor nos ha permitido, en este tiempo, conocer todo lo que está siendo hablado de una manera más amplia; de una manera en donde podemos comprender muchos de los misterios (que no los habíamos visto) por medio de todos estos escritos que, verdaderamente, han sido de grande bendición para todos y cada uno de nosotros.

Recuerden, Dios todo lo cumple en una manera sencilla, y a muchos se les pasa por alto; y cuando ya estemos en el cumplimiento de todo, dirá: “Oye, ¡yo que perdí todo ese tiempo!; en vez de estar ocupado leyendo, y en todos estos estudios, y aprovechando el tiempo. Aproveché el tiempo para (más bien) prepararme para quedarme”. Porque cada uno se está preparando para lo que va a recibir.

Así que nosotros lucharemos siempre en prepararnos para el rapto, prepararnos para transformación. Que en la boca de cada uno de nosotros no haya incredulidad. Que lo que expresemos sea amor. Que lo que expresemos sea todo lo que Dios, las maravillas de Dios, que está haciendo; y que los oídos de nosotros sean oídos para escuchar, para recibir, las bendiciones que el Señor tiene y tendrá para todos y cada uno de nosotros.

Ser oídos sordos para aquellos que hablan cosas negativas, y sobre todo que critiquen, que combatan la Obra de Dios en este tiempo; pero para ellos…, hay que dejarlos tranquilitos, porque para ellos también Dios tiene su parte. Así que cada uno va a recibir lo que está luchando para recibir.

Así que no nos pongamos a discutir con nadie ni a debatir con nadie; sino, más bien lo que hacemos es que oramos por esas personas. Podemos decir que hasta lástima nos dan; pero son personas que también son predestinadas por Dios para esa labor.

Así que…, porque muchos me hablan: “Hermano, aquí y allá (pero…), pasa esto, dicen esto, dicen lo otro”. No se enfoque en esas cosas; eso es una pérdida de tiempo. Enfóquese en prepararse y seguir viendo detrás del velo, viendo la Visión cumplida en nuestros propios ojos. Ahí de frente está todo siendo cumplido.

Bueno, Dios les bendiga, Dios les guarde. Muchas gracias por esta oportunidad de platicar estas cositas así entre… así entre Familia (como decimos). Y que Dios nos siga abriendo el entendimiento, nos siga abriendo las Escrituras, y nos siga dando todo lo que necesitamos para pronto ser transformados.

Acá estamos tirando el otro tramo de carretera, el del lado (se preparó); y continuaremos preparando luego todos los demás, hasta culminar esta parte de este tramo de carretera de esta área; y así tener todas las carreteras que se van a estar construyendo alrededor de La Gran Carpa Catedral, en todos los terrenos y vías de acceso a La Gran Carpa.

Para el día de hoy… aprovecho de una vez y les informo que para el día de hoy la actividad será a las 6:00 de la tarde, hora de Puerto Rico; y así estaremos ya preparándonos para esa actividad. Y también mañana Miguel tiene… creo que hay una reunión; y la del domingo.

Siempre estaremos orando por esas actividades: Que Dios siempre nos bendiga y nos dé todo lo que necesitamos, y crezcamos más y más en el conocimiento de Su Programa.

Que Dios les bendiga, que Dios les guarde; y continúen pasando un día feliz y de grandes bendiciones de parte de nuestro Padre celestial.

Y le damos gracias a Dios que nos ha enviado en este tiempo a Su Ángel Mensajero, con todo lo que nos ha dejado el mensajero, y todas estas instrucciones. Y el cumplimiento de todo eso lo estamos viviendo en carne propia; y todo está al pie de la letra, tal y como fue mostrada esa Visión, que ahora está siendo cumplida detrás del velo.

Pero para aquellos que logran ver detrás del velo la Visión: estarán gozándose y recibiendo las bendiciones que Dios está impartiendo en Su pueblo en este tiempo y en estos días finales.

Que Dios les bendiga y Dios les guarde a todos.


1 Éxodo 20:19

2 Estudio “La Carpa y la enseñanza”, 2022/jun/14 (martes), pág. 6

3 SPN64-0629 “El poderoso dios develado ante nosotros”, pág. 18 (párrs. 112-132 en inglés)

4 1997-09-07 “El misterio de la Sangre de Cristo”, pág. 16

Ir arriba